Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
ROCEPHIN Polvo para solución inyectable
Marca

ROCEPHIN

Sustancias

CEFTRIAXONA

Forma Farmacéutica y Formulación

Polvo para solución inyectable

Presentación

Caja, 1 Vial(es), Polvo, 2 Gramos

Caja, 1 Vial(es), Polvo, 500 Miligramos

Caja, 1,5 Viales, 500 Miligramos

Caja, 1,5 Viales, 2 Gramos

Caja, 1,5 Viales, 1 Gramos

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Principio activo: Ceftriaxona en la forma de sal disódica. Viales con 0,5 g, 1 g o 2 g de ceftriaxona en polvo.

Solvente para administración parenteral: La ampolla de solvente para inyección i.m. contiene solución de clorhidrato de lidocaína al 1%. Un mililitro de solvente para inyección i.m. contiene 10,66 mg de clorhidrato de lidocaína monohidrato, equivalentes a 10 mg de clorhidrato de lidocaína anhidro.

La ampolla de solvente para inyección i.v. contiene agua estéril para inyectable.

ROCEPHIN® contiene aproximadamente 83 mg (3,6 mEq) de sodio por gramo de ceftriaxona. Para consultar la lista completa de excipientes ver Lista de excipientes.


FORMA FARMACÉUTICA:

Polvo para solución inyectable.

Polvo para solución para perfusión.


LISTA DE EXCIPIENTES:

Cada AMPOLLA de solvente contiene:

• Vía Intramuscular: clorhidrato de lidocaína al 1% en agua para preparaciones inyectables.

• Vía intravenosa: agua estéril para inyectable.

GRUPO FARMACOLÓGICO/TERAPÉUTICO:

Cefalosporinas de tercera generación/Antibacterianos para uso sistémico.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Las infecciones causadas por microorganismos sensibles a la ceftriaxona, tales como:

• Infecciones del tracto respiratorio, en particular la neumonía e infecciones de garganta, nariz y oídos;

• Infecciones abdominales (peritonitis, infecciones de las vías biliares y del tracto gastrointestinal);

• Infecciones renales y de las vías urinarias;

• Infecciones de los genitales, incluida la gonorrea;

• Septicemia;

• Infecciones de los huesos, articulaciones, tejidos blandos, piel y heridas;

• Infecciones en pacientes cuyo sistema inmunitario está debilitado;

• Meningitis;

• La enfermedad de Lyme diseminada (estadios II y III).

Profilaxis perioperatoria de las infecciones en el caso de las intervenciones en el tracto gastrointestinal, vías biliares, aparato genitourinario, solo en casos de cirugía contaminada o potencialmente contaminada.

La recomendaciones oficiales concernientes al uso apropiado de antibióticos debe ser respetado, en particular las recomendaciones de empleo destinadas a prevenir el aumento de resistencia a los antibióticos.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Código ATC: J01DD04

Mecanismo de acción y propiedades farmacodinámicas: La eficacia bactericida de ceftriaxona resulta de la inhibición de la síntesis de la pared celular de la bacteria. Ceftriaxona posee in vitro un amplio espectro de acción frente a microorganismos Gram negativos y Gram positivos. La ceftriaxona se mantiene estable en una mayor medida, con respecto a la mayoría de β-lactamasas, tanto las penicilinasas como las cefalosporinasas, producidas por bacterias Gram positivas y Gram negativas.

La ceftriaxona es generalmente activa contra los siguientes microorganismos, tanto in vitro como durante infecciones clínicas (véase Indicaciones terapéuticas):

Microorganismos Aerobios Gram positivos

Valores promedio

CMI 50 * (mg/L)

CMI 90 ** (mg/L)

Staphylococcus aureus (sensible a meticilina)

4

4

Estafilococos coagulasa-negativos

4

16

Streptococcus pyogenes (β hemolítico, grupo A)

0,03

0,03

Streptococcus agalactia (β-hemolítico, grupo B)

≤0,06

0,06

Estreptococos, β-hemolítico (ni del grupo A ni del grupo B)

≤0,06

0,06

Streptococcus viridans

0,125

0,5

Streptococcus pneumoniae

≤0,06

0,06

* CMI 50 = concentración mínima inhibitoria con respecto al 50% de las cepas probadas **CMI 90 = concentración mínima inhibitoria con respecto al 90% de las cepas probadas.

Microorganismos aerobios Gram negativos

Valores promedio

CMI 50 (mg/L)

CMI 90 (mg/L)

Acinetobacter lwoffi

2

8

Acinetobacter anitratus1 (principalmente A. baumannii)

8

32

Aeromonas hydrophila

0,25

4

Alcaligenes faecalis

1

8

Alcaligenes odorans

≤0,25

0,5

Bacterias del género Alcaligenes

≤0,25

0,5

Borrelia burgdorferi

≤0,06

≤0,06

Burkholderia cepacia

2

16

Capnocytophaga spp.

≤0,06

4

Citrobacter diversus (incluyendo C. amalonaticus)

0,125

0,125

Citrobacter freundii 1

0,125

16

Escherichia coli

≤0,06

0,125

Enterobacter aerogenes 1

2

16

Enterobacter cloacae 1

0,5

16

Enterobacter spp.(otros) 1

0,25

32

Haemophilus ducreyi

0,004

0,004

Haemophilus influenzae

≤0,008

0,06

Haemophilus parainfluenzae

0,016

0,06

Hafnia alvei

0,125

2

Klebsiella oxytoca

≤0,06

0,125

Klebsiella pneumoniae 2

≤0,06

0,125

Moraxella catarrhalis (anteriormente Branhamella catarr.)

