Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
BACTRIM Suspensión oral
Marca

BACTRIM

Sustancias

TRIMETOPRIMA Y SULFAMETOXAZOL

Forma Farmacéutica y Formulación

Suspensión oral

Presentación

1 Caja, 1 Frasco de polipropileno, 100 ml, 200 /40 Miligramos

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Cada 5 mL de SUSPENSIÓN contiene 200 mg de sulfametoxazol y 40 mg de trimetoprima. Para consultar la lista completa de excipientes ver Lista de excipientes.


FORMA FARMACÉUTICA:

Suspensión oral


LISTA DE EXCIPIENTES:

• Celulosa microcristalina

• Aroma de crema de huevo

• Glicerol

• Metilparabeno

• Polisorbato 80

• Sacarina sódica

• Carmelosa sódica

• Sacarosa

• Aroma de tutti-frutti

• Agua purificada

GRUPO FARMACOLÓGICO/TERAPÉUTICO:

Antibacteriano sintético

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Infecciones del tracto respiratorio superior e inferior, infecciones del tracto renal y urinario; infecciones del conducto genital, infecciones del tracto gastrointestinal; infecciones de heridas o de la piel; septicemias y otras infecciones causadas por organismos sensibles.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas:

Mecanismo de acción: Sulfametoxazol inhibe la síntesis bacteriana del ácido dihidrofólico compitiendo con el ácido para– aminobenzóico. Trimetoprima bloquea la producción del ácido tetrahidrofólico a partir del ácido dihidrofólico mediante la unión a, e inhibiendo de manera reversible la enzima requerida, dihidrofolato reductasa. Así, BACTRIM® bloquea dos pasos consecutivos en la biosíntesis de ácidos nucleicos y proteínas esenciales para la bacteria.

BACTRIM® es efectivo versus una amplia gama de organismos Gram–negativos y Gram–positivos; por ejemplo, E. coli, Neisseria, Salmonella, Klebsiella-Enterobacter, Shigella, Vibrio cholerae y Bordetella pertussis, Streptococcus, Staphylococcus, Pneumococcus. BACTRIM® es usualmente activo versus los organismos problema Haemophilus influenzae y Proteus.

BACTRIM® también es activo versus el protozoario Pneumocystis jirovecii ver Posología y forma de administración. BACTRIM® no es activo versus Mycobacterium tuberculosis y Treponema pallidum. Pseudomonas aeruginosa es frecuentemente insensible

Valores representativos de concentración inhibitoria mínima para organismos sensibles a BACTRIM® (MIC microgramo/mL)

BACTERIA

TMP Solo

SMX Solo

TMP/SMX (1:20)

TMP

SMX

Escherichia coli

0.05-1.5

1.0-245

0.05-0.5

0.95-9.5

Proteus species (indol positivo)

0.5-5.0

7.35-300

0.05-1.5

0.95-28.5

Proteus mirabilis

0.5-1.5

7.35-30

0.05-0.15

0.95-2.85

Klebsiella enterobacter

0.15-5.0

2.45-245

0.05-1.5

0.95-28.5

TMP=Trimetoprima

SMX=Sulfametoxazol

Propiedades farmacocinéticas

Absorción: BACTRIM® es absorbido rápidamente tras la administración oral, alcanzando niveles pico en sangre luego de 1 a 4 horas, que corresponden a aquellos alcanzados cuando cada componente es administrado solo. La absorción es completa según lo reflejado por la biodisponibilidad oral absoluta alcanzando 100% tanto para trimetoprima como para sulfametoxazol. Las vidas medias séricas promedio de trimetoprima y sulfametoxazol son 10 horas y 8 - 10 horas, respectivamente.

Distribución: El volumen de distribución es aproximadamente 1.6 L/kg para trimetoprima y aproximadamente 0.26 L/kg para sulfametoxazol, mientras que la unión a las proteínas del plasma alcanza 37% para trimetoprima y 53% para sulfametoxazol. Las formas libres de trimetoprima y sulfametoxazol son consideradas formas terapéuticamente activas.

Los estudios, tanto en animales como en el hombre, han demostrado que la difusión de BACTRIM® dentro los tejidos es buena. Grandes cantidades de trimetoprima y más pequeñas cantidades de sulfametoxazol pasan del torrente sanguíneo al fluido intersticial y otros luidos corporales extravasculares. En humanos, trimetoprima y sulfametoxazol fueron detectados en la placenta fetal, sangre en cordón umbilical, fluido amniótico y tejidos fetales (hígado, pulmón), indicando transferencia placentaria de ambos fármacos ver Fertilidad, embarazo y lactancia.

