Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
AZITROMICINA GEN-FAR Tabletas
Marca

AZITROMICINA GEN-FAR

Sustancias

AZITROMICINA

Forma Famacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

Caja, Blíster de aluminio, 3 Tabletas recubiertas, 500 Miligramos

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

Cada TABLETA RECUBIERTA contiene:

Azitromicina 500 mg

Excipientes c.s.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Azitromicina está indicado para las siguientes infecciones causadas por microorganismos sensibles a azitromicina (ver Advertencias y precauciones y Propiedades Farmacodinámicas):

• Sinusitis bacteriana aguda (diagnosticada adecuadamente).

• Otitis media aguda bacteriana (diagnosticada adecuadamente)

• Faringitis, amigdalitis

• Exacerbación aguda de bronquitis crónica (diagnosticada adecuadamente)

• Neumonía adquirida de la comunidad de leve a moderadamente grave.

• Infecciones de la piel y tejidos blandos de gravedad leve a moderada, por ejemplo foliculitis, Celulitis, erisipelas.

- Uretritis y cervicitis no complicadas producidas por Chlamydia trachomatis.

Se deben tenerse en cuenta las recomendaciones oficiales sobre el uso adecuado de agentes antibacterianos.

DATOS FARMACÉUTICOS:

Lista de excipientes: Croscarmelosa sódica, dióxido de silicio coloidal, almidón glicolato de sodio, celulosa microcristalina tipo 102, estearato de magnesio, lactosa monohidrato, povidona, almidón pregelatinizado, alcohol etílico, dióxido de titanio, hidroxipropilmetilcelulosa, polietilenglicol, talco, agua purificada.

Incompatibilidades: No procede.

Información relacionada a la fecha de expiración: No administrar luego de la fecha de expira indicada en el envase.

Precauciones especiales de conservación: Consérvese a temperatura inferior a 30 °C y protegido de la luz. No administrar si observa el empaque dañado o deteriorado.

Precauciones especiales para la eliminación del medicamento: Ninguna en especial.

Fabricante: Genfar S.A. - Colombia

GENFAR PERÚ S.A.

Genfar, una empresa Sanofi

Av. Jorge Basadre 592 - Oficina 505

Torre Azul C-1, San Isidro, Lima

www.genfar.com


PROPIEDADES FARMACOCINÉTICAS:

Absorción: Tras su administración por vía oral, la biodisponibilidad de azitromicina es aproximadamente del 37%. El tiempo hasta alcanzar las concentraciones plasmáticas máximas es de 2-3 horas.

Distribución: Azitromicina administrada por vía oral se distribuye ampliamente por todo el organismo. Estudios farmacocinéticos han demostrado concentraciones tisulares considerablemente mayores de azitromicina (hasta 50 veces la concentración plasmática máxima observada) que las concentraciones plasmáticas.

Esto indica que el fármaco se une ampliamente en los tejidos (volumen de distribución en estado estacionario es aproximadamente 31 l/kg). El valor de la concentración máxima media observada en plasma (Cmax) después de una administración a dosis única de 500 mg es de aproximadamente 0,4 microgramos/ml, 2-3 horas después de la administración. Con la dosificación recomendada no se produce acumulación plasmática/sérica. La acumulación se produce en los tejidos donde los niveles son mucho mayores que en el plasma/suero. Tres días después de la administración de 500 mg como dosis única o en dosis divididas, se hallan concentraciones de 1,34,8 microgramos/g, 0,6-2,3 microgramos/g, 2,0-2,8 microgramos/g y 0-0,3 microgramos/ml en el pulmón, próstata, amígdalas y plasma, respectivamente.

Los picos de concentraciones medias medidos en leucocitos periféricos, son mayores que el CIM90 de los patógenos más habituales.

En estudios experimentales in vitro e in vivo, azitromicina se acumula en los fagocitos; la liberación se promueve por fagocitosis activa. En modelos animales, este proceso parece contribuir a la acumulación tisular de la azitromicina.

La unión a proteínas plasmáticas de azitromicina en el suero es variable y oscila del 52% a 0,005 microgramos/ml al 18% a 0,5 microgramos/ml, dependiendo de la concentración sérica.

