Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
DORMONID Comprimidos
Marca

DORMONID

Sustancias

MIDAZOLAM

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos

Presentación

1 Caja, 10 Comprimidos recubiertos, 15 Miligramos

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Principio activo: Midazolam (en forma de maleato).

Cada COMPRIMIDO contiene 15 mg de midazolam equivalente a 20.40 mg de midazolam maleato. Para consultar la lista completa de excipientes (ver Lista de excipientes).


FORMA FARMACÉUTICA:

Comprimidos recubiertos.


LISTA DE EXCIPIENTES:

• Lactosa anhidra

• Celulosa microcristalina

• Almidón de maíz

• Estearato de magnesio

• Hipromelosa

• Copolímero del ácido metacrílico

• Polietilenglicol 6000

• Polietilenglicol 400

• Talco

• Dióxido de titanio CI77891

• Carboximetilcelulosa sódica

• Índigo de carmín 85% CI73015

GRUPO FARMACOLÓGICO/TERAPÉUTICO:

Derivado de benzodiacepinas/Hipnótico y sedativo

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Tratamiento a corto plazo de los trastornos del sueño. Como todo hipnótico, DORMONID® comprimidos recubiertos únicamente debe ser utilizado sólo si el insomnio es clínicamente significativo.

Trastornos del ritmo del sueño, problemas para conciliar el sueño o dificultades para volverse a dormir luego de un despertar precoz.

Sedación como premedicación en el caso de una intervención quirúrgica o diagnóstica.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas:

Código ATC: N05CD08

Mecanismo de acción: DORMONID® es un hipnoinductor caracterizado por un pronto inicio de acción y una breve estadía en el organismo.

En términos generales, el tiempo de adormecimiento luego de la ingesta de DORMONID® es inferior a 20 minutos, y la duración del sueño vuelve a la normalidad con respecto a la edad del paciente. Además, DORMONID® tiene efectos ansiolíticos, hipnóticos, anticonvulsionantes y miorrelajantes. Altera las funciones psicomotrices luego de una administración única y/o repetida, pero sólo provoca modificaciones hemodinámicas mínimas.

En pacientes tratados con la posología adecuada, que produce una duración de sueño apropiada, no se ha observado ningún perjuicio en el rendimiento o en la capacidad de reacción.

Farmacodinamia: El midazolam, principio activo del DORMONID®, es un derivado de la serie de benzodiacepinas. La base libre es una sustancia lipófila, débilmente hidrosoluble.

Gracias al nitrógeno básico que se encuentra en posición 2 del sistema cíclico de la imidazo-benzodiacepina, el principio activo de DORMONID® puede formar, con los ácidos, sales hidrosolubles.

Desde el punto de vista farmacológico, DORMONID® se caracteriza por un pronto inicio de acción y, gracias a una transformación metabólica rápida, por un breve lapso de acción. DORMONID® da muestras de una toxicidad suave y posee en consecuencia un gran margen de seguridad terapéutica. Como para las demás benzodiacepinas, se presume que un enlace antagonista con los receptores del ácido gamma aminobutírico (GABAA) en el sistema nervioso central es responsable del efecto clínico. La hipótesis se sustenta en que las benzodiacepinas no activan directamente el receptor del GABAA, sino que requieren el ligando endógeno, a saber el GABA, para desarrollar su acción.

DORMONID® ejerce una acción sedante e hipnoinductora muy rápida. Ejerce igualmente un efecto ansiolítico, anticonvulsionante y miorelajante.

Eficacia clínica: Varios estudios clínicos controlados así como diversos ensayos realizados en laboratorios de sueño han demostrado que DORMONID® reduce el tiempo de adormecimiento y alarga la duración del sueño, sin afectar cuantitativamente el sueño REM. Las fases de insomnio se reducen y el sueño tiene un efecto reparador más marcado.

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción: Luego de la administración oral de DORMONID®, el midazolam se absorbe rápida y completamente. La biodisponibilidad absoluta de los comprimidos recubiertos se ubica entre el 30 y 50%. La farmacocinética del midazolam es lineal en la gama de dosis orales comprendidas entre 7.5–20 mg.

La concentración plasmática máxima de midazolam una hora luego de la toma de una dosis única de 15 mg bajo la forma de comprimidos recubiertos es de 70-120 ng/mL. La ingesta concomitante de alimento retarda una hora la obtención de la concentración plasmática máxima (tmáx=1.7 hora con alimento; tmáx=1 hora en ayunas), lo que indica que el índice de absorción del midazolam disminuye. La media-vida de absorción es de 5-20 minutos.