Metabolismo: Es metabolizada alrededor de 30% de una dosis de trimetoprima. Las isoenzimas del citocromo P450 involucradas en el metabolismo oxidativo de trimetoprima no han sido identificadas. Los metabolitos principales de trimetoprima son 1- y 3-oxidos y 3’- y 4’-hidroxi derivados; algunos metabolitos son activos.

Alrededor de 80% de una dosis de sulfametoxazol es metabolizada en el hígado, predominantemente al N4 acetil-derivado (140% de la dosis) y en una menor extensión por conjugación del glucurónico. El sufametoxazol también sufre metabolismo oxidativo. El primer paso de la vía oxidativa, el cual lleva a la formación del derivado de hidroxilamina, es catalizado por el CYP2C9. Los metabolitos son inactivos.

Excreción: Las vidas medias de eliminación de los dos componentes son muy similares (una media de 10 horas para trimetoprima y 11 horas para sulfametoxazol).

Ambas sustancias, así como sus metabolitos, son eliminadas casi completamente por vía renal tanto a través de filtración glomerular como por secreción tubular, dando concentraciones en orina de ambos principios activos considerablemente mayores que la concentración en sangre. Alrededor de dos tercios de la dosis de trimetoprima y un cuarto de la dosis de sulfametoxazol son excretadas sin cambio en la orina. El clearance plasmático total de trimetoprima es igual a 1.9 mL/min/kg. El clearance plasmático total de sulfametoxazol es igual a 0.32 mL/min/kg. Una pequeña parte de las sustancias es eliminada por vía fecal.

Farmacocinéticas en poblaciones especiales:

Niños y adolescentes: En niños en edad de 1 a 9 años el clearance plasmático total de trimetoprima es alrededor de tres veces más grande que en adultos. Como una consecuencia, la vida media de trimetoprima en niños es menos de la mitad de aquella observada en adultos. Han sido hechas observaciones similares para sulfametoxazol ver Posología y forma de administración.

Insuficiencia hepática: La farmacocinética de trimetoprima y sulfametoxazol en pacientes con insuficiencia hepática moderada o severa no es significativamente diferente de aquella observada en sujetos sanos. Ver Advertencias, precauciones especiales de empleo y Reacciones adversas.

Pacientes con fibrosis quística: El clearance renal de trimetoprima y el clearance metabólico de sulfametoxazol están incrementados en pacientes con fibrosis quística. En consecuencia, el clearance plasmático total está incrementado y la vida media de eliminación está disminuida para ambos fármacos.

CONTRAINDICACIONES:

BACTRIM® está contraindicado en pacientes que han mostrado daño parenquimal hepático, discrasias sanguíneas, médula ósea megaloblástica o insuficiencia renal severa, caracterizada por un clearance de creatinina <15 mL/min.

BACTRIM® no debe ser administrado a pacientes con historia de hipersensibilidad a los ingredientes activos, los excipientes u otras sulfonamidas. BACTRIM® no debe ser administrado a bebés prematuros, ni durante las primeras 6 semanas de vida debido al riesgo de producir kernicterus. Probablemente no debería ser administrado a niños menores de 3 meses de edad.

BACTRIM® no debe ser usado en el tratamiento de faringitis estreptocócica. Los estudios clínicos han documentado que los pacientes con amigdalofaringitiss estreptocócica del grupo A β-hemolítico (Sp), tienen una gran incidencia de falla bacteriológica cuando son BACTRIM® comparados con pacientes tratados con penicilina, que se evidencia como falla al erradicar el organismo del el área amigdalofaríngea.

BACTRIM® no debe ser usado en combinación con dofetilida ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción.

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

Embarazo: Categoria C

Las sulfonamidas pueden causar ictericia y anemia hemolítica en recién nacidos. Las sulfonamidas pueden causar kernicterus en bebés durante el primer mes de vida mediante el desplazamiento de la bilirrubina de la albúmina plasmática. Las sulfonamidas deben ser por lo tanto evitadas tanto como sea posible durante el último mes de embarazo ver Propiedades farmacocinéticas. La trimetoprima puede interferir con el metabolismo del ácido fólico, y en experimentos animales se ha demostrado que la administración de dosis muy altas de trimetoprima durante el desarrollo de órganos puede generar defectos al nacer típicos del antagonismo del ácido fólico. BACTRIM® solo debe ser utilizado durante el embarazo si el beneficio potencial justifica el riesgo para el feto. Si BACTRIM® es utilizado durante el embarazo, o si la paciente se embaraza mientras está tomando este fármaco, puede ser requerido suplemento de ácido fólico. La paciente debe ser apropiadamente asesorada.