Biotransformación y eliminación: La semivida de eliminación plasmática terminal sigue a continuación de la semivida de depleción tisular que es de 2 a 4 días. En voluntarios pacientes de edad avanzada (> 65 años), siempre se observaron después de un tratamiento de 5 días valores de AUC mayores (29%) que en voluntarios jóvenes (< 45 años). Sin embargo, estas diferencias no se consideran clínicamente relevantes, por lo tanto no se recomienda un reajuste posológico. Aproximadamente el 12% de una dosis administrada por vía intravenosa se excreta de forma inalterada en la orina durante un periodo de 3 días; la mayor proporción durante las primeras 24 horas. Se han encontrado concentraciones de hasta 237 microgramos/ml de azitromicina en la bilis humana junto con otros 10 metabolitos (formados por N- y O- desmetilación, por hidroxilación de los anillos de desoxamina y del anillo de glucosa, o por hidrólisis del conjugado cladinosa), 2 días después de un tratamiento de 5 días. Una comparación de los métodos de HPLC y determinación microbiológica, sugiere que los metabolitos no tienen un papel importante en la actividad microbiológica de azitromicina.

Farmacocinética en poblaciones especiales:

Insuficiencia renal: Después de una dosis oral única de azitromicina de 1 g, la Cmax media y el AUC0-120 aumentaron un 5,1% y un 4,2% respectivamente en sujetos con insuficiencia renal de leve a moderada (tasa de filtración glomerular de 10-80 ml/min) comparada con la función renal normal (tasa de filtración glomerular > 80 ml/min). En sujetos con insuficiencia renal grave (tasa de filtración glomerular <10 ml/min), la Cmax media y el AUC0-120 aumentaron en un 61% y un 35% respectivamente en comparación con los valores normales.

Insuficiencia hepática: En pacientes con insuficiencia hepática de leve a moderada, no hay evidencias de un cambio marcado en la farmacocinética sérica de azitromicina en comparación con la función hepática normal. En estos pacientes, la recuperación urinaria de azitromicina parece aumentar tal vez para compensar la reducción del aclaramiento hepático.

Pacientes de edad avanzada: La farmacocinética de azitromicina en hombres pacientes de edad avanzada fue similar a la de jóvenes adultos, sin embargo, en mujeres de edad avanzada, aunque se observaron picos de concentraciones mayores (aumentados alrededor de un 30-50%), no se produjo acumulación significativa.

Población pediátrica: La farmacocinética se ha estudiado en niños de 4 meses a 15 años que tomaron cápsulas, gránulos o suspensión. La Cmax alcanzada con 10 mg/kg el día 1 seguido de 5 mg/kg de los días 2 a 5, fue ligeramente inferior a la de adultos con 224 microgramos/l en niños de 0,6 a 5 años y después de 3 días y de 383 microgramos/ml en los de edades entre 6 y 15 años. El t1/2 a las 36h en los niños más mayores estuvo dentro del rango esperado en adultos.


PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas: Grupo farmacoterapéutico: Antibióticos de uso sistémico, macrólidos.

Azitromicina es un antibiótico macrólido que pertenece al grupo de los azálidos.

Mecanismo de acción: El mecanismo de acción de azitromicina se basa en la supresión de la síntesis proteica bacteriana, por unión a la subunidad 50S ribosómica y por tanto, la inhibición de la translocación de péptidos. Resistencia (cruzada).

Generalmente, la resistencia de diferentes especies bacterianas a los macrólidos se produce mediante tres mecanismos asociados con la alteración del lugar de acción, la modificación del antibiótico o por la alteración del transporte del antibiótico (bomba de expulsión). La bomba de expulsión en estreptococos obedece a la presencia de los genes mef y da lugar a una resistencia limitada a los macrólidos (fenotipo M). La modificación en la diana está controlada por metilasas codificadas por genes erm.

Existe una resistencia cruzada completa entre eritromicina, azitromicina, otros macrólidos y lincosamidas en Streptococcus pneumoniae, streptococos beta-hemolíticos del grupo A, Enterococcus spp. y Staphylococcus aureus, incluyendo el S. aureus resistente a meticilina (MRSA). Las cepas de S. pneumoniae sensibles a penicilina es más probable que sea sensible a azitromicina que las cepas de S. pneumoniae resistentes a penicilina. Las cepas de S. aureus resistente a meticilina (MRSA) es menos probable que sean sensibles a azitromicina que las cepas sensibles a meticilina (MSSA).

La inducción de resistencias significativas en ambos modelos, in vitro e in vivo, es rara, siendo < 1 el aumento de dilución en CMI para S. pyogenes, H. influenzae y Enterobacteriae, después de nueve administraciones sub-letales de principio activo y tres aumentos de dilución para S. aureus el desarrollo de resistencias in vitro causadas por mutación es rara.

Puntos de corte: Los puntos de corte sensibles para azitromicina para patógenos bacterianos típicos: EUCAST (2009):

Staphylococcus spp.: sensible 1 mg/l y resistente > 2 mg/l

Haemophüus influenzae.: sensible 0,12 mg/l y resistente > 4 mg/l

Moraxella catarrhaiis. sensible 0,5 mg/l y resistente > 0,5 mg/l

Sreptococcus spp. Incluyendo grupos A, B, C, G y Streptococcus pneumoniae: sensible 0,25 mg/l y resistente > 0,5 mg/l.

