Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
ANZATAX Tabletas
Marca

ANZATAX

Sustancias

CLONAZEPAM

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

Tabletas , 0,5 Miligramos

Tabletas , 2 Miligramos

Caja , 100 Tabletas , 0.5 Miligramos

Caja , 100 Tabletas , 2 Miligramos

Caja , 20 Tabletas , 2 Miligramos

Caja , 20 Tabletas , 0.5 Miligramos

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA:

ANZATAX® 0,5 mg tableta:

Cada TABLETA contiene 0,5 mg de clonazepam.

Excipientes: Adicionalmente, contiene 42,5 mg de lactosa anhidra.

ANZATAX® 2 mg tableta:

Cada TABLETA contiene 2 mg de clonazepam

Para consultar la lista completa de excipientes, ver Lista de excipientes.


FORMA FARMACÉUTICA:

Tabletas

ANZATAX® 0,5 mg tableta

ANZATAX® 2 mg tableta

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Tabletas: Para el tratamiento de todas las formas de epilepsia y convulsiones en bebés, niños y adultos, especialmente para crisis de ausencia (petit mal), incluyendo la ausencia atípica; convulsiones tónico-clónicas generalizadas primarias o secundarias (de tipo “gran mal”), convulsiones tónico o clónicas; convulsiones parciales (focalizados) con sintomatología simple o compleja; diversas formas de crisis mioclónicas, mioclonías y movimientos anormales asociados.

DATOS FARMACÉUTICOS:

Lista de excipientes:

Tabletas 0,5 mg: Povidona, lactosa anhidra, celulosa microcristalina, magnesio estearato, almidón de maíz, colorante rojo FDC#40 (C.I.16035), croscarmelosa sódica, alcohol etílico y agua purificada.

Tabletas 2 mg: Almidón de maíz, celulosa microcristalina, croscarmelosa sódica, lactosa anhidra, magnesio estearato, alcohol etílico y agua purificada.

Incompatibilidades: No aplicable.

Periodo de validez: Consumir antes de la fecha indicada en el envase

Precauciones especiales de conservación: Almacenar a no más de 30 °C

Fabricado por:

EUROFARMA PERÚ S.A.C.

Av. Bolivia Nº 1161 Lima 05

Teléfono: 610 - 3100


PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS:

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: derivados de la benzodiacepina, código ATC: N03AE01

Clonazepam muestra propiedades farmacológicas comunes de las benzodiacepinas las que incluyen efectos anticonvulsivantes, sedante, relajante muscular y ansiolítico.

La información de estudios en animales e investigaciones electroencefalográficas en humanos han demostrado que el clonazepam suprime rápidamente muchos tipos de actividad paroxística incluyendo el pico y la descarga de onda en crisis de ausencia (petit mal), pico de onda lenta, pico de onda generalizada, picos con ubicaciones temporales o de otro tipo, así como picos y ondas irregulares.

Las alteraciones generalizadas del EEG se suprimen más fácilmente con clonazepam que las alteraciones del EEG focalizadas, tales como los picos focalizados. Clonazepam tiene efectos beneficiosos en epilepsias generalizadas y focalizadas.

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción: Clonazepam se absorbe rápida y completamente después de la administración oral de clonazepam. Las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan en la mayoría de los casos dentro de 1-4 horas después administrar oralmente. La biodisponibilidad es del 90% después de la administración oral.

La monitorización rutinaria de las concentraciones plasmáticas de clonazepam, no tiene un fundamento probado ya que esto no parece estar relacionado con la respuesta terapéutica o los efectos secundarios.

Distribución: El volumen medio de distribución de clonazepam se estima en alrededor de 3 L/kg.

Se cree que clonazepam atraviesa la barrera placentaria y se ha detectado en la leche materna.

