Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
CLARITROL Tabletas recubiertas
Marca

CLARITROL

Sustancias

CLARITROMICINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas recubiertas

Presentación

Caja, Blíster aluminio/PVC, 10,20,30,40,50 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

Caja(s) dispensadoras(s), Blíster aluminio/PVC, 10,20,30,40,50 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

Caja(s) dispensadoras(s), Blíster aluminio/PVC, 2,3,5,6,8,9 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

Caja, Blíster aluminio/PVC, 2,3,5,6,8,9 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

Caja, Blíster aluminio/PVC, 200,400 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

Caja(s) dispensadoras(s), Blíster aluminio/PVC, 200,400 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

Caja(s) dispensadoras(s), Blíster aluminio/PVC, 60,80,100,150 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

Caja, Blíster aluminio/PVC, 60,80,100,150 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

COMPOSICIÓN:

Cada Tableta recubierta contiene:

Claritromicina................................................ 500 mg.

Excipiente c.s.p................................... 1 Tableta recubierta

Excipientes: Povidona, Almidón glicolato de sodio, Talco, Estearato de magnesio, Acido esteárico, Croscaramelosa sódica, Dióxido de silicio coloidal, Celulosa microcristalina, Opadry blanco YS-1-7003

INDICACIONES:

Claritromicina está indicada en adultos y adolescentes de 12 años de edad y mayores.

Claritromicina está indicada en el tratamiento de las siguientes infecciones causadas por microorganismos sensibles (ver sección Advertencias)

• Faringitis bacteriana

• Neumonía adquirida en la comunidad leve a moderada.

• Sinusitis bacteriana aguda (adecuadamente diagnosticada).

• Reagudización de bronquitis crónica y neumonías bacterianas.

• Infecciones de la piel y tejidos blandos de gravedad leve a moderada.

• Erradicación del Helicobacter pylori en pacientes adultos, con ulceras asociadas a Helycobacter pylori, en combinación con un régimen terapéutico antibacteriano adecuado y un medicamento para la curación de úlceras (ver sección Dosis).

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad al principio activo a cualquier otro antibiótico macrólido, o a alguno de los excipientes.

• Claritromicina está contraindicada en pacientes con insuficiencia hepática grave.

• No se deben administrar concomitantemente claritromicina y derivados ergotamínicos (ver sección Interacciones Medicamentosas).

• Está contraindicada su administración concomitante con simvastatina.

• No debe administrarse claritromicina a pacientes con hipofosfatemia (prolongación del intervalo QT, ver sección Advertencias).

• Está contraindicada la administración concomitante de claritromicina y cualquiera de los siguientes principios activos: cisaprida, pimozida y terfenadina. Se han descrito concentraciones altas de cisaprida, pimozida o terfenadina en pacientes tratados concomitantemente con alguno de estos fármacos y claritromicina. Ese aumento puede producir prolongación del intervalo QT y arritmias cardiacas, incluyendo taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsade de pointes. Se han observado efectos similares con la administración concomitante de astemizol y otros macrólidos (ver sección Interacciones Medicamentosas)

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS:

No se han realizado estudios sobre los efectos en la capacidad para conducir o utilizar máquinas. Cuando se realizan estas actividades, se debe tener en cuenta la posible aparición de efectos adversos tales como mareo, vértigo, confusión y desorientación.

REACCIONES ADVERSAS:

Las reacciones adversas más frecuentemente notificadas en adultos tomando claritromicina son diarrea (3%), nauseas (3%), alteración del gusto (3%), dispepsia (2%), dolor/malestar abdominal (2%) y dolor de cabeza (2%).

En esta sección los efectos adversos se definen como muy frecuentes (≥1/10); frecuentes (>1/100 a <1/10); poco frecuentes (>1/1.000 a < 1/100); raros (>1/10.000 a <1/1.000); muy raros (< 1/10.000); no conocidos (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

Exploraciones complementarias

Frecuentes: Nitrógeno uréico en sangre elevado (BUN)

Poco frecuentes: Prolongación del tiempo de protrombina, creatinina sérica elevada, alteración de las pruebas de función hepática (aumento de las concentraciones de transaminasas)

Muy raras: Se han observado casos de hipoglucemia, en especial después de la administración concomitante de medicamentos antidiabéticos e insulina.

Trastornos cardíacos

Muy raras: Prolongación del intervalo QT, taquicardia ventricular y torsade de pointes.

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Poco frecuentes: Disminución en los niveles de leucocitos

Muy raras: Trombocitopenia.