La prevalencia de resistencia adquirida puede variar geográficamente y con el tiempo, por tanto es útil disponer de la información local sobre resistencias para ciertas especies y particularmente para el tratamiento de infecciones graves. Si es necesario, se debe solicitar un informe de experto cuando el uso del medicamento en algunos tipos de infección sea cuestionable por causa del nivel de prevalencia de resistencia local.

CONTRAINDICACIONES:

Hipersensibilidad a azitromicina, eritromicina, a cualquier otro antibiótico macrólido o ketólido o a alguno de los excipientes incluidos en la sección Lista de excipientes.

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

Embarazo: No se dispone de datos adecuados sobre el uso de azitromicina en mujeres embarazadas. Los estudios de toxicidad para la reproducción realizados en animales muestran que se produce el paso a través de la placenta, pero no se observaron efectos teratogénicos. No se ha confirmado la seguridad de azitromicina respecto al uso del principio activo durante el embarazo. Por consiguiente azitromicina sólo deberá administrarse durante el embarazo si el beneficio compensa el riesgo.

Lactancia: Azitromicina se excreta en la leche materna. Debido a que no se conoce si azitromicina podría producir efectos adversos en el lactante, durante el tratamiento con azitromicina deberá interrumpirse la lactancia. Entre otros efectos el lactante podría padecer diarrea, infección por hongos de las Membranas mucosas y sensibilización al antibiótico.

Fertilidad: En estudios de fertilidad realizados en ratas, se observó la reducción de las tasas de embarazo después de la administración de azitromicina. La relevancia de este hallazgo para los humanos es desconocido.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD DE CONDUCIR Y USAR MAQUINARÍA:

No hay evidencia que sugiera que la azitromicina puede tener un efecto en la capacidad del paciente para conducir vehículos o utilizar máquinas

REACCIONES ADVERSAS:

En la tabla siguiente se listan las reacciones adversas identificadas durante los ensayos clínicos y estudios postcomercialización por el sistema de clasificación por órgano y frecuencia. Las reacciones adversas identificadas en los estudios postcomercialización están incluidas en cursiva. La agrupación de frecuencias se define utilizando la siguiente convención: Muy frecuentes (> 1/10); frecuentes (> 1/100 a < 1/10); poco frecuentes (> 1/1.000 a < 1/100); raras (> 1/10.000 a < 1/1.000); muy raras (<1/10.000); frecuencia no conocida (no pueden estimarse a partir de los datos disponibles).

Sistema de clasificación de órganos

Muy frecuentes (≥1/10)

Frecuentes
(≥1/100 a <1/10)

Poco Frecuentes (≥1/1000 a <1/100)

Raras (≥ 1/10,000 a <1/1.000)

Frecuencia no conocida

Infecciones e infestaciones

Candidiasis

Infección vaginal

Neumonía

Infección fúngica

Infección bacteriana,

Faringitis,

Gastroenteritis

Trastorno respiratorio

Rinitis

Candidiasis oral

Colitis pseudomembranosa (ver Dosis y vía de administración)

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Leucopenia

Neutropenia

Eosinofilia

Trombocitopenia

Anemia hemolítica

Trastornos del sistema inmunológico

Angiodema

Hipersensibilidad

Reacción anafiláctica (ver Dosis y vía de administración)

Trastornos del metabolismo y la nutrición

Anorexia

Trastornos Psiquiátricos

Nerviosismo

Insomnio

Agitación

Despersonalización

Agresividad

Ansiedad

Delirio

Alucinaciones

Trastornos del Sistema nervioso

Cefalea

Mareo

Somnolencia

Disgeusia

Parestesia

Síncope

Convulsiones

Hipoestesia

Hiperactividad psicomotora

Anosmia

Ageusia

Parosmia

Miastenia gravis (ver Dosis y vía de administración)

Trastornos oculares

Disminución visual

Trastornos del oído y del laberinto

Trastornos del oído

Vértigo

Hipoacusia incluyendo sordera y/o acúfenos

Trastornos cardiacos

Palpitaciones

Torsades de pointes (ver Dosis y vía de administración)

Arritmia incluyendo taquicardia ventricular (ver Dosis y vía de administración)

Prolongación de QT del electrocardiograma (ver Dosis y vía de administración)

