Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Panamá
EFINEX MET Tabletas recubiertas
Marca

EFINEX MET

Sustancias

GLIMEPIRIDA, METFORMINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas recubiertas

Presentación

Caja, 30 Tabletas recubiertas, 1000/4 mg/mg

Caja, 30 Tabletas recubiertas, 1000/2 mg/mg

COMPOSICIÓN:

EFINEX MET® 1000 mg/2 mg: Cada TABLETA recubierta contiene:

Metformina HCl

1000 mg

Glimepirida

2 mg

Excipientes c.s.p

EFINEX MET® 1000 mg/4 mg: Cada TABLETA recubierta contiene:

Metformina HCI

1000 mg

Glimepirida

4 mg

Excipientes c.s.p

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Indicado en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 (diabetes mellitus no insulino dependiente); cuya hiperglicemia no puede ser controlada solo con dieta ni ejercicio. Es el fármaco de segunda elección.

FARMACODINAMIA Y FARMACOCINÉTICA:

Mecanismo de acción de metformina: No estimula la secreción de insulina, pero requiere la presencia de un poco de insulina para ejercer su acción hipoglucemiante. La metformina disminuye las concentraciones de glucosa de manera primaria al aminorar la producción hepática de glucosa y aumentar la acción de la insulina en el músculo y la grasa. También el incremento de la sensibilidad a la insulina y de la recaptación de glucosa en las células y la inhibición de la glucogénesis hepática. No suele disminuir las concentraciones de glucosa en sangre en pacientes no diabéticos.

Mecanismo de acción de glimepirida: Las sulfonilureas disminuyen la glucosa sanguínea en pacientes con diabetes tipo 2, por estimulación directa de la liberación de insulina desde las células beta funcionales de los islotes pancreáticos, por medio de un proceso desconocido que involucra a los receptores de las sulfonilureas de las células beta. Las sulfonilureas son efectivas únicamente en pacientes cuyo páncreas es capaz de producir insulina.

Farmacocinética Metformina: La metformina clorhidrato se absorbe lentamente y de forma incompleta en el tubo digestivo. La biodisponibilidad absoluta de una única dosis de 500 mg es de aproximadamente el 50-60%, aunque se reduce ligeramente si se administra junto con alimentos. Tras la absorción, su unión a las proteínas plasmáticas es insignificante y se excreta sin modificar por la orina. Se ha descrito que la semivida de eliminación plasmática oscila entre 2 y 6 horas tras la administración oral.

Farmacocinética Glimepirida: Después de la administración oral, la glimepirida se absorbe por completo a través del tubo digestivo. La concentración plasmática máxima Cmáx se alcanza a las 2-3 horas después de su administración. Los alimentos disminuyen la concentración media pico (Cmáx) y el área bajo la curva de las concentraciones plasmáticas (AUC) por 8% y 9% respectivamente, e incrementa el tiempo medio para alcanzar la Cmáx (Tmáx) en un 12% en humanos sanos. Se recomienda que la glimepirida se tome con el desayuno o la primera comida principal. La glimepirida se une fuertemente a las proteínas plasmáticas y es completamente metabolizado a 2 metabolitos principales, un derivado hidroxílico y otro carboxílco. La vida media T1/2 después de dosis múltiples es de 9 horas. Aproximadamente el 60% de la dosis se elimina en la orina y un 40% en las heces.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad a la glimepirida y/o metformina, así como a otras sulfonilureas y biguanidas, cetosis diabética, estados hipoglucémicos, insuficiencia hepática y/o renal severas, ingesta de bebidas alcohólicas.

Diabetes tipo I como sustituto de insulina, intervenciones quirúrgicas, todas aquellas patologías que cursen o provoquen un estado de hipoxia o estados hipermetabólicos como: edad avanzada, alteraciones cardiovasculares, cardiorrespiratorias, infecciones serias (bacteriemias, septicemias, neuropatías), traumas, fiebre, deshidratación e insuficiencia suprarrenal o embarazo.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS: Las biguanidas no son adecuadas para pacientes con coma diabético o cetoacidosis, ni para todos aquellos con una infección grave, un traumatismo o cualquier otra enfermedad grave en la que las biguanidas no sean capaces de controlar la hiperglucemia; en tales casos debería administrarse insulina. Las biguanidas no deben administrarse a pacientes con disfunción renal, aunque ésta sea leve, ya que puede predisponer a los pacientes a una acidosis láctica, debiéndose monitorizar la función renal durante todo el tratamiento. Las biguanidas tampoco deben administrarse a pacientes con insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio reciente, deshidratación, alcoholismo, lesiones hepáticas o cualquier otro transtorno que predisponga a la acidosis láctica. Las sulfonilureas no se utilizarán en la diabetes tipo 1.

