Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Panamá
DIYODO Tabletas
Marca

DIYODO

Sustancias

DIYODOHIDROXIQUINOLEÍNA

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

Caja dispersadora, 500 Tabletas,

Caja, 60 Tabletas,

FÓRMULA:

Cada TABLETA contiene:

Diyodohidroxiquinoleina

650 mgs

TOXICIDAD: Las hidroxiquinolinas halogenadas son en general poco tóxicas.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Amebiasis: Constituye la indicación principal de las hidroxiquinolinas halogenadas, sólo se utilizan en la amebiasis intestinal. Tienen la ventaja de ser poco tóxicas, si se emplean a dosis no elevadas ni por mucho tiempo seguido.

Formas crónicas: En amebiasis crónica, en los casos de síntomas no intensos, o bien asintomáticos -portadores de amebas-, se emplean las hidroxiquinolinas halógenas como drogas, siendo conveniente el agregado de los antibióticos antiamebianos.

FARMACODINAMIA: Acción parasiticida y antibacteriana. Este quimioterápico actúa en forma deletérea sobre amebas y otros parásitos unicelulares y también sobre bacterias.

1. Acción amebicida: En la amebiasis humana, estas sustancias actúan favorablemente tanto en las formas intestinales agudas como crónicas; en las primeras producen su efecto en forma más lenta que la emetina, pero tiene la ventaja de llegar a la curación parasitológica muchas veces, pero especialmente en los casos leves. Su acción amebicida se ejerce tanto sobre los trofozoítos como sobre los quistes haciéndolos desaparecer de las heces en los pacientes, pero dicho efecto se produce únicamente en la luz del intestino, es decir que se trata de amebicidas luminales actuando sobre la superficie de la mucosa debido a la limitada absorción de esas drogas y a su escasa concentración en los órganos internos. Por consiguiente, las mismas no tienen acción en la amebiasis extraintestinal, como la hepatitis y absceso del hígado.

2. Acción antibacteriana: Los hidroxiquinolinas halogenadas poseen una potente acción antibacteriana sobre gérmenes grampositivos y gramnegativos, bien demostrada in vitro frente al Streptococcus pyogenes o estreptococo hemolítico beta, Streptococcus faecalis o enterococo, Staphylococcus aureus o estafilococo, Bacillus subtilis, Escherichia coli o colibacilo, Salmonella typhi, Salmonella paratyphi A, Shigella dysenteriae, Shigella sonnei; estos efectos son bacteriostáticos o bactericidas, según las concentraciones empleadas.

Además de las acciones sobre las citadas bacterias, las hidroxiquinolinas halogenadas también la poseen sobre hongos, tales como la Candida albicans, Trichophyton mentagrophytes, Trichophyton gypseum.

La acción antibacteriana de estas drogas tiene su importancia, pues las infecciones secundarias tienen un papel importante en la amebiasis y la erradicación de las bacterias coadyuva al efecto de las drogas antiamebianas intestinales.

FARMACOCINÉTICA:

Absorción: Administrada por vía bucal -la única utilizada-, las hidroxiquinolinas halogenadas se absorben poco en el intestino. Pero en todos los casos pueden determinarse niveles sanguíneos de iodo que llegan al máximo a las dos horas después de la ingestión.

CONTRAINDICACIONES: Se prefiere no utilizar las hidroxiquinolinas halogenadas cuando existen lesiones hepáticas -salvo en el absceso amibiano del hígado, en que se utiliza junto con las drogas antiamebianas titulares-. La citada droga está contraindicada en los pacientes sensibles al iodo -yodismo- y cuando se es sensible a cualquiera de los componentes de la fórmula.

PRECAUCIONES: No esta establecida la seguridad del uso de este producto durante el embarazo y la lactancia.

EFECTOS ADVERSOS: Las manifestaciones gastrointestinales son las más comúnmente observadas y consisten en ardor epigástrico, náuseas, cólicos, ardor y prurito anal, y diarrea.

Los trastornos neurológicos se refieren a la neuropatía mieloóptica subaguda (SMON) que puede presentarse especialmente después de la ingestión de dosis elevadas tres veces más de iodoquinol -se absorbe tres veces menos- por día durante más de dos semanas seguidas. El cuadro comienza con diarrea e intenso dolor abdominal y luego aparecen los trastornos nerviosos en forma de parestesias en los miembros inferiores, paresia de los mismos, después disminución de la visión -atrofia óptica-, que puede llegar a la ceguera, en el 2 a 3 por ciento de los casos.

El yodismo puede observarse con las iodoquinolinas, pero en general se trata de trastornos leves.

Estos trastornos ceden rápidamente (salvo la neuropatía) al suprimir el tratamiento y no requieren medidas especiales.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS: Son de poca importancia y no se describen.

VÍA DE ADMINISTRACIÓN Y DOSIS: Vía oral.

Usual: 650 mg 3 veces por día por 20 días.

PRESENTACIONES: Caja de 60 tabletas y dispensador con 500 tabletas.

LABORATORIOS BONIN