Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Perú
AMIKABIOT 1G/4 ML Solución inyectable
Marca

AMIKABIOT 1G/4 ML

Sustancias

AMIKACINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

Caja , 1 Ampolla , 1 Jeringas , 5 Mililitros

Caja , 1 a 1000 Ampollas , 1/4 g/ml

COMPOSICIÓN:

Cada AMPOLLA contiene:

Amikacina 1 g

(como amikacina sulfato)

Excipientes c.s.p 4 mL


LISTA DE EXCIPIENTES:

Citrato de sodio dihidrato; metabisulfito de sodio; edetato disódico dihidrato; acido sulfúrico; agua para inyección.

MEDIFARMA S.A.

Jr. Ecuador Nº 787

Lima – Perú

Telf.: 332 6200

INDICACIONES:

AMIKABIOT® está indicado para el tratamiento a corto plazo de las infecciones causadas por cepas de bacterias Gram-negativas susceptibles, incluidas las especies de Pseudomonas, E. coli, Proteus indol (+) e indol (-), Providencia, el grupo Klebsiella-Enterobacter-Serratia, y Acinetobacter.

Este antibiótico ha demostrado ser eficaz en:

• En el tratamiento de la bacteriemia, septicemia y sepsis neonatal.

• En el tratamiento de infecciones graves de las vías respiratorias, huesos y articulaciones; SNC (incluyendo meningitis); de infecciones intra-abdominal (incluyendo peritonitis); quemaduras e infecciones postoperatorias (incluyendo la cirugía vascular).

• En el tratamiento de infecciones graves, complicadas y recurrentes, de las vías urinarias, causadas por bacterias gram-negativas. Por el contrario, como los otros aminoglucósidos, la amikacina no está indicada en los episodios infecciosos iniciales y sin complicaciones del tracto urinario, cuando el agente causal es sensible a los antibióticos potencialmente menos tóxicos.

• En la terapia de infecciones causadas por Staphylococcus; por lo tanto, se puede adoptar como terapia de ataque en el caso de las infecciones que se sospecha o se sabe son estafilocócicas, cuando el paciente es alérgico a otros antibióticos, o hay una infección mixta con estafilococos Gram-negativos.

• En la terapia de sepsis neonatal, cuando la prueba de sensibilidad indica que otros aminoglucósidos no se pueden utilizar. En esos casos, también puede estar indicado el tratamiento concomitante con un antibiótico de tipo penicilina, debido a la posibilidad de sobreinfección por bacterias Gram-positivas (estreptococos o neumococos).

AMIKABIOT® es capaz de combatir las infecciones por bacterias Gram-negativas resistentes a la gentamicina y a la tobramicina, particularmente de Proteus rettgeri, Providencia suarti, Serratia mercescens y Pseudomonas aeruginosa.

Deben tenerse en cuenta las directrices oficiales sobre el uso adecuado de agentes antibacterianos.


ACCIÓN FARMACOLÓGICA:

Propiedades farmacodinámicas: La amikacina es un antibiótico semisintético que pertenece al grupo de aminoglucósidos. El mecanismo de acción de tipo bactericida, es análoga a la de los otros aminoglucósidos y se lleva a cabo por medio de la inhibición de la síntesis de proteínas del microorganismo para que ocurra una conexión muy estable entre el antibiótico y el punto de fijación ribosomal.

La amikacina tiene "in vitro" un amplio espectro de acción que incluye numerosos microorganismos tanto bacterias Gram-positivas como Gram-negativas: Staphylococcus aureus (incluyendo cepas productoras de penicilinasa y las resistentes a la meticilina), E. Coli, Klebsiella pneumoniae, Pseudomonas aeruginosa, Proteus indol positivo y negativo, Providencia stuarti, Salmonella s.p.p., Shigella s.p.p., Acinetobacter, Enterobacter, Serratia, Citrobacter.

La amikacina no es degradada por la mayoría de las enzimas que inactivan a otros aminoglucósidos, para los microorganismos que son resistentes a la gentamicina, la tobramicina y la kanamicina son bastantes sensibles a la amikacina.

