Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Panamá
MIGRADORIXINA Comprimidos recubiertos
Marca

MIGRADORIXINA

Sustancias

CLONIXINATO DE LISINA, ERGOTAMINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Comprimidos recubiertos

Presentación

Envase(s), 20 Comprimidos recubiertos,

Envase(s), 200 Comprimidos recubiertos,

FÓRMULA: Cada COMPRIMIDO recubierto contiene:

Clonixinato de lisina

125 mg;

Ergotamina tartrato

1 mg;

Exc. c.s.

INDICACIONES:

MIGRADORIXINA está indicado en todo tipo de jaquecas o migrañas.

Interacciones con otros medicamentos y alimentos Las interacciones de MIGRADORIXINA dependerán de las interacciones de sus componentes.

a) Por contener clonixinato de lisina:

Si bien las siguientes interacciones no han sido descritas con todos los AINE ni con el clonixinato de lisina, el hecho que hayan sido documentadas para algunos de ellos, hacen necesario tenerlas en cuenta, especialmente cuando el medicamento se administra durante periodos prolongados.

Acido acetilsalicílico en altas dosis y otros fármacos antiinflamatorios no esteroides, alcohol, corticoesteroides, colchicina y suplementos de potasio: aumentan el riesgo de efectos secundarios gastrointestinales, incluyendo úlcera gastroduodenal, hemorragia digestiva.

Anticoagulantes orales, heparina, ticlopidina, trombolíticos, y otros inhibidores de la agregación plaquetaria: producen mayor riesgo de hemorragia. Si la administración conjunta es inevitable, se efectuarán controles de la coagulación sanguínea, ajustando las dosis de los medicamentos que la modifican de acuerdo a los resultados.

Acido valproico, cefamandol, cefoperazona, cefotetan, plicamicina: Disminuyen la agregación plaquetaria y aumentan el riesgo potencial de hemorragias.

Insulina y antidiabéticos orales: Los antiinflamatorios no esteroides pueden aumentar el efecto hipoglucémico de estos medicamentos.

Diuréticos: la administración junto con diuréticos puede resultar en una disminución de los efectos natriuréticos y antihipertensivos de éstos, posiblemente por la acción antiprostaglandina. Por esta misma acción, el uso conjunto de diuréticos y analgésicos - antiinflamatorios no esteroides puede disminuir el flujo sanguíneo renal y provocar insuficiencia renal aguda.

Este riesgo aumenta en caso de pacientes deshidratados y diuréticos por lo que es conveniente hidratarlos previamente.

Antihipertensivos como beta bloqueadores, inhibidores de la ECA, vasodilatadores, diuréticos: pueden perder parte de su eficacia antihipertensiva por la inhibición de la síntesis de prostaglandinas vasodilatadoras ocasionada por los analgésicos antiinflamatorios no esteroides.

Litio: la administración conjunta con sales de litio puede provocar un aumento de los niveles plasmáticos de litio, por lo cual se deberá controlar su nivel plasmático.

Glucósidos digitálicos: Algunos analgésicos y antiinflamatorios no esteroides incrementan los niveles plasmáticos de los digitálicos, aumentando el riesgo de toxicidad digitálica.

Metotrexato: El tratamiento simultáneo con metotrexato y analgésicos antiinflamatorios no esteroides puede aumentar la toxicidad hematológica del metotrexato , por lo tanto en estos casos, se deberán realizar controles hematológicos frecuentes.

Ciclosporina: La asociación con ciclosporina puede resultar en un aumento de los niveles plasmáticos de ésta y en un mayor riesgo de nefrotoxicidad.

Sales de oro: Administradas conjuntamente con fármacos analgésicos- antiinflamatorios no esteroides incrementan el riesgo de efectos renales adversos.

Probenecid: Se ha observado que el probenecid aumenta los niveles plasmáticos de algunos antiinflamatorios no esteroides aumentando su eficacia y/o exaltando también, sus efectos adversos.

En caso que estos últimos efectos aparezcan, puede ser necesaria una reducción de la dosis del analgésico y antiinflamatorio no esteroide.

b) Por contener ergotamina antibióticos macrólidos: Especialmente la eritromicina y la troleandomicina pueden inhibir el metabolismo de la ergotamina y aumentar el riesgo de vasoespasmo.

Beta bloqueadores: Con poca frecuencia durante la profilaxis de la migraña con la asociación de ergotamina y beta bloqueadores, se puede producir una reacción vasoespástica con vasoconstricción periférica.

