Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Ecuador
PAROTEN 20mg Comprimidos recubiertos ranurados
Marca

PAROTEN 20mg

Sustancias

PAROXETINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos recubiertos ranurados

Presentación

Envase(s) , 10 Comprimidos recubiertos ranurados

COMPOSICIÓN:

Fórmula: Cada COMPRIMIDO RECUBIERTO RANURADO contiene: Paroxetina ClH hemihidrato 22,76 mg (equiv. a Paroxetina 20 mg).

Excipientes: ludipress (lactosa 93,0% + povidona 3,5% + crospovidona 3,5%), dióxido de silicio coloidal, almidón glicolato de sodio, talco, estearato de magnesio, hidroxipropilmetilcelulosa, dióxido de titanio (CI 77891), propilenglicol, polietilenglicol 6000, povidona.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Indicaciones

Tratamiento del trastorno de depresión mayor.

Tratamiento de los trastornos obsesivo-compulsivos (T.O.C.).

Tratamiento del trastorno de angustia (ataque de pánico) con o sin agorafobia.

Tratamiento de la fobia social.

Tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada. Tratamiento del trastorno por stress postraumático. Acción terapéutica: Antidepresivo.


MECANISMO DE ACCIÓN:

Características farmacológicas / propiedades Acción farmacológica: Paroxetina es un inhibidor potente y específico de la recaptación neuronal de serotonina (5-HT), con muy escasa actividad sobre la recaptación de noradrenalina y dopamina neuronal. In vitro la paroxetina ha demostrado escasa afinidad por los receptores muscarínicos, alfa 1, alfa 2 y beta adrenérgicos, dopaminérgicos (D2), serotoninérgicos (5-HT1, 5-HT2), y por receptores histaminérgicos (H1). Esta selectividad de la Paroxetina explica la baja incidencia de ciertos efectos adversos, principalmente anticolinérgicos, sedantes o del tipo hipotensión ortostática.

Farmacocinética

Absorción: Paroxetina clorhidrato presenta buena absorción por vía oral, la que no es influida por la toma simultánea con alimentos. La cinética de la Paroxetina por vía oral es no lineal, dosis dependiente.

Tras la administración de 30 mg de Paroxetina / día la concentración en el estado estacionario se alcanzó en aproximadamente 10 días en la mayoría de los pacientes.La exposición a la droga en el estado estacionario basado en el AUC0-24 fue alrededor de 8 veces superior a lo predicho a partir de estudios de dosis única. Este exceso de acumulación es consecuencia de la saturación de una de las enzimas que metabolizan la paroxetina (el citocromo P450IID6). En estudios de proporcionalidad de la dosis en el estado estacionario en pacientes ancianos y no-ancianos en los cuales se administró 20-40 mg diarios de la formulación de liberación inmediata en los ancianos y 20-50 mg en los no-ancianos, se observó falta de linealidad en ambas poblaciones, reflejando nuevamente una vía metabólica saturable.

Distribución: La paroxetina se distribuye ampliamente en el organismo, incluyendo el SNC, solamente el 1% permanece en el plasma. La fijación a proteínas plasmáticas es del 95% aproximadamente. En comprimidos de liberación inmediata, la vida media de eliminación es variable, pero generalmente es de 24 horas.

Metabolismo: La paroxetina sufre un extenso metabolismo de primer paso hepático. Los principales metabolitos de la paroxetina, mucho menos activos, son productos de oxidación y metilación, que se eliminan rápidamente por orina, como conjugados hidrosolubles (glucurónidos y sulfatos). El principal metabolito, tiene no más de 1/50 la potencia de la paroxetina para inhibir la recaptación de la serotonina.

Excreción: La paroxetina se elimina casi totalmente metabolizada; dos tercios (64 %) de la dosis por orina con sólo un 2 % de la droga sin metabolizar, y un tercio (36 %) en materia fecal (probablemente por vía biliar), con menos del 1 % como droga sin metabolizar, durante los diez días posteriores a la dosis.

Poblaciones particulares: Pacientes con enfermedad renal o hepática: las concentraciones plasmáticas de paroxetina aumentan en pacientes con disfunción renal o hepática. La concentración plasmática promedio en pacientes con clearance de creatinina inferior a 30 ml/min es aproximadamente 4 veces superior a la observada en sujetos sanos. En pacientes con clearance de creatinina entre 30 y 60 ml/min y en pacientes con disfunción hepática se observa un incremento de dos veces en la concentración plasmática (AUC, Cmáx).

