Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Ecuador
HIZENTRA Solución inyectable
Marca

HIZENTRA

Sustancias

INMUNOGLOBULINA HUMANA

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

1 Caja, Frasco(s), 10 ml, 2 Gramos

1 Caja, Frasco(s), 20 ml, 4 Gramos

1 Caja, Frasco(s), 5 ml, 1 Gramos

Composición

Ingrediente activo: Inmunoglobulina humana normal para inyección subcutánea (IgSC).

Proteína plasmática humana, de la cual al menos un 98% es inmunoglobulina de tipo G (IgG).

El porcentaje aproximado de las subclases de IgG es el siguiente:

IgG1 68%, IgG2 27%, IgG3 3%, IgG4 2%.

El contenido máximo de IgA es de 50 microgramos/ml. Excipientes: L-prolina, Polisorbato 80, agua para inyección c.s.p. 1 ml.

Forma Farmacéutica y contenido de principio activo por unidad: Solución para inyección subcutánea.

1 ml contiene: 200 mg de proteína plasmática humana, de la cual al menos un 98% es IgG (20% solución).

La osmolalidad es de aproximadamente 380 mOsmol/kg.

La solución es clara, el color puede variar de amarillo pálido o café ligero.

Propiedades/Efectos

ATC code: J06BA01 281.

Grupo farmacoterapéutico: sueros inmunes e Inmunoglobulinas: Inmunoglobulinas Humanas normales, para administración extravascular.

Mecanismo de acción/farmacodinamia

La Inmunoglobulina Humana contiene principalmente Inmunoglobulina G (IgG) con un espectro amplio de anticuerpos contra agentes infecciosos. Hizentra contiene los anticuerpos IgG presentes en la población normal. Por lo general, se prepara a partir de mezcla de plasmas procedente de una cantidad no inferior a 1.000 donantes. Tiene una distribución de subclases de Inmunoglobulina G estrechamente proporcional a la del plasma humano nativo. Las dosis adecuadas de este producto farmacéutico pueden restablecer las concentraciones anormalmente bajas de Inmunoglobulina G hasta los valores normales.

Efectividad clínica

La seguridad y eficacia de Hizentra en pacientes con síndrome de inmunodeficiencia primaria ha sido evalua-da en cuatro estudios prospectivos abiertos, de un solo brazo y estudios multicéntrico en Europa y E.U.A.

En un ensayo europeo, un total de 51 sujetos con síndrome de inmunodeficiencia primaria, con edades comprendidas entre los 3 y los 60 años, fueron tratados con Hizentra hasta 41 semanas. La dosis media semanal administrada fue de 119 mg/kg de peso corporal. Durante el periodo de tratamiento se alcanzaron concentraciones mínimas sostenidas de IgG de 7,99–8,25 g/l. Los sujetos recibieron en total 1831 perfusiones semanales de Hizentra.

En un estudio de extensión posterior, un total de pacientes habían sido tratados previamente en un ustudio fundamental (de 4 a 52 años de esadad) fueron incluidos y tratados durante 46 meses con la misma dosis. Los pacientes recibieron un total de 4505 infusiones semanales de Hizentra.

Se alcanzaron concentraciones mínimas de IgG cons-tantes durante todo el periodo de tratamiento, con concentraciones promedio de 7.5 a 8.5 g/l, lo que confirmó los resultados del estudio fundamental. La tasa de infecciones bacterianas serias agudas (IBSa) fue de 0.048 por paciente y año, con un límite superior del intervalo de confianza del 99% de 0.1252.

En un ensayo en EE.UU., un total de 49 sujetos con síndrome de inmunodeficiencia primaria, con edades comprendidas entre los 5 y 72 años, fueron tratados con Hizentra hasta 15 meses. La dosis media semanal administrada fue de 228 mg/kg de peso corporal. Durante el periodo de tratamiento se alcanzaron concentraciones mínimas sostenidad de IgG de 12.53 g/l. Los sujetos recibieron en total 2.264 perfusiones semanales de Hizentra.

En el estudio de extensión llevado a cabo posteriormente en EE.UU., un total de 21 pacientes que habían sido tratados previamente (de entre 5 y 69 añso de edad) fue incluido y tratado durante un máximo de 87 semanas con la misma dosis. Los pacentes recibieron un total de 1735 infusiones semanales de Hizentra.