Propiedades farmacocinéticas: Los estudios cinéticos han demostrado que el pico máximo en suero es de (22.8 µg/mL) después de la administración de 7.5 mg/kg/I.M., esto se logra en 30-60 min y la vida media en plasma del fármaco, en pacientes con función renal normal, es de 2-3 horas. Los niveles sanguíneos terapéuticamente útiles se mantienen durante 10-12 horas después de la administración. Después de la administración I.V. lenta (7.5 mg/kg en 1-2 h), la amikacina muestra los niveles sanguíneos al final de la infusión de 37.5 µg/mL con una vida media de aproximadamente dos horas. El fármaco no es metabolizado por el organismo y su eliminación es a través de los riñones (más del 90% de la dosis administrada se excreta en la orina dentro de las 24 h). La unión a proteínas séricas es inferior al 10%. La amikacina se difunde rápidamente en los tejidos y fluidos corporales, tales como la cavidad peritoneal, líquido pleural, las secreciones bronquiales, alcanzando niveles terapéuticamente útiles, oscilando entre el 10-20% de los niveles séricos. La amikacina alcanza niveles séricos de 10-20%, a través de las meninges intactas, llegando incluso a niveles iguales a 50% en el caso de meninges inflamadas. La amikacina cruza la barrera placentaria y se encuentra en la sangre fetal y el líquido amniótico alcanzando concentraciones significativas.

Los datos recogidos en los ensayos clínicos con múltiples dosis diarias muestran que los niveles de fármaco en el líquido cefalorraquídeo de niños normales son más o menos igual al 10-20% de las concentraciones séricas y pueden alcanzar el 50% en presencia de meningitis.

Administración intramuscular e intravenosa: En los recién nacidos, especialmente en bebés prematuros la eliminación renal de amikacina se reduce. En un estudio realizado en recién nacidos (1-6 días de edad postnatal) agrupados de acuerdo con su peso al nacer (<2000, 2000-3000 y >3000 g), se administró amikacina por vía intramuscular y/o intravenosa a una dosis de 7.5 mg/kg. El aclaramiento en lactantes >3000g fue de 0.84 mL/min/kg, y la vida media terminal fue de aproximadamente 7 horas. En este grupo el volumen de distribución inicial y el volumen de distribución en estado estacionario fueron, respectivamente, 0.3 mL/kg y 0.5 mg/kg. En los grupos de bajo peso al nacer el aclaramiento/kg fue menor y la vida media más larga. La administración repetida de dosis cada 12 horas en todos los grupos indicados anteriormente no produjo acumulación a los 5 días de régimen.

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad al principio activo o a cualquiera de los excipientes incluidos en el ítem de Lista de excipientes.

• La inyección de sulfato de amikacina está contraindicada en pacientes con alergia conocida a amikacina o a cualquiera de los excipientes.

• A raíz de una historia de hipersensibilidad o reacciones tóxicas graves a los aminoglucósidos, el uso de cualquier aminoglucósido está contraindicado debido a la sensibilidad cruzada conocida de los pacientes a los fármacos de esta clase.

• Contraindicado durante el embarazo y la lactancia.

REACCIONES ADVERSAS:

Todos los aminoglucósidos tienen el potencial de inducir la ototoxicidad, toxicidad renal, y el bloqueo neuromuscular. Estos efectos tóxicos se producen con mayor frecuencia en pacientes con insuficiencia renal, en pacientes tratados con otros fármacos ototóxicos y nefrotóxicos, con dosis más altas o períodos de tratamiento más largos de lo recomendado.