En la diabetes tipo 2 su administración está contraindicada en pacientes con cetoacidosis y en aquellos con infecciones o traumatismos, u otros procesos graves en los que es poco probable que las sulfonilureas controlen la hiperglucemia; en estos casos, se administrará insulina. La insulina también es de elección durante el embarazo.

Algunas sulfonilureas como la glimepirida se distribuyen en la leche materna, por lo que durante la lactancia natural es necesario evitar esta clase de fármacos.

Los horarios irregulares de las comidas, la omisión de comidas, cambios en la dieta o el ejercicio prolongado pueden provocar hipoglucemia. En aquellos pacientes con mayor riesgo de hipoglucemia que requieren una sulfonilurea, es de elección un medicamento de acción corta, como glimepirida.

Paciente geriátrico: Algunos pacientes mayores han mostrado más sensibilidad que los adultos jóvenes hacia los efectos de las sulfonilureas, especialmente cuando se ha empezado a tomar más de un medicamento antidiabético, o si se está tomando algún otro medicamento que altere los niveles de azúcar en la sangre. Aún más, los primeros síntomas de una disminución o elevación del azúcar sérica no son fáciles de detectarlos o no ocurren en la mayoría de pacientes mayores. Esto puede incrementar la posibilidad de desarrollarse una disminución del azúcar durante su tratamiento.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Efectos adversos de tipo grastrointestinal, tales como anorexia, náuseas y diarrea; los pacientes pueden experimentar un gusto metálico y puede producirse pérdida de peso. La absorción de diferentes sustancias, incluida la vitamina B12 puede estar alterada. La acidosis láctica, algunas veces mortal, cuando ha ocurrido con la metformina, en la mayoría de los casos se trata de pacientes cuya enfermedad contraindicaba el empleo del fármaco, particularmente aquellos con disfunción renal. Otros efectos graves serían las manifestaciones de una reacción de hipersensibilidad. Entre ellos, una alteración de los valores de las enzimas hepáticas e ictericia colestástica, leucopenia, trombocitopenia, anemia aplásica, agranulocitosis, anemia hemolítica, eritema multiforme o síndrome de Stevens-Johnson, dermatitis exfoliativa y eritema nodoso. En algunos países, se recomienda la monitorización hepática y hematológica en pacientes tratados con glimepirida.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: El empleo de biguanidas de manera concomitante con otros fármacos que disminuyan las concentraciones de glucosa en sangre incrementa el riesgo de hipoglucemia, mientras que fármacos que aumenten la glucosa en sangre pueden disminuir el efecto del tratamiento con biguanidas. Se ha informado de menores interacciones de fármacos con biguanidas que con sulfonilureas.

El alcohol puede incrementar el riesgo de acidosis láctica así como de hipoglucemia.

Se han descrito numerosas interacciones con las sulfonilureas, que en buena parte representan interacciones farmacocinéticas (causadas por el desplazamiento del antidiabético de las proteínas plasmáticas o por la alteración de su metabolismo o excreción) o interacciones farmacológicas con fármacos que producen efectos independientes sobre valores sanguíneos de glucosa. En los de la primera clase, la mayoría de los informes hacen referencia a las sulfonilureas más antiguas como clorpropamida y tolbutamida, aunque es preciso tener en cuenta la posibilidad de estas reacciones con los fármacos comercializados más recientemente.

Partiendo de una base teórica, con epinefrina, aminoglutetimida, clorpromazina, corticoides, diazóxido, anticonceptivos orales, rifampicina y diuréticos tiazídicos, puede observarse o es predecible una disminución del efecto hipoglucemiante que posiblemente requiera un aumento de las dosis del Glimepirida.

Es de prever un aumento del efecto hipoglucemiante con IECA, alcohol, alopurinol, algunos analgésicos (en especial azapropazona, fenilbutazona y salicilatos), antimicóticos azólicos (fluconazol, ketoconazol y miconazol), cloranfenicol, cimetidina, clofibrato y preparados relacionados, anticoagulante coumarínicos, halofenato, heparina, IMAO, octreótido (aunque también puede producir hiperglucemia), ranitidina, sulfinpirazona, sulfamidas (incluidas cotrimoxazol), tetraciclinas, antidepresivos tricíclicos y hormonas tiroideas.

Se ha descrito que los ß-bloqueadores aumentan la hipoglucemia y enmascaran los signos de alerta simpáticos característicos. Se han publicado informes esporádicos y contradictorios de una posible interacción con antagonistas del calcio, pero en conjunto cualquier efecto parece ser de significado clínico mínimo.