Se alcanzaron concentraciones mínimas de IGG estables durante todo el periodo de tratamiento, con concentraciones promedio de entre 11.71 y 12.76 g/l (promedio global 11.98 g/l), lo que confirmó los resultados del estudio fundamental. En ninguno de los pacientes tratados se observaron concentraciones mínimas inferiores a 5 g/l durante el tratamiento. La tasa de IBSa fue de 0.06 por paciente y año, con límite superior del intervalo de confianza del 99% de 0.257.

Indicaciones Terapéuticas

Terapia sustitutiva en adultos y niños con síndromes de inmunodeficiencia primaria como:

- Agammaglobulinemia e hipogammaglobulinemia congénitas.

- Inmunodeficiencia común variable.

- Inmunodeficiencia combinada grave y síndrome de Wiskott Aldrich.

- Deficiencias de subclases de IgG con infecciones recu-rrentes.

Terapia sustitutiva en mieloma o leucemia linfocítica crónica con hipogammaglobulinemia secundaria grave e infecciones recurrentes.

Farmacocinética

Tras la administración subcutánea de Hizentra, se alcanzan los niveles máximos en suero después de aproximadamente 2 días.

La IgG y los complejos de IgG se metabolizan en células del sistema reticuloendotelial.

Datos preclínicos

Las Inmunoglobulinas son un constituyente normal del organismo humano. La L-prolina es un 320 aminoácido fisiológico, no esencial.

Se ha evaluado la seguridad de Hizentra en varios estudios preclínicos, con especial referencia al excipiente, L-prolina. Los datos no clínicos no revelan ningún riesgo especial para los seres humanos, según los estudios de seguridad farmacológica y de toxicidad.

Otra información

Incompatibilidades

Este medicamento no debe mezclarse con otros medicamentos.

Interferencia con las pruebas serológicas

Después de la inyección de Inmunoglobulina, el incremento transitorio de los diversos anticuerpos transferidos pasivamente en la sangre del paciente puede llevar a resultados positivos confusos en las pruebas serológicas.

La transmisión pasiva de anticuerpos contra los antígenos eritrocíticos, por ejemplo, A, B, D, puede interferir con algunas pruebas serológicas de detección de aloanticuerpos eritrocíticos (por ejemplo, la prueba de Coombs), conteo de reticulocitos y análisis de haptoglobina.

Interacciones con virus vivos atenuados ver la sección Interacción.

Periodo de validez y precauciones especiales de conservación

Hizentra puede almacenarse hasta la fecha de caducidad indicada después de la palabra EXP en la caja y la etiqueta del frasco. No use el medicamento después de la fecha de expiración (EXP).

Conserve en refrigeración (entre +2 y +8 °C). No congelar. Manténgase fuera del alcance y la vista de los niños. Conservar el frasco dentro de la caja para protegerlo de la luz.

Periodo de validez una vez abierto el empaque

Hizentra está recomendado solamente para unidosis dado que la solución no contiene conservadores, Hizentra debe utilizarse/perfundirse lo antes posible después de abrir el frasco.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes (ver la sección Composición).

Hiperprolinemia tipo I y II. Este es un trastorno extrema-damente infrecuente. En todo el mundo sólo se conocen unas cuantas familias con esta enfermedad.

Precauciones especiales durante su uso

Hizentra se presenta como solución lista para usar, en frascos unidosis.

El medicamento debe estar a temperatura ambiente o corporal antes de su uso.

La solución debe ser límpida y de color amarillo pálido o marrón claro. No deben utilizarse soluciones que estén turbias o contengan partículas. La eliminación del medicamento no utilizado y de todos los materiales que hayan estado en contacto con él, se realizará de acuerdo con la normativa local.

Fertilidad, Embarazo y lactancia

Embarazo: los datos de ensayos clínicos prospectivos relativos al uso de Hizentra en mujeres embarazadas son limitados. Por lo tanto, Hizentra debe administrarse con extrema precaución a las mujeres embarazadas y a las madres en periodo de lactancia. La experiencia clínica con Inmunoglobulinas indica que no deben esperarse efectos perjudiciales sobre el curso del embarazo, ni sobre el feto o el recién nacido.

El tratamiento continuo de la mujer embarazada asegura la inmunidad pasiva del recién nacido.

Lactancia: las Inmunoglobulinas se excretan por la leche y pueden contribuir a la transferencia de anticuer-pos protectores al recién nacido.