El listado presenta la clasificación por órganos y sistemas con la terminología MedDRA y la frecuencia utilizando las siguientes categorías: Muy comunes (≥ 1/10), comunes (≥ 1/100, < 1/10), no comunes (≥ 1/1 000, < 1/100), raras (≥ 1/10 000, < 1/1 000), muy raros (<1/10 000), no conocida (la frecuencia no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

Clasificación por Sistema o Órgano

Frecuencia

Terminología MedDRA

Infecciones e infestaciones

No común

Sobreinfecciones o colonización con bacterias o levaduras resistentesa

Enfermedades de la sangre y el sistema linfático

Raro

Anemia, eosinofilia

Trastornos del sistema inmunológico

No conocida

Respuesta anafiláctica (reacción anafiláctica, shock anafiláctico y reacciones anafilactoides), hipersensibilidad

Trastornos metabólicos y nutricionales

Raro

Hipomagnesemia

Trastornos del sistema nervioso

No conocida

Parálisisa

Raro

Temblora, parestesiasa, dolor de cabeza, mareosa

Trastornos oculares

Raro

Ceguerab, isquemia retinianab

Trastornos del oído y del laberinto

Raro

Tinnitusa, pérdida de la audicióna

No conocida

Sorderaa, pérdida de audición neurosensorial a

Trastornos vasculares

Raro

Hipotensión

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastino

No conocida

Apnea, broncoespasmo

Trastornos gastrointestinales

No conocida

Nauseas, vómito

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

No conocida

Rash cutáneo

Raro

Prurito, urticaria

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

Raro

Artralgia, espasmos muscularesa

Trastornos renales y urinarios

No conocida

Insuficiencia renal aguda, nefropatía tóxica, células en la orinaa

Raro

Oliguriaa, aumento de la creatinina en sangrea, albuminuria, azotemia, células rojas de la sangre en la orinaa, células blancas de la sangre en la orinaa

Trastornos generales y condiciones relacionados con el sitio de administración

Raro

Pirexia

a Ver el ítem de Advertencias.

b Amikacina no está formulada para uso intravítreo. La ceguera y la isquemia retiniana se han reportado después de la administración intravítrea (inyección en el ojo) de amikacina.

Los cambios de la función renal son generalmente reversibles cuando se interrumpe el tratamiento.

Los efectos tóxicos a nivel del octavo nervio craneal pueden causar pérdida de la audición, pérdida del equilibrio, o ambos. La amikacina afecta principalmente la función auditiva. El daño coclear incluye la sordera de alta frecuencia y por lo general se produce antes de la pérdida clínica de la audición que puede detectarse mediante pruebas de audiometría.

INCOMPATIBILIDADES:

Este medicamento no debe mezclarse con otros medicamentos excepto los mencionados en el ítem de Lista de excipientes.

Se debe evitar la administración, simultánea o continua, de otros antibióticos, para uso tópico o, en general, que son notoriamente neuro o nefrotóxico, en particular: Kanamicina, gentamicina, tobramicina, neomicina, estreptomicina, cefaloridina, viomicina, polimixina B, colistina, vancomicina.

La amikacina no debe administrarse junto con diuréticos potentes (por ejemplo: El ácido etacrínico, furosemida, manitol).

De hecho, algunos diuréticos son por sí diuréticos ototóxicos y también, si se administra por vía I.V., aumentan la toxicidad de los aminoglucósidos, alteran las concentraciones en el suero y en los tejidos.


INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:

• Se debe evitar el uso concomitante o posterior de otros agentes neurotóxicos, ototóxicos o nefrotóxicos, particularmente bacitracina, cisplatino, anfotericina B, ciclosporina, tacrolimus, cefaloridina, paromomicina, viomicina, polimixina B, colistina, vancomicina, u otros aminoglucósidos kanamicina, gentamicina , tobramicina, neomicina, estreptomicina, tanto por vía sistémica como tópicamente debido a la posibilidad de efectos aditivos.

• Un aumento de la nefrotoxicidad se ha reportado después de la administración parenteral concomitante de antibióticos aminoglucósidos y cefalosporinas.

• El uso concomitante de cefalosporinas puede elevar falsamente las determinaciones de creatinina sérica.

• La amikacina no debe administrarse junto con diuréticos potentes (por ejemplo: Ácido etacrínico, furosemida, manitol) ya que los diuréticos son en sí mismos ototóxicos. Cuando se administran intravenosamente, los diuréticos pueden incrementar la toxicidad de los aminoglicósidos al alterar sus concentraciones tanto séricas como tisulares.

• Una reducción en el suero también puede ocurrir cuando un fármaco aminoglucósido o penicilínico se administran in vivo por vías separadas.

