Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
MICARDIS AMLO 80/5 MG Comprimidos
Marca

MICARDIS AMLO 80/5 MG

Sustancias

AMLODIPINO, TELMISARTÁN

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos

Presentación

Caja dual , Blíster de aluminio , 3,7,14 y 28 Comprimidos , 80/5 Miligramos

COMPOSICIÓN:

Cada COMPRIMIDO contiene: 80 mg de telmisartán y 5 mg de amlodipino (como besilato).

Excipientes: Hidróxido de sodio, Povidona K25, Meglumina, Sorbitol, Estearato de magnesio, Celulosa microcristalina, Almidón pregelatinizado, Almidón de maíz, Sílica coloidal anhidra, Óxido de hierro negro (E172), Óxido de hierro amarillo (E172), Azul N°1 FD&C y Laca de aluminio (E133).

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Tratamiento de la hipertensión esencial en adultos:

Tratamiento adicional:

MICARDIS AMLO® 80 mg/5 mg está indicado para adultos cuya presión arterial no está suficientemente controlada con MICARDIS AMLO® 40 mg/5 mg.

Tratamiento de reemplazo:

Los adultos que reciben telmisartán y amlodipino en comprimidos por separado pueden en cambio recibir MICARDIS AMLO® con las mismas dosis.

Ver Contraindicaciones, Advertencias y precauciones, Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción y Propiedades farmacodinámicas.

DATOS FARMACÉUTICOS:

Incompatibilidades: No corresponde.

Vida útil: 3 años.

“No consumir el producto una vez alcanzada la fecha de vencimiento indicada en los rotulados”.

Condiciones de conservación y almacenamiento: Este medicamento no requiere condiciones de temperatura especiales de almacenamiento.

Conservar en el envase original para protegerlo de la luz y de la humedad.

Retirar los comprimidos del blíster inmediatamente antes de su ingesta.

“Consulte a su médico o farmacéutico, según proceda, para cualquier aclaración sobre la utilización del producto”.

Precauciones especiales de eliminación: No se requieren medidas especiales de eliminación.

Manténgase fuera del alcance de los niños

Venta con receta médica.

Importado por:

BOEHRINGER INGELHEIM PERÚ S.A.C.

RUC: 20523163320 Tel: (01) 412-5000

Dir. Técnico Q.F. Jesús Peña


PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: agentes que actúan sobre el sistema renina-angiotensina, antagonistas de la angiotensina II y bloqueadores de los canales de calcio; código ATC: C09DB04.

MICARDIS AMLO® combina dos compuestos antihipertensivos con mecanismos complementarios para controlar la presión arterial en pacientes con hipertensión esencial: un antagonista de los receptores de la angiotensina II, telmisartán, y un bloqueador de los canales de calcio dihidropiridínico, amlodipino.

La combinación de estos agentes tiene un efecto antihipertensivo agregado que disminuye la presión arterial en mayor grado que cada componente por separado.

MICARDIS AMLO® tomado una vez por día reduce eficaz y permanentemente la presión arterial en el intervalo terapéutico de 24 horas.

Telmisartán: El telmisartán es un antagonista específico (tipo AT1) de los receptores de la angiotensina II activo por vía oral. Desplaza a la angiotensina II con gran afinidad desde su lugar de unión al subtipo de los receptores AT1, responsable de las acciones conocidas de la angiotensina II. El telmisartán no tiene actividad agonista parcial en el receptor AT1. Se une selectivamente al receptor AT1, y la unión es prolongada. No muestra afinidad por otros receptores, ni por los AT2 ni por otros receptores AT menos caracterizados. El papel funcional de estos receptores no es conocido ni tampoco lo es el efecto de su posible sobreestimulación por la angiotensina II, cuyos niveles aumentan por acción del telmisartán. El telmisartán disminuye el nivel plasmático de aldosterona. No inhibe la renina plasmática humana ni bloquea los canales iónicos. No inhibe la enzima convertidora de angiotensina (quininasa II), la enzima que también degrada la bradiquinina; por lo tanto, no se espera que potencie los efectos adversos de la bradiquinina.

En el hombre, una dosis de 80 mg de telmisartán inhibe casi completamente el aumento de la presión arterial producido por la angiotensina II. El efecto inhibitorio del telmisartán se mantiene 24 horas y se registra aún a las 48 horas.

Después de la primera dosis de telmisartán, la actividad antihipertensiva se torna evidente dentro de las 3 horas en forma gradual. La reducción máxima de la presión arterial generalmente se logra de 4 a 8 semanas de iniciado el tratamiento y se mantiene durante el tratamiento a largo plazo.

El efecto antihipertensivo se mantiene constante 24 horas después de la ingesta e incluye las últimas 4 horas antes de la siguiente dosis, tal como se muestra en las mediciones ambulatorias de la presión arterial. Esto se ha confirmado por relaciones valle pico uniformemente por encima del 80% después de dosis de 40 y 80 mg de telmisartán en estudios clínicos comparados con placebo. Se observa una tendencia manifiesta a una relación dosis-tiempo de recuperación de la presión arterial sistólica inicial. Los datos de la presión arterial diastólica no guardan coherencia en este aspecto.

En pacientes hipertensos, el telmisartán reduce tanto la presión sistólica como la diastólica sin afectar el pulso. La contribución de los efectos diuréticos y natriuréticos del medicamento a su actividad hipotensora aún no se ha definido. La eficacia antihipertensiva del telmisartán es similar a la de agentes que representan otras clases de antihipertensivos (como ha quedado demostrado en estudios clínicos comparativos de telmisartán y amlodipino, atenolol, enalapril, hidroclorotiazida y lisinopril).

Después de la interrupción abrupta del tratamiento con telmisartán, y al cabo de varios días, la presión arterial retorna gradualmente a los valores previos al tratamiento sin indicios de rebote.

En estudios clínicos que compararon ambos tratamientos antihipertensivos en forma directa, la incidencia de tos seca en los pacientes tratados con telmisartán fue significativamente más baja que en los que recibieron inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina.

Dos grandes estudios aleatorizados y controlados (ONTARGET (ONgoing Telmisartan Alone and in combination with Ramipril Global Endpoint Trial) y VA NEPHRON-D (The Veterans Affairs Nephropathy in Diabetes)) han evaluado el uso de la combinación de un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina con un antagonista de los receptores de angiotensina II.

ONTARGET fue un estudio realizado en pacientes con antecedentes de enfermedad cardiovascular o cerebrovascular o diabetes mellitus tipo 2, acompañada con evidencia de daño en los órganos diana.

VA NEPHRON-D fue un estudio en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 y nefropatía diabética. Estos estudios no mostraron ningún beneficio significativo sobre la mortalidad y los resultados renales y/o cardiovasculares, se observó un aumento del riesgo de hiperpotasemia, daño renal agudo y/o hipotensión, comparado con la monoterapia. Dada la similitud de sus propiedades farmacológicas, estos resultados también resultan apropiados para otros inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y antagonistas de los receptores de angiotensina II. En consecuencia, no se deben utilizar de forma concomitantes los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los antagonistas de los receptores de angiotensina II en pacientes con nefropatía diabética.