Fertilidad: la experiencia clínica sugiere que no se espera que la IgG tenga un efecto nocivo sobre la fertilidad.

Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas

No existe indicación de efectos adversos para las Inmunoglobulinas sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas.

Reacciones adversas

En ocasiones pueden producirse reacciones adversas como escalofríos, cefalea, fiebre, vómitos, reacciones alérgicas, náuseas, artralgia, hipotensión arterial y lumbalgia moderada.

En casos muy infrecuentes, las Inmunoglobulinas humanas pueden causar un descenso súbito de la presión arterial y, en casos aislados, shock anafiláctico, incluso cuando el paciente no ha mostrado hipersensibilidad a la administración previa.

Reacciones locales en los puntos de perfusión: hinchazón, dolor, enrojecimiento, induración, calor local, picor, hematomas y erupción.

Se han observado Reacciones Adversas (RA) en un estudio de fase I con pacientes sanos (n = 28) y en dos estudios de fase III con pacientes con inmunodeficiencia primaria (n = 100) con Hizentra. Las reacciones adversas notificadas en los tres ensayos se resumen y clasifican a continuación según el sistema MedDRA de clases de órganos y sistemas, y frecuencias. La frecuencia por perfusión se ha evaluado utilizando los criterios siguientes: muy frecuentes (≥1/10),frecuentes (≥1/100 a <1/10), poco frecuentes (≥1/1000 a <1/100)y muy poco frecuentes (≥1/10000 a <1/1000).

Infecciones

Raras: nasofaringitis.

Sistema inmunológico

Raras: hipersensibilidad.

Sistema nervioso

Frecuentes: cefalea

Raras: mareos, migrañas, hiperactividad psicomotora, somnolencia.

Cardiacas

Raras: taquicardia.

Venoso

Raras: hematoma, eritema.

Sistema respiratorio

Raras: tos.

Desórdenes gastrointestinales

Poco frecuentes: vómitos.

Raras: malestar abdominal, distensión abdominal, dolor abdominal, dolor abdominal bajo, dolor abdominal alto, diarrea, náuseas.

Dermis

Poco frecuentes: prurito.

Raras: dermatitis de contacto, eritema, erupción, urticaria.

Sistema musculoesquelético

Raras: artralgia, dolor lumbar, espasmos musculares, debilidad muscular, dolor músculoesquelético, mialgia, dolor en el cuello, dolor en las extremidades.

Renal y tracto urinario:

Raras: hematuria.

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración

Muy frecuentes: todas las formas de reacciones en el lugar de inyección/perfusión.

Poco frecuentes: fatiga, dolor.

Raras: dolor en el pecho, sensación de frío, hipotermia, enfermedad de tipo gripal, malestar, pirexia.

Investigaciones

Raras: incremento de la aldolasa, incremento de la creatinina fosfoquinasa en la sangre, incremento de la lactato deshidrogenasa en la sangre, incremento de la presión arterial, incremento de la temperatura corporal, pérdida de peso.

Lesiones traumáticas e intoxicaciones

Raras: contusión.

Efectos adversos al ingrediente activo después del lanzamiento (frecuencia desconocida como reportes espontáneos):

Desórdenes en el sistema inmune: reacciones anafilácticas.

Desórdenes en el sistema nervioso: Síndrome de Menin-gitis Aséptica (SMA), temblor, sensación de ardor Desórdenes vasculares: tromboembolismo.

Para consultar la información relativa a la seguridad con respecto a agentes transmisibles, ver el apartado Advertencias y precauciones especiales de uso.

Interacción

Vacunas con virus atenuados vivos

La administración de Inmunoglobulina puede reducir la eficacia de las vacunas con virus vivos atenuados, como la vacuna antisarampión, antirrubeola, antiparotiditis y antivaricela, durante un periodo mínimo de seis semanas y hasta tres meses. Después de la administración de este medicamento debe transcurrir un intervalo de tres meses antes de la administración de vacunas con virus vivos atenuados. En el caso del sarampión, esta reducción de la eficacia puede persistir hasta un año. Por lo tanto, en los pacientes que reciban la vacuna antisarampión debe comprobarse la concentración de anticuerpos.