Distribución: El midazolam se distribuye rápidamente en los tejidos: luego de la toma oral, la fase de distribución termina al cabo de 1-2 horas. El volumen de distribución en estado estacionario (steady state) es de 0.7–1.2L/kg luego de la administración intravenosa. El midazolam está ligado en 96-98% a las proteínas plasmáticas. El enlace a la proteína se debe esencialmente a la albúmina. La sustancia pasa lentamente y en cantidad despreciable en el líquido cefalorraquídeo.

Se ha probado que en el hombre el midazolam pasa lentamente la barrera placentaria y que llega a la circulación fetal. Media hora o una hora después de la toma oral de una dosis de 15 mg, la relación entre concentración sérica fetal (sangre del cordón) y concentración sérica en la madre era de 0.6–1.0. La semivida de eliminación del midazolam en el recién nacido es de 6.3 horas aproximadamente. En el organismo humano, se ha puesto en evidencia poca cantidad de midazolam en la leche materna.

Metabolismo: Prácticamente, el midazolam se ha eliminado por completo mediante biotransformación. Menos de 1% de la dosis aparece en la orina bajo forma de sustancia inalterable.

El midazolam es hidroxilado mediante la isoenzima CYP3A4 del citrocromo P450. Las dos isoenzimas, la CYP3A4 y la CYP3A5, están implicadas activamente en el metabolismo oxidativo hepático del midazolam. Los dos principales metabolitos oxidados son el 1’-hidroximidazolam (también llamado a-hidroximidazolam) y el 4’-hidroximidazolam. El principal metabolito en la orina y el plasma es el 1’-hidroximidazolam. 60-80% de la dosis es glucoro-conjugado y eliminado en la orina bajo forma de conjugado de 1’-hidroximidazolam. La concentración plasmática de 1’-hidroximidazolam puede alcanzar 30-50% de la de la sustancia madre. El 1´-hidroximidazolam es farmacológicamente activo y contribuye significativamente (aproximadamente 34%) a la acción del midazolam administrado por vía oral. Los estudios no han revelado polimorfismo genético clínicamente significativo en lo que respecta al metabolismo oxidativo del midazolam (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Eliminación: En voluntarios jóvenes y sanos, la semivida de eliminación se sitúa entre una hora y media y dos horas y media. En la toma monocotidiana durante la tarde, el midazolam no se acumula. La administración reiterada de midazolam no implica inducción de enzimas metabólicas específicas. La vida media de eliminación del 1’-hidroximidazolam es inferior a una hora.

Cinética para ciertos grupos de pacientes :

Pacientes de edad avanzada: En voluntarios masculinos de edad avanzada (mayores de 60 años), la semivida de eliminación del midazolam ha sido significativamente más larga (un factor de 2.5) que los voluntarios masculinos jóvenes. En voluntarios masculinos de edad avanzada, el aclaramiento total del midazolam disminuyó claramente y la biodisponibilidad de la dosis oral bajo forma de comprimidos recubiertos aumentó significativamente.

En voluntarias de edad avanzada, no se constató ninguna diferencia significativa con relación a las voluntarias jóvenes.

Pacientes con insuficiencia hepática: La farmacocinética del midazolam se modificó significativamente en los pacientes con afecciones hepáticas crónicas, incluyendo cirrosis hepática avanzada. En pacientes cirróticos, la semivida de eliminación se prolongó especialmente y la biodisponibilidad total del midazolam administrado por vía oral aumentó significativamente con relación al grupo testigo, en razón de la reducción del aclaramiento hepático.

Pacientes con insuficiencia renal: La farmacocinética del midazolam no se modificó en pacientes con insuficiencia renal. En caso de insuficiencia renal severa, se produce sin embargo una acumulación del metabolito principal eliminado por los riñones, el 1’-hidroximidazolam glucorónido. Esta acumulación provoca una sedación prolongada. El midazolam administrado por vía oral deberá por lo tanto ser utilizado con gran cautela en pacientes que presenten alteración de la función renal.

Pacientes con sobrepeso: El volumen de distribución del midazolam aumenta en pacientes con sobrepeso. Es porque la semivida de eliminación del midazolam se extiende en los pacientes con sobrepeso con relación a los pacientes con peso normal (5.9 horas versus 2.3 horas). La biodisponibilidad oral de los comprimidos recubiertos de midazolam fue idéntica en los pacientes con sobrepeso y en los pacientes con peso normal. Esto exige eventualmente una vigilancia más larga de los pacientes después de la operación. Hay que llamar la atención de éstos sobre el hecho que la acción del midazolam puede prolongarse.