ALTITUDE (Aliskiren Trial in Type 2 Diabetes Using Cardiovascular and Renal Disease Endpoints) fue un estudio diseñado para evaluar el beneficio de añadir aliskireno a una terapia estándar con un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina o un antagonista de los receptores de angiotensina II en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 e insuficiencia renal crónica, enfermedad cardiovascular, o ambas. El estudio se dio por finalizado prematuramente a raíz de un aumento en el riesgo de resultados adversos. La muerte por causas cardiovasculares y los ictus fueron ambos numéricamente más frecuentes en el grupo de aliskireno que en el grupo de placebo, y se notificaron acontecimientos adversos y acontecimientos adversos graves de interés (hiperpotasemia, hipotensión y disfunción renal) con más frecuencia en el grupo de aliskireno que en el de placebo.

Amlodipino: El amlodipino es un inhibidor del influjo del ion calcio, perteneciente al grupo de las dihidropiridinas (bloqueador del canal lento o antagonista del ion de calcio) que inhibe el influjo transmembrana de los iones de calcio en el músculo liso vascular y cardíaco. El mecanismo de acción antihipertensiva del amlodipino se debe al efecto relajante directo que tiene sobre el músculo liso vascular, que reduce la resistencia vascular periférica y la presión arterial. Los datos experimentales indican que el amlodipino se une a los sitios de unión de dihidropiridina y no dihidropiridina. El amlodipino es relativamente vaso selectiva, y tiene mayor efecto en las células del músculo liso vascular que en las células del músculo cardíaco.

Administrada una vez al día en pacientes hipertensos, disminuye la presión arterial en grado clínicamente significativo en ambas posiciones, supina y de pie, durante un intervalo de 24 horas. Debido al lento comienzo de la acción del amlodipino, la hipotensión aguda no es una consecuencia de su administración.

En los pacientes hipertensos con función renal normal, las dosis terapéuticas de amlodipino disminuyeron la resistencia vascular renal y aumentaron la tasa de filtración glomerular y el flujo plasmático renal real, sin cambios en la fracción de filtración o proteinuria.

El amlodipino no se relacionó con ningún efecto metabólico adverso ni con cambios en los lípidos plasmáticos, y es adecuada para uso en pacientes con asma, diabetes y gota.

Administración en pacientes con insuficiencia cardíaca: Los estudios hemodinámicos y los estudios clínicos comparativos basados en ejercicios con pacientes con insuficiencia cardíaca NYHA Clase II IV mostraron que el amlodipino no fue causa de deterioro clínico medido por tolerancia al ejercicio, fracción de eyección ventricular izquierda y sintomatología clínica.

Un estudio comparado con placebo (PRAISE), diseñado para evaluar pacientes con insuficiencia cardíaca NYHA Clase III IV que recibieron digoxina, diuréticos e inhibidores de la ECA mostró que el amlodipino no aumentó el riesgo de mortalidad ni morbimortalidad en pacientes con insuficiencia cardíaca.

En un estudio (PRAISE 2) de seguimiento a largo plazo, comparado con placebo, de amlodipino en pacientes con insuficiencia cardíaca NYHA Clase III y IV sin síntomas clínicos ni hallazgos objetivos indicadores de enfermedad isquémica subyacente, con dosis estables de inhibidores de la ECA, digitalis y diuréticos, el amlodipino no tuvo efecto alguno sobre el total de la mortalidad cardiovascular. En esta misma población, se asoció la amlodipino con el aumento de informes de edema pulmonar, a pesar de no haber ninguna diferencia significativa en la incidencia del empeoramiento de la deficiencia cardíaca en comparación con placebo.

Telmisartán/Amlodipino: En un estudio factorial de 8 semanas, multicéntrico, doble ciego, aleatorizado, de grupos paralelos y comparado con placebo, que incluyó 1461 pacientes con hipertensión de leve a grave (presión arterial diastólica promedio en sedestación ≥ 95 y ≤ 119 mmHg), el tratamiento con cada dosis de combinación de MICARDIS AMLO® produjo reducciones significativamente mayores de presión arterial sistólica y diastólica y tasas más altas de control en comparación con los componentes como monoterapia.

MICARDIS AMLO® mostró reducciones relacionadas con la dosis en la presión arterial sistólica y diastólica en todo el intervalo de dosis terapéutica de –21,8/–16,5 mmHg (40 mg/5 mg), –22,1/–18,2 mmHg (80 mg/5 mg), –24,7/–20,2 mmHg (40 mg/10 mg) y –26,4/–20,1 mmHg (80 mg/10 mg). La reducción en la presión arterial diastólica de < 90 mmHg se logró en 71,6%; 74,8%; 82,1%; 85,3% de los pacientes, respectivamente. Los valores se ajustaron en función del valor inicial y del país.

La mayor parte del efecto antihipertensivo se logró 2 semanas después del inicio del tratamiento. En un subgrupo de 1050 pacientes con hipertensión moderada a grave (PAD ≥ 100 mmHg) 32,7 51,8% respondió suficientemente a la monoterapia con telmisartán o amlodipino. Los cambios medios observados en la presión arterial sistólica/diastólica con un tratamiento combinado con amlodipino 5 mg ( 22,2/17,2 mmHg con 40 mg/5 mg; 22,5/19,1 mmHg con 80 mg/5 mg) fueron similares o mayores que los observados con amlodipino 10 mg ( 21,0/17,6 mmHg). Además, el tratamiento combinado se asoció con tasas de edema notablemente más bajas (1,4% con 40 mg/5 mg; 0,5% con 80 mg/5 mg; 17,6% con amlodipino 10 mg).

El monitoreo ambulatorio de la presión arterial (MAPA) automático realizado en un subgrupo de 562 pacientes confirmó los resultados uniformes en la reducción de la presión arterial sistólica y diastólica clínica observada en el período completo de dosificación de 24 horas.

En un estudio posterior multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, comparado con tratamiento activo y de grupos paralelos, un total de 1097 pacientes con hipertensión leve a grave que no estaban suficientemente controlados con amlodipino 5 mg recibieron MICARDIS AMLO® (40 mg/5 mg u 80 mg/5 mg) o amlodipino sola (5 mg o 10 mg). Después de 8 semanas de tratamiento, cada una de las combinaciones fue estadística y significativamente superior a ambas dosis de monoterapia con amlodipino en la capacidad de reducir la presión arterial sistólica y diastólica: ( 13,6/9,4 mmHg, 15,0/10,6 mmHg con 40 mg/5 mg, 80 mg/5 mg vs. 6,2/5,7 mmHg, 11,1/8,0 mmHg con amlodipino 5 mg/10 mg). Se lograron mayores tasas de control de la presión arterial diastólica, en comparación con las respectivas monoterapias (56,7%; 63,8% con 40 mg/5 mg y 80 mg/5 mg vs. 42%; 56,7% con amlodipino 5 mg y 10 mg). Las tasas de edema fueron significativamente más bajas en pacientes que recibieron dosis de 40 mg/5 mg y 80 mg/5 mg, en comparación con los pacientes que recibieron amlodipino 10 mg (4,4% vs. 24,9%, respectivamente).

