Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
PREVITA Solución oral
Marca

PREVITA

Sustancias

CALCIO, PANTOTENATO DE, VITAMINA A (RETINOL), VITAMINA C (ASCÓRBICO, ÁCIDO), VITAMINA D (CALCIFEROL), VITAMINA E (TOCOFEROL)

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución oral

Presentación

1 Caja, 1 Frasco(s), Jarabe, 60 Mililitros

1 Caja, 1 Frasco(s), Jarabe, 110 Mililitros

1 Caja, 1 Frasco(s), Jarabe, 100 Mililitros

COMPOSICIÓN:

Por 5 mL: Vitamina A (retinol) 2 500 UI; vitamina C (ácido ascórbico) 50 mg; vitamina D (colecalciferol) 400 UI; vitamina E (alfa-tocoferol) 5 mg; dexpantenol 10 mg, excipientes c.s.

Por 100 mL: Vitamina A (retinol) 50 000 UI; vitamina C (ácido ascórbico) 1 000 mg; vitamina D (colecalciferol) 8 000 UI; vitamina E (alfa-tocoferol) 100 mg; dexpantenol 200 mg, excipientes c.s.

INDICACIONES: PREVITA® Jarabe (de 3 a 12 años) está indicado como suplemento vitamínico.

PROPIEDADES: PREVITA® Jarabe contiene las principales vitaminas de importancia en la nutrición de los seres humanos, estas intervienen como componentes de sistemas enzimáticos celulares, en la protección y reparación celular. Tienen las siguientes acciones farmacológicas: la vitamina A es esencial para el funcionamiento normal de la retina. El retinol se combina con la opsina (el pigmento rojo en la retina) formando la rodopsina (púrpura visual), que es necesario para la adaptación visual a la oscuridad. Es necesaria para el desarrollo del tejido óseo, la función testicular y ovárica, el desarrollo embrionario y para la regulación del crecimiento y la diferenciación de los tejidos epiteliales. El ácido retinoico y el retinol pueden actuar como cofactores en las reacciones bioquímicas celulares. La vitamina A es absorbida fácilmente en el tracto gastrointestinal (duodeno y yeyuno). La absorción de retinol requiere la presencia de sales biliares, de la lipasa pancreática, de proteínas y de grasa de la dieta. El exceso de esta vitamina no absorbida es excretado en las heces.

Menos de 5% de la vitamina A circulante es ligada a las lipoproteínas de la sangre, pero puede alcanzar hasta un 65% cuando las células hepáticas son saturadas debido a una excesiva dosis. Su almacenamiento es principalmente hepático y en pequeñas cantidades se almacena en el riñón y en los tejidos pulmonares. El zinc es requerido para la movilización de reservas de vitamina A en el hígado. Su biotransformación es hepática y su eliminación es fecal/renal. La vitamina C o ácido ascórbico es necesaria para la formación del colágeno y la reparación de los tejidos y puede ser utilizado en algunas reacciones de óxido-reducción. También está involucrado en el metabolismo de la fenilalanina, tirosina, ácido fólico, norepinefrina, histamina, hierro y algunos sistemas enzimáticos de medicamentos. La utilización de carbohidratos; la síntesis de lípidos; de las proteínas, y de la carnitina; la función inmunológica; hidroxilación de la serotonina y la conservación de la integridad del vaso sanguíneo. Además, el ácido ascórbico aumenta la absorción de hierro.

Es fácilmente absorbido en el tracto gastrointestinal (yeyuno), su unión a las proteínas plasmáticas es baja (25%). El ácido ascórbico es captado por todas las células del cuerpo humano. Las concentraciones más altas se hallan en los tejidos glandulares, leucocitos, el hígado y el cristalino del ojo. Su biotransformación es hepática y su eliminación es renal. La vitamina D es esencial para promover la absorción y la utilización del calcio y el fósforo, y para la calcificación normal del hueso. Junto con la hormona paratiroidea y la calcitonina regulan las concentraciones séricas de calcio. La vitamina D estimula la absorción de calcio y fósforo en el intestino delgado y moviliza el calcio del hueso.

