Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
TOBAN F Tabletas
Marca

TOBAN F

Sustancias

LOPERAMIDA

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

Tabletas , 2 Miligramos

1 Caja , 10 Tabletas

1 Caja , 100 Tabletas

1 Caja(s) dispensadoras(s) , 300 Tabletas

1 Caja , 50 Tabletas

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Cada TABLETA contiene:

Loperamida HCl 2 mg

Excipientes c.s.p.

Lista de excipientes: Celulosa microcristalina, fosfato de calcio dibasico dihidrato, almidón glicolato de sodio, dióxido de silicio coloidal, magnesio estearato, colorante amarillo, alcohol etílico y agua purificada.

INDICACIONES:

Tratamiento sintomático de la diarrea aguda inespecífica en adultos y niños mayores de 12 años.


ACCIÓN FARMACOLÓGICA:

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: antidiarreico antipropulsivo.

Mecanismo de acción: La loperamida se une a los receptores opiáceos en la pared intestinal. Como consecuencia, inhibe la secreción de acetilcolina y prostaglandinas, por lo tanto reduce el peristaltismo propulsivo, incrementando el tiempo de tránsito en el intestino. Inhibe directamente la secreción de líquidos y electrolitos. La loperamida incrementa el tono del esfinter anal, y así reduce la incontinencia y urgencia.

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción: La loperamida es absorbida por el intestino (aproximadamente un 40%), pero es extraída y metabolizada por completo en el hígado, donde se conjuga y se excreta por vía biliar.

Metabolismo: Debido a su alta afinidad por la pared intestinal y a su elevado metabolismo del primer paso, apenas alcanza la circulación sistémica.

Eliminación: La vida media de loperamida es de 10,8 horas dentro de un rango de 9 a 14 horas. La eliminación se produce principalmente mediante Ndesmetilación oxidativa, que es la principal vía metabólica de loperamida. La excreción de loperamida intacta y de los metabolitos se produce principalmente a través de las heces.

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad a loperamida hidrocloruro o a alguno de los excipientes.

• Niños menores de 12 o de 6 años de edad.

• No debe utilizarse como tratamiento principal en pacientes con: Disentería aguda, caracterizada por la presencia de sangre en heces y fiebre elevada (superior a 38 °C). Colitis ulcerosa aguda. Colitis pseudomembranosa asociada al tratamiento con antibióticos de amplio espectro. Enterocolitis bacteriana, causada por organismos invasivos incluyendo Salmonella, Shigella y Campylobacter.

• En general, loperamida no debe administrarse cuando se quiera evitar la inhibición del peristaltismo, debido a un posible riesgo de secuelas significativas, como íleo, megacolon y megacolon tóxico.

Fertilidad, embarazo y lactancia:

Embarazo: Aunque no hay constancia de que la loperamida presente propiedades teratogénicas o embriotóxicas en animales, antes de administrarse durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre, se deben considerar los beneficios terapéuticos descritos frente a los riesgos potenciales.

Lactancia: Hay poca información sobre la excreción de loperamida en leche materna, pero se han detectado pequeñas cantidades del fármaco en la leche de madres en período de lactancia, por lo que no se recomienda el uso de loperamida durante la lactancia.

Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: Puede aparecer cansancio, mareo o somnolencia, durante el tratamiento de la diarrea con loperamida, por lo que se aconseja que no se conduzca ni se maneje maquinaria peligrosa.

REACCIONES ADVERSAS:

A continuación, se enumeran las reacciones adversas al fármaco clasificadas por categorías de frecuencia según la vigilancia post-comercialización.

El convenio utilizado para la definición de frecuencias es el siguiente: muy frecuentes (≥1/10); frecuentes (≥1/100 a <1/10); poco frecuentes (≥1/1.000 a <1/100); raras (≥1/10.000 a <1/1.000); y muy raras (<1/10.000). Frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

Trastornos del sistema inmunológico:

• Raras: Reacciones de hipersensibilidad, reacciones anafilácticas (incluyendo shock anafiláctico), reacciones anafilactoides.

Trastornos del sistema nervioso:

• Frecuentes: Cefalea, mareos.

• Poco frecuentes: Somnolencia.

• Raras: Pérdida de conciencia, estupor, nivel de conciencia disminuido, hipertonía, coordinación anormal.

Trastornos oculares:

• Raras: Miosis.

Trastornos gastrointestinales:

• Frecuentes: Estreñimiento, náuseas, flatulencia.

• Poco frecuentes: Dolor abdominal, sequedad de boca, dolor en la zona superior del abdomen, vómitos, dispepsia.

