Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
TENORMIN Tabletas
Marca

TENORMIN

Sustancias

ATENOLOL

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja, 28 Tabletas, 50 Miligramos

1 Caja, 28 Tabletas, 100 Miligramos

COMPOSICIÓN

Cada TABLETA contiene:

Atenolol

50 mg

100 mg

Excipientes, c.s.p.

1 tableta

1 tableta

INDICACIONES

TENORMIN está indicado para:

• Tratamiento de angina de pecho crónica, también referida como “angina asociada al esfuerzo”.

• Profilaxis y tratamiento de arritmias cardiacas, especialmente en arritmias supraventriculares y taquicardias ventriculares.

• Tratamiento de hipertensión, solo o en combinación con otros antihipertensivos.

• Tratamiento de cardiomiopatía hipertrófica, manejo de angina, palpitaciones y síncope asociado a estenosis subaórtica hipertrófica.

• Tratamiento y profilaxis de infarto del miocardio, indicado en pacientes clínicamente estables que se recuperan de un infarto agudo de miocardio inicial definido o sospechado para reducir la mortalidad cardiovascular y disminuir el riesgo de reinfarto.

• Tratamiento coadyuvante del feocromocitoma.

• Profilaxis de cefalea vascular (un bloqueador beta adrenérgico es la droga de elección).

• Tratamiento de temblor.

• Tratamiento coadyuvante en tirotoxicosis.

• Tratamiento del síndrome de prolapso de la válvula mitral.

FARMACOLOGÍA/FARMACOCINÉTICA

Mecanismo de acción: Los bloqueantes beta-adrenérgicos bloquean el efecto agonista de los neurotransmisores simpáticos, compitiendo con los lugares de unión al receptor. Cuando bloquean predominantemente los receptores beta-1 en el tejido cardiaco, se les llama cardioselectivos. Cuando bloquean ambos tipos de receptores beta, los beta-1 y los beta-2 ( localizándose básicamente en los tejidos distintos al cardiaco), se les llama no selectivos. En general, los betabloqueadores llamados cardioselectivos son relativamente cardioselectivos: a dosis bajas sólo bloquean los receptores beta-1 y comienzan a bloquear los receptores beta-2 cuando se aumentan las dosis. La actividad simpaticomimética intrínseca (ISA o actividad agonista parcial) es la capacidad de un beta-bloqueante para producir simultáneamente estimulación débil de receptores beta-adrenérgicos; sin embargo, el significado de esta propiedad no se ha establecido. La posesión de ISA puede teóricamente dar como resultado menos efectos secundarios relacionados con la no oposición al bloqueo beta. (ej., bradicardia, bloqueo cardiaco, broncoconstricción, constricción vascular periférica), pero los estudios realizados no han demostrado el beneficio clínico.

• El efecto antihipertensivo de atenolol posiblemente se deba a la disminución del gasto cardíaco, disminución del reflujo simpático hacia la vasculatura periférica e inhibición de la liberación de renina por el riñón.

• El efecto antianginoso se obtiene debido a que disminuye la demanda de oxígeno miocárdico a través de un efecto cronotrópico e inotrópico negativo.

• El efecto antiarrítmico puede involucrar una reducción en la tasa de disparo espontáneo de marcapasos sinusal y ectópico; y lentificación de la conducción del nodo auriculoventricular.

• El mecanismo preciso del efecto antihipertensivo no es conocido. Posiblemente se debe a reducción del gasto cardíaco, disminución del influjo simpático en la vasculatura periférica e inhibición de la liberación de renina por el riñón.

• En la cardiomiopatía hipertrófica, atenolol reduce la gradiente de presión de salida de flujo, que se encuentra exacerbada por la estimulación de los receptores beta en esta enfermedad.

• El mecanismo de la profilaxis de la cefalea vascular envuelve diferentes mecanismos, incluye la prevención de la dilatación arterial, bloqueo de lipólisis y agregación plaquetaria inducida por catecolaminas, reducción de adhesividad de plaquetas, prevención de elevación de factores de coagulación durante la liberación de epinefrina, promoción de la liberación de oxígeno hacia los tejidos e inhibición de la secreción de renina.