Trastornos vasculares

Sofocos

Hipotensión

Trastornos respiratorios, Torácicos y mediastinicos

Disnea

Epistaxis

Trastornos gastrointestinales

Diarrea

Vómitos

Dolor abdominal Nauseas

Gastritis

Estreñimiento

Flatulencia

Dispepsia

Disfagia

Distensión abdominal

Boca seca

Eructos

Ulceras en la boca

Hipersecreción salivar,

Heces blandas

Discromía dental

Pancreatitis cambios de la pigmentación de la lengua

Trastornos hepatobiliares

Hepatitis

Función hepática alterada

Ictericia colestática

Insuficiencia hepática que raramente resulto mortal (ver Dosis y vía de administración)

Hepatitis fulminante

Necrosis hepática

Trastorno de la Piel y Tejido subcutáneo

Erupción cutánea

Prurito Urticaria

Dermatitis

Piel seca

Hiperhidrosis

Reacción de fotosensibilidad

Síndrome de Stevens Jhonson

Erupción máculopapular

Necrólisis epidérmica tóxica

Eritema multiforme

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

Osteoartritis,

Mialgia

Dolor de espalda

Dolor de cuello

Artralgia

Trastornos renales y urinarios

Disuria

Dolor en los riñones

Insuficiencia renal aguda

Nefritis intersticial

Trastorno del aparato reproductor y de la mama

Vaginitis

Metrorragia

Trastorno testicular

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de la administración

Edema

Astenia

Malestar

Fatiga

Edema de la cara dolor de pecho

Pirexia

Dolor

Edema Periférica

Exploraciones complementarias

Disminución del recuento de linfocito

Aumento del recuento de eosinófilos

Disminución del bicarbonato sanguíneo

Aumento de basófilos

Aumento de monocitos

Aumento de neutrófilos

Aumento de aspartato aminotransferasa

Aumento de alanina aminotransferasa

Aumento de bilirrubina sanguínea

Aumento de urea en sangre

Aumento de creatinina en sangre

Niveles alterados de potasio en sangre

Aumento de fosfatasa alcalina en sangre

Aumento de cloruros aumento de glucosa

Aumento de plaquetas

Disminución de hematocritos aumento de bicarbonato

Niveles de sodio alterados.

Lesiones traumáticas intoxicaciones y complicaciones de procedimientos terapéuticos

Complicación posterior a procedimientos quirúrgicos

Las reacciones adversas posibles o probablemente relacionadas con la profilaxis y tratamiento de complejo Mycobacterium Avium se basan en la experiencia de ensayos clínicos y la vigilancia posterior a la comercialización. Estas reacciones adversas difieren de las notificadas con las formulaciones de liberación inmediata o las de liberación prolongada, tanto en clase como en frecuencia:

Muy frecuentes (≥1/10)

Frecuentes (≥1/100 a <1/10)

Poco Frecuentes (≥1/1000 a <1/100)

Trastornos del metabolismo y de la nutrición

Anorexia

Trastornos del sistema Nervioso

Mareo

Dolor de cabeza

Parestesia

Disgeusia

Hipoestesia

Trastornos oculares

Alteración visual

Trastornos del odio y del laberinto

Sordera

Hipoacusia

Acúfenos

Trastornos cardiacos

Palpitaciones

Trastornos gastrointestinales

Diarrea,

Dolor abdominal,

Nauseas,

Flatulencia,

Molestia abdominal,

Heces blandas

Trastornos hepatobiliares

Hepatitis

Trastornos de la piel y el tejido subcutáneo

Erupción cutánea

Prurito

Síndrome Stevens Jhonson Reacciones de fotosensibilidad

Trastornos músculo esqueléticos y del tejido conjuntivo

Artralgia

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración

Fatiga

Astenia

Malestar

INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

Antiácidos: Cuando se estudia el efecto de la administración simultánea de antiácido sobre la farmacocinética de azitromicina, no se ha observado un cambio en la biodisponibilidad global, aunque los picos de Concentraciones de azitromicina medidos en el plasma se redujeron aproximadamente un 25%. En Pacientes en tratamiento con azitromicina y antiácidos, los fármacos no deben tomarse de forma Simultánea. La coadministración simultánea de gránulos de azitromicina de liberación prolongada para suspensión oral con una dosis única de 20 ml de comagaldrox (hidróxido de aluminio e hidróxido de magnesio) no afectó a la tasa y el grado de absorción de azitromicina.

Cetirizina: En voluntarios sanos, la coadministración de un régimen de 5 días de azitromicina con cetirizina 20 mg durante el equilibrio estacionario, no produjo ninguna interacción farmacocinética ni se observaron cambios significativos en el intervalo QT.

Didanosina (dideoxinosina): La administración conjunta de dosis diarias de 1200 mg de azitromicina y 400 mg/día de didanosina en 6 voluntarios VIH positivo, no pareció afectar la farmacocinética en estado de equilibrio estacionario de didanosina comparada con placebo.