En otro estudio multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, comparado con tratamiento activo y de grupos paralelos, un total de 947 pacientes con hipertensión leve a grave que no estaban suficientemente controlados con amlodipino 10 mg, recibieron MICARDIS AMLO® (40 mg/10 mg u 80 mg/10 mg) o amlodipino solo (10 mg). Después de 8 semanas, cada uno de los tratamientos combinados fue estadística y significativamente superior a la monoterapia con amlodipino en la capacidad de reducir la presión arterial diastólica y sistólica ( 11,1/9,2 mmHg, 11,3/9,3 mmHg con 40 mg/10 mg, 80 mg/10 mg vs. 7,4/6,5 mmHg con amlodipino 10 mg). Se lograron tasas de normalización de la presión arterial diastólica más altas en comparación con la monoterapia (63,7% y 66,5% con 40 mg/10 mg, 80 mg/10 mg vs. 51,1% con amlodipino 10 mg).

En dos estudios correspondientes de seguimiento a largo plazo, abiertos, realizados durante 6 meses, el efecto de MICARDIS AMLO® se mantuvo a lo largo del período del estudio. Asimismo, se demostró que en pacientes no controlados suficientemente con MICARDIS AMLO® 40 mg/10 mg, se lograba una reducción adicional de la presión arterial aumentando la dosis a 80 mg/10 mg.

La incidencia general de reacciones adversas con MICARDIS AMLO® en el programa de estudios clínicos fue baja y solo el 12,7% de los pacientes tratados experimentaron reacciones adversas. Las reacciones adversas más frecuentes fueron edema periférico y mareo; ver la Sección Reacciones adversas. Las reacciones adversas informadas coincidieron con las anticipadas a partir de los perfiles de seguridad de los componentes telmisartán y amlodipino. No se observaron reacciones adversas nuevas o más graves. Los eventos relacionados con el edema (edema periférico, edema generalizado y edema) fueron uniformemente más bajos en los pacientes que recibieron MICARDIS AMLO® en comparación con los que recibieron amlodipino 10 mg. En el estudio con diseño factorial, las tasas de edema fueron 1,3% con MICARDIS AMLO® 40 mg/5 mg y 80 mg/5 mg, 8,8% con MICARDIS AMLO® 40 mg/10 mg y 80 mg/10 mg y 18,4% con amlodipino 10 mg. En pacientes no controlados que recibieron tratamiento con amlodipino 5 mg, las tasas de edema fueron 4,4% para 40 mg/5 mg y 80 mg/5 mg, y 24,9% para amlodipino 10 mg.

El efecto antihipertensivo de MICARDIS AMLO® fue similar independientemente de la edad y del sexo, y fue similar en pacientes con diabetes y sin ella.

MICARDIS AMLO® no se ha estudiado en ninguna población de pacientes que no sea la de pacientes hipertensos. El telmisartán se investigó en un gran estudio de resultados en 25 620 pacientes con alto riesgo cardiovascular (estudio ONTARGET). Se estudió la acción del amlodipino en pacientes con angina crónica estable, angina vasoespástica y arteriopatía coronaria documentada angiográficamente.

Población pediátrica: La Agencia Europea de Medicamentos ha eximido de la obligación de presentar los resultados de los estudios con MICARDIS AMLO® en todos los subgrupos de población pediátrica con hipertensión (ver la Sección Posología y forma de administración para obtener información sobre el uso en pacientes pediátricos).

Propiedades farmacocinéticas:

Farmacocinética de la combinación a dosis fija: La velocidad y el grado de absorción de MICARDIS AMLO® son equivalentes a la biodisponibilidad del telmisartán y del amlodipino administrados como comprimidos individuales.

Absorción: La absorción del telmisartán es rápida aunque la cantidad absorbida varía. La biodisponibilidad absoluta media para telmisartán es de aproximadamente el 50%. Cuando el telmisartán se toma con alimentos, la reducción del área bajo la curva de concentración plasmática en el tiempo (AUC0-8) de telmisartán varía de aproximadamente 6% (dosis de 40 mg) a aproximadamente 19% (dosis de 160 mg). A las 3 horas de la administración, las concentraciones plasmáticas son similares si el telmisartán se toma en ayunas o con alimentos.

Después de la administración oral de dosis terapéuticas, el amlodipino se absorbe bien y los niveles sanguíneos máximos se alcanzan en 6 12 horas. La biodisponibilidad absoluta se calculó entre 64% y 80%. La biodisponibilidad de amlodipino no se ve afectada por la ingesta de alimentos.

Distribución: El telmisartán se une en gran medida a las proteínas plasmáticas (> 99,5%), principalmente a la albúmina y a la glucoproteína alfa 1 ácida. El volumen de distribución aparente medio (Vdss) en estado de equilibrio es de aproximadamente 500 L.

El volumen de distribución del amlodipino es de aproximadamente 21 L/kg. Los estudios in vitro con amlodipino mostraron que aproximadamente el 97,5% del principio activo circulante se une a las proteínas plasmáticas en los pacientes hipertensos.

Metabolismo: El telmisartán se metaboliza por conjugación con el ácido glucurónido del compuesto original. No se ha demostrado actividad farmacológica para el conjugado.

El amlodipino se metaboliza extensamente (aproximadamente el 90%) por el hígado a los metabolitos inactivos.

Eliminación: El telmisartán se caracteriza por una farmacocinética de degradación biexponencial con una vida media de eliminación terminal > 20 horas. La concentración plasmática máxima (Cmáx) y, en menor grado, el área bajo la curva de concentración plasmática en el tiempo (AUC) aumentan en forma no proporcional con la dosis. No hay indicios de acumulación clínicamente relevante de telmisartán cuando se recibe en las dosis recomendadas. Las concentraciones plasmáticas fueron más altas en las mujeres que en los hombres, pero esto no tuvo influencia relevante en la eficacia.

Después de la administración oral (e intravenosa), el telmisartán se excreta casi exclusivamente por las heces, principalmente como compuesto inalterado. La excreción urinaria acumulativa es < 1% de la dosis. La depuración plasmática total (Cltot) es elevada (aproximadamente 1000 mL/min) si se compara con el flujo sanguíneo hepático (alrededor de 1500 mL/min).

La eliminación del amlodipino del plasma es bifásica, tiene una vida media terminal de eliminación de aproximadamente 30 a 50 horas con las dosis diarias. El nivel plasmático en estado de equilibrio se alcanza después de la administración continua durante 7 8 días. El 10% del amlodipino original y el 60% de los metabolitos del amlodipino se excretan en la orina.

