Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
TENORETIC Tabletas
Marca

TENORETIC

Sustancias

ATENOLOL, CLORTALIDONA

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja, 28 Tabletas, 100 /25 Miligramos

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada TABLETA contiene:

Atenolol 50 mg

Clortalidona 12,5 mg

Excipientes c.s.p. Una tableta

CONDICIONES PARA EL ALMACENAMIENTO

Almacenar a no más de 25 °C. Proteja de la luz y la humedad.

Venta con receta médica.

No se deje al alcance de los niños.

No se use en el embarazo ni la lactancia.

Hecho en México por:
AstraZeneca S.A. de C.V.

TENORETIC es marca
registrada del grupo AstraZeneca

INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Tratamiento de la hipertensión.

FARMACOCINÉTICA / FARMACODINAMIA

Mecanismo de acción: Los bloqueantes beta-adrenérgicos bloquean el efecto agonista de los neurotransmisores simpáticos, compitiendo con los lugares de unión al receptor. Cuando bloquean predominantemente los receptores beta-1 en el tejido cardíaco, se les llama cardioselectivos. En general, los betabloqueadores llamados cardioselectivos son relativamente cardioselectivos: a dosis bajas sólo bloquean los receptores beta-1 y comienzan a bloquear los receptores beta-2 cuando se aumentan las dosis. La actividad simpaticomimética intrínseca (ISA o actividad agonista parcial) es la capacidad de un beta-bloqueante para producir simultáneamente estimulación débil de receptores beta-adrenérgicos; sin embargo, el significado de esta propiedad no se ha establecido. La posesión de ISA puede teóricamente dar como resultado menos efectos secundarios relacionados con la no oposición al bloqueo beta. (ej., bradicardia, bloqueo cardíaco, broncoconstricción, constricción vascular periférica), pero los estudios realizados no han demostrado el beneficio clínico.

El mecanismo de acción del efecto antihipertensor de atenolol no ha sido establecido, pero las posibilidades incluyen rendimiento cardíaco reducido, disminución del flujo simpático a la vasculatura cardíaca e inhibición de la liberación de renina por el riñón.

La clortalidona es un diurético tiazídico que disminuye la presión arterial inicialmente disminuyendo el plasma y el volumen del líquido extracelular, además también reduce el volumen/minuto cardíaco. Eventualmente el volumen/minuto cardíaco puede retornar a lo normal. También disminuye la resistencia periférica por un efecto directo en los vasos sanguíneos periféricos.

Atenolol es efectivo y bien tolerado en la mayoría de las poblaciones étnicas, aunque en pacientes de raza negra la respuesta puede ser mejor a la combinación de atenolol y clortalidona que cuando se administra solamente atenolol.

La combinación de atenolol con diuréticos tiazídicos demostró ser compatible y generalmente más eficaz que cualquiera de los dos medicamentos usados por, si solos como agentes antihipertensores.

La coadministración de clortalidona y atenolol tiene poco efecto sobre la farmacocinética de cualquiera de los dos. La absorción de atenolol después de la administración oral es consistente pero incompleta, 50% con concentraciones plasmáticas máximas entre dos y cuatro horas después de administrarse. Los niveles de atenolol en sangre son consistentes y están sujetos a poca variabilidad. El metabolismo hepático de atenolol no es significativo por lo que más del 90% de la cantidad que se absorbe alcanza la circulación sistémica sin alteraciones. La vida media plasmática es de aproximadamente de 6 a 7 horas pero puede elevarse en insuficiencia renal severa ya que el riñón es la principal vía de eliminación. Debido a su baja solubilidad en fluidos, atenolol penetra pobremente los tejidos y su concentración en cerebro es baja, el enlace a proteínas plasmáticas también es bajo, aproximadamente del 3%.

Aproximadamente el 60% de una dosis oral de clortalidona se absorbe alcanzando una concentración plasmática máxima a las 12 horas de haberse administrado. Los niveles en sangre son consistentes y están sujetos a poca variación. La vida media plasmática es de aproximadamente 50 horas, siendo el riñón la principal vía de eliminación. El enlace a proteínas plasmáticas es alto, aproximadamente 75%.