Digoxina (sustrato P-gp): Se ha notificado que la administración conjunta de antibióticos macrólidos, incluyendo la azitromicina, con sustratos de la glicoproteína P como la digoxina, resultó en un aumento de los niveles séricos del sustrato de glicoproteína P. Por lo tanto se debe considerar la posibilidad de un aumento de la concentración sérica del sustrato, si la azitromicina y el sustrato de glicoproteína P como la digoxina son administrados conjuntamente.

Zidovudina: Dosis únicas de 1000 mg y dosis múltiples de 1200 mg o 600 mg de azitromicina tuvieron solo un pequeño efecto en la farmacocinética plasmática o en la excreción renal de zidovudina o de su Metabolito glucurónido. Sin embargo, la administración de azitromicina aumentó las concentraciones de zidovudina fosforilada, el metabolito clínicamente activo, en células mononucleares de la sangre periférica. La relevancia clínica de este hallazgo no está clara, pero podría ser beneficioso para los pacientes.

Azitromicina no interacciona de manera significativa con el sistema enzimático hepático del citocromo P450. No parece que haya interacciones farmacocinéticas como las observadas para la eritromicina y otros macrólidos. Tanto la inactivación como la inducción del citocromo P450 hepático, vía complejo citocromo-metabolito no ocurren con azitromicina.

Ergot: El uso combinado de azitromicina y derivados ergotamínicos no se recomienda debido al potencial teórico de ergotismo (ver Advertencias y precauciones).

Se han realizado estudios farmacocinéticos entre azitromicina y los siguientes medicamentos que sufren un metabolismo significativo mediado por el citocromo P450.

Atorvastatina: La coadministración de atorvastatina (10 mg al día) y azitromicina (500 mg al día) no alteró las concentraciones plasmáticas de atorvastatina (basado en un ensayo de inhibición de la HMGCoA reductasa). Sin embargo, se han notificado casos post-comercialización, de rabdomiolisis en pacientes en tratamiento con azitromicina y estatinas.

Carbamazepina: En un estudio farmacocinético de interacción realizado en voluntarios sanos, no se detectaron efectos significativos sobre los niveles plasmáticos de carbamazepina ni de su metabolito activo, en pacientes que recibieron azitromicina de forma concomitante.

Cimetidina: En un estudio farmacocinético realizado para valorar los efectos de una dosis única de cimetidina administrada dos horas antes sobre la farmacocinética de azitromicina, no se observaron alteraciones de ésta última.

Anticoagulantes orales tipo cumarínicos: En un estudio farmacocinético de interacción, azitromicina no alteró el efecto anticoagulante de una dosis única de 15 mg de warfarina, administrada a voluntarios sanos. Tras su comercialización se han notificado casos de potenciación del efecto anticoagulante posteriores a la administración concomitante de azitromicina y anticoagulantes orales tipo cumarínico. Por ello, aunque no se ha establecido una relación causal de esta potenciación, se recomienda controlar estrechamente el tiempo de protrombina cuando se utilice azitromicina en pacientes que reciben anticoagulantes orales cumarínicos.

Ciclosporina: En un estudio farmacocinético con voluntarios sanos a los que se les administró una dosis oral de 500 mg/día de azitromicina, durante 3 días, y posteriormente, se les administró una única dosis oral de 10 mg/kg de ciclosporina, se observó una elevación significativa de la Cmax y el AUC0-5 de la ciclosporina. Por lo tanto, debe tenerse precaución cuando se administre simultáneamente dichos medicamentos. Si la administración conjunta es necesaria, deben controlarse los niveles plasmáticos de ciclosporina y ajustar la dosis con éstos.

Efavrrenz: La administración conjunta de una dosis única de 600 mg de azitromicina y 400 mg diarios de efavirenz durante 7 días no produjo ninguna interacción farmacocinética clínicamente significativa.

Fluconazol: La administración conjunta de una dosis única de 1200 mg de azitromicina no alteró la farmacocinética de una dosis única de 800 mg de fluconazol. La exposición total y la semivida de azitromicina no se alteraron por la coadministración de fluconazol, sin embargo, se observó un descenso clínicamente insignificante en la Cmax (18%) de la azitromicina.

Indinavir: La administración conjunta de una dosis única de 1200 mg de azitromicina no tuvo un efecto significativo, desde el punto de vista estadístico, sobre la farmacocinética de 800 mg de indinavir administrado tres veces al día durante 5 días.

Metílprednisolona: En un estudio farmacocinético de interacción realizado en voluntarios sanos, azitromicina no produjo efectos significativos sobre la farmacocinética de metilprednisolona.

Midazolam: En voluntarios sanos, la administración conjunta de 500 mg/día, durante 3 días, de azitromicina, no causó cambios clínicamente significativos ni en la farmacocinética ni en la farmacodinamia de una dosis única de 15 mg de midazolam.

