Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
RECORMON 5000 UI Solución inyectable
Marca

RECORMON 5000 UI

Sustancias

EPOETINA BETA

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

1 Caja, 1 Jeringa(s) prellenada(s), 0,6 ml, 30000 Unidades Internacionales

1 Caja, 4 Jeringa(s) prellenada(s), 0,6 ml, 30000 Unidades Internacionales

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Una jeringa precargada con 0,6 ml de SOLUCIÓN PARA INYECCIÓN contiene 30.000 unidades internacionales (UI) correspondientes a 250 microgramos de epoetina beta* (eritropoyetina recombinante humana).

Un ml de SOLUCIÓN PARA INYECCIÓN contiene 50.000 UI de epoetina beta.

* producida en células de ovarios de hámster chino (CHO) mediante tecnología de ADN recombinante..

Excipientes:

Fenilalanina (hasta 0,3 mg/jeringa).

Sodio (menos de 1 mmol/jeringa)

Para consultar la lista completa de excipientes ver Lista de excipientes.


FORMA FARMACÉUTICA:

Solución inyectable


LISTA DE EXCIPIENTES:

• Urea,

• Cloruro sódico,

• Polisorbato 20,

• Dihidrógeno fosfato de sodio (2H2O),

• Hidrógeno fosfato disódico (12H2O),

• Cloruro cálcico (2H2O),

• Glicina,

• L-Leucina,

• L-Isoleucina,

• L-Treonina,

• L-Ácido glutámico,

• L-Fenilalanina,

• Agua para preparaciones inyectables.

GRUPO FARMACOLÓGICO/TERAPÉUTICO:

Antianémico

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: antianémico, código ATC: B03XA

La epoetina beta es idéntica en su composición aminoácida e hidrocarbonada a la eritropoyetina aislada de la orina de pacientes anémicos.

La eritropoyetina es una glucoproteína que estimula la formación de eritrocitos a partir de sus progenitores asignados. Actúa como factor estimulante de la mitosis y hormona de diferenciación.

La eficacia biológica de la epoetina beta ha sido demostrada tras administración intravenosa y subcutánea en varios modelos animales in vivo (ratas normales y urémicas, ratones policitémicos, perros). Con la administración de epoetina beta aumentan el número de eritrocitos, los valores de Hb y la cifra de reticulocitos, al igual que la velocidad de incorporación de 59Fe.

In vitro (cultivo citológico de bazo de ratón) ha sido hallada una mayor incorporación de 3 H-timidina en las células eritroides nucleadas del bazo tras incubación con epoetina beta.

Las investigaciones en cultivos de células de la médula ósea humana han revelado que la epoetina beta estimula específicamente la eritropoyesis y no afecta a la leucopoyesis. No han sido detectadas acciones citotóxicas de la epoetina beta sobre la médula ósea o sobre células cutáneas humanas.

Tras una dosis única de epoetina beta no se ha observado ningún efecto en el comportamiento o la actividad locomotora del ratón ni en las funciones circulatoria o respiratoria del perro.

En un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, realizado en 4.038 pacientes con enfermedad renal crónica no sometidos a diálisis, con una diabetes tipo 2 y los niveles de hemoglobina ≤ 11 g/dl, los pacientes recibieron tratamiento bien con darbepoetina alfa para alcanzar niveles de hemoglobina de 13 g/dl o con placebo (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo). El ensayo no cumplió su objetivo principal de demostrar una disminución en el riesgo de todas las causas de mortalidad, la morbilidad cardiovascular o enfermedad renal terminal. El análisis de los componentes individuales de la variable combinada no mostró un aumento del riesgo de fallecimiento (HR 1,05, IC 95%: 0,92 - 1,21), insuficiencia cardíaca congestiva (HR 0,89, IC 95%: 0,74-1,08), infarto de miocardio (HR 0,96, IC

95%: 0,75-1,23), u hospitalización por isquemia del miocardio (HR 0,84, IC 95%: (0,55-1,27), o enfermedad renal terminal (HR 1,02, IC 95%: (0,87 - 1,18).

La eritropoyetina es un factor de crecimiento que estimula de forma primaria la producción de glóbulos rojos. Los receptores de eritropoyetina se encuentran también presentes en la superficie de algunas líneas celulares malignas.

Se ha estudiado la supervivencia y la progresión tumoral en cinco grandes ensayos controlados que incluyeron a 2.833 pacientes, de los cuales cuatro fueron ensayos doble-ciego controlados con placebo y uno fue un ensayo abierto. Dos de los ensayos reclutaron pacientes que estaban siendo tratados con quimioterapia. El nivel de hemoglobina que se quería alcanzar fue > 13 g/dl en dos de los ensayos y de entre 12 y 14 g/dl en los otros tres. En el ensayo abierto no se observaron diferencias en la supervivencia global, entre los pacientes tratados con eritropoyetina humana recombinante y el grupo control. En los cuatro ensayos controlados con placebo, el índice de riesgo (hazard ratio) para la supervivencia global osciló entre 1,25 y 2,47 en favor de los grupos control. En todos estos ensayos se ha observado un aumento de la mortalidad inexplicable y estadísticamente significativo en pacientes que presentaban anemia asociada con diversos tipos frecuentes de cáncer y que recibieron eritropoyetina humana recombinante, en comparación con los grupos control. Las diferencias observadas en la incidencia de trombosis y complicaciones relacionadas, entre los pacientes que recibieron eritropoyetina humana recombinante y los que formaban parte de los grupos control, no permiten explicar los resultados de supervivencia global observados en los ensayos.

