Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
MADOPAR Comprimidos
Marca

MADOPAR

Sustancias

BENSERAZIDA, LEVODOPA

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos

Presentación

1 Frasco de vidrio ámbar, 30 Comprimidos, 200 /50 Miligramos

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Cada COMPRIMIDO contiene 200 mg de levodopa y 57 mg de clorhidrato de benserazida (correspondiente a 50 mg de benserazida).

Para consultar la lista completa de excipientes ver Lista de excipientes.


FORMA FARMACÉUTICA:

Comprimidos


LISTA DE EXCIPIENTES:

• Fosfato de calcio dibásico anhidro

• Almidón

• Povidona

• Manitol

• Docusato de sodio

• Etilcelulosa

• Óxido de hierro rojo

• Celulosa microcristalina

• Dióxido de silicio

• Estearato de magnesio

GRUPO FARMACOLÓGICO/TERAPÉUTICO:

Sistema nervioso/Dopa y derivados de la dopa

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas:

MADOPAR® es un agente antiparkinsoniano. Levodopa es el metabolito precursor de la dopamina. Este último sufre depleción severa en el núcleo estriado, globo pálido y el locus niger de los pacientes con Parkinson; y se considera que la administración de levodopa eleva el nivel de dopamina disponible en estos centros. Sin embargo, la conversión de levodopa en dopamina por la enzima dopa descarboxilasa también tiene lugar en tejidos extra cerebrales. Como consecuencia, el efecto terapéutico completo puede no obtenerse y ocurrir efectos adversos.

La administración de un inhibidor de descarboxilasa periférico, el cual bloquea la descarboxilación extracerebral de levodopa, en conjunto con levodopa tiene ventajas significativas; estas incluyen efectos secundarios gastrointestinales reducidos, una respuesta más rápida al inicio de la terapia y un régimen de dosificación más simple. MADOPAR® es una asociación de levodopa y Benserazida en una proporción de 4:1, el cual ha demostrado en los estudios clínicos ser el más satisfactorio.

Como toda terapia de reemplazo, será necesario el tratamiento crónico con MADOPAR®.

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción: Los niveles bajos de levodopa endógena son detectables en las muestras sanguíneas pre-dosis. Luego de la administración oral de MADOPAR®, levodopa y benserazida son rápidamente absorbidos, principalmente en las regiones superiores del intestino delgado y la absorción ahí es independiente del sitio. Los estudios de interacción indican que una mayor proporción de levodopa es absorbida al ser administrada en combinación con benserazida, comparado con levodopa administrada individualmente. Las concentraciones plasmáticas máximas de levodopa se alcanzan aproximadamente en 1 hora luego de la ingestión de MADOPAR®. La biodisponibilidad absoluta de levodopa a partir de MADOPAR® estándar es aproximadamente 98%.

La concentración máxima en plasma de levodopa y el grado de absorción (AUC) incrementan proporcionalmente con la dosis (50-200 mg de levodopa). La concentración pico de levodopa en plasma es 30% menor y ocurre posteriormente cuando MADOPAR® es administrado luego de una comida estándar. La ingesta de alimentos generalmente reduce la extensión de la absorción de levodopa en 15% pero esto puede ser variable.

Distribución: Levodopa atraviesa la barrera hematoencefálica por un sistema de transporte saturable. Ésta no se une a las proteínas plasmáticas. Benserazida no atraviesa la barrera hematoencefálica a dosis terapéuticas. Benserazida se concentra principalmente en los riñones, pulmones, intestino delgado e hígado.

Metabolismo: Las dos principales rutas metabólicas de levodopa son la descarboxilación para formar dopamina, la cual a su vez es convertida en menor grado a norepinefrina, y a mayor extensión en metabolitos inactivos; y O-metilación, formando 3-O-metildopa, la cual tiene una vida media de eliminación de aproximadamente 15 horas y se acumula en pacientes que reciben dosis terapéuticas de MADOPAR®. La descarboxilación periférica de levodopa al ser administrada con benserazida se refleja en mayores niveles plasmáticos de levodopa y de 3-O-metildopa.