• Como agente antitemblor el mecanismo no es conocido.

• En la tirotoxicosis el mecanismo no es conocido, pero probablemente está relacionado a la reducción de síntomas tales como temblor, taquicardia y presión elevada de sangre causada por sensibilidad incrementada a las catecolaminas.

Unión a las proteínas: Muy baja.

Eliminación: Renal 85 a 100%. Removible por hemodiálisis.

Tiempo de vida media: 6 a 7 horas; incrementándose a 16 a 27 horas o más en pacientes con deterioro de la función renal (hasta 144 horas en casos severos).

Absorción: 50%.

Tiempo en alcanzar el efecto máximo: 2 a 4 horas.

Biotransformación: Hepática (mínima).

CONTRAINDICACIONES

Atenolol está contraindicado en:

• Insuficiencia cardíaca patente.

Shock cardiogénico.

• Bloqueo cardiaco o bloqueo auriculoventricular de 2º o 3º grado.

• Bradicardia sinusal (menos de 45 latidos por minuto).

• Hipotensión asociada a infarto de miocardio.

La relación riesgo-beneficio debe ser considerada en los siguientes casos:

• Historia de alergia a atenolol, asma bronquial, enfisema o bronquitis no alérgica, ya que los agentes beta-bloqueadores pueden promover el broncoespasmo y bloquear el efecto broncodilatador de la epinefrina.

• Diabetes mellitus; el atenolol puede enmascarar la taquicardia asociada con hipoglicemia, pero no los vértigos ni el sudor.

• Hipertiroidismo; el atenolol puede enmascarar la taquicardia, y si se retira bruscamente el medicamento puede intensificar los síntomas.

• Miastenia gravis, puede potenciar la condición miasténica, incluyendo la debilidad muscular y la visión doble.

• Feocromocitoma: Hay riesgo de hipertensión si no se usa primero bloqueadores alfa-adrenérgicos.

• Psoriasis: puede ser exacerbada.

• Deterioro de la función renal. Pacientes con deterioro de la función renal pueden requerir disminuir las dosis de atenolol, generalmente en pacientes geriátricos.

• Síndrome de Raynaud y otras enfermedades vasculares periféricas; el atenolol puede reducir la circulación periférica y empeorar esas condiciones.

REACCIONES ADVERSAS

Reacciones adversas que requieren de atención médica:

• Reacciones adversas de incidencia menos frecuente: Bradicardia sintomática; broncoespamo; insuficiencia cardíaca congestiva; depresión mental; circulación periférica reducida.

• Reacciones adversas de incidencia rara: Reacciones alérgicas; arritmias; dolor de espalda o artralgias; dolor torácico; confusión; alucinaciones; leucopenia; hipotensión ortostática; erupción psoriasiforme; trombocitopenia.

Reacciones adversas que requieren de atención médica sólo si son continuas o molestas:

• Reacciones adversas de incidencia más frecuente: Disminución de la capacidad sexual; somnolencia; dificultad para dormir; cansancio inusual o debilidad.

• Reacciones adversas de incidencia menos frecuente: Ansiedad y/o nerviosismo; constipación; diarrea; congestión nasal; náusea o vómito; disconfort estomacal.

Reacciones adversas que requieren de atención médica si ocurren después que la medicación ha sido descontinuada: Arritmias; dolor torácico; sensación general de discomfort, enfermedad o debilidad; cefalea; respiración entrecortada repentina; sudoración incrementada; temblores.

INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN

Se puede presentar interacción medicamentosa con los siguientes medicamentos:

• Inmunoterapia alergénica o extracto alergénico para test cutáneo: Puede incrementar la potencia de una reacción sistémica seria o anafilaxia.

• Amiodarona: Efecto depresor aditivo en la conducción y efecto inotrópico negativo, especialmente en pacientes con subyacente disfunción del nodo sinusal o disfunción del nodo auriculoventricular.