Advertencias y precauciones de uso

Vía de administración

Hizentra es exclusivamente para uso subcutáneo y no debe administrarse por vía intravascular. En caso de administración accidental de Hizentra en un vaso sanguíneo, los pacientes pueden entrar en estado de choque. Debe respetarse estrictamente la velocidad de infusión indicada en la sección Dosificación/Forma de administración: velocidad de infusión. Es necesario supervisar estrictamente a los pacientes su primer perio-do de infusión, y se debe observar cuidadosamente la presencia de cualquier acontecimiento adverso durante y 20 minutos después de la infusión.

Hipersensibilidad / Anafilaxis

Las reacciones alérgicas verdaderas son infrecuentes. En particular, pueden producirse en pacientes con anticuer-pos anti-IgA, que deben ser tratados con especial precaución. Los pacientes con anticuerpos anti-IgA para los que el tratamiento con medicamentos de IgG sea la única opción, deberán cambiar al tratamiento con Hizentra únicamente bajo una estricta supervisión médica.

En casos muy infrecuentes, la Inmunoglobulina Humana puede causar un descenso súbito de la presión arterial con reacción anafiláctica, incluso en pacientes que habían tolerado un tratamiento anterior con Inmunoglobulina Humana.

Algunas reacciones adversas pueden producirse con mayor frecuencia en los pacientes que reciben Inmunoglobulina Humana por primera vez o, en casos muy infrecuentes, cuando se cambia el producto de Inmunoglobulina Humana o se ha interrumpido el tratamiento durante más de ocho semanas.

Con frecuencia, las posibles complicaciones pueden evitarse, comprobando que:

- Los pacientes no sean sensibles a la Inmunoglobulina Humana, mediante la infusión inicial lenta del producto (≤15 ml/hora/punto).

- Monitorear cuidadosamente la presencia de cualquier síntoma en los pacientes durante el periodo de infusión y por al menos 20 minutos después de la administración. Durante la infusión y al menos una hora después, particularmente en pacientes que no hayan recibido previamente tratamiento con Inmunoglo-bulina Humana, los pacientes a los que se les cambie el tratamiento por un producto alternativo o cuando haya transcurrido un periodo prolongado desde la última infusión.

La sospecha de una reacción alérgica o anafiláctica exige la detención inmediata de la inyección. En caso de choque, debe administrarse el tratamiento médico habitual.

Tromboembolismo

Eventos tromboembólicos arteriales y venosos tales como: infarto al miocardio, accidente cerebrovascular, trombosis venosa profunda y embolia pulmonar se han asociado con el uso de Inmunoglobulinas. Deberá prestarse especial atención a pacientes con factores de riesgo preexistentes de eventos trombóticos, tales como: edad avanzada, uso de estrógenos, uso de catéteres vasculares, antecedentes de enfermedad vascular o episodios trombóticos, factores de riesgo cardiovascular (incluyen-do el historial de aterosclerosis y/o alteración del gasto cardiaco), estados de hipercoagulabilidad adquiridos o heredados, los periodos prolongados de inmovilización, hipovolemia severa y enfermedades que aumentan la viscosidad en la sangre. Los pacientes deben ser informados acerca de los primeros síntomas de eventos tromboembólicos, incluyendo dificultades para respirar, dolor en el pecho, dolor e inflamación de las extremidades, déficit neurológicos focales y se aconseja se consulte a su médico inmediatamente después de la aparición de los síntomas. Los pacientes deben ser suficientemente hidratados antes del uso de Inmunoglobulinas.

Síndrome de Meningitis Aséptica (SMA)

Casos de SMA han ocurrido con el uso de la inmunoglobulina intravenosa o subcutánea. El síndrome por lo general comienza dentro de varias horas a dos días después del tratamiento con Inmunoglobulina. SMA se caracteriza por los siguientes signos y síntomas: dolor de cabeza intenso, rigidez del cuello, somnolencia, fiebre, fotofobia, náuseas y vómitos. Los pacientes que presentan signos y síntomas de la SMA deben recibir un examen neurológico completo, incluyendo los estudios de LCR, para descartar otras causas de meningitis. La interrupción del tratamiento con Inmunoglobulina puede resultar en una remisión de SMA dentro de varios días sin secuelas.

