Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Ecuador
EUROCOR Comprimidos recubiertos
Marca

EUROCOR

Sustancias

BISOPROLOL

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos recubiertos

Presentación

14 Comprimidos recubiertos , 1.25 Miligramos

35 Comprimidos recubiertos , 10 Miligramos

35 Comprimidos recubiertos , 5 Miligramos

35 Comprimidos recubiertos , 2.5 Miligramos

Composición

Cada comprimido recubierto de EUROCOR 1,25 mg contiene:

Bisoprolol Fumarato:

1,25 mg

Excipientes

c.s.

Cada comprimido recubierto EUROCOR 2,5 mg contiene:

Bisoprolol Fumarato:

2,5 mg

Excipientes

c.s.

Cada comprimido recubierto EUROCOR 5 mg contiene:

Bisoprolol Fumarato:

5 mg

Excipientes

c.s.

Cada comprimido recubierto EUROCOR 10 mg contiene:

Bisoprolol Fumarato:

10 mg

Excipientes

c.s.

Indicaciones

Bisoprolol fumarato está indicado en:

- Tratamiento de la hipertensión arterial.

- Tratamiento de la cardiopatía coronaria.

- Tratamiento de la insuficiencia cardiaca crónica estable en combinación con inhibidores ACE, diuréticos y opcionalmente glucósidos cardiacos.


MECANISMO DE ACCIÓN

Bisoprolol fumarato se utiliza para el tratamiento de la hipertensión y la angina de pecho. Al igual que con otros agentes β1 bloqueadores, el modo de acción en la hipertensión no es claro, pero se sabe que Bisoprolol fumarato deprime considerablemente los niveles plasmáticos de renina.

Tras la administración aguda en pacientes con enfermedad coronaria sin insuficiencia cardiaca crónica, Bisoprolol fumarato reduce la frecuencia cardiaca y el volumen de eyección y por lo tanto el gasto cardiaco y el consumo de oxígeno. En la administración crónica disminuye la resistencia vascular periférica inicialmente aumentada. Por lo tanto Bisoprolol fumarato es eficaz en la eliminación o reducción de los síntomas.

Propiedades Farmacológicas

Bisoprolol fumarato es un bloqueador beta 1 adrenérgico selectivo, sin actividad estimuladora intrínseca de membrana y de efecto estabilizador de membrana relevante. Muestra una baja afinidad a los receptores beta2 de la musculatura lisa bronquial y vascular así como por los receptores beta2-implicados en la regulación metabólica.

Por lo tanto, no es de esperar que Bisoprolol fumarato afecte la resistencia de las vías respiratorias ni a los efectos metabólicos mediados por receptores beta2. Su selectividad beta1 se extiende más allá del rango de dosis terapéuticas.

Bisoprolol no presenta un efecto inotrópico negativo pronunciado.

PERFIL FARMACOCINÉTICO

Absorción

Bisoprolol fumarato se absorbe casi completamente y presenta una biodisponibilidad de alrededor del 90% tras la administración oral. La biodisponibilidad no se ve afectada por los alimentos La vida media en plasma de 10-12 horas le da 24 horas de efectividad después de la administración una vez al día.

Distribución

La unión a proteínas plasmáticas de Bisoprolol fumarato es de aproximadamente 30%. El volumen de distribución es de 3,5 l/kg.

Eliminación

Bisoprolol fumarato es eliminado del organismo por dos vías. 50% se metaboliza por el hígado a metabolitos inactivos que luego son excretados por los riñones. El restante 50% es excretado por los riñones de forma inalterada. Dado que la eliminación se lleva a cabo en los riñones y el hígado en la misma medida, un ajuste de la dosis no es necesaria para los pacientes con insuficiencia hepática o insuficiencia renal. El clearance total es de aproximadamente 15 l / h.

Contraindicaciones

Bisoprolol fumarato está contraindicado en:

- Hipersensibilidad a Bisoprolol fumarato o a cualquier excipiente de la formulación.