Si bien la mayoría de los pacientes toleran esa asociación, los mismos deben ser controlados estrechamente.

Vasoconstrictores sistémicos, epinefrina parenteral, metaraminol, metoxamina, norepinefrina, fenilefrina parenteral: Pueden ser potenciados provocando hipertensión severa y ruptura de vasos cerebrales.

Soluciones anestésicas con vasoconstrictores: no deben asociarse con ergotamina ya que pueden producir isquemia vascular periférica y gangrena.

Nitroglicerina: La ergotamina puede anular el efecto vasodilatador de la nitroglicerina y reducir su efecto antianginoso.

Tabaco: La ergotamina administrada a pacientes fumadores importantes, puede aumentar el riesgo de isquemia vascular periférica al sumarse al efecto vasoconstrictor de la nicotina.

Tratamiento de la infección por el VIH, inhibidores de la proteasa o de la transcriptasa inversa (p.ej. ritonavir, indinavir, nelfinavir, amprenavir), incrementan el riesgo de vasoespasmo.

Antimicóticos azólicos (p.ej. ketoconazol, itraconazol, voriconazol), incrementan el riesgo de vasoespasmo.


ACCIÓN FARMACOLÓGICA:

MIGRADORIXINA, es una asociación destinada al tratamiento de cefaleas y jaquecas, cuya acción farmacológica depende de sus componentes.

Clonixinato de lisina: Es un analgésico y antiinflamatorio no esteroide (AINE) con efecto analgésico predominante.

Su acción se desarrolla especialmente por inhibición de la síntesis de las prostaglandinas mediadoras del dolor y de la inflamación, ya que inhibe a la enzima ciclooxigenasa 2 (COX-2). El clonixinato de lisina tiene menor actividad sobre la enzima ciclooxigenasa 1 (COX-1) que interviene en las síntesis de las prostaglandinas fisiológicas.

Ergotamina: Es un derivado del cornezuelo de centeno.

Tiene acción vasoconstrictora y puede disminuir el flujo sanguíneo en diferentes órganos y aumentar la presión sanguínea. A altas dosis puede causar vasoconstricción coronaria y bradicardia, posiblemente por acción vagal y acción directa sobre el miocardio. Sin embargo, a dosis adecuadas en el tratamiento de la migraña o de la cefalea en racimo, el aumento de la presión sanguínea es leve. Estimula el músculo uterino a través de la acción de los receptores alfa adrenérgicos y/o de los receptores de la 5 HT.

Puede causar náuseas y vómitos por estimulación directa de la zona quimiorreceptora gatillo.

El clonixinato de lisina se absorbe bien en el aparato digestivo y en forma rápida, alcanzando sus máximos niveles en aproximadamente una hora.

Su ligadura proteica es alta, de 96% a 98%, se metaboliza en el hígado y su eliminación es, fundamentalmente renal.

La ergotamina se absorbe en forma lenta e incompleta y con variaciones individuales.

La éstasis gástrica que acompaña a la migraña dificulta su absorción, la que aumenta por acción de la cafeína y de la metoclopramida.

En el primer caso su nivel máximo se alcanza en dos horas, pero por acción de la cafeína este tiempo se reduce, aproximadamente, a una hora.

Su ligadura proteica también es alta, 93% a 98%, se metaboliza en el hígado generando algunos Metabolitos activos.

Sólo trazas de ergotamina no metabolizada se eliminan por la orina y heces.

El clonixinato de lisina y la ergotamina pueden encontrarse en la leche materna.

CONTRAINDICACIONES: MIGRADORIXINA está contraindicada en casos de hipersensibilidad conocida a alguno de los componentes de la formulación.

Por contener clonixinato de lisina no debe indicarse en pacientes con úlcera péptica activa o hemorragia gastroduodenal.

No se debe administrar en pacientes con antecedentes de broncoespasmo, pólipos nasales, angioedema o urticaria ocasionados por aspirina u otros antiinflamatorios no esteroides.

No administrar a embarazadas, mujeres en periodo de lactancia ni a niños menores de 12 años.

A pesar de que el clonixinato de lisina no interfiere con los mecanismos de coagulación, por tratarse de un AINE debe utilizarse con precaución en pacientes anticoagulados o antiagregados.

Por contener ergotamina no debe administrarse a pacientes con hipertensión arterial no controlada adecuadamente, ni en casos de angioplastias o cirugía vascular, especialmente arterial, reciente o probable, ya que aumenta el riesgo de isquemia.