Linealidad/no linealidad: No se espera que la reducción leve del AUC del telmisartán provoque una reducción de su eficacia terapéutica. No existe una relación lineal entre las dosis y los niveles plasmáticos. La Cmáx y el AUC (en menor medida) aumentan en forma no proporcional con dosis por encima de 40 mg.

La farmacocinética de amlodipino es lineal.

Poblaciones especiales:

Pacientes pediátricos (menores de 18 años): No hay datos farmacocinéticos disponibles de la población pediátrica.

Sexo: Se observaron diferencias en la concentración plasmática del telmisartán con respecto al sexo, con Cmáx y AUC aproximadamente 3 y 2 veces más altas, respectivamente, en las mujeres.

Pacientes de edad avanzada: La farmacocinética del telmisartán no difiere entre los pacientes más jóvenes y aquellos de edad avanzada.

El tiempo para alcanzar la concentración plasmática máxima del amlodipino es similar en los jóvenes y en los pacientes de edad avanzada. En estos últimos, la depuración de la amlodipino tiende a declinar y aumenta el AUC y la vida media de eliminación.

Pacientes con insuficiencia renal: En los pacientes con insuficiencia renal leve a moderada y grave se observaron concentraciones plasmáticas dos veces más altas de telmisartán. No obstante, se observaron concentraciones plasmáticas inferiores en pacientes con insuficiencia renal dializados. El telmisartán se une en gran medida a las proteínas plasmáticas, por lo cual, en pacientes con insuficiencia renal, no se puede eliminar por diálisis. La vida media de eliminación no varía en pacientes con insuficiencia renal. La insuficiencia renal no influye significativamente en la farmacocinética del amlodipino.

Pacientes con insuficiencia hepática: Los estudios farmacocinéticos en pacientes con insuficiencia hepática mostraron un aumento de la biodisponibilidad absoluta del telmisartán hasta casi el 100%. La vida media de eliminación no varía en pacientes con insuficiencia hepática. En los pacientes con insuficiencia hepática, la depuración de amlodipino disminuye, lo cual aumenta el AUC en aproximadamente 40 – 60%.

Datos no clínicos de seguridad: Dado que los perfiles de toxicidad no clínicos del telmisartán y del amlodipino no se superponen, no se prevé exacerbación de la toxicidad con la combinación. Esto se demostró en un estudio toxicológico a corto plazo (13 semanas) con dosis múltiples en ratas, en el que se probaron las dosis 3,2/0,8; 10/2,5 y 40/10 mg/kg de telmisartán y amlodipino.

A continuación se informan los datos no clínicos de los componentes de la combinación a dosis fija.

Telmisartán: En los estudios no clínicos de seguridad, las dosis que producen una exposición comparable a la del intervalo terapéutico clínico disminuyeron los parámetros de la serie roja (eritrocitos, hemoglobina, hematocrito), alteraron la hemodinamia renal (aumento del nitrógeno ureico y de la creatinina en sangre) y aumentaron el potasio sérico en animales normotensos. En perros, se observó dilatación tubular renal y atrofia. También se detectaron lesiones de la mucosa gástrica (erosión, úlceras o inflamación) en ratas y perros. Estos efectos secundarios farmacológicos, conocidos a partir de estudios no clínicos realizados con inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y antagonistas de los receptores de la angiotensina II, se evitaron mediante la administración suplementaria de solución salina oral. En ambas especies se observó mayor actividad de la renina plasmática e hipertrofia/hiperplasia de las células yuxtaglomerulares renales. Estas alteraciones, que constituyen también un efecto de clase de los inhibidores de la ECA y otros antagonistas de los receptores de la angiotensina II, no parecen ser clínicamente significativas.

No se observó evidencia de un efecto teratogénico claro pero, a dosis tóxicas, se observó un efecto de telmisartán en el desarrollo posnatal de las crías: menor peso corporal y demora en abrir los ojos.

No hubo evidencias de mutagénesis ni de actividad clastógena relevante en estudios in vitro, ni indicios de carcinogénesis en ratas y ratones.

Amlodipino: Los datos no clínicos no revelan riesgos especiales para el hombre según los estudios convencionales de seguridad farmacológica, toxicidad a dosis repetida, genotoxicidad y potencial carcinógeno.

En estudios de toxicidad reproductiva en ratas, a altas dosis se observó parto demorado, trabajo de parto complicado y dificultad de sobrevida del feto y de las crías. No se observó ningún efecto sobre la fertilidad de las ratas tratadas con maleato de amlodipino por vía oral (machos durante 64 días y hembras durante 14 días antes del apareamiento) con dosis de hasta 10 mg de amlodipino/kg/día (aproximadamente 10 veces la dosis máxima recomendada en humanos de 10 mg/día sobre una base de mg/m2).

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad a los principios activos, a los derivados de la dihidropiridina o a alguno de los excipientes que se indican en la sección Lista de excipientes.

• Segundo y tercer trimestre del embarazo (ver Advertencias y precauciones especiales y Fertilidad, embarazo y lactancia).

• Obstrucción biliar e insuficiencia hepática grave.

Shock (incluido el shock cardiogénico).

• Obstrucción del tracto de salida del ventrículo izquierdo (p. ej., estenosis aórtica de alto grado).

• Insuficiencia cardíaca con inestabilidad hemodinámica tras infarto agudo de miocardio.

El uso concomitante de MICARDIS AMLO® 80 mg/5 mg con medicamentos que contienen aliskireno está contraindicado en pacientes con diabetes mellitus o insuficiencia renal (TFG < 60 mL/min/1,73 m2) (ver Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción y Propiedades farmacodinámicas).

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

Embarazo: Los datos acerca del uso de telmisartán/amlodipino durante el embarazo son limitados. No se han realizado estudios de toxicidad reproductiva en animales con telmisartán/amlodipino.

Telmisartán: No se recomienda el uso de antagonistas de los receptores de la angiotensina II durante el primer trimestre del embarazo (ver Advertencias y precauciones especiales). Los antagonistas de los receptores de la angiotensina II están contraindicados en el segundo y tercer trimestre del embarazo (ver Contraindicaciones y Advertencias y precauciones especiales).

Los estudios con telmisartán en animales demostraron toxicidad reproductiva (ver Datos no clínicos de seguridad).

Los datos epidemiológicos respecto del riesgo de teratogenicidad tras la exposición a inhibidores de la ECA en el primer trimestre del embarazo no son concluyentes. Sin embargo, no se descarta un leve aumento del riesgo. Si bien no existen datos epidemiológicos comparativos sobre el riesgo con los antagonistas de los receptores de la angiotensina II, pueden existir riesgos similares para esta categoría de medicamentos. A menos que la continuación del tratamiento con antagonistas de los receptores de la angiotensina II se considere imprescindible, las pacientes que prevén quedar embarazadas deben cambiar por un tratamiento antihipertensivo alternativo para el cual se haya establecido el perfil de seguridad durante el embarazo. Una vez diagnosticado el embarazo, se debe interrumpir inmediatamente el tratamiento con antagonistas de los receptores de la angiotensina II y, de ser posible, se debe comenzar un tratamiento alternativo.