- Insuficiencia cardiaca aguda o durante los episodios de descompensación de la insuficiencia cardiaca que requieran de tratamiento inotrópico intravenoso.

- Shock cardiogénico.

- Trastornos severos de la conducción aurícula-ventricular (bloqueo AV de segundo o tercer grado), sin marcapasos.

- Síndrome del nodo sinusal.

- Bloqueo sino auricular.

- Bradicardia significativa, inferior a 60 latidos por minuto previo al inicio del tratamiento.

- Hipotensión (presión arterial sistólica inferior a 100 mmHg).

- Asma bronquial severa o enfermedad pulmonar obstructiva crónica severa.

- Oclusión arterial periférica avanzada y síndrome de Raynaud.

- Feocromocitoma no tratado.

- Acidosis metabólica.

Embarazo y Lactancia

Embarazo: Bisoprolol fumarato tiene efectos farmacológicos que pueden causar efectos dañinos sobre el embarazo y/ o el feto/ recién nacido. En general, los bloqueadores beta-adrenérgicos disminuyen la perfusión placentaria, lo que se ha asociado con el retraso del crecimiento, muerte intrauterina, aborto o parto prematuro. Los efectos adversos (por ejemplo, hipoglicemia y bradicardia) pueden ocurrir en el feto y en el recién nacido. Si el tratamiento con bloqueadores de los receptores adrenérgicos beta-es necesario, se recomienda usar bloqueadores de los receptores adrenérgicos beta1-selectivos.

Bisoprolol fumarato no debe utilizarse durante el embarazo excepto si fuese claramente necesario. Si el tratamiento con Bisoprolol fumarato se considera necesario, el flujo sanguíneo útero-placentario y el crecimiento del feto deben ser monitorizados. En el caso de efectos nocivos en el embarazo o en el feto, tratamientos alternativos deben ser considerados. El recién nacido debe ser estrechamente monitorizados. Síntomas de hipoglicemia y bradicardia son normales que surjan dentro de los primeros 3 días.

Lactancia: no se sabe si este fármaco se excreta en la leche humana. Por lo tanto no se recomienda la administración de Bisoprolol fumarato durante la lactancia.

Reacciones Adversas

Las siguientes definiciones se aplican a la terminología de frecuencia utilizada en adelante:

Muy frecuentes (≥ 1/10)

Frecuentes (≥ 1/100 < 1/10)

Poco frecuentes (≥ 1/1.000 < 1/100)

Raras (≥ 1/10.000 < 1/1.000)

Muy raros (< 1/10.000)

Trastornos cardiacos

Muy frecuentes: bradicardia.

Frecuentes: empeoramiento de la insuficiencia cardiaca.

Poco frecuentes: trastornos de la conducción auriculoventricular (AV).

Exploraciones complementarias

Raras: aumento de los triglicéridos, aumento de enzimas hepáticas (ALAT, ASAT).

Trastornos del sistema nervioso

Frecuentes: mareos, dolor de cabeza.

Raros: síncope.

Trastornos oculares

Raros: reducción del flujo lagrimal (para tener en consideración si el paciente usa lentes).

Muy raros: conjuntivitis.

Trastornos auditivos y laberínticos

Raras: pérdida de audición.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos

Poco frecuentes: broncoespasmo en pacientes con asma bronquial o con historial de enfermedades obstructiva de las vías respiratorias.

Raras: rinitis alérgica.

Trastornos gastrointestinales

Frecuentes: molestias gastrointestinales como náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento.

Piel y del tejido subcutáneo.

Raras: reacciones de hipersensibilidad (prurito, enrojecimiento, rash).

Muy raros: los beta-bloqueadores pueden provocar o empeorar la psoriasis o inducir erupciones similares a la psoriasis, alopecia.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

Poco frecuentes: debilidad muscular y calambres.

Trastornos vasculares

Frecuentes: sensación de frío o entumecimiento en la extremidades, hipotensión.