• Anestésicos hidrocarbonados inhalados, tales como: Cloroformo, ciclopropano, enflurano, halotano, isoflurano, metoxiflurano y tricloroetileno: El uso simultáneo con atenolol puede incrementar el riesgo de depresión miocárdica e hipotensión debido a que el bloqueo beta reduce la habilidad del corazón para responder a los estímulos mediados por reflejos simpáticos; si es necesario revertir los efectos de los agentes bloqueadores beta-adrenérgicos durante la cirugía, pueden usarse agonistas, tales como dobutamina, dopamina, isoproterenol o norepinefrina, pero con precaución. En pacientes programados para cirugía mayor, la mayoría de médicos creen que el riesgo de precipitar un infarto del miocardio por un cese abrupto de un bloqueador beta antes de la cirugía sobrepasa al riesgo de continuar la terapia mientras se compensan los efectos de la medicación con técnicas de anestesiología.

• Agentes antidiabéticos orales o insulina: El uso concurrente con bloqueadores beta-adrenérgicos puede alterar el control adecuado de la glicemia. Puede haber un riesgo incrementado de hiperglicemia secundaria a leve deterioro en el metabolismo de los carbohidratos y resistencia periférica a la insulina; los bloqueadores beta-adrenérgicos pueden perjudicar la recuperación de la hipoglicemia en diabéticos porque ellos bloquean los efectos de las catecolaminas, las cuales promueven la glicogenólisis y movilizan la glucosa en respuesta a la hipoglicemia; los bloqueadores beta-adrenérgicos también pueden enmascarar ciertos síntomas de desarrollo de hipoglicemia, tales como incremento en el pulso y presión sanguínea, complicando así la monitorización del paciente; atenolol, además, puede causar pocos problemas con los niveles de glucosa en sangre, especialmente en dosis más bajas, aunque pueden enmascarar los síntomas de hipoglicemia.

• Antiinflamatorios no esteroideos, especialmente indometacina: Pueden reducir los efectos antihipertensivos de atenolol, posiblemente mediante la inhibición de la síntesis de las prostaglandinas renales causando la retención de sodio y fluidos.

• Agentes bloqueadores beta-adrenérgicos oftálmicos: Si ocurre una significativa absorción sistémica del medicamento oftálmico, el uso simultáneo puede provocar un efecto aditivo en cuanto a la presión intraocular o en relación a los efectos sistémicos del beta-bloqueador.

• Agentes bloqueadores de canales de calcio, clonidina o diazóxido o guanabenz o reserpina u otras medicaciones que provoquen hipotensión con excepción de los inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO): El control de la presión arterial puede ser alterado cuando la clonidina o el guanabenz se usan simultáneamente a un bloqueador beta-adrenérgico; la potenciación del efecto antihipertensivo puede ser anticipado cuando otros medicamentos que producen hipotensión son usados conjuntamente; aunque las combinaciones de los agentes antihipertensivos y/o diuréticos son frecuentemente usados con ventaja terapéutica, los ajustes en la dosificación pueden ser necesarios cuando cualquier medicamento que provoque hipotensión se añade o se quita de un régimen que incluya a un agente bloqueador beta-adrenérgico. Bradicardia sintomática con o sin serios efectos hemodinámicos ha sido reportada durante el uso concomitante con diltiazem o verapamil, aunque esos efectos pueden ocurrir en ausencia de enfermedad sinoauricular preexistente, pacientes ancianos y pacientes con disfunción del ventrículo izquierdo, o anormalidades en la conducción sinoauricular o auriculoventricular, puede incrementar el riesgo; el uso simultáneo de agentes beta bloqueadores con nifedipino, aunque usualmente son bien tolerados, pueden producir excesiva hipotensión y en raros casos puede incrementar la posibilidad de insuficiencia cardiaca congestiva. El uso simultáneo de diazóxido previene la taquicardia provocada por diazóxido, pero también puede incrementar los efectos hipotensores. El uso simultáneo de reserpina puede provocar un bloqueo beta-adrenérgico aditivo y posiblemente excesivo; se recomienda observación cercana debido a que puede ocurrir bradicardia e hipotensión.