Ancianos: En estudios con dosis múltiples en ancianos a dosis diarias de paroxetina de 20, 30 y 40 mg en comprimidos de liberación inmediata, la Cmín fue entre un 70 y un 80 % superior a la observada en adultos jóvenes.

CONTRAINDICACIONES:

Hipersensibilidad conocida a la Paroxetina o a cualquiera de los componentes. Tratamiento concomitante con antidepresivos inhibidores de la Monoaminooxidasa (IMAO) o dentro de las 2 semanas de terminado el tratamiento con IMAO. Tratamiento concomitante con tioridazina (véase advertencias). No debe ser usado en menores de 18 años de edad con Trastorno Depresivo Mayor (DSM IV).

REACCIONES ADVERSAS:

Efectos adversos: Con incidencia superior al 1% e independientemente de la indicación se han reportado: Sistema digestivo: Constipación, náuseas, vómitos, sequedad bucal, diarrea, disminución del apetito, flatulencia, trastornos orofaríngeos, dispepsia, incremento del apetito.

Sistema nervioso: Somnolencia, mareos, vértigo, cefaleas, insomnio, dificultad para conciliar el sueño, temblor, ansiedad, nerviosismo, disminución de la libido, parestesia, confusión, agitación, disminución de la concentración, despersonalización, mioclonía, amnesia. Sistema cardiovascular: Hipertensión, taquicardia, palpitaciones, vasodilatación.

Metabólicos: Edema.

Sistema músculo-esquelético: Artralgia, miopatía, mialgia, miastenia.

Sistema respiratorio: Tos, rinitis, bostezos, faringitis. Sistema genitourinario: Frecuencia miccional, retención urinaria, impotencia, trastornos eyaculatorios y otras alteraciones del aparato genital masculino y femenino, trastornos miccionales, dismenorrea, infección del tracto urinario.

Dematológicos: Prurito, rash, sudoración.

Sensoriales: Tinnitus, visión borrosa, trastornos del gusto.Otros: Astenia, escalofrío, temblor, malestar, dolor abdominal, dolor de pecho, dolor de espalda.

Con incidencia rara: Sangrado anormal, síntomas extrapiramidales, incluyendo akinesia o hipokinesia, diskinesia, distonía, disartria, manía o hipomanía, síndrome serotoninérgico. Se han reportado raros casos de hiponatremia.

Efectos adversos asociados con la discontinuación del tratamiento: Los efectos adversos más comunes (> 1 %) asociados con la discontinuación y considerados relacionados con la droga son: somnolencia, insomnio, agitación, temblor, mareos, ansiedad, constipación, náuseas, diarrea, sequedad bucal, vómitos, astenia, eyaculación anormal, sudoración, impotencia, disminución de la libido.

Efectos adversos dosis - dependientes: Estudios clínicos comparativos con paroxetina 10, 20, 30 y 40 mg / día o placebo en el tratamiento de la depresión revelan una clara dependencia con la dosis de algunos de los efectos adversos más comúnmente asociados con el uso de paroxetina. Estos incluyen:

Dermatológicos: Sudoración.

Gastrointestinales: Constipación, disminución del apetito, diarrea, sequedad bucal, náuseas.

SNC: Ansiedad, mareos, nerviosismo, parestesia, somnolencia, temblor.

Sensoriales: Visión borrosa.

Urogenitales: Eyaculación anormal, impotencia, alteraciones del aparato genital masculino.

Otros: Astenia.

Adaptación a ciertos efectos adversos: Después de 4 a 6 semanas de terapia continua se ha observado adaptación a algunos efectos adversos (ej. náuseas y mareos), aunque menos a otros (ej. sequedad bucal, somnolencia y astenia).Cambios en el peso y signos vitales: Puede producirse una pérdida de peso significativa asociada al tratamiento con paroxetina, no obstante, la pérdida de peso promedio observada en estudios clínicos fue mínima (aproximadamente 500 g).

En estudios clínicos controlados no se han observado cambios significativos en los signos vitales (presión diastólica y sistólica, temperatura, pulso) en pacientes tratados con paroxetina.

Cambios en el ECG: En estudios clínicos controlados no se ha observado cambios significativos en el ECG en pacientes tratados con paroxetina (formulación de liberación inmediata) en comparación con placebo. Test de la función hepática: En estudios clínicos controlados contra placebo, en pacientes tratados con paroxetina en comprimidos de liberación inmediata no se observó una frecuencia de valores anormales de la función hepática (fosfatasa alcalina, GOT, GPT y bilirrubina) superior a la observada con placebo.