Metabolismo: La biotransformación de clonazepam implica hidroxilación oxidativa y reducción del grupo 7-nitro en el hígado con formación de los compuestos 7-amino o 7- acetilamino, con trazas de derivados de 3-hidroxi de los tres compuestos y sus conjugados glucurónico y sulfato. Los compuestos nitro son farmacológicamente activos, mientras que los compuestos aminoácidos no lo son.

Eliminación: La vida media de eliminación es de entre 20 y 60 horas (30 horas en promedio).

En el rango de 4 - 10 días, de 50 - 70% de la radiactividad total de una dosis oral radiomarcada de clonazepam se excretó en la orina y de 10 - 30% en las heces, casi exclusivamente en forma de metabolitos libres o conjugados. Menos del 0,5% se eliminó como clonazepam inalterado en la orina.

Farmacocinética de situaciones clínicas especiales: Basándose en criterios cinéticos, no se requiere ningún ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal.

CONTRAINDICACIONES:

Pacientes con sensibilidad conocida a las benzodiacepinas; o cualquiera de los excipientes del medicamento; insuficiencia pulmonar aguda; insuficiencia respiratoria severa, síndrome de apnea del sueño, miastenia gravis, insuficiencia hepática grave.

Clonazepam no debe utilizarse en pacientes en estado de coma, o en pacientes de los que se sabe abusan de fármacos, drogas o alcohol.

FERTILIDAD, EMBARAZO Y LACTANCIA:

Estudios preclínicos en animales han mostrado toxicidad reproductiva, por lo que no se puede excluir que clonazepam tenga la posibilidad de producir malformaciones congénitas (ver Datos preclínicos sobre seguridad). A partir de las evaluaciones epidemiológicas, existen pruebas de que los fármacos anticonvulsivantes actúan como teratógenos. Sin embargo, es difícil determinar a partir de informes epidemiológicos publicados que el fármaco o la combinación de fármacos sean responsables de defectos en el recién nacido. También existe la posibilidad de que otros factores, por ejemplo, factores genéticos o la propia condición epiléptica puedan ser más importante que la terapia de fármacos en el desarrollo de defectos de nacimiento. Clonazepam sólo debe administrarse a mujeres embarazadas si los beneficios potenciales superan a los riesgos para el feto.

Durante el embarazo, clonazepam puede administrarse únicamente si existiese una indicación convincente. Clonazepam tiene efectos farmacológicos dañinos en el embarazo y en el feto/neonato. La administración de dosis altas en el último trimestre del embarazo o durante el parto puede causar irregularidades en los latidos del corazón del feto e hipotermia, hipotonía, depresión respiratoria leve y mala nutrición en el recién nacido. Los bebés nacidos de madres administradas crónicamente con benzodiacepinas durante las últimas etapas del embarazo; pueden haber desarrollado una dependencia física y es posible que posean algún riesgo de desarrollar síntomas de abstinencia en el periodo postnatal. Se debe tener en cuenta que tanto el embarazo en sí y la interrupción brusca de la medicación puede provocar la exacerbación de epilepsia.

Aunque, se ha demostrado que el ingrediente activo de clonazepam traspasa a la leche materna únicamente en pequeñas cantidades, las madres en tratamiento con este medicamento no deben dar de lactar. Si existe una indicación contundente para clonazepam, debe interrumpirse la lactancia.

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS:

Como regla general, a los pacientes epilépticos no se les debe permitir conducir. Incluso cuando el paciente se encuentre controlado adecuadamente con clonazepam, cualquier aumento en la dosis o alteración en horarios de dosis puede modificar sus reacciones, dependiendo de la susceptibilidad individual. Incluso si se administra según las instrucciones, clonazepam puede ralentizar las reacciones a tal punto que la capacidad para conducir un vehículo o manejar maquinaria se vea mermada. Este efecto se ve agravado por el consumo de alcohol. Conducir, por lo tanto, operar maquinaria y otras actividades peligrosas debe evitarse por completo o al menos durante los primeros días de tratamiento. La decisión sobre esta cuestión está sujeta a criterio médico y debe fundamentarse en la respuesta del paciente al tratamiento y la dosificación involucrada.