0,125

0,5

Moraxella osloensis

≤0,25

≤0,25

Moraxella spp.(otros)

≤0,25

≤0,25

Morganella morganii

0,06

1

Neisseria gonorrhoeae

≤0,008

0.06

Neisseria meningitidis

≤0,008

0,008

Pasteurella multocida

≤0,06

0.06

Plesiomonas shigelloides

≤0,06

0,06

Proteus mirabilis

≤0,06

0.06

Proteus penneri 1

1

64

Proteus vulgaris

≤0,06

2

Pseudomonas fluorescens 1

16

64

Pseudomonas spp. (otros) 1

8

16

Providencia rettgeri

≤0,06

2

Providencia spp.(otros)

≤0,06

0,5

Salmonella typhi

≤0,06

0,125

Salmonella spp.(tipo enteritidis)

≤0,06

0,06

Serratia marcescens

0,5

2

Serratia spp.(otros)

0,25

16

Shigella spp.

0,03

0,25

Vibrio spp.

≤0,06

0,25

Yersinia enterocolitica

≤0,125

0,125

Yersinia spp.(otros)

0,25

2

Microorganismos anaerobios

Valores promedio

CMI 50 (mg/L)

CMI 90 (mg/L)

Bacteroides spp.3 (sensibles a la bilis)

2

16

Clostridium spp.(sin el grupo C. perfringens)

2

16

Fusobacterium nucleatum

1

2

Fusobacterium spp.(Otros)

0,125

0,25

Gaffkia anaerobica (anteriormente Peptococcus)

0,125

1

Peptostreptococcus

0,125

1

La sensibilidad a la ceftriaxona puede ser determinada por la prueba de difusión (con disco) o por la prueba de dilución (caldo o agar), las técnicas estandarizadas se utilizan para la determinación de la resistencia, tales como las recomendadas por los Estándares Clínicos y de Laboratorio (CLSI). En cuanto a la ceftriaxona, CLSI ha establecido los límites siguientes para la interpretación de la prueba:

Sensibilidad

Sensibilidad media

Resistencia

Prueba de dilución Concentraciones inhibitorias en mg / L

≤8

16-32

≥64

Prueba de difusión (disco impregnado de ceftriaxona de 30 mcg) diámetro de la zona de inhibición en mm

≥21

20-14

≤13

Se debería analizar los microorganismos en discos de ceftriaxona, ya que las pruebas in vitro han demostrado que son activos contra ciertas cepas resistentes a los antibióticos, ellos mismos son resistentes a un disco de antibióticos de la clase de cefalosporinas.

En lugar de las recomendaciones del CLSI, otras normas estandarizadas, por ejemplo DIN o ICS, pueden ser usadas para determinar la resistencia.

Resistencias:

1)

Algunas cepas de las especies son resistentes a la ceftriaxona tras una depresión de β-lactamasas cromosómicas.

2)

Algunas cepas de Klebsiella pneumoniae son resistentes a la ceftriaxona después de la producción de β-lactamasas, de origen plasmídico

3)

Algunas cepas de Bacteroides spp. son resistentes a la ceftriaxona.

Muchas cepas de Bacteroides (incluyendo B. fragilis) productoras de β-lactamasas son resistentes a la ceftriaxona.

Clostridium difficile es resistente.

Algunas especies de Staphylococcus resistentes a la meticilina son resistentes a las cefalosporinas, incluida la ceftriaxona. En general, Enterococcus faecalis, Enterococcus faecium y Listeria monocytogenes son resistentes.

Muchas cepas de las bacterias aeróbicas gram-negativas con resistencia múltiple a otros antibióticos como aminopenicilinas y ureidopenicilinas, cefalosporinas y aminoglucósidos mayores son susceptibles a la ceftriaxona. Treponema pallidum es sensible in vitro y en animales. Los estudios clínicos muestran que la sífilis primaria y secundaria responden bien al tratamiento con ceftriaxona. Con pocas excepciones, los aislados clínicos de Pseudomonas aeruginosa son resistentes a la ceftriaxona.

Propiedades farmacocinéticas: Ceftriaxona muestra una cinética no lineal. Todos los parámetros farmacocinéticos, con la excepción de la vida media de eliminación, son dependientes de la dosis cuando se considera la concentración total (ceftriaxona libre y ceftriaxona unida a proteína), y aumentan en una medida inferior a la proporcional a la dosis. La ausencia de linealidad se debe a la saturación de la unión a las proteínas plasmáticas, y por tanto se observa en lo que respecta a la concentración plasmática total de ceftriaxona, pero no a la ceftriaxona libre (no unida a proteínas).

Absorción: Tras la inyección i.m. de 1 g de ceftriaxona, se alcanzó una concentración plasmática máxima de 81 mg/L al cabo de 2-3 horas. Se obtuvo una concentración de 168,1 ± 28,2 mg/L tras la perfusión de una dosis única i.v. de 1 g después de 30 minutos. La concentración obtenida después de 30 minutos fue de 256,9 ± 16,8 mg/L cuando la perfusión fue de una dosis i.v. única de 2 g.

Las áreas bajo la curva de concentración plasmática en función del tiempo después de la administración i.v. y la administración i.m. son las mismas. Esto significa que la biodisponibilidad de la ceftriaxona administrada por vía i.m. es de 100%.

Después de la administración de una inyección i.v. rápida de ceftriaxona de 500 mg y 1 g, la media de la concentración plasmática máxima de la ceftriaxona es de unos 120 mg/L y 200 mg/L, respectivamente. Tras la administración en perfusión i.v. de ceftriaxona en dosis de 500 mg, 1 g y 2 g, la concentración plasmática de ceftriaxona es de unos 80 mg/L, 150 mg/L y 250 mg/L, respectivamente. Después de la inyección i.m., la media de la concentración plasmática máxima de la ceftriaxona es aproximadamente la mitad de la observada cuando se administra por vía i.v. una dosis equivalente.

Distribución:

El volumen de distribución se sitúa entre 7 y 12 L.

Durante la administración intravenosa, la ceftriaxona se difunde rápidamente en el líquido intersticial, donde las concentraciones bactericidas contra organismos susceptibles persisten por más de 24 horas.