Poco frecuentes: hipotensión ortostática.

Trastornos generales

Frecuentes: astenia, fatiga.

Trastornos hepatobiliares

Raras: hepatitis.

Aparato reproductor y desórdenes mamarios

Raros: alteraciones en la potencia sexual.

Trastornos psiquiátricos

Poco frecuentes: alteraciones del sueño, depresión.

Raras: pesadillas, alucinaciones.

Interacciones

Combinaciones no recomendadas:

Antagonistas del calcio del tipo verapamilo y en menor medida, del tipo diltiazem: influencia negativa sobre la contractilidad y la conducción aurículo-ventricular y la presión arterial. La administración intravenosa de verapamil en pacientes en tratamiento con beta-bloqueadores puede provocar una profunda hipotensión y bloqueo auriculoventricular.

Antiarrítmicos de clase I (por ejemplo, quinidina, disopiramida, lidocaína, fenitoína, flecainida, propafenona): efectos sobre el tiempo de conducción aurículo-ventricular puede verse potenciada y aumentar el efecto inotrópico negativo.

Antihipertensivos de acción central como la clonidina y otros (por ejemplo, metildopa, moxonodine, rilmenidina): el uso concomitante de medicamentos antihipertensivos de acción central puede empeorar la insuficiencia cardiaca por una disminución del tono simpático central (reducción de la frecuencia cardiaca y el gasto cardiaco, vasodilatación).

La interrupción brusca, particularmente si es previa a una discontinuación de un beta-bloqueador, puede incrementar el riesgo de "hipertensión de rebote".

Combinaciones para ser utilizado con precaución: antagonistas del calcio como los derivados de dihidropiridina con efectos inotrópicos negativos (por ejemplo, nifedipino). Nifedipino disminuye la contractilidad miocárdica al afectar la cantidad de calcio. Su uso concomitante en pacientes en tratamiento con betabloqueadores puede aumentar el riesgo de hipotensión y la reducción de la función de la bomba ventricular con un posible desarrollo de insuficiencia cardiaca en pacientes con insuficiencia cardiaca latente. El negativo inotropismo de nifedipino puede precipitar o exacerbar la insuficiencia cardiaca.

Antagonistas del calcio del tipo dihidropiridina como felodipino y amlodipino: el uso concomitante puede aumentar el riesgo de hipotensión y no se puede descartar un aumento en el riesgo de un mayor deterioro de la función de la bomba ventricular en pacientes con insuficiencia cardiaca.

Medicamentos antiarrítmicos de clase III (por ejemplo, amiodarona): efectos sobre el tiempo de conducción auricular puede ser potenciado.

Beta-bloqueadores tópicos (por ejemplo, gotas oftálmicas para el tratamiento del glaucoma) pueden sumarse a los efectos sistémicos de Bisoprolol fumarato.

Medicamentos parasimpaticomiméticas: el uso concomitante puede aumentar el tiempo de conducción aurículo-ventricular y el riesgo de bradicardia.

Insulina y antidiabéticos orales: intensificación del efecto hipoglicemiante. El bloqueo de los beta-adrenérgicos pueden enmascarar los síntomas de hipoglicemia.

Agentes anestésicos: atenuación de la taquicardia refleja y aumento del riesgo de hipotensión.

Glucósidos digitálicos: reducción de la frecuencia cardiaca, aumento del tiempo de conducción aurículo-ventricular.

Medicamentos que inhiben la síntesis de prostaglandinas: disminución del efecto hipotensor.

Derivados de la ergotamina: exacerbación de trastornos circulatorios periféricos.

Medicamentos anti-inflamatorios no esteroidales (AINEs): los AINEs pueden reducir el efecto hipotensor de Bisoprolol fumarato.

Agentes β-simpaticomiméticos (por ejemplo, isoprenalina, dobutamina): combinados con Bisoprolol fumarato, pueden reducir el efecto de ambos agentes.