Lactancia: Tanto trimetoprima como sulfametoxazol son excretados en la leche materna a concentraciones comparables, o de algún modo menores que en la sangre. Aunque la cantidad de BACTRIM® ingerida por un infante amamantado es pequeña, es recomendado que los riesgos posibles deben ser balanceados versus el efecto terapéutico esperado ver Propiedades farmacocinéticas. Se debe tener en consideración la edad de los infantes ver Contraindicaciones. Puede ser considerado un suplemento de folato con las dosis altas prolongadas de BACTRIM® .

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS:

No hay información disponible.

REACCIONES ADVERSAS:

Los efectos adversos más comunes son trastornos gastrointestinales (náusea, vómito, anorexia) y reacciones alérgicas de piel (tales como rash (incluyendo maculopapular), prurito, y urticaria).

Han ocurrido fatalidades asociadas con la administración de sulfonamidas, aunque raras, debido a reacciones severas, incluyendo síndrome de Stevens–Johnson, necrólisis epidérmica tóxica, agranulocitosis, anemia aplásica, y otras discrasias sanguíneas ver Advertencias y precauciones especiales de empleo.

Hematológicas: Agranulocitosis, anemia aplásica, trombocitopenia, leucopenia, neutropenia, anemia hemolítica, anemia autoinmune, anemia megaloblástica, hipoprotrombinemia, metahemoglobinemia, eosinofilia, purpura, depresión de médula ósea, granulocitopenia, y pancitopenia. Han sido observados cambios hematológicos particularmente en el anciano. La gran mayoría de estos cambios fueron leves, asintomáticos, y probados reversibles tras el retiro del fármaco que fue, en algunos casos, necesario antes de que la terapia pudiera ser culminada.

Dosis altas de trimetoprima como aquellas utilizadas en pacientes con neumonía por Pneumocystis jirovecii inducen incremento progresivo pero reversible de la concentración de potasio sérico en un número sustancial de pacientes. Aún el tratamiento a las dosis recomendadas puede causar hiperpotasemia cuando la trimetoprima es administrado a pacientes con trastornos subyacentes del metabolismo de potasio, con insuficiencia renal, o si son suministrados concomitantemente fármacos inductores de hiperpotasemia. También han sido reportados casos de hiponatremia.

Reacciones alérgicas: Pueden ocurrir reacciones de piel y sistémicas: han sido reportados síndrome de Stevens–Johnson, reacción de droga fija, rash morbiliforme, eritema y necrólisis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell).

Las siguientes han sido reportadas raramente: alveolitis eosinofílica o alérgica, anafilaxia, miocarditis alérgica, dermatitis exfoliativa, angioedema, eritema multiforme, fiebre al fármaco, escalofríos, ras al fármaco con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS), purpura Henoch–Schoenlein, síndrome semejante a enfermedad del suero, reacciones alérgicas generalizadas, fotosensibilidad, inyección conjuntival y de esclerótica. Adicionalmente han sido reportados poliarteritis nodosa y lupus sistémico eritematoso.

Gastrointestinales: Hepatitis (incluyendo ictericia colestásica y necrosis hepática), elevación de transaminasa sérica y bilirrubina, casos aislados de síndrome de ducto biliar evanescente, enterocolitis pseudomembranosa, pancreatitis, estomatitis, glositis, nausea, emesis, dolor abdominal, diarrea, anorexia, moniliasis. La ictericia ha ocurrido raramente y usualmente ha sido leve y transitoria, ocurriendo frecuentemente en pacientes con historia de hepatitis infecciosa.

Trastornos generales y condiciones en el lugar de administración: Dolor venoso y flebitis

Genitourinarias: Falla renal, insuficiencia de la función renal, nefritis intersticial, BUN y elevación de creatinina sérica, nefritis tóxica con oliguria y anuria, y cristaluria.

Neurológicas: Meningitis aséptica, síntomas semejantes a meningitis, convulsiones, neuropatía (incluyendo neuritis periférica y parestesia), ataxia, vértigo, tinitus, cefalea y uveítis, vasculitis cerebral.

Psiquiátricas: Alucinaciones, depresión, apatía, nerviosismo.

Endocrinas: Las sulfonamidas portan ciertas similitudes químicas con algunos goitrógenos, diuréticos (acetazolamida y las tiazidas) y agentes hipoglicemiantes orales. Puede existir sensibilidad cruzada con estos agentes. La diuresis y la hipoglicemia han ocurrido raramente en pacientes recibiendo sulfonamidas. Los casos de hipoglicemia en pacientes no diabéticos tratados con BACTRIM® son vistos raramente, usualmente ocurriendo luego de unos pocos días de la terapia. Los pacientes con disfunción renal, enfermedad hepática, desnutrición, o aquellos recibiendo altas dosis de BACTRIM® están particularmente en riesgo.