REACCIONES ADVERSAS:

Se han observado las siguientes reacciones adversas:

Trastornos del sistema inmunológico: Se han notificado reacciones alérgicas y casos muy raros de anafilaxia en tratamiento con benzodiacepinas. Puede ocurrir angioedema en casos raros.

Trastornos endocrinos: Se han reportado casos aislados de desarrollo reversible de las características sexuales secundarias en niños prematuros (pubertad precoz incompleta).

Trastornos psiquiátricos y reacciones paradójicas: Se ha observado disminución de la concentración, inquietud, confusión, desorientación. La depresión puede ocurrir en pacientes tratados con clonazepam, pero también puede estar asociada con la enfermedad subyacente.

Se han observado las siguientes reacciones paradójicas: excitabilidad, irritabilidad, agresividad, agitación, nerviosismo, hostilidad, ansiedad, trastornos del sueño, pesadillas, sueños vívidos y trastornos psicóticos y activación de nuevos tipos de ataques pueden ser precipitados. Si esto ocurriese, se debe evaluar los beneficios del fármaco contra los efectos adversos. La adición al régimen de otro fármaco adecuado podría ser necesaria, en algunos casos, es aconsejable suspender la terapia con clonazepam.

Trastornos del Sistema Nervioso: Somnolencia, reacciones retardadas, hipotonía muscular, mareos y ataxia. Estos efectos no deseados ocurren con relativa frecuencia y pueden desaparecer gradualmente en el curso del tratamiento o en la reducción de la dosis. Pueden ser parcialmente prevenidos incrementando la dosis lenta y paulatinamente al comienzo del tratamiento.

Se ha observado dolor de cabeza en casos raros. Se ha observado raramente que cause ataques generalizados

De forma particular, el tratamiento a largo plazo a dosis altas, puede producir trastornos reversibles, como disartria, coordinación motora reducida y trastornos del desplazamiento (ataxia) y nistagmo.

La amnesia anterógrada puede ocurrir con el uso de benzodiacepinas en dosis terapéuticas, el riesgo es mayor con dosis más altas. Los efectos amnésicos pueden asociarse con un comportamiento inapropiado.

Con ciertas formas de epilepsia, es posible un aumento en la frecuencia de las convulsiones durante el tratamiento a largo plazo.

Aunque clonazepam se ha sido administrado sin complicaciones a pacientes con porfiria, puede inducir raramente convulsiones en estos pacientes.

Trastornos oculares: Pueden aparecer trastornos reversibles de la visión (diplopía), especialmente a largo plazo o con el tratamiento de dosis altas, Común: nistagmo

Trastornos cardíacos: Se ha reportado insuficiencia cardíaca, incluyendo paro cardíaco.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Se puede producir depresión respiratoria, sobre todo con la administración intravenosa de clonazepam. Este efecto puede verse agravado por la obstrucción pre-existente de la vías respiratorias o daño cerebral o si se hubiesen administrado otros medicamentos depresores de la respiración. Como regla general, este efecto puede evitarse mediante un ajuste cuidadoso de la dosis a las necesidades individuales.

Puede ocurrir incremento de la salivación o la secreción bronquial en bebés o niños pequeños (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Trastornos gastrointestinales: Los siguientes efectos se han reportado en raras ocasiones: náuseas, gastrointestinales y síntomas epigástricos.

Piel y tejido subcutáneo: Los siguientes efectos pueden ocurrir en casos raros: urticaria, prurito, erupción, pérdida de cabello transitoria y cambios de pigmentación.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo: Debilidad muscular, este efecto no deseable se produce con relativa frecuencia y suele ser transitoria. Generalmente desaparece espontáneamente en el curso del tratamiento o en la reducción de la dosis. Puede ser parcialmente prevenida por el incremento de la dosis lenta y paulatinamente al comienzo del tratamiento.

Trastornos renales y urinarios: En casos raros, se puede producir incontinencia urinaria.