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad a las benzodiacepinas o a uno de los excipientes de su composición;

• Insuficiencia respiratoria severa;

• Trastornos del sueño en niños y adolescentes (1–18 años);

• Insuficiencia hepática severa;

• Miastenia gravis;

• Síndrome de apnea del sueño;

• Tratamiento simultáneo con ketaconazol, itraconazol, voriconazol e inhibidores de la proteasa del VIH, incluyendo combinaciones de inhibidores de la proteasa que contiene ritonavir (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

EMBARAZO Y LACTANCIA:

Embarazo: Algunos indicios dejan entrever claramente un riesgo para el feto humano, ligado a la toma de benzodiacepinas durante el embarazo.

Las benzodiacepinas no deben ser usadas durante el embarazo, salvo cuando sea absolutamente necesario. Se debe ser rigurosamente cauteloso al tomar benzodiacepinas durante el último trimestre del embarazo o con altas dosis durante el parto, considerando que puede producirse en el feto irregularidades en la frecuencia cardiaca e hipotensión, además, según las circunstancias, el recién nacido puede tener mala succión, depresión respiratoria, baja de actividad, disminución de tonicidad muscular (“floppy infant syndrome” o síndrome hipotónico neonatal), así como síntomas de abstinencia e hipotermia.

El riesgo de malformaciones en el ser humano parece ser leve luego de tomar dosis terapéuticas de benzodiacepinas al comienzo del embarazo, aunque algunos estudios epidemiológicos han sugerido haber un riesgo creciente de fisuras palatinas. Se ha reportado casos de malformaciones y retardo mental en niños expuestos en el período prenatal luego de sobredosificaciones e intoxicaciones por benzodiacepinas. Los niños cuyas madres han tomado benzodiacepinas por un período largo durante el embarazo pueden desarrollar una dependencia física. Estos niños presentan síntomas de abstinencia en el post parto.

Lactancia: Se sabe que el midazolam pasa por la leche materna, por ello no debe ser usado en mujeres que están en período de lactancia.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS:

DORMONID® influye fuertemente en la capacidad de conducir o de usar máquinas.

Se debe sugerir a los pacientes no conducir vehículos y no operar máquinas mientras no dispongan de sus plenas facultades de atención y de reacción. Es mejor no realizar dichas actividades durante las siete u ocho horas siguientes a la toma del medicamento.

REACCIONES ADVERSAS:

De manera general, podría presentarse fatiga durante el tratamiento con midazolam: este síntoma sobreviene sobre todo al comienzo del tratamiento y normalmente desaparece al continuar la administración. Por estos efectos no deseados, las personas de edad avanzada que lo utilizan tienen un mayor riesgo de tener caídas y fracturas.

Raramente se ha reportado la aparición de los siguientes efectos no deseados, luego de tomar comprimidos recubiertos de DORMONID®.

Sistema inmunitario

Reacciones de hipersensibilidad y angioedema.

Problemas psiquiátricos

Estado de confusión con angustia emocional. Estas manifestaciones aparecen sobre todo al comienzo del tratamiento y generalmente desaparecen con la continuidad de la administración.

Problemas ocasionales de la libido

Se puede manifestar una depresión preexistente durante el tratamiento con benzodiacepinas.

Reacciones paradójicas tales como nerviosismo, agitación, confusión, apatía, agresividad, ataque de ira, delirios, tristeza, pesadillas, alucinaciones, euforia, psicosis, comportamiento inapropiado u otros problemas en el comportamiento. Se debe dejar el medicamento si aparecen dichas reacciones paradójicas. La probabilidad de que estas reacciones ocurran es más elevada en pacientes de edad avanzada.

Dependencia

El uso de midazolam, incluso en dosis terapéuticas, puede conllevar a desarrollar una dependencia física luego de una administración prolongada. Una interrupción brusca del medicamento puede traer consigo síntomas de abstinencia o fenómenos de rebote, tales como insomnio de rebote, cambios de humor, ansiedad, nerviosismo que pueden ir hasta convulsiones por abstinencia. Puede producirse una dependencia psíquica. Puede haber abuso en lo que se refiere a una politoxicomanía.

Sistema nervioso

Sedación prolongada, convulsiones (con más frecuencia en lactantes o recién nacidos prematuros cuyas madres tomaron midazolam durante el embarazo), somnolencia diurna, cefalea, vértigos, disminución de la atención, ataxia, temblores, estupor, hiperactividad psicomotriz. Estas manifestaciones aparecen sobre todo al comienzo del tratamiento y generalmente desaparecen con la continuidad de la administración.

En premedicación, el midazolam puede contribuir a una sedación post-operatoria.

Posibilidad de amnesia anterógrada, incluso en dosis terapéuticas. El riesgo aumenta de manera proporcional a la dosis. El efecto amnésico puede eventualmente asociarse a un comportamiento inapropiado.