Musculoesqueléticas: Artralgia, mialgia y casos aislados de rabdomiólisis.

Respiratorias: Infiltrados pulmonares, vasculitis pulmonar.

Trastornos vasculares: Vasculitis, vasculitis necrotizante, granulomatosis con poliangeitis.

Misceláneos: Debilidad, fatiga, insomnio e infecciones fúngicas tales como candidiasis, vasculitis retinal

INCOMPATIBILIDADES:

No procede.


INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

Interacciones farmacocinéticas: Trimetoprima es un inhibidor del Transportador 2 de Cationes Orgánicos (OCT2), y un inhibidor débil del CYP2C8. Sulfametoxazol es un inhibidor débil del CYP2C9.

La exposición sistémica a fármacos transportados por el OCT2 puede incrementar cuando son coadministrados con BACTRIM® . Los ejemplos incluyen dofetilida, amantadina, memantina y lamivudina.

Interacciones farmacocinéticas

Grupo farmacológico

Nombre del fármaco

Comentario clínico

Antiarrítmicos

Dofetilida

BACTRIM® no debe ser administrado en combinación con dofetilida ver Contraindicaciones. Han sido reportados niveles plasmáticos elevados de dofetilida luego de la coadministración de trimetoprima y dofetilida. Las concentraciones incrementadas de dofetilida pueden causar arritmias ventriculares serias asociadas con prolongación del intervalo QT, incluyendo Torsades de pointes.

Antiarrítmicos

Amiodarona

La amiodarona tiene un índice terapéutico estrecho y es metabolizada principalmente por el CYP2C8. Por lo tanto, la administración conjuntamente con BACTRIM® no está recomendada. La exposición sistémica puede incrementar cuando es coadministrada con BACTRIM® .

Antivirales

Amantadina/memantina

Los pacientes recibiendo amantadina o memantina pueden estar en riesgo incrementado de eventos adversos neurológicos tales como delirio y mioclonos.

Anti-Alzheimer

Memantina

La coadministración puede incrementar el riesgo de eventos adversos neurológicos tales como delirio y mioclonos.

Agentes antineoplásicos

Paclitaxel

Paclitaxel tiene un índice terapéutico estrecho y es metabolizado principalmente por el CYP2C8. Por lo tanto, la administración concomitante con BACTRIM® no está recomendada. La exposición sistémica puede incrementar cuando es administrado conjuntamente con BACTRIM® .

Antiobióticos

Dapsona

Es metabolizado principalmente por el CYP2C8. La exposición sistémica puede incrementar cuando es co–administrado con BACTRIM® . Tanto dapsona como BACTRIM® pueden causar metahemoglobinemia y existe, por lo tanto, potencial tanto para interacciones farmacocinéticas como farmacodinámicas. Los pacientes recibiendo dapsona y BACTRIM® concurrentemente deben ser monitoreados por metahemoglobinemia. De ser posible se deben considerar terapias alternativas.

Rifampicina

El uso concurrente de rifampicina y BACTRIM® resulta en un acortamiento de la vida media plasmática de la trimetoprima luego de un período de alrededor de una semana.

Agentes hipoglicemiantes orales

Repaglinida, rosiglitazona o pioglitazona

BACTRIM® potencia el efecto de los agentes hipoglicemiantes orales que son metabolizados por el CYP2C8 (e.g. pioglitazona, repaglinida, y rosiglitazona o CYP2C9 (e.g. glipizida) o eliminados por vía renal a través del OCT2. La exposición sistémica puede incrementarse al coadministrar con BACTRIM® . Los pacientes deben ser monitoreados regularmente por hipoglicemia

Derivados de sulfonilurea (glibenclamida, gliclazida, glipizida, clorpropamida y tolbutamida)

Anticoagulantes

Warfarina, acenocumarol, fenprocumona

La exposición sistémica a fármacos metabolizados principalmente por el CYP2C9 puede incrementar al ser coadministrados con BACTRIM® . BACTRIM® ha demostrado potenciar la actividad anticoagulante de la warfarina vía inhibición estéreo-selectiva de su metabolismo. La coagulación debe ser monitoreada en pacientes recibiendo cumarinas. El sulfametoxazol puede desplazar a la warfarina de los sitios de unión a la proteína albúmina in vitro.

