Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Ecuador
EUCOR Comprimidos
Marca

EUCOR

Sustancias

LISINOPRIL

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos

Presentación

Caja , 20 Comprimidos ranurados

COMPOSICIÓN:

Cada COMPRIMIDO contiene 5, 10 y 20 mg de lisinopril anhidro.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

- Hipertensión arterial esencial.

- Hipertensión renovascular.

- Insuficiencia cardíaca congestiva.

- Infarto agudo de miocardio.

- Complicaciones renales de la diabetes mellitus.


MECANISMO DE ACCIÓN:

Lisinopril es un inhi­bidor de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), enzima que cataliza la conversión de angio­tensina I en el péptido vasoconstrictor angiotensina II, que además estimula la secreción de aldosterona en la corteza suprarrenal. La inhibición de la ECA induce una reducción en las concentraciones de angiotensina II, lo que disminuye la actividad vasopresora y la secreción de aldosterona. Aunque se piensa que el control que lisinopril logra sobre la hipertensión arterial (HTA) se consigue mediante la inhibición del sistema renina – angiotensina – aldosterona, lisinopril también es antihipertensivo en pacientes hipertensos con renina baja.

La ECA está presente en el endotelio vascular y su actividad está aumentada en pacientes diabéticos resultando en la formación de angiotensina II y destrucción de la molécula vasodilatadora bradicinina, factores que potencializan el nocivo efecto endotelial de la hiperglicemia. Lisinopril, al inhibir la ECA, disminuye la formación de angiotensina y suspende la destrucción de bradicinina, mejorando la disfunción endotelial. El efecto reductor de la pérdida de albúmina por orina en diabéticos está mediado por la reducción de la presión arterial así como por un efecto directo en los tejidos renales.

FARMACOCINÉTICA:

La absorción oral oscila entre 6 – 60% después de dosis entre 5 – 80 mg. La absorción no está afectada por los alimentos. El nivel plasmático máximo se alcanza en 7 horas y algo más tarde en pacientes con IAM. La vida media es de 12.6 horas. Lisinopril no se conjuga con las proteínas plasmáticas ni sufre proceso metabólico alguno. Se excreta sin cambios en la orina.

CONTRAINDICACIONES:

Hipersensibilidad a los componentes del producto, historia de angioedema relacionado con un inhibidor de la ECA y pacientes con angioedema hereditario o idiopático.

REACCIONES ADVERSAS:

Lisinopril es generalmente bien tolerado y la mayoría de sus efectos adversos son leves y transitorios. Los más frecuentes son mareo, cefalea, diarrea, fatiga, tos y náusea. Otros efectos menos frecuentes son hipotensión ortostática, rash y astenia. Ha habido reportes de edema angioneurótico, IAM, enfermedad cerebrovascular, palpitaciones, taquicardia, dolor abdominal, dispepsia, boca seca, hepatitis (hepatocelular o colestásica), pancreatitis, alteraciones del humor, confusión, parestesia, vértigo, trastornos del sueño y del sentido del gusto, bron­coespasmo, rinitis, sinusitis, alopecia, diaforesis, prurito, urticaria, síndrome de Stevens – Johnson, impotencia, oligoanuria, insuficiencia renal, fiebre, vas­culitis, mialgia, artralgia, fotosensibilidad. Como alteraciones de laboratorio se han descrito leucocitosis, eosinofilia, ANA positivo, velocidad de sedimentación alta, alteraciones reversibles de las pruebas de función renal y/o hepática, depresión de la médula ósea, hiperkalemia, e hiponatremia.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS:

Con diuréticos el efecto antihipertensivo suele ser aditivo pero puede aparecer una respuesta exagerada (hipotensión). Con insulina o antidiabéticos orales: Se puede potenciar la hipoglicemia. Con AINEs: Puede disminuir la eficacia de lisinopril, puede empeorar una insuficiencia renal de base. Con litio: Aumento de sus niveles. Lisinopril puede disminuir la pérdida de potasio inducida por diuréticos tiazídicos; el uso de lisinopril con espironolactona o suplementos de potasio debe ser cuidadoso.