La amnesia anterógrada puede incluso presentarse al final de la intervención y se ha reportado una duración aún más prolongada en casos aislados.

Problemas oculares

Diplopía. Esta manifestación aparece sobre todo al inicio del tratamiento y generalmente desaparece con la continuidad de la administración.

Problemas cardíacos

Insuficiencia cardíaca, incluyendo paro cardíaco y aumento de la frecuencia cardíaca.

Problemas vasculares

Hipotensión.

Órganos respiratorios

Depresión respiratoria, dificultad respiratoria, paro respiratorio, laringoespasmo.

La posibilidad de que aparezcan eventos potencialmente mortales es más alta en adultos mayores de 60 años y en pacientes con insuficiencia respiratoria o cardíaca preexistente, sobre todo si la inyección es muy rápida o la dosis elevada (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Problemas gastrointestinales

Problemas gastrointestinales, náuseas, vómitos, estreñimiento, resequedad bucal, hipo.

Problemas cutáneos

Reacciones cutáneas como urticaria, erupción cutánea, prurito.

Problemas muscoesqueléticos

Debilidad muscular. Esta manifestación aparece sobre todo al inicio del tratamiento y generalmente desaparece con la continuidad de la administración

INCOMPATIBILIDADES:

No aplica.


INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

Interacciones medicamentosas farmacocinéticas: Dado que el midazolam es casi exclusivamente metabolizado por la isoenzima CYP3A4 del citocromo P450, los moduladores del CYP3A4 pueden modificar la concentración plasmática del midazolam y así su acción clínica.

En caso de toma simultánea de un inhibidor del CYP3A4, se puede reforzar y extender la acción clínica del midazolam administrado por vía oral, requiriéndose una dosis más baja. Inversamente, en caso de toma simultánea de un inductor del CYP3A4, se puede suavizar y acortar la acción, requiriéndose una dosis más elevada.

En caso de inducción del CYP3A4 y de inhibición irreversible (inhibición llamada ligada al mecanismo), el efecto en la farmacocinética del midazolam puede persistir durante varios días, incluso varias semanas luego de la toma del modulador del CYP3A4. La claritromicina, la eritromicina, los inhibidores de la proteasa del VIH, el verapamil y el dilitiazem son algunos ejemplos.

En caso de toma simultánea de contraceptivos orales a base de etinilestradiol/norgestrel (inhibidores ligados al mecanismo), la exposición al midazolam no se ve modificada significativamente.

Clasificación de inhibidores del CYP3A4: Los inhibidores del CYP3A4 pueden clasificarse en función de la potencia de su efecto inhibidor y de la importancia de las modificaciones de los efectos clínicos, durante la toma oral simultánea de midazolam;

• Inhibidores muy potentes: aumento del AUC del midazolam por un factor superior a diez y de la Cmáx por un factor superior a tres.

Los siguientes medicamentos pertenecen a esta categoría: ketoconazol, itraconazol, voriconazol, inhibidores de la proteasa del VIH incluyendo combinaciones de inhibidores de la proteasa con contenido de ritonavir.

La combinación de midazolam oral e inhibidores muy potentes del CYP3A4 está contraindicada (ver Contraindicaciones)

Inhibidores potentes: aumento del AUC del midazolam en un factor comprendido entre cinco y diez, y aumento de la Cmáx en un factor superior a 3 y los

Inhibidores moderadamente potentes: Aumento del AUC del midazolam de un factor comprendido entre 2 y 5, y aumento de la Cmáx de un factor comprendido entre dos y tres. Los siguientes medicamentos se consideran inhibidores medianamente potentes: fluconazol, claritromicina, telitromicina, saquinavir, eritromicina, diltiazem, verapamil, nefazodona, aprepitant, tabimorelina.

Si no se puede evitar administrar comprimidos recubiertos de DORMONID® a pacientes tratados con un inhibidor potente, hay que reducir la dosis de midazolam en 50-75%.

La combinación de midazolam y de inhibidores potentes o medianamente potentes del CP3A4 requiere una evaluación cuidadosa de la situación individual del paciente, especialmente con respecto a la mayor sensibilidad a efectos potenciales indeseables del midazolam (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

• Inhibidores débiles: aumento del AUC del midazolam en un factor comprendido entre 1.25 y menos de dos, y aumento de la Cmáx en un factor comprendido entre 1.25 y menos de dos.

Los siguientes medicamentos y sustancias vegetales pertenecen a esta categoría: posaconazol, roxitromicina, cimetidina, ranitidina, fluvoxamina, bicalutamida, propiverina, jugo de toronja, Echinacea purpurea, rizoma de cúrcuma.