Trastornos del sistema nervioso

Frecuentes: Cefalea, cambios en el sentido del olfato

Muy raras: Mareo, vértigo, parestesias, convulsiones.

Trastornos del oído y del laberinto

Raros: Acúfenos

Muy raras: Pérdida reversible de la audición.

Trastornos gastrointestinales

Frecuentes: Náuseas, diarrea, vómitos, dolor abdominal, dispepsia, estomatitis, glositis, decoloración reversible de los dientes y de la lengua, cambios desagradables en el sentido del gusto, por ejemplo, sabor amargo o metálico

Muy raras: Pancreatitis. El tratamiento con claritromicina se ha asociado en casos muy raros a colitis pseudomembranosa, con una gravedad que varía entre leve y potencialmente mortal.

Trastornos renales y urinarios

Muy raras: Nefritis intersticial, fallo renal.

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

Muy raras: Síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

Poco frecuentes: Artralgia, mialgia.

Infecciones e infestaciones

Frecuentes: Candidiasis oral. Como ocurre con otros antibióticos, el uso prolongado de claritromicina puede dar lugar al sobrecrecimiento de microorganismos resistentes.

Trastornos del sistema inmunológico

Poco frecuentes: Reacciones alérgicas, cuya intensidad varía desde urticaria y síntomas cutáneos leves a anafilaxia.

Trastornos hepatobiliares

Poco frecuentes: Insuficiencia hepática, normalmente transitoria y reversible, hepatitis y colestasis con o sin ictericia

Muy raras: Se han descrito casos de insuficiencia hepática mortal, en especial en pacientes con problemas hepáticos previos o que usan otros fármacos hepatotóxicos.

Trastornos psiquiátricos

Poco frecuentes: Depresión

Muy raras: Ansiedad, insomnio, alucinaciones, psicosis, desorientación, despersonalización, pesadillas y confusión.

Durante la experiencia post-comercialización se han comunicado casos de toxicidad de la colchicina con el uso concomitante de Claritromicina y colchicina, especialmente en pacientes ancianos, algunos de los cuales ocurrieron en pacientes con insuficiencia renal. Se han referido muertes en algunos de dichos pacientes (ver secciones Advertencias e Interacciones Medicamentosas).

Se han observado casos de granulocitopenia después de la ingestión de claritromicina. Estos síntomas desaparecen al discontinuar el tratamiento (ver sección Advertencias)

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS:

El uso de los siguientes fármacos está estrictamente contraindicado debido al potencial de producir interacciones farmacológicas graves:

Cisaprida, pimozida, terfenadina y astemizol: Se ha notificado que claritromicina eleva los niveles plasmáticos de cisaprida, pimozida, astemizole o terfenadina. Niveles elevados de estos fármacos puede incrementar el riesgo de arritmias ventriculares, especialmente Torsades de Pointes.

La administración concomitante de claritromicina y cualquiera de estos medicamentos está contraindicada (ver sección Contraindicaciones).

Ergotamina / dihidroergotamina

Notificaciones pos-comercialización indican que la administración concomitante de claritromicina con ergotamina o dihidroergotamina se ha asociado con toxicidad aguda ergótica, caracterizada por vasoespasmo e isquemia de las extremidades y otros tejidos incluyendo el sistema nervioso. La administración concomitante de claritromicina y los derivados ergóticos está contraindicado (ver sección Contraindicaciones)

Efecto de otros fármacos en claritromicina

Claritromicina se metaboliza a través de la enzima CYP3A4. Por tanto, los inhibidores potentes de esta enzima pueden inhibir el metabolismo de claritromicina, resultando en un incremento de sus concentraciones plasmáticas.

La administración concomitante de claritromicina y los antimicóticos de la clase de los azoles (fluconazol, itraconazol, ketoconazol) incrementa el riesgo de toxicidad cardiaca (prolongación del intervalo QT, Torsades de Pointes, parada cardiaca).

Fluconazol: La administración concomitante de 200 mg de fluconazol al día y 500 mg de claritromicina dos veces al día en 21 voluntarios sanos condujo a incrementos en la concentración mínima en el estado de equilibrio estacionario medio (Cmin) y en el área bajo la curva (AUC) del 33% y del 18% respectivamente. Las concentraciones en el estado de equilibrio estacionario del metabolito activo 14(R)-hidroxi-claritromicina no fueron significativamente afectadas por la administración concomitante del fluconazol.