Reportes post-comercialización: Desde la introducción de la formulación de liberación inmediata de paroxetina clorhidrato en el mercado se han reportado los siguientes eventos adversos (que pueden no tener relación causal con la droga): pancreatitis aguda, valores elevados de marcadores de la función hepática (asociados con severa disfunción hepática), síndrome de Guillain-Barré, necrólisis epidérmica tóxica, priapismo, síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética, síntomas sugestivos de hiperprolactinemia y galactorrea, eventos símil síndrome neuroléptico maligno, síntomas extrapiramidales que han incluido acatisia, bradiquinesia, rigidez en rueda dentada, distonía, hipertonía, crisis oculogira asociada al uso concomitante de pimozida, temblor y trismus; síndrome serotoninérgico asociado en algunos casos al uso concomitante con drogas serotoninérgicas y con drogas que pueden haber alterado el metabolismo de paroxetina; estado epiléptico, insuficiencia renal aguda, hipertensión pulmonar, alveolitis alérgica, anafilaxia, eclampsia, laringismo, neuritis óptica, porfiria, taquicardia ventricular (incluyendo torsade de pointes), trombocitopenia, anemia hemolítica y eventos relacionados a trastornos en la hematopoyesis (anemia aplásica, pancitopenia, aplasia de médula ósea, y agranulocitosis).

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Interacciones con otros fármacos

Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO): El empleo conjunto de inhibidores de la recaptación de serotonina con un IMAO se ha asociado a severos reportes de hipertermia, rigidez, mioclonía, inestabilidad autonómica con fluctuaciones rápidas de los signos vitales, cambios en el estado mental que incluyen confusión, irritabilidad, agitación extrema, progresando a delirio y coma. Por lo tanto, el producto no debe usarse concomitantemente con un IMAO o dentro de los 14 días de discontinuar un tratamiento con un IMAO. Del mismo modo, no debe comenzarse un tratamiento con un IMAO antes de transcurridos 14 días de interrumpido el tratamiento con este producto. (véase advertencias) .

Tioridazina: Véase contraindicaciones y advertencias. Triptofano: Como con otros inhibidores de la recaptación de la serotonina, el uso simultáneo de paroxetina con triptófano puede asociarse a síntomas por interacción. Se han reportado cefaleas, náuseas, sudoración y mareos. En consecuencia, la administración conjunta no se recomienda.

Drogas metabolizadas por el sistema hepático citocromo CYP450IID6: Muchas drogas incluyendo la mayoría de los antidepresivos (paroxetina, otros inhibidores de la recaptación de serotonina y tricíclicos) son metabolizados por la isoenzima hepática citocromo CYP450IID6. Como otros agentes que son metabolizados por CYP450IID6, paroxetina puede inhibir significativamente la actividad de esta isoenzima. En la mayoría de los pacientes (> 90 %) tratados con paroxetina la saturación ocurre tempranamente. En un estudio clínico, tras la administración de una dosis única de desipramina (100 mg) una vez alcanzado el estado estacionario de paroxetina (20 mg / día), se observó un incremento en los valores de Cmáx, ABC y el T1/2 de desipramina de 2, 5 y 3 veces respectivamente. El uso concomitante de paroxetina con otras drogas metabolizadas por el citocromo P450IID6 no ha sido formalmente estudiado pero puede requerir dosis más bajas que las usuales de paroxetina o de la otra droga. En consecuencia, se recomienda precaución en la co-administración de paroxetina con otras drogas que son metabolizadas por esta isoenzima, incluidos ciertos antidepresivos tricíclicos (por ejemplo, nortriptilina, amitriptilina, imipramina, desipramina), fluoxetina, los neurolépticos fenotiazínicos (por ejemplo, perfenazina y tioridazina), los antiarrítmicos del tipo 1c (por ejemplo, propafenona, flecainida y encainida) u otros inhibidores de esta enzima (por ejemplo quinidina). En el estado estacionario, cuando la isoenzima CYP450IID6 está saturada, el clearance de paroxetina se realiza por otras isoenzimas P450 alternativas que no muestran evidencia de saturación.

Drogas metabolizadas por el CYP450IIIA4: Son sustratos de esta enzima (terfenadina, astemizol, cisaprida, triazolam, ciclosporina). En base a estudios in vitro e in vivo se puede predecir que la actividad inhibitoria de paroxetina sobre la isoenzima P450IIIA4 carece de significado clínico.