Simpaticomiméticos que activan tanto β como α-adrenérgicos (por ejemplo, noradrenalina, adrenalina): en combinación con Bisoprolol fumarato puede enmascarar los efectos vasoconstrictores mediados por α-adrenérgicos de esos agentes causando aumento de la presión arterial y exacerbar claudicación intermitente (dolor muscular). Estas interacciones son consideradas como más probables con β-bloqueantes no selectivos. Las dosis más altas de efedrina puede ser necesaria para el tratamiento de reacciones alérgicas.

El uso concomitante con agentes antihipertensivos, así como con otros fármacos con potencial de disminuir la presión arterial (por ejemplo, los antidepresivos tricíclicos, barbitúricos, fenotiazinas) puede aumentar el riesgo de hipotensión.

Rifampicina: puede producir ligera reducción de la vida media de Bisoprolol fumarato debido a la inducción de enzimas metabolizadoras hepáticas. Normalmente no es necesario ajustar la dosis.

Moxisylate: puede causar hipotensión postural severa.

Combinaciones para ser consideradas:

Mefloquina: aumento del riesgo de bradicardia

Inhibidores de la monoaminoxidasa (excepto los inhibidores de la MAO-B): mayor efecto hipotensor de los β-bloqueadores, pero también corren el riesgo de una crisis hipertensiva.

Precauciones y Advertencias

Bisoprolol fumarato debe ser usado con precaución en:

• Insuficiencia cardiaca crónica estable (Bisoprolol está indicado para el tratamiento, después de la fase de titulación inicial (ajuste de dosis)).

• Broncoespasmo (asma bronquial, enfermedad obstructiva de la vía aérea).

• Diabetes mellitus con grandes fluctuaciones en los valores de glucosa sanguínea: los síntomas de hipoglicemia pueden ser enmascarados.

• Ayuno estricto.

• Terapia de desensibilización en curso.

• Bloqueo aurículo-ventricular de primer grado.

• Flujo sanguíneo alterado en los vasos coronarios debido a vasoespasmos (Angina de Prinzemetal).

• Enfermedad arterial periférica oclusiva (intensificación de los síntomas pueden suceder especialmente al comienzo de la terapia).

• Pacientes con psoriasis o con una historia de psoriasis solo pueden usar betabloqueadores como por ej. Bisoprolol fumarato después de un cuidadoso balance de los beneficios contra los riesgos implicados.

• Anestesia general.

Insuficiencia cardiaca

La estimulación simpática es un componente vital de apoyo a la función circulatoria en el entorno de la insuficiencia cardiaca congestiva, y el beta-bloqueo puede provocar una disminución adicional de la contractilidad del miocardio y causar insuficiencia más grave. En general, los agentes beta bloqueadores deben evitarse en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva evidente. Sin embargo, en algunos pacientes con insuficiencia cardiaca compensada puede ser necesario utilizarlos. En tal situación, deben usarse con cautela.

No hay experiencia terapéutica del tratamiento de la insuficiencia cardiaca con Bisoprolol fumarato en pacientes con las siguientes enfermedades y condiciones:

- Diabetes Mellitus insulino dependiente(Tipo I)

- Función renal severamente dañada

- Función hepática severamente dañada

- Cardiomiopatía restrictiva

- Insuficiencia cardiaca congénita

- Enfermedad valvular orgánica hemodinámicamente importante.

- Infarto al miocardio en los últimos 3 meses

En pacientes sin antecedentes de insuficiencia cardiaca.La continua baja de actividad del miocardio con beta-bloqueadores puede, en algunos pacientes, causar insuficiencia cardiaca. En los primeros signos o síntomas de insuficiencia cardiaca, la interrupción del Bisoprolol fumarato debe ser considerado. En algunos casos, la terapia con bloqueadores beta se puede continuar mientras que la insuficiencia cardiaca se trata con otros medicamentos.