Ritonavir: Ritonavir (200 mg tres veces al día) ha demostrado inhibir el metabolismo de claritromicina (500 mg dos veces al día), con un incremento en la Cmáx, Cmín y AUC de 31, 182 y 77% respectivamente cuando se administra concomitantemente con ritonavir. La formación del metabolito activo 14-hidroxi se inhibió casi por completo. Probablemente, no es necesaria una reducción general de la dosis en pacientes con función renal normal, pero la dosis diaria de claritromicina no debería exceder 1g. Debe considerarse una reducción de la dosis en pacientes con insuficiencia renal. Para los pacientes con aclaramiento de creatinina es de 30-60 ml/min (0.5 1 ml/s), la dosis de claritromicina debería reducirse en un 50%, y si el aclaramiento es < 30 ml/min (<0.5 ml/s) la dosis máxima diaria debería reducirse en un 75%.

Los inductores de la enzima CYP3A4 (como efavirenz, nevirapina, rifampicina, fenitoína, carbamazepina, fenobarbital e Hypericum perforatum) pueden inducir el metabolismo de claritromicina. Esto puede resultar en niveles sub-terapéuticos de claritromicina, con la consecuente reducción de su eficacia clínica.

La administración conjunta de rifabutina y claritromicina resultó en un incremento y disminución, respectivamente, en los niveles séricos, seguido de un riesgo incrementado de uveítis.

Cuando se administraron simultáneamente claritromicina y el inductor de la enzima CYP3A4 efavirenz, el AUC de claritromicina se redujo en un 39% mientras aumentaba el AUC del metabolito activo 14-OH en un 34%.

Efecto de claritromicina en otros fármacos

Claritromicina inhibe el metabolismo de la enzima CYP3A4 y también de la glicoproteína P transportadora. El grado de inhibición con diferentes sustratos del CYP3A4 es difícil de predecir. Por lo tanto, claritromicina no debe usarse simultáneamente con otros fármacos que actúen como sustratos del sistema CYP3A4, a menos que se vigilen estrechamente las concentraciones plasmáticas, el efecto terapéutico y los acontecimientos adversos del sustrato del sistema CYP3A4. Puede ser necesario reducir la dosis.

Sildenafilo, tadalafilo y vardenafilo.

Cada uno de dichos inhibidores de la fosfodiesterasa se metaboliza, al menos en parte, por el CYP3A y el CYP3A puede ser inhibido por la administración concomitante con claritromicina. La coadministración de claritromicina con sildenafilo, tadalafilo o vardenafilo puede resultar en un incremento de la exposición al inhibidor de la fosfodiesterasa. Debería considerarse la reducción de las dosis de estos medicamentos cuando se coadministran con claritromicina.

Administración c oncomitante con medic amentos que potencialmente prolongan el intervalo QT.

Se han notificado casos de Torsades de Pointes en pacientes en los que claritromicina se había administrado concomitantemente con quinidina o disopiramida. Deberían evitarse estas combinaciones o monitorizar estrechamente los niveles de quinidina o disopiramida para permitir el ajuste de dosis.

Inhibidores de la HMG-CoA reductasa

La claritromicina inhibe el metabolismo de algunos inhibidores de la HMG-CoA reductasa, con el consiguiente aumento de las concentraciones plasmáticas de estos medicamentos. Se han descrito casos aislados de rabdomiólisis asociada al aumento de concentraciones plasmáticas en pacientes tratados con claritromicina y simvastatina o lovastatina. Claritromicina puede producir una interacción similar con atorvastatina y una interacción menor con la cerivastatina. Cuando esté indicado el tratamiento con claritromicina en pacientes que reciben estatinas, la terapia con las estatinas deberá suspenderse durante el tratamiento.

Tolterodina

La vía principal para el metabolismo de tolterodina es a través de la isoforma 2D6 del citocromo P450 (CYP2D6). Sin embargo, en un subconjunto de población carente de CYP2D6 la ruta identificada para el metabolismo es a través del CYP3A. En este subconjunto de población, la inhibición del CYP3A resulta en un incremento significativo de las concentraciones de tolterodina. Puede ser necesaria una reducción en la dosis de tolterodina en presencia de inhibidores del CYP3A tales como claritromicina en la población de metabolizadores lentos del CYP2D6.