Información acerca de la seguridad con respecto a agentes transmisibles

Entre las medidas habituales para prevenir infecciones producidas a causa del empleo de medicamentos preparados a partir de sangre o plasma humano se encuentran la selección de los donantes, las pruebas de detección de marcadores específicos de infección en donaciones individuales y en mezclas de plasmas, y la inclusión de pasos eficaces de fabricación para la inactivación o eliminación de virus (ver sección Propiedades/Efectos). A pesar de estas medidas, al administrar medicamentos preparados a partir de sangre o plasma humano, no se puede excluir completamente la posibilidad de transmitir agentes infecciosos. Esto también es aplicable en el caso de cualquier virus desconocido o emergente, o de otros agentes patógenos.

Las medidas adoptadas se consideran eficaces para virus envueltos, como el VIH, el VHB y el VHC, y para los virus no envueltos VHA y el parvovirus B19.

La experiencia clínica que existe es confiable en lo que se refiere a la ausencia de transmisión de la hepatitis A o del parvovirus humano B19 con Inmunoglobulinas, y también se asume que el contenido de anticuerpos tiene una contribución importante para la seguridad viral.

Se recomienda enfáticamente que, cada vez que se admi-nistre Hizentra a un paciente, se tome nota del nombre y del número de lote del medicamento, a fin de mantener un vínculo entre el paciente y el lote del medicamento.

Dosificación/Forma de administración

Dosificación para adultos y niños

Puede ser necesario personalizar la dosis para cada paciente, dependiendo de la farmacocinética, de la respuesta clínica y de la concentración mínima de IgG en suero. El siguiente régimen de dosificación se proporciona como guía:

El régimen de dosificación por vía subcutánea debe alcanzar un nivel sostenido de IgG. Puede ser necesaria una dosis de carga de al menos 0.2 a 0.5 g/kg (1.0 a 2.5 ml/kg) de peso corporal. Puede ser necesario dividir la administración de esta dosis en varios días. Una vez logrado niveles estables de IgG, debe administrarse dosis de mantenimiento a intervalos repetidos para alcanzar una dosis mensual acumulada del orden de 0,4 a 0,8 g/kg (2,0 a 4,0 ml/kg) de peso corporal.

Para pacientes que han cambiado de tratamiento intravenoso la dosis mensual es usualmente dividida a 49 dosis semanales.

Se debe medir y evaluar la concentración mínima conjuntamente con la respuesta clínica del paciente. Dependiendo de la respuesta clínica (p. ej. el índice de infección), se puede considerar ajustar la dosis y/o el intervalo entre las dosis, para elevar los niveles mínimos a los niveles deseados.

Dosificación para niños y adolescentes

La dosificación se determina por peso corporal como en el caso de los adultos. Se evaluó Hizentra en niños de 2 a 11 años y 12 adolescentes de 12 a 16 años en dos estudios clínicos.

Forma de administración

Hizentra debe administrarse únicamente por vía subcutánea. Hizentra se puede inyectar en puntos tales como el abdomen, el muslo, la parte superior de brazo y la cadera lateral (ver figura 1). En caso de dosis altas (> 25 ml) se recomienda su administración en múltiples puntos. Las inyecciones se pueden aplicar hasta en 4 puntos simultáneamente.

Figure 1: Posibles sitios de inyección para Hizentra

La infusión subcutánea para tratamiento en casa debe comenzarse y monitorearse inicialmente por un profesional de la salud con experiencia en la guía de tratamiento en casa de los pacientes con síndromes de inmunodeficiencias primarias. El paciente será instruido en el uso de una bomba de infusión, técnicas de infusión, como mantener un tratamiento diario y la identificación de reacciones adversas graves y las medidas que deben considerar en caso de que se presenten estas reacciones.

Velocidad de perfusión

La velocidad de perfusión inicial recomendada depende de las necesidades individuales del paciente y no debe exceder de 15 ml/hora/punto. En caso de buena tole-rancia, la velocidad de perfusión puede aumentarse gradualmente hasta 25 ml/hora/punto.

Sobredosis

No se conocen las consecuencias de una sobredosis.

Presentaciones

Caja con un frasco de 5 ml (1 g), 10 ml (2 g) y 20 ml (4 g) de solución.

Medicamento bajo prescripción médica.

BIOTOSCANA, S. A.

www.biotoscana.com

Av. Eloy Alfaro y Francisco Andrade Marín, Edifico Carolina Millenium. Piso 9, Oficina 9 C

Telf.: +593 (02) 393 7777/393 7778