• Cimetidina: Puede reducir el aclaramiento del atenolol hepáticamente metabolizado, provocando elevación de sus concentraciones plasmáticas.

• Cocaína: Puede inhibir el efecto terapéutico del atenolol. Aunque los bloqueadores beta-adrenérgicos son recomendados para reducir la taquicardia, isquemia miocárdica y/o arritmias producidas por cocaína, el uso concurrente puede incrementar el riesgo de hipertensión, excesiva bradicardia y posibilidad de bloqueo cardiaco, porque el bloqueo beta-adrenérgico puede dejar la actividad alfa-adrenérgica de la cocaína sin oposición.

• Medios de contraste iodados: El uso simultáneo de atenolol con agentes de contraste intravenoso puede incrementar el riesgo de anafilaxia moderada a severa, un evento anafiláctico puede ser refractario al tratamiento.

• Estrógenos: El uso simultáneo puede disminuir los efectos antihipertensivos del atenolol, debido a la retención de fluidos puede conducir a incremento en la presión sanguínea.

• Fentanilo y sus derivados: El uso de atenolol preoperatorio de manera crónica, puede disminuir la frecuencia y/o severidad de la respuesta hipertensiva de la cirugía, especialmente durante la esternotomía o en la cirugía arterial cardíaca o coronaria; sin embargo, el uso crónico preoperatorio de atenolol puede también incrementar el riesgo de bradicardia inicial después de la inducción con dosis de fentanil o de cualquiera de sus derivados.

• Lidocaína: El uso concurrente con atenolol puede reducir la eliminación de lidocaina e incrementar el riesgo de toxicidad por lidocaína, por el flujo disminuido de sangre hepática, la dosis de lidocaína debe ser ajustada en base a las concentraciones de lidocaína en suero.

• Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), incluyendo furazolidona, procarbacina y selegilina: Hipertensión significativa puede ocurrir teóricamente hasta 14 días después de la discontinuación del IMAO, aunque reportes clínicos suficientes son escasos, el uso concurrente no es recomendado.

• Agentes bloqueadores neuromusculares no despolarizantes: El atenolol puede prolongar la acción de estos medicamentos.

• Fenotiazinas: El uso concurrente con atenolol incrementa la concentración en plasma de ambos medicamentos.

• Simpaticomiméticos: El uso concurrente de bloqueadores beta-adrenérgicos con aminas simpaticomiméticas que tienen actividad estimulante beta-adrenérgica puede dar como resultado una mutua inhibición de los efectos terapéuticos; atenolol puede antagonizar los efectos cardiacos beta-1-adrenérgicos (dobutamina, dopamina) o los efectos broncodilatadores beta-2-adrenérgicos (albuterol, etilnorepinefrina, isoetarina, isoproterenol, terbutalín) o ambos (isoproterenol); el uso de atenolol a dosis bajas puede prevenir el antagonismo del efecto broncodilatador.

• Xantinas, especialmente aminofilina o teofilina: Inhibición mutua de efectos terapéuticos, además puede disminuir el clearance de las xantinas, especialmente en pacientes con incremento del clearance de teofilina inducida por fumar, por lo cual el uso concurrente requiere monitoreo como precaución.

ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO

Con resultados de pruebas diagnósticas:

• Prueba de screening de glaucoma: Puede ser interferida por el atenolol, ya que disminuye la presión ocular.

• Ventriculografía por radionúclides: Atenolol puede entorpecer los cambios inducidos por el ejercicio en la función cardiaca cuando se evalúa la enfermedad de la arteria coronaria por disminución de la frecuencia cardiaca.

Con pruebas de valores fisiológicos/de laboratorio:

• Títulos de anticuerpos antinucleares (ANA): Pueden ser incrementadas por atenolol, los efectos pueden estar relacionados a la dosis.

• Nitrógeno de urea en sangre (BUN): Usualmente en pacientes con enfermedad cardiaca severa, puede ser incrementado por el atenolol.