Después de la administración de una dosis de 1-2 g, ceftriaxona muestra una buena penetración en los tejidos y fluidos biológicos; las concentraciones superiores a las concentraciones mínimas inhibitorias requeridas en relación con la mayoría de los patógenos se midieron durante más de 24 horas en más de 60 tejidos y fluidos biológicos, incluyendo los pulmones, el corazón, tracto biliar, el hígado, el oído medio, la mucosa nasal, huesos, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural y líquido sinovial, así como la próstata.

Ceftriaxona se une de manera reversible a la albúmina de forma, y la unión disminuye a medida que la concentración aumenta. Por lo tanto, de 95% a una concentración plasmática inferior a 100 mg/L, la unión pasa a un 85% para una concentración de 300 mg/L. Debido al menor contenido de albúmina en el fluido intersticial, la fracción libre de ceftriaxona es mayor que en el plasma.

La ceftriaxona atraviesa las meninges, sobretodo cuando están inflamadas. La media de la concentración máxima de ceftriaxona en el líquido cefalorraquídeo (LCR) en pacientes con meningitis bacteriana es ≤ 25% de la concentración plasmática, en comparación con el 2% de la concentración plasmática en pacientes sin inflamación meníngea. La concentración máxima de ceftriaxona en el LCR se alcanza aproximadamente 4-6 horas después de la inyección i.v.

Ceftriaxona atraviesa las meninges inflamadas de los recién nacidos, lactantes y niños. En el líquido cefalorraquídeo (LCR), la concentración máxima se alcanza alrededor de 4 horas después de la administración i.v. y se eleva a un promedio de 18 mg/L a una dosis de 50-100 mg/kg. La concentración media en el LCR es 17% de la concentración plasmática durante la meningitis bacteriana y 4% durante la meningitis aséptica. Se midieron concentraciones mayores a 1,4 mg por litro de ceftriaxona en el LCR 24 horas después de la inyección i.v. de una dosis de ROCEPHIN® correspondiente a 50-100 mg por kg de peso corporal.

Entre los adultos que padecen de meningitis, la administración de 50 mg por kg permite alcanzar, en el espacio de 2 a 24 horas, concentraciones en el LCR varias veces superiores a las concentraciones mínimas inhibitorias requeridas para los microorganismos más comunes causante de meningitis.

Ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria. La ceftriaxona se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna (3-4% de la concentración plasmática de la madre después de 4-6 horas).

Metabolismo: La ceftriaxona no es metabolizada por el propio organismo; sólo después de ser excretada con la bilis en el lumen intestinal se transforma en metabolitos inactivos por la flora intestinal.

Eliminación:

El aclaramiento plasmático es de 10-22 mL/min.

El aclaramiento renal es de 5-12 mL/min.

La ceftriaxona se excreta sin cambios a un razón de 50-60% a través de los riñones y del 40-50% con la bilis.

La vida media plasmática en adultos es de aproximadamente 8 horas.

Farmacocinética en grupos especiales de pacientes: En los recién nacidos, aproximadamente el 70% de la eliminación se produce a través de los riñones. En los lactantes de menos de una semana y entre las personas mayores de 75 años, la vida media plasmática es de unas 2-3 veces mayor que en los adultos jóvenes en buen estado de salud. La vida media de la ceftriaxona es prolongada en los recién nacidos. Desde el nacimiento hasta los 14 días de vida, las concentraciones de ceftriaxona pueden aumentar más por factores como la filtración glomerular reducida y la alteración de la unión a las proteínas. Durante la infancia, la semivida es menor que en los recién nacidos o los adultos.

El aclaramiento plasmático y el volumen de distribución de la ceftriaxona total son mayores en los recién nacidos, lactantes y niños que en los adultos.

En los pacientes con insuficiencia renal o trastorno de la función hepática de intensidad baja a moderada, la farmacocinética de ceftriaxona se modifica sólo ligeramente y la vida media de eliminación se prolonga ligeramente (menos de 2 veces), incluso en pacientes con una grave afectación de la función renal. Sólo cuando la función renal está afectada, hay un aumento en la eliminación de ceftriaxona en la bilis; sin embargo, si sólo la función hepática se deteriora, la eliminación por vía renal aumenta.

El leve aumento de la semivida en la insuficiencia renal se explica por la elevación compensatoria del aclaramiento no renal, que da lugar a una disminución de la unión a las proteínas y al aumento correspondiente del aclaramiento no renal de la ceftriaxona total.

En pacientes con insuficiencia hepática, la semivida de eliminación de la ceftriaxona no aumenta, debido a la elevación compensatoria del aclaramiento renal. Esto se debe también a que la fracción de ceftriaxona libre en plasma se eleva, lo que contribuye al aumento paradójico del aclaramiento total del fármaco observado, con un incremento del volumen de distribución paralelo al del aclaramiento total.

Datos preclínicos sobre seguridad:

Teratogenicidad: Ningún efecto embriotóxico o teratogénico de ROCEPHIN® se ha demostrado en estudios en ratones, ratas y monos.

CONTRAINDICACIONES:

Hipersensibilidad: ROCEPHIN® está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a los antibióticos del grupo de las cefalosporinas, ceftriaxona o a cualquiera de sus excipientes. Los pacientes que hayan presentado anteriormente reacciones de hipersensibilidad a la penicilina o a otros betalactámicos también pueden desarrollar reacciones alérgicas a ROCEPHIN® (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo, Hipersensibilidad).

Lidocaína: Antes de la inyección i.m. de ceftriaxona, cuando se use una solución de lidocaína como solvente, se debe descartar que existan contraindicaciones para usar lidocaína (ver Posología y forma de administración). Las soluciones de ceftriaxona que contengan lidocaína nunca deben administrarse por vía i.v.

Recién nacidos:

En recién nacidos en caso de;

• Hiperbilirrubinemia, debido al riesgo de encefalopatía a consecuencia del desplazamiento de la bilirrubina de su unión a la albúmina sérica por ceftriaxona.