Brusca interrupción de la terapia

La exacerbación de la angina de pecho, y, en algunos casos, el infarto de miocardio o arritmias ventriculares, se han observado en pacientes con enfermedad en las arterias coronarias después de la brusca interrupción del tratamiento con beta-bloqueadores. Estos pacientes deben, por lo tanto, ser advertidos contra la interrupción o suspensión del tratamiento sin la recomendación del médico. Incluso en pacientes sin enfermedad coronaria evidente, puede ser aconsejable disminuir gradualmente el tratamiento con Bisoprolol fumarato durante aproximadamente una semana con el paciente bajo observación cuidadosa. Si aparecen síntomas de abstinencia, el tratamiento debe reanudarse, al menos temporalmente.

Enfermedad vascular periférica

Los beta-bloqueadores pueden precipitar o agravar los síntomas de insuficiencia arterial en pacientes con enfermedad vascular periférica. Se debe tener precaución en estas personas.

Enfermedad broncoespástica

Pacientes con enfermedad broncoespástica debería, en general, NO RECIBIR beta-bloqueadores. Debido a su relativa selectividad beta 1, sin embargo, Bisoprolol fumarato puede ser utilizado con precaución en pacientes con enfermedad broncoespástica que no responden a, o que no pueden tolerar otros tratamientos antihipertensivos. Ya que la selectividad beta1 no es absoluta, se debe usar la menor dosis posible de Bisoprolol fumarato, comenzando la terapia con 2,5 mg. Un agonista beta 2 (broncodilatador) debe estar disponible.

Anestesia y cirugía mayor

Si el tratamiento con Bisoprolol fumarato ha de mantenerse durante el periodo perioperatorio, se debe tener especial cuidado cuando sean utilizados agentes anestésicos que disminuyen la función miocárdica, tales como éter, ciclopropano y tricloroetileno.

Diabetes e hipoglicemia

Los beta-bloqueadores pueden enmascarar algunas de las manifestaciones de hipoglicemia, especialmente la taquicardia. Betabloqueadores no selectivos pueden potenciar la hipoglicemia inducida por insulina y retrasar la recuperación de los niveles de glucosa en suero. Debido a su selectividad beta 1, esto es menos probable con Bisoprolol fumarato. Sin embargo, los pacientes sometidos a hipoglicemia espontánea o en pacientes diabéticos tratados con insulina o hipoglicemiantes orales, deben ser advertidos sobre estas posibilidades y utilizar Bisoprolol fumarato con precaución.

Tirotoxicosis

Bloqueo beta-adrenérgico puede enmascarar los signos clínicos de hipertiroidismo, como la taquicardia. La interrupción brusca del bloqueo beta puede ser seguido por una exacerbación de los síntomas de hipertiroidismo o puede causar una tormenta tiroidea.

Falla de la función hepática o renal: se debe tomar la precaución de ajustar la dosis de Bisoprolol fumarato en pacientes con insuficiencia renal o hepática.

Reacciones alérgicas: como con otros beta-bloqueadores, Bisoprolol fumarato puede aumentar ambos; la sensibilidad a los alergenos y la severidad de las reacciones anafilácticas. El tratamiento con adrenalina no siempre brinda el efecto terapéutico esperado.

Feocromocitoma: en pacientes con feocromocitoma, Bisoprolol fumarato no debe ser administrado hasta después de efectuado un bloqueo del receptor alfa.

Uso en ancianos y/o pacientes debilitados

Bisoprolol fumarato ha sido utilizado en pacientes ancianos con hipertensión. Las tasas de respuesta y la media de la presión arterial sistólica y diastólica fueron similares a los descensos en los pacientes más jóvenes en los estudios clínicos en EE.UU. A pesar que ningún estudio dosis-respuesta fue realizado en pacientes de edad avanzada, hubo una tendencia para los pacientes mayores se mantengan las dosis más elevadas de Bisoprolol fumarato.