Un meta-análisis basado en datos individuales de pacientes, que incluyó datos de los 12 ensayos clínicos controlados realizados con RECORMON® en pacientes anémicos con cáncer (n=2301), mostró un valor estimado del índice de riesgo (hazard ratio) de supervivencia global de 1,13 en favor de los grupos control (IC 95%, CI 0,87, 1,46). En pacientes con un valor inicial de hemoglobina ≤ 10 g/dl (n=899), el valor estimado del índice de riesgo (hazard ratio) para la supervivencia fue de 0,98 (IC 95% 0,68 al 1,40). Se observó un aumento del riesgo relativo de acontecimientos tromboembólicos en la población general (RR 1,62, IC 95%: 1,13, 2,31).

Asimismo, se ha realizado un análisis de datos a nivel de paciente, en más de 13.900 pacientes con cáncer (tratados con quimioterapia, radioterapia, quimioradioterapia o sin tratamiento) que participaban en un total de 53 ensayos clínicos controlados en los que se administraban diversas epoetinas. En este meta-análisis se obtuvo un índice de riesgo (hazard ratio) para la supervivencia global de 1,06 a favor de los grupos control (IC 95%: 1,00, 1,12; 53 ensayos y 13.933 pacientes) y para los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia, el índice de riesgo (hazard ratio) para la supervivencia global fue de 1,04 (IC 95%: 0,97, 1,11; 38 ensayos y 10.441 pacientes). Este meta-análisis además indica de forma consistente un aumento significativo del riesgo relativo de episodios tromboembólicos en pacientes con cáncer tratados con eritropoyetina recombinante humana (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

En casos muy raros, se han producido anticuerpos neutralizantes anti-eritropoyetina con o sin aplasia pura de células rojas (APCR) durante el tratamiento con rHuEPO.

Propiedades farmacocinéticas:

Los estudios farmacocinéticos en voluntarios sanos y pacientes urémicos muestran que la semivida de la epoetina beta administrada por vía i.v. es de 4 a 12 horas y que el volumen de distribución corresponde de una a dos veces el volumen plasmático. Se han hallado resultados análogos en experimentos en animales con ratas normales y urémicas.

Tras la administración subcutánea de epoetina beta a pacientes urémicos la absorción retardada se traduce en una meseta de concentración sérica, cuya cota máxima se alcanza al cabo de 12 - 28 horas de media. El semiperíodo de vida terminal es mayor que después de la administración intravenosa, siendo la media de 13 - 28 horas.

La biodisponibilidad de la epoetina beta después de la administración subcutánea está comprendida entre el 23 y el 42% en comparación con la administración intravenosa.

Datos preclínicos sobre seguridad: Los datos de los estudios no clínicos no muestran riesgos especiales sobre los seres humanos según los estudios convencionales de farmacología de seguridad, toxicidad de dosis repetidas, genotoxicidad y toxicidad para la reproducción. Un estudio de carcinogenicidad con homólogos de eritropoyetina en ratones no reveló ningún signo de potencial proliferativo o carcinogénico.

CONTRAINDICACIONES:

Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes.

Hipertensión mal controlada.

En la indicación para “Aumentar el rendimiento de sangre autóloga”: infarto de miocardio o accidente cerebrovascular en el mes anterior al tratamiento, angina de pecho inestable, riesgo aumentado de trombosis venosa profunda, como por ejemplo en aquellos con historial de enfermedad tromboembólica venosa.

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

No se dispone de datos clínicos sobre embarazos de riesgo para epoetina beta. Los estudios en animales no muestran efectos dañinos directos o indirectos sobre el embarazo, desarrollo embrional/fetal, parto o desarrollo postnatal (véase Datos preclínicos sobre seguridad).

Debería prestarse atención en la prescripción a mujeres embarazadas.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS:

La influencia de RECORMON® sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas es nula.

REACCIONES ADVERSAS:

Basados en los resultados de los ensayos clínicos que incluyen 1.725 pacientes, se espera que aproximadamente el 8% de los pacientes tratados con RECORMON® sufran reacciones adversas.