• Concentraciones de glucosa en sangre: El atenolol altera la glicogenólisis y la respuesta hiperglicémica a la epinefrina endógena, llevando a una persistencia de hipoglicemia y retrasando la recuperación de los niveles de glucosa en sangre, especialmente en diabéticos; los estudios no han demostrado estos efectos en pacientes no diabéticos con dosis terapéuticas; además el atenolol disminuye la liberación de insulina en respuesta a la hiperglicemia.

• Concentraciones séricas de potasio y ácido úrico: Pueden ser incrementadas.

• Lipoproteínas séricas y triglicéridos séricos: Pueden ser incrementadas.

ADVERTENCIAS

• Realizar visitas frecuentes al médico para verificar el progreso.

• Consultar con el médico antes de descontinuar la medicación, será necesaria la disminución gradual de la dosis.

• Tener cuidado si alguna clase de cirugía (incluyendo dental) o tratamiento de emergencia es requerida.

• Los diabéticos pueden enmascarar signos y síntomas de hipoglicemia o pueden causar incremento en las concentraciones sanguíneas de glucosa o hipoglicemia moderada.

• Tener cuidado al conducir o realizar actividades que requieran estar alertas porque puede presentarse somnolencia, vértigo o mareos.

• Tener precaución durante la exposición al frío por posible aumento de la sensibilidad al frío.

• Tomar precauciones si se requiere alguna prueba de laboratorio, ya que puede interferir con los resultados de la prueba.

• Pacientes con alergias a alimentos, medicamentos o picaduras de insectos, pueden aumentar la severidad de la reacción alérgica, consultar con el médico inmediatamente si ocurre reacción alérgica severa.

• Al ser usado como antihipertensivo, es preferible no usar otros medicamentos, especialmente simpaticomiméticos no prescritos a menos que el médico lo permita.


PRECAUCIONES

Carcinogenicidad y tumorigenicidad: En 2 estudios de 18 y 24 meses realizados en ratas y 1 estudio de hasta 18 meses en ratones a los que les dieron hasta 150 veces la dosis máxima antipertensiva recomendada en humanos, no se estableció evidencia de carcinogenicidad.

Un estudio de 24 ratas, a quienes se les dio, una dosis equivalente a 750 veces la dosis máxima antihipertensiva recomendada a humanos, reveló una incidencia aumentada de tumores benignos de la médula adrenal en machos y hembras, fibroadenomas mamarios en

hembras y adenomas de la hipófisis anterior y carcinomas de células parafoliculares de tiroides en machos.

Mutagenicidad: Los estudios fueron negativos.

Embarazo: Los agentes bloqueadores beta-adrenérgicos atraviesan la placenta. La seguridad de estos agentes en el embarazo no ha sido completamente establecida. Bradicardia fetal o neonatal, hipotensión, hipoglucemia y depresión de la respiración han sido reportadas con la administración de bloqueadores beta-adrenérgicos cardioselectivos y no cardioselectivos en mujeres embarazadas. Además, ha sido reportado raramente que el atenolol retarda el crecimiento intrauterino. Otros reportes indican tratamiento próspero en la hipertensión materna durante el embarazo sin efectos aparentes sobre el feto o neonato. Dosis relacionadas al incremento de la reabsorción del embrión o feto, fueron observadas en ratas a las que les dieron atenolol en dosis mayores o iguales a 25 veces la máxima dosis antihipertensiva humana recomendada. Estos efectos no fueron observados en conejos a los que les dieron 12,5 veces la dosis máxima antihipertensiva humana recomendada.

Fertilidad: No fueron observados efectos adversos en ratas machos o hembras a quienes les dieron 100 veces la dosis máxima recomendada en humanos.

Leche materna: Atenolol se distribuye dentro de leche materna. Bradicardia y cianosis es el resultado de neonatos lactantes de madres en tratamiento con atenolol. Aunque el riesgo es aparentemente pequeño, los niños que reciben lactancia deben ser monitorizados por signos de bloqueo beta adrenérgico, especialmente bradicardia, hipotensión, distrés respiratorio e hipoglicemia.