• Tratamiento con calcio parenteral, debido al riesgo de lesiones fatales en los riñones y pulmones a consecuencia de la precipitación de sales de calcio por ceftriaxona.

Prematuros:

• Debido al riesgo de encefalopatía por bilirrubina no deben ser tratados con ceftriaxona; los estudios in vitro han demostrado que la ceftriaxona puede desplazar a la bilirrubina de la albúmina del suero y producir encefalopatía por bilirrubina en estos pacientes.

• ROCEPHIN® está contraindicado en recién nacidos prematuros hasta una edad postmenstrual de 41 semanas (edad gestacional + edad cronológica).

Se ha notificado un pequeño número de casos con desenlace mortal en neonatos que habían recibido ROCEPHIN® y soluciones con calcio, en los que se observó un material cristalino en los pulmones y los riñones al realizar la autopsia. En algunos de estos casos se utilizó la misma vía de perfusión i.v. para ROCEPHIN® y los líquidos con calcio, y en algunos se observó un precipitado en la vía de perfusión i.v. Se ha descrito al menos el fallecimiento de un neonato al que se le habían administrado ROCEPHIN® y soluciones con calcio en diferentes momentos y por vías intravenosas distintas; en este neonato no se observó material cristalino en la autopsia. No se han notificado casos similares en pacientes que no fueran neonatos (ver Reacciones adversas).

En neonatos, la ceftriaxona no debe ser co-administrado con soluciones endovenosas que contienen calcio, incluyendo aquellas soluciones de nutrición parenteral de perfusión continua por el riesgo de precipitaciones. Se han descrito casos de reacciones fatales por precipitados en pulmones y riñones por la interacción Ceftriaxona-Calcio. En algunos casos las vías de perfusión de ambos productos fueron diferentes.

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

Embarazo: Ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria (verPropiedades farmacocinéticas: Distribución”). No hay estudios controlados que se hayan realizado durante el embarazo. Aunque los estudios preclínicos no han revelado ninguna propiedad mutagénica o teratogénica, ROCEPHIN® no debe administrarse durante el embarazo, especialmente durante los tres primeros meses, cuando sea indicado formalmente.

Lactancia: Dado que la ceftriaxona se excreta en la leche materna, incluso si es sólo en pequeñas cantidades, la preparación no debe utilizarse durante la lactancia. Se debe interrumpir la lactancia, si el tratamiento es absolutamente necesario.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS:

No se han realizado estudios correspondientes.

La capacidad para conducir y utilizar máquinas puede verse afectada por ROCEPHIN®, por posibles reacciones adversas tales como mareos. Los pacientes deben ser cautelosos cuando conduzcan o utilicen máquinas.

REACCIONES ADVERSAS:

Durante el tratamiento con ROCEPHIN®, se observaron los siguientes efectos secundarios que fueron reversibles espontáneamente o después de suspender el tratamiento:

Infecciones:

• Raras: micosis del tracto genital, sobreinfección por organismos no susceptibles.

Circulación sanguínea y linfática:

• Frecuentes: eosinofilia, leucopenia, granulocitopenia, anemia hemolítica, trombocitopenia, prolongación del tiempo de tromboplastina.

• Raras: aumento de la creatinina sérica.

• Muy raras: trastornos de la coagulación.

Se reportaron casos aislados muy raros de agranulocitosis (<500/mm3), la mayoría de ellos se manifestaron después de la administración de dosis total de 20 g o más.

El recuento sanguíneo debe ser regularmente controlado durante un tratamiento prolongado. Se informó de una ligera prolongación del tiempo de protrombina.

Trastornos gastrointestinales:

• Frecuentes: heces blandas/diarrea, náuseas, vómitos, estomatitis, glositis.

• Raras: pancreatitis, posiblemente causada por una obstrucción de las vías biliares. La mayoría de estos pacientes presentaron factores de riesgo de colestasis y microlitiasis biliar como por ejemplo una intervención quirúrgica mayor, enfermedad grave o nutrición exclusivamente parenteral. No se excluye que el ROCEPHIN® pueda jugar un rol en la formación de precipitados biliares como un factor desencadenante o como un cofactor.

• Muy raras: enterocolitis pseudomembranosa.

Hígado y la vesícula biliar:

• Muy frecuentes: precipitación sintomática de sal cálcica de ceftriaxona en la vesícula biliar de niños, la colelitiasis reversible en niños, kernícterus. Esta perturbación sólo se produce rara vez en los adultos (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo)

• Frecuentes: elevaciones séricas de las enzimas hepáticas (SGOT, SGPT, fosfatasa alcalina).

Trastornos de la piel:

• Frecuentes: exantema, dermatitis alérgica, prurito, urticaria, edema.

• Muy raras: Pustulosis exantematosa generalizada aguda, reacciones cutáneas graves (eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson o síndrome de Lyell/necrólisis epidérmica tóxica).

Trastornos del sistema nervioso: Convulsiones

Trastornos renales y urinarios:

• Raras: oliguria, hematuria, glucosuria.

• Muy raras: precipitaciones en los riñones, por lo general en niños mayores de tres años que recibieron dosis diarias altas (≥80 mg/kg/día, por ejemplo) o dosis globales superiores a 10 g y que también presentan otros varios factores de riesgo (ingesta reducida de líquidos, reposo en cama, etc.). Esta manifestación puede ser sintomática o asintomática y puede provocar una obstrucción uretral e insuficiencia renal aguda post-renal; aunque suele ser reversible al suspender el tratamiento con ROCEPHIN®.

Trastornos generales y reacciones en el lugar de administración:

• Raros: cefaleas, mareos, fiebre, escalofríos, reacciones anafilácticas o anafilactoides.

La aparición de reacciones inflamatorias de la pared venosa después de la administración i.v., dolor en el lugar de la inyección. Una inyección lenta (durante dos a cuatro minutos) permite minimizar esta reacción.

La inyección intramuscular sin solución de lidocaína es dolorosa.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos:

• Raros: Broncoespasmo.