Pacientes anémicos con insuficiencia renal crónica: La reacción adversa más frecuente durante el tratamiento con RECORMON® es un aumento de la tensión arterial o agravamiento de la hipertensión existente, especialmente en casos de aumento rápido del hematocrito (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo). En algunos pacientes cuya tensión arterial es normal o baja también pueden darse crisis hipertensivas con síntomas de encefalopatías (p.ej. cefaleas y estados de confusión, trastornos sensitivomotores - como alteraciones del habla o de la ambulación - hasta convulsiones tónico-clónicas) (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Puede darse trombosis de derivación, especialmente en pacientes que tienen tendencia a la hipotensión o cuyas fístulas arteriovenosas presentan complicaciones (p.ej. estenosis, aneurismas), ver Advertencias y precauciones especiales de empleo. En la mayoría de los casos se observa una caída en los valores séricos de ferritina simultáneamente con el aumento del hematocrito (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo). Además, en casos aislados se han observado incrementos transitorios en los niveles séricos de potasio y fosfato (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

En casos aislados se ha descrito aplasia pura de células rojas (APCR) mediada por anticuerpos neutralizantes anti-eritropoyetina asociada al tratamiento con RECORMON®. En caso de que se diagnostique APCR mediada por anticuerpos anti-eritropoyetina, el paciente deberá interrumpir el tratamiento con RECORMON®, el cual no se deberá sustituir por otra proteína eritropoyética (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

La incidencia de las reacciones adversas relacionadas con el tratamiento de RECORMON® en ensayos clínicos se muestra en la tabla de abajo. Las reacciones adversas se enumeran en orden decreciente de gravedad dentro de cada intervalo de frecuencia.

Sistema de clasificación de órganos

Reacción adversa

Incidencia

Trastornos vasculares

Crisis hipertensivas

Poco frecuente (≥1/1.000, <1/100)

Hipertensión

Frecuente (≥1/100, <1/10)

Trastornos del sistema nervioso

Dolor de cabeza

Frecuente (≥1/100, <1/10)

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Trombosis de derivación

Trombocitosis

Raras (≥1/10.000, <1/1.000)

Muy raras (<1/10.000)

Pacientes con cáncer: El dolor de cabeza y la hipertensión relacionados con el tratamiento con epoetina beta son frecuentes (≥1/100, <1/10) y pueden tratarse con medicamentos (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

En algunos pacientes se observa un descenso de los valores de hierro sérico (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Estudios clínicos han puesto de manifiesto que la frecuencia de acontecimientos tromboembólicos es más alta en pacientes con cáncer tratados con RECORMON® que en los controles no tratados o tratados con placebo. En pacientes tratados con RECORMON®, esta incidencia es del 7% comparado con el 4% en el grupo control; este hecho no está asociado con un incremento en la mortalidad tromboembólica comparado con los grupos control.

La incidencia de las reacciones adversas relacionadas con el tratamiento de RECORMON® en ensayos clínicos, se muestran en la tabla de abajo. Las reacciones adversas se enumeran en orden decreciente de gravedad dentro de cada intervalo de frecuencia.

Sistema de clasificación de órganos

Reacción adversa

Incidencia

Trastornos vasculares

Hipertensión

Frecuente (≥1/100, <1/10)

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Acontecimientos tromboembólicos

Frecuente (≥1/100, <1/10)

Trastornos del sistema nervioso

Dolor de cabeza

Frecuente (≥1/100, <1/10)

Pacientes incluidos en un programa de predonación de sangre autóloga: Los pacientes incluidos en un programa de predonación de sangre autóloga han demostrado una frecuencia ligeramente superior de accidentes tromboembólicos. Sin embargo, no se pudo establecer una relación causal con el tratamiento con RECORMON®.

En ensayos clínicos controlados con placebo, la deficiencia transitoria de hierro fue más acusada en los pacientes tratados con RECORMON® que en los pacientes control (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

La incidencia de las reacciones adversas relacionadas con el tratamiento de RECORMON® en ensayos clínicos, se muestran en la tabla de abajo. Las reacciones adversas se enumeran en orden decreciente de gravedad dentro de cada intervalo de frecuencia.

Sistema de clasificación de órganos

Reacción adversa

Incidencia

Trastornos del sistema nervioso

Dolor de cabeza

Frecuente (≥1/100, <1/10)

Prematuros: Es muy frecuente (≥1/10) un descenso de los valores de ferritina sérica (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Todas las indicaciones: Raramente (≥ 1/10.000, ≤ 1/1.000) pueden ocurrir reacciones cutáneas relacionadas con el tratamiento con epoetina beta como sarpullido, prurito, urticaria o reacciones en el lugar de la inyección. En casos muy raros (≤ 1/10.000) se han observado reacciones anafilácticas relacionadas con el tratamiento con epoetina beta. Sin embargo, en los ensayos clínicos controlados no se encontró una mayor incidencia de reacciones de hipersensibilidad. Se han comunicado casos muy raros (≤ 1/10.000) de síntomas gripales relacionados con el tratamiento con epoetina beta como fiebre, escalofríos, dolores de cabeza, dolor de las extremidades, malestar general, y/o dolor óseo, particularmente al inicio del tratamiento. Estas reacciones son de intensidad leve a moderada y desaparecen al cabo de un par de horas o días.

Los resultados obtenidos en un ensayo clínico controlado realizado con epoetina alfa o darbepoetina alfa, notificaron que la incidencia de infarto es frecuente (≥1/100 a <1/10).

INCOMPATIBILIDADES:

En ausencia de estudios de compatibilidad, este medicamento no debe mezclarse con otros.


INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

Los resultados clínicos obtenidos hasta el presente no ponen de manifiesto interacción alguna de RECORMON® con otros medicamentos.

Los estudios llevados a cabo en animales mostraron que la epoetina beta no potencia la mielotoxicidad de los medicamentos citostáticos, tales como etopósido, cisplatino, ciclofosfamida y fluorouracilo.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:

RECORMON® debe usarse con cautela en presencia de anemia refractaria con exceso de blastos en transformación, epilepsia, trombocitosis e insuficiencia hepática crónica. Y deben excluirse las deficiencias de ácido fólico y vitamina B12 pues reducen la eficacia de RECORMON®.

Para garantizar una eritropoyesis eficaz, se debe evaluar el nivel de hierro en todos los pacientes antes y durante el tratamiento, y puede ser necesario un tratamiento suplementario con hierro administrado de acuerdo con las guías terapéuticas.

La sobrecarga grave de aluminio debido al tratamiento de la insuficiencia renal puede comprometer la eficacia de RECORMON®.

La indicación de tratamiento con RECORMON® en enfermos nefroescleróticos aún no sometidos a diálisis debe definirse individualmente, ya que la posible aceleración de la insuficiencia renal no puede descartarse con certeza.

Se han descrito casos de aplasia pura de células rojas causada por anticuerpos neutralizantes antieritropoyetina, asociados a tratamientos con eritropoyetinas, incluido RECORMON®. Estos anticuerpos han presentado reacción cruzada con todas las proteínas eritropoyéticas, por los que los pacientes en los que se sospeche o se haya confirmado la presencia de anticuerpos neutralizantes contra eritropoyetina no deben ser tratados con RECORMON® (ver Reacciones adversas).

Se debe interrumpir inmediatamente el tratamiento con epoetina, y realizar ensayos de anticuerpos antieritropoyetina si se produce una disminución paradójica de la hemoglobina y se desarrolla anemia severa asociada con bajos recuentos de reticulocitos. En pacientes con hepatitis C tratados con interferón y ribavirina se han notificados casos cuando las epoetinas se han utilizado concomitantemente. Las epoetinas no están aprobadas en el tratamiento de la anemia asociada a la hepatitis C.

En pacientes con insuficiencia renal crónica puede aparecer un aumento de la tensión arterial o un agravamiento de la hipertensión ya existente, especialmente en los casos en los que el hematocrito aumenta rápidamente. Estos incrementos en la tensión arterial pueden ser tratados con medicamentos.

Si no pueden ser controlados con medicación se recomienda interrumpir transitoriamente la terapia con RECORMON®. En particular al principio de la terapia se recomienda la monitorización regular de la tensión arterial; también durante la diálisis. Pueden producirse crisis hipertensivas con síntomas de encefalopatías y que requieren atención médica inmediata y cuidados médicos intensivos. Debe prestarse especial atención a las cefaleas súbitas lacerantes hemicraneales como posible signo de advertencia.

En pacientes con insuficiencia renal crónica puede sobrevenir un aumento dosis-dependiente moderado en la cifra plaquetaria dentro del margen normal durante el tratamiento con RECORMON®, especialmente después de la administración intravenosa. La regresión tiene lugar en el curso de la prosecución de la terapia. Se recomienda el control regular de la cifra de plaquetas durante las 8 primeras semanas de tratamiento.

Concentración de hemoglobina: En pacientes con insuficiencia renal crónica, la concentración de hemoglobina en la fase de mantenimiento no debe exceder el límite superior del rango recomendado en la sección Posología y forma de administración. Mantener concentraciones mayores aumenta el riesgo de muerte y otras afecciones graves. En ensayos clínicos se observó un aumento del riesgo de fallecimiento y de acontecimientos cardiovasculares graves o acontecimientos cerebrovasculares incluido el infarto, cuando se administraron agentes estimulantes de la eritropoyesis (AEEs) con el fin de alcanzar un nivel de hemoglobina superior a 12 g/dl (7,5 mmol/l).

En ensayos clínicos controlados no se han observado beneficios significativos atribuibles a la administración de epoetinas cuando se aumentaba la concentración de hemoglobina por encima del nivel necesario para controlar los síntomas de anemia y evitar las transfusiones sanguíneas.

En niños prematuros puede producirse un ligero aumento de la cifra plaquetaria, en especial hasta el día 12 – 14 de vida, por lo tanto las plaquetas deben controlarse regularmente.

Efectos sobre el crecimiento tumoral: Las epoetinas son factores de crecimiento que estimulan de forma primaria la producción de glóbulos rojos.- Los receptores de eritropoyetina pueden expresarse sobre la superficie de una variedad de células tumorales.- Como sucede con todos los factores de crecimiento, existe la preocupación de que las epoetinas pudieran estimular el crecimiento de tumores. En varios ensayos controlados, no se ha observado que las epoetinas mejoren la supervivencia global o que disminuyan el riesgo de progresión del tumor en pacientes con anemia asociada con cáncer.