Pediatría: El uso de agentes bloqueadores beta adrenérgicos en un número limitado de neonatos, infantes y niños no ha demostrado problemas específicos pediátricos que pueden limitar el uso de medicamentos en niños.

Geriatría: Los agentes bloqueadores beta-adrenérgicos han sido usados satisfactoria y eficazmente en pacientes ancianos; sin embargo, los pacientes ancianos pueden ser más susceptibles a los efectos de estos agentes; ha sido reportado que Ios bloqueadores beta-adrenérgicos causan exacerbación de la deficiencia mental en ancianos; sin embargo, otras evidencias sugieren que estos no producen letargia significante o deficiencia de la función mental. Es posible que los efectos probables sobre el Sistema Nervioso Central puede ser relacionado con lipofilicidad de los bloqueadores beta-adrenérgicos, esta relación no ha sido establecida concluyentemente. En pacientes ancianos es más probable que la edad esté relacionada con enfermedad vascular periférica, lo cual requiere precaución en pacientes que reciben agentes bloqueadores beta-adrenérgicos. Además hipotermia inducida por los betabloqueadores puede ser incrementada en ancianos.

Cirugía: Las evidencias recientes indican que el retiro de la terapia antihipertensiva antes de la cirugía puede ser no deseable. Sin embargo, el anestesiólogo debe ser cauto con tal tratamiento.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Vía de administración: Oral.

Antianginoso: Iniciar 50 mg una vez al día, luego se incrementa gradualmente a 100 mg/día después de una semana si es necesario y tolerado. Algunos pacientes requieren hasta 200 mg al día.

Antihipertensivo: Inicialmente 25 a 50 mg, una vez al día, la dosis se incrementa a 50-100 mg/día después de dos semanas si es necesario y tolerado.

Infarto del miocardio: En pacientes que toleraron la dosis completa de atenolol endovenoso, se inicia la vía oral con 50 mg 10 minutos después de la última dosis endovenosa, seguido por 50 mg 12 horas más tarde. Una dosis de 100 mg una vez al día 50 mg dos veces al día puede entonces ser dada por 6-9 días hasta que se dé el alta del hospital.

Nota: Los pacientes geriátricos pueden tener incrementada o disminuida la sensibilidad a los efectos de la dosis usual de los adultos.

Para pacientes con disfunción renal severa, se recomienda la siguiente dosis:

Depuración de creatinina
(ml/min/1,73 m)

Dosis máxima

15-35

50 mg por día

<15

50 mg interdiario

Niños: No se ha establecido la dosis.

TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS:

En caso de sobredosis puede presentarse: Bradicardia, vértigo severo o lipotimia, hipotensión, latidos cardíacos irregulares, disnea, uñas y palmas de las manos de tinte azul, o convulsiones.

El tratamiento consiste en lavado gástrico y administración de carbón activado para disminuir la absorción.

Puede ser necesario el uso de atropina en caso de bradicardia severa o hipotensión; dopamina, dobutamina, epinefrina, norepinefrina o isoproterenol para soporte inotrópico, cronotrópico y tratamiento de hipotensión severa; glucagón (tratamiento de bradicardia e hipotensión con mayores efectos inotrópicos y menores efectos cronotrópicos); paso transvenoso necesario para el bloqueo cardiaco; diazepam o lorazepam para el tratamiento de las convulsiones asociadas; furosemida o digitálicos (para edema pulmonar o insuficiencia cardíaca), isoproterenol o teofilina (para broncoespasmo). Existe evidencia limitada de que el cloruro de calcio puede ser efectivo en la sorpresiva contractibilidad del miocardio y en el estado hemodinámico.

CONDICIONES ESPECIALES DE ALMACENAMIENTO

Almacene a no más de 25 °C.

Proteja de la luz y la humedad.

Venta bajo receta médica

Manténgase alejado de los niños

Hecho en México por:
AstraZeneca S.A. de C.V.

TENORMIN es marca
registrada del grupo AstraZeneca