Está demostrado que la exposición a los antagonistas de los receptores de la angiotensina II durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo provoca fetotoxicidad en humanos (disminución de la función renal, oligoamnios, retraso en la osificación del cráneo) y toxicidad neonatal (insuficiencia renal, hipotensión, hiperpotasemia) (ver Datos no clínicos de seguridad).

Si se hubiera producido exposición a los antagonistas de los receptores de la angiotensina II a partir del segundo trimestre del embarazo, se recomienda realizar una ecografía de control de la función renal y del cráneo. En los niños cuyas madres han tomado antagonistas de los receptores de la angiotensina II se debe controlar cuidadosamente la hipotensión (ver Contraindicaciones y Advertencias y precauciones especiales).

Amlodipino: Los datos sobre un número limitado de embarazos expuestos no indican que el amlodipino u otros antagonistas de los receptores de calcio tengan efectos negativos en la salud del feto. Sin embargo, puede existir riesgo de parto prolongado.

Lactancia: Dado que no se cuenta con información respecto del uso de telmisartán y/o amlodipino durante la lactancia, no se recomienda telmisartán/amlodipino. Es preferible optar por tratamientos alternativos cuyos perfiles de seguridad durante la lactancia estén mejor establecidos, especialmente durante la lactancia en recién nacidos o prematuros.

Fertilidad: No hay datos disponibles de estudios clínicos comparativos con la combinación a dosis fija o con los componentes como monoterapia.

No se han realizado estudios de toxicidad reproductiva con la combinación de telmisartán y amlodipino.

En estudios no clínicos, no se observaron efectos del telmisartán en la fertilidad de machos y hembras.

Tampoco se informaron efectos del amlodipino en la fertilidad de machos y hembras (ver Datos no clínicos de seguridad).

En estudios no clínicos e in vitro, se observaron cambios bioquímicos reversibles en los bloqueadores de los canales de calcio en la cabeza de los espermatozoides que pueden afectar la fecundación. No se estableció la relevancia clínica de este hallazgo.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MAQUINARÍA:

Este medicamento tiene influencia moderada sobre la capacidad para conducir y utilizar maquinaria. Se debe advertir a los pacientes que pueden experimentar reacciones adversas como síncope, somnolencia, mareo o vértigo durante el tratamiento (ver Reacciones adversas). Por lo tanto, se deberá recomendar precaución a los pacientes al conducir o utilizar maquinaria. En caso de experimentar estas reacciones adversas, los pacientes deberán evitar tareas potencialmente peligrosas, como conducir o utilizar maquinaria.

REACCIONES ADVERSAS:

Resumen del perfil de seguridad: Las reacciones adversas más frecuentes incluyen mareo y edema periférico. El síncope serio es poco frecuente (menos de 1 caso cada 1000 pacientes).

Las reacciones adversas informadas previamente con uno de los componentes como monoterapia (telmisartán o amlodipino) pueden también ser reacciones adversas potenciales con MICARDIS AMLO®, incluso aunque no se hayan observado en estudios clínicos o durante el período de farmacovigilancia.

Tabla de reacciones adversas: La seguridad y la tolerabilidad de MICARDIS AMLO® se evaluaron en cinco estudios clínicos comparativos con más de 3500 pacientes, de los cuales más de 2500 recibieron telmisartán en combinación con amlodipino.

Las reacciones adversas se han clasificado en función de su frecuencia utilizando la siguiente convención:

Muy frecuentes (≥1/10), frecuentes (≥1/100 a <1/10), poco frecuentes (≥1/1000 a <1/100), raras (≥1/10 000 a <1/1000), muy raras (<1/10 000), frecuencia no conocida (no se puede estimar a partir de los datos disponibles).

Dentro de cada categoría de frecuencia, las reacciones adversas se presentan por orden descendente de seriedad.

Clasificación por órganos y sistemas

MICARDIS AMLO®

Telmisartán

Amlodipino

Infecciones e infestaciones

Poco frecuentes

Infección del tracto respiratorio superior, incluida faringitis y sinusitis, infección del tracto urinario, incluida cistitis

Raras

Cistitis

Sepsis, incluido el desenlace mortal1

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Poco frecuentes

Anemia

Raras

Trombocitopenia, eosinofilia

Muy raras

Leucocitopenia, trombocitopenia

Trastornos del sistema inmunológico

Raras

Hipersensibilidad, reacción anafiláctica

Muy raras

Hipersensibilidad

Trastornos del metabolismo y de la nutrición

Poco frecuentes

Hiperpotasemia

Raras

Hipoglucemia (en pacientes diabéticos)

Muy raras

Hiperglucemia

Trastornos psiquiátricos

Poco frecuentes

Cambio de estado de ánimo

Raras

Depresión, ansiedad, insomnio

Confusión

Trastornos del sistema nervioso

Frecuentes

Mareo

Poco frecuentes

Somnolencia, migraña, cefalea, parestesia

Raras

Síncope, neuropatía periférica, hipoestesia, disgeusia, temblor

Muy raras

Síndrome extrapiramidal

Trastornos oculares

Poco frecuentes

Alteración visual

Raras

Deterioro visual

Trastornos del oído y del laberinto

Poco frecuentes

Vértigo

Acúfenos

Trastornos cardíacos

Poco frecuentes

Bradicardia, palpitaciones

Raras

Taquicardia

Muy raras

Infarto de miocardio, arritmia, taquicardia ventricular, fibrilación auricular

Trastornos vasculares

Poco frecuentes

Hipotensión, hipotensión ortostática, rubefacción

Muy raras

Vasculitis

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos

Poco frecuentes

Tos

Disnea

Disnea, rinitis

Muy raras

Enfermedad pulmonar intersticial3

Trastornos gastrointestinales

Poco frecuentes

Dolor abdominal, diarrea, náuseas

Flatulencia

Cambio del hábito intestinal

Raras

Vómitos, hipertrofia gingival, dispepsia, boca seca

Molestias en el estómago

Muy raras

Pancreatitis, gastritis

Trastornos hepatobiliares

Raras

Función hepática anormal, trastorno hepático2

Muy raras

Hepatitis, ictericia, elevación de las enzimas hepáticas (en general, compatibles con colestasis)

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

Poco frecuentes

Prurito

Hiperhidrosis

Alopecia, púrpura, cambio de color de la piel, hiperhidrosis

Raras

Eccema, eritema, erupción

Angioedema (con desenlace mortal), erupción medicamentosa, erupción cutánea tóxica, urticaria

Muy raras

Angioedema, eritema multiforme, urticaria, dermatitis exfoliativa, síndrome de stevens johnson, fotosensibilidad