CONTRAINDICACIONES

TENORETIC está contraindicado en:

Shock cardiogénico.

• Bloqueo cardíaco o bloqueo aurículoventricular de 2º o 3º grado.

• Bradicardia sinusal (menos de 45 latidos por minuto).

La relación riesgo-beneficio debe ser considerada en los siguientes casos:

• Historia de alergia a atenolol, clortalidona u otros medicamentos derivados de sulfonamidas; asma bronquial, enfisema o bronquitis no alérgica, ya que los agentes beta-bloqueadores pueden promover el broncoespasmo y bloquear el efecto broncodilatador de la epinefrina. La severidad y duración de las reacciones anafilácticas a los alérgenos y la inmunoterapia alergénica puede ser incrementada en algunos pacientes que están siendo tratados con betabloqueadores, si es posible otro medicamento debe ser substituido para la combinación de un diurético tiazídico con betabloqueadores en pacientes que reciben inmunoterapia alergénica, además es necesario tomar precauciones durante las pruebas dermatológicas en pacientes que usan betabloqueadores.

• Anuria o severa disfunción renal: Los diuréticos tiazídicos pueden ser inefectivos y pueden provocar azotemia, además producen efecto acumulativo.

• Insuficiencia cardíaca congestiva: Riesgo de depresión de la contractilidad miocárdica adicional.

• Diabetes mellitus; el atenolol puede enmascarar la taquicardia asociada con hipoglicemia, pero no los vértigos ni el sudor.

• Historia de gota o hiperuricemia: Las concentraciones de ácido úrico pueden ser elevadas por los diuréticos tiazídicos.

• Hipercalcemia o hipercolesterolemia o hipertrigliciridemia o hiponatremia: Estas condiciones pueden ser exacerbadas por los diuréticos tiazídicos, el inicio de la hiponatremia puede ser súbito y amenazar la vida.

• Hipertiroidismo: El atenolol puede enmascarar la taquicardia, y si se retira bruscamente el medicamento puede intensificar los síntomas.

• Historia de Lupus eritematoso: Se ha reportado exacerbación o activación por los diuréticos tiazídicos.

• Miastenia gravis: Puede potenciar la condición miasténica, incluyendo la debilidad muscular y la visión doble.

• Pancreatitis.

• Feocromocitoma: Hay riesgo de hipertensión si no se usa primero bloqueadores alfa-adrenérgicos.

• Psoriasis: Puede ser exacerbada.

• Deterioro de la función renal. Pacientes con deterioro de la función renal pueden requerir disminuir las dosis de atenolol, generalmente en pacientes geriátricos.

• Síndrome de Raynaud y otras enfermedades vasculares periféricas; el atenolol puede reducir la circulación periférica y empeorar esas condiciones.

• Simpaticomiméticos: Los efectos antihipertensivos de los diuréticos tiazídicos pueden ser aumentados.

• Precaución necesaria en niños ictéricos, por el riesgo de hiperbilirrubinemia causada por los diuréticos tiazídicos.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Reacciones adversas que requieren de atención médica:

• Reacciones adversas de incidencia más frecuente: Desbalance electrolítico tal como la hiponatremia (confusión, fatiga, convulsión, irritabilidad); Alcalosis hipoclorémica e hipokalemia (sequedad de boca, sed incrementada, latido cardíaco irregular, náuseas o vómitos, debilidad inusual, pulso débil).

Nota: La hiponatremia como complicación es rara, pero constituye una emergencia médica.

• Reacciones adversas de incidencia menos frecuente: Bradicardia (especialmente menos de 50 latidos por minuto); broncoespamo (dificultad respiratoria y/o jadeo); insuficiencia cardíaca congestiva (hinchazón de tobillos, pies y/o piernas); depresión mental; circulación periférica reducida (pies y manos frías).

Nota: El riesgo de broncoespasmo y de circulación periférica disminuida, es reducida teóricamente por la combinación de atenolol y clortalidona.