• Existe un mayor riesgo de hipocalcemia cuando los aminoglucósidos se administran con bifosfonatos.

• Existe un mayor riesgo de nefrotoxicidad y posiblemente de ototoxicidad cuando los aminoglucósidos se administran con compuestos de platino.

• En los neonatos la indometacina puede aumentar la concentración de amikacina en plasma.

• Existe el riesgo de parálisis respiratoria en pacientes que reciben anestésicos, agentes bloqueadores neuromusculares, tales como succinilcolina, decametonio, atracurio, rocuronio, vecuronio, o en pacientes que reciben transfusiones de sangre masivas con anticoagulante a base de citrato.

ADVERTENCIAS:

Es aconsejable realizar un antibiograma antes de iniciar el tratamiento.

La amikacina todavía puede ser adoptada como tratamiento inicial, cuando se sospecha de una infección originada por bacterias Gram-negativas y todavía no están disponibles los resultados de la prueba de sensibilidad.

Sin embargo, la decisión de continuar el tratamiento con este antibiótico debe basarse en los resultados de las pruebas de sensibilidad, la gravedad de la infección, la respuesta del paciente y teniendo en cuenta las advertencias dadas a continuación.

Se debe tener precaución en pacientes con insuficiencia renal preexistente, o daño auditivo o vestibular pre-existente. Los pacientes tratados con aminoglucósidos parenterales deben permanecer bajo estrecha vigilancia clínica debido al potencial de ototoxicidad y nefrotoxicidad asociado a su uso. La seguridad no ha sido establecida para períodos de tratamiento que son más de 14 días.

Neuro/Ototoxicidad: La neurotoxicidad, manifestada como ototoxicidad auditiva vestibular y/o bilateral, puede ocurrir en pacientes tratados con aminoglucósidos. El riesgo de ototoxicidad inducida por aminoglucósidos es mayor en pacientes con función renal alterada o en aquellos cuya terapia se prolonga más allá de 5-7 días de tratamiento, incluso en pacientes sanos.

Típicamente, la sordera se dirige hacia las ondas acústicas de alta frecuencia, para lo cual sólo se puede determinar por medio de pruebas audiométricas. También pueden aparecer mareos, que son el índice de lesión vestibular.

Otras manifestaciones de neurotoxicidad pueden incluir adormecimiento, sensibilidad de la piel, espasmos musculares y convulsiones.

Los pacientes que desarrollan daño coclear o vestibular pueden no tener síntomas durante el tratamiento que pueda advertirles del desarrollo de la toxicidad del octavo nervio, y pueden dar lugar a la sordera bilateral irreversible total o parcial o mareos después de la suspensión del tratamiento.

La ototoxicidad inducida por amikacina es normalmente irreversible. No se conoce el potencial de ototoxicidad de amikacina en los niños. Siempre y cuando no se dispone de más datos, este antibiótico se debe utilizar en pediatría, sólo cuando los ensayos de sensibilidad indican que otros aminoglucósidos no pueden ser utilizados y cuando el niño puede ser controlado estrictamente por la aparición de toxicidad en este nivel.

Toxicidad neuromuscular: Después de la inyección parenteral, la instilación tópica (como en el lavado ortopédico y abdominal o en el tratamiento local de empiema) y después del uso oral de aminoglucósidos se ha informado de bloqueo neuromuscular y parálisis respiratoria. La posibilidad de parálisis respiratoria debe tenerse en cuenta si se administran aminoglucósidos por cualquier vía, especialmente en pacientes que reciben anestésicos, agentes de bloqueo neuromuscular.

Si se produce un bloqueo neuromuscular, las sales de calcio pueden revertir la parada respiratoria, pero puede ser necesaria la ventilación mecánica.

El bloqueo neuromuscular y parálisis muscular se han demostrado en animales de laboratorio tratados con altas dosis de amikacina.

Los aminoglucósidos se deben utilizar con precaución en pacientes con trastornos musculares tales como la miastenia gravis o Parkinson ya que estos fármacos pueden agravar la debilidad muscular debido a su efecto curare sobre la unión neuromuscular.