Interacciones con calcio: Se han realizado dos estudios in vitro para examinar la interacción entre ceftriaxona y calcio, uno utilizando plasma de adultos y el otro, plasma derivado de la sangre del cordón umbilical de recién nacidos. Fueron utilizadas las concentraciones de ceftriaxona que alcanzan hasta 1 mM (el exceso de concentración es alcanzado in vivo mediante la perfusión de 2 g de ceftriaxona en 30 minutos) en asociación con concentraciones de calcio que alcanzan hasta 12 mM (48 mg/dL). La recuperación plasmática de ceftriaxona se redujo a concentraciones de calcio iguales o superiores a 6 mM (24 mg/dL) en el plasma de los adultos, y a concentraciones mayores o iguales a 4 mM (16 mg/dL) en el plasma de los recién nacidos. Esto puede reflejar la formación de precipitados de calcio-ceftriaxona.

Se han notificado un pequeño número de casos con desenlace mortal en recién nacidos que habían recibido ROCEPHIN® y líquidos con calcio, en los que se observó un material cristalino en los pulmones y los riñones al realizar la autopsia. En algunos de estos casos se utilizó la misma vía intravenosa de perfusión para ROCEPHIN® y las soluciones que contenían calcio; y en algunos casos, se encontró un precipitado en la vía de perfusión intravenosa. Se ha descrito al menos el fallecimiento de un recién nacido, al cual se le había administrado ROCEPHIN® y soluciones que contenían calcio en diferentes momentos y por vías intravenosas distintas; en este recién nacido no se encontró material cristalino en la autopsia. No se han notificado casos similares en pacientes que no fueran recién nacidos (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Los pacientes deben comunicar cualquier reacción adversa que no estuviese descrita en el inserto a su médico o su químico farmacéutico.

INCOMPATIBILIDADES:

ROCEPHIN® no debe añadirse a soluciones que contengan calcio, tales soluciones Hartmann y Ringer. Ceftriaxona es incompatible con amsacrina, vancomicina y fluconazol, así como con aminoglucósidos.

ROCEPHIN® no se puede ser mezclado con los medicamentos mencionados en “Notas acerca de su uso”.


INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

Hasta la fecha, no se ha observado ningún caso de alteración de la función renal después de la administración concomitante de dosis elevadas de ROCEPHIN® y diuréticos potentes, como por ejemplo furosemida. Existen pruebas contradictorias respecto a la posibilidad de que aumente la toxicidad renal de los aminoglucósidos cuando se utilizan junto con cefalosporinas. En tales casos, se debe observar estrictamente la recomendación de vigilar la concentración de aminoglucósidos y la función renal en la práctica clínica. Ningún efecto del tipo de disulfiram pudo detectarse después que el alcohol fue absorbido después de la administración de ceftriaxona. Ceftriaxona no contiene ninguna fracción de N-metiltiotetrazol, lo que podría conducir a una intolerancia al etanol así como problemas hemorrágicos, como es el caso con algunas otras cefalosporinas.

El probenecid no tiene ninguna influencia sobre la eliminación de ceftriaxona.

No existe ninguna evidencia de un aumento de la toxicidad renal de los aminoglucósidos por ceftriaxona. Sin embargo, las dos preparaciones deben ser administradas por separado (ver Incompatibilidades).

Los bacteriostáticos pueden interferir negativamente con el efecto bactericida de las cefalosporinas. Durante un estudio in vitro, los efectos antagonistas fueron observados con una asociación de cloranfenicol y ceftriaxona.

No deben utilizarse diluyentes que contengan calcio, como la solución de Ringer o la solución de Hartmann, para reconstituir los viales de ROCEPHIN® o para sub-diluir un vial reconstituido para administración i.v., ya que podrían formarse precipitados. Se pueden producir también precipitados de ceftriaxona cálcica cuando ROCEPHIN® se mezcla con las soluciones que contienen calcio en la misma vía de administración. ROCEPHIN® no debe utilizarse al mismo tiempo con soluciones de perfusión que contienen calcio, incluyendo las infusiones continuas que contienen calcio a través de un sistema Y; como por ejemplo, en el caso de nutrición parenteral. Con excepción de los recién nacidos, en otros pacientes, sin embargo, se pueden utilizar sucesivamente las soluciones que contienen calcio y ROCEPHIN®, si las vías de perfusión se lavan cuidadosamente con una solución compatible entre las infusiones. En los estudios in vitro realizados en el plasma de adultos y en sangre del cordón umbilical de recién nacidos, un riesgo elevado de precipitados de calcioceftriaxona fue evidenciado en los pacientes recién nacidos (ver Posología y forma de administración y Contraindicaciones).

No hay informes a la fecha, sobre la precipitación intravascular o pulmonar en pacientes tratados con ceftriaxona y soluciones intravenosas que contienen calcio que no sean recién nacidos. Sin embargo existe esta posibilidad; por lo tanto, ceftriaxona y las soluciones que contienen calcio, incluyendo infusiones continuas como nutrición parenteral, no deben ser mezcladas o coadministradas a ningún paciente independientemente de la edad, aun cuando se utilice una vía en lugares diferentes.

Las soluciones o productos que contienen calcio se deben administrar después de 48 horas de la administración de ceftriaxona.

No se han reportado interacciones entre ceftriaxona y preparaciones que contengan calcio administrados por vía oral o entre ceftriaxona intramuscular y preparaciones que contengan calcio (por vía intravenosa u oral).

El uso concomitante de ceftriaxona y antagonistas de la vitamina K puede aumentar el riesgo de hemorragia. Se deben vigilar con frecuencia los parámetros de la coagulación, y se ajustará la dosis de anticoagulantes convenientemente, tanto durante el tratamiento con ceftriaxona como después del mismo (ver Reacciones adversas).