Benserazida es hidroxilada a trihidroxibencilhidracina en la mucosa intestinal y el hígado. Este metabolito es un potente inhibidor del aminoácido aromático descarboxilasa.

Eliminación: En la presencia del inhibidor de descarboxilasa periférica, benserazida, la vida media de eliminación de levodopa es aproximadamente 1,5 horas. En pacientes ancianos la vida media de eliminación es ligeramente más prolongada (25%). El aclaramiento de levodopa es 430 mL/min.

Benserazida es casi totalmente eliminada por metabolismo. Los metabolitos son principalmente excretados en la orina (64%) y en pequeña cantidad en heces (24%).

Datos preclínicos sobre seguridad:

Ver Fertilidad, embarazo y lactancia.

CONTRAINDICACIONES:

MADOPAR® no debe ser administrado a pacientes con hipersensibilidad conocida a levodopa o benserazida o cualquiera de los excipientes.

MADOPAR® no debe ser administrado en conjunto con inhibidores no selectivos de la monoamino oxidasa (MAO). Sin embargo, los inhibidores selectivos de MAO-B, tales como selegilina y rasagilina o inhibidores selectivos de MAO-A tales como moclobemida, no están contraindicados. La combinación de inhibidores de MAO-A y MAO-B es equivalente a la inhibición no selectiva de MAO y; por lo tanto, esta combinación no debe ser administrada concomitantemente con MADOPAR® (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

MADOPAR® no debe ser administrado a pacientes con funciones descompensadas a nivel endocrino (ej. feocromocitoma, hipertiroidismo, síndrome de Cushing), renal (excepto pacientes con RLS en diálisis) o función hepática, desórdenes cardíacos (ej. arritmias cardíacas severas e insuficiencia cardíaca), enfermedades psiquiátricas con un componente psicótico o glaucoma de ángulo cerrado (puede ser utilizado en glaucoma de ángulo abierto siempre que la presión intraocular permanezca bajo control).

MADOPAR® no debe ser administrado en pacientes menores de 25 años de edad (el desarrollo esquelético debe ser completo).

MADOPAR® no debe ser administrado a mujeres embarazadas o a mujeres en edad fértil en ausencia de un adecuado método anticonceptivo. Si se produce el embarazo en una mujer en tratamiento con MADOPAR®, el fármaco debe ser descontinuado (según la recomendación del médico prescriptor).

Ha surgido sospecha de que levodopa puede activar un melanoma maligno. Por lo tanto, MADOPAR® no debe ser utilizado en personas que tengan antecedente o quienes puedan estar padeciendo de melanoma maligno.

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

MADOPAR® está contraindicado durante el embarazo y en mujeres en edad fértil en ausencia de un método anticonceptivo adecuado (ver Contraindicaciones y Datos preclínicos sobre seguridad).

Dado que no se sabe si benserazida pasa a través de la leche materna, las madres que requieran un tratamiento con MADOPAR® no deben amamantar a sus bebés; ya que la aparición de malformaciones esqueléticas en los infantes no puede ser excluida.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS:

Los pacientes que son tratados con levodopa y presentan somnolencia y/o episodios repentinos de sueño deben ser informados de abstenerse de manejar o de involucrarse en actividades donde la alteración del estado de alerta pueda ponerlos a ellos mismos u otros en riesgo de daño severo o muerte (ej. manejo de máquinas) hasta que tales episodios recurrentes y somnolencia hayan sido resueltos (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

REACCIONES ADVERSAS:

Se han notificado las siguientes reacciones adversas (frecuencia no conocida, no puede estimarse a partir de los datos disponibles) que aparecen cuando se administra levodopa-benserazida: La clasificación de la frecuencia es la siguiente:

• Muy frecuentes: ≥1/10

• Frecuentes: ≥1/100 a <1/10

• Poco Frecuentes: ≥1/1000 a<1/100

• Raras: (≥1/10000 a <1/1000)

• Muy raras: (< 1/10000)

• No conocidas: (no puede estimarse a partir de los datos disponibles)

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Frecuencia no conocida

Anemia hemolítica

Leucopenia

Trombocitopenia

Trastornos del metabolismo y de la nutrición

Frecuencia no conocida

Disminución del apetito

Trastornos psiquiátricos

Frecuencia no conocida

Síndrome de desregulación de la dopamina

Estado confusional

Depresión

Agitación *

Ansiedad*

Insomnio*

Alucinaciones*

Delirios*

Desorientación*

Ludopatía o juego patológico

Aumento de la líbido

Hipersexualidad

Compra compulsiva

Alimentación compulsiva

Síntomas de trastornos de la alimentación

Trastornos del sistema nervioso

Frecuencia no conocida

Ageusia

Disgeusia

Discinesia (coreiformes y atetósicos)

Fluctuaciones en la respuesta terapéutica

Fenómeno de congelamiento

Deterioro del fin de dosis

Fenómeno On-Off

Somnolencia

Episodios repentinos de sueño

Trastornos cardíacos

Frecuencia no conocida

Arritmia

Trastornos vasculares

Frecuencia no conocida

Hipotensión ortostática

Trastornos gastrointestinales

Frecuencia no conocida

Naúseas

Vómitos

Diarrea

Decoloración de saliva

Decoloración de la lengua

Decoloración dental

Decoloración de la mucosa oral

Trastornos hepáticos y biliares

Frecuencia no conocida

Aumento de transaminasas

Aumento de fosfatasa alcalina

Aumento de Gamma-glutamiltransferasa

Trastornos de piel y del tejido subcutáneo

Frecuencia no conocida

Prurito

Rash

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo

Frecuencia no conocida

Síndrome de piernas inquietas

Trastornos renales y urinarios

Frecuencia no conocida

Aumento de urea en sangre

Cromaturia

*Estos eventos pueden ocurrir particularmente en pacientes ancianos y en pacientes con un historial de tales trastornos.

Trastornos de control de impulsos: El juego patológico o ludopatía, aumento de líbido, hipersexualidad, gasto o compra compulsiva, comer en exceso o alimentación compulsiva, pueden ocurrir en pacientes tratados con agonistas de dopamina y/u otros tratamientos dopaminérgicos que contienen levodopa incluyendo MADOPAR®. (Ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Trastornos del Sistema Nervioso: Los trastornos psiquiátricos son comunes en pacientes con Parkinson incluyendo aquellos relacionados con levodopa, incluyendo euforia leve, ansiedad, agitación, insomnio, somnolencia, depresión, agresión, delirios, alucinaciones, desorientación temporal y "enmascaramiento" de psicosis.

En etapas avanzadas del tratamiento puede ocurrir discinesia (ej. coreiformes o atetósicos). Estos usualmente pueden ser eliminados o hacerse tolerables mediante una reducción de la dosis. Con el tratamiento prolongado, las fluctuaciones en la respuesta terapéutica pueden ser detectadas.

Estos incluyen episodios de congelamiento, deterioro de fin de dosis y el efecto “On-off”. Estos pueden ser eliminados usualmente o hacerse tolerables mediante el ajuste de la dosis y por la administración de dosis pequeñas con mayor frecuencia. Posteriormente, se puede intentar un incremento de dosis con el objetivo de intensificar el efecto terapéutico. Levodopa-benserazida se asocia con somnolencia y ha sido asociado raramente con somnolencia diurna excesiva y episodios repentinos de sueño.

Trastornos gastrointestinales:

- Pueden ocurrir efectos gastrointestinales indeseables principalmente en las etapas tempranas del tratamiento y pueden ser controlados en gran medida mediante la toma de MADOPAR® con algún alimento o líquido o por incrementar la dosis lentamente.