Benzodiazepinas

Cuando se administró midazolam concomitantemente con claritromicina, el AUC de midazolam aumentó 2,7 veces después de la administración intravenosa y 7 veces después de la administración oral de midazolam. Debe evitarse la administración concomitante de midazolam oral y claritromicina. Si se administra midazolam por vía intravenosa junto a claritromicina debe vigilarse estrechamente al paciente y ajustar la dosis en caso necesario. Las mismas precauciones deben tomarse con otras benzodiacepinas metabolizadas por el sistema CYP3A4, como alprazolam y especialmente triazolam. Es poco probable la interacción de claritromicina con las benzodiazepinas que no son metabolizadas por el CYP3A4 (temazepam, nitrazepam, lorazepam).

Omeprazol

El AUC de omeprazol se incrementa en un 89% cuando se administra concomitantemente con claritromicina para la erradicación de Helicobacter pylori; sin embargo, el cambio en el valor medio del pH gástrico de 24 horas de 5.2 (omeprazol sólo) a 5.7 (omeprazol con claritromicina) no se considera clínicamente significativo.

No hay datos in vivo disponibles en humanos que describan la interacción entre claritromicina y los siguientes fármacos: aprepitant, eletriptan, halofrantina y ziprasidona. Sin embargo, dado que los datos in- vitro sugieren que estos fármacos son sustratos del CYP3A, se debe tener precaución cuando se administren concomitantemente con claritromicina.

Eletriptan no debe ser administrado concomitantemente con inhibidores del CYP3A, como claritromicina. Existen notificaciones espontáneas o publicadas de interacciones farmacológicas entre inhibidores del CYP3A incluyendo claritromicina con ciclosporina, tacrolimus, metilprednisolona, vinblastina y cilostazol.

Ciclosporina, tacrolimus y sirolimus

El uso concomitante de claritromicina dio lugar a un incremento de más de 2 veces de la Cmín de ciclosporina y tacrolimus. Es de esperar efectos similares en las concentraciones plasmáticas de sirolimus. Cuando se inicia el tratamiento con claritromicina en pacientes que ya reciben cualquiera de estos agentes inmunosupresores, los niveles plasmáticos de ciclosporina, tacrolimus o sirolimus deben ser monitorizados y sus dosis reducidas como sea necesario. Cuando se discontinua claritromicina, es necesario ajustar de nuevo los niveles plasmáticos de estos inmunosupresores.

Digoxina y otros principios activos transportados por la glicoproteína P (Pgp)

Las concentraciones plasmáticas de digoxina, sustrato de la Pgp, pueden aumentar cuando se administra junto a claritromicina. En consecuencia, se recomienda monitorizar las concentraciones plasmáticas de digoxina cuando se inicia o finaliza el tratamiento con claritromicina, ajustando la dosis si es necesario.

Antidiabeticos

Tras la administración concomitante de claritromicina con insulina y otros medicamentos antidiabéticos, se ha observado hipoglucemia.

El mecanismo por el que se produce este fenómeno no ha sido totalmente elucidado, aunque puede estar relacionado con la interacción farmacocinética entre claritromicina y algunos antidiabéticos orales. En voluntarios sanos, el uso de claritromicina 250 mg 2 veces al día durante 2 días incrementó 1,3 veces los niveles plasmáticos de glibenclamida (dosis única 0.875 mg), posiblemente inhibiendo la Glicoproteina P transportadora en la pared intestinal. En un estudio en voluntarios sanos, el uso de claritromicina (250 mg 2 veces al día durante 5 días) incrementó los niveles plasmáticos de repaglinida un 40% (dosis única de 0,25 mg), posiblemente por la inhibición de claritromicina a los del CYP3A4.

Warfarina

El uso de claritromicina en pacientes que reciben warfarina puede potenciar los efectos de ésta última. En consecuencia, debe vigilarse periódicamente el tiempo de protrombina.

Teofilina

El uso concomitante de claritromicina y teofilina se ha asociado a un aumento de las concentraciones séricas de teofilina y a potencial toxicidad de teofilina.

Zidovudina

El uso concomitante de claritromicina y zidovudina en pacientes adultos infectados por el VIH puede disminuir las concentraciones de zidovudina en el estado estacionario. Este efecto puede evitarse en gran medida dejando un intervalo de 1-2 horas entre la administración de claritromicina y de zidovudina. No se han descrito reacciones de este tipo en niños.

Colchicina

Colchicina es un sustrato para CYP3A y el transportador efflux, glicoproteína-P (Pgp). Se sabe que Claritromicina y otros macrólidos inhiben el isoenzima CYP3A y la glicoproteína-P. Cuando Claritromicina y colchicina se administran concomitantemente, la inhibición de la glicoproteína-P y/o la isoenzima CYP3A por Claritromicina puede conducir a un aumento de la exposición a colchicina. Los pacientes deben ser controlados por si presentaran síntomas clínicos de toxicidad de colchicina (ver sección Advertencias).