Antiepilépticos

Fenitoína

La exposición sistémica a fármacos metabolizados principalmente por el CYP2C9 puede incrementar al ser coadministrados con BACTRIM®. BACTRIM® prolonga la vida media de la fenitoína y si son co–administrados, el prescriptor debe estar alerta para detectar cualquier indicio del efecto excesivo de la fenitoína. Es recomendable el monitoreo cercano de la condición del paciente y de los niveles de fenitoína.

Agentes cardiovasculares

Digoxina

Hay un incremento de los niveles sanguíneos de digoxina con la terapia concomitante de BACTRIM® , especialmente en pacientes ancianos. Los niveles séricos de digoxina deben ser monitoreados.

Otros agentes

PABA

El PABA o sus derivados antagonizan al sulfametoxazol. Los niveles sanguíneos incrementados de sulfametoxazol pueden ocurrir en pacientes quienes también están recibiendo acidificadores urinarios, anticoagulantes orales, fenilbutazona, oxifenbutazona, sulfinpirazona, o salicilatos.

INTERACCIONES FARMACODINÁMICAS E INTERACCIONES DE MECANISMO NO DEFINIDO

Antipsicóticos

Clozapina

Debe ser evitada la coadministración con clozapina, un fármaco conocido por tener un potencial sustancial para causar agranulocitosis.

Diuréticos

Tiazidas primarias

Ha sido observada una incidencia incrementada de trombocitopenia en pacientes ancianos recibiendo concurrentemente ciertos diuréticos, principalmente tiazidas. Las plaquetas deben ser monitoreadas regularmente en pacientes recibiendo diuréticos.

Antimaláricos

Pirimetamina

Reportes ocasionales sugieren que los pacientes recibiendo pirimetamina como profilaxis para la malaria a dosis en exceso de 25 mg semanales pueden desarrollar anemia megaloblástica si reciben BACTRIM® concomitante

Antimetabolitos

Metotrexato

Han sido reportados casos de pancitopenia en pacientes tomando trimetoprima y sulfametoxazol en combinación con metotrexato. Trimetoprima tiene una baja afinidad por la dihidrofolato reductasa humana pero puede incrementar la toxicidad del metotrexato, especialmente en la presencia de factores de riesgo tales como edad avanzada, hipoalbuminemia, alteración de la función renal, y disminución de la reserva de la médula ósea, y en pacientes recibiendo altas dosis de metotrexato. Los pacientes en riesgo deben ser tratados con folinato cálcico para contrarrestar el efecto del metotrexato sobre la hematopoyesis. El metotrexato puede incrementar la actividad antibacteriana del sulfametoxazol.

Antibacteriano

Sulfonamidas

Las sulfonamidas, incluyendo el sulfametoxazol, pueden competir con la unión a proteínas y también con el transporte renal del metotrexato, incrementando así la fracción libre de metotrexato y la exposición sistémica al metotrexato, o incrementando la actividad antibacteriana del sulfametoxazol.

Polimixina

Ha sido demostrado in vitro que la polimixina combinada con BACTRIM® produce un efecto antibacteriano amplificado.

Agentes anti-tiroideos, fármacos diuréticos e hipoglicemiantes orales

Puede existir sensibilidad cruzada con BACTRIM® y algunos agentes anti–tiroideos, fármacos diuréticos (acetazolamida y las tiazidas) e hipoglicemiantes orales.

Antidepresivos

Antidepresivos tricíclicos

La eficacia de los antidepresivos tricíclicos puede disminuir al ser coadministrados con BACTRIM® .

Antivirales

Zidovudina

La zidovudina (agente anti-VIH), y menos comúnmente BACTRIM® , es conocida por inducir anormalidades hematológicas. De allí, existe un potencial para un efecto farmacodinámico aditivo. Los pacientes recibiendo BACTRIM® y zidovudina deben ser monitoreados por toxicidad hematológica, y puede ser necesario ajuste de la dosificación.

Inmunosupresores

Azatioprina, mercaptopurina

La tasa de incidencia y la severidad de reacciones adversas mielotóxicas y nefrotóxicas pueden estar incrementadas cuando BACTRIM® es administrado concomitantemente con otros fármacos conocidos como mielosupresores o asociados con insuficiencia renal tales como análogos de nucleósido, tacrolimus, azatioprina o mercaptopurina. La coadministración con azatioprina o mercaptopurina puede incrementar el riesgo de eventos adversos hematológicos, particularmente en pacientes quienes reciben BACTRIM® por un período extendido, o quienes están en riesgo incrementado de deficiencia de ácido fólico. Por lo tanto, deben ser consideradas alternativas a BACTRIM® para pacientes recibiendo azatioprina o mercaptopurina. Si BACTRIM® es utilizado en combinación con tales fármacos, los pacientes deben ser monitoreados por toxicidad hematológica y/o renal.