La toma simultánea de midazolam y de inhibidores débiles del CYP3A4 normalmente no implica modificaciones importantes de la acción clínica del midazolam.

Inductores del CYP3A4: Los pacientes tratados simultáneamente con midazolam e inductores del CYP3A4 pueden requerir dosis más elevadas, especialmente en caso de combinación con un inductor potente del CYP3A4. Los inductores potentes conocidos del CYP3A4 son la rifampicina, la carbamazepina y la fenitoína. Los pacientes que reciben estos medicamentos necesitan dosis más elevada de midazolam. Los inductores medianamente potentes del CYP3A4 son el efavirenz y hierba de San Juan.

Interacciones farmacodinámicas: En toda lógica, la toma simultánea de midazolam y otros sedantes/hipnóticos potencializa el efecto sedante e hipnótico. Estos sedantes/hipnóticos incluyen: alcohol, opiáceos/opioides (utilizados como analgésicos, antitusígenos o en tratamiento sustitutivo), antipsicóticos, otras benzodiacepinas utilizadas como ansiolíticos o hipnóticos, barbitúricos, propofol, ketamina, etomidate; además, antidepresivos sedantes, antihistamínicos, antiepilépticos y antihipertensores con acción central. Eventualmente, esta potencialización de la acción puede aprovecharse en el plano terapéutico. En especial, hay que tener en cuenta esta acentuación de los efectos en pacientes con riesgo. En casos aislados, la potencialización recíproca del alcohol y de DORMONID® puede provocar reacciones imprevisibles.

El midazolam disminuye la concentración alveolar mínima (MAC) de los anestésicos inhalados.

Igualmente, se pueden producir una acentuación de los efectos indeseables tales como sedación y depresión cardiovascular en la combinación de midazolam y toda sustancia que deprima el sistema nervioso central, como el alcohol. Deberá evitarse la ingesta simultánea de alcohol y midazolam. Ver Sobredosis para las advertencias referentes a otras sustancias que depriman el sistema nervioso central, como el alcohol.

El uso concomitante de benzodiacepinas y opioides aumenta el riesgo de depresión respiratoria debido a las acciones en diferentes sitios receptores en el SNC que controlan la respiración. Las benzodiacepinas interactúan en los sitios GABAA, y los opioides interactúan principalmente en los receptores mu. Cuando se combinan benzodiacepinas y opioides existe la posibilidad de que las benzodiacepinas empeoren significativamente la depresión respiratoria relacionada con los opioides. Limitar la dosis y la duración del uso concomitante de benzodiacepinas y opioides, y seguir a los pacientes de cerca por depresión respiratoria y sedación.

Los medicamentos que refuerzan el despertar y la capacidad memorística, tales como el inhibidor de la AchE fisostigmina, pueden anular los efectos hipnóticos de midazolam. De la misma manera, la administración de cafeína ha anulado parcialmente el efecto sedante del midazolam en una dosis de 250 mg.

DATOS PRECLÍNICOS SOBRE SEGURIDAD:

Potencial mutágeno y cancerígeno: En el marco de estudios a largo plazo en ratas y ratones, se observaron tumores de hígado y de la tiroides. De manera general, no es posible extrapolar estos datos al hombre. Los resultados de los estudios de genotoxicidad in vitro e in vivo muestran que no hay que esperar efectos mutágenos, clastógenos y aneugénicos en el cuadro de la utilización clínica prevista del midazolam.

Toxicología de la reproducción: Como todas las benzodiacepinas, el midazolam pasa la barrera placentaria.

Teratogenicidad: Durante los estudios con ratas y ratones, no se mostró ningún índice de propiedades teratogénesis del midazolam. En cambio, se constataron signos de problemas de comportamiento en la descendencia de hembras expuestas a benzodiacepinas.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:

Los pacientes deben ser informados sobre las advertencias y precauciones:

DORMONID® no está indicado para ser usado como monoterapia para casos de psicosis y depresiones acompañadas de insomnio (riesgo de suicidio relacionado con estas dolencias). En tales casos, es conveniente tratar primero la afección subyacente.

En pacientes con antecedentes de abuso de alcohol y/o medicamentos, las benzodiacepinas únicamente deben administrarse con extrema cautela.

Al igual que con otros medicamentos de efecto sedativo, se deberá establecer la posología con cautela en pacientes que presenten modificaciones orgánicas cerebrales, insuficiencia respiratoria o un mal estado general, así como en pacientes en situación de estrés psíquico inhabitual (mayor sensibilidad a los medicamentos).