En ensayos clínicos controlados, se ha observado que el uso de RECORMON® y otros agentes estimulantes de la eritropoyesis (AEEs):

• Acortaba el tiempo de progresión del tumor en pacientes con cáncer avanzado de cabeza y cuello que recibían radioterapia cuando se administraba para conseguir una concentración de hemoglobina por encima de 14 g/dl (8,7 mmol/l),

• Acortaba la supervivencia global y aumentaba el número de fallecimientos atribuidos a la progresión de la enfermedad a los 4 meses, en pacientes con cáncer de mama metastásico que recibían quimioterapia cuando se administraba para conseguir una concentración de hemoglobina entre los 12 y los 14 g/dl (7,5-8,7 mmol/ml),

• Aumentaba el riesgo de fallecimiento cuando se administraba para conseguir una concentración de hemoglobina de 12 g/dl (7,5 mmol/l) en pacientes con enfermedad maligna activa y que no recibían ni quimioterapia ni radioterapia. El uso de los AEEs no está indicado en esa población de pacientes.

Estudios clínicos dieron a conocer que los AEE estimularon el crecimiento del tumor y redujeron la supervivencia en casos de cáncer avanzado de mama, cabeza y cuello, sistema linfático y cáncer pulmonar de células no pequeñas, al administrarse dosis para alcanzar una concentración de hemoglobina de 12 gramos por decilitro (g/dL) o más.

En vista de lo anterior, en algunas situaciones clínicas la transfusión sanguínea debe ser el tratamiento de elección para la anemia en pacientes con cáncer. La decisión de administrar eritropoyetinas recombinantes se tomará en base a la evaluación de la relación beneficio/riesgo junto con la aceptación individual del paciente, teniendo en cuenta el contexto clínico específico. Los factores que deben considerarse en esta evaluación son el tipo de tumor y su estadio, el grado de anemia, la esperanza de vida, el entorno en el que el paciente está siendo tratado y la preferencia del paciente (ver Propiedades farmacodinámicas).

Puede haber un aumento de la tensión arterial que puede ser tratada con medicamentos. Se recomienda por tanto monitorizar la tensión arterial, en particular en la fase inicial de tratamiento en pacientes con cáncer.

En pacientes con cáncer también deberán monitorizarse regularmente el recuento plaquetario y el valor de hemoglobina.

En pacientes en programa de predonación de sangre autóloga, puede sobrevenir un aumento de la cifra de plaquetas, generalmente dentro de los límites normales. Por tanto, se recomienda la determinación de esta cifra al menos una vez por semana. Si se produce un aumento plaquetario de más de 150 x 109/l o si las plaquetas ascienden por encima del margen normal, se debe suspender el tratamiento con RECORMON®.

En pacientes con insuficiencia renal crónica, a menudo se precisa aumentar la dosis de heparina durante la hemodiálisis en la terapia con RECORMON® debido al aumento del hematocrito. Si la heparinización no es óptima es posible que se produzca la oclusión del sistema de diálisis.

En pacientes con alteración renal crónica con riesgo de trombosis de derivación, se debe considerar la revisión temprana de la derivación y profilaxis de la trombosis mediante la administración, por ejemplo, de ácido acetilsalicílico.

Los niveles séricos de potasio y fosfato deben ser controlados regularmente durante la terapia con RECORMON®. Se ha informado de aumentos de potasio en unos pocos pacientes urémicos que recibieron RECORMON® si bien no se ha establecido una relación causal. En caso de observar un nivel elevado o creciente de potasio se debe considerar la interrupción de la administración de RECORMON® hasta que el nivel haya sido corregido.

Para el uso de RECORMON® en un programa de predonación de sangre autóloga deben ser observadas las directrices oficiales sobre donación de sangre, en particular las siguientes:

• Sólo deben donar los pacientes con hematocrito ≥ 33% (hemoglobina ≥ 11 g/dl [6,83 mmol/l]);

• Debe procederse con especial cuidado con pacientes con un peso inferior a 50 kg;

• El volumen individual extraído no debe superar aproximadamente el 12% del volumen sanguíneo estimado del paciente.

En pacientes que recibieron AEE en el preoperatorio para reducir la necesidad de transfusiones alogénicas, se incrementó la posibilidad de trombosis venosa profunda. Estos pacientes no habían recibido anticoagulación profiláctica.

Usar la dosis más baja de AEE para aumentar gradualmente la concentración de hemoglobina, lo suficiente como para evitar la transfusión de sangre.

El tratamiento debe reservarse a pacientes en los que se considere particularmente importante evitar la transfusión de sangre homóloga teniendo en cuenta la evaluación riesgo/beneficio de las transfusiones homólogas.

Los AEE sólo deben utilizarse en el tratamiento de anemia causada por quimioterapia, y se debe proceder a su discontinuación cuando ésta termine.

El uso medicamentos similares a la epoetina alfa, previo a una cirugía mayor, aumenta el riesgo de formación de coágulos.

Se recomienda un especial cuidado en pacientes oncológicos que reciben AEE.

El mal uso del producto por personas sanas puede llevar a un aumento excesivo del hematocrito, lo cual puede asociarse con complicaciones del sistema cardiovascular con riesgo para la vida.