- Ha sido reportado sangrado gastrointestinal con la terapia de levodopa.

- Casos aislados de pérdida o alteración del gusto.

Trastornos vasculares:

Los trastornos ortostáticos mejoran comúnmente después de la reducción de la dosis de MADOPAR®.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo: Síndrome de piernas inquietas: el desarrollo del aumento de los síntomas (cambio en el horario de la tarde/noche al principio de la tarde y de la noche antes de la toma de la siguiente dosis nocturna) es el efecto adverso más común del tratamiento dopaminérgico a largo plazo.

Otros:

- Han sido reportados rubor y sudoración con levodopa.

Investigaciones: La orina puede ser alterada en su color; usualmente adquiriendo un tono rojizo que se oscurece en reposo. Estos cambios se deben a los metabolitos y no debe producir preocupación.

Otros fluidos o tejidos corporales también pueden ser decolorados o teñidos incluyendo la saliva, la lengua, dientes, o mucosa oral.

Reporte de sospecha de reacciones adversas: El reporte de sospecha de reacciones adversas luego de la autorización del medicamento es importante. Esto permite la supervisión continua del balance riesgo/beneficio del medicamento. Se solicita a los profesionales de la salud reportar cualquier sospecha de reacciones adversas.

Los pacientes deben comunicar cualquier reacción adversa que no estuviese descrita en el inserto a su médico o su químico farmacéutico.

INCOMPATIBILIDADES:

No procede.


INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

Interacciones farmacocinéticas: La coadministración del fármaco anticolinérgico trihexifenidilo con la dosis estándar de MADOPAR® reduce la velocidad, pero no el grado, de la absorción de levodopa.

El sulfato ferroso disminuye la concentración plasmática máxima y el AUC de levodopa en 30 - 50%. Los cambios farmacocinéticos observados durante el co-tratamiento con sulfato ferroso parecen ser clínicamente significativos en algunos pero no en todos los pacientes.

Los opioides y los fármacos que interfieren con los mecanismos centrales de amina, tales como alcaloides de rauwolfia (reserpina), tetrabenazina (Nitoman), metoclopramida, fenotiazinas, tioxantenos, butirofenonas, anfetaminas y papaverina, deben ser evitados en lo posible. Aunque su administración sea considerada esencial, se debe tener un cuidado extremo y cercano por cualquier signo de potenciación, antagonismo, u otras interacciones, y por efectos secundarios inusuales. La metoclopramida incrementa la velocidad de absorción de la levodopa.

Domperidona puede incrementar la biodisponibilidad de levodopa por estimulación del vaciado gástrico.

Interacciones farmacodinámicas: La administración concomitante de antipsicóticos con propiedades bloqueantes del receptor de la dopamina, en particular los antagonistas del receptor D2, pueden antagonizar los efectos antiparkinsonianos de MADOPAR®; por lo tanto, debe ser realizada con precaución y el paciente debe ser cuidadosamente observado debido a la pérdida de efecto antiparkinsoniano y empeoramiento de los síntomas parkinsonianos.

Se ha producido hipotensión ortostática sintomática cuando la combinación de levodopa y un inhibidor de descarboxilasa fueron agregados al tratamiento de pacientes que ya recibían antihipertensivos. MADOPAR® necesita ser incorporado cuidadosamente en pacientes que reciben medicamentos antihipertensivos. La presión arterial necesita ser monitoreada para permitir el ajuste de dosis potencial de cualquiera de los fármacos, si es requerido.

La administración concomitante de MADOPAR® con simpaticomiméticos (agentes tales como epinefrina, norepinefrina, isoproterenol o anfetamina, los cuales estimulan el sistema nervioso simpático) pueden potenciar sus efectos; por lo tanto, estas combinaciones no son recomendadas.

La administración concomitante debe demostrar ser necesaria, la vigilancia estrecha del sistema cardiovascular es esencial, y la dosis de los agentes simpaticomiméticos puede necesitar ser reducida.