No se debe administrar a pacientes con enfermedad de las arterias coronarias, angina de pecho, ya que ésta puede ser agravada e incluso puede producirse un infarto de miocardio.

Otras contraindicaciones relativas para el uso de ergotamina son las enfermedades vasculares periféricas oclusivas, desnutrición, alteraciones de las funciones hepáticas, prurito severo asociado a enfermedad hepática, insuficiencia renal, infecciones severas o sepsis, traumatismos, sobre todo de extremidades y con fracturas múltiples, porque existe un mayor riesgo de espasmos vasculares.

No se recomienda su uso durante el embarazo, ya que estimula el músculo uterino y por su efecto vasoconstrictor disminuye el flujo sanguíneo en el útero. Tampoco debe usarse durante la lactancia.

ADVERTENCIAS: Por contener clonixinato de lisina si se presentaran reacciones alérgicas en piel o mucosas, síntomas de úlcera péptica, de hemorragia digestiva o broncoespasmo, se suspenderá el medicamento. Por contener ergotamina un aumento de la cefalea migrañosa puede indicar tolerancia a la ergotamina. El uso frecuente de la misma por los pacientes puede llevar al desarrollo de cefaleas crónicas e intratables con o sin manifestaciones de migraña.


PRECAUCIONES: Por contener clonixinato de lisina se debe administrar con precaución en pacientes con antecedentes de úlcera péptica gastroduodenal o gastritis, alergias, asma y en aquellos en tratamiento con anticoagulantes.

Aunque no se ha descrito caso alguno durante la administración de clonixinato de lisina, es sabido que los antiinflamatorios no esteroides en general, inhiben la síntesis de prostaglandinas que promueven la irrigación renal.

En enfermos cuya perfusión renal se encuentre disminuida, la administración de estos fármacos puede precipitar una descompensación de la función renal, generalmente reversible al interrumpir el tratamiento con el fármaco en cuestión. Particularmente susceptibles a esta complicación, son los pacientes deshidratados con insuficiencia cardiaca congestiva, cirrosis hepática, síndrome nefrótico u otras enfermedades renales evidentes, aquellos que reciben diuréticos, o bien los que han sido sometidos a intervenciones quirúrgicas mayores con hipovolemia subsiguiente.

En estos enfermos se controlará el volumen de la diuresis y la función renal al iniciar el tratamiento.

Se debe tener en cuenta que en pacientes hipertensos, la administración de inhibidores de la síntesis de prostaglandinas puede disminuir la efectividad de la medicación antihipertensiva por lo que habrá que realizar un control más estricto de la hipertensión arterial. Un efecto que puede observarse ocasionalmente durante la terapéutica con los antiinflamatorios no esteroides, tampoco referido durante la terapéutica con clonixinato de lisina, es la elevación de los niveles plasmáticos de las transaminasas o de otros parámetros de la función hepática.

En la mayoría de los casos el aumento sobre los niveles normales es pequeño y transitorio.

Embarazo: Si bien los estudios toxicológicos preclínicos no han evidenciado efectos teratogénicos, no existe experiencia suficiente con la administración de clonixinato de lisina a mujeres embarazadas.

Por lo tanto el clonixinato de lisina no debe ser administrado durante el embarazo.

Lactancia: Los estudios realizados en seres humanos demostraron que la excreción de clonixinato de lisina en la leche es pequeña. No obstante, se evaluará la relación riesgo/ beneficio cuando se deba administrar a mujeres en periodo de lactancia.

Pediatría: No se dispone de estudios clínicos con clonixinato de lisina en niños menores de 12 años, por lo tanto su uso está contraindicado en ellos.

Geriatría: Como sucede con todos los antiinflamatorios, administrar con precaución a los pacientes ancianos, ya que en los mismos puede existir alteración de la función renal, hepática o cardiovascular.

Por contener ergotamina debe administrarse con precaución en pacientes con traumatismos en las extremidades.

Cuando se administra a altas dosis en el tratamiento de la cefalea crónica e intratable, es recomendable un control estrecho de los pacientes, ya que puede necesitarse una terapéutica antihipertensiva.

Embarazo: No se recomienda su uso porque la Ergotamina es un potente ocitócico. La acción estimuladora de la ergotamina en el útero y su actividad vasoconstrictora, que lleva a una disminución del flujo sanguíneo uterino, pueden ser dañinos para el feto.