RECORMON® en jeringa precargada contiene, como máximo, 0,3 mg de fenilalanina por jeringa como excipiente. Este hecho se deberá tener en cuenta en los pacientes afectados por formas graves de fenilcetonuria.

Este medicamento contiene menos de 1 mmol de sodio (23 mg) por jeringa, esto es, esencialmente “exento de sodio”.

Para mejorar la trazabilidad de los AEEs, se debe registrar (o identificar) claramente en la historia clínica del paciente el nombre comercial del AEE prescrito.


PRECAUCIONES ESPECIALES DE ELIMINACIÓN:

¡En primer lugar, lávese las manos!

1. Saque una jeringa del envase y asegúrese que la solución es clara, incolora y prácticamente libre de partículas visibles. Retire el protector de la jeringa.

2. Saque una aguja del envase, fíjela sobre la jeringa y retire la tapa protectora de la aguja.

3. Expulse el aire de la jeringa y aguja manteniendo la jeringa vertical y presionando suavemente el émbolo hacia arriba. Continúe presionando el émbolo hasta que la cantidad de solución de RECORMON® en la jeringa sea la prescrita.

4. Limpie la piel en el lugar de inyección con un algodón con alcohol. Haga un pliegue tomando la piel entre el índice y el pulgar. Sujete el cuerpo de la jeringa por la parte más próxima a la aguja e inserte la aguja en el pliegue cutáneo con acción firme y rápida. Inyecte la solución de RECORMON®. Retire la aguja rápidamente y aplique presión sobre el lugar de inyección con un apósito seco y estéril.

Este medicamento es solo para uso individual. La eliminación del medicamento no utilizado y de todos los materiales que hayan estado en contacto con él, se realizará de acuerdo con la normativa local.

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

La terapia con RECORMON® debe iniciarse por médicos con experiencia en las indicaciones arriba mencionadas. Como se han observado reacciones anafilácticas en algunos casos aislados, se recomienda administrar la primera dosis bajo control médico.

RECORMON® jeringa precargada está lista para su uso. Sólo pueden ser inyectadas soluciones claras o ligeramente opalescentes, incoloras y prácticamente libres de partículas visibles.

RECORMON® en jeringa precargada es un producto estéril pero sin conservantes. Bajo ninguna circunstancia debe administrarse más de una dosis por jeringa.

Tratamiento de la anemia sintomática en pacientes adultos y pediátricos con insuficiencia renal crónica: Los síntomas de la anemia y sus secuelas pueden variar en función de la edad, el sexo, y el grado de anemia. Por ello es necesario que el médico realice un seguimiento de la evolución clínica y el estado de cada paciente. RECORMON® se puede administrar tanto por vía subcutánea como intravenosa con el fin de aumentar la concentración de hemoglobina hasta un nivel no superior a 12 g/dl (7,5 mmol/l).

En pacientes que no están sometidos a hemodiálisis es preferible utilizar la vía subcutánea para evitar la punción de venas periféricas. En caso de administración intravenosa, la solución debe ser inyectada a lo largo de unos 2 minutos, p.ej. en pacientes en hemodiálisis por vía de la fístula arteriovenosa al final de la diálisis.

Debido a la variabilidad intraindividual de los pacientes, en ciertas ocasiones se pueden observar valores individuales de hemoglobina superiores o inferiores a los niveles deseados. La variabilidad en los niveles de hemoglobina se debe controlar mediante ajuste de la dosis con el objeto de mantener los valores de hemoglobina dentro del intervalo entre 10 g/dl (6,2 mmol/l) y 12 g/dl (7,5 mmol/l). El nivel de hemoglobina no debe mantenerse de forma continuada por encima de 12 g/dl (7,5 mmol/l); más adelante se proporcionan instrucciones para ajustar adecuadamente la dosis cuando la concentración de hemoglobina sea superior a 12 g/dl (7,5 mmol/l).

Debe evitarse un aumento de hemoglobina superior a 2 g/dl (1,25 mmol/l) durante un periodo de cuatro semanas. Si esto ocurre, se debe hacer un ajuste adecuado de la dosis según las instrucciones incluidas en esta misma sección. Si la tasa de aumento de hemoglobina es mayor de 2 g/dl (1,25 mmol/l) en un mes o si el nivel de hemoglobina está aumentando y se acerca a 12 g/dl (7,45 mmol/l), debe reducirse la dosis en aproximadamente un 25%. Si el nivel de hemoglobina sigue aumentando, se debe interrumpir el tratamiento hasta que el nivel de hemoglobina empiece a disminuir, momento en el que se podrá reiniciar el tratamiento con una dosis aproximadamente un 25% inferior a la dosis administrada previamente.

Se debe monitorizar adecuadamente a los pacientes para garantizar que se utiliza la dosis más baja autorizada de RECORMON® que permita un control adecuado de los síntomas de la anemia.

En presencia de hipertensión o de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares o vasculoperiféricas hay que determinar de modo individual el incremento semanal y el valor objetivo de la hemoglobina teniendo en cuenta el cuadro clínico.