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

Poco frecuentes

Artralgia, espasmos musculares (calambres en las piernas), mialgia

Raras

Dolor de espalda, dolor en una extremidad (dolor de pierna)

Dolor tendinoso (síntomas semejantes a los de la tendinitis)

Trastornos renales y urinarios

Poco frecuentes

Alteración renal, incluida insuficiencia renal aguda

Trastorno de la micción, polaquiuria

Raras

Nicturia

Trastornos del aparato reproductor y de la mama

Poco frecuentes

Disfunción eréctil

Ginecomastia

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración

Frecuentes

Edema periférico

Poco frecuentes

Astenia, dolor torácico, fatiga, edema

Dolor

Raras

Malestar general

Enfermedad de tipo gripal

Exploraciones complementarias

Poco frecuentes

Enzimas hepáticas elevadas

Creatinina elevada en sangre

Peso aumentado, peso disminuido

Raras

Ácido úrico elevado en sangre

Creatinfosfoquinasa en sangre elevada, hemoglobina disminuida

1: El evento puede ser un hallazgo casual o puede estar relacionado con un mecanismo no conocido aún.

2: La mayoría de los casos de función hepática anormal/trastorno hepático a partir de la experiencia de farmacovigilancia con telmisartán se produjeron en pacientes japoneses, los cuales tienen mayor probabilidad de experimentar estas reacciones adversas.

3: Los informes de casos de enfermedad pulmonar intersticial (predominantemente neumonía intersticial y neumonía eosinofílica) provienen de los datos de farmacovigilancia con telmisartán.

Notificación de sospechas de reacciones adversas: Es importante informar las sospechas de reacciones adversas al medicamento tras su autorización dado que permite una supervisión continuada de la relación riesgo/beneficio del medicamento. Se les solicita a los profesionales de la salud que informen toda sospecha de reacción adversa a través del Sistema Nacional de Farmacovigilancia de medicamentos de DIGEMID.

“Por favor comunicarse con su médico o farmacéutico en caso se presente cualquier reacción adversa que no esté descrita en este inserto”.

INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

No se observaron interacciones entre los dos componentes de esta combinación a dosis fija en los estudios clínicos.

Interacciones comunes a la combinación: No se han realizado estudios sobre la interacción medicamentosa.

Para tener en cuenta en casos de administración concomitante:

• Otros agentes antihipertensivos: El efecto reductor de la presión arterial que tiene telmisartán/amlodipino puede verse aumentado por la administración concomitante de otros antihipertensivos.

• Agentes con potencial reductor de la presión arterial: Dadas sus propiedades farmacológicas, es previsible que los medicamentos como baclofeno, amifostina, los neurolépticos o antidepresivos potencien los efectos hipotensores de todos los antihipertensivos, incluido este medicamento. Además, la hipotensión ortostática se puede agravar por el consumo de alcohol.

• Corticoesteroides (vía sistémica): Disminuyen el efecto antihipertensivo.

Interacciones con telmisartán:

• Uso concomitante no recomendado:

– Diuréticos ahorradores de potasio o suplementos de potasio: Los antagonistas de los receptores de la angiotensina II, como el telmisartán, atenúan la pérdida de potasio provocada por el diurético. Los diuréticos ahorradores de potasio, p. ej., la espironolactona, la eplerenona, el triamtereno o la amilorida, los suplementos de potasio o los sustitutos de la sal que contienen potasio pueden provocar un aumento significativo del potasio sérico. En caso de indicarse el uso concomitante por hipopotasemia documentada, estos diuréticos deben emplearse con precaución y con monitoreo frecuente del potasio sérico.

– Litio: Se han informado aumentos reversibles de las concentraciones de litio en suero y de la toxicidad durante la administración concomitante de litio con inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina. También se informaron casos con antagonistas de los receptores de la angiotensina II, incluido el telmisartán. En caso de ser necesaria la combinación, se recomienda el monitoreo cuidadoso de los niveles de litio en suero.

– Otros antihipertensivos que actúan sobre el sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA): Los datos de los estudios clínicos han demostrado que el bloqueo dual del sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA) mediante el uso combinado de inhibidores de la ECA, bloqueadores de los receptores de la angiotensina II o aliskireno, se asocia con una mayor frecuencia de acontecimientos adversos como hipotensión, hiperpotasemia y disminución de la función renal (incluida la insuficiencia renal aguda) en comparación con el uso de un solo agente con efecto sobre el SRAA (ver Contraindicaciones, Advertencias y precauciones especiales y Propiedades farmacodinámicas).

• Administración concomitante con precaución:

– Antiinflamatorios no esteroideos (AINE): Los AINE (es decir, el ácido acetilsalicílico en pautas posológicas antiinflamatorias, los inhibidores de la COX 2 y los AINE no selectivos) pueden reducir el efecto antihipertensivo de los antagonistas de los receptores de la angiotensina II. En algunos pacientes con compromiso de la función renal (p. ej., pacientes deshidratados o pacientes de edad avanzada con compromiso de la función renal), la coadministración de antagonistas de los receptores de la angiotensina II y medicamentos que inhiben la ciclooxigenasa puede provocar un mayor deterioro de la función renal e, incluso, una posible insuficiencia renal aguda, que en general es reversible. Por lo tanto, se debe administrar la combinación con precaución, especialmente en los pacientes de edad avanzada. Se debe hidratar adecuadamente a los pacientes y se debe considerar el monitoreo de la función renal luego del inicio del tratamiento concomitante y de forma periódica posteriormente.

– Ramipril: En un estudio, la coadministración de telmisartán y ramipril produjo un aumento de hasta 2,5 veces en el AUC0 24 y en la Cmáx de ramipril y ramiprilato. La relevancia clínica de esta observación es aún desconocida.

• Coadministración para tener en cuenta:

– Digoxina: Con la coadministración de telmisartán con digoxina, se observaron aumentos medios en la concentración plasmática máxima de digoxina (49%) y en la concentración mínima (20%). Al iniciar, ajustar e interrumpir la administración de telmisartán, se deben monitorear los niveles de digoxina a fin de mantener los niveles dentro del intervalo terapéutico.

Interacciones con amlodipino:

• Administración concomitante con precaución:

– Inhibidores del CYP3A4: Con el uso concomitante del inhibidor del CYP3A4 eritromicina en pacientes jóvenes y diltiazem en pacientes de edad avanzada, las concentraciones plasmáticas de amlodipino aumentaron un 22% y 50%, respectivamente. Sin embargo, se desconoce la relevancia clínica de este hallazgo. No puede descartarse que los inhibidores fuertes del CYP3A4 (es decir, ketoconazol, itraconazol, ritonavir) aumenten las concentraciones plasmáticas de amlodipino en mayor medida que el diltiazem. El amlodipino debe utilizarse con precaución en combinación con inhibidores del CYP3A4. No obstante, no se han informado eventos adversos atribuibles a esa interacción.