Drogas que afectan el metabolismo hepático: Las drogas inductoras o inhibidoras de enzimas hepáticas metabolizadoras pueden afectar la farmacocinética y el metabolismo de la Paroxetina.

Cimetidina: La cimetidina inhibe numerosas enzimas del citocromo P450 (oxidativas). En un estudio clínico de cuatro semanas de duración administrando paroxetina (30 mg/día) y cimetidina (300 mg tres veces al día), se observó en la última semana un incremento del 50 % en la concentración de paroxetina en el estado estacionario. En consecuencia, cuando las drogas son administradas concomitantemente el ajuste de dosis de paroxetina, que sigue a la dosis inicial de 20 mg, deberá tomar como guía el efecto clínico. El efecto de paroxetina sobre la farmacocinética de la cimetidina no ha sido estudiado.

Fenobarbital: Fenobarbital induce numerosas enzimas (oxidativas) del citocromo P450. Tras la administración de una dosis única oral de paroxetina una vez alcanzado el estado estacionario de fenobarbital (100 mg / día durante 14 días), se observó una reducción del ABC y el T½ de paroxetina (25 % y 38 % promedio respectivamente) comparada con la administración de paroxetina sola. El efecto de paroxetina sobre la farmacocinética de fenobarbital no ha sido estudiado. Dado que paroxetina exhibe una farmacocinética no lineal, el resultado de este estudio puede no representar el caso de la administración conjunta de paroxetina y fenobarbital en forma crónica. El tratamiento combinado no requiere un ajuste de la dosis inicial de paroxetina; cualquier ajuste subsiguiente utilizará como guía el efecto clínico.

Fenitoína: Cuando una dosis única oral de 30 mg paroxetina fue administrada una vez alcanzado el estado estacionario de fenitoína (300 mg / día durante 14 días) se observó una reducción del ABC y el T½ de paroxetina (50 % y 35 % promedio respectivamente) comparada con la administración de paroxetina sola. En otro estudio, cuando una dosis única oral de fenitoína fue administrada una vez alcanzado el estado estacionario de paroxetina (30 mg/ día durante 14 días), se observó una leve reducción del ABC de la fenitoína (12 % promedio) comparado con la administración de fenitoína sola. Dado que ambas drogas exhiben una farmacocinética no lineal, el resultado de estos estudios puede no representar el caso del tratamiento combinado en forma crónica. La co-administración de paroxetina y fenitoína no requiere un ajuste de la dosis inicial; cualquier ajuste subsiguiente deberá tomar como guía el efecto clínico.

Antidepresivos tricíclicos (TCA): Se recomienda precaución durante la co-administración de TCA con paroxetina, porque paroxetina puede inhibir el metabolismo de los TCA. Puede ser necesario el monitoreo de la concentración plasmática del TCA, así como una reducción de la dosis de éste.

Drogas con alta unión a proteína: Dada la alta unión a proteínas de paroxetina, la administración de paroxetina en forma concomitante con otras drogas que también se unan extensamente a proteínas puede causar un incremento de la concentración libre de paroxetina o de la otra droga, y potencialmente resultar en efectos adversos.

Alcohol: La paroxetina no incrementa el deterioro de las funciones mentales y motoras causadas por el alcohol, no obstante, como con toda medicación psicotrópica, se recomienda no consumir alcohol durante el tratamiento con paroxetina.

Litio: Un estudio clínico con dosis múltiples de paroxetina no ha revelado interacciones farmacocinéticas entre paroxetina y carbonato de litio. Sin embargo, dado que la experiencia clínica es limitada, la administración conjunta deberá realizarse con precaución.

Digoxina: La farmacocinética en el estado estacionario de paroxetina no se alteró cuando se administró digoxina concomitantemente en el estado estacionario. El ABC promedio de digoxina en el estado estacionario disminuyó un 15 % en presencia de paroxetina. Dada la limitada experiencia clínica, la administración concomitante de paroxetina y digoxina debe realizarse con precaución.

Diazepam: En condiciones de estado estacionario, diazepam no parece afectar la farmacocinética de paroxetina. El efecto de paroxetina sobre diazepam no ha sido evaluado.

Prociclidina: Paroxetina (30 mg/día) incrementó el ABC0-24, Cmáx y Cmín de prociclidina (5 mg oral/día) en un 35 %, 37 % y 67 % respectivamente comparado con los niveles de prociclidina sola en el estado estacionario. Si se observan efectos anticolinérgicos, la dosis deberá ser reducida.