• Raras: Íleo (incluyendo íleo paralítico), megacolon (incluyendo megacolon tóxico, distensión abdominal).

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo:

• Poco frecuentes: Exantema.

• Raras: Erupciones bullosas (incluyendo Síndrome de Stevens-Johnson, eritema multiforme y necrólisis epidérmica tóxica), angioedema, urticaria, prurito.

Trastornos renales y urinarios:

• Raras: Retención urinaria.

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración:

• Raras: Fatiga.

INCOMPATIBILIDADES:

No aplica.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS:

Loperamida puede interaccionar con quinidina, ritonavir, gemfibrozilo, itraconazol, ketoconazol, desmopresina, saquinavir, hierba de San Juan y valeriana.

Los datos no clínicos han mostrado que loperamida es un sustrato de la Pglicoproteína.

La administración concomitante de loperamida (16 mg a dosis única) con quinidina, o ritonavir, ambos inhibidores de la P-glicoproteína, dio lugar a un aumento de 2-3 veces de los niveles plasmáticos de loperamida. Se desconoce la elevancia clínica de esta interacción farmacocinética con inhibidores de la P-glicoproteína, cuando loperamida se administra a la dosis recomendada (2 mg hasta un máximo de 16 mg al día).

La administración concomitante de la loperamida (dosis única de 4 mg) e itraconazol, un inhibidor de CYP3A4 y la glicoproteína P, provocó un incremento entre 3 y 4 veces las concentraciones plasmáticas de la loperamida. En el mismo estudio un inhibidor de CYP2C8: gemfibrozilo, incrementó la loperamida aproximadamente 2 veces. La combinación de itraconazol y gemfibrozilo causó un incremento de 4 veces los niveles plasmáticos máximos de loperamida y un incremento de 13 veces la exposición plasmática total. Estos aumentos no estuvieron asociados con los efectos en el sistema nervioso central (SNC) de acuerdo con lo medido por las pruebas psicomotrices (es decir, somnolencia subjetiva y Prueba de Sustitución del Símbolo Digital).

La administración concomitante de la loperamida (dosis única de 16 mg) y ketoconazol, un inhibidor de CYP3A4 y glicoproteína P, provocó un aumento de 5 veces las concentraciones plasmáticas de la loperamida. Este aumento no estuvo relacionado con un incremento de los efectos farmacodinámicos de acuerdo con lo medido por la pupilometría.

El tratamiento concominante con la desmopresina oral provocó un aumento de 3 veces las concentraciones plasmáticas de la desmopresina, presumiblemente debido a una motilidad gastrointestinal más lenta.

La administración concomitante de loperamida y saquinavir puede reducir significativamente la Cmax y AUC de saquinavir, posiblemente por una reducción de la absorción de saquinavir por efecto de loperamida en el tracto gastrointestinal, por lo que debería evitarse su uso conjunto, especialmente durante periodos prolongados.

Se espera que los principios activos con propiedades farmacológicas similares puedan potenciar los efectos de la loperamida y que los medicamentos que aceleran el tránsito intestinal puedan disminuir su efecto (Por ej. puede potenciar la acción de los anticolinérgicos e inhibidores del peristaltismo intestinal).

El uso simultáneo con analgésicos opiáceos puede aumentar el riesgo de estreñimiento grave y de depresión del SNC.

La loperamida puede empeorar o prolongar la diarrea producida por antibióticos de amplio espectro.

DATOS PRECLÍNICOS SOBRE SEGURIDAD:

Loperamida no resultó genotóxica en estudios in vivo ni en estudios in vitro.

Tampoco se ha observado que sea un potencial carcinogénico.

Los estudios crónicos de toxicidad fueron realizados en ratas y perros, administrando loperamida durante 18 y 12 meses, respectivamente. Los efectos tóxicos observados se limitaron a pérdida de peso corporal y del consumo de alimentos a dosis de hasta 5 mg/kg/día en perros (30 veces superior a la dosis máxima para uso en seres humanos (MHUL) y de hasta 40 mg/kg/día en ratas (240 veces superior a la MHUL). Las dosis sin efectos tóxicos fueron de 1,25 mg/kg/día en perros y de 10 mg/kg/día en ratas, 8 y 60 veces superior a la MHUL, respectivamente.