La exposición de la piel a los rayos ultravioleta de la luz del sol, tiene como resultado la formación de colecalciferol (vitamina D3), este es transferido al hígado donde es convertido en calcifediol (25-hidroxicolecalciferol), luego es transferido a los riñones y convertido en calcitriol (1,25-dihidroxicolecalciferol), la forma activa y la 24, 25-dihidroxicolecalciferol (el papel fisiológico de este compuesto no está determinado aún). El calcitriol parece actuar unido a un receptor específico en la mucosa intestinal y ser integrado posteriormente en el núcleo de las células, probablemente apoyando la formación de la proteína que transporta calcio, aumentando así la absorción de calcio en el intestino. Así mismo, el calcitriol puede regular la transferencia del ion calcio del hueso y estimular la reabsorción de calcio en el túbulo renal proximal, regulándose así la homeostasis del calcio en el líquido extracelular. La vitamina D ha mostrado reducir los niveles de la hormona paratiroidea. Es fácilmente absorbido en el intestina delgado.

Se fija a las proteínas plasmáticas y requiere de las globulinas alfa específicas para su transporte, in vitro su unión a las proteínas del plasma es importante (>99,8%). Su almacenamiento es principalmente en el hígado y en el tejido graso. Su degradación ocurre en parte en el riñón. Su vida media en el plasma es aproximadamente 19 a 48 horas (sin embargo puede estar almacenado en los tejidos grasos por períodos prolongados). Su inicio de acción como calcitriol oral es de 2 a 6 horas y como ergocalciferol de aproximadamente 12 a 24 horas; el efecto terapéutico puede tomar de 10 a 14 días. Su eliminación es biliar/renal. La vitamina E es considerada un elemento nutricional esencial, aunque su función exacta es aún desconocida. Como antioxidante, en unión al selenio dietético, la vitamina E protege los ácidos grasos poliinsaturados en las membranas y otras estructuras celulares del ataque de los radicales libres y protege a los glóbulos rojos contra la hemólisis.

La protección contra el radical parece ser importante para el desarrollo y mantenimiento de la función del nervio y del músculo. La vitamina E también puede actuar como cofactor en algunos sistemas enzimáticos. Su absorción en el tracto gastrointestinal (duodeno) requiere de la presencia de las sales biliares, alimentos grasos y la función de la lipasa pancreática para su absorción eficiente. Su unión a las proteínas plasmáticas requieren de las betalipoproteínas en la sangre. Se almacena en los tejidos del cuerpo, especialmente en el tejido graso. Su biotransformación es hepática y su eliminación biliar/renal. El pantotenato de calcio es precursor de la coenzima A y ésta a su vez favorece la síntesis de acetil coenzima A. De esta manera interviene en los procesos de acetilación en el ciclo de Krebs y en la transformación de la colina en acetilcolina. Así actúa en el metabolismo de carbohidratos, proteínas, lípidos y en la síntesis de esteroides, y otras sustancias. Es necesario para el normal funcionamiento de los tejidos epiteliales.

CONTRAINDICACIONES: En circunstancias especiales, los suplementos de vitamina A, C, D y E no deben ser usados cuando existen hipervitaminosis. La relación riesgo-beneficio debe ser considerada cuando existen los siguientes problemas médicos: alcoholismo crónico, cirrosis, enfermedad hepática, hepatitis viral (el uso de vitamina A en estas condiciones puede potenciar la hepatotoxicidad). Insuficiencia renal crónica (las concentraciones de vitamina A en el suero están incrementadas). Hipersensibilidad a las vitaminas A, C, D y E. Diabetes mellitus (posible interferencia con las determinaciones de glucosa por dosis muy altas del ácido ascórbico). Deficiencia de la glucosa 6-fosfato deshidrogenasa (G6PD): dosis altas de ácido ascórbico pueden producir anemia hemolítica. Hemocromatosis o anemia sideroblástica o talasemia: dosis altas del ácido ascórbico pueden producir anemia hemolítica. Hiperoxaluria, oxalosis o cálculos renales: aumento del riesgo de hiperoxaluria y posible precipitación de cálculos de oxalato en el tracto urinario después de dosis altas de ácido ascórbico.