– Inductores del CYP3A4: No se dispone de datos respecto del efecto de los inductores del CYP3A4 sobre el amlodipino. El uso concomitante de inductores del CYP3A4 (es decir, rifampicina, Hypericum perforatum) puede reducir la concentración plasmática de amlodipino.

– El pomelo y el jugo de pomelo: La administración concomitante de 240mL de jugo de pomelo con una dosis oral única de 10 mg de amlodipino en 20 voluntarios sanos no mostró un efecto significativo en las propiedades farmacocinéticas del amlodipino.

Todavía no se recomienda el uso concomitante de amlodipino y el pomelo o el jugo de pomelo, dado que la biodisponibilidad del amlodipino puede aumentar en algunos pacientes y puede incrementar los efectos hipotensivos.

• Coadministración para tener en cuenta:

– Tacrolimús: Existe riesgo de aumento de niveles de tacrolimús en sangre con la coadministración con amlodipino, pero el mecanismo farmacocinético de esta interacción no se conoce totalmente. Para evitar la toxicidad del tacrolimús, la administración de amlodipino a pacientes tratados con tacrolimús requiere el monitoreo de los niveles de tacrolimús en sangre y un ajuste de la dosis de tacrolimús si fuese necesario.

– Ciclosporina: No se han realizado estudios de interacción con ciclosporina y amlodipino en voluntarios sanos u otras poblaciones, con excepción de los pacientes con trasplante renal, en los cuales se observaron aumentos variables de la concentración mínima (promedio 0% 40%) de ciclosporina. Se debe considerar el monitoreo de los niveles de ciclosporina en los pacientes con trasplante renal tratados con amlodipino y se deben realizar las reducciones de la dosis de ciclosporina según sea necesario.

– Simvastatina: La coadministración de dosis múltiples de amlodipino y simvastatina 80 mg aumentó la exposición a la simvastatina hasta el 77% frente a la administración de simvastatina sola. Por lo tanto, se debe limitar la dosis de simvastatina a 20 mg por día en los casos de tratamiento con amlodipino.

– Otros: Se ha administrado amlodipino en forma segura con digoxina, warfarina, atorvastatina, sildenafil, antiácidos (hidróxido de aluminio, hidróxido de magnesio, simeticona), cimetidina, antibióticos e hipoglucemiantes orales. Al administrar amlodipino y sildenafil en forma concomitante, cada fármaco ejerció en forma independiente su propio efecto reductor de la presión arterial.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES:

Embarazo: Los antagonistas de los receptores de la angiotensina II no se deben administrar como tratamiento inicial durante el embarazo. A menos que el tratamiento continuo con antagonistas de los receptores de la angiotensina II se considere esencial, la paciente que prevé quedar embarazada debe cambiar por tratamientos antihipertensivos alternativos para los cuales se haya establecido el perfil de seguridad durante el embarazo. Cuando se diagnostica el embarazo, se debe interrumpir de inmediato el tratamiento con antagonistas de los receptores de la angiotensina II y, de ser necesario, empezar un tratamiento alternativo (ver Contraindicaciones y Fertilidad, embarazo y lactancia).

Insuficiencia hepática: El telmisartán se elimina en su mayor parte en la bilis. Es previsible que los pacientes con trastornos obstructivos biliares o insuficiencia hepática tengan una depuración reducida. Además, como ocurre con todos los antagonistas del calcio, la vida media del amlodipino se prolonga en el paciente con una patología hepática, y no se han establecido las dosis recomendadas. Por lo tanto, telmisartán/amlodipino se debe administrar con precaución en esta población.

Hipertensión renovascular: Se produce un aumento del riesgo de hipotensión arterial grave e insuficiencia renal cuando los pacientes que presentan estenosis bilateral de la arteria renal o estenosis de la arteria de un riñón funcional único son tratados con fármacos que afectan el sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA).

Insuficiencia renal y trasplante de riñón: Se recomienda el monitoreo periódico del potasio y de los niveles séricos de la creatinina cuando se administra telmisartán/amlodipino en pacientes con insuficiencia renal. No se han hecho estudios clínicos con telmisartán/amlodipino en pacientes con trasplante reciente de riñón. El amlodipino y el telmisartán no son dializables.

Hipovolemia intravascular: En los pacientes que presentan disminución del volumen plasmático o de la concentración de sodio en plasma debido a tratamiento diurético intensivo, dieta restringida en sal, diarrea o vómitos pueden presentarse síntomas de hipotensión arterial, especialmente después de la primera dosis. Estos trastornos se deben corregir antes de administrar telmisartán. Si se produce hipotensión con telmisartán/amlodipino, debe colocarse al paciente en posición decúbito supino y, de ser necesario, realizar una infusión intravenosa de solución salina normal. Debe continuarse con el tratamiento una vez estabilizada la presión arterial.

Bloqueo dual del sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA): Existe evidencia de que el uso concomitante de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, antagonistas de los receptores de angiotensina II o aliskireno aumenta el riesgo de hipotensión, hiperpotasemia y disminución de la función renal (incluyendo insuficiencia renal aguda). En consecuencia, no se recomienda el bloqueo dual del SRAA mediante la utilización combinada de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, antagonistas de los receptores de angiotensina II o aliskireno (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción y Propiedades farmacodinámicas).

Si se considera imprescindible la terapia de bloqueo dual, ésta sólo se debe llevar a cabo bajo la supervisión de un especialista y sujeta a una estrecha y frecuente monitorización de la función renal, los niveles de electrolitos y la presión arterial.

No se deben utilizar de forma concomitante los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los antagonistas de los receptores de angiotensina II en pacientes con nefropatía diabética.

Otros trastornos con estimulación del sistema renina-angiotensina-aldosterona: En los pacientes cuyo tono vascular y función renal dependen predominantemente de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona (p. ej., pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva grave o enfermedad renal subyacente, como la estenosis de la arteria renal), el tratamiento con fármacos que afectan este sistema se ha asociado con hipotensión aguda, hiperazomia, oliguria, o insuficiencia renal aguda poco frecuente (ver Reacciones adversas).

Aldosteronismo primario: Los pacientes con aldosteronismo primario generalmente no responden a los medicamentos antihipertensivos que actúan inhibiendo el sistema renina-angiotensina. Por ello, en este caso no se recomienda la administración de telmisartán.

Estenosis aórtica y de válvula mitral, miocardiopatía hipertrófica obstructiva: En estos casos, y de la misma manera en que actúan otros vasodilatadores, se indica especial precaución con los pacientes que presentan estos trastornos.

Angina de pecho inestable, infarto agudo de miocardio: No existen datos que respalden la administración de telmisartán/amlodipino en los casos de angina de pecho inestable y en el transcurso de un infarto de miocardio o dentro del mes de haber sufrido infarto de miocardio.

