Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Ecuador
SIMARÍN Q MAXNERGY Cápsulas
Marca

SIMARÍN Q MAXNERGY

Sustancias

COENZIMA Q10, SILIMARINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Cápsulas

Presentación

Caja, Blíster, 20 Cápsulas,

COMPOSICIÓN

Simarín® Q MAX cada cápsula contiene:

Silimarina

250 mg

Coenzima Q10

50 mg

Tiamina (vitamina B1)

4 mg

Riboflavina (vitamina B2)

4 mg

Nicotinamida (vitamina B3)

12 mg

Piridoxina (vitamina B6)

4 mg

Cianocobalamina (vitamina B12)

1.320 mg

Pantotenato de calcio (vitamina B5)

8 mg

Ácido Fólico (vitamina B9)

1 mg

Ácido Ascórbico (vitamina C)

60 mg

INDICACIONES

Simarín® Q MAX está indicado para la profilaxis y tratamiento del hígado graso no alcohólico y complicaciones como la resistencia a la insulina y su progresión hacia los componentes del Síndrome Metabólico (diabetes, obesidad, hipertrigliceridemia, HDLc bajo, hipertensión).

Además está indicado en el tratamiento de enfermedades crónicas y degenerativas. Alteraciones de origen tóxico-metabólico, producidas por intensa peroxidación o por medicamentos hepatotóxicos: esteatosis hepática, hepatitis alcohólica, cirrosis hepática.


ACCIÓN TERAPÉUTICA

La silimarina actúa en el hepatocito estabilizando la membrana celular lesionada y hace efectiva una compleja protección del hígado frente a influencias nocivas, logrando la recuperación de las células hepáticas ya lesionadas. Además ejerce una acción sinérgica evitando la activación de las fosforilasas IKKB y PKC0, responsables del bloqueo del receptor de insulina y de la inhibición de la expresión del transportador intracelular de glucosa Glut4, y del consiguiente desarrollo de la resistencia a la insulina, evitando de esta forma el hiperinsulinismo y la hiperglicemia responsables de la activación de la lipogénesis de novo y del depósito de lípidos en el hígado y de la dislipidemia típica de la resistencia a la insulina (LDLc elevado, hipertrigliceridemia y HDLc bajo).

La coenzima Q10 es producida por el organismo, la biosíntesis disminuye con la edad y con la presencia de enfermedades crónicas. La coenzima Q10 es crucial en la fosforilación oxidativa mitocondrial, proceso de síntesis del ATP. La acción de la coenzima Q10, evita el estrés oxidativo responsable de la evolución a la fase inflamatoria de la esteatohepatitis, la fibrosis y la cirrosis. Además, evitan el consumo de ON endotelial, impidiendo de esta forma el desarrollo de disfunción endotelial y la posterior evolución a aterosclerosis, hipertensión, trombogénesis, etc.

La elevada concentración de coenzima Q10 en las membranas celulares demuestra su acción antioxidante, recupera el efecto antioxidante del tocoferol y ascorbato, estimula el crecimiento celular e inhibe la apoptosis.

Las vitaminas del complejo B constituyen una unidad funcional en el metabolismo intermedio. Influyen sobre la función enzimática en el metabolismo de la albúmina y de los hidratos de carbono. Poseen también una acción hepatoprotectora, acelerando la recuperación del parénquima hepático dañado y facilitando la función desintoxicadora del hígado. Además, si se considera la significativa disminución de las vitaminas del complejo B que se presenta en las hepatopatías por la pérdida de la capacidad de almacenamiento, la administración de vitaminas del complejo B está indicada.

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, desempeña un papel importante en numerosos procesos fisiológicos, incluyendo la producción de colágeno y la síntesis de proteínas. También ayuda a la cicatrización de heridas y es compatible con el sistema inmune. La vitamina C es importante en la red de defensa contra la oxidación y la inflamación, ya que promueve la síntesis de glutatión, el principal desintoxicante celular.

La vitamina C también aumenta la actividad de las enzimas antioxidantes tales como superóxido dismutasa (SOD) y glutatión peroxidasa (GPx). Adicionalmente también reduce la cantidad de un producto de oxidación, malondialdehído (o malonaldehído) en el hígado, lo que indica una reducción de la tensión oxidativa.

La sinergia de los componentes de Simarín® Q MAX ofrece además de su acción antifibrótica hepática, la prevención del desarrollo de la resistencia a la insulina y del estrés oxidativo, causantes de la lipogénesis de novo hepática y de su progresión a hígado graso, esteatohepatitis y cirrosis, además de ser responsables también de la disfunción endotelial y de la aparición de todos los componentes del Síndrome Metabólico, con el consiguiente incremento del riesgo cardiovascular.

CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de la fórmula.

EFECTOS ADVERSOS

La silimarina al igual que la coenzima Q10 parece ser un suplemento seguro con mínimos efectos adversos, los mismos que suelen ser leves y de corta duración y desaparecen sin tratamiento. Se han reportado náusea, vomito, dolor abdominal, acidez, diarrea, pérdida del apetito, prurito, rash, insomnio, cefalea, mareo, irritabilidad, hipersensibilidad a la luz, fatiga y síntomas similares a los del resfriado común.

POSOLOGÍA Y ADMINISTRACIÓN

Tratamiento Hígado Graso y Resistencia a la Insulina: 1 cápsula de Simarín® Q MAX cada 12 horas por 6 meses.

Dosis de mantenimiento: 1 cápsula de Simarín® Q MAX diaria.

DESCRIPCIÓN

Simarín® Q MAX contiene una combinación de principios activos caracterizados por su acción hepatoprotectora, antioxidante, antifibrótica y anticirrótica.

La silibinina, principal componente activo del extracto de silimarina, ejerce un efecto protector de la membrana del hepatocito, a la vez que estimula la regeneración de las células parenquimatosas del hígado, incrementa los niveles de glutatión y corrige el hiperinsulinismo.

La coenzima Q10 protege el ADN de la acción oxidativa de los radicales libres e impide también la peroxidación lipídica y corrige el estrés oxidativo crónico.

El complejo B mejora el metabolismo intermedio, facilita el funcionamiento hepático al igual que mejora el metabolismo de las proteínas y de los carbohidratos.

Simarín® Q MAX tiene además Vitamina C, un excelente antioxidante que además mejora la respuesta inmunológica.

La combinación de Simarín® Q MAX brinda propiedades para la prevención y tratamiento del Hígado Graso y su evolución hacia los componentes del Síndrome Metabólico.

PRESENTACIÓN COMERCIAL

Simarín® Q MAX: Caja por 20 cápsulas.

PharmaBrand S.A.

Avenida Ilaló 1048 entre Conocoto y San Rafael.

Teléfono: 593-2-2343-390. Fax: 593-2-2342-465. Apartado postal 17 21124

dmedica@pharmabrand.com.ec www.pharmabrand.com.ec

Quito-Ecuador