Nefrotoxicidad: Los aminoglucósidos son potencialmente nefrotóxicos.

La nefrotoxicidad es independiente del pico obtenido en plasma (Cmax). El riesgo de nefrotoxicidad se incrementa en pacientes con función renal alterada y en los que recibieron dosis altas o una terapia prolongada.

Los pacientes deben ser bien hidratados durante el tratamiento y la función renal debe ser monitoreada por los métodos habituales antes de iniciar la terapia y diariamente, durante el curso del tratamiento. Es necesaria una reducción de la dosis si hay evidencia de una disfunción renal, como la presencia de cilindros urinarios, glóbulos blancos o rojos en el sedimento, albuminuria, una disminución del aclaramiento de creatinina, disminución de la densidad específica de la orina, aumento de BUN, creatinina sérica u oliguria. Si aumenta la azotemia, o si hay una disminución progresiva en la excreción urinaria, el tratamiento debe interrumpirse.

Los pacientes ancianos pueden experimentar una reducción de la función renal que puede no ser evidente en las pruebas de laboratorio de rutina, como BUN o creatinina sérica. Un examen de la depuración de creatinina puede ser más útil. Es muy importante controlar la función renal en pacientes ancianos durante el tratamiento con aminoglucósidos. Particularmente en pacientes con insuficiencia renal conocida o sospechada, y en pacientes con funcionalidad inicialmente normal, pero que se ha alterado durante el curso del tratamiento, hay que vigilar constantemente su función renal y el octavo nervio craneal. Las concentraciones séricas de amikacina deben ser controlados siempre que sea posible para asegurar niveles adecuados y para evitar niveles potencialmente tóxicos. La orina debe revisarse en cuanto a la reducción del peso específico, proteinuria, y la presencia de células o de cilindros en el sedimento. La azotemia, creatinina sérica o aclaramiento de creatinina debe revisarse periódicamente. Se recomienda efectuar audiometrías en serie, en lo posible en pacientes con edad suficiente para poder ser evaluados, sobre todo en pacientes de alto riesgo. La aparición de evidencias de ototoxicidad (mareo, vértigo, tinnitus, zumbidos en los oídos o pérdida de audición) o de nefrotoxicidad requiere un ajuste de la dosis o la suspensión del tratamiento, según los casos. El uso simultáneo y/o secuencial sistémico, oral o tópico de otros fármacos neurotóxicos o nefrotóxicos debe ser evitado. Otros factores que pueden aumentar el riesgo de toxicidad son la edad avanzada y la deshidratación. La inactivación de aminoglucósidos es clínicamente significativa sólo en pacientes con insuficiencia renal grave. La inactivación puede continuar en la muestra de fluido corporal recogida para el análisis, causando lecturas inexactas de aminoglucósidos. Estas muestras deben manejarse adecuadamente (valoradas rápidamente, congeladas o tratadas con ß-lactamasas).

Reacciones alérgicas:

• La inyección de sulfato de amikacina en viales contiene metabisulfito de sodio; esta sustancia puede provocar reacciones de tipo alérgico sensibles incluyendo los síntomas de shock anafiláctico y ataques de asma menos grave o peligroso para la vida del paciente. Se desconoce la sensibilidad al sulfito en la población general, aunque es probablemente baja. Esta sensibilidad es más común en los asmáticos que en los sujetos no asmáticos.

• Es posible la alergia cruzada a otros aminoglucósidos.

• Es posible al igual que con otros antibióticos, que la terapia con amikacina induce la aparición de una sobreinfección por gérmenes resistentes, en cuyo caso es necesario establecer una terapia apropiada. En los casos en que la amikacina este indicado en asociación con otros antibióticos, debe evitarse mezclar estos agentes tanto en las jeringas como en los frascos de administración por infusión.

• Los aminoglucósidos son rápida y casi completamente absorbidos cuando se aplica tópicamente en combinación con procedimientos quirúrgicos, con la excepción de la vejiga urinaria.