Insuficiencia cardíaca: En un estudio de amlodipino, a largo plazo, comparado con placebo (PRAISE 2), en pacientes con insuficiencia cardíaca no isquémica NYHA III y IV, el amlodipino se relacionó con un número mayor de informes de edema pulmonar a pesar de no haber una diferencia significativa en la incidencia de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca en comparación con el placebo (ver Propiedades farmacodinámicas).

Pacientes diabéticos tratados con insulina o antidiabéticos: En estos pacientes el tratamiento con telmisartán puede producir hipoglucemia. Por lo tanto, en estos pacientes debe considerarse la realización de un monitoreo adecuado de la glucosa. Cuando así se indique, puede ser necesario un ajuste de la dosis de insulina o antidiabéticos.

Hiperpotasemia: Durante el tratamiento con medicamentos que afectan el sistema renina-angiotensina-aldosterona, podría presentarse hiperpotasemia, la cual puede ser mortal en pacientes de edad avanzada, en pacientes con insuficiencia renal, en pacientes diabéticos, en pacientes con tratamiento concomitante con otros medicamentos que puedan aumentar los niveles de potasio y/o en pacientes con eventos intercurrentes.

Antes de considerar el uso concomitante de medicamentos que afectan el sistema renina-angiotensina-aldosterona, debe evaluarse la relación riesgo beneficio.

Los principales factores de riesgo de hiperpotasemia incluyen:

- Diabetes mellitus, insuficiencia renal, edad (> 70 años).

- La combinación con uno o más medicamentos que afectan el sistema renina-angiotensina-aldosterona y/o los suplementos de potasio. Los medicamentos o las categorías terapéuticas de los medicamentos que pueden provocar hiperpotasemia incluyen los sustitutos de la sal que contienen potasio, los diuréticos ahorradores de potasio, los inhibidores de la ECA, los antagonistas de los receptores de la angiotensina II, los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs, incluidos los inhibidores de la COX 2 selectivos), la heparina, los inmunosupresores (ciclosporina o tacrolimús) y la trimetoprima.

- Eventos intercurrentes, en particular deshidratación, descompensación cardíaca aguda, acidosis metabólica, agravamiento de la función renal, agravamiento repentino de la enfermedad renal (p. ej., enfermedades infecciosas), lisis celular (p. ej., isquemia aguda de un miembro, rabdomiólisis, traumatismo generalizado).

En estos pacientes, el potasio sérico debe monitorearse cuidadosamente (ver Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Sorbitol: Este medicamento contiene sorbitol (E420). Los pacientes que tienen la enfermedad hereditaria rara que consiste en intolerancia a la fructosa no deben tomar este medicamento.

Otros: Como ocurre con cualquier agente antihipertensivo, la disminución excesiva de la presión arterial en los pacientes con miocardiopatía isquémica o enfermedad cardiovascular isquémica podría provocar infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

Posología: La dosis recomendada de este medicamento es un comprimido al día.

La dosis máxima recomendada es un comprimido de 80 mg de telmisartán/10 mg de amlodipino por día. Este medicamento está indicado para el tratamiento a largo plazo.

La administración de amlodipino con pomelo o jugo de pomelo no es recomendable porque en algunos pacientes puede aumentar la biodisponibilidad y, con ello, aumentar el efecto reductor de la presión arterial (ver Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Ver Contraindicaciones, Advertencias y precauciones, Interacciones con otros medicamentos y otras formas de Interacción y Propiedades farmacodinámicas.

Tratamiento adicional: MICARDIS AMLO® 80 mg/5 mg puede ser administrado a pacientes cuya presión arterial no está suficientemente controlada con MICARDIS AMLO® 40 mg/5 mg.

Se recomienda el ajuste posológico con los componentes individuales (es decir, amlodipino y telmisartán) antes de cambiar a una combinación a dosis fija. De ser adecuado desde el punto de vista clínico, puede considerarse el cambio directo de la monoterapia a la combinación fija.

Los pacientes tratados con 10 mg de amlodipino que tienen reacciones adversas limitantes de la dosis, tales como edema, pueden cambiar por MICARDIS AMLO® 40 mg/5 mg una vez por día para reducir la dosis de amlodipino sin reducir la respuesta antihipertensiva en general esperada.

Tratamiento de reemplazo:

Los pacientes que reciben telmisartán y amlodipino en comprimidos por separado pueden en cambio recibir MICARDIS AMLO® con las mismas dosis en un comprimido una vez por día.

Poblaciones especiales:

Pacientes de edad avanzada (>65 años): No es necesario modificar la dosis para los pacientes de edad avanzada. No se cuenta con suficiente información respecto de los pacientes de edad muy avanzada.

Pacientes con insuficiencia renal: No se cuenta con suficiente experiencia en pacientes con insuficiencia renal grave o hemodiálisis. Se recomienda tener precaución al utilizar telmisartán/amlodipino en estos pacientes, dado que el amlodipino y el telmisartán no son dializables (ver también la sección Advertencias y precauciones especiales).

No se requiere ningún ajuste de dosis para los pacientes con insuficiencia renal leve a moderada.

Pacientes con insuficiencia hepática: MICARDIS AMLO® está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática grave (ver Contraindicaciones). En pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada telmisartán/amlodipino se debe administrar con precaución. La posología de telmisartán no debe exceder los 40 mg por día (ver Advertencias y precauciones especiales).

Población pediátrica: No se ha determinado la seguridad y la eficacia de telmisartán/amlodipino en niños menores de 18 años. No se dispone de datos.

Forma de administración: Por vía oral.

MICARDIS AMLO® puede administrarse con alimentos o sin ellos. Se recomienda tomar MICARDIS AMLO® con líquido.

SOBREDOSIS:

Síntomas: Se prevé que los signos y síntomas de sobredosis se correspondan con los efectos farmacológicos exagerados.

Se espera que las manifestaciones más destacables de la sobredosis con telmisartán sean hipotensión y taquicardia; también se ha informado bradicardia, mareos, aumento de la creatinina sérica e insuficiencia renal aguda.

La sobredosis con amlodipino puede causar vasodilatación periférica excesiva y posible taquicardia refleja. Puede aparecer hipotensión sistémica marcada y probablemente prolongada, e incluso shock con desenlace mortal.

Tratamiento: Debe someterse al paciente a un monitoreo estricto e instituir tratamiento sintomático y de apoyo.

El tratamiento dependerá del tiempo transcurrido desde la ingesta y la gravedad de los síntomas. Se sugiere la inducción de la emesis y/o el lavado gástrico. Es posible que el carbón activado resulte útil en el tratamiento de la sobredosis con telmisartán y amlodipino.

Se deben controlar con frecuencia los niveles séricos de electrolitos y creatinina. En caso de hipotensión, se deberá colocar al paciente en decúbito supino y elevar las extremidades. Se debe suministrar sal y reemplazar el volumen rápidamente. Se debe instituir tratamiento de apoyo. El gluconato de calcio intravenoso puede revertir los efectos de los bloqueadores de los canales de calcio. El telmisartán y el amlodipino no se eliminan por hemodiálisis.