Sistema reproductor y trastornos en la lactancia: En raras ocasiones, se pueden producir disfunción eréctil o pérdida de la libido.

Trastornos generales y lugar de administración: Fatiga (cansancio, lasitud), este efecto no deseado se produce con relativa frecuencia y suele ser transitorio. Generalmente desaparece de manera espontánea en el curso del tratamiento o con la reducción de la dosis. Puede ser parcialmente prevenido por el incremento de la dosis lenta y paulatinamente al comienzo del tratamiento.

Lesiones traumáticas, intoxicaciones y complicaciones en los procedimientos terapéuticos: Se han notificado casos de caídas y fracturas en los usuarios de benzodiacepina. El riesgo aumenta con sedantes administrados concomitantemente (incluyendo bebidas alcohólicas) y en ancianos.

Investigación: En casos raros se puede producir disminución del recuento de plaquetas. Al igual que con otras benzodiacepinas, se han reportado casos aislados de discrasias sanguíneas y pruebas de función hepática anormales.

Dependencia y abstinencia, (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Población pediátrica: Para eventos específicos pediátricos consultar la información que aparece en la indicación: Trastornos Endocrinos y respiratorios, torácicos y mediastínicos en el ítem Advertencias y precauciones especiales de empleo.

INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

No se recomienda:

En combinación con clonazepam, el alcohol puede modificar los efectos del fármaco, comprometer el éxito de la terapia o dar lugar a efectos secundarios imprevisibles (ver Advertencias y precauciones especiales de empleo).

Ver Sobredosis, Advertencia de uso con otros depresores del sistema nervioso central, incluyendo el alcohol.

Considerar:

• Fármacos de acción central: pueden ocurrir efectos incrementados sobre la sedación, respiración y hemodinámica cuando clonazepam se co-administra con cualquier depresor de acción central, como por ejemplo el alcohol y otros agentes anticonvulsivos (antiepilépticos), anestésicos, hipnóticos, psicofármacos y algunos analgésicos, así como relajantes musculares y puede ocasionar la potenciación mutua de los efectos de los medicamentos (ver Sobredosis).

En la terapia de combinación con medicamentos de acción central, la dosis de cada fármaco debe ser ajustada para lograr el efecto óptimo.

• Fármacos antiepilépticos: Cuando se emplea clonazepam junto con otros medicamentos antiepilépticos, pueden ser más evidentes efectos secundarios como la sedación, apatía, y toxicidad, sobre todo con combinaciones que incluyen hidantoínas o fenobarbital. Esto requiere de un especial cuidado en el ajuste de la dosis en las etapas iniciales del tratamiento. La combinación de clonazepam y valproato de sodio ha sido raramente asociada con el desarrollo del estado epiléptico de ausencia (crisis de ausencia). Aunque algunos pacientes toleran y se benefician de esta combinación de fármacos, este peligro potencial, debe tenerse en cuenta cuando se considera su uso.

Los fármacos antiepilépticos fenitoína, fenobarbital, carbamazepina y valproato pueden aumentar el aclaramiento de clonazepam disminuyendo así las concentraciones plasmáticas de este último durante el tratamiento combinado.

• Interacciones farmacocinéticas: Clonazepam no induce las enzimas responsables de su propio metabolismo.

El uso de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina - sertralina y fluoxetina - no afectan a la farmacocinética de clonazepam cuando se administran de forma concomitante.

Los inhibidores conocidos de las enzimas hepáticas, por ejemplo, cimetidina, han demostrado que reducen el aclaramiento de las benzodiacepinas y pueden potenciar su acción y los inductores conocidos de enzimas hepáticas, por ejemplo, rifampicina, pueden aumentar el aclaramiento de las benzodiacepinas.

En el tratamiento concurrente con fenitoína o primidona, se ha observado por lo general, un incremento en la concentración en suero de estas dos sustancias.