PRECAUCIONES:

Puede ocurrir hipotensión ar­te­rial sintomática al inicio o durante el tratamiento con lisinopril en pacientes con depleción de volumen (tratamiento diurético, deshidratación de cualquier causa, restricción en la ingesta de sal, hemodiálisis) o en pacientes con ICC, especialmente si es severa y el paciente ha estado recibiendo dosis altas de diuréticos, si ha desarrollado hiponatremia o coexiste insuficiencia renal. Cuando estos riesgos existen, la dosis inicial debe ser menor y debe moni­torizarse convenientemente al paciente. Otros factores de riesgo son cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular (por el riesgo de desarrollar un infarto agudo de miocardio o un accidente cerebro vascular), estenosis aórtica o cardio­miopatía hiper­trófica.

Después de un IAM, los pacientes que tienen riesgo de deterioro hemodinámico por el uso de un vaso­dilatador, no deberían recibir lisinopril. Estos pacientes suelen estar en shock cardiogénico o tener cifras de presión sistólica < 100 mmHg. Las dosis deben regularse según lo que se expone en Posología. En estos pacientes, si existe evidencia de disfunción renal (hiperazoemia, proteinuria), tampoco debería iniciarse lisinopril.

Algunos pacientes con estenosis bilateral de las arterias renales o estenosis de la arteria de un riñón único, al recibir terapia con inhibidores ECA, han mostrado incrementos de las cifras de azoados que desaparecen al descontinuar la medicación; esto es más frecuente si existe insuficiencia renal. Si además existe hiper­tensión renovascular, el riesgo de hipotensión aguda y de insuficiencia renal es mayor. En estos pacientes el tratamiento se inicia con dosis bajas, con monitorización cuidadosa y con incrementos muy controlados de la dosis. El tratamiento simultáneo con diuréticos no está recomendado.

Algunos pacientes hipertensos, incluso aquellos sin antecedentes de disfunción renal, pueden presentar incrementos en las cifras de azoados al iniciar el tratamiento con lisinopril, especialmente cuando se usa en conjunto con diuréticos. Esto suele ser transitorio pero debería considerarse la disminución de la dosis o la suspensión si no se observa mejoría.

Algunos pacientes pueden desarrollar hiperkalemia especialmente los que tienen insuficiencia renal, los diabéticos, los que usan diuréticos ahorradores de potasio, o los que reciben suplementos de potasio.

Se han reportado algunas reacciones anafilactoideas con lisinopril como angioedema con potencialidad de obstruir la vía aérea; en estos casos suspender inmediatamente la medicación y administrar epinefrina LIFE 0,5 ml IM. Raramente se han reportado casos de angioedema de cabeza y cuello; aún en casos de afectación lingual sin dificultad respiratoria, se necesita una observación cercana por riesgo de obstrucción de la vía aérea a pesar del uso de antihistamínicos o corticoides. Otros pacientes predispuestos son los que tienen afectación laríngea o antecedentes de cirugía previa de la vía aérea. El angioedema intestinal puede presentarse únicamente con dolor abdominal. Algunas de estas reacciones pueden presentarse en pacientes que reciben hemodiálisis con membranas de alto flujo, o en ciertas personas predispuestas (sobre todo de raza negra) o que han desarrollado angioedema con inhibidores de la iECA. En estas circunstancias, el medicamento debe suspenderse y ofrecer tratamiento apropiado de soporte vital y antia­lérgico. Muy raramente se han asociado los iECAs con ictericia colestásica y hepatitis que progresan a necrosis hepática fulminante.

Ciertas alteraciones electrolíticas y metabólicas pueden aparecer con los iECAs. La hiperkalemia generalmente se resuelve en forma espontánea pero ha motivado la suspensión del tratamiento en un 6% de los pacientes. La hiperkalemia puede presentarse con mayor frecuencia en pacientes con insuficiencia renal, diabetes, uso de ahorradores de potasio o de suplementos de potasio. El uso de IECAs con antidiabéticos o insulina puede producir hipoglicemia.

En algunos pacientes en tratamiento con IECA y sometidos a diálisis con membranas de alto flujo (por ejemplo AN69®) se han reportado casos de reacciones anafilácticas súbitas. En estos pacientes debe suspenderse inmediatamente la diálisis y tomar las medidas terapéuticas pertinentes teniendo en cuenta que los antihistamínicos no han funcionado en estas circunstancias. También se han reportado reacciones anafilactoideas en pacientes sometidos a aféresis de LDL con absorción de sulfato de dextrano.

Embarazo: Categoría D, no debe usarse. Los inhi­bidores ECA pueden causar morbimortalidad fetal cuando se administran durante el segundo o tercer trimestre del embarazo. Si se detecta el embarazo en una paciente que está recibiendo lisinopril, suspenderlo inmediatamente a menos que su médico lo considere vital para la salud de la madre.