La intolerancia al alcohol inducida por las sulfonilureas se observa sobre todo con la clorpropamida, pero no de manera exclusiva. Es una reacción similar a la interacción disulfiram-alcohol, aunque no está claro si el mecanismo de acción es el mismo.

El alcohol también produce un efecto variable sobre las concentraciones sanguíneas de glucosa; en general, se observa una tendencia hacia un aumento de la hipoglucemia cuando el alcohol y las sulfonilureas se toman de forma concurrente.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Dosis usual en adultos:

Tratamiento inicial: La dosis inicial usual de EFINEX MET® es de 1/2 tableta recubierta una vez por día, antes de las comidas.

Dosis diaria: 1 tableta recubierta dos veces al día.

Dosis diaria máxima: Glimepirida es de 8 mg/día y la de Metformina es de 3000 mg/día.

Es recomendable el monitoreo de la respuesta a través de la determinación de hemoglobina glucosilada (HBA1C), ya que ésta es mejor indicador del control glucémico a largo plazo que la glucemia en ayunas o posprandial, asimismo, debe advertirse al paciente sobre la conducta a seguir en caso de olvido de una de las dosis.

La dosis recomendada para inicio de tratamiento con EFINEX MET® en el diabético tipo 2 es con la dosis más baja (1 mg de Glimepirida y 500 mg de Metformina) y realizar ajustes graduales para determinar la dosis mínima efectiva con la cual se consiga el control de la glucemia en cada paciente.

EFINEX MET® preferentemente deberá ser administrado con el desayuno o con la primera ingesta principal del día. De requerirse 2 o más tabletas al día se repartirá en dos o tres tomas con los alimentos.

Para establecer la dosis de mantenimiento, los ajustes de aumentos o disminuciones de la dosis se realizan cada 15 días y estarán basados en los resultados de las pruebas de laboratorio y la tolerancia.

Dosis pediátrica usual: No se ha establecido su seguridad y eficacia en su uso pediátrico.

Dosis usual geriátrica: El paciente geriátrico debe recibir una dosis inicial de 1 mg de glimepirida una vez al día.

SOBREDOSIFICACIÓN: Debido a la combinación la sobredosificación puede producir hipoglucemia. La hipoglucemia leve sin pérdida de conocimiento o hallazgos neurológicos se debe tratar de forma radical con glucosa oral y ajustes de la dosificación del fármaco o los patrones de alimentación. La vigilancia estrecha debe continuar hasta cuando el médico se asegura que el paciente está fuera de peligro.

Las reacciones hipoglucémicas graves con coma, convulsiones, u otras afecciones neurológicas se presentan con poca frecuencia, pero constituyen emergencias médicas que requieren hospitalización inmediata. Si se diagnostica o sospecha un coma hipoglucémico, el paciente debe recibir la inyección intravenosa rápida de una solución concentrada de glucosa (50%). Esto debe ir seguido de una infusión continua de una solución más diluida (10%) de glucosa a una velocidad que mantenga la glucemia en un nivel por encima de 100 mg/dL.

Los pacientes deberán someterse a estrecha vigilancia durante un mínimo de 24 a 48 horas, dado que la hipoglucemia puede reaparecer después de una aparente recuperación clínica. Dado que este fármaco incluye metformina, se puede presentar una acidosis láctica. No se ha visto hipoglucemia con la ingestión de hasta 85 gramos de clorhidrato de metformina. Metformina es dializable con una depuración de hasta 170 mL/min en buenas condiciones hemodinámicas. Por tanto, la hemodiálisis puede ser de utilidad para eliminar el fármaco acumulado en los pacientes en quienes se sospecha una sobredosificación de metformina. Si, p. ej., El paciente está inconsciente, está indicada la infusión intravenosa de solución concentrada de glucosa (para adultos, por ejemplo, iniciando con 40 ml de solución al 20%).

Alternativamente, en adultos puede considerarse la administración de glucagón, en dosis, por ejemplo, de 0.5 a 1 mg I.V., S.C. o I.M. Después de que se ha completado el reemplazo agudo de glucosa, usualmente es necesario administrar una infusión intravenosa de glucosa en una concentración más baja, para asegurar que la hipoglucemia no recurra. El nivel de glucosa en la sangre del paciente debe ser cuidadosamente monitoreado durante al menos 24 horas.

PRESENTACIONES:

EFINEX MET® 1000 mg/2 mg: Caja con 30 tabletas recubiertas.

EFINEX MET® 1000 mg/4 mg: Caja con 30 tabletas recubiertas.

UNIPHARM (INTERNATIONAL), S.A.

Chur-Suiza.