Fenitoina y valproato

Existen notificaciones espontáneas o publicadas de interacciones con los inhibidores del CYP3A, incluyendo claritromicina y medicamentos que no se piensa que sean metabolizados por el CYP3A, tales como fenitoina y valproato.

Se recomienda la determinación de los niveles séricos de estos fármacos cuando se administran con claritromicina. Se han notificado aumento en las concentraciones.

Interacciones farmacocinéticas bidireccionales

Atazanavir

Claritromicina y atazanavir son sustratos e inhibidores del CYP3A y hay evidencias de interacción bidireccional entre ellos. La co-administración de claritromicina (500 mg 2 veces al día) con atazanavir /(400 mg 1 vez al día) aumentó 2 veces la exposición a claritromicina, redujo en un 70% la exposición a 14(R)-hidroxi-claritromicina y aumentó en un 28% el AUC de atazanavir. Dado que claritromicina tiene una gran ventana terapéutica, no es necesaria la reducción de dosis en pacientes con función renal normal. En pacientes con función renal moderada (aclaramiento de creatinina de 30 a 60 ml/min), la dosis de claritromicina debe reducirse en un 50%. En pacientes con un aclaramiento de creatinina <30 ml/min, la dosis de claritromicina debe reducirse en un 75% utilizando una formulación adecuada de claritromicina, tal como comprimidos de liberación inmediata, sobres o suspensiones pediátricas (puede que no todas las presentaciones estén comercializadas). No se deben administrar dosis de claritromicina superiores a 1000 mg/día concomitantemente con inhibidores de la proteasa.

Itraconazol

Claritromicina e itraconazol son sustratos e inhibidores del CYP3A, lo que lleva a una interacción bidireccional: claritromicina puede aumentar los niveles plasmáticos de itraconazol, mientras que itraconazol puede aumentar los niveles plasmáticos de claritromicina. Los pacientes que tomen itraconazol y claritromicina concomitantemente deben ser controlados para evaluar los signos y síntomas del efecto farmacológico incrementado o prolongado.

Saquinavir

Claritromicina y saquinavir son sustratos e inhibidores del CYP3A y hay evidencias de interacción bidireccional entre ellos. La administración concomitante a 12 voluntarios sanos de claritromicina (500 mg dos veces al día) y saquinavir (cápsulas de gelatina blanda 1200 mg 3 veces al día) aumentó los valores del área bajo la curva (AUC) y de la concentración máxima (Cmax) de saquinavir en un 177 % y 187% respecto a las encontradas para saquinavir sólo. Los valores de AUC y Cmax fueron aproximadamente un 40% superiores que los encontrados para claritromicina sola. No se requiere ajuste de dosis cuando ambos fármacos se administran concomitantemente durante un periodo limitado de tiempo y en las dosis/formulaciones estudiadas. Las observaciones obtenidas en los estudios de interacción realizados utilizando las cápsulas de gelatina blanda pueden no ser representativas de los efectos observados usando la presentación en cápsulas duras de saquinavir. Las observaciones obtenidas en los estudios de interacción realizados con saquinavir no potenciado pueden no ser representativos de los efectos observados con el tratamiento con saquinavir/ritonavir. Cuando saquinavir se administra conjuntamente con ritonavir se deben tener en cuenta los efectos potenciales de ritonavir en claritromicina (ver efectos de otros medicamentos en claritromicina previamente dentro de este apartado)

ADVERTENCIAS:

• Claritromicina debe reservarse para los casos de faringitis por estreptococo beta-hemolítico del grupo A documentada, cuando no pueda utilizarse el tratamiento con beta-lactamasa.

• Claritromicina se excreta principalmente por el hígado. Por tanto, claritromicina debe administrarse con precaución a pacientes con alteración de la función hepática, en especial en pacientes con insuficiencia renal.

• Cuando la función renal es deficiente, la posología de claritromicina puede reducirse, dependiendo del grado de deterioro (ver sección Dosis). En pacientes ancianos, hay que tener en cuenta la posibilidad de alteración de la función renal.

• El tratamiento de la infección por H. pylori con claritromicina puede seleccionar organismos resistentes al fármaco.

• Los pacientes hipersensibles a lincomicina o a clindamicina también pueden serlo a claritromicina. Por tanto, se recomienda precaución cuando se prescribe claritromicina a estos pacientes.