Lactancia: No se conoce si lisinopril se excreta en la leche materna. Usar con precaución.

Pediatría: No se ha establecido la seguridad y eficacia de lisinopril.

Geriatría: En estudios clínicos no se han demostrado cambios en la seguridad y eficacia de la droga. Precaución en ancianos con insuficiencia renal.

Insuficiencia renal: Requiere ajuste posológico de acuerdo a lo expuesto en posología.

Insuficiencia hepática: No requiere ajuste de dosis.

POSOLOGÍA:

Hipertensión arterial esencial (HTA): La dosis de inicio usual es de 10 mg/día. Se realiza una titulación de la dosis cada 2 – 4 semanas de acuerdo a la respuesta de la presión arterial hasta llegar a una dosis de mantenimiento que suele ser de 20 a 40 mg/día. La dosis máxima que se ha utilizado es de 80 mg/día.

Los pacientes hipertensos que han estado en tratamiento con diuréticos tienen riesgo de desarrollar hipoten­sión arterial aguda al iniciar lisinopril. Los diuréticos deberían suspenderse 2 – 3 días antes de iniciar EUCOR; si esto no es posible, iniciar con dosis más bajas (5 mg/día). Los pacientes con insuficiencia renal deben recibir dosis ajustadas al grado de enfermedad determinado por el clearence de creatinina (CDC). Si el CDC es menor a 10 ml/min la dosis inicial es de 2.5 mg/día. Si el CDC está entre 10 y 30 ml/min, la dosis inicial es de 2.5 – 5 mg/día. Finalmente, si el CDC está entre 31 y 70 ml/min, la dosis inicial será de 5 – 10 mg/día. Posteriormente se titula la dosis de acuerdo al control que se obtenga sobre la HTA hasta un máximo de 40 mg/día.

Hipertensión renovascular: Por el riesgo de hipo­ten­sión aguda es conveniente iniciar con dosis de 2.5 – 5 mg/día. Posteriormente se ajustan de acuerdo al control logrado sobre la HTA.

Insuficiencia cardíaca congestiva (ICC): EUCOR, a dosis iniciales de 2.5 mg/día, puede utilizarse en asociación con diuréticos y/o digitálicos. Posteriormente puede hacerse ajustes posológicos a intervalos de 1 mes de acuerdo a la respuesta clínica individual de cada paciente. El rango de dosis efectivas usuales está entre 5 y 20 mg/día. Los pacientes que han estado en intensa terapia diurética o que tienen depleción hidroe­lectrolítica de cualquier origen, tienen riesgo de desarrollar hipotensión aguda. Por ello, deberían corregirse estos problemas previamente y el efecto de la primera dosis de EUCOR debe ser convenientemente mo­nitorizado.

Infarto agudo de miocardio: El tratamiento con li­sinopril se instituye dentro de las primeras 24 horas del inicio de los síntomas, en conjunto con las otras medidas como trombolíticos, antiagregantes plaque­tarios y beta – bloqueadores. La primera dosis es de 5 mg, seguida 24 horas después de otros 5 mg y 48 horas después de 10 mg, para luego seguir con 10 mg/día por 6 semanas. Si el paciente ha desarrollado síntomas de ICC, deberá continuar con EUCOR de acuerdo a lo expuesto anteriormente. Los pacientes que tienen una presión arterial sistólica < 120 mmHg los 3 primeros días después del infarto, deben iniciar con 2.5 mg. Si aparece hipotensión durante la fase de mantenimiento (presión sistólica < 100 mmHg) la dosis se reduce a 5 mg/día, con reducciones temporales a 2.5 mg/día de ser necesario. Si la hipotensión es < 90 mmHg durante más de 1 hora la medicación debe suspenderse.

Complicaciones renales de la diabetes mellitus: 10 – 20 mg/día.

SOBREDOSIFICACIÓN:

Los síntomas incluyen hipotensión severa, insuficiencia renal y alteraciones electrolíticas. Se requiere una monitorización cercana y un tratamiento de soporte intensivo. Los métodos para prevenir la absorción clásicos pueden utilizarse si están indicados, al igual que los que favorecen la eliminación, especialmente la hemodiálisis (excepto con membranas de alto flujo tipo poliacrylonitrile).

PRESENTACIÓN:

EUCOR® comprimidos ra­nu­rados de 5, 10 y 20 mg de lisinopril. Caja por 20.

Laboratorios Life

Casilla 17 001 00458

Quito - Ecuador