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:

Hipersensibilidad: Como ocurre con otras cefalosporinas, se han descrito reacciones anafilácticas con desenlace mortal, incluso en casos en que no se sabía que el paciente fuera alérgico o hubiera estado expuesto previamente. En presencia de tales reacciones, se interrumpirá inmediatamente la administración de ROCEPHIN® y se instaurará un tratamiento adecuado. Antes de comenzar el tratamiento, se debe determinar si el paciente tiene antecedentes de reacciones de hipersensibilidad a la ceftriaxona, a otras cefalosporinas o a cualquier otro tipo de betalactámico. Se debe actuar con cautela si se administra ceftriaxona a pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a otros betalactámicos. La ceftriaxona puede prolongar el tiempo de tromboplastina. Cuando hay una supuesta deficiencia de vitamina K, se recomienda controlar el valor de Quick.

Anemia hemolítica: Se han observado casos de anemia hemolítica de origen inmunitario en pacientes tratados con antibacterianos cefalosporínicos, incluyendo ROCEPHIN®. Se han descrito casos graves de anemia hemolítica, algunos de ellos mortales, durante el tratamiento tanto de adultos como de niños. Si un paciente desarrolla anemia durante el tratamiento con ceftriaxona, se debe considerar el diagnóstico de anemia asociada a cefalosporinas y retirar la ceftriaxona hasta que se haya determinado su etiología.

Diarrea por Clostridium difficile (CDAD): Se han reportado diarrea asociadas a Clostridium difficile (CDAD) en el contexto del uso de casi todos los principios activos antibacterianos incluyendo ROCEPHIN®; éstas pueden comprender diarreas moderadas hasta una colitis fatal. El tratamiento con sustancias activas antibacterianas modifican la flora fisiológica del colon, lo que induce un sobrecrecimiento de C. difficile.

C. difficile produce toxinas A y B que contribuyen al desarrollo de CDAD. Las cepas de C. difficile producen estas toxinas en exceso que son la causa de mayor morbilidad y mortalidad, ya que estas infecciones pueden ser refractarias al tratamiento antibiótico y potencialmente inducen una colectomía. Se debe considerar una CDAD en todos los pacientes que desarrollan diarrea después del uso de antibióticos. Es necesario realizar una anamnesis cuidadosa, la CDAD puede aparecer hasta dos meses después del uso de ingredientes activos antibacterianos.

Si se sospecha o confirma una CDAD, quizá sea necesario suspender el tratamiento antibiótico que se está administrando y que no actúa contra C. difficile. Los requerimientos clínicos determinarán la necesidad de ingesta de líquidos y electrolitos suficientes, suplemento proteíco, tratamiento antibiótico contra C. difficile y una evaluación quirúrgica. Los inhibidores peristálticos están contraindicados en este caso.

Sobreinfección: Durante el tratamiento prolongado con ROCEPHIN®, los microorganismos no sensibles pueden proliferar. La observación cuidadosa del paciente es; por lo tanto, esencial. Si se produce una sobreinfección durante el tratamiento, se deben tomar las medidas apropiadas.

Precipitados de ceftriaxona cálcica: Ceftriaxona no se debe mezclar o administrar simultáneamente con soluciones o productos que contienen calcio, aun cuando su administración se realice por diferentes vías de perfusión.

En ecografías de la vesícula biliar se han detectado sombras acústicas, malinterpretadas como cálculos biliares, por lo general tras administrar dosis superiores a la dosis habitual recomendada (≥ 1 g por día). Estas sombras son, sin embargo, precipitados de ceftriaxona cálcica, que desaparecen una vez concluido el tratamiento o tras retirar ROCEPHIN®.

Se han descrito casos de reacciones fatales con los precipitados de calcio-ceftriaxona en pulmón y riñones en recién nacidos a término y prematuros. En algunos casos la vía de perfusión y los tiempos de administración de las soluciones fueron diferentes. Por esa razón las soluciones intravenosas que contienen iones de calcio no se deben administrar en el plazo de 48 horas pasada la administración de ceftriaxona (Ver Contraindicaciones).

En otros grupos de edad, no se tiene conocimiento de casos de precipitaciones intravasculares de sales cálcicas de ceftriaxona después de la administración simultánea de ceftriaxona y soluciones de calcio por vía intravenosa. Sin embargo, se renunciará en todos los pacientes a una administración simultánea.

En raras ocasiones, estas observaciones fueron acompañadas por síntomas. En los casos sintomáticos, se recomienda un tratamiento conservador no quirúrgico. La interrupción del tratamiento con ROCEPHIN® en los casos sintomáticos se debe dejar a discreción del médico.

Pancreatitis: Se han reportado casos raros de pancreatitis de origen posiblemente colestásico en pacientes tratados con ROCEPHIN®. En la consulta, la mayoría de los pacientes presentaron factores de riesgo de colestasis y litiasis biliar, tales como pre-tratamiento significativo, enfermedad grave o alimentación exclusivamente parenteral. En este contexto, no se puede excluir que las precipitaciones provocadas por ROCEPHIN® en la vesícula biliar juegan el rol de factor desencadenante o como cofactor.

Pacientes pediátricos: Se ha demostrado la seguridad y eficacia de ROCEPHIN® en recién nacidos, lactantes y niños con las dosis indicadas en el apartado posología y forma de administración 2. En diversos estudios se ha evidenciado que la ceftriaxona, al igual que otras cefalosporinas, puede desplazar a la bilirrubina de la unión a la albúmina sérica. Ceftriaxona puede desplazar a la bilirrubina de su unión a la albúmina sérica. El tratamiento no está indicado en el recién nacido con hiperbilirrubinemia (ver Contraindicaciones).

Los recién nacidos con hiperbilirrubinemia, especialmente los prematuros, no deben ser tratados con ceftriaxona.

En recién nacidos, ceftriaxona no se debe administrar simultáneamente con productos o soluciones que contienen calcio debido al riesgo de precipitación ceftriaxona-calcio.

Control del hemograma: En caso de tratamiento prolongado, los análisis de sangre completos deberán ser efectuados regularmente.