Ciclosporina

Ha sido observado un deterioro reversible de la función renal en pacientes con trasplante renal recibiendo ciclosporina concomitante.

Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y bloqueadores del receptor de angiotensina

Debido a los efectos ahorradores de potasio de BACTRIM® , se debe tener precaución cuando BACTRIM® es coadministrado con otros agentes que incrementan el potasio sérico, tales como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los bloqueadores del receptor de angiotensina, diuréticos ahorradores de potasio, y prednisolona ver Advertencias y precauciones especiales de empleo.

Interacciones entre Pruebas de Laboratorio/Fármaco

Dos procedimientos de laboratorio, específicamente el ensayo sérico de Lactobacillus casei y el ensayo de vitamina B12 son afectados por BACTRIM® .

BACTRIM® , específicamente el componente trimetoprima, puede interferir con un ensayo sérico de metotrexato según lo determinado por la técnica de unión competitiva a proteínas (CBPA) cuando es utilizada la dihidrofolato reductasa bacteriana como proteína de unión. No ocurre interferencia, sin embargo, si el metotrexato es medido por un radio-inmunoensayo (RIA).

La presencia de trimetoprima y sulfametoxazol también puede interferir con el ensayo de reacción de picrato alcalino de Jaffe para creatinina, resultando en un sobre–estimación de alrededor de 10% en el rango de valores normales.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:

Uso en pacientes geriátricos: El uso de BACTRIM® en los pacientes ancianos conlleva un incremento del riesgo de reacciones adversas severas. En raras situaciones los resultados han sido fatales. El riesgo de reacciones adversas severas es particularmente mayor cuando existen situaciones complicantes, por ejemplo, daño renal y/o de la función hepática, o el uso concomitante de otros medicamentos. Reacciones severas de la piel o supresión generalizada de la médula ósea, ver Reacciones adversas, o una específica disminución de plaquetas (con o sin purpura) son las reacciones adversas severas más frecuentemente reportadas en pacientes ancianos- En los cuales concurrentemente han recibido ciertos diuréticos, principalmente tiazidas, se ha reportado un incremento de la incidencia de trombocitopenia con púrpura. Ajustes apropiados de la dosis deben ser realizados para pacientes con daño de la función renal.

En vista del riesgo incrementado de reacciones adversas en los adultos mayores, se debe tomar en consideración si BACTRIM® es el antibacteriano de elección en este grupo etario.

Uso en el tratamiento de pneumonitis por Pneumocystis jirovecii en pacientes con Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)

Debido a su disfunción inmune única, los pacientes con SIDA podrían no tolerar o responder a BACTRIM® de la misma manera que los pacientes sin SIDA. La incidencia de los efectos adversos, particularmente rash, fiebre y leucopenia, con la terapia de BACTRIM® en pacientes con SIDA quienes han sido tratados por neumonía por Pneumocystis jirovecii está bastante incrementado comparado con la incidencia normalmente asociada con el uso de BACTRIM® en pacientes sin SIDA.

Uso en deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa: Puede ocurrir hemólisis en individuos deficientes en glucosa 6-fosfato deshidrogenasa. Esto podría estar relacionado a la dosis. BACTRIM® no debe ser administrado a pacientes con una deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa a menos que sea absolutamente necesario, y solo en la dosis mínima.

Colitis pseudomembranosa: El uso de BACTRIM® puede conducir en situaciones muy raras al desarrollo de colitis severa como resultado de la colonización de C. difficile, un organismo que produce toxinas. La colitis, la cual podría o no ser acompañada por la formación de una pseudomembrana en el colon, que puede ser fatal. Si una diarrea significativa ocurre (esto podría, sin embargo, empezar varias semanas después del cese de la terapia antibiótica), BACTRIM® debe ser descontinuado. Ello debería ser suficiente tratamiento en las etapas iniciales aunque la colestiramina oral podría ayudar al unirse a la toxina en el lumen. Sin embargo, en los casos moderados a severos la terapia apropiada con un agente antibacteriano efectivo contra C. difficile debe ser considerada

Los medicamentos que retardan la peristalsis, por ejemplo opiáceos y difenoxilato con atropina (Lomotil), podrían prolongar y/o empeorar la condición y no deberían ser usados. Terapia de reemplazo de fluidos, electrolitos y proteínas deben proveerse cuando son indicadas.

Incluso si un organismo es sensible a trimetoprima, pero nos es sensible a sulfametoxazol, la combinación no debe ser usada para evitar la exposición innecesaria a los potenciales efectos adversos del componente sulfonamida.