Hipersensibilidad al ácido ascórbico o al ascorbato de sodio. Arterioesclerosis, deterioro de la función cardíaca: las condiciones pueden ser exacerbadas debido a la posibilidad de hipercalcemia y a las concentraciones elevadas de colesterol en el suero. Hiperfosfatemia. Puede producir hipercalcemia idiopática en los niños. Deterioro de la función renal. Sarcoidosis y posiblemente otras enfermedades granulomatosas aumenta la sensibilidad a los efectos de la vitamina D. Hipoprotrombinemia debido a la deficiencia de la vitamina K: puede ser agravado por dosis de vitamina E mayor de 400 U.I. por día. Bajo circunstancias especiales, la vitamina D no debe ser utilizada cuando existan los siguientes problemas médicos: hipercalcemia; hipervitaminosis D; osteodistrofia renal con hiperfosfatemia (aumento del riesgo de la calcificación heterotópica; sin embargo, la terapia con vitamina D puede empezar luego de que se estabilicen los niveles de fosfato en el suero).

REACCIONES ADVERSAS: A las dosis sugeridas PREVITA® Jarabe ofrece un nivel de seguridad óptimo. Dosis elevadas, superiores a las sugeridas pueden producir de acuerdo al contenido individual de cada uno de sus componentes los siguientes efectos secundarios:

Vitamina A: Dosis excesivas de vitamina A o durante períodos prolongados, en adultos o niños, pueden provocar toxicidad severa e incluso la muerte. Dosis diarias mayores a 6000 U.I. en embarazadas no están recomendadas por su potencial fetotoxicidad. Se observan reacciones adversas agudas a dosis mayores a 1 500 000 U.I. en adultos y 75 000 U.I. a 105 100 U.I en niños y con la administración crónica de cantidades mayores de 25 000 U.I. al día durante 8 meses en adultos y 18 000 U.I .a 50 000 U.I. durante algunos meses en niños.

A las concentraciones presentes en esta formulación es improbable con ocurran efectos adversos por vitamina A.

Vitamina D: Síntomas tempranos de hipercalcemia: constipación, diarrea, sequedad de boca, cefalea, aumento de la sed, aumento de la frecuencia urinaria especialmente por la noche, picazón de la piel, disminución del apetito, náuseas o vómitos. Síntomas tardíos de hipercalcemia: dolor óseo, orina turbia, elevación de la presión arterial, aumento de la sensibilidad de los ojos a la luz e irritación ocular, palpitaciones irregulares, letargia, dolor muscular, náuseas o vómitos y pancreatitis, psicosis, cambios mentales y pérdida de peso.

Vitamina C: Dosis altas pueden producir cálculos renales de oxalato, vértigos o languidez, diarrea, flushing o enrojecimiento de la piel, cefalea, aumento moderado de la frecuencia urinaria, náusea o vómitos, dolor abdominal.

Vitamina E: Dosis altas de vitamina E (mayores a 800 UI) pueden producir visión borrosa, diarrea, vértigos, cefalea, náusea o dolor abdominal, cansancio y debilidad.

INCOMPATIBILIDADES: No se han descrito.


INTERACCIONES: La vitamina A en altas dosis (más de 25 000 U.I. por día) puede estimular la pérdida de tejido óseo y contrarrestar los efectos de la suplementación de calcio, y puede causar hipercalcemia.

Colestiramina, colestipol, aceite mineral o neomicina oral: El uso concurrente puede interferir con la absorción de vitamina A, D y E; por lo que se recomienda que las dosis de vitamina A, D y E pudieran ser incrementadas.

Anticonceptivos orales: El uso concurrente puede aumentar las concentraciones de vitamina A en el plasma.

Etretinato o isotretinoina: el uso concurrente con vitamina A puede tener como resultado un incremento de los efectos tóxicos.