La depresión mental es generalmente reversible y leve, pero puede progresar a estado catatónico.

• Reacciones adversas de incidencia rara: Reacciones alérgicas; arritmias; agranulocitosis; dolor de espalda o artralgias; dolor torácico; colecistitis o pancreatitis; confusión; alucinaciones; hepatotoxicidad; hiperuricemia o gota; leucopenia; hipotensión ortostática; erupción psoriasiforme; trombocitopenia.

Nota: La hepatotoxicidad es usualmente reversible.

La confusión es más común en jóvenes.

Reacciones adversas que requieren de atención médica sólo si son continuas o molestas:

• Reacciones adversas de incidencia más frecuente: Disminución de la capacidad sexual; vértigo; somnolencia; dificultad para dormir; cansancio inusual o debilidad.

• Reacciones adversas de incidencia menos frecuente: Anorexia; ansiedad y/o nerviosismo; constipación; diarrea; congestión nasal; náusea o vómito; adormecimiento u hormigueo de los dedos de las manos y los pies; fotosensibilidad; disconfort estomacal.

• Reacciones adversas de incidencia rara: cambios en el gusto, ojos secos doloridos, prurito; pesadillas.

Reacciones adversas que requieren de atención médica si ocurren después que la medicación ha sido descontinuada: Arritmias (pulso rápido o irregular); dolor torácico; sensación general de disconfort, enfermedad o debilidad; cefalea; respiración entrecortada repentina; sudoración incrementada; temblores.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Se puede presentar interacción medicamentosa con los siguientes medicamentos:

• Inmunoterapia alergénica o extracto alergénico para test cutáneo: Puede incrementar la potencia de una reacción sistémica seria o anafilaxia. Si es posible es necesario sustituir la medicación combinada de betabloqueadores con tiazídicos por otro medicamento en pacientes que reciben inmunoterapia, pero si la vida del paciente está en peligro entonces será necesario evitar la inmunoterapia en aquellos que no pueden discontinuar la terapia combinada de betabloqueador con tiazídicos.

• Alopurinol o colchicina o probenecid o sulfinpirazona: Los diuréticos tiazídicos pueden incrementar las concentraciones de ácido úrico en sangre; será necesario ajustar la dosis de los medicamentos antigotosos para el control de la gota y la hiperuricemia. Se aconseja tomar precauciones cuando son usados concurrentemente alopurinol y diuréticos tiazídicos en pacientes con alteraciones de la función renal conocida porque pueden ocurrir reacciones severas de hipersensibilidad al alopurinol, aunque se ha sugerido que la función renal comprometida, más que por la combinación de medicamentos se debe a las reacciones adversas, ha sido propuesto que los diuréticos tiazídicos pueden aumentar las concentraciones séricas de oxipurinol (metabolito activo del alopurinol) disminuyendo su excreción renal.

• Amiodarona: El uso concurrente con atenolol produce un efecto depresor aditivo en la conducción y efecto inotrópico negativo, especialmente en pacientes con subyacente disfunción del nodo sinusal o disfunción del nodo auriculoventricular. El uso concurrente con clortalidona puede conducir a riesgo incrementado de arritmias con hipokalemia.

• Anestésicos hidrocarbonados inhalados, tales como: Cloroformo, ciclopropano, enflurano, halotano, isoflurano, metoxiflurano y tricloroetileno: El uso simultáneo con atenolol puede incrementar el riesgo de depresión miocárdica e hipotensión debido a que el bloqueo beta reduce la habilidad del corazón para responder a los estímulos mediados por reflejos simpáticos; si es necesario revertir los efectos de los agentes bloqueadores beta-adrenérgicos durante la cirugía, pueden usarse agonistas, tales como dobutamina, dopamina, isoproterenol o norepinefrina, pero con precaución. En pacientes programados para cirugía mayor, la mayoría de médicos creen que el riesgo de precipitar un infarto del miocardio por un cese abrupto de un bloqueador beta antes de la cirugía sobrepasa al riesgo de continuar la terapia mientras se compensan los efectos de la medicación con técnicas de anestesiología.

• Anticoagulantes derivados de la cumarina o indandione: Los efectos anticoagulantes pueden ser disminuidos cuando se usa conjuntamente con clortalidona como resultado de la disminución del volumen plasmático produciendo así concentración de los factores de la coagulación, además los diuréticos pueden mejorar la congestión hepática, mejorando así la función hepática, resultando en un incremento de la síntesis de los factores procoagulantes; por lo cual las dosis deben ser ajustadas.

• Agentes antidiabéticos orales o insulina: El uso concurrente con bloqueadores beta-adrenérgicos puede alterar el control adecuado de la glicemia. Puede haber un riesgo incrementado de hiperglicemia secundaria a leve deterioro en el metabolismo de los carbohidratos y resistencia periférica a la insulina; los bloqueadores beta-adrenérgicos pueden perjudicar la recuperación de la hipoglicemia en diabéticos porque ellos bloquean los efectos de las catecolaminas, las cuales promueven la glicogenolisis y movilizan la glucosa en respuesta a la hipoglicemia; los bloqueadores beta-adrenérgicos también pueden enmascarar ciertos síntomas de desarrollo de hipoglicemia tales como incremento en el pulso y presión sanguínea, complicando así la monitorización del paciente; atenolol además puede causar pocos problemas con los niveles de glucosa en sangre, especialmente en dosis más bajas, aunque pueden enmascarar los síntomas de hipoglicemia. Los diuréticos tiazídicos pueden incrementar las concentraciones de glucosa en sangre; la dosis de los medicamentos hipoglicemiantes debe ser ajustada durante y después de la terapia con clortalidona; los requerimientos de insulina pueden incrementarse, disminuirse o permanecer inalterados.

• Antiinflamatorios no esteroideos, especialmente indometacina: Pueden reducir los efectos antihipertensivos de atenolol, posiblemente mediante la inhibición de la síntesis de las prostaglandinas renales causando la retención de sodio y fluidos. Además el uso de clortalidona con estos medicamentos puede incrementar el riesgo de insuficiencia renal secundaria debido a disminución del flujo sanguíneo renal causada por la inhibición de las prostaglandinas renales.

• Agentes bloqueadores beta-adrenérgicos oftálmicos: Si ocurre una significativa absorción sistémica del medicamento oftálmico, el uso simultáneo puede provocar un efecto aditivo en cuanto a la presión intraocular o en relación a los efectos sistémicos del beta-bloqueador.

• Agentes bloqueadores de canales de calcio, clonidina o diazóxido o guanabenzo o reserpina u otras medicaciones que provoquen hipotensión con excepción de los inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO): El control de la presión arterial puede ser alterado cuando la clonidina o el guanabenz se usan simultáneamente a un bloqueador beta-adrenérgico; la potenciación del efecto antihipertensivo puede ser anticipado cuando otros medicamentos que producen hipotensión son usados conjuntamente; aunque las combinaciones de los agentes antihipertensivos y/o diuréticos son frecuentemente usados con ventaja terapéutica, los ajustes en la dosificación pueden ser necesarios cuando cualquier medicamento que provoque hipotensión se añade o se quita de un régimen que incluya a un agente bloqueador beta-adrenérgico. Bradicardia sintomática con o sin serios efectos hemodinámicos ha sido reportada durante el uso concomitante con diltiazem o verapamil, aunque esos efectos pueden ocurrir en ausencia de enfermedad sinoauricular preexistente, pacientes ancianos y pacientes con disfunción del ventrículo izquierdo, o anormalidades en la conducción sinoauricular o auriculoventricular, puede incrementar el riesgo; el uso simultáneo de agentes beta bloqueadores con nifedipino, aunque usualmente son bien tolerados, pueden producir excesiva hipotensión y en raros casos puede incrementar la posibilidad de insuficiencia cardíaca congestiva. El uso simultáneo de diazóxido previene la taquicardia provocada por diazóxido, pero también puede incrementar los efectos hipotensores. El uso simultáneo de reserpina puede provocar un bloqueo beta-adrenérgico aditivo y posiblemente excesivo; se recomienda observación cercana debido a que puede ocurrir bradicardia e hipotensión.

• Medicamentos que contienen calcio: El uso concurrente de clortalidona con altas dosis de calcio puede producir hipercalcemia por disminución de la excreción de calcio.

• Colestiramina o colestipol: Estos medicamentos pueden disminuir la absorción gastrointestinal de clortalidona, por lo cual se recomienda la administración de clortalidona 1 hora antes o 4 horas después de la ingesta de coleristamina o colestipol.

• Cimetidina: Puede reducir el aclaramiento del atenolol hepáticamente metabolizado, provocando elevación de sus concentraciones plasmáticas.

• Cocaína: Puede inhibir el efecto terapéutico del atenolol. Aunque los bloqueadores beta-adrenérgicos son recomendados para reducir la taquicardia, isquemia miocárdica y/o arritmias producidas por cocaína, el uso concurrente puede incrementar el riesgo de hipertensión, excesiva bradicardia y posibilidad de bloqueo cardíaco, porque el bloqueo beta-adrenérgico puede dejar la actividad alfa-adrenérgica de la cocaína sin oposición.

• Medios de contraste iodados: El uso simultáneo de atenolol con agentes de contraste intravenoso puede incrementar el riesgo de anafilaxia moderada a severa, un evento anafiláctico puede ser refractario al tratamiento.

• Glucósidos digitálicos: El uso junto a clortalidona puede aumentar la posibilidad de toxicidad por digitálicos asociada con hipokalemia o hipomagnesemia.

• Dopamina: El uso concurrente con diuréticos tiazídicos puede incrementar el efecto ya sea de la dopamina o de la clortalidona como resultado del efecto directo de la dopamina en los receptores dopaminérgicos produciendo vasodilatación de la vasculatura renal e incrementando el flujo sanguíneo renal, la dopamina también tiene un efecto natriurético directo.

• Estrógenos: El uso simultáneo puede disminuir los efectos antihipertensivos del atenolol, debido a la retención de fluidos puede conducir a incremento en la presión sanguínea.

• Fentanilo y sus derivados: El uso de atenolol preoperatorio de manera crónica, puede disminuir la frecuencia y/o severidad de la respuesta hipertensiva de la cirugía, especialmente durante la esternotomía o en la cirugía arterial cardíaca o coronaria; sin embargo, el uso crónico preoperatorio de atenolol puede también incrementar el riesgo de bradicardia inicial después de la inducción con dosis de fentanilo o de cualquiera de sus derivados.

• Flecainida: Aunque no hay reportes de efectos adversos durante la administración concurrente de flecainida con betabloqueadores, se recomienda precaución por los efectos inotrópicos negativos aditivos, especialmente en pacientes con compromiso de la función del ventrículo izquierdo (fracción de eyección <30%).

• Medicamentos que causen hipokalemia: El uso concurrente de estos medicamentos con clortalidona puede incrementar el riesgo de hipokalemia severa, puede ser necesario el monitoreo de las concentraciones de potasio sérico, la función cardíaca y los suplementos de potasio.

• Lidocaína: El uso concurrente con atenolol puede reducir la eliminación de lidocaína e incrementar el riesgo de toxicidad por lidocaína, por el flujo disminuido de sangre hepática, la dosis de lidocaína debe ser ajustada en base a las concentraciones de lidocaína en suero.

• Litio: El uso concurrente con clortalidona no está recomendado, el diurético puede incrementar el riesgo de toxicidad por litio debido a la reducción del clearance renal, además el litio tiene efecto nefrotóxico.

• Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), incluyendo furazolidona, procarbacina y selegilline: Hipertensión significativa puede ocurrir teóricamente hasta 14 días después de la discontinuación del IMAO, aunque reportes clínicos suficientes son escasos, el uso concurrente no es recomendado.

• Agentes bloqueadores neuromusculares no despolarizantes: El atenolol puede prolongar la acción de estos medicamentos. La clortalidona puede inducir hipokalemia, lo cual puede aumentar el bloqueo de los agentes bloqueadores neuromusculares no despolarizantes, debe ser necesario la determinación de potasio sérico antes de la administración de los agentes bloqueadores neuromusculares no despolarizantes.

• Fenotiazinas: El uso concurrente con atenolol incrementa la concentración en plasma de ambos medicamentos.

• Simpaticomiméticos: El uso concurrente de bloqueadores beta-adrenérgicos con aminas simpaticomiméticas que tienen actividad estimulante beta-adrenérgica puede dar como resultado una mutua inhibición de los efectos terapéuticos; atenolol puede antagonizar los efectos cardíacos beta-1-adrenérgicos (dobutamina, dopamina) o los efectos broncodilatadores beta-2-adrenérgicos (albuterol, etilnorepinefrina, isoetarina, isoproterenol, terbutalin) o ambos (isoproterenol); el uso de atenolol a dosis bajas puede prevenir el antagonismo del efecto broncodilatador.

• Xantinas especialmente aminofilina o teofilina: Inhibición mutua de efectos terapéuticos, además puede disminuir el clearance de las xantinas, especialmente en pacientes con incremento del clearance de teofilina inducida por fumar, por lo cual el uso concurrente requiere monitoreo como precaución.

ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO

Con resultados de pruebas diagnósticas:

• Bentiromida: La administración de clortalidona en un periodo de prueba con bentiromida invalidaría los resultados de las pruebas, ya que los diuréticos tiazídicos son metabolizados también a arilaminas, aumentando así el porcentaje de ácido paraminobenzoico (PABA) recuperado; se debe descontinuar la clortalidona por lo menos tres días antes de las pruebas.

• Prueba de screening de glaucoma: Puede ser interferida por el atenolol, ya que disminuye la presión ocular.

• Ventriculografía por radionuclidos: Atenolol puede entorpecer los cambios inducidos por el ejercicio en la función cardíaca cuando se evalúa la enfermedad de la arteria coronaria por disminución de la frecuencia cardíaca.

Con pruebas de valores fisiológicos/de laboratorio:

• Anticuerpos antinucleares: Pueden ser incrementadas por atenolol, los efectos pueden estar relacionados a la dosis.

• Concentraciones séricas de bilirrubina: La clortalidona puede incrementar la bilirrubina por desplazamiento de los puentes de albúmina.

• Nitrógeno de urea en sangre (BUN): Usualmente en pacientes con enfermedad cardíaca severa, puede ser incrementado por el atenolol.

• Concentraciones séricas de calcio: Puede ser disminuido por la clortalidona.

• Concentraciones de glucosa en sangre: El atenolol altera la glicogenólisis y la respuesta hiperglicémica a la epinefrina endógena llevando a una persistencia de hipoglicemia y retrasando la recuperación de los niveles de glucosa en sangre, especialmente en diabéticos; los estudios no han demostrado estos efectos en pacientes no diabéticos con dosis terapéuticas; además el atenolol disminuye la liberación de insulina en respuesta a la hiperglicemia.

• Lipoproteínas séricas y triglicéridos séricos: Pueden ser incrementados por la combinación de atenolol y clortalidona.

• Concentraciones séricas de magnesio y de sodio: Las concentraciones séricas de sodio pueden ser disminuidos con diuréticos tiazídicos y los de magnesio incrementados en pacientes urémicos.

• Concentraciones séricas de potasio: Pueden ser incrementados por el atenolol y disminuidos por clortalidona.

• Concentraciones séricas de ácido úrico: Pueden ser incrementados por la combinación de atenolol y clortalidona.

PRECAUCIONES GENERALES

Sensibilidad cruzada y/o problemas relacionados: Los pacientes sensibles a otros medicamentos derivados de las sulfonamidas, como butenomida, furosemida o inhibidores de la anhidrasa carbónica pueden también ser sensibles a clortalidona.