DATOS PRECLÍNICOS SOBRE SEGURIDAD:

Carcinogénesis: No se han realizado estudios convencionales de potencial carcinogénico con clonazepam. Sin embargo, en un estudio crónico de 18 meses en ratas (estudio no relacionado con el tratamiento) se produjeron cambios histopatológicos con la dosis más alta, 300 mg/kg/día.

Mutagenicidad: Las pruebas de genotoxicidad utilizando sistemas bacterianos in vitro de activación metabólica Host mediated no indicaron actividad genotóxica del clonazepam.

Deterioro de la fertilidad: Los estudios que evaluaron la fertilidad y el rendimiento reproductivo de manera general en ratas mostraron una tasa de embarazo reducida y problemas de supervivencia de las crías con dosis de 10 y 100 mg/kg/día.

Teratogenicidad: No se observaron efectos adversos en la madre, embrión o feto; en ratones o ratas después de la administración por vía oral de clonazepam durante la organogénesis, a dosis de hasta 20 o 40 mg/kg/día, respectivamente.

En varios estudios posteriores con conejos, a dosis de clonazepam de hasta 20 mg/kg/día, se observó una baja incidencia de malformaciones no relacionadas con la dosis (con un esquema similar: paladar hendido, párpados abiertos, esternebras y extremidades fusionadas) (ver Fertilidad, embarazo y lactancia).

Las evaluaciones toxicocinéticas no se han realizado con clonazepam, por tanto, no es posible determinar el margen de seguridad para los efectos adversos observados en los estudios no clínicos. La relevancia de estos resultados en la población de pacientes no es claro, por tanto, un riesgo potencial para el hombre no puede ser descartado.

ADVERTENCIA:

El uso de flumazenil no está indicado en pacientes con epilepsia que hayan sido tratados con benzodiacepinas. Aunque flumazenil ejerce un ligero efecto anticonvulsivo intrínseco, ejerce supresión brusca del efecto protector de un agonista benzodiacepínico, lo que puede dar lugar a convulsiones en pacientes epilépticos.

Si se produce la excitación, no se deben utilizar barbitúricos.


ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:

Se han observado comportamientos e ideas suicidas en pacientes tratados con fármacos antiepilépticos en varias indicaciones. Un meta-análisis de ensayos aleatorios controlados con placebo de fármacos antiepilépticos ha demostrado un pequeño aumento del riesgo de comportamientos e ideas suicidas. El mecanismo de este riesgo no es conocido y los datos disponibles no excluyen la posibilidad de un mayor riesgo con la administración de clonazepam.

Por lo tanto, los pacientes deben ser monitorizados para detectar signos de comportamientos e ideas suicidas y, de ser el caso, debe considerarse el tratamiento adecuado. Los pacientes (y cuidadores de los pacientes) deben buscar consejo médico si apareciesen signos de comportamientos e ideas suicidas.

Los pacientes con un historial de depresión y/o intentos de suicidio deben mantenerse bajo estricta vigilancia.

Clonazepam se debe utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia pulmonar crónica, o con deterioro de la función renal o hepática, en ancianos o en pacientes debilitados. En estos casos generalmente se debe reducir la dosis.

Al igual que con todos los demás medicamentos antiepilépticos, el tratamiento con clonazepam (aunque de corta duración) no debe ser interrumpido abruptamente, sino que debe retirarse mediante la reducción gradual de la dosis para evitar el riesgo de precipitar un estado epiléptico. Esta precaución también debe tener cuidado al retirar otro medicamento mientras el paciente todavía está recibiendo terapia con clonazepam.

El uso prolongado de benzodiacepinas puede provocar el desarrollo de dependencia con síntomas de abstinencia cuando se abandona la administración del mismo.

Clonazepam sólo podrá utilizarse con especial precaución en pacientes con ataxia cerebelosa espinal o, en caso de intoxicación aguda con alcohol o drogas y en pacientes con daño hepático grave (por ejemplo, cirrosis hepática).