Se debe tener precaución en pacientes con insuficiencia renal tratados simultáneamente con aminoglucósidos o diuréticos.

Ceftriaxona no debe mezclarse o administrarse simultáneamente con soluciones que contienen iones de calcio o incluso cuando las dos soluciones son administradas por vías de perfusión distintas. Se han descrito casos de reacciones fatales debido a la precipitación de sales cálcicas de ceftriaxona en los riñones y pulmones de los recién nacidos, incluyendo cuando se administraron soluciones de ceftriaxona y calcio que habían sido administradas por vías separadas y en diferentes momentos. Por lo tanto, no se debe administrar por vía intravenosa soluciones que contienen iones de calcio en recién nacidos durante al menos 48 horas después de la última administración de ROCEPHIN® (ver Contraindicaciones).


PRECAUCIONES ESPECIALES DE ELIMINACIÓN:

La eliminación de los medicamentos no utilizados o caducados

La eliminación de las preparaciones farmacéuticas en el medio ambiente se reducirá al mínimo. Los medicamentos no deben ser eliminados en aguas residuales y se deben evitar desechar junto con la basura doméstica. Al final del tratamiento o cuando los medicamentos caduquen, los medicamentos no utilizados deben ser reportados en su envase original en el lugar de almacenaje (médico o farmacéutico); para que puedan ser eliminados adecuadamente.

Se recomienda consultar al médico o químico farmacéutico, según proceda, para cualquier aclaración sobre la utilización del producto.

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

Dosis: No se debe utilizar diluyentes que contengan calcio, como solución de lactato de Ringer o solución de Hartmann para reconstituir ceftriaxona, ya que se puede producir precipitado.

Adultos y niños mayores de doce años: La dosis habitual es de 1-2 g de ceftriaxona una vez al día (cada 24 horas). En infecciones graves o en infecciones causadas por microorganismos moderadamente sensibles, la dosis puede aumentarse hasta 4 g una vez al día.

Recién nacidos, lactantes y niños hasta los doce años de edad: Los esquemas posológicos siguientes se aplican a la administración de una dosis única diaria:

Recién nacidos (hasta 14 días): Una dosis diaria de 20-50 mg/kg de peso corporal; que no exceda de 50 mg por kg. No es necesario hacer una distinción entre prematuros y niños nacidos a término.

ROCEPHIN® está contraindicado en recién nacidos prematuros hasta una edad post-menstrual de 41 semanas (edad gestacional + edad cronológica) (ver Contraindicaciones).

ROCEPHIN® está contraindicado en los recién nacidos (≤28 días) que necesitan (o probablemente requieran) de tratamiento con soluciones intravenosas que contengan calcio, incluyendo infusiones continuas de soluciones de calcio, por ejemplo, para nutrición parenteral, debido al riesgo de formación de precipitados de ceftriaxona cálcica (ver Contraindicaciones).

Lactantes y niños (desde 15 días a 12 años): Una dosis diaria de 20-80 mg/kg.

En los niños con un peso corporal de 50 kg o más, se debe utilizar la dosis usual para adultos. La administración intravenosa de dosis iguales o superiores a 50 mg por kg de peso corporal debe administrarse en perfusión de 30 minutos como mínimo. En los recién nacidos, las dosis i.v. se administrarán durante 60 minutos para reducir el riesgo de encefalopatía bilirrubínica.

Ancianos: En el caso de los pacientes geriátricos no se requiere modificar la dosis recomendada para los adultos, siempre y cuando no presenten concomitantemente insuficiencia renal e insuficiencia hepática de carácter grave.

Duración del tratamiento: La duración del tratamiento depende de la indicación y de la evolución de la enfermedad.

Terapia asociada: En condiciones experimentales se ha evidenciado un efecto sinérgico entre ROCEPHIN® y los aminoglucósidos frente a numerosas bacterias gram-negativas. Aunque el aumento de la eficacia de tal asociación no siempre sea previsible, se debe tener en cuenta las infecciones graves y potencialmente mortales por microorganismos como Pseudomonas aeruginosa. Tomando en cuenta su incompatibilidad física, los dos fármacos deben administrarse por separado en sus respectivas dosis.

También se ha observado incompatibilidad química con la administración por vía i.v. de amsacrina, vancomicina y fluconazol.

Instrucciones especiales para la dosificación:

Meningitis: En los casos de meningitis bacteriana en lactantes y niños, el tratamiento se inicia con dosis de 100 mg/kg (no más de 4 g) una vez al día. Una vez que el germen fue identificado y se determine su sensibilidad, la posología puede ser reducida. Los mejores resultados se obtuvieron con los siguientes periodos de tratamiento:

Neisseria meningitidis

4 días

Haemophilus influenzae

6 días

Streptococcus pneumoniae

7 días

Enfermedad de Lyme: La dosis en el caso de la enfermedad de Lyme es de 50 mg por kg, máximo 2 g, en niños y adultos, administrado una vez al día durante 14 días.

Gonorrea: En el tratamiento de la gonorrea (cepas productoras o no de penicilinasas), se recomienda proceder con la administración única de 0,25 g de ROCEPHIN® por vía i.m.

Profilaxis perioperatoria: Para evitar las infecciones postoperatorias en cirugías contaminadas o susceptibles a serlo, se recomienda, en función del riesgo de infección, administrar una dosis única de 1-2 g de ROCEPHIN® 30-90 minutos antes de la intervención. Durante las intervenciones colorrectales, ha demostrado ser eficaz la administración simultánea de ROCEPHIN® y un derivado de 5-nitroimidazol, como ornidazol por ejemplo.

Trastornos de las funciones renal y hepática: En pacientes que presentan un trastorno de la función renal, no es necesario reducir la dosis de ROCEPHIN®, siempre que la función hepática no se vea afectada. Sólo en casos de insuficiencia renal pre-terminal (aclaramiento de la creatinina <10 mL/min) la dosis diaria de ceftriaxona no deberá ser superior a 2 g.

