Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera Panamá
CLORURO DE POTASIO BONIN Solución inyectable
Marca

CLORURO DE POTASIO BONIN

Sustancias

POTASIO CLORURO DE

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

Caja, 100 Ampollas, 5 Mililitros

FÓRMULA:

Cada 5 mL contiene:

Cloruro de potasio

1 gramo

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Hipokalemia: En los casos de vómitos, diarreas, succión gástrica e intestinal con hipokalemia, se deberá utilizar la solución salina isotónica con el agregado de cloruro de potasio.

Diarrea infantil: Es una infección que puede acompañarse de vómitos y que es capaz de llevar rápidamente a un grave estado de deshidratación, acidosis y depleción de potasio.

En los casos leves y medianos se recurrirá a la vía bucal para administrarle cloruro de potasio, siempre que el niño lo tolere o sea que no existan vómitos que lo impidan.

En los casos graves, cuando la diarrea es intensa, con profunda deshidratación, déficit circulatorio, es necesario emplear la vía parenteral de preferencia la vía intravenosa, calculando las dosis por kilo de peso o por metro cuadrado de superficie.


ACCIONES FARMACOLÓGICAS: Corrector electrolítico.

Aunque el ión potasio es el catión intracelular principal, es una sustancia muy tóxica cuando se encuentra en el líquido extracelular y a una concentración poco superior a lo normal.

Acción sobre el corazón: En el hombre se han visto las alteraciones cardíacas (hasta insuficiencia miocárdica) y electrocardiográficas de la hipokalemia, que se corrigen rápidamente al administrar potasio. Un déficit de potasio sensibiliza el miocardio a la acción tóxica de los glucósidos cardiotónicos.

Nervio y músculo: El potasio desempeña un papel importante en la transmisión neuromuscular y es necesaria una concentración adecuada de dicho catión para una excitabilidad y conductibilidad normal del nervio, y una contractibilidad muscular normal. En el hombre la administración de sales de potasio suprime las manifestaciones musculares de la hipokalemia (debilidad e hipotonía especialmente). Dicha administración posee una acción sorprendente en los accesos de parálisis periódica familiar.

Acción diurética: Al excretarse por los tubos renales y eliminarse por la orina, las sales de potasio arrastran agua por acción osmótica, provocando así diuresis. La diuresis producida por el cloruro de potasio no es muy intensa, requiere dosis elevadas.

Tracto gastrointestinal: El cloruro de potasio posee una acción irritante sobre las mucosas y en soluciones concentradas es capas de provocar lesiones en tracto gastrointestinal, cuando es ingerido; es así como el cloruro de potasio empleado en forma de tabletