Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
TAMSUCAR Cápsulas de liberación prolongada
Marca

TAMSUCAR

Sustancias

TAMSULOSINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Cápsulas de liberación prolongada

Presentación

Caja , 10 Cápsulas de liberación prolongada

Caja , 100 Cápsulas de liberación prolongada

Caja , 20 Cápsulas de liberación prolongada

Caja , 30 Cápsulas de liberación prolongada

Caja , 40 Cápsulas de liberación prolongada

Caja , 50 Cápsulas de liberación prolongada

Caja , 60 Cápsulas de liberación prolongada

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Cada CÁPSULA DE LIBERACIÓN PROLONGADA contiene:

Tamsulosina clorhidrato… 0,4 mg

(Como tamsulosina clorhidrato en gránulos)

Equivalente a 0.367 mg de tamsulosina.

Para consultar la lista completa de excipientes ver Relación de excipientes.


FORMA FARMACÉUTICA:

Cápsulas de liberación prolongada

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Síntomas de tracto urinario inferior (STUI) asociado con hiperplasia benigna de próstata (HBP).

DATOS FARMACÉUTICOS:

Relación de excipientes: Manitol, sacarosa, sodio lauril sulfato, polivinilpirrolidona K, etilcelulosa, hidroxipropilmetilcelulosa PH55, alcohol isopropilico, acetona, agua purificada.

Incompatibilidades: No procede.

Periodo de validez: Consumir antes de la fecha indicada en el envase.

Condiciones de almacenamiento: Almacenar a no más de 30 °C.

Fabricado por:

EUROFARMA PERÚ S.A.C.

Av. Bolivia N°1161 - Lima 05

Teléfono: 610 - 3100


PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: urológicos, bloqueantes alfa-adrenérgicos; Código ATC: G04CA02.

Mecanismo de acción: La tamsulosina se une selectiva y competitivamente a los receptores α1A postsinápticos, produciéndose la relajación del músculo liso de la próstata y de la uretra.

Efectos farmacodinámicos: La tamsulosina aumenta el flujo urinario máximo relajando la musculatura lisa de la próstata y de la uretra, aliviando la obstrucción.

El producto también mejora los síntomas irritativos y obstructivos en los que la contracción de la musculatura lisa de las vías urinarias inferiores desempeña un importante papel.

Los α-bloqueantes pueden reducir la presión arterial por disminución de la resistencia periférica. Durante los estudios realizados con tamsulosina no se observó una reducción de la presión arterial clínicamente significativa en pacientes normotensos.

Estos efectos sobre los síntomas de llenado y vaciado se mantienen durante el tratamiento a largo plazo, con lo que retrasa significativamente el tratamiento quirúrgico.

Población pediátrica:

Se realizó un estudio doble-ciego, aleatorizado, controlado con placebo, con rangos de dosis en niños con vejiga neuropática. Un total de 161 niños (con edades comprendidas entre 2 y 16 años) fueron asignados aleatoriamente y tratados con 1 de los 3 niveles de dosis de tamsulosina (nivel bajo [0.001 a 0.002 mg/kg], nivel medio [0.002 a 0.004 mg/kg], y nivel alto [0.004 a 0.008 mg/kg]), o con placebo. La variable primaria de evaluación fue el número de los pacientes que disminuyeron la presión de punto de fuga del detrusor (LPP) a menos de 40 cm H2O basándose en dos mediciones durante el mismo día. Las variables secundarias fueron: cambio real y porcentual respecto al valor basal en la presión de punto de fuga del detrusor, la mejora o la estabilización de hidronefrosis e hidroureter y el cambio de los volúmenes de orina obtenidos por cateterización y número de veces que estaba mojado en el momento de la cateterización según los registros diarios de cateterización.

No se observan diferencias estadísticamente significativas entre el grupo con placebo y cualquiera de los 3 grupos de dosis de tamsulosina, tanto para la variable primaria como las secundarias. No se observó ninguna relación dosis-respuesta para ninguna dosis.