Si MADOPAR® se va administrar a pacientes que recibieron inhibidores irreversibles no selectivos de MAO, se debe permitir un intervalo de al menos 2 semanas entre la descontinuación del inhibidor de MAO y el inicio de la terapia de MADOPAR®. De otro modo es probable que ocurran efectos no deseados tales como crisis hipertensivas (ver Contraindicaciones). Los inhibidores selectivos de MAO-B, tales como selegilina y rasagilina, y los inhibidores selectivos de MAO-A, tales como moclobemida, pueden ser indicados a pacientes con levodopa - benserazida. Se recomienda reajustar la dosis de levodopa de acuerdo a las necesidades individuales del paciente en términos tanto de eficacia y tolerabilidad. La combinación de inhibidores de MAO-A y MAO-B es equivalente a la inhibición no selectiva de MAO y; por lo tanto, esta combinación no debe ser administrada concomitantemente con MADOPAR® (ver Contraindicaciones).

La combinación con otros agentes antiparkinsonianos tales como anticolinérgicos, amantadina, selegilina, bromocriptina y agonistas de dopamina está permitida, aunque pueden ser intensificados tanto los efectos deseados del tratamiento como los no deseados. Puede ser necesario reducir la dosis de MADOPAR® u otras sustancias. Cuando se inicia un tratamiento adyuvante con un inhibidor de COMT puede ser necesaria una reducción de la dosis de MADOPAR®. Los anticolinérgicos no deben ser retirados abruptamente cuando se inicia la terapia con MADOPAR®; ya que levodopa tardará en tener efecto por algún tiempo.

Levodopa puede afectar los resultados de análisis de laboratorio para catecolaminas, cuerpos cetónicos, creatinina, ácido úrico y glucosa. Los resultados del test de orina pueden dar un falso positivo para cuerpos cetónicos. La terapia con levodopa ha sido reportada para inhibir la respuesta a protirelina en pruebas de función tiroidea. Los test de Coombs pueden dar un resultado falso positivo en los pacientes que están tomando MADOPAR®.

Se observa una disminución del efecto cuando el medicamento es administrado con comidas ricas en proteínas.

La administración concomitante de antipsicóticos con propiedades bloqueadoras de receptor de dopamina, particularmente antagonistas de receptor D2 puede antagonizar los efectos antiparkinsonianos de levodopa - benserazida. Levodopa puede reducir los efectos antipsicóticos de estos medicamentos. Estos medicamentos deben ser coadministrados con precaución.

La anestesia general con halotano: levodopa - benserazida debe ser interrumpida desde 12- 48 horas antes de intervención quirúrgica que requiera anestesia general con halotano ya que pueden ocurrir fluctuaciones en la presión arterial y/o arritmias. Para anestesia general con otros anestésicos ver Advertencias y precauciones especiales de empleo.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:

Cuando otros fármacos deben ser administrados en asociación con MADOPAR®, el paciente debe ser cuidadosamente observado para efectos secundarios inusuales o efectos potenciadores.

Las reacciones de hipersensibilidad pueden ocurrir en individuos susceptibles.

La medición regular de la presión intraocular es recomendable en pacientes con glaucoma de ángulo abierto ya que levodopa teóricamente tiene el potencial para incrementar la presión intraocular.

Se debe tener cuidado al tomar MADOPAR® en las siguientes circunstancias: enfermedad endocrina, renal, pulmonar o cardiovascular; particularmente cuando existe una historia de infarto al miocardio o arritmia, trastornos psiquiátricos (ej. depresión); desorden hepático; úlcera péptica; osteomalacia; en el cual puede requerirse fármacos simpaticomiméticos (ej. asma bronquial), debido a la posible potenciación de los efectos cardiovasculares de levodopa; donde están siendo utilizados fármacos antihipertensivos, debido a la posibilidad de incrementar la acción hipotensora.

