Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
SUTRILNEO 5 Y 10 MG Comprimidos de liberación prolongada
Marca

SUTRILNEO 5 Y 10 MG

Sustancias

TORASEMIDA

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos de liberación prolongada

Presentación

Caja, Blíster, Comprimidos,

COMPOSICIÓN

Cada COMPRIMIDO DE LIBERACIÓN PROLONGADA de Sutrilneo 5 mg contiene

Torasemida 5 mg

Excipientes c.s.p.

Cada COMPRIMIDO DE LIBERACIÓN PROLONGADA de Sutrilneo 10 mg contiene

Torasemida 10 mg

Excipientes c.s.p.

Excipientes: goma guar, almidón de maíz, Dióxido de sílice coloidal, Estearato de Magnesio, Lactosa monohidrato, agua purificada c.s.p.

INDICACIONES

Tratamiento de la hipertensión arterial esencial, solo o en combinación con otros antihipertensivos.


ACCIÓN FARMACOLÓGICA

Estudios de micropunción en animales han revelado que torasemida actúa desde el interior de la luz de la porción gruesa ascendente del asa de Henle donde inhibe al sistema portador de Na+ /K /2CI-. Los estudios de farmacología clínica han confirmado este lugar de acción en los humanos, no habiendo sido demostrados efectos en otros segmentos de la nefrona. Por consiguiente, la actividad diurética guarda una mejor correlación con la velocidad de excreción del compuesto en la orina que con la concentración en sangre.

Torasemida aumenta la excreción urinaria de sodio, cloro y agua, pero no altera de modo importante la velocidad de filtración glomerular, caudal plasmático renal o equilibrio ácido-base. Con esta formulación de liberación prolongada, la diuresis empieza aproximadamente en el plazo de 1 hora, alcanzando su máximo a las 3-6 horas y se mantiene unas 8 a 10 horas. En sujetos sanos tratados con dosis única, la relación dosis-respuesta respecto de la excreción de sodio es lineal en la posología 2,5 a 20 mg. El aumento de excreción de potasio es despreciable después de una dosis única de hasta10 mg y sólo leve (5 a 15 mEq) consiguientemente a una de 20 mg. En estudios controlados se ha visto que en los pacientes con hipertensión arterial esencial, torasemida reduce la presión arterial cuando es administrada una vez al día a dosis de 5 a 10 mg. El efecto antihipertensivo es casi máximo al cabo de cuatro a seis semanas de tratamiento, pero puede seguir incrementándose hasta 12 más. Disminuyen las presiones sistólica y diastólica en posición supina y de pie. No hay efecto ortostático importante y sólo una mínima diferencia en la altura del máximo de reducción de presión. En un estudio en fase III en que se comparó la formulación de liberación inmediata de torasemida con la formulación de liberación prolongada, se demostró la no-inferioridad de esta última en el descenso de la presión arterial diastólica; siendo similares los descensos en la presión arterial sistólica. La formulación de liberación prolongada demostró una eficacia superior en el porcentaje de pacientes con presión arterial controlada (PAS<140 y PAD<90), tras 3 meses de tratamiento (64% en el grupo tratado con Torasemida liberación prolongada frente a 51 % en el grupo tratado con Torasemida liberación inmediata, p=0,013).

Cuando torasemida es administrada por primera vez, la excreción urinaria diaria de sodio aumenta durante al menos una semana. Sin embargo, con la administración crónica la pérdida diaria de sodio se equilibra con la ingesta dietaría. Si la administración de torasemida se detiene de golpe, la tensión arterial vuelve a los niveles pretratamiento, sin sobrepasarlos, en el curso de unos días. Torasemida ha sido administrada junto con bloqueadores b-adrenérgicos, antagonistas del calcio e inhibidores del enzima conversor de angiotensina (ECA). No han sido observadas interacciones adversas ni ha sido necesario ajuste alguno especial de la posología.

CONTRAINDICACIONES

- Hipersensibilidad conocida al principio activo a las sulfonilureas o a alguno de los excipientes de los comprimidos.

- Pacientes anúricos.