En los pacientes dializados, ninguna administración suplementaria es necesaria después de la diálisis. Incluso debería monitorizarse las concentraciones plasmáticas, ya que la velocidad de eliminación puede ser más lenta en estos pacientes.

No exceda de 2 g/día en pacientes dializados.

En pacientes con enfermedad hepática, no es necesario reducir la dosis de ROCEPHIN®, siempre que la función renal no se vea alterada.

En caso de trastorno concomitante grave de la función renal y hepática, las concentraciones plasmáticas de ceftriaxona deben ser controladas a intervalos regulares, se recomienda hacer un seguimiento clínico estrecho de la seguridad y la eficacia. Pueden ser necesarios ajustes de las dosis, ya que la velocidad de eliminación puede ser más lenta en estos pacientes.

Instrucciones para la administración: verDatos farmacéuticos/Notas sobre su uso”.


VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

• Inyección intramuscular (i.m.).

• Inyección intravascular (i.v.).

• Perfusión intravenosa.

SOBREDOSIS:

En caso de sobredosis, la concentración plasmática del producto no puede reducirse por hemodiálisis o diálisis peritoneal. El tratamiento de la sobredosis debe ser sintomático.

PERÍODO DE VALIDEZ:

36 meses.

El producto no deberá ser utilizado si la fecha de expiración (EXP), que figura en el envase del producto, no se encuentra vigente.

INFLUENCIA DE LOS MÉTODOS DE DIAGNÓSTICO: En los pacientes tratados con ROCEPHIN®, en casos raros, la prueba de Coombs puede dar resultados falsos positivos. Al igual que otros antibióticos, ROCEPHIN® puede dar lugar a resultados falsos positivos en las pruebas para galactosemia.

Del mismo modo, los métodos no enzimáticos para la determinación de glucosa en orina pueden dar resultados falsos positivos. Por lo tanto, cualquier determinación de glucosuria realizada durante el tratamiento con ROCEPHIN® debe ser de acuerdo a un método enzimático.

La presencia de ceftriaxona puede reducir falsamente los valores de glucemia calculados que se obtienen con algunos medidores de la glucemia. Deben consultarse las instrucciones de uso de cada sistema, y se utilizarán métodos de análisis alternativos si fuera preciso.

PRESENTACIÓN::

ROCEPHIN® 2 g: Caja x 1 vial de vidrio con polvo.

ROCEPHIN® 1 g I.M.: Caja x 1 y 5 viales de vidrio con polvo + 1 y 5 ampollas con solvente.

ROCEPHIN® 1 g I.V.: Caja x 1 y 5 viales de vidrio con polvo + 1 y 5 ampollas con solvente.

ROCEPHIN® 500 mg I.M.: Caja x 1 vial de vidrio con polvo + 1 ampolla con solvente.

ROCEPHIN® 500 mg I.V.: Caja x 1 y 5 viales de vidrio con polvo + 1 y 5 ampollas con solvente

Medicamento: guárdese fuera del alcance de los niños

ROCHE PERÚ

PRECAUCIONES ESPECIALES DE CONSERVACIÓN:

No conservar a temperatura superior a 30°C, mantener el vial en el embalaje exterior, lejos de la luz.

NOTAS ACERCA DE SU USO:

Las soluciones reconstituidas deben utilizarse inmediatamente después de su preparación.

Dependiendo de la concentración, las soluciones tienen un color que va del amarillo pálido al ámbar. Esta propiedad del ingrediente activo es irrelevante en términos de eficacia o tolerabilidad.

La inyección intramuscular: Para la inyección i.m., el ROCEPHIN® se disuelve a razón de 1 g en 3,5 mL de una solución de lidocaína al 1% y se inyecta profundamente en una zona muscular relativamente amplia. Se recomienda no inyectar más de 1 g en un solo lugar.

La solución que contiene lidocaína nunca se debe inyectar por vía intravenosa (ver Contraindicaciones).

La inyección intravenosa: Para la inyección i.v., el ROCEPHIN® se disuelve a razón de 0,5 g en 5 mL, o de 1 g en 10 mL de agua estéril para inyectable. La inyección intravenosa debe ser llevada a cabo dentro de dos a cuatro minutos.

La perfusión intravenosa

La perfusión debe durar al menos 30 minutos. Para la perfusión i.v., disolver 2 g de ROCEPHIN® en 40 mL de uno de los siguientes fluidos de perfusión (sin calcio): cloruro de sodio 0,9%, cloruro de sodio 0,45% + 2,5% de glucosa, 5% de glucosa, 10% de glucosa, dextrano al 6% en 5% de glucosa, solución de hidroxietilalmidón 6-10%, agua estéril para inyectable.

A raíz de posibles incompatibilidades, las soluciones que contienen ceftriaxona no deben mezclarse o combinarse con otras soluciones que contienen antibióticos, o diluirse en otros solutos como los mencionados anteriormente.

Sin embargo, 2 g de ceftriaxona y 1 g de ornidazol son física y químicamente compatibles en 250 mL de solución fisiológica de cloruro de sodio o solución de glucosa.

Las soluciones que contienen calcio, tales como la solución de Ringer o Hartmann, no se deben utilizar para reconstituir los viales de ceftriaxona ni para diluir un vial reconstituido cuando la administración sea intravenosa ya que pueden formarse precipitados. Se pueden producir también precipitados de ceftriaxona cálcica cuando la ceftriaxona se mezcla con las soluciones que contienen calcio en la misma vía de administración. El ROCEPHIN® no debe utilizarse junto con soluciones de perfusión que contienen calcio, incluyendo las infusiones continuas que contienen calcio a través de un sistema Y, por ejemplo nutrición parenteral. Con excepción de los recién nacidos, en otros pacientes, sin embargo, se pueden utilizar sucesivamente las soluciones que contienen calcio y ROCEPHIN®, si las vías de perfusión se enjuagan cuidadosamente con una solución tolerada entre infusiones (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).