• El uso prolongado o repetido de claritromicina puede resultar en un sobrecrecimiento de bacterias u hongos no sensibles a claritromicina. En caso de sobre-infección, se debe discontinuar el tratamiento con claritromicina e instaurar un tratamiento adecuado.

• Se debe prestar atención a las posibles resistencias cruzadas entre claritromicina y otros macrólidos, así como a lincomicina y clindamicina.

• Se han descrito casos de colitis pseudo-membranosa con el uso de antibióticos de amplio espectro. En consecuencia, es importante valorar este diagnóstico cuando aparece diarrea grave durante o después del tratamiento con claritromicina.

• Al igual que otros macrólidos, claritromicina puede también agravar o exacerbar la miastenia gravis y, por tanto, debe usarse con precaución en pacientes con esta afección.

• Debido al riesgo de prolongación del intervalo QT, claritromicina debe usarse con cautela en pacientes con arteriopatía coronaria, historia de arritmias ventriculares, insuficiencia cardiaca grave, hipopotasemia o hipomagnesemia no compensada, bradicardia (<50 latidos/min) o cuando se administra junto con otros medicamentos que prolongan el intervalo QT. No debe utilizarse claritromicina en pacientes con prolongación congénita o adquirida del intervalo QT (ver secciones Contraindicaciones e Interacciones Medicamentosas).

• El uso de claritromicina debe ser valorado con especial cautela en pacientes en tratamiento con otros medicamentos que se sabe que son sustratos del CYP3A4, especialmente cuando dicho sustrato del CYP3A4 posee un margen terapéutico estrecho (como carbamazepina) y/o es ampliamente metabolizado por esta enzima, no debiendo utilizarse a menos que esté claramente indicado (ver sección Interacciones Medicamentosas).

• Claritromicina inhibe el metabolismo de algunos inhibidores de la HMG-CoA reductasa, con el aumento consiguiente de las concentraciones plasmáticas de estos fármacos (ver sección Interacciones Medicamentosas).

• Se han recibido informes de post-comercialización de toxicidad de colchicina con el uso concomitante de claritromicina y colchicina, especialmente en pacientes ancianos, algunos de los cuales ocurrieron en pacientes con insuficiencia renal. En algunos de dichos pacientes se han referido muertes (Ver sección Interacciones Medicamentosas).

Acontecimientos cardiovasculares

Se han observado repolarización cardiaca e intervalo QT prolongados, lo cual confiere riesgo de desarrollar arritmia cardíaca y torsade de pointes, en el tratamiento con macrólidos, incluida claritromicina. Por tanto, como las siguientes situaciones pueden conllevar un mayor riesgo de arritmias ventriculares (incluido torsade de pointes), se debe utilizar claritromicina con precaución en los siguientes pacientes;

• Pacientes con arteriopatía coronaria, insuficiencia cardiaca grave, alteraciones de la conducción o bradicardia clínicamente relevante,

• Pacientes con alteraciones electrolíticas como hipomagnesemia. No debe administrarse claritromicina a pacientes con hipopotasemia.

• Pacientes que estén tomando simultáneamente otros medicamentos asociados con la prolongación de QT.

• Está contraindicada la administración concomitante de claritromicina junto con astemizol, cisaprida, pimozida y terfenadina.

• La claritromicina no deberá administrarse a pacientes con prolongación del interval QT congénita o adquirida y documentada, o con antecedentes de arritmia ventricular.

Los estudios epidemiológicos que investigan el riesgo de resultados cardiovasculares adversos con macrólidos han mostrado resultados variables. Algunos estudios observacionales han identificado un riesgo raro a corto plazo de arritmia, infarto de miocardio y mortalidad cardiovascular asociada a macrólidos, incluida claritromicina.

Cuando se recete claritromicina se debe establecer un balance entre la evaluación de estos hallazgos y los beneficios del tratamiento.


PRECAUCIONES:

Fertilidad, embarazo y lactancia

Embarazo

Los datos obtenidos del uso de claritromicina durante el primer trimestre procedentes de más de 200 embarazos no muestran una clara evidencia de efectos teratogénicos o efectos adversos en la salud de los neonatos. Los datos procedentes de un número limitado de mujeres embarazadas expuestas en el primer trimestre indican un posible incremento en el riesgo de abortos. Hasta la fecha no se dispone de otros datos epidemiológicos relevantes.

Los datos de estudios en animales han demostrado toxicidad reproductiva. El riesgo en humanos es desconocido. Claritromicina puede ser utilizada durante el embarazo sólo después de haber evaluado cuidadosamente el balance beneficio/riesgo.