EMBARAZO

No se dispone de datos clínicos de torasemida en mujeres embarazadas expuestas.

Los estudios en animales no muestran efectos dañinos directos o indirectos sobre el embarazo, desarrollo embrional/fetal, parto o desarrollo posnatal.

Torasemida no debería utilizarse durante el embarazo excepto si fuera claramente necesario.


LACTANCIA

Se desconoce si torasemida se excreta en la leche humana. Dado que así ocurre con muchos compuestos, la administración de torasemida a la mujer en lactación debe proceder con precaución.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS

Incluso cuando se utiliza a las dosis recomendadas, torasemida puede alterar la capacidad de reacción e interferir la capacidad de conducir vehículos o manejar máquinas, hecho a tener en cuenta fundamentalmente al ingerir de forma simultánea alcohol.

REACCIONES ADVERSAS

Se comunicaron las siguientes reacciones adversas a las frecuencias indicadas:

Muy frecuentes (>1/10); frecuentes (>1/100, <1/100); poco frecuentes (>1/1.000, <1/100), raras (>1/10.000, <1/1.000); muy raras (<1/10.000), incluyendo notificaciones aisladas.

Trastornos nutricionales y del metabolismo: poco frecuentes: hipercolesterolemia, hiperlipidemia, polidipsia.

Trastornos del sistema nervioso: frecuentes: mareo, cefalea, somnolencia.

Poco frecuentes: calambres en extremidades inferiores.

Trastornos cardiacos: poco frecuentes: extrasístoles, palpitaciones, taquicardia.

Trastornos vasculares:poco frecuentes: rubor facial.

Trastornos respiratorios torácicos y del mediastino:

Poco frecuentes: hemorragia nasal.

Trastornos gastrointestinales: frecuentes: diarrea.

Poco frecuentes: dolor abdominal, flatulencias.

Trastornos renales y urinarios: frecuentes:aumento de la frecuencia miccional, polpoliuria, nicturia.

Poco frecuentes: urgencia urinaria.

Trastornos generales y del lugar de administración: poco frecuentes: astenia, sed, debilidad, cansancio, hiperactividad, nerviosismo.

Pruebas de laboratorio: poco frecuentes: aumento de los valores de plaquetas.

Se debe tener en cuenta otras reacciones adversas descritas para torasemida de liberación inmediata como náuseas, vómitos, hiperglucemia, hiperuricemia, hipopotasemia, hipovolemia, hipotensión, impotencia, trombosis de derivación, reacción cutánea y síncope.

Comunicar a su médico o a su farmacéutico cualquier reacción adversa que no estuviese descrita en el inserto.

INTERACCIONES

El efecto de torasemida sobre otros medicamentos en pacientes con hipertensión arterial esencial, torasemida ha sido administrado conjuntamente con b-bloqueantes, antagonistas del calcio e inhibidores de la ECA. En pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, torasemida ha sido administrada conjuntamente con glucósidos digitálicos, inhibidores de la ECA y nitratos orgánicos. Ninguno de estos usos combinados ha sido asociado con episodios adversos nuevos o inesperados.

Torasemida no afecta a la unión proteica de la glibenclamida ni de la warfarina ni al efecto anticoagulante de fenprocumona (derivado cumarinico próximo), como tampoco a la farmacocinética de la digoxina o del carvedilol (vasodilatador/b-bloqueador).

En sujetos sanos, la coadministración de torasemida se asoció con una importante reducción en el aclaramiento renal de la espironolactona, con incrementos correspondientes en el área bajo la curva (AUC). Sin embargo, la experiencia clínica indica que no se requiere ajuste alguno posológico de ninguno de estos agentes.