• Se han comunicado casos de sordera irreversible, insuficiencia renal y muerte por bloqueo neuromuscular tras irrigación tanto de campos quirúrgicos extensos como pequeños con preparaciones de aminoglucósidos.

• Como con otros antibióticos, el uso de amikacina puede resultar en crecimiento excesivo de organismos no susceptibles. Si esto ocurre, necesitamos una terapia apropiada.

• Después de la administración intravítrea (inyección en el ojo) de amikacina se ha evidenciado una isquemia retiniana que en ocasiones puede resultar en una pérdida permanente de la visión.

• Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: No se han realizado estudios de los efectos relacionados con la capacidad para conducir y utilizar máquinas. Debido a la presencia de algunas reacciones adversas, la capacidad para conducir y utilizar máquinas puede verse afectada.

• Debe comunicarse con su médico o farmacéutico para cualquier aclaración sobre la utilización del producto y si presenta alguna reacción adversa que no estuviese descrita en el inserto.

• No utilizar después de la fecha de expira impresa en el envase.


PRECAUCIONES:

Embarazo: La seguridad del uso de amikacina en el curso de embarazo aún no se ha establecido, por lo tanto en el estado de embarazo y en la primera semana de infancia del neonato, el producto debe ser administrado en casos de necesidad bajo supervisión médica directa.

Se dispone de datos limitados sobre el uso de aminoglucósidos en el embarazo. Los aminoglucósidos pueden causar daño fetal. Los aminoglucósidos atraviesan la barrera placentaria y ha habido informes de sordera congénita bilateral total e irreversible en niños cuyas madres se les administró estreptomicina durante el embarazo. Aunque no se ha reportado efectos adversos en los fetos y bebés de mujeres embarazadas tratadas con otros aminoglucósidos, el riesgo potencial permanece. Si se administra amikacina durante el embarazo o si la paciente queda embarazada mientras está tomando este medicamento, se le debe informar del riesgo potencial para el feto.

Lactancia: No se sabe si amikacina se excreta en la leche humana. Por lo tanto, debe decidir si interrumpir la lactancia o la terapia.

Fertilidad: Los estudios de toxicidad reproductiva en ratas y ratones no mostraron efectos sobre la fertilidad o toxicidad fetal. La administración de amikacina en las mujeres embarazadas y recién nacidos debe llevarse a cabo solamente en caso de necesidad absoluta y bajo supervisión médica.

Uso pediátrico: Los aminoglucósidos son para utilizarse con precaución en los bebés prematuros y neonatos debido a la inmadurez renal de estos pacientes y a la prolongación resultante de la semivida plasmática de estos fármacos.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Adultos y niños mayores de 12 años: La dosis intramuscular o intravenosa recomendada para adultos y adolescentes con función renal normal (aclaramiento de creatinina ≥ 50 mL/min) es de 15 mg/kg/día, administrada como una sola dosis diaria o dividida en dos dosis iguales, o 7.5 mg/kg cada 12 horas. La dosis diaria total no debe exceder de 1.5 g. En los pacientes con endocarditis, neutropenia febril, la dosis debe administrarse dos veces al día, ya que no se tiene suficientes datos para apoyar la administración una vez al día.

Niños con edades comprendidas entre las 4 semanas y 12 años: La dosis intramuscular o intravenosa (infusión venosa lenta) recomendada para los niños con función renal normal es de 15-20 mg/kg/día administrada como una única dosis de 15-20 mg/kg o fraccionado en dos dosis de 7.5 mg/kg cada 12 horas. En los pacientes con endocarditis, neutropenia febril, la dosis debe administrarse dos veces al día, ya que no se tiene suficientes datos para apoyar la administración una vez al día.

Neonatos: Una dosis de sensibilización inicial de 10 mg/kg seguido de 7.5 mg/kg cada 12 horas.

Recién nacidos prematuros: La dosis recomendada en los recién nacidos prematuros es de 7.5 mg/kg cada 12 horas. La duración media del tratamiento con amikacina debe ir de 7 a 10 días, de dosificación establecidos en adultos o niños; con dicho esquema, si los gérmenes son sensibles y no complicados, las infecciones deben responder favorablemente dentro de las 48 horas.