El tratamiento con RECORMON® se divide en dos fases:

1. Fase de corrección:

Administración subcutánea: La dosis inicial es 3 x 20 UI/kg por semana. La dosis puede incrementarse cada 4 semanas en 3 x 20 UI/kg y semana si el aumento de la hemoglobina no ha sido adecuado (< 0,25 g/dl por semana). La dosis semanal puede dividirse en dosis diarias.

Administración intravenosa: La dosis inicial es 3 x 40 UI/kg por semana, y puede aumentarse al cabo de 4 semanas a 80 UI/kg -tres veces por semana- y si son necesarios incrementos ulteriores serán de 20 UI/kg tres veces por semana, con intervalos mensuales.

Por ambas vías de administración, la dosis máxima no debe superar 720 UI/kg por semana.

2. Fase de mantenimiento: Para mantener el nivel de hemoglobina entre 10 y 12 g/dl, la dosis es inicialmente reducida a la mitad de la cantidad previamente administrada. Posteriormente, se ajustará la dosis individualmente para el paciente a intervalos de una o dos semanas (dosis de mantenimiento).

En caso de administración subcutánea, la dosis semanal puede administrarse en una inyección única o fraccionada en tres o siete inyecciones. Los pacientes que permanezcan estables en el régimen de una dosis única semanal pueden pasar a una administración única cada dos semanas. En este caso, puede ser necesario un aumento de la dosis.

Los resultados de los estudios clínicos en niños han revelado que, en general, a menor edad, se necesita mayor dosis de RECORMON®. No obstante, hay que seguir el programa posológico recomendado ya que no puede predecirse la respuesta individual.

El tratamiento con RECORMON® es normalmente crónico. Sin embargo, en caso necesario puede interrumpirse en cualquier momento. Los datos sobre la pauta posológica de una vez a la semana se han obtenido de estudios clínicos con una duración de tratamiento de 24 semanas.

Prevención de anemia en prematuros: La solución se administra por vía subcutánea a una dosis de 3 x 250 UI/kg p.c. por semana. El tratamiento con RECORMON® debe iniciarse lo antes posible, preferiblemente en los tres primeros días de vida. Es probable que los niños que ya hayan recibido una transfusión previa cuando se inicie el tratamiento con RECORMON® no se beneficien tanto como los prematuros no transfundidos. La terapia debe durar 6 semanas.

Tratamiento de anemia sintomática inducida por quimioterapia en pacientes con cáncer: Se debe administrar RECORMON® por vía subcutánea a pacientes con anemia (por ejemplo, si la concentración de hemoglobina es menor o igual a 10 g/dl [6,2 mmol/l]). Los síntomas de la anemia y sus secuelas pueden variar en función de la edad, el sexo, y el grado de anemia. Por ello es necesario que el médico realice un seguimiento de la evolución clínica y el estado de cada paciente.

La dosis semanal puede administrarse como una inyección por semana o en dosis divididas entre 3 y 7 veces por semana.

La dosis inicial recomendada es de 30.000 UI por semana (que corresponde aproximadamente a 450 UI/kg de peso corporal por semana, en base al peso medio del paciente).

Debido a la variabilidad intraindividual de los pacientes, en ciertas ocasiones es posible llegar a observar en un paciente valores de hemoglobina superiores o inferiores a los esperados. La variabilidad de la hemoglobina se deberá manejar ajustando la dosis para mantener los valores de la hemoglobina dentro del intervalo de 10 g/dl (6,2 mmol/l) y 12 g/dl (7,5 mmol/l). Deben evitarse concentraciones sostenidas de hemoglobina superiores a 12 g/dl (7,5 mmol/l); más adelante se proporcionan instrucciones para ajustar adecuadamente la dosis cuando se observen concentraciones superiores a los 12 g/dl (7,5 mmol/l).

Si a las 4 semanas de tratamiento el valor de hemoglobina aumenta hasta al menos 1 g/dl (0,62 mmol/l), se debe continuar con la dosis que en ese momento se esté administrando. Si los valores de hemoglobina no han aumentado al menos 1 g/dl (0,62 mmol/l), se debe considerar duplicar la dosis semanal. Si a las 8 semanas de tratamiento el valor de hemoglobina no aumenta hasta al menos 1 g/dl (0,62 mmol/l), es improbable que se produzca respuesta y, por consiguiente, el tratamiento debe ser interrumpido.

El tratamiento debe continuar durante las 4 semanas posteriores al final de la quimioterapia.

La dosis máxima no debe exceder de 60.000 UI por semana.

Una vez se ha alcanzado el objetivo terapéutico del paciente, la dosis debe reducirse del 25 al 50% con el fin de mantener el valor de hemoglobina. Debe realizarse el ajuste posológico adecuado.

Si el nivel de hemoglobina excede los 12 g/dl (7,5 mmol/l) se debe reducir la dosis entre un 25 y un 50% aproximadamente. Si el nivel de hemoglobina excede de 13 g/dl (8,1 mmol), se debe interrumpir temporalmente el tratamiento con RECORMON®. El tratamiento debe reiniciarse con una dosis aproximadamente un 25% inferior a la dosis previamente administrada después de que los niveles de hemoglobina desciendan hasta un valor menor o igual a 12 g/dl (7,5 mmol/l) o por debajo.