Nelfinavir: La administración de 1200 mg de azitromicina durante el equilibrio estacionario de nelfinavir (750 mg tres veces al día) produjo un aumento de la concentración de azitromicina. No se observó la aparición de efectos secundarios clínicamente significativos y no se requiere un ajuste de dosis.

Rifabutina: La administración conjunta de azitromicina y rifabutina no afecta a las concentraciones séricas de estos medicamentos.

Se observó neutropenia en sujetos que recibieron tratamiento concomitante con azitromicina y rifabutina. Aunque la neutropenia se ha asociado con el uso de rifabutina, no se ha establecido la relación causal con su combinación con azitromicina (ver Reacciones adversas).

Sildenafilo: En voluntarios varones sanos, no hubo evidencia de un efecto de azitromicina (500 mg diarios durante 3 días) en el AUC y Cmax del sildenafilo o de su principal metabolito circulante.

Terfenadina: No hay evidencia de interacción entre azitromicina y terfenadina, según lo notificado en estudios farmacocinéticos.

Se ha informado de casos raros en los que la posibilidad de dicha interacción no puede estar totalmente excluida, sin embargo, no existe evidencia específica de que se haya producido. Se debe administrar con precaución azitromicina en combinación con terfenadina.

Teofílina: En estudios en voluntarios sanos no se ha observado interacciones farmacocinéticas clínicamente significativas entre azitromicina y teofilina cuando se administraron de forma concomitante.

Triazolam: En 14 voluntarios sanos, la administración de azitromicina 500 mg (Día 1) y 250 mg (Día 2) con 0,125 mg de triazolam (Día 2), no tuvo ningún efecto significativo en ninguna de las variables farmacocinéticas de triazolam, en comparación con triazolam y placebo.

Trimetoprima-suffametoxazol: La administración conjunta de trimetoprima-sulfametoxazol (160 mg/800 mg) durante 7 días junto con 1200 mg de azitromicina en el día 7° no produjo efectos significativos sobre las concentraciones máximas, exposición total o eliminación urinaria ni de trimetoprima ni de sulfametoxazol. Las concentraciones séricas de azitromicina fueron similares a las observadas en otros estudios.

Cisaprida: Cisaprida se metaboliza en el hígado por la enzima CYP3A4. Debido a que los macrólidos inhiben dicha enzima, la administración concomitante de cisaprida podría causar aumento en la prolongación del intervalo QT, arritmias ventriculares y Torsade de pointes.

Sustratos de CYP3A4: Aunque la azitromicina no parece que inhiba la enzima CYP3A4, se recomienda precaución al combinar el medicamento con quinidina, ciclosporina, cisaprida, astemizol, terfenadina, alcaloides ergóticos, pimozida u otros medicamentos con índice terapéutico estrecho que se metabolizan principalmente por la enzima CYP3A4.

Astemizol, alfentanilo: No se dispone de datos sobre interacciones con astemizol y alfentanilo. Se recomienda precaución cuando se utilicen conjuntamente con eritromicina debido a que se ha descrito una potenciación en el efecto de los mismos con el antibiótico macrólido eritromicina.

Medicamentos que prolongan el intervalo QT: Azitromicina no debe utilizarse de forma concomitante con otros medicamentos que prolonguen el intervalo QT (ver Advertencias y precauciones).

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES:

Azitromicina no es el tratamiento empírico de primera elección de infecciones en áreas donde la prevalencia de cepas resistentes sea del 10% o superior (ver Propiedades Farmacodinámicas).

Reacciones alérgicas: Al igual que con eritromicina y otros antibióticos macrólidos, se han notificado raramente reacciones alérgicas graves, entre ellas se incluyen angioedema y anafilaxia (excepcionalmente mortales).

Algunas de estas reacciones con azitromicina han causado síntomas recurrentes que han requerido un período de observación y tratamiento prolongado.

Insuficiencia hepática: Dado que el hígado es la principal vía de eliminación de azitromicina, el uso de azitromicina debe realizarse con precaución en pacientes que padezcan una enfermedad hepática significativa. Se han notificado casos de hepatitis fulminante que potencialmente pueden provocar un fallo hepático que supone una amenaza para la vida (ver Reacciones adversas). Algunos pacientes puede que hayan padecido anteriormente enfermedades hepáticas o puede que estén en tratamiento con otros medicamentos hepatotóxicos.

En caso de signos y síntomas de disfunción hepática, tales como desarrollo rápido de astenia asociada a ictericia, orina oscura, tendencia al sangrado o encefalopatía hepática, deben realizarse inmediatamente análisis/pruebas de la función hepática. El tratamiento con azitromicina debe interrumpirse si se confirma la disfunción hepática.