A pesar de no haberse establecido una definida relación causal, el uso de ergotamina en la embarazada, puede causar retardo en el crecimiento fetal, aborto, y obstrucción intestinal llevando a la muerte al recién nacido. En estudios realizados en animales, la ergotamina, ha causado retardo en el crecimiento fetal y ha aumentado el número de resorciones y abortos.

Lactancia: La ergotamina se distribuye en la leche materna y puede causar efectos adversos en el lactante (ej.; vómitos, diarrea, pulso débil, presión sanguínea inestable, convulsiones). También inhibe la lactancia.

Pediatría: La ergotamina se usa en pacientes de 6 años o mayores. No se han documentado hasta la fecha problemas pediátricos específicos. Sin embargo sólo se recomienda su uso con precaución y en pacientes que no responden a medicamentos menos tóxicos.

Geriatría: Se recomienda tener precaución en ancianos, quienes son más propensos a tener enfermedad vascular oclusiva, y por lo tanto más susceptibles a tener vasoconstricción periférica que los adultos más jovenes.

Esto, aumenta el riesgo de hipotermia y otras complicaciones isquémicas. También tienen mayor riesgo de isquemia de miocardio por lo que se recomienda control electrocardiográfico durante las primeras dosis y además palpar los pulsos periféricos en forma periódica. Los ancianos están más propensos a tener alteraciones renales por lo cual se debe tener precaución en los pacientes que toman este medicamento.

REACCIONES ADVERSAS: Por contener clonixinato de lisina pueden presentarse raramente náuseas, vómitos, gastritis, somnolencia.

En pacientes predispuestos pueden presentarse reacciones de hipersensibilidad. Por contener ergotamina pueden presentarse y requerir de atención médica las siguientes reacciones adversas: edema en miembros inferiores, manos y cara.

Efectos cardiovasculares: Específicamente angina de pecho, vasoespasmo coronario inducido (precordialgia), taquicardia o bradicardia, hipertensión o hipotensión, pulso débil o acelerado, isquemia cerebral, vasoespasmo periférico inducido (prurito, entumecimiento o cosquilleo en los dedos de mano o pie, cara, dolor de brazos, piernas, palidez o cianosis, frialdad de manos o pies, pulsos débiles o ausentes, debilidad en piernas) y vasoespasmo ocular (alteraciones en la visión,miosis).

También se han reportado infarto de miocardio e infarto cerebral.

Menos frecuentemente y sin necesidad de atención médica, salvo que persistan, se han descrito: Somnolencia, confusión, nerviosismo, insomnio, sequedad de boca (especialmente si se asocia con alcaloides de la belladona), diarrea, náuseas, vómitos. Pueden presentarse efectos vasculares periféricos leves, de menos de una hora de duración, como ser dedos fríos en manos o pies, entumecimiento y cosquilleo de dedos, debilidad de miembros inferiores, sin otros signos o síntomas de isquemia.

También se han descrito cefaleas severas, como efecto rebote, en pacientes que utilizan la ergotamina en exceso y que son más intensas en las primeras 24 a 48 horas y duran alrededor de 72 horas y pueden llevar a aumentar la dosis de ergotamina y/o analgésicos, a su dependencia y a padecer cefaleas crónicas e intratables.

INCOMPATIBILIDADES: Por contener clonixinato de lisina no es conveniente asociar MIGRADORIXINA con otros antiinflamatorios no esteroides, anticoagulantes orales, trombolíticos, ticlopidina, heparina, litio, metotrexato, ciclosporina, diuréticos, antihipertensivos, digitálicos, sales de oro, probenecid (ver Interacciones).

Por contener ergotamina no es conveniente asociar MIGRADORIXINA con antibióticos macrólidos, beta bloqueadores, vasoconstrictores como epinefrina parenteral, metaraminol, metoxamina, norepinefrina, fenilefrina parenteral, soluciones anestésicas con vasoconstrictores, nitroglicerina, nicotina (tabaco).

DOSIS Y VÍAS DE ADMINISTRACIÓN: Un comprimido por vía oral al comenzar los síntomas.

En caso necesario continuar con 1 o 2 comprimidos juntos cada media a 1 hora, hasta un máximo de 6 comprimidos por día. En cefaleas muy intensas pueden ingerirse inicialmente 2 comprimidos juntos. Ingerir los comprimidos enteros, sin masticar y con abundante agua.