Si al cabo de 4 semanas el incremento de hemoglobina es superior a 2 g/dl (1,3 mmol/l), la dosis debe reducirse entre un 25 y un 50%.

Se debe monitorizar adecuadamente a los pacientes para garantizar que se utiliza la dosis más baja autorizada de RECORMON® que permita un control adecuado de los síntomas de la anemia.

Tratamiento para incrementar el rendimiento de la sangre autóloga donada: La solución puede administrarse por vía intravenosa, en unos 2 minutos, o subcutáneamente.

RECORMON® se administra dos veces por semana durante 4 semanas. En aquellas ocasiones en que el hematocrito del paciente permite la donación de sangre, es decir el hematocrito es ≥ 33%, RECORMON® se administra al final de la donación de sangre.

Durante la totalidad del período de tratamiento no debe excederse un hematocrito del 48%.

La dosis debe ser determinada por el equipo quirúrgico, individualmente para cada paciente, en función de la cantidad de sangre pre-donada necesaria y de la reserva endógena de eritrocitos:

1. La cantidad de sangre pre-donada necesaria dependerá de la pérdida prevista de sangre, de los medios de conservación empleados y del estado físico del paciente.

Este volumen debe ser equivalente a la cantidad de sangre que se considera necesaria para evitar transfusiones de sangre homóloga.

La cantidad de sangre pre-donada necesaria se expresa en unidades en las cuales una unidad de nomograma es equivalente a 180 ml de glóbulos rojos.

2. La capacidad de donar sangre depende predominantemente del volumen sanguíneo del paciente y del hematocrito basal. Ambas variables determinan la reserva endógena de eritrocitos, que puede ser calculada conforme a la fórmula siguiente:

Reserva endógena de eritrocitos = volumen sanguíneo (ml) x
(hematocrito - 33)/100

Mujeres: volumen sanguíneo (ml) = 41 (ml/kg) x peso corporal (kg) + 1200 (ml)

Hombres: volumen sanguíneo (ml) = 44 (ml/kg) x peso corporal (kg) + 1600 (ml)

(Peso corporal: ≥ 45 kg)

La indicación para un tratamiento con RECORMON® y, en su caso, la dosis individual debe ser determinada a partir de la cantidad de sangre pre-donada necesaria y de la reserva endógena de eritrocitos según las gráficas siguientes:

La dosis única así determinada debe administrarse dos veces por semana a lo largo de 4 semanas. La dosis máxima no debe sobrepasar 1.600 UI/kg peso corporal por semana en administración intravenosa o 1.200 UI/kg por semana en administración subcutánea.


VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Subcutánea o intravenosa

SOBREDOSIS:

El margen terapéutico de RECORMON® es muy amplio. No se han observado síntomas de sobredosis incluso a niveles séricos muy elevados.

PERÍODO DE VALIDEZ:

2 años

El producto no deberá ser utilizado si la fecha de expiración (EXP), que figura en el envase del producto, no se encuentra vigente.

PRESENTACIÓN:

Caja x 1 o 4 jeringas precargadas + 1 o 4 agujas 27G ½

Producto biológico: guárdese fuera del alcance de los niños

ROCHE PERÚ

DATOS CLÍNICOS:

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

• Tratamiento de la anemia sintomática asociada a la insuficiencia renal crónica (IRC) en pacientes adultos y pediátricos.

• Prevención de la anemia en prematuros con un peso corporal al nacer de 750 a 1.500 g y una edad gestacional de menos de 34 semanas.

• Tratamiento de la anemia sintomática en pacientes adultos con neoplasias no mieloides tratados con quimioterapia.

• Aumentar el rendimiento de la sangre autóloga de pacientes incluidos en un programa de predonación.

Debe sopesarse su uso en esta indicación frente al riesgo aumentado de episodios tromboembólicos que han sido notificados. Sólo debe administrarse el tratamiento a pacientes con anemia moderada (Hb 10 - 13 g/dl [6,21 - 8,07 mmol/l], sin deficiencia de hierro) si no se dispone de procedimientos para conservar la sangre o si éstos son insuficientes cuando la cirugía mayor electiva programada requiera un gran volumen de sangre (4 o más unidades de sangre en mujeres o 5 o más unidades en hombres).


NATURALEZA Y CONTENIDO DEL ENVASE:

Jeringa precargada (vidrio Tipo I) con 0,6 ml de solución inyectable con un protector y un émbolo (goma teflonizada) con una aguja 27G ½. Tamaños de envase de 1 o 4.


PRECAUCIONES ESPECIALES DE CONSERVACIÓN: Conservar en nevera (entre 2 °C y 8 °C).

Conservar la jeringa precargada en el embalaje exterior, para protegerlo de la luz.

Con fines de uso ambulatorio, se puede mantener el producto fuera de la nevera durante un único periodo de hasta 3 días a temperatura ambiente (no superior a 25 °C).