Alcaloides ergóticos y azttromicina: En pacientes que reciben derivados ergóticos, el ergotismo se precipita con la coadministración de algunos antibióticos macrólidos. No existen datos sobre la posibilidad de una interacción entre derivados de alcaloides del cornezuelo y azitromicina. Sin embargo, debido al potencial teórico de ergotismo, azitromicina y los derivados de alcaloides del cornezuelo no se deben administrar de forma conjunta.

Insuficiencia renal: En pacientes con insuficiencia renal de leve a moderada (tasa de filtración glomerular 10-80 ml/min) no es necesario un reajuste posológico. Se recomienda precaución en pacientes con insuficiencia renal grave (tasa de filtración glomerular < 10 ml/min) dado que la exposición sistémica puede estar aumentada (se ha observado un aumento del 33%) (ver Propiedades farmacocinéticas).

Prolongación del intervalo QT: Se ha visto en el tratamiento con otros antibióticos macrólidos incluyendo azitromicina (ver Reacciones adversas), una prolongación de la repolarización cardiaca y del intervalo QT, confiriendo un riesgo para desarrollar una arritmia cardiaca y Torsade de pointes. Por lo tanto, debido a que las situaciones siguientes pueden producir un aumento de riesgo de arritmias ventriculares (incluyendo Torsade de pointes) lo que puede producir parada cardiaca, azitromicina debe utilizarse con precaución en pacientes con enfermedades arritmogénicas en curso (especialmente mujeres y pacientes de edad avanzada) tales como pacientes:

• Con prolongación del intervalo QT congénito o confirmado

• Recibiendo tratamiento con otras sustancias activas que prolonguen el intervalo QT como antiarrítmicos de clase IA (quinidina y procainamida) y clase III (dofetilida, amiodarona y sotalol), cisaprida y terfenadina; antipsicóticos como pimozida; antidepresivos como citalopram; y fluoroquinolonas como moxifloxacino y levofloxacino.

• Con alteraciones electrolíticas, particularmente en casos de hipopotasemia o hipomagnesemia.

• Con bradicardia clínicamente relevante, arritmia cardiaca o insuficiencia cardiaca grave. Durante el tratamiento con macrólidos, incluido Azitromicina, se produce una prolongación de la repolarización cardiaca y del intervalo QT, constituyendo en un riesgo para desarrollar una arritmia cardiaca y Torsade de Pointes, por lo que deberá tenerse precauciones cuando se trata a:

• Pacientes con prolongación de intervalo QT documentada o congénita, antecedentes de Torsade de Pointes , bradiarritmias o insuficiencia cardiaca descompensada.

• Pacientes con afecciones proarrítmicas existentes, tales como hipopotasemia o hipomagnesemia no corregidas, bradicardia clínicamente significativa, y

• Pacientes que actualmente estén recibiendo tratamiento con otros medicamentos que prolonguen el intervalo QT, tales como agentes antiarrítmicos de clase IA (Quinidina, Procainamida) o clase III (dofetilida, amiodarona, sotalol).

Los pacientes ancianos y con enfermedades cardiacas pueden ser más susceptibles a los efectos de los medicamentos arritmogénicos en el intervalo QT.

*Azitromicina 500 mg tabletas contiene lactosa. Los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp (insuficiencia observada en ciertas poblaciones de Laponia) o malabsorción de glucosa o galactosa no deben tomar este medicamento.

Se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones antes de prescribir azitromicina: Este medicamento no es adecuado para el tratamiento de infecciones graves donde se necesite rápidamente una elevada concentración de antibiótico en sangre. En zonas con una elevada incidencia de resistencia a eritromicina A es importante tener en consideración la evolución de los patrones de sensibilidad a azitromicina y a otros antibióticos. Al igual que con otros macrólidos, se han notificado en algunos países europeos altos índices de resistencia a azitromicina por Streptococcus pneumoniae (>30%) (ver sección 5.1). Este hecho debe tenerse en cuenta en el tratamiento de infecciones causadas por Streptococcus pneumoniae. El principal causante de infecciones del tejido blando, Staphylococcus aureus, es resistente a la azitromicina de forma frecuente. Por tanto, se considera una condición previa al tratamiento de infecciones de tejidos blandos con azitromicina, el realizar un análisis de sensibilidad.

Faringitis/amigdaiitis: Azitromicina no es un medicamento de primera elección para el tratamiento de faringitis y amigdalitis causadas por Streptococcus pyogenes. Para estas afecciones y para la profilaxis de fiebre reumática aguda, la penicilina es el tratamiento de elección.