Se debe tener cuidado cuando MADOPAR® es administrado a pacientes con trastornos pre-existentes de la arteria coronaria, arritmias cardíacas o insuficiencia cardíaca (ver Contraindicaciones). La función cardíaca debe ser monitoreada con especial cuidado durante el período de inicio del tratamiento y regularmente a través del tratamiento.

Se recomienda una estrecha vigilancia en pacientes con factores de riesgo (ej. pacientes ancianos, antihipertensivos concomitantes u otros medicamentos con potencial ortostático) o una historia de hipotensión ortostática, especialmente al inicio del tratamiento y en dosis elevadas.

MADOPAR® ha sido reportado para inducir una disminución en el recuento de glóbulos rojos (por ejemplo anemia hemolítica, trombocitopenia, y leucopenia). En pocos casos ha sido reportado agranulocitosis y pancitopenia en las cuales la asociación con MADOPAR® no pudo ser establecida ni completamente descartada. Por lo tanto, debe realizarse una evaluación periódica del recuento de glóbulos rojos durante el tratamiento.

La depresión puede ser parte del cuadro clínico en pacientes con enfermedad de Parkinson y RLS, y también puede ocurrir en pacientes tratados con MADOPAR®. Todos los pacientes deben ser vigilados cuidadosamente por los cambios psicológicos y depresión con o sin ideación suicida.

MADOPAR® puede inducir un síndrome de desregulación de dopamina como resultado de en uso excesivo del producto. Un pequeño sub grupo de pacientes con enfermedad de Parkinson sufren de trastornos cognitivos y de la conducta que pueden ser atribuidos directamente a la toma de cantidades mayores de medicamentos en contra del consejo médico y mucho más allá de las dosis necesarias para tratar sus discapacidades motoras.

Si un paciente necesita de anestesia general, el régimen normal de MADOPAR® debe continuar tan cerca como sea posible a la cirugía, excepto en el caso de halotano. En el caso de anestesia general con halotano, MADOPAR® debe ser suspendido de 12 - 48 horas antes de la intervención quirúrgica ya que las fluctuaciones en la presión arterial y/o arritmias pueden ocurrir en pacientes en terapia con MADOPAR®. La terapia con MADOPAR® puede restablecerse luego de la cirugía; la dosis debe ser incrementada gradualmente hasta el nivel preoperatorio.

Si un paciente tiene que someterse a una cirugía de emergencia cuando MADOPAR® no ha sido suspendido, la anestesia con halotano debe ser evitada.

MADOPAR® no debe suspenderse abruptamente. El retiro abrupto de la preparación puede producir síndrome neuroléptico maligno (hiperpirexia y rigidez muscular, posibles cambios psicológicos y elevación de creatinina fosfoquinasa sérica, los signos adicionales en los casos severos pueden incluir mioglobinuria, rabdomiólisis – e insuficiencia renal aguda) el cual puede ser potencialmente mortal. De ocurrir tales síntomas y signos combinados, el paciente debe mantenerse bajo vigilancia médica, si es necesario, ser hospitalizado y administrar el tratamiento sintomático adecuado y rápido. Esto puede incluir reinicio de la terapia de MADOPAR® luego de una evaluación apropiada.

Piridoxina (vitamina B6) puede ser administrada con MADOPAR®; ya que, la presencia de inhibidores de descarboxilasa protege contra la transformación periférica de la levodopa facilitada por la piridoxina.

Levodopa ha sido asociada con somnolencia y episodios de sueño repentino. El sueño repentino durante las actividades diarias, en algunos casos, sin alerta o signos de advertencia, ha sido reportado muy raramente. Los pacientes deben estar informados de esto y ser advertidos de tener precaución al manejar u operar maquinarias durante el tratamiento con levodopa. Los pacientes que han experimentado somnolencia y/o episodios de sueño repentino deben abstenerse de manejar u operar maquinarias. Más aún, puede ser considerada una reducción de la dosificación o terminación de la terapia (ver Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas).