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción: La tamsulosina se absorbe en el intestino y su biodisponibilidad es casi completa. Una ingesta de alimento reciente reduce la absorción de tamsulosina. La uniformidad de la absorción puede ser favorecida por el propio paciente tomando siempre tamsulosina después del desayuno habitual.

La tamsulosina muestra una cinética lineal.

Los niveles en plasma de tamsulosina alcanzan su máximo unas 6 horas después de una dosis única de tamsulosina en estado posprandial. El estado de equilibrio estacionario se alcanza 5 días después de recibir dosis múltiples, la Cmax en pacientes es de alrededor de 2/3 partes superior a la que se obtiene después de una dosis única. Si bien esta observación se realizó en pacientes de edad avanzada, el mismo hallazgo cabría esperar también entre personas jóvenes. Existe una considerable variación inter- paciente en los niveles en plasma tanto después de dosis única como después de dosificación múltiple.

Distribución: En humanos, la tamsulosina se une aproximadamente en un 99% a proteínas plasmáticas y el volumen de distribución es pequeño (aprox. 0.2 l/kg).

Metabolismo: La tamsulosina posee un bajo efecto metabólico de primer paso. La mayor parte de la tamsulosina se encuentra en forma de medicamento inalterado. El medicamento se metaboliza en el hígado.

En estudios realizados con ratas, la tamsulosina apenas ocasiona inducción de enzimas hepáticos microsomales.

Los metabolitos no son tan efectivos y tóxicos como el producto original.

Eliminación: La tamsulosina y sus metabolitos se excretan principalmente en la orina, un 9% de la dosis aproximadamente, en forma de medicamento inalterado. Después de una dosis única de tamsulosina en estado posprandial, y en pacientes en estado de equilibrio estacionario, se han observado vidas medias de eliminación de alrededor de 10 y 13 horas, respectivamente.

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad a hidrocloruro de tamsulosina, incluyendo medicamentos que inducen angioedema, o a alguno de los excipientes incluidos en la sección Datos farmacéuticos.

• Hipotensión ortostática observada con anterioridad (historia de hipotensión ortostática).

• Insuficiencia hepática grave.

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

Tamsulosina no está indicada para su uso en mujeres.

En estudios clínicos a corto y largo plazo con tamsulosina se han observado alteraciones de la eyaculación. Se han notificado en la fase postautorización eventos de alteraciones de la eyaculación, eyaculación retrógrada e incapacidad para eyacular.

REACCIONES ADVERSAS:

Sistema de clasificación de órganos

Frecuentes

( > 1/1 0 0, <1/10)

Poco frecuentes

(>1/1.000, <1/100)

Raras

(>1/10.000, <1/1.000)

Muy raras

(<1/10.000)

Frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles)

Trastornos del sistema nervioso

Mareos (1,3%)

Dolor de cabeza

Síncope

Trastornos cardiacos

Palpitaciones

Trastornos vasculares

Hipotensión postural

Alteraciones respiratorias, torácicas y del mediastino

Rinitis

Epistaxis

Trastornos oculares

Visión borrosa, alteración visual

Trastornos gastrointestinales

Estreñimiento, diarrea, náuseas, vómitos

Sequedad de boca

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

Rash, picor, urticaria

Angioedema

Síndrome de Stevens Johnson

Eritema multiforme, dermatitis exfoliativa

Trastornos del sistema reproductor y de la mama

Priapismo

Alteraciones de la eyaculación; eyaculación retrógrada, incapacidad para eyacular

Trastornos generales y alteraciones en el punto de administración

Astenia

Durante la intervención de cataratas, la situación de pupila pequeña, conocida como Síndrome del Iris Flácido Intraoperatorio (IFIS), se ha asociado con el tratamiento con tamsulosina durante la vigilancia del período post-comercialización (véase también Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Experiencia post-comercialización: además de los efectos adversos descritos anteriormente, se han notificado los siguientes efectos adversos asociados al uso de tamsulosina: fibrilación auricular, arritmia, taquicardia y disnea. Dado que estas notificaciones espontáneas vienen de la experiencia post-comercialización a nivel mundial, la frecuencia de estos efectos y el papel de tamsulosina en su causalidad no pueden ser evaluados con fiabilidad.