PRESENTACIONES: Envases conteniendo 20 y 200 comprimidos recubiertos.

ROEMMERS CENTROAMÉRICA

EN CASO DE SOBREDOSIS: En caso de sobredosis o ingestión accidental de MIGRADORIXINA, consulte inmediatamente a su médico, acuda a un centro médico inmediatamente o llame al servicio de información toxicológica.

Clonixinato de lisina: Si se sobrepasan las dosis recomendadas, puede originarse dolor de cabeza, vértigo, temblor así como dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Ante la eventualidad de que esto sucediera se procederá a una cuidadosa evaluación clínica del paciente, de la valoración del tiempo transcurrido desde la ingestión, de la cantidad de droga ingerida y descartando la contraindicación de ciertos procedimientos, el médico decidirá la realización o no del tratamiento de rescate: evacuación gástrica (emesis o lavado gástrico), control clínico estricto (especialmente gastroduodenal y de la función renal) y tratamiento sintomático de soporte.

No se han descrito antídotos específicos.

Ergotamina: Los síntomas ocasionados por la sobredosificación con ergotamina son: Náuseas, vómitos, somnolencia, confusión, taquicardia, mareo, entumecimiento, hormigueo y dolor de los dedos de manos y pies. Se puede llegar a producir disminución de la frecuencia respiratoria y coma.

Para disminuir la absorción de la administración oral de ergotamina se puede provocar la inducción de la emesis con jarabe de ipecacuana.

Se puede realizar en forma alternativa un lavaje gástrico para vaciar el estómago (con paciente consciente, con reflejo faríngeo y laríngeo presentes). Si el paciente está inconsciente, sólo debe realizarse lavaje gástrico luego de su intubación con un tubo endotraqueal. Luego se puede introducir en el estómago, por la sonda, carbón activado con agua o solución salina con sulfato de sodio o magnesio.

No hay evidencia de que la diuresis forzada acelere su eliminación. La ergotamina es dializable.

Tratamiento específico para convulsiones: Se recomienda administrar benzodiacepinas como el diazepam o lorazepam.

Debe recordarse que la administración endovenosa de benzodiacepinas produce depresión circulatoria.

Para mantener la ventilación pulmonar: se puede aspirar la secreción mucosa por vía faríngea y traqueal.

Si es necesario, administrar oxígeno, siempre recordar que en presencia de hipoventilación e hipoxia puede ocurrir depresión respiratoria e hipercapnia, si no se asiste la respiración. Los casos severos pueden requerir intubación endotraqueal y traqueostomía con o sin asistencia respiratoria.

Para la hipotensión: (En intoxicación aguda puede ocurrir hipotensión luego de una hipertensión inicial), la hipotensión leve a moderada puede responder al colocar al paciente en posición de Trendelemburg y/o a la administración de fluidos endovenosos. Se pueden administrar expansores de volumen si fuera necesario.

Si la hipotensión es severa son útiles los vasopresores, recordando que la administración de estos agentes induce vasoconstricción periférica en presencia de ergotamina.

Para el vasoespasmo periférico o isquemia: se debe aplicar calor en las extremidades isquémicas, evitando el calor excesivo.

Si fuera necesario, administrar vasodilatadores, recordando el riesgo en presencia de hipotensión.

La isquemia severa puede requerir nitroprusiato endovenoso o intraarterial, la isquemia miocárdica o el vasoespasmo severo pueden requerir nitroglicerina endovenosa. Los casos menos severos pueden responder a vasodilatadores orales. Deben instituirse medidas de cuidado para prevenir el daño tisular.

Debe garantizarse la terapia anticoagulante si hay isquemia, sobre todo si el paciente está inconsciente, muchos terapistas recomiendan dosis bajas de heparina para el vasoespasmo inducido por ergotamina aunque la trombosis arterial no haya sido documentada. Si la isquemia severa o la gangrena no responden al tratamiento, se necesitará una cirugía vascular, una dilatación con catéter o una amputación.

Monitorear los signos vitales, especialmente si el paciente tiene historia de enfermedad cardiovascular.

Si no hay signos de vasoespasmo o isquemia luego de 6 hs. o más de la intoxicación aguda, deberá informarse al paciente acerca de los típicos signos o síntomas, y de buscar atención médica inmediata si ocurren más tardíamente.

Información sobre algunos excipientes, cuyo conocimiento sea necesario para un correcto uso el producto. No contiene excipientes de uso especial.