Debe evitarse el uso concomitante de clonazepam con alcohol y/o depresores del SNC. El uso concomitante con estas sustancias tiene el potencial de aumentar los efectos clínicos de clonazepam, los que incluyen: sedación severa, depresión respiratoria y/o cardio-vascular clínicamente relevante, en ambos casos (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Clonazepam debe utilizarse con extrema precaución en pacientes con antecedentes de abuso de alcohol o drogas.

En lactantes y niños pequeños; clonazepam puede causar aumento de la producción de saliva y secreción bronquial. Por lo tanto, se debe prestar especial atención al mantenimiento de la permeabilidad de las vías respiratorias.

La dosis de clonazepam debe ajustarse cuidadosamente a las necesidades individuales de los pacientes con enfermedades preexistentes de las vías respiratorias (por ejemplo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o hepática y en pacientes en tratamiento con otros medicamentos de acción central o agentes anticonvulsivos (antiepilépticos) (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción). Los efectos sobre el sistema respiratorio pueden ser agravados por la obstrucción pre-existente de las vías respiratorias o daño cerebral o si se han dado otros medicamentos que pudiesen deprimir la respiración. Como regla general, este efecto puede evitarse mediante un ajuste cuidadoso de la dosis a las necesidades individuales.

Clonazepam es considerado (probablemente) como un no porfirinogénico, aunque existen pruebas contradictorias. Por lo tanto, en pacientes con porfiria, clonazepam debe ser utilizado con cuidado.

Al igual que todos los medicamentos de este tipo, clonazepam puede (dependiendo de la dosis, la administración y la susceptibilidad individual) modificar las reacciones del paciente (por ejemplo, la capacidad, el comportamiento al conducir vehículos). (ver Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas)

Como regla general, a los pacientes epilépticos no se les debe permitir conducir. Incluso cuando se encuentren adecuadamente controlados con clonazepam, se debe recordar que cualquier aumento en la dosis o alteración en los horarios de administración puede modificar las reacciones de los pacientes, dependiendo de la susceptibilidad individual. En casos de pérdidas o de duelo, el ajuste psicológico puede ser inhibido por las benzodiacepinas. Los pacientes con problemas hereditarios raros, de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactasa o malabsorción de glucosa-galactosa, no deben tomar este medicamento.

PRECAUCIONES:

La revisión de 199 estudios clínicos de 11 drogas antiepilépticas han demostrado que los pacientes que recibían medicamentos antiepilépticos tiene casi dos veces el riesgo del comportamiento o pensamiento suicida (0.43 por ciento) comparado a los pacientes que recibían placebo (0.24 por ciento). Esta diferencia fue cerca de un caso adicional de pensamiento o comportamiento suicida por cada 500 pacientes tratados con drogas antiepilépticas versus placebo.

Cuatro de los pacientes que fueron seleccionados al azar para recibir una de las drogas antiepilépticas cometieron suicidio, mientras que en el grupo placebo no hubo ningún paciente que lo hiciera.

Se recuerda a los médicos que deben aconsejar e instruir a sus pacientes, familiares y personal auxiliar que deben estar atentos para identificar tempranamente los signos y/o síntomas de pensamientos y/o comportamiento suicida así como los cambios de humor.

Los pacientes y/o familiares deben ponerse en contacto con su médico, si perciben cambios de humor en el paciente o que presenten comportamiento y/o pensamiento suicida.

ADVERTENCIAS:

El uso de este medicamento puede producir o incrementar pensamientos y/o comportamiento suicida.

Los profesionales de la salud prescriptores o quienes están al cuidado de los pacientes así como sus familiares deben estar alertas con la finalidad de identificar tempranamente la aparición o el empeoramiento de la depresión, pensamientos o comportamiento suicida o cualquier cambio inusual en el humor o comportamiento.

Estos efectos adversos pueden producirse en los pacientes que reciben tratamiento con estos medicamentos para el tratamiento de la epilepsia, cefalea, migraña, dolor neuropático o cualquier otra indicación durante el tratamiento.