Betabloqueantes: En un estudio en el que se administraron dosis orales de propranolol (80 mg dos veces al día) durante 18 días, las concentraciones plasmáticas en el estado estacionario de propranolol no se vieron afectadas por la administración de paroxetina (30 mg / día) durante los últimos diez días. Los efectos de propranolol sobre la farmacocinética de paroxetina no han sido evaluados.

Teofilina: Se han reportado niveles elevados de teofilina asociados al tratamiento con paroxetina. Dado que esta interacción no ha sido formalmente estudiada, se recomienda el monitoreo de los niveles de teofilina cuando estas drogas son administradas concomitantemente.

Anticoagulantes orales (warfarina): La co-administración con Paroxetina puede elevar los niveles plasmáticos de los anticoagulantes y el riesgo hemorrágico. Se recomienda precaución durante la administración concomitante con paroxetina. Se sugiere controlar la tasa de protrombina y el RIN, y eventualmente ajustar la posología.

Sumatriptán: Asociados al empleo conjunto de un inhibidor de la recaptación de la serotonina y sumatriptán se han reportado debilidad, hiperreflexia, e incoordinación. Si el tratamiento combinando sumatriptán y paroxetina asegura efectividad clínica, se recomienda una cuidadosa vigilancia del paciente.

RECOMENDACIONES:

Advertencias

Inhibidores de la monoaminooxidasa: Como con la mayoría de los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, el tratamiento simultáneo de paroxetina con inhibidores selectivos y no selectivos de la MAO (IMAO), como así también en pacientes que han discontinuado recientemente (menos de dos semanas) la terapia con un IMAO pueden conducir a un síndrome serotoninérgico. En algunos casos se presenta con rasgos semejantes al síndrome maligno neuroléptico (Véase Posología e Interacciones medicamentosas).

Potencial interacción con Tioridazina: La administración de tioridazina como monodroga puede prolongar el intervalo QTc, lo cual se asocia a serias arritmias ventriculares, tales como las del tipo torsade de pointes y muerte súbita. Este efecto parece ser dosis-dependiente. Un estudio in vivo sugiere que las drogas que inhiben el CYP450IID6, tales como la paroxetina, elevan los niveles plasmáticos de tioridazina. Por lo tanto se recomienda no emplear conjuntamente paroxetina y tioridazina. Riesgo de ideación suicida: El uso de antidepresivos con indicación aprobada por ensayos clínicos controlados en depresión mayor y otras condiciones psiquiátricas deberá establecerse en un marco terapéutico adecuado a cada paciente en particular. Esto incluye:

a) Que la indicación sea hecha por especialistas que puedan monitorear rigurosamente la emergencia de cualquier signo de agravamiento o aumento de la ideación suicida, como así también cambios conductales con síntomas del tipo agitación.

b) Que se tengan en cuenta los resultados de los últimos ensayos clínicos controlados.

c) Que se considere que el beneficio clínico debe justificar el riesgo potencial.

Han sido reportados en pacientes adultos tratados con antidepresivos IRS o con otros antidepresivos con mecanismos de acción compartido tanto para el trastorno depresivo mayor como para otras indicaciones (psiquiátricas y no psiquiátricas) los siguientes síntomas: ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad (agresividad), impulsividad, acatisia, hipomanía y manía. Aunque la causalidad ante la aparición de estos síntomas y el empeoramiento de la depresión y/o aparición de impulsos suicidas no ha sido establecida existe la inquietud de que dichos síntomas puedan ser precursores de ideación suicida emergente.Los familiares y quienes cuidan a los pacientes deberían ser alertados de la necesidad de seguimiento de los pacientes en relación tanto de los síntomas descriptos como de la aparición de ideación suicida y reportada inmediatamente a los profesionales tratantes. Dicho seguimiento debe incluir la observación diaria de los pacientes por sus familiares o quienes estén a cargo de sus cuidados. Ensayos clínicos controlados no han mostrado eficacia y no pueden sustentar el uso de paroxetina en niños con trastorno depresivo mayor (DSM IV).