El efecto de otros medicamentos sobre torasemida Salicilatos: dado que torasemida y los salicilatos compiten por la secreción por los túbulos renales, los pacientes tratados con altas dosis de salicilatos pueden manifestar su toxicidad cuando torasemida se administra concomitantemente. Por otra parte, y aún cuando las posibles interacciones de la torasemida con agentes antiinflamatorios no asteroides (inclusive aspirina) no han sido estudiadas, la coadministración de estos agentes con otro diurético del asa de Henle (furosemida) ha sido ocasionalmente asociada con disfunción renal.

lndometacina: el efecto natriurético de torasemida (como el de muchos otros diuréticos) es parcialmente inhibido por la administración concomitante de indometacina. Este efecto ha sido demostrado respecto a torasemida en condiciones de restricción dietaría de sodio (50 mEq/día), pero no en presencia de una ingesta normal de sodio (150 mEq/día).

Cimetidina y espironolactona: el perfil farmacocinético y actividad diurética de torasemida no son alterados por cimetidina ni espironolactona.

Digoxina: se señala que la coadministración de digoxina aumenta el área bajo la curva de torasemida en un 50%, pero no hace necesario ajuste alguno de la dosis.

Colestiramina: el uso concomitante de torasemida y colestiramina no ha sido estudiado en humanos pero, en un estudio en animales, la coadministración de colestiramina redujo la absorción de torasemida administrada oralmente. Si torasemida y colestiramina son usadas concomitantemente no es recomendable su administración simultánea.

Probenecid: la coadministración de probenecid reduce la secreción de torasemida en el túbulo proximal y, por tanto, disminuye la actividad diurética de torasemida.

Litio: se sabe que otros diuréticos reducen el aclaramiento renal de litio, induciendo un alto riesgo de toxicidad, de modo que la coadministración de litio y diuréticos, de prescribirse, debe efectuarse con gran precaución. La coadministración de litio y torasemida no ha sido estudiada.

Antibióticos aminoglucosídicos y ácido etacrínico: se ha señalado que otros diuréticos aumentan el potencial ototóxico de los antibióticos aminoglucosídicos y del ácido etacrínico, en especial en presencia de función renal deficiente. Estas potenciales interacciones con torasemida no han sido estudiadas.

PRECAUCIONES

Valores de laboratorio

Potasio: en estudios con pacientes hipertensos torasemida disminuyó de forma leve los niveles séricos de potasio tras 12 semanas de tratamiento. En estudios comparativos con otros diuréticos, torasemida no afectó de forma significativa los niveles séricos de potasio. En estudios a largo plazo, tarasemida no alteró la potasemia.

Calcio: dosis únicas de torasemida aumentaron la excreción urinaria de calcio en sujetos normales, pero los niveles séricos de calcio aparecieron ligeramente incrementados en los ensayos de hipertensión de cuatro a seis semanas. En un estudio a largo plazo con pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, el cambio medio a 1 año en el calcio sérico fue una disminución de 0,10 mg/dl (0,02 mmol/L). Entre 426 pacientes tratados con torasemida durante un promedio de 11 meses no fue señalada como episodio adverso la hipocalcemia.

Magnesio: dosis únicas de torasemida en sujetos sanos determinaron un incremento en la excreción urinaria de magnesio, pero los niveles séricos de éste aparecieron ligeramente incrementados en ensayos de hipertensión de cuatro a seis semanas. En estudios de hipertensión crónicos, el cambio medio a 1 año en el magnesio sérico fue un incremento de 0,03 mg/dl (0,01 mmol/L). Entre 426 pacientes tratados con torasemida durante un promedio de 11 meses fue registrado un caso de hipomagnesemia (1,3 mg/dl [0,53 mmol/L]) como episodio adverso.

En un estudio clínico a largo plazo con torasemida en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, el cambio anual estimado en el magnesio sérico fue un incremento de 0,2 mg/dl (0,08 mmol/L), pero estos datos son desvirtuados por el hecho de que muchos de estos pacientes recibieron suplementos de magnesio.

En un estudio de cuatro semanas sin suplemento alguno de magnesio, niveles séricos de magnesio por debajo de 1,7 mg/dl (0,70 mmol/L) revelaron una frecuencia del 6% y 9% en los grupos tratados con 5 mg y 10 mg de torasemida, respectivamente.