Dependencia: El uso de benzodiacepinas puede conducir al desarrollo de dependencia física y psíquica de estos productos (ver Reacciones adversas). En particular, el tratamiento a largo plazo o en dosis altas, puede conducir trastornos reversibles, como disartria, disminución de la coordinación motora y trastorno del desplazamiento (ataxia), nistagmo y visión (diplopía). Además, el riesgo de amnesia anterógrada, puede ocurrir con el uso de benzodiacepinas en dosis terapéuticas, incrementándose este riesgo con dosis más altas. Los efectos amnésicos pueden estar asociados con un comportamiento inapropiado. Con ciertas formas de epilepsia, es posible un aumento en la frecuencia de convulsiones (ver Reacciones adversas) durante el tratamiento a largo plazo. El riesgo de dependencia aumenta con la dosis y la duración del tratamiento; es también mayor en pacientes con un historial médico de alcohol y/o abuso de drogas.

Una vez que se desarrolla dependencia física, la interrupción brusca del tratamiento puede estar acompañada de síntomas de abstinencia. Durante el tratamiento a largo plazo, los síntomas de abstinencia pueden desarrollarse después de un largo período de uso, especialmente con dosis altas o si la dosis diaria se reduce rápidamente o es interrumpida bruscamente. Los síntomas incluyen temblores, sudoración, agitación, trastornos del sueño y ansiedad, dolores de cabeza, dolor muscular, ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión, irritabilidad y convulsiones epilépticas que pueden estar asociadas con la enfermedad subyacente. En casos graves, se pueden presentar los siguientes síntomas: pérdida de la percepción de la realidad, despersonalización, hiperacusia, entumecimiento y hormigueo de las extremidades, hipersensibilidad a la luz, al ruido y al contacto físico o alucinaciones. Debido a que el riesgo de síntomas de abstinencia es mayor después de la interrupción abrupta del tratamiento, se debe evitar el retiro brusco del medicamento, y el tratamiento - aunque sólo sea de corta duración - debe darse por concluido mediante la reducción gradual de la dosis diaria. El riesgo de síndrome de abstinencia es mayor cuando se utiliza concomitantemente con benzodiacepinas sedantes diurnas (tolerancia cruzada).

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN:

El esquema diseñado para tabletas de 0,5 mg facilita la administración de dosis diarias más bajas en las etapas iniciales del tratamiento.

Adultos: La dosis inicial no debe exceder de 1 mg/día. La dosis de mantenimiento para adultos normalmente está comprendida en el intervalo de 4 a 8 mg.

Ancianos: Los ancianos son especialmente sensibles a los efectos de los fármacos depresores centrales y pueden experimentar confusión. Se recomienda que la dosis inicial de clonazepam no exceda de 0,5 mg/día.

Estas son las dosis diarias totales que se dividirán en 3 o 4 dosis administradas a intervalos a lo largo del día. Si fuese necesario, las dosis más grandes se pueden administrar según criterio médico, hasta por un máximo de 20 mg al día. La dosis de mantenimiento debe lograrse después de 2 a 4 semanas de tratamiento.

Bebés y niños: Para asegurar el ajuste de dosis óptimo, los niños deben ser administrados con tabletas de 0,5 mg.

La dosis inicial no debe exceder de 0,25 mg/día para bebés y niños pequeños (1-5 años) y 0,5 mg/día para niños mayores. La dosis de mantenimiento, normalmente se encuentra dentro de los siguientes rangos:

• Niños en edad escolar (5 a 12 años): 3 a 6 mg

• Niños pequeños (1-5 años): 1 a 3 mg

• Bebés (de 0 a 1 año): 0,5-1 mg

En algunas formas de epilepsia infantil, ciertos pacientes pueden dejar de ser controlados adecuadamente con clonazepam. El control puede restablecerse mediante el incremento de la dosis o la interrupción del tratamiento con clonazepam durante 2 o 3 semanas. Durante la interrupción de la terapia, puede ser necesaria una cuidadosa monitorización y el uso de otros fármacos.