Lactancia

Claritromicia y su metabolito activo se excretan en la leche materna. Por lo tanto, puede producirse diarrea e infección fúngica de las membranas mucosas en el lactante, por lo que podría tener que discontinuarse la lactancia. Debe tenerse en cuenta la posibilidad de sensibilización. Se debe valorar el beneficio del tratamiento para la madre frente al potencial riesgo para el niño.

No tome Claritromicina:

• Si tiene un ritmo cardíaco irregular.

• Si está tomando medicamentos tales como terfenadina o astemizol (utilizado para la fiebre del heno o alergias) o cisaprida (para problemas de estómago) o pimozida (para problemas mentales), mientras está tomando claritromicina, ya que combinando estos medicamentos puede provocar graves alteraciones del ritmo cardíaco. C onsulte a su médico para que le aconseje medicamentos alternativos.

• Si está tomando otros medicamentos conocidos por causar graves alteraciones del ritmo cardíaco

• Si usted o alguien de su familia tiene antecedentes de trastornos en el ritmo cardíaco (arritmia cardíaca ventricular, incluyendo Torsades de Pointes) o anormalidades en el electrocardiograma (E C G, registro eléctrico del corazón) llamado "síndrome de prolongación del intervalo QT".

DOSIS Y VIAS DE ADMINISTRACIÓN:

Vía de administración oral.

Las dosis de Claritromicina depende del tipo y gravedad de la infección y tiene que ser definida en cada caso por el médico.

Adultos y adolescentes:

Dosis habitual: La dosis habitual es 250 mg, 2 veces al día (por la mañana y por la noche).

Dosis elevadas (infecciones graves): En infecciones más graves, la dosis puede incrementarse a 500 mg 2 veces al día.

Erradicación del helicobacter pylori en adultos:

En pacientes con ulcera gastroduodenal debida a una infección por Helycobacter pylori, se administran dosis de 500 mg de claritromicina dos veces al día. Se deberán tener en cuenta las recomendaciones nacionales para la erradicación de Helycobacter pylori.

Niños menores de 12 años:

No se recomienda el uso de claritromicina comprimidos en niños menores de 12 años. Use claritromicina Suspensión Pediátrica.

Adolescentes (de 12 años de edad y mayores): Igual que en adultos. La duración normal del tratamiento es de 6 a 14 días

Duración de tratamiento.

La duración del tratamiento con claritromicina depende del tipo y gravedad de la infección. La duración habitual del tratamiento es de 6 a 14 días.

Dosificación en pacientes con insuficiencia renal:

Habitualmente no se requiere ajuste de dosis excepto en pacientes con insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina < 30 ml/min(<0,5ml/s)). En caso de necesitar un ajuste de dosis, se reducirá la dosis total diaria a la mitad.

La duración del tratamiento en estos pacientes no debe superar los 14 días.

Pacientes con insuficiencia hepática: Claritromicina debe administrarse con precaución cuando se administre en pacientes con insuficiencia hepática (Sección Contraindicaciones y Advertencias).

Método de administración: El comprimido debe tragarse con suficiente cantidad de líquido (por ejemplo un vaso de agua). Puede tomarse con independencia de la ingesta de alimentos.

TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS:

Síntomas de intoxicación

Las notificaciones indican que tras la ingestión accidental de cantidades sensiblemente superiores a la dosis máxima recomendada de Claritromicina cabe esperar la aparición de síntomas gastrointestinales. Los síntomas de la sobredosificación se corresponden ampliamente con el perfil de las reacciones adversas. Un paciente que tenía una historia previa de trastorno bipolar, sufrió un estado mental alterado, comportamiento paranoide, hipopotasemia e hipoxia tras tomar 8 gramos de claritromicina.

Terapia de la intoxicación

No hay un antídoto específicos para la sobredosis. Los niveles séricos de claritromicina no se reducen mediante hemodiálisis o diálisis peritoneal.

Las reacciones adversas que acompañan a la sobredosis deberán tratarse mediante el lavado gástrico y medidas de sostén. Raramente se han visto reacciones alérgicas agudas graves, tales como shock anafiláctico. A los primeros signos de reacciones de hipersensibilidad, la terapia con claritromicina debe ser discontinuada y deben iniciarse inmediatamente las medidas necesarias.