No se recomienda la administración simultánea de midazolam oral con nefazodona, fluconazol o eritromicina (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

En caso de tratamiento simultáneo con medicamentos que ejerzan una sedación central así como con sustancias inhibidoras de ciertas enzimas hepáticas (especialmente el citrocromo P450 3A), tales como eritromicina, saquinavir, cimetidina o nefazodona, la eliminación del medicamento puede retardarse (ver Contraindicaciones, Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción). La dosis de midazolam se deberá ajustar cuidadosamente: reducción en caso de tratamiento concomitante con eritromicina, diltiazem, verapamil y saquinavir; aumento en caso de tratamiento concomitante con carbamazepina, fenitoína y rifampicina (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Se deberá advertir al paciente con respecto al consumo simultáneo de alcohol ya que tal combinación puede reforzar los efectos indeseables de ambas sustancias.

Dado que las interacciones entre DORMONID®, por una parte, el alcohol u otros medicamentos que actúan sobre el SNC, por otra, pueden perturbar el comportamiento habitual, es conveniente evitar el consumo de alcohol antes o en el momento de tomar DORMONID®. Evitar administrar DORMONID® a pacientes que están bajo otros medicamentos con acción central (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Tolerancia: La administración reiterada de benzodiacepinas de acción a corto plazo durante varias semanas puede traducirse en una cierta pérdida de las propiedades hipnóticas.

Trastornos del sueño por rebote: Pueden reaparecer trastornos del sueño al interrumpir un tratamiento con DORMONID®, eventualmente de manera más pronunciada que antes del inicio del mismo (“trastornos del sueño por rebote”). La mayoría de las veces, los trastornos del sueño por rebote son pasajeros, pero pueden venir acompañados de otras reacciones, tales como cambios de humor, ansiedad y nerviosismo. El riesgo de ocurrencia de trastornos de sueño por rebote es más alto en caso de interrupción abrupta de tratamiento. Esta es la razón por la cual se recomienda reducir lentamente la posología de DORMONID®.

Amnesia: DORMONID® puede provocar amnesia anterógrada que mayormente se presenta en las primeras horas luego de la toma del medicamento. Para disminuir el riesgo de ocurrencia de este tipo de trastorno, los pacientes deberán asegurarse que van a poder dormir de 7 a 8 horas sin interrupción luego de la toma del medicamento.

Efectos residuales: Cuando la dosis oral de DORMONID® no excede de 15 mg por día y se garantiza que un sueño no interrumpido de 7 a 8 horas luego de la toma del medicamento, no se observa ningún efecto residual luego de la administración oral de DORMONID® en los pacientes normales. Las observaciones clínicas hechas mediante métodos farmacológicos sensibles lo confirman.

Reacciones psiquiátricas y paradójicas: Pueden ocurrir reacciones paradójicas en el tratamiento con benzodiacepinas, entre las cuales se pueden incluir: nerviosismo, agitación, irritabilidad y agresión, menos frecuente también delirios, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamiento inapropiado y otros trastornos indeseables del comportamiento. Se deberá interrumpir el tratamiento en caso se presenten tales reacciones, las cuales pueden aparecer de manera más frecuente en pacientes de edad avanzada y en niños.

Grupos especiales de pacientes: La dosis habitual es de 7.5 mg para pacientes de edad avanzada y/o debilitados así como para pacientes que presentan insuficiencia respiratoria o cardiovascular. La probabilidad de efectos indeseables del midazolam, tales como depresión respiratoria y circulatoria, es más alta en estos pacientes. Por lo tanto, se deberá utilizar DORMONID® con mucha cautela en estos grupos de pacientes; en caso sea necesario, se deberá optar por una posología más baja.

Pacientes con insuficiencia hepática: DORMONID® deberá ser utilizado con cautela en estos grupos de pacientes debido a la modificación de la farmacocinética (alargamiento de la semivida de eliminación, aumento de la biodisponibilidad).

Pacientes con sobrepeso: El volumen de distribución del midazolam es mayor en pacientes con sobrepeso, lo que implica un alargamiento de la semivida de eliminación. Llegado el caso, esto necesitará mayor tiempo de vigilancia en este grupo de pacientes luego de la operación.

Toma simultánea de alcohol/sustancias que deprimen el SNC: Evitar el uso simultáneo de DORMONID® y alcohol y/o sustancias que deprimen el SNC. Tal combinación potencializa el efecto clínico de DORMONID®, lo que implica eventualmente sedación grave, depresión respiratoria y/o cardiovascular clínicamente significativa (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Riesgos derivados del uso concomitante con opiáceos: El uso concomitante de benzodiacepinas, incluyendo DORMONID®, y opioides puede resultar en sedación profunda, depresión respiratoria y muerte. Debido a estos riesgos, reserve la prescripción concomitante de benzodiacepinas y opioides para su uso en pacientes en los cuales las opciones alternativas de tratamiento son inadecuadas.