Tetraciclina: el uso concurrente con vitamina A 50 000 U.I. por día y dosis más altas puede causar hipertensión intracraneana benigna.

Vitamina E: El uso concurrente de vitamina E puede facilitar la absorción, almacenamiento hepático y la utilización de vitamina A y reducir la toxicidad; dosis excesivas pueden agotar la reserva de vitamina A.

Vitamina C o ácido ascórbico en dosis mayores a 10 gramos por día: Asociado a los anticoagulantes cumarina o derivados de la indandiona, pueden alterar la absorción gastrointestinal del anticoagulante.

Deferoxamina: El uso concurrente con ácido ascórbico puede incrementar la toxicidad del hierro en los tejidos, especialmente en el corazón, causando descompensación cardíaca; por lo tanto este régimen tiene que ser usado con precaución en ancianos.

Disulfiram: El uso concurrente con el ácido ascórbico, especialmente con uso crónico o en dosis altas, puede intervenir en la interacción disulfiram-alcohol.

Vitamina D y los antiácidos, que contienen aluminio en un uso a largo plazo pueden incrementar los niveles de aluminio en sangre y pueden llevar a la toxicidad ósea de aluminio, especialmente en pacientes con insuficiencia renal crónica.

Los antiácidos que contienen magnesio pueden producir hipermagnesemia, especialmente en pacientes con insuficiencia renal crónica.

Anticonvulsivantes, hidantoína, barbitúricos o la primidona: Puede reducir el efecto de vitamina D acelerando su metabolismo por la inducción hepática de la enzima microsomal; pacientes en terapia anticonvulsiva a largo plazo pueden requerir suplementación de vitamina D para prevenir la osteomalacia.

Calcitonina, etidronato, nitrato de Galio, pamidronato o la plicamicina: El uso concurrente con vitamina D pueden antagonizar estas medicaciones en el tratamiento de hipercalcemia.

Suspensiones de calcio en dosis altas o diuréticos tiazidicos: El uso concurrente con vitamina D puede incrementar el riesgo de hipercalcemia; sin embargo, puede ser terapéuticamente ventajoso en personas mayores y grupos de alto riesgo cuando es necesario para prescribir vitamina D o sus derivados juntos con calcio; la vigilancia cuidadosa de concentraciones de calcio en suero es esencial durante la terapia a largo plazo.

Los corticosteroides usados por períodos prolongados puede intervenir con la acción de vitamina D.

Digitálicos glicósidos: La hipercalcemia puede ser causada por vitamina D pudiendo potenciar los efectos de estos medicamentos, teniendo como resultados arritmias cardíacas.

Soluciones que contienen fósforo en dosis altas: el uso concurrente con vitamina D puede aumentar la posibilidad de causar hiperfosfatemia debido al aumento de su absorción.

Análogos de la vitamina D: el uso concurrente con vitamina D, especialmente calcifediol, no es recomendado por los efectos aditivos e incremento del potencial de toxicidad.

Los anticoagulantes, coumarina, derivados de la indandiona: El uso concurrente con dosis de vitamina E de más de 400 UI por día pueden producir una posible hipoprotrombinemia.

Los suplementos de hierro en altas dosis pueden catalizar la oxidación y aumentar las necesidades diarias de vitamina E.

La vitamina A asociada a la vitamina E puede facilitar su absorción, su almacenamiento hepático y su utilización, y reducir la toxicidad de vitamina A; dosis altas de vitamina E pueden agotar las reservas de vitamina A.