Paroxetina no está indicada en menores de 18 años. Si se toma la decisión de discontinuar el tratamiento, la medicación debe ser reducida lo más rápidamente posible, pero teniendo en cuenta el esquema indicado para cada principio activo, dado que en algunos casos la discontinuación abrupta puede asociarse con ciertos síntomas de retirada. Un episodio de depresión mayor puede ser la presentación inicial de un trastorno bipolar. Generalmente se cree (aunque no se ha establecido en estudios clínicos) que el tratamiento de tales episodios con antidepresivos puede incrementar la probabilidad de precipitación de un episodio maníaco/mixto en pacientes con riesgo de trastorno bipolar. Sin embargo, antes del inicio del tratamiento con antidepresivos, los pacientes deben ser evaluados adecuadamente para determinar si existe el riesgo de trastorno bipolar; tal evaluación deberá incluir una historia psiquiátrica detallada, incluyendo antecedentes familiares de suicidio, trastorno bipolar, y depresión. La paroxetina no está aprobada para el uso en depresión bipolar.

Precauciones

Manía / hipomanía: Administrar con precaución en pacientes con antecedentes de manía.

Convulsiones: Son un riesgo potencial en pacientes tratados con antidepresivos, por lo tanto deberá evitarse la administración del producto en pacientes con epilepsia inestable, y aquellos con epilepsia controlada deberán ser cuidadosamente monitoreados. En general la incidencia de convulsiones en pacientes tratados con la formulación de liberación inmediata de Paroxetina es inferior al 0,1 %. Paroten debe ser usado con precaución en pacientes con historia de convulsiones. Interrumpir inmediatamente el tratamiento en caso de sobrevenir una crisis convulsiva.Hiponatremia: Se han reportado casos de hiponatremia, reversible al discontinuarse la droga, y en general asociados con pacientes ancianos, tratados con diuréticos o deplecionados de volumen.

Uso en pacientes con enfermedades concomitantes: La experiencia clínica con la formulación de liberación inmediata de paroxetina en pacientes con ciertas enfermedades concomitantes sistémicas es limitada. Se recomienda administrar con precaución en pacientes con enfermedades o condiciones que puedan afectar el metabolismo o la respuesta hemodinámica. Como con otros inhibidores de la recaptación de serotonina, en estudios pre-marketing con paroxetina clorhidrato infrecuentemente se ha reportado midriasis. Se han informado pocos casos de glaucoma de ángulo cerrado asociados al tratamiento con paroxetina en comprimidos de liberación inmediata. Se recomienda precaución cuando se prescribe el producto en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho. La paroxetina no ha sido evaluada ni usada en forma apreciable en pacientes con historia reciente de infarto de miocardio o con enfermedad cardíaca inestable. En estudios clínicos pre-comercialización el uso de paroxetina no se ha asociado con alteraciones significativas del ECG, ni con variaciones clínicamente importantes en la frecuencia cardíaca o en la presión arterial. En pacientes con disfunción renal severa (clearance de creatinina > 30 ml/min) o enfermedad hepática severa se ha observado un incremento de la concentración plasmática de paroxetina. En dichos pacientes se deberá administrar una dosis inicial menor. Abuso y dependencia: La paroxetina no ha sido estudiada sistemáticamente en animales o humanos en cuanto a su potencial de abuso, dependencia física y tolerancia. Los estudios clínicos no evidencian tendencia alguna a comportamientos abusivos; no obstante, la experiencia es demasiado limitada para hacer predicciones. En consecuencia, se deberá evaluar la historia de abuso de drogas de los pacientes, debiendo los mismos ser observados cuidadosamente en busca de signos de abuso, mal uso o tolerancia de paroxetina.

Discontinuación del tratamiento: En los estudios clínicos (con paroxetina de liberación inmediata) se empleó un régimen de discontinuación escalonado; el mismo consistió en disminuciones en la dosis diaria de 10 mg/día a intervalos semanales. Una vez alcanzada la dosis diaria de 20 mg/día, los pacientes continuaron el tratamiento con esta dosis durante 1 semana antes de discontinuar el tratamiento. Con este régimen de discontinuación gradual de la dosis, en los pacientes tratados con paroxetina se reportaron, con una incidencia > 2 %, y al menos dos veces superior a placebo, las siguientes reacciones adversas: sueños anormales (2,3%), parestesia (2,0%), y mareos (7,1%). En la mayoría de los pacientes estos eventos fueron leves a moderados, autolimitantes, y no requirieron intervención médica. Los reportes espontáneos de reacciones adversas postcomercialización de la formulación de liberación inmediata, que condujeron a la discontinuación del tratamiento (particularmente cuando la discontinuación fue abrupta) fueron similares a los observados en estudios pre-marketing, si bien los mismos pueden no tener una relación causal con la droga; estos comprenden: mareos, disturbios sensoriales (por ej. parestesias), agitación, ansiedad, náuseas, y sudoración. Estos eventos generalmente son autolimitantes. Se reportaron similares reacciones adversas con otros inhibidores de la recaptación de serotonina.