Los estudios observacionales han demostrado que el uso concomitante de analgésicos opiáceos y benzodiacepinas aumenta el riesgo de mortalidad relacionada con el medicamento en comparación con el uso de opioides solos. Si se toma la decisión de prescribir DORMONID® concomitantemente con opioides, prescribir las dosis efectivas más bajas y la duración mínima durante el uso concomitante, y seguir a los pacientes de cerca para detectar signos y síntomas de depresión respiratoria u sedación cuando DORMONID® es usado con opioides.

Antecedentes de abuso de alcohol o medicamentos: DORMONID® deberá ser utilizado con mucha cautela en pacientes que registren antecedentes de abuso de alcohol, medicamentos o drogas.

Toma simultánea de sustancias que afectan la actividad del CYP3A4: La toma simultánea de sustancias que inhiben o inducen el CYP3A4 altera la farmacocinética del midazolam. Esta es la razón por la cual los efectos clínicos e indeseables pueden incrementarse o reducirse.

Dependencia: El uso de DORMONID® puede involucrar dependencia física. Este riesgo aumenta en caso de uso prolongado, posología elevada o en pacientes predispuestos que tengan antecedentes conocidos de abuso de alcohol y/o medicamentos.

Según la duración de la acción de la sustancia, los síntomas de abstinencia aparecen durante varias horas a una semana, incluso más tiempo, después de la interrupción del tratamiento.

Con el fin de reducir al mínimo el riesgo de dependencia, sólo se deberá prescribir benzodiacepinas luego de un examen profundo de la indicación y deberán tomarse durante un periodo lo más breve posible (como hipnótico, por ejemplo, no más de dos semanas en general). Periódicamente se deberá reevaluar la necesidad de seguir con el tratamiento. No está indicado un tratamiento prolongado en algunos pacientes (por ejemplo, en estados de pánico) y su beneficio, teniendo en cuenta los riesgos, es menos evidente.

Con el fin de evitar los síntomas de abstinencia, es aconsejable en cada caso interrumpir progresivamente el tratamiento reduciendo las dosis gradualmente. Sin embargo, si se producen los síntomas, es necesaria una vigilancia médica muy cercana del paciente.

Fenómenos de abstinencia: Los síntomas de abstinencia pueden incluir cefaleas, dolores musculares, ansiedad extrema, tensión, nerviosismo, confusión e irritabilidad. En casos severos, también pueden producirse episodios de desrealización y despersonalización, hiperacusia, hormigueo y sensación de adormecimiento de extremidades, sensibilidad a la luz, al ruido y al tacto, alucinaciones y convulsiones.

Dado que el riesgo de fenómenos de abstinencia y trastornos del sueño de rebote aumenta luego de una interrupción abrupta del medicamento, se recomienda una reducción gradual de la dosis.

Al interrumpir el producto, incluso después de haber sido usado por corto tiempo, los trastornos de sueño pueden reaparecer por algunas noches. Este fenómeno puede atenuarse en general con una interrupción progresiva.

Intolerancia a la lactosa: Los comprimidos recubiertos de DORMONID® contienen lactosa. Los pacientes con problemas hereditarios poco frecuentes debido a intolerancia a la galactosa (déficit en lactasa de Lapp o mala absorción de glucosa o de galactosa) no deberán tomar los comprimidos recubiertos.

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

En general, se utiliza siempre en la dosis efectiva más baja durante el menor plazo posible. El tratamiento no deberá detenerse de manera abrupta.

Dosis habitual:

Dosis estándar: 7.5–15 mg constituye la dosis habitual en adultos. En niños y adolescentes, la dosis recomendada para sedación como premedicación es de 0.2-0.5 mg/kg de peso corporal (pero no más de 20 mg).

Instrucciones especiales para la posología: En pacientes de edad avanzada y debilitados, la dosis habitual es de 7.5 mg. Aunque el efecto sedante es más pronunciado en pacientes de edad avanzada, éstos también podrían presentar un mayor riesgo de depresión respiratoria y circulatoria. Por lo tanto, DORMONID® deberá ser utilizado con precaución en pacientes de edad avanzada y, si es necesario, se deberá optar por una posología más baja si es necesario.

Eventualmente, esta dosis más baja puede aplicarse a pacientes con insuficiencia hepática y/o renal. DORMONID® deberá ser utilizado con precaución en estos grupos de pacientes. Se deberá optar por una dosis más baja, si es necesario. El tratamiento puede iniciarse con un comprimido recubierto medio de 7.5 mg.