Nitrógeno de la urea en sangre (BUN), creatinina y ácido úrico: Torasemida produce pequeños incrementos en estos parámetros de modo dosis-dependiente. En pacientes hipertensos tratados con 10 mg de torasemida a diario durante seis semanas, el incremento medio del nitrógeno de la urea en la sangre fue 1,8 mg/dl (0,6 mmol/L), de creatinina sérica 0,05 mg/dl (4 µmol/L) y de ácido úrico sérico 1,2 mg/dl (70 µmol/L). Escaso fue el cambio experimentado en estos parámetros con el tratamiento crónico, siendo reversibles al cesar el tratamiento.

Se ha señalado la ocurrencia de gota sintomática en pacientes tratados con torasemida, pero su incidencia ha sido similar a la observada en pacientes que recibieron placebo.

Glucosa: los pacientes hipertensos tratados con 10 mg diarias de torasemida experimentaron un incremento medio en la concentración sérica de glucosa de 5,5 mg/dl (0,3 mmol/L) al cabo de seis semanas de tratamiento con un aumento ulterior de 1,8 mg/dl (0,1 mmol/L) durante el año siguiente. Estudios crónicos con diabéticos han revelado que los valores medios de glucosa en ayunas no cambiaban significativamente frente a los basales. Han sido señalados casos de hiperglucemia, pero son raros.

Lípidos séricos: en los estudios controlados de hipertensión realizados a corto plazo, dosis diarias de 5, 10 y 20 mg de torasemida se asociaron con incrementos en el colesterol plasmático total de 4,4 y 8 mg/dl (0,10 a 0,20 mmol/L), respectivamente. Estos cambios remitieron a lo largo del tratamiento crónico.

En los mismos estudios a corto plazo de hipertensión, dosis diarias de 5, 10 y 20 mg de torasemida se asociaron con incrementos medios en los triglicéridos plasmáticos de 16, 13 y 71 mg/dl (0,15 a 0,80 nmol/L), respectivamente.

En estudios a largo plazo con torasemida en administración diaria a razón de 5 a 20 mg no fue observada diferencia alguna significativa frente a los valores lipídicos basales al cabo de un año de tratamiento.

Otros: en estudios crónicos con pacientes hipertensos, torasemida se ha asociado con pequeños incrementos medios en la hemoglobina, hematocrito y cifra de eritrocitos, así como en la de leucocitos y plaquetas, al igual que en la fosfatasa alcalina sérica. Aunque estadísticamente significativos, estos cambios carecieron de consecuencias médicas. No han sido observadas tendencias importantes en ninguno de los análisis de las enzimas hepáticos fuera de la fosfatasa alcalina.

Advertencias sobre excipientes: este medicamento contiene lactosa. Los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, con insuficiencia de lactasa de Lapp (insuficiencia observada en ciertas poblaciones de Laponia) o problemas de malabsorción de glucosa o galactosa no deben tomar este medicamento.


ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO

Advertencias

Enfermedad hepática con cirrosis y ascitis: Torasemida debe ser usado con cautela en pacientes con enfermedad hepática con cirrosis y ascitis dado que las alteraciones súbitas del equilibrio de líquidos y electrólitos pueden precipitar el coma hepático. En estos pacientes es mejor instaurar la diuresis con torasemida (o con cualquier otro diurético) en el hospital. Para evitar la hipopotasemia y la alcalosis metabólica debe usarse un antagonista de la aldosterona o compuesto ahorrador de potasio conjuntamente con la Torasemida.

Ototoxicidad: han sido observados tinnitus y pérdida de audición (en general con carácter reversible) tras administración de torasemida por vía oral, aunque no es seguro que estos episodios sean atribuibles al principio activo. También ha sido observada ototoxicidad en estudios animales con la inducción de muy altos niveles plasmáticos de torasemida.