Los pacientes deben ser monitoreados en busca de estos síntomas durante la discontinuación del tratamiento, independientemente de la indicación para la cual se prescribió el producto. Se recomienda, de ser posible, una reducción gradual de la dosis (véase posología y forma de administración).

Embarazo: Si bien la experimentación en animales no ha demostrado efectos embriotóxicos o teratogénicos, no habiendo estudios adecuados y bien controlados en embarazadas, la Paroxetina debe ser usada durante el embarazo sólo si los beneficios para la madre superan los riesgos.

Lactancia: Dado que se verifica un pasaje de Paroxetina a la leche materna, no se aconseja su empleo en madres que amamantan.

Empleo pediátrico: No se ha establecido la seguridad y eficacia del empleo de Paroxetina en niños. No debería ser usado en niños y adolescentes menores de 18 años. Capacidad para conducir: En ensayos clínicos se ha demostrado que el tratamiento con Paroxetina no se asocia con deterioro de las funciones cognitivas o psicomotoras. No obstante, deberá advertirse a aquellos pacientes que operen maquinarias, conduzcan vehículos, desempeñen tareas peligrosas o que requieran completa alerta mental, que la administración de Paroxetina puede influir sobre la capacidad de reacción, debiendo por ello evitarse estas actividades durante el tratamiento. En estos pacientes el producto no debe asociarse a benzodiazepinas u otros tranquilizantes.

Sangrado anormal: Ha habido reportes de sangrado anormal (mayormente equimosis y púrpura) asociados al tratamiento con la formulación de liberación inmediata de Paroxetina. La disminución de la agregación plaquetaria podría deberse a la depleción de la serotonina plaquetaria.Terapia electroconvulsiva (TEC): Es escasa la experiencia clínica sobre el empleo conjunto de Paroxetina y una TEC.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Posología y forma de administración

Trastorno de depresión mayor: La dosis recomendada es de 20 mg por día. En función de la respuesta clínica, la dosis puede incrementarse en forma gradual de a 10 mg por semana, hasta un máximo de 50 mg por día. Tratamiento de mantenimiento: Se desconoce si la dosis necesaria para inducir la remisión es idéntica a la dosis necesaria para el mantenimiento y/o eutimia sostenida. La reevaluación sistemática de la eficacia de los comprimidos de paroxetina de liberación inmediata ha demostrado que la eficacia se mantiene por períodos de hasta 1 año con dosis promedio de alrededor de 30 mg. Trastornos obsesivo–compulsivos: La dosis diaria recomendada es de 40 mg. Comenzar el tratamiento con 20 mg diarios. En función de la respuesta clínica, la dosis puede incrementarse de a 10 mg por semana, hasta un máximo de 60 mg diarios.

Trastorno de angustia (ataque de pánico) con o sin agorafobia: La dosis diaria recomendada es de 40 mg. Comenzar el tratamiento con una dosis de 10 mg diarios. En función de la respuesta clínica, la dosis puede incrementarse de a 10 mg por semana, hasta un máximo de 60 mg diarios.

Fobia social: La dosis inicial y de mantenimiento recomendada es 20 mg / día. En estudios clínicos paroxetina ha resultado segura en pacientes con fobia social tratados con dosis de hasta 60 mg/día; no obstante, no se ha evidenciado un beneficio adicional con dosis superiores a 20 mg/día.

Trastorno de ansiedad generalizada: La dosis inicial recomendada es 20 mg/día. Si bien no se ha evidenciado un beneficio adicional con dosis mayores, la dosis diaria puede incrementarse de a 10 mg, a intervalos de por lo menos una semana, hasta un máximo de 50 mg/día. Trastorno por stress postraumático: La dosis inicial recomendada es de 20 mg/día. La dosis puede elevarse con incrementos de 10 mg/día y a intervalos de al menos 1 semana. No existe suficiente evidencia que sugiera un beneficio mayor con dosis de 40 mg/día que con dosis de 20 mg/día.

La eficacia de los comprimidos de paroxetina de liberación inmediata en tratamiento a largo plazo en trastorno por estrés postraumático, por ejemplo, por más de 12 semanas, no ha sido evaluada en estudios placebo controlados. En consecuencia, el médico que elija prescribir paroxetina en comprimidos de liberación inmediata por períodos prolongados deberá reevaluar la utilidad a largo plazo de la droga para cada paciente en particular.