Las reducciones observadas en la frecuencia cardiaca fueron ligeramente mayores en los ancianos que en los jóvenes y tiende a aumentar con el aumento de la dosis. En general, no existe disparidad en los informes de reacciones adversas o la deserción por razones de seguridad entre los pacientes mayores y menores.

No es necesario ajuste de la dosis según la edad.

El uso en pacientes con enfermedades concomitantes.

Usar con precaución en el ajuste de la dosis de Bisoprolol fumarato en pacientes con insuficiencia renal o hepática.

Uso pediátrico

La seguridad y eficacia en pacientes pediátricos no han sido establecidas.

Poblaciones especiales

Pacientes con insuficiencia cardiaca crónica (NYHA grado III): los niveles plasmáticos de Bisoprolol fumarato son más altos y la vida media se prolonga en comparación con voluntarios sanos. La concentración plasmática máxima en estado estacionario es de 64 +/-21 ng / ml a una dosis diaria de 10 mg y la vida media es de 17+/-5 horas.

Insuficiencia hepática / renal: dado que la eliminación se lleva a cabo en los riñones y en el hígado en la misma medida un ajuste de la dosis no es necesaria para los pacientes con insuficiencia hepática o insuficiencia renal. La farmacocinética en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica estable y con insuficiencia hepática o renal no ha sido estudiada.

Ancianos: la cinética de Bisoprolol fumarato es lineal e independiente de la edad.


Posología y forma de administración

Vía de administración: vía oral.

Bisoprolol fumarato debe tomarse por la mañana y puede ser tomado con alimentos. Ellos deben tragarse con líquido y no se deben masticar.

El tratamiento con Bisoprolol fumarato es generalmente un tratamiento a largo plazo.

Insuficiencia cardiaca crónica estable

El tratamiento estándar de la insuficiencia cardiaca crónica (ICC) se compone de un inhibidor de la ECA (o un bloqueador del receptor de angiotensina en caso de intolerancia a los inhibidores de la ECA), un bloqueador beta, diuréticos y cuando sea apropiado glucósidos cardiacos. Los pacientes deben ser estables (sin insuficiencia aguda) cuando el tratamiento con Bisoprolol fumarato se inicia.

Se recomienda que el médico tratante tenga experiencia en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca crónica.

Empeoramiento transitorio de la insuficiencia cardiaca, hipotensión, o bradicardia puede ocurrir durante el periodo de ajuste de la dosis y posteriormente.

Fase de ajuste de la dosis

El tratamiento de la insuficiencia cardiaca crónica estable con Bisoprolol fumarato requiere una fase de ajuste de dosis.

El tratamiento con Bisoprolol fumarato se debe iniciar con un ajuste gradual de acuerdo a los siguientes pasos:

- 1,25 mg una vez al día durante 1 semana, si se tolera bien aumentar a

- 2,5 mg una vez al día durante una semana más, si se tolera bien aumentar a

- 3,75 mg una vez al día durante una semana más, si se tolera bien aumentar a

- 5 mg una vez al día durante las 4 semanas siguientes, si se tolera bien aumentar a

- 7,5 mg una vez al día durante las 4 semanas siguientes, si se tolera bien aumentar a

- 10 mg una vez al día para el tratamiento de mantenimiento.

La dosis máxima recomendada es de 10 mg una vez al día.

Estrecha monitorización de los signos vitales (frecuencia cardiaca, presión arterial) y síntomas de empeoramiento de insuficiencia cardiaca se recomienda durante la fase de ajuste. Los síntomas pueden existir ya en el primer día después de iniciar la terapia.

Tratamiento de modificación

Si la dosis máxima recomendada no se tolera bien, la reducción gradual de la dosis puede ser considerada.

En caso de empeoramiento transitorio de la insuficiencia cardiaca, hipotensión, o bradicardia, se recomienda reconsideración de la dosificación de los medicamentos concomitantes.

También puede ser necesario reducir temporalmente la dosis de Bisoprolol fumarato o considerar la descontinuación.