ACCION FARMACOLOGICA:

Grupo farmacoterapéutico: Macrólidos Código ATC: J01FA09

Mecanismo de acción: La claritromicina es un derivado semisintético de la eritromicina, que ejerce su acción antibacteriana uniéndose a la subunidad 50s de los ribosomas de las bacterias sensibles, suprimiendo la síntesis de proteínas. Es muy potente frente a una amplia variedad de organismos aerobios y anaerobios gram- positivos y gram-negativos. Las Concentraciones Mínimas Inhibitorias (CMI) de claritromicina son generalmente dos veces menores que las CMI de eritromicina.

El metabolito 14-hidroxilado de claritromicina, también tiene actividad antimicrobiana. Las CMI de este metabolito son iguales o dos veces mayores que las CMI del compuesto original, excepto para H. influenzae, en cuyo caso el metabolito 14-hidroxi es dos veces más activo que el compuesto original.

Absorción

Claritromicina se absorbe rápidamente y con facilidad en el tracto gastrointestinal- fundamentalmente en el yeyuno- pero sufre un amplio metabolismo del primer paso después de la administración oral. La biodisponibilidad absoluta de un comprimido de 250 mg de claritromicina es aproximadamente del 50%. Los alimentos retrasan ligeramente la absorción pero no afectan a la amplitud de la biodisponibilidad. Por lo tanto, claritromicina comprimidos puede administrarse sin tener en cuenta los alimentos. Debido a su estructura química (6-O-Metileritromicina), claritromicina es bastante resistente a la degradación por parte del ácido del estómago. Se observaron picos de 1-2 mcg/ml de claritromicina en los niveles plasmáticos en los adultos después de la administración oral de 250 mg dos veces al día. Después de la administración de 500 mg de claritromicina dos veces al día el pico plasmático fue de 2,8 mcg/ml.

Después de la administración de 250 mg de claritromicina dos veces al día el metabolito 14- hidroxilado microbiológicamente activo alcanza picos plasmáticos de 0,6 microgramos/ml. El estado estacionario se alcanza a los dos días de administrar la dosis.

Distribución

Claritromicina penetra bien en los diferentes compartimentos, con un volumen estimado de distribución de 200-400 L. Claritromicina proporciona concentraciones en algunos tejidos que son varias veces mayores que el nivel circulante de principio activo. Se han encontrado niveles elevados tanto en amígdalas como en tejido pulmonar. Claritromicina también penetra la mucosa gástrica.

Claritromicina tiene una unión de aproximadamente el 70% a las proteínas plasmáticas a niveles terapéuticos.

Biotransformación y eliminación

Claritromicina se absorbe rápida y ampliamente en el hígado. El metabolismo sucede en el hígado, con la participación del citocromo P450. Se han descrito tres metabolitos: N-demetil claritromicina, decladinosil claritromicina y 14-hidroxil claritromicina.

La farmacocinética de claritromicina no es lineal debido a la saturación del metabolismo hepático a dosis altas. La semivida de eliminación aumentó de 2-4 horas tras la administración de 250 mg de claritromicina dos veces al día a 5 horas tras la administración de 500 mg de claritromicina dos veces al día. La semivida del metabolito activo 14-hidroxilo oscila entre de 5 a 6 horas después de la administración de 250 mg de claritromicina dos veces al día.

Aproximadamente 20-40 % de claritromicina se excreta como el principio activo inalterado en la orina. Esta proporción aumenta cuando aumenta la dosis. De un 10% a un 15% adicional se excreta en la orina como metabolito 14-hidroxilado. El resto se excreta en heces. La insuficiencia renal aumenta los niveles de claritromicina en plasma, si la dosis no disminuye.

Se ha estimado que el aclaramiento total plasmático es aproximadamente 700 ml/min (11,7 ml/s), con un aclaramiento renal de aproximadamente 170 ml/min (2,8 ml/s).

FORMAS DE PRESENTACIÓN:

Caja de cartón conteniendo 2, 3, 5, 6, 8, 9, 10, 20, 30, 40, 50, 60, 80, 100, 150, 200, 400 tabletas recubiertas en blíster de Aluminio - PVC ámbar; Caja dispensadora de cartón conteniendo 2, 3, 5, 6, 8, 9, 10, 20, 30, 40, 50, 60, 80, 100, 150, 200, 400 tabletas recubiertas en blíster de Aluminio - PVC ámbar.

Fabricado por:

Laboratorios Induquimica S.A.

Para:

DROGUERÍA LUXOR PHARMACEUTICAL S.A.C.

CONDICIONES DE ALMACENAMIENTO:

Almacenar a una temperatura no mayor de 30°C.


VIDA ÚTIL:

3 años. No utilizar luego de la fecha de expiración.