Trastornos de control de impulsos: Los pacientes deben ser controlados regularmente por el desarrollo de trastornos del control de impulsos. Los pacientes y responsables del cuidado deben estar conscientes de que el desarrollo de síntomas de la conducta debido a los trastornos del control de impulsos como ludopatía, incremento de la líbido, hipersexualidad, gasto o compra compulsiva, comer en exceso y alimentación compulsiva, pueden ocurrir en pacientes tratados con agonistas de dopamina y/u otros tratamientos dopaminérgicos como levodopa, incluyendo MADOPAR®. Se recomienda la revisión del tratamiento si tales síntomas se desarrollan.

Análisis de laboratorio: Durante el tratamiento se deben realizar una evaluación periódica de la función hepática, hematopoyética, renal, función cardiovascular y hemograma.

Los pacientes con diabetes deben someterse a pruebas frecuentes de glicemia y la dosificación de los agentes antidiabéticos debe ser ajustada a niveles de glicemia.

Los pacientes que mejoran con la terapia de MADOPAR® deben ser advertidos para retomar sus actividades normales gradualmente; ya que la movilización rápida puede incrementar el riesgo de daño.

Melanoma maligno: Estudios epidemiológicos han demostrado que los pacientes con enfermedad de Parkinson tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma que la población general (aproximadamente 2-6 veces mayor). No es claro si el riesgo incrementado que se observa se debió a la enfermedad de Parkinson u a otros factores como el cese de uso de levodopa para tratar la enfermedad de Parkinson. Por lo tanto, se recomienda a los pacientes y a los administradores monitorear melanomas de forma regular cuando se utiliza MADOPAR® para cualquier indicación. Idealmente, los exámenes periódicos de piel deben ser realizados por personas debidamente calificados (ej. dermatólogos).


PRECAUCIONES ESPECIALES DE ELIMINACIÓN:

Ninguna especial.

Se recomienda consultar al médico o químico farmacéutico, según proceda, para cualquier aclaración sobre la utilización del producto.

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

La posología y la administración son variables y no son más que una guía para ser proporcionada.

Adultos:

Pacientes no tratados previamente con levodopa: La dosis inicial recomendada es un cuarto de comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg tres o cuatro veces al día. Si la enfermedad está en una etapa avanzada la dosis de inicio debe ser medio comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg tres veces al día.

La dosificación diaria luego debe ser incrementada en medio comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg, o su equivalente, una o tres veces semanal hasta que sea obtenido un efecto terapéutico completo o sobrevengan efectos secundarios.

En algunos pacientes ancianos puede ser suficiente iniciar el tratamiento con un cuarto de comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg una o dos veces diarias, incrementando en un cuarto de comprimido cada tercer o cuarto día.

La dosis efectiva se encuentra usualmente dentro del rango de dos a cuatro comprimidos de MADOPAR® 200 mg/50 mg diarios en dosis divididas, requiriendo la mayoría de los pacientes no más de tres comprimidos de MADOPAR® 200 mg/50 mg diarios.

La mejoría óptima se observa usualmente en una a tres semanas pero el efecto terapéutico completo de MADOPAR® puede no ser aparente por algún tiempo. Es recomendable, por lo tanto, permitir que transcurran varias semanas antes de considerar incrementos de dosis por encima del rango de dosis promedio. Si la mejoría satisfactoria no se alcanza, se puede ser incrementar la dosis de MADOPAR® con precaución. Raramente es necesario suministrar más de cinco comprimidos de MADOPAR® 200 mg/50 mg por día.

El tratamiento se debe mantener por al menos seis meses antes de concluir que el fracaso se debe a la ausencia de una respuesta clínica.

Un cuarto de comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg puede ser usada para facilitar el ajuste de la dosificación de acuerdo a las necesidades individuales del paciente. Los pacientes que experimentan fluctuaciones en respuesta pueden ser ayudados dividiendo la dosificación en dosis más pequeñas y frecuentes; sin embargo, sin la alteración diaria de la dosis.