Notificación de sospechas de reacciones adversas: Es importante notificar sospechas de reacciones adversas al medicamento tras su autorización. Ello permite una supervisión continuada de la relación beneficio/riesgo del medicamento.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD DE CONDUCIR Y UTILIZAR MAQUINARIA:

No se dispone de estudios sobre los efectos y la capacidad para conducir o utilizar maquinaria. Sin embargo, en este aspecto los pacientes deben ser conscientes de la posible presentación de mareo.

INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

Los estudios de interacciones se han realizado sólo en adultos.

No se han observado interacciones en la administración simultánea de tamsulosina clorhidrato con atenolol, enalapril o teofilina. La administración concomitante de cimetidina da lugar a una elevación de los niveles en plasma de tamsulosina, mientras que la furosemida ocasiona un descenso, pero no es preciso ajustar la posología, ya que los niveles se mantienen dentro de los límites normales.

In vitro, la fracción libre de tamsulosina en plasma humano, no se ve modificada por diazepam, propranolol, ticlormetiazida, clormadinona, amitriptilina, diclofenaco, glibenclamida, simvastatina ni warfarina. Tampoco la tamsulosina modifica las fracciones libres de diazepam, propranolol, ticlormetiazida ni clormadinona.

El diclofenaco y la warfarina, sin embargo, pueden incrementar la tasa de eliminación de tamsulosina.

La administración concomitante de tamsulosina clorhidrato con inhibidores fuertes de CYP3A4 puede conducir a un aumento en la exposición a tamsulosina clorhidrato. La administración concomitante con ketoconazol (un conocido inhibidor potente de CYP3A4) resultó en un aumento del AUC y Cmax de tamsulosina clorhidrato de 2,8 y 2,2, respectivamente.

No se debe administrar tamsulosina clorhidrato en combinación con inhibidores fuertes de CYP3A4 en pacientes con fenotipo CYP2D6 metabolizador lento.

Tamsulosina clorhidrato se debe usar con precaución en combinaciones con inhibidores fuertes y moderados del CYP3A4 (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

La administración concomitante de tamsulosina clorhidrato con paroxetina, un inhibidor potente de CYP2D6, resultó en un incremento del Cmax y AUC de tamsulosina en 1,3 y 1,6, respectivamente, pero estos aumentos no se consideraron clínicamente relevantes.

La administración simultánea de otros antagonistas α1 adrenorreceptores podría dar lugar a efectos hipotensores.

DATOS PRECLÍNICOS SOBRE SEGURIDAD:

Se han realizado estudios de toxicidad a dosis única y múltiple en ratones, ratas y perros. Además, se ha examinado la toxicidad en la reproducción de ratas, la carcinogenicidad en ratones y ratas, y la genotoxicidad in vivo e in vitro.

El perfil general de toxicidad, observado a dosis altas de tamsulosina, coincide con las acciones farmacológicas ya conocidas de los bloqueantes α-adrenérgicos. Adosis muy altas se observaron alteraciones en el ECG de perros. Esta respuesta no se considera clínicamente relevante.

La tamsulosina no ha mostrado propiedades genotóxicas relevantes.

Se han detectado mayores cambios proliferativos en las glándulas mamarias de ratones y ratas hembra expuestas a tamsulosina. Se considera que estos hallazgos, que probablemente guardan una relación indirecta con la hiperprolactinemia y que sólo aparecen con dosis elevadas, carecen de importancia clínica.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:

Al igual que otros antagonistas α1 adrenorreceptores, en casos individuales puede producirse una reducción de la presión sanguínea durante el tratamiento con tamsulosina clorhidrato, que como resultado raramente puede provocar un síncope. Ante los primeros signos de hipotensión ortostática (mareo, sensación de debilidad), el paciente debe sentarse o recostarse hasta que los síntomas hayan desaparecido.