En cuanto a los estudios sobre la reproducción, se observaron alteraciones en la fertilidad y supervivencia del feto, siendo además tóxico para las madres, en ratas a dosis de 40 mg/kg/día (240 veces superior a la MHUL). A dosis inferiores no se observaron efectos sobre la salud del feto o de las madres ni afectación del desarrollo perinatal o posnatal.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES:

Si no se observa mejoría clínica en 48 horas o si aparece fiebre, se interrumpirá el tratamiento con loperamida y se consultará con su médico. En pacientes con diarrea, especialmente en personas de edad avanzada y en niños, se puede producir la depleción de fluidos y electrolitos. En tales casos, la medida terapéutica más importante es la administración de fluidos apropiados y la reposición de electrolitos. La deshidratación puede influir en la variabilidad de la respuesta a la loperamida. Los niños menores de 3 años, además, son especialmente sensibles a los efectos de tipo opiáceo sobre el SNC de la loperamida.

Puesto que el tratamiento de la diarrea con loperamida es sólo sintomático, la diarrea se debe tratar a partir de su causa, cuando esto sea posible. Debe discontinuarse rápidamente el tratamiento si se presentara estreñimiento, distensión abdominal o íleo paralítico. Los pacientes con infección por el VIH-SIDA que son tratados con loperamida para la diarrea deben suspender el tratamiento al primer signo de distensión abdominal. Se ha informado de casos aislados de estreñimiento con un aumento del riesgo de megacolon tóxico en pacientes con el VIH-SIDA y colitis infecciosa tanto por patógenos virales como bacterianos que eran tratados con loperamida.

Aunque no se dispone de datos farmacocinéticas en pacientes con insuficiencia hepática, loperamida debe ser utilizada con precaución en estos pacientes debido a una disminución del metabolismo de primer paso. Este tipo de pacientes deben ser vigilados estrechamente por si presentasen señales de toxicidad en el SNC. A pesar de que la mayor parte del fármaco es metabolizado y los metabolitos o el fármaco inalterado se excretan por heces, no es necesario un ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal.

Población pediátrica: Los comprimidos de loperamida no deben administrarse a niños menores de 6 años. Loperamida no debe administrarse a niños entre 6 y 12 años sin prescripción y supervisión médica.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Adultos: 4 mg de loperamida hidrocloruro (2 comprimidos) como dosis inicial, seguida de 2 mg de loperamida hidrocloruro (1 comprimido) tras cada deposición diarreica hasta un máximo de 16 mg de loperamida hidrocloruro (8 comprimidos) al día en adultos.

Niños mayores de 12 años: 2 mg de loperamida hidrocloruro (1 comprimido) como dosis inicial, seguida de 2 mg de loperamida hidrocloruro (1 comprimido) tras cada deposición diarreica. En niños la dosis máxima diaria debe relacionarse con el peso corporal:

Peso del niño

N°. máximo de tabletas por día

A partir de 27 kg

Máximo 4 tabletas

A partir de 34 kg

Máximo 5 tabletas

A partir de 40 kg

Máximo 6 tabletas

A partir de 47 kg

Máximo 7 tabletas

Pacientes de edad avanzada: No se precisa ajuste de dosis en pacientes de edad avanzada.

Pacientes con insuficiencia renal: No se precisa ajuste de dosis.

Pacientes con insuficiencia hepática: Aunque no se dispone de datos farmacocinéticos en pacientes con alteración hepática, loperamida debe ser utilizado con precaución en estos pacientes debido a una disminución del metabolismo de primer paso.

Forma de administración: Vía oral. Si los síntomas empeoran, o si persisten después de 2 días, el médico evaluará la situación clínica.

TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS:

Síntomas: En caso de sobredosis (incluyendo sobredosis relacionada con disfunción hepática) se puede presentar: depresión del sistema nervioso central (estupor, coordinación anormal, somnolencia, miosis, hipertonía muscular, depresión respiratoria), retención urinaria y atonía del íleo.

Los niños son más sensibles a los efectos sobre el sistema nervioso central (SNC) que los adultos.

Tratamiento: Si se presentaran los síntomas por sobredosis, se puede administrar naloxona, como antídoto. Puesto que la duración de acción de la loperamida es mayor que la de la naloxona (1 a 3 horas) podría estar indicado un tratamiento repetitivo con naloxona. Por tanto, el paciente debe ser monitorizado atentamente durante al menos 48 horas para detectar posibles depresiones del SNC.

En caso de ingestión accidental: se debe administrar carbón activo lo antes posible después de la ingestión, seguido de lavado gástrico si no se ha producido el vómito.

CONDICIONES DE ALMACENAMIENTO:

Almacenar no más de 30 ºC en envase bien sellado. Proteger de la luz.


PERIODO DE VALIDEZ:

Consumir antes de la fecha de expira indicada en el envase.

EUROFARMA PERÚ S.A.C.

Av. Bolivia 1161 – Lima 05

Telf.: 610-3100