Situaciones clínicas particulares:

Pacientes ancianos o debilitados y pacientes con insuficiencia hepática o renal severa:
La dosis inicial recomendada es 10 mg / día. La dosis puede ser incrementada sin exceder los 40 mg/día. Evaluar periódicamente. Administrar los comprimidos en una toma única, con o fuera de las comidas. Ingerir sin masticar.

Cambio de o a un IMAO: Al menos 14 días deberán transcurrir entre la discontinuación de un IMAO y el comienzo del tratamiento con Paroten. Del mismo modo, al menos 14 días deberán transcurrir desde la discontinuación del tratamiento con Paroten antes del comienzo del tratamiento con un IMAO.

Duración del tratamiento: Luego de aproximadamente 2 ó 3 semanas de tratamiento, se evaluará la efectividad del mismo y la necesidad de adecuación posológica. En pacientes con TOC, pánico, fobia social o ansiedad generalizada, estrés postraumático, por tratarse de condiciones crónicas, es razonable considerar la continuación del tratamiento. La dosis de mantenimiento será la mínima dosis efectiva. Periódicamente deberá reevaluarse al paciente a fin de determinar la necesidad de tratamiento continuo. El tratamiento antidepresivo debe prolongarse durante varios meses (habitualmente 6 meses) a fin de evitar una recaída. Se recomienda discontinuar el tratamiento gradualmente, mediante reducción de dosis progresiva o dosis a días alternos. Ante la aparición de síntomas intolerables luego de la disminución de la dosis o la discontinuación del tratamiento, puede considerarse reiniciar el tratamiento con la dosis previamente prescripta y luego aplicar un esquema más gradual de disminución de la dosis.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Sobredosificación: Globalmente en todo el mundo se han producido 342 reportes espontáneos de sobredosis deliberada o accidental con paroxetina sola o asociada a otras drogas (dato a 1999). De estos, 48 casos fueron fatales, y de los casos fatales 17 involucraron paroxetina sola. De 145 casos no fatales con resultado conocido, la mayoría se recuperaron sin secuelas. La mayor dosis ingerida fue de 2000 mg (33 veces la dosis máxima recomendada), en un paciente que se recuperó. Los eventos adversos más comunes asociados a la sobredosis de paroxetina incluyen: somnolencia, coma, náuseas, temblor, taquicardia, confusión, vómitos, y mareos. Otros signos y síntomas informados (con paroxetina sola o asociada a otras drogas) comprenden: midriasis, convulsiones, disritmias ventriculares (incluyendo torsade de pointes), hipertensión, reacciones agresivas, síncope, hipotensión, estupor, bradicardia, distonía, rabdomiolisis, síntomas de disfunción hepática (incluyendo insuficiencia hepática, necrosis hepática, ictericia, hepatitis, esteatosis hepática), síndrome serotoninérgico, reacciones maníacas, mioclonía, insuficiencia renal aguda, y retención urinaria. Tratamiento a instituir: No existe antídoto específico para paroxetina. Se deberá asegurar una adecuada oxigenación y ventilación. Se procederá al vaciamiento del contenido gástrico mediante la inducción de la emesis, el lavado gástrico o ambos. Tras la evacuación gástrica, se administrarán de 20 a 30 g de carbón activado cada 4 a 6 horas durante las primeras 24 a 48 horas luego de la ingestión. Ante alguna evidencia de anormalidad de la función cardíaca se deberá monitorear la misma y realizar un ECG. Debido al elevado volumen de distribución de paroxetina, la diuresis forzada, la diálisis, la hemoperfusión, la transfusión no ofrecen utilidad. Especial cuidado requieren los pacientes bajo tratamiento con paroxetina que ingirieron cantidades excesivas de antidepresivos tricíclicos. En estos casos, la acumulación del antidepresivo tricíclico y de su metabolito activo puede incrementar la posibilidad de secuelas clínicamente significativas y hace necesario extender el tiempo de observación clínica cuidadosa.

PRESENTACIÓN:

Envase con 10 comprimidos recubiertos ranurados. Reg.San.No. 28329-12-07.

Envase por 20 comprimidos recubiertos ranurados.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:

Condiciones de conservación: Conservar en lugar seco, a temperatura no superior a 30°C.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Mantener los medicamentos fuera del alcance de los niños.

Baliarda S.A.