Si después de 4-5 días no se manifiesta la respuesta clínica deseada, se debe interrumpir el tratamiento y controlar de nuevo la sensibilidad del germen en cuestión. La falta de respuesta puede ser debida a la resistencia del germen, o a la presencia de focos sépticos, lo que requiere un drenaje quirúrgico.

Cuando es necesario un período de tratamiento superior a 10 días, se debe comprobar la función renal diaria y auditiva.

En pacientes con función renal deteriorada, en la medida de lo posible, siempre comprobar la concentración sérica de amikacina, y ajustar la dosis:

a) Mediante la administración de las dosis, en sujetos con la función normal, a intervalos más largos;

b) Mediante la administración de dosis reducidas en comparación con lo normal, y manteniendo los intervalos de tiempo fijos.

En ambos casos, se debe comprobar el Clearance de creatinina y los niveles séricos de creatinina, ya que estos datos se correlacionan con la vida media del antibiótico en pacientes con función renal alterada. Específicamente: Si no se sabe la tasa de CC (aclaramiento de creatinina) y el estado del paciente es estable, el intervalo entre dosis se calcula multiplicando el valor de la tasa de creatinina sérica para 9 (por ejemplo: 2 mg/100 mL de creatinina x 9 = 18 horas de intervalo); si es preferible administrar la amikacina a intervalos fijos, primero que todo es necesario comprobar las concentraciones del antibiótico en suero, para asegurarse de que no exceden el rango de 35 µg/mL. Si esto no es posible, y las condiciones del paciente son estables, teniendo a disposición el valor de CC y creatinina, se puede comenzar con una dosis inicial de 7.5 mg/kg y establecer el intervalo en 12 horas. La dosis a administrar posteriormente, cada 12 horas, se calcularán de acuerdo con la siguiente fórmula:

CC calculado del paciente

x dosis de ataque (=7.5 mg x peso corporal)

CC teórico normales

Alternativamente, si se conoce el valor de "estado estacionario" de creatinina, se puede dividir la dosis normal para este valor, y por lo tanto obtener la dosificación reducida para ser administrada cada 12 horas.

Para la vía de administración intravenosa, la dosis inicial, la dosis diaria y la cantidad total de amikacina a administrar, siguen siendo los mismos que los descritos para la inyección intramuscular, al igual que el modo de administración (2-3 dosis por día a intervalos regulares).

En los adultos, el antibiótico se administra diluyendo el vial de 1 g en 200 mL de solución salina, solución de glucosa al 5%, solución de Lactato de Ringer; e infundido en 60 minutos.

La amikacina no se debe combinar con otras sustancias para ser infundido, sino que se administra solo, de acuerdo con el régimen establecido.

Recomendaciones específicas para la administración intravenosa: En los pacientes pediátricos la cantidad de diluyente a utilizar dependerá de la cantidad de amikacina tolerada por el paciente. Normalmente, la solución debe ser infundida en un tiempo comprendido entre 30 y 60 minutos. Los bebés deben recibir la infusión en un intervalo de tiempo entre 1 y 2 horas. Los diluyentes que son compatibles para la infusión son los siguientes: Solución Salina, Dextrosa al 5%, Lactato de Ringer. La amikacina no se debe combinar con otras sustancias para ser infundido, sino que se administra solo, de acuerdo con el régimen establecido.

TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS:

En caso de sobredosis, existe el riesgo general de reacciones nefro-oto y neurotóxica (bloqueo neuromuscular). El bloqueo neuromuscular con paro respiratorio necesita de un tratamiento adecuado incluyendo la aplicación de calcio iónico (tal como gluconato o lactobionato en solución al 10-20%). En caso de sobredosis o reacción tóxica, la diálisis peritoneal o la hemodiálisis ayudará en la eliminación de amikacina de la sangre. También pueden reducirse los niveles de fármaco por medio de hemofiltración arteriovenosa continua. En neonatos puede considerarse la posibilidad de transfusión exsanguínea.

PRECAUCIONES ESPECIALES DE CONSERVACIÓN:

Almacenar a temperatura no mayor de 30 °C. No congelar.