En pacientes con insuficiencia renal severa, puede acumularse el metabolito principal del midazolam, 1-hidroximidazolam glucorónido. Esto puede provocar una mayor y más prolongada sedación, ocasionando eventualmente hasta una depresión respiratoria y circulatoria clínicamente significativa estadísticamente. Por lo tanto, se deberá dosificar DORMONID® cuidadosamente en esta población de pacientes. La dosis recomendada es de 7.5 mg y se deberá optar por una posología más baja en caso sea necesario.

Usualmente, la dosis de 7.5 mg es suficiente también para tratar trastornos de sueño debido a situaciones particulares. La dosis mencionada anteriormente puede llegar a 15 mg como máximo cuando el tratamiento con la posología recomendada y otras medidas tales como una mejor higiene del sueño o el tratamiento de la afección subyacente, responsable del insomnio, continúan siendo ineficaces.

En premedicación para adultos, si no se da preferencia a la administración parenteral (véase DORMONID® Ampollas), administrar 7.5 a 15 mg de DORMONID® por vía oral 30 a 60 minutos antes de la intervención prevista.

Método y duración de administración (tipo de utilización): Dado el breve tiempo de acción, es conveniente tomar DORMONID® inmediatamente antes de acostarse, con líquido, sin masticarlo.

DORMONID® puede tomarse a cualquier hora del día a condición que se garantice un sueño ininterrumpido de por lo menos 7 u 8 horas. Deberá tomarse en consideración el riesgo de amnesia anterógrada (ver Reacciones adversas).

El tratamiento deberá iniciarse con la dosis más baja recomendada. No se deberá exceder la dosis máxima recomendada pues aumentaría el riesgo de ocurrencia de efectos indeseables nerviosos centrales, incluyendo depresión respiratoria y cardiovascular clínicamente significativa.

La duración del tratamiento debe ser lo más breve posible y en general no debe exceder de 2 semanas. Un período más corto puede ser suficiente, un tratamiento de mayor duración puede considerarse necesario, pero deberá ser reevaluado con cuidado.

No se deberá interrumpir el tratamiento de manera abrupta. Al final del mismo, se recomienda interrumpir DORMONID® de manera progresiva. Las modalidades de esta interrupción deberán estar en función de las particularidades del paciente.


VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Oral

SOBREDOSIS:

Síntomas: Los síntomas de una sobredosis de DORMONID® consisten esencialmente en una acentuación del efecto terapéutico (somnolencia, ataxia, disartria, nistagmus). Una sobredosis de DORMONID® raramente pone en peligro la vida cuando se ha tomado el medicamento solo, pero puede provocar arreflexía, apnea, hipotensión, depresión cardiorrespiratoria y coma. Si se produce un coma, generalmente sólo dura algunas horas, pero también puede ser más largo y cíclico, sobre todo en pacientes de edad avanzada. Los efectos depresores respiratorios de las benzodiacepinas aumentan los efectos de otras sustancias que deprimen el sistema nervioso central, entre ellas el alcohol.

Tratamiento: Vigilar las funciones vitales del paciente e instaurar las medidas de soporte indicadas en función del estado clínico del paciente. Se puede considerar necesario aplicar a los pacientes un tratamiento sintomático de los efectos cardiorrespiratorios o nerviosos centrales pueden ser especialmente necesarios en los pacientes.

Luego de una toma oral, hay que prevenir una mayor absorción mediante métodos apropiados, por ejemplo, administrando carbón activado en la hora o dos horas siguientes. En pacientes con somnolencia, la protección de las vías respiratorias es imperativa cuando se utiliza carbón activado. En caso de toma mixta, se puede prever un lavado gástrico, pero no de manera rutinaria.

Si la depresión del SNC es severa, hay que considerar la administración de flumazenil, un antagonista de las benzodiacepinas. Sin embargo, la administración se deberá hacer bajo estricta vigilancia. El producto tiene una semivida corta (aproximadamente una hora), aunque los pacientes que reciben flumazenil deben ser vigilados una vez que los efectos hayan desaparecido. Se deberá utilizar el flumazenil con mucha cautela luego de la toma de medicamentos que disminuyen el umbral epileptógeno (por ejemplo, antidepresivos tricíclicos). Para mayor información sobre el uso correcto del flumazenil, consultar la información profesional del producto.

PERÍODO DE VALIDEZ:

36 meses.

El medicamento no debe ser utilizado después de la fecha EXP que figura en el rotulado.

PRESENTACIÓN:

Caja x 10 comprimidos recubiertos.

Medicamento: guárdese fuera del alcance de los niños

ROCHE PERÚ

PRECAUCIONES ESPECIALES DE CONSERVACIÓN:

Comprimidos recubiertos de DORMONID® de 15 mg; No conservar a temperatura superior a 30 °C. Proteger de la luz.