Antes de iniciar el tratamiento con tamsulosina clorhidrato, el paciente deber ser sometido a examen médico para descartar la presencia de otra enfermedad que pueda causar los mismos síntomas que la hiperplasia prostática benigna. Antes del tratamiento y posteriormente a intervalos regulares, se debe proceder a la exploración por tacto rectal y, en caso de necesidad, a la determinación del antígeno específico prostático (PSA).

El tratamiento de pacientes con insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina inferior a 10 ml/min) debe ser abordado con precaución, ya que estos pacientes no han sido estudiados.

Raramente se ha observado angioedema después del uso de tamsulosina. El tratamiento debe ser suspendido inmediatamente, el paciente debe ser monitorizado hasta que el angioedema desaparezca y la tamsulosina no debe ser readministrada.

El “Síndrome del Iris Flácido Intraoperatorio” (IFIS, una variante del síndrome de pupila pequeña) se ha observado durante la cirugía de cataratas en algunos pacientes en tratamiento o tratados previamente con tamsulosina clorhidrato. El IFIS podría incrementar el riesgo de complicaciones en el ojo durante y después de la intervención. La interrupción del tratamiento con tamsulosina clorhidrato 1-2 semanas antes de la intervención de cataratas se considera ocasionalmente útil, aunque aún no se ha establecido el beneficio de la interrupción del tratamiento. También se han notificado casos de IFIS en pacientes que suspendieron el tratamiento con tamsulosina durante un período de tiempo mayor antes de la intervención de cataratas.

No se recomienda el inicio del tratamiento con tamsulosina clorhidrato en pacientes a los que se ha programado una cirugía de cataratas .Durante la evaluación del preoperatorio, los cirujanos de cataratas y los equipos de oftalmología deben considerar si los pacientes que tienen programada una intervención de cataratas están siendo o han sido tratados con tamsulosina para asegurar que se tomarán las medidas apropiadas durante la intervención de cataratas para controlar el IFIS.

No se debe administrar tamsulosina clorhidrato en combinación con inhibidores fuertes del CYP3A4 en pacientes con fenotipo CYP2D6 metabolizador lento.

Tamsulosina clorhidrato se debe usar con precaución en combinaciones con inhibidores fuertes y moderados del CYP3A4 (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

Vía oral.

Una cápsula al día, administrada después del desayuno o de la primera comida del día. La cápsula debe ingerirse entera con un vaso de agua mientras se esté sentado o de pie (no recostado). La cápsula no debe romperse ni masticarse ya que esto interferiría en la liberación modificada del principio activo.

No es necesario un ajuste de las dosis en caso de trastorno de la función renal. No es necesario un ajuste de las dosis en pacientes con insuficiencia hepática de leve a moderada (ver Contraindicaciones).

Población pediátrica: No se ha establecido la seguridad y eficacia de tamsulosina clorhidrato en niños y adolescentes menores de 18 años. Los datos actualmente disponibles están descritos en la sección Propiedades farmacodinámicas.

Tamsulosina clorhidrato no tiene ninguna indicación adecuada para su uso en niños.

SOBREDOSIS:

Síntomas: Sobredosis con 5 mg de tamsulosina clorhidrato pueden potencialmente resultar en efectos hipotensores graves. Se han observado efectos hipotensores graves a diferentes niveles de sobredosis.

Tratamiento: En caso de producirse hipotensión aguda después de una sobredosis, debe proporcionarse soporte cardiovascular. La presión arterial y la frecuencia cardiaca se normalizan cuando el paciente adopta una posición en decúbito. En caso de que con esta medida no se consiga el efecto deseado, puede recurrirse a la administración de expansores del plasma y, en caso de necesidad, a vasopresores. Debe monitorizarse la función renal y aplicar medidas de soporte general. No es probable que la diálisis sea de alguna ayuda, ya que la tamsulosina presenta un elevado grado de unión a proteínas plasmáticas.

Pueden tomarse medidas, tales como la inducción del vómito, para impedir la absorción. Cuando se trate de cantidades importantes, se puede proceder a realizar un lavado gástrico y se puede administrar carbón activado y un laxante osmótico, como sulfato sódico.