Reacciones adversas serias: Resultados fatales, aunque raros, han ocurrido debido a reacciones severas incluyendo Síndrome de Stevens- Johnson, necrólisis epidérmica tóxica y síndrome de sensibilidad a fármacos con eosinofília y síntomas sistémicos (DRESS), necrosis hepática fulminante, agranulocitosis, anemia aplásica y otras discrasias sanguíneas.

Hipersensibilidad y reacciones alérgicas: BACTRIM® debería ser descontinuado si aparece rash cutáneo. Algunos signos clínicos tales como rash, dolor de garganta, fiebre, artralgia, tos, disnea, palidez, púrpura o ictericia podrían ser indicativos de reacciones serias.

Se debe mantener un adecuado flujo urinario todo el tiempo. La evidencia de cristaluria in vivo es rara, aunque se han observado cristales de sulfonamida en orina enfriada de pacientes tratados. En pacientes que sufren de malnutrición el riesgo esta incrementado.

Como con otras preparaciones de sulfonamida deben ser realizadas una valoración crítica del riesgo/beneficio en pacientes con daño hepático, daño renal, obstrucción urinaria, discrasias sanguíneas, alergias o asma bronquial.

Se han reportado infiltrados pulmonares en el contexto de alveolitis eosinofílica o alérgica podría manifestarse a través de síntomas tales como tos o disnea. Si los síntomas aparecen o inesperadamente empeoran, el paciente debe ser re-evaluado y la descontinuación de la terapia de BACTRIM® considerada.

Daño renal: En pacientes con daño renal, se recomienda reducir la dosis o hacerla menos frecuente con el fin de evitar la acumulación de trimetoprima en la sangre. La difusión no iónica es el principal factor en el manejo renal de la trimetoprima , y a medida que aumenta el daño renal, la excreción de trimetoprima disminuye. Los pacientes con daño renal severo quienes reciben BACTRIM® deben ser monitoreados en busca de signos y síntomas de toxicidad tales como náusea, vómitos e hiperkalemia. BACTRIM® debe ser administrado con precaución a pacientes con daño de la función renal y en aquellos con desordenes subyacentes tales como: posible deficiencia de folato; hipoglicemia; anormalidades de electrolitos (hiperkalemia).

Anormalidades electrolíticas: Se debe garantizar una monitorización cercana del potasio sérico en pacientes que reciben altas dosis de BACTRIM® , como las usadas en pacientes con neumonía por Pneumocystis jirovecii, o en pacientes que reciben la dosis estándar de BACTRIM® con desórdenes subyacentes del metabolismo del potasio o insuficiencia renal o quienes han recibido medicamentos que inducen hiperkalemia ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción. Casos de hiponatremia severa y sintomática puede ocurrir en pacientes que reciben BACTRIM® , particularmente en el tratamiento de pneumonía por Pneumocystis jirovecii. En pacientes sintomáticos es necesaria una evaluación para hiponatremia, así como una apropiada corrección para prevenir complicaciones que pongan en riesgo la vida. Las sulfonamidas, incluido BACTRIM® , puede inducir diuresis, particularmente en pacientes con edema de origen cardíaco.

Es conocida la aparición de sensibilidad cruzada entre sulfonamidas ver Contraindicaciones.

No se debe administrar BACTRIM® en pacientes con serios desordenes hematológicos, excepto bajo supervisión estricta. BACTRIM® se ha administrado a pacientes que recibían terapia citotóxica. Debido a la posible interferencia con el metabolismo del folato, se recomienda realizar recuentos sanguíneos regulares en pacientes con terapia a largo plazo, en aquellos quienes tienen predisposición a deficiencia de folato (por ejemplo, pacientes ancianos, alcohólicos crónicos y quienes sufren de artritis reumatoide), en síndromes de malabsorción, estados de malnutrición o durante el tratamiento de epilepsia con medicamentos anticonvulsivantes como la fenitoína, pirimidona o barbitúricos. Los cambios indicativos de deficiencia de folato, en ciertas específicas situaciones, han sido revertidos mediante una terapia con ácido folínico.

Durante la terapia a largo plazo se deben realizar análisis de orina y pruebas de función renal, particularmente en pacientes con función renal reducida. La posibilidad de una superinfección con un organismo no sensible debería ser tomada en consideración. La trimetoprima ha mostrado que afecta el metabolismo de la fenilalanina en algunos pacientes.

Tratamiento a largo plazo: Si BACTRIM® es suministrado sobre un período de tiempo prolongado, es requerido el recuento sanguíneo regular. Si se detecta una reducción significativa en el recuento de cualquier elemento sanguíneo, BACTRIM® debe ser descontinuado.