Volemia y depleción de electrólitos: los pacientes tratados con diuréticos deben ser observados en cuanto a signos clínicos de desequilibrio electrolítico, hipovolemia o azoemia prerrenal, trastornos entre cuyos síntomas cuentan: sequedad de boca, sed, debilidad, aletargamiento, somnolencia, agitación, dolores musculares o calambres, miastenia, hipotensión, oliguria, taquicardia, náuseas y vómitos. La diuresis excesiva puede causar deshidratación, reducción del volumen sanguíneo y posiblemente trombosis y embolia, especialmente en pacientes de edad avanzada. En aquéllos que desarrollan desequilibrios de líquidos y electrólitos, hipovolemia o azoemia prerrenal, los cambios de laboratorio observados pueden incluir hiper- o hiponatremia, hiper- o hipocloremia, hiper- o hipopotasemia, anormalidades ácido-base y aumento del nivel de nitrógeno de la urea en sangre. De sobrevenir alguno de estos estados debe cesar la administración de torasemida hasta que la situación sea corregida, después de lo cual cabe reinstaurar torasemida a dosis más baja.

En estudios controlados en Estados Unidos y Europa, torasemida fue administrada a pacientes hipertensos a dosis de 5 ó 10 mg diarios. En seguimiento durante un año no fue observado cambio alguno en los niveles medios de potasio sérico. En insuficientes cardiacos congestivos, pacientes con cirrosis hepática o enfermedad renal tratados con torasemida a dosis superiores a las usadas en los ensayos antihipertensivos realizados fue observada con más frecuencia hipopotasemia dosis-dependiente.

En los pacientes con enfermedad cardiovascular, en especial en los tratados con glucósidos digitálicos, la hipopotasemia inducida por diuréticos puede constituir un factor de riesgo en el desarrollo de arritmias. El riesgo de hipopotasemia es máximo en pacientes con cirrosis hepática, en aquéllos que experimentan una intensa diuresis, en los que reciben un aporte inadecuado de electrólitos por vía oral y en los tratados concomitantemente con corticosteroides oACTH.

Se recomienda el seguimiento periódico del potasio sérico y otros electrólitos en los pacientes tratados con torasemida.

DOSIFICACIÓN

Los comprimidos son para administración por vía oral. Se ingieren con suficiente cantidad de líquido y deben tragarse enteros, y no triturarse o masticarse. Los comprimidos pueden ser administrados en cualquier momento respecto de las comidas a conveniencia.

Hipertensión: la dosis inicial habitual es de 5 mg diarios en dosis única. Si no se logra una reducción adecuada de la presión arterial en un plazo de cuatro a seis semanas, hay que aumentar la dosis a 10 mg diarios en toma única, y si con esta dosis no se obtiene una respuesta suficiente hay que añadir al régimen terapéutico un antihipertensivo adicional.

Ancianos: el ajuste posológico especial en personas de edad no es necesario.

Niños: la seguridad y eficacia en niños no han sido establecidas.

Insuficiencia renal: en pacientes con insuficiencia renal al aclaramiento renal de torasemida puede estar reducido. Por lo tanto, pueden ser necesarias dosis superiores para conseguir el efecto diurético deseado.

Insuficiencia hepática: en pacientes con insuficiencia hepática grave deberá considerarse que el mayor aclaramiento renal de torasemida se puede ver compensado con una menor natriuresis.

Comunicar a su médico o farmacéutico para cualquier aclaración sobre la utilización del producto.

SOBREDOSIS

No hay experiencia humana con sobredosis de torasemida, pero cabe prever que los signos y síntomas de sobredosis corresponderán a un excesivo efecto farmacológico: deshidratación, hipovolemia, hipotensión, hiponatremia, hipopotasemia, alcalosis hipoclorémica y hemoconcentración. El tratamiento de la sobredosis consistirá en la reposición de líquidos y electrólitos. No hay datos que sugieran artificios fisiológicos (p.e. para cambiar el pH de la orina) que puedan acelerar la eliminación de torasemida y sus metabolitos. Torasemida no es dializable, de modo que la hemodiálisis no acelera su eliminación.

Conservar a temperatura inferior a 30 ºC.

No utilizar después de la fecha de expira impresa en el envase.

Venta bajo receta médica.

Mantener fuera del alcance y vista de los niños.

Fabricado por: Laboratorios

FERRER INTERNACIONAL S. A.

España.