Sinusitis: Con frecuencia, azitromicina no es el medicamento de primera elección para el tratamiento de sinusitis.

Otitis media aguda: Con frecuencia, azitromicina no es el medicamento de primera elección para otitis media aguda.

Quemaduras infectadas: Azitromicina no está indicada para el tratamiento de quemaduras infectadas.

Enfermedades de transmisión sexual: En el caso de enfermedades de transmisión sexual, se debe excluir una infección concomitante causada por T pallidum.

Sobreinfecciones: Al igual que con cualquier antibiótico, se recomienda seguimiento por si aparecen signos de sobreinfección con agentes no sensibles, incluyendo de tipo fúngico.

Enfermedades neurológicas o psiquiátricas: Azitromicina debe administrarse con precaución en pacientes que padezcan enfermedades neurológicas o psiquiátricas.

Miastenia gravis: Se han notificado casos de exacerbación de los síntomas de miastenia gravis o de nueva aparición del síndrome de miastenia en pacientes en tratamiento con azitromicina (ver Reacciones adversas).

Diarrea asociada a Clostridium difficile: Se han notificado casos de diarrea asociada a Clostridium difficile (DACD) con el uso de casi todos los agentes antibacterianos, incluyendo azitromicina, cuya gravedad puede oscilar de diarrea leve a colitis fatal. El tratamiento con agentes antibacterianos altera la flora normal del colon originando el sobrecrecimiento de C. difficile.

El Clostidrium difficile produce toxinas A y B que contribuyen al desarrollo de la DACD. La hiperproducción de toxinas por algunas cepas de Clostridium difficile, causa un incremento en la morbilidad y mortalidad, ya que estas infecciones pueden ser refractarias a la terapia antimicrobiana y puede requerir colectomía. La DACD debe considerarse en todos los pacientes que presenten diarrea tras un tratamiento antibiótico. Es necesaria una cuidadosa historia médica dado que se han notificado casos de DACD hasta dos meses después de la administración de agentes antibacterianos.

Tratamiento a largo plazo: No existe experiencia con respecto a la seguridad y eficacia del uso de azitromicina a largo plazo para las indicaciones mencionadas. En el caso de infecciones recurrentes frecuentes, se debe considerar el tratamiento con otro antibiótico.

No se ha establecido la seguridad y eficacia de azitromicina para la prevención o tratamiento de

Infección por el Complejo Mycobacterium avium (MAC) en niños.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Vía de administración: Oral.

La tableta debe ser ingerida con agua

Forma de administración: La duración del tratamiento en cada una de las enfermedades infecciosas se detalla a continuación.

Existen otras presentaciones disponibles para los distintos regímenes posológicos.

Población pediátrica de más de 45 kg de peso y adultos: La dosis total de azitromicina es de 1.500 mg, administrando durante tres días consecutivos 500 mg al día. Como alternativa, la dosis total se puede administrar también durante un periodo de 5 días (500 mg como dosis única el primer día, seguidos de 250 mg una vez al día). En uretritis y cervicitis no complicadas producidas por Chlamydia trachomatis, la dosis es de 1.000 mg como dosis única oral.

Para sinusitis, el tratamiento está indicado para adultos y adolescentes mayores de 16 años.

Población pediátrica de menos de 45 kg de peso: Los comprimidos no están indicados para este grupo de pacientes. Se pueden usar otras formas farmacéuticas de azitromicina.

Pacientes de edad avanzada: En los pacientes de edad avanzada puede administrarse la misma dosis que en el caso de los adultos.

Los pacientes de edad avanzada pueden ser pacientes arritmogénicos por lo que se recomienda una precaución particular debido al riesgo de desarrollar arritmia cardiaca y torsade de pointes (ver Advertencias y precauciones)

Pacientes con insuficiencia renal: En pacientes con insuficiencia renal de leve a moderada (tasa de filtración glomerular 10-80 ml/min) no es necesario un reajuste posológico (ver Advertencias y precauciones).

Pacientes con insuficiencia hepática: En pacientes con insuficiencia hepática de leve a moderada (Child-Pugh clase A o B), no es necesario un reajuste posológico (ver Advertencias y precauciones).

Consulte a su médico o farmacéutico si tiene alguna duda sobre la administración.


SOBREDOSIS Y TRATAMIENTO:

Las reacciones adversas que ocurrieron con dosis más altas a las recomendadas fueron similares a los efectos adversos a dosis normales.

Síntomas: Los síntomas característicos de una sobredosis con antibióticos macrólidos incluyen pérdida reversible de audición, naúseas severas, vómitos y diarrea.

Tratamiento: En caso de una sobredosis está indicada la administración de carbón activo, tratamiento sintomático general y medidas para mantener las funciones vitales según sea requerido.