Carcinogenicidad y tumorigenicidad: En 2 estudios de 18 y 24 meses realizados en ratas y 1 estudio de hasta 18 meses en ratones a los que les dieron hasta 150 veces la dosis máxima antihipertensiva recomendada en humanos.

Mutagenicidad: Los estudios fueron negativos.

Embarazo: Estudios en ratas y conejos a quienes se les dio una dosis de hasta 100 veces la dosis máxima recomendada para humanos no reveló efectos teratogénicos, aunque se observó reabsorción embrionaria.

Leche materna: Atenolol y clortalidona se distribuyen dentro de leche materna. Bradicardia y cianosis es el resultado de neonatos lactantes de madres en tratamiento con atenolol. Aunque el riesgo es aparentemente pequeño, los niños que reciben lactancia deben ser monitorizados por signos de bloqueo beta adrenérgico, especialmente bradicardia, hipotensión, distrés respiratorio e hipoglicemia. La Academia Americana de Pediatría recomienda que las madres de cuidado eviten el uso de diuréticos tiazídicos durante el primer mes de la lactancia debido a informes de supresión de la lactancia.

Pediatría: El uso de agentes bloqueadores beta adrenérgicos en un número limitado de neonatos, infantes y niños no ha demostrado problemas específicos pediátricos que pueden limitar el uso de medicamentos en niños. Tener precaución en niños ictéricos por el riesgo de hiperbilirrubinemia.

Geriatría: Los agentes bloqueadores beta-adrenérgicos han sido usados satisfactoria y eficazmente en pacientes ancianos, sin embargo los pacientes ancianos pueden ser más susceptibles a los efectos de estos agentes; ha sido reportado que Ios bloqueadores beta-adrenérgicos causan exacerbación de la deficiencia mental en ancianos, sin embargo otras evidencias sugieren que estos no producen letargia significante o deficiencia de la función mental. Es posible que los efectos probables sobre el Sistema Nervioso Central puede ser relacionado con lipofilicidad de los bloqueadores beta-adrenérgicos, esta relación no ha sido establecida concluyentemente. En pacientes ancianos es más probable que la edad esté relacionada con enfermedad vascular periférica, lo cual requiere precaución en pacientes que reciben agentes bloqueadores beta-adrenérgicos. Además hipotermia inducida por los betabloqueadores puede ser incrementada en ancianos. En pacientes con deterioro de la función renal se debe tener precaución.

DOSIS Y VÍAS DE ADMINISTRACIÓN

Dosis usual en adultos:

• Para hipertensión: Oral, 1 a 2 tabletas una vez al día. Si la respuesta óptima no es alcanzada, podría incrementarse a 2 tabletas una vez al día.

Nota: Los pacientes geriátricos pueden tener incrementada o disminuida la sensibilidad a los efectos de la dosis usual en adultos.

Dosis usual en niños: No ha sido establecida la dosis.

TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS

En caso de sobredosis puede presentarse: Bradicardia, vértigo severo o lipotimia, dificultad respiratoria, uñas y palmas de las manos de tinte azul, o convulsiones.

El tratamiento consiste en lavado gástrico, tratamiento sintomático de soporte y monitoreo de la concentración sérica de electrolitos y la función renal.

Para atenolol:

• Descontaminación: Lavado gástrico y administración de carbón activado.

• Tratamiento específico: Puede ser necesario el uso de atropina en caso de bradicardia severa o hipotensión; diazepam o lorazepam puede ser usado endovenosa en caso de convulsiones asociadas; dopamina, dobutamina, epinefrina, norepinefrina o isoproterenol para soporte inotrópico, cronotrópico y tratamiento de hipotensión severa; glucagón (tratamiento de bradicardia e hipotensión con mayores efectos inotrópicos y menores efectos cronotrópicos); paso transvenoso necesario para el bloqueo cardíaco; furosemida o digitálicos (para edema pulmonar o insuficiencia cardíaca), isoproterenol o teofilina (para broncoespasmo). Existe evidencia limitada de que el cloruro de calcio puede ser efectiva en la sorpresiva contractibilidad del miocardio y en el estado hemodinámico.