Modo de administración: El tratamiento debe iniciarse a dosis bajas. La dosis se puede aumentar progresivamente hasta que se haya encontrado la dosis de mantenimiento adecuado para el paciente individual.

La dosis de clonazepam debe ajustarse a las necesidades de cada individuo y depende de la respuesta individual a la terapia. La dosis de mantenimiento debe ser determinada conforme a la respuesta clínica y la tolerancia del paciente.

La dosis diaria debe ser dividida en 3 dosis iguales. Si las dosis no se dividen por igual, la dosis mayor debe ser administrada antes del retiro. Una vez que se ha alcanzado el nivel de dosis de mantenimiento, la cantidad diaria puede administrarse en una dosis única por las noches.

La administración simultánea de más de un fármaco antiepiléptico es una práctica común en el tratamiento de la epilepsia y puede llevarse a cabo con clonazepam. Puede ser necesario ajustar la dosis de cada fármaco para obtener el efecto óptimo. Si el estado epiléptico se produce en un paciente que recibe clonazepam oral, se podría controlar este estado administrando clonazepam por vía intravenosa. Antes de adicionar clonazepam a un régimen anticonvulsivo ya existente, se debe considerar que el uso de múltiples anticonvulsivos puede ocasionar un aumento de los efectos no deseados.

SOBREDOSIS:

Síntomas: Los síntomas de sobredosis o intoxicación varían mucho individualmente dependiendo de la edad, el peso corporal y la respuesta de cada individuo. Las benzodiacepinas comúnmente causan somnolencia, ataxia, disartria y nistagmo. La sobredosis de clonazepam raramente es mortal (si el fármaco de administra solo) pero puede llevar al coma, arreflexia, apnea, hipotensión y depresión cardiorrespiratoria. Si se produjese coma, este, generalmente dura unas pocas horas, pero puede ser más prolongado y cíclico, especialmente en pacientes de edad avanzada. Los efectos depresores respiratorios de las benzodiacepinas son más graves en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica grave.

Las benzodiacepinas potencian los efectos de otros depresores del sistema nervioso central, incluyendo el alcohol.

Manejo de la sobredosis:

1. Mantener las vías respiratorias sin obstrucciones y proveer de una ventilación adecuada.

2. Proveer de medidas de soporte según lo indicado por el estado clínico del paciente. En particular, los pacientes pueden requerir de un tratamiento sintomático para efectos cardiorrespiratorios o efectos en el sistema nervioso central.

3. Adicionalmente, debe interrumpirse la absorción mediante el uso de un método adecuado, por ejemplo usando un tratamiento de 1 a 2 horas con carbón activado. Si se emplease carbón activado, es imprescindible proteger las vías respiratorias para pacientes somnolientos o con desmayo.

4. Se puede considerar el lavado gástrico en caso de ingestión mixta, sin embargo, el lavado gástrico no es considerado como medida de rutina.

5. Pacientes asintomáticos por más de 4 horas, es poco probable que desarrollen síntomas.

6. El flumazenil es un antagonista de las benzodiacepinas, pero rara vez es necesario. Si la depresión del SNC es grave, considerar el uso de flumazenil. Esto sólo debe ser administrado bajo condiciones estrictamente controladas. Tiene una vida media corta (alrededor de una hora), por lo tanto, los pacientes administrados con flumazenil requerirán ser monitorizados después de que sus efectos hayan desaparecido. El flumazenil debe ser utilizado con extrema precaución en presencia de fármacos que reducen el límite convulsivo (por ejemplo, antidepresivos tricíclicos). Consultar la información de prescripción de flumazenil, para más información sobre el uso correcto de este medicamento. El flumazenil NO DEBE UTILIZARSE EN CASO DE SOBREDOSIS MIXTA O COMO "PRUEBA DE DIAGNÓSTICO"