La reintroducción y/o el ajuste de la dosis de Bisoprolol fumarato siempre debe tenerse en cuenta cuando el paciente se estabiliza de nuevo.

Si la descontinuación se considera, se recomienda la disminución gradual de la dosis, ya que la retirada brusca puede conducir a un deterioro agudo de la condición de los pacientes.

Insuficiencia renal o hepática: no hay información respecto a la farmacocinética de Bisoprolol fumarato en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica y con insuficiencia hepática o insuficiencia renal. El ajuste de la dosis en estas poblaciones por lo tanto debe hacerse con precaución.

Ancianos: no es necesario ajustar la dosis. Se recomienda comenzar con la menor dosis posible.

Niños menores de 12 años y adolescentes: no existe experiencia pediátrica con Bisoprolol fumarato, por lo tanto su uso no es recomendado para niños.

La hipertensión y la angina de pecho

Adultos: la dosis habitual es de 10 mg una vez al día con una dosis máxima recomendada de 20 mg por día. En los pacientes con cardiopatía isquémica, se recomienda que la retirada del tratamiento debe ser gradual durante 1-2 semanas. En algunos pacientes 5 mg por día puede ser suficiente. En pacientes con un deterioro en etapa final de la función renal (clearance de creatinina < 20 ml/min) o insuficiencia hepática, la dosis no debe exceder los 10 mg de Bisoprolol fumarato una vez al día.

Ancianos: no es necesario ajustar la dosis normalmente, pero 5 mg por día puede ser suficiente en algunos pacientes, como para otros adultos, la dosis puede tener que reducirse en casos de disfunción renal o hepática grave.

Niños menores de 12 años y adolescentes: no existe experiencia pediátrica con Bisoprolol fumarato, por lo tanto su uso no puede ser recomendado para niños.

Sobredosificaciones

Los signos más comunes con sobredosis de beta-bloqueadores son bradicardia, hipotensión, insuficiencia cardiaca congestiva, broncoespasmo e hipoglicemia. Hasta la fecha, unos pocos casos de sobredosis (máximo 2000 mg) con Bisoprolol fumarato han sido reportados. Bradicardia y/o hipotensión fueron observados. Se dieron en algunos casos agentes simpaticomiméticos, y todos los pacientes se recuperaron.

En general, si se produce una sobredosis, el tratamiento con Bisoprolol fumarato debe interrumpirse y el tratamiento sintomático y de soporte deben ser proporcionados.

Datos limitados sugieren que Bisoprolol fumarato no es dializable. Basado en las acciones farmacológicas esperadas y recomendaciones para otros beta-bloqueadores, las siguientes medidas generales se deben considerar cuando esté clínicamente justificado:

Bradicardia

Administrar atropina intravenosa. Si la respuesta es inadecuada, isoproterenol o cualquier otro agente con propiedades cronotrópicas positivo pueden ser administradas con cautela. En algunas circunstancias, implantación de marcapasos transvenoso puede ser necesario.

Hipotensión

Líquidos intravenosos y vasopresores debe ser administrados. Glucagón por vía intravenosa puede ser útil.

Bloqueo cardiaco (segundo o tercer grado)

Los pacientes deben ser cuidadosamente monitoreados y tratados con infusión de isoproterenol o inserción de marcapasos transvenoso, según corresponda.

Insuficiencia cardiaca congestiva

Iniciar la terapia convencional (digitalis, diuréticos, agentes inotrópicos, vasodilatadores).

Broncoespasmo

Administrar tratamiento broncodilatador como isoproterenol y/o aminofilina.

Hipoglicemia

Administrar glucosa intravenosa.

Presentaciones

EUROCOR 1,25 mg x 14 comprimidos.

EUROCOR 2,5 mg x 35 comprimidos.

EUROCOR 5 mg x 35 comprimidos.

EUROCOR 10 mg x 35 comprimidos.

LABORATORIOS SAVAL, S. A.

Almacenaje

Almacenar a no más de 30°C.