ADVERTENCIAS: No tomar mayor volumen que las dosis recomendadas. El uso de vitamina A en alcohólicos, cirrosis, enfermedad hepática o hepatitis viral puede potenciar la hepatotoxicidad. No usar dosis superiores a 25 000 U.I. diarias de vitamina A salvo bajo supervisión médica; no usar por tiempo prolongado. Altas dosis de vitamina C puede interferir con las determinaciones de glucosa y pueden precipitar anemia hemolítica en pacientes con deficiencia de glucosa 6 fosfato deshidrogenasa. El uso de vitamina C en pacientes con hemocromatosis, anemia sideroblástica, o talasemia puede aumentar la absorción del hierro con el agravamiento de estos estados. Dosis elevadas de vitamina C pueden elevar el riesgo de hiperoxaluria o cálculos renales. La vitamina D o compuestos que la contengan debe utilizarse con cuidado en arteriosclerosis, insuficiencia cardíaca, hiperfosfatemia, hipersensibilidad a los efectos de la vitamina D, insuficiencia renal, sarcoidosis, y otras enfermedades granulomatosas. Dosis mayores de 400 U.I. de vitamina E puede agravar la hipoprotrombinemia producida por vitamina K. Dosis excesivas de vitaminas A y D pueden conducir a hipervitaminosis.


PRECAUCIONES: Dosis mayores de 6000 U.I. de vitamina A no deben ser administradas en mujeres en gestación, debido a su potencial fetotoxicidad. Las concentraciones de vitamina E en el plasma de niños recién nacidos son escasas y son aun más bajas en prematuros o niños de bajo peso al nacer. El Comité de Nutrición de la Academia Norteamericana de la Pediatría recomienda que el niño nacido a término reciba 0,3 U.I. de vitamina E por 100 Kcal; así mismo recomienda que la fórmula alimentaria para niños prematuros proporcione 0,7 U.I. de vitamina E por 100 Kcal. Además, se ha sugerido que los niños prematuros reciban de 5 a 25 U.I. de vitamina E suplementaria por día, debido a que presentan una pobre absorción intestinal. No se han documentado problemas en pediatría con las dosis recomendadas de la vitamina E.

DOSIFICACIÓN: PREVITA® Jarabe está formulado para ser usado en niños mayores de 3 años de edad hasta los 12 años de edad. Administrar por vía oral. 1 cucharadita (5 mL) al día.

Tratamiento de la sobredosis: La intoxicación por sobredosis es poco probable, ya que se requieren en casos de las vitaminas específicas dosis extremadamente elevadas: en el caso de la vitamina A se requieren 1 500 000 U.I. en adultos y 350 000 U.I. en niños en una sola dosis; 25 000 UI en adultos o 18 000 U.I. en niños durante ocho meses ininterrumpidos; en el caso de vitamina D se requieren 20 000 a 60 000 U.I. en adultos y 2000 a 4000 U.I. en niños durante semanas o meses. Con la vitamina E se ha observado a dosis de 400 a 800 U.I. de tal manera que la aparición de signos de intoxicación con PREVITA® Jarabe a las dosis sugeridas será muy rara. La intoxicación crónica por el uso prolongado de dosis particularmente elevadas se manifiesta por náuseas, vómitos, sequedad de la piel, pérdida del cabello, dolor óseo, pérdida de apetito, elevación del calcio y fósforo en plasma y orina.

Estos síntomas desaparecen rápidamente al suprimir la medicación. Mujeres en edad de procrear (por la vitamina A) deberán descartar la posibilidad de gestación, hasta que por lo menos tengan la presentación de un ciclo menstrual posterior a la aparición de los síntomas de toxicidad o hasta que los niveles de vitamina A se hayan normalizado. En caso de ingesta accidental masiva deberá tomarse las medidas destinadas a impedir la absorción (estimulación del vómito o la administración de laxantes catárticos: leche de magnesia); estimular la eliminación mediante la administración de líquidos.

PRESENTACIONES: PREVITA® Jarabe: Frascos x 60, 100 y 110 mL.

Importado por:

LUKOLL S.A.C.

Av. Gral. Juan A. Pezet 1970, Lima 17 – Perú
Teléfono: 264-3322 • Fax: 264-3322 anexo: 1316
informes@lukoll.com.pe/www.lukoll.com

CONSERVACIÓN: Consérvese a temperatura no mayor a 30 °C, en lugar seco y fresco. Protéjase de la luz. Manténgase fuera del alcance y de la vista de los niños.