MADOPAR® 200 mg/50 mg comprimidos son solo para terapia de mantenimiento una vez que ha sido determinada la dosificación óptima utilizar medio comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg.

Pacientes tratados previamente con levodopa: Se recomienda el siguiente procedimiento: levodopa sola debe ser descontinuada e iniciar MADOPAR® al día siguiente. El paciente debe iniciar con medio comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg menos que la mitad de las tabletas o cápsulas de levodopa 500 mg previamente tomadas (por ejemplo, si el paciente había tomado previamente 2 g diarios de levodopa, entonces él debe iniciar con un comprimido y medio de MADOPAR® 200 mg/50 mg diariamente al día siguiente).

Observe al paciente por una semana y luego; si es necesario, incremente la dosis de la forma descrita para pacientes nuevos.

Pacientes previamente tratados con otras combinaciones de levodopa/inhibidores de descarboxilasa: La terapia previa debe ser retirada por 12 horas. Con el objetivo de minimizar el potencial de cualquier efecto del retiro de levodopa, puede ser beneficioso descontinuar la terapia previa en la noche e iniciar la terapia de MADOPAR® la mañana siguiente. La dosis inicial de MADOPAR® debe ser un cuarto de comprimido de MADOPAR® 200 mg/50 mg en tres o cuatro veces al día. Esta dosis puede ser luego incrementada de la forma descrita para pacientes que no habían sido tratados previamente con levodopa.

Otros fármacos anti-Parkinsonianos pueden ser administrados con MADOPAR®. El tratamiento existente con otros fármacos anti-Parkinsonianos; por ejemplo anticolinérgicos o amantadina, deben ser continuados durante el inicio de la terapia de MADOPAR®. Sin embargo, a medida que avanza el tratamiento con MADOPAR® y el efecto terapéutico llega a ser evidente, la dosis de otros fármacos puede necesitar ser reducida o el retiro gradual de los fármacos.

Ancianos: Aunque puede ocurrir una disminución relacionada a la edad en la tolerancia a levodopa en los ancianos, MADOPAR® parece ser bien tolerado y los efectos secundarios no son generalmente problemáticos.

Niños: No debe ser administrado a pacientes menores de 25 años de edad, por lo tanto, no se realiza recomendaciones de dosis para la administración de MADOPAR® en niños.

Los comprimidos de MADOPAR® son para administración oral. Estas deben ser tomadas con, o inmediatamente después de las comidas.


VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Oral

SOBREDOSIS:

Síntomas y signos: Los síntomas y signos de la sobredosis son cualitativamente similares a los efectos secundarios de MADOPAR® en dosis terapéuticas pero pueden ser de mayor severidad.

La sobredosis puede producir efectos adversos cardiovasculares (ej. arritmias cardíacas), trastornos psiquiátricos (ej. confusión e insomnio), efectos gastrointestinales (ej. nausea y vómito) y movimientos anormales involuntarios (reacciones adversas).

Tratamiento: Monitorear los signos vitales del paciente e iniciar medidas de soporte según lo indique el estado clínico del paciente. En particular, los pacientes pueden requerir tratamiento sintomático para efectos cardiovasculares (ej. antiarrítmicos) o para efectos sobre el sistema nervioso central (ej. estimulantes respiratorios, neurolépticos).

PERÍODO DE VALIDEZ:

36 meses.

El producto no deberá ser utilizado si la fecha de expiración (EXP), que figura en el envase del producto, no se encuentra vigente.

PRESENTACIÓN:

Caja con frasco de vidrio color ámbar x 30 comprimidos.

Medicamento: guárdese fuera del alcance de los niños

ROCHE PERÚ

PRECAUCIONES ESPECIALES DE CONSERVACIÓN :

Conservar a temperatura inferior a 30 °C.