Como con todos los fármacos que contienen sulfonamidas, es recomendable precaución en pacientes con porfiria y trastornos tiroideos. Los pacientes que son “acetiladores lentos” pueden ser más propensos a reacciones idiosincráticas a las sulfonamidas.

Pacientes en diálisis peritoneal: La diálisis peritoneal resulta en un clearance mínimo de la trimetoprima y el sulfametoxazol administrado. El uso de trimetoprima y sulfametoxazol en pacientes recibiendo diálisis peritoneal no es recomendado.


PRECAUCIONES ESPECIALES DE ELIMINACIÓN Y OTRAS MANIPULACIONES:

No aplica

Medicamento: guárdese fuera del alcance de los niños.

ROCHE PERÚ

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

En infecciones agudas BACTRIM® (en cualquier forma farmacéutica) debe ser dada por al menos 5 días o hasta que los pacientes estén libres de síntomas por dos días.

Niños menores de 12 años : (ver Contraindicaciones)

• Menores de 2 años: 2.5 mL de suspensión dos veces al díadiariamente.

• Niños entre 2-5 años: Entre 2.5 mL y 5.0 mL de suspensión dos veces al día diariamente.

• Niños entre 6-12 años: Entre 5.0 mL y 10.0 mL de suspensión dos veces al día diariamente.

Un ajuste de dosis puede ser realizado en caso de niños con peso corporal particularmente alto o bajo.

La dosis recomendada para pacientes con neumonitis documentada por Pneumocystis jirovecii es 20 mg/kg de trimetoprima y 100 mg/kg de sulfametoxazol cada 24 horas administradas divididas equitativamente en dosis cada 6 horas por 14 días.


VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Oral

SOBREDOSIS:

Sobredosis aguda:

Síntomas: La cantidad de una dosis única de BACTRIM® que bien esté asociada con síntomas de sobredosificación o es probable que sea amenazadora de la vida no ha sido reportada. Los signos y síntomas de sobredosificación reportados con sulfonamidas incluyen anorexia, cólicos, náusea, vómitos, mareos, cefalea, somnolencia, e inconciencia. Pueden ser notadas pirexia, hematuria, y cristaluria. Las discrasias sanguíneas y la ictericia son manifestaciones tardías potenciales de la sobredosificación.

Los signos de la sobredosis aguda con trimetoprima incluyen náusea, vómitos, cefalea, depresión mental, confusión, y depresión de la médula ósea.

Tratamiento: El tratamiento de la sobredosis debe consistir en medidas de soporte general. Los principios generales del tratamiento incluyen la prevención de absorción posterior, forzado de fluidos orales, y la administración de fluidos intravenosos si la producción de orina es baja y la función renal es normal.

La alcalinización de la orina puede auxiliar a la eliminación del componente sulfametoxazol de BACTRIM® pero puede disminuir la eliminación del componente trimetoprima. El paciente debe ser monitoreado con recuentos sanguíneos y pruebas químicas sanguíneas apropiadas, incluyendo electrolitos. Si ocurre ictericia o discrasia sanguínea significativa, debe ser instituida la terapia específica para estas complicaciones. Al cese de la terapia puede ser suministrado folinato de calcio, 3 mg a 6 mg por vía intramuscular por cinco a siete días para contrarrestar los efectos del trimetoprima sobre la hematopoyesis.

La diálisis peritoneal no es efectiva y la hemodiálisis es solo moderadamente efectiva en la eliminación de trimetoprima y sulfametoxazol.

Sobredosis crónica: El uso de BACTRIM® a dosis altas y/o por períodos de tiempo extendidos puede causar depresión de la médula ósea manifestada como trombocitopenia, leucopenia, y/o anemia megaloblástica. Pueden ocurrir otras discrasias sanguíneas debido a la deficiencia del ácido folínico. Si ocurren signos de depresión de la médula ósea, el paciente debe recibir leucovorina 5 a 15 mg diarios hasta que la hematopoyesis normal sea restaurada.

PERÍODO DE VALIDEZ:

36 meses

El medicamento no debe ser utilizado después de la fecha de EXP que figura en el rotulado.

NATURALEZA Y CONTENIDO DEL ENVASE:

BACTRIM® 200 mg + 40 mg/5 mL

Caja de cartón con frasco de polietileno tereftalato (PET) color ámbar conteniendo 60 mL o 100 mL de suspensión oral con o sin vaso dosificador de polipropileno incoloro.


PRECAUCIONES ESPECIALES DE CONSERVACIÓN:

Conservar a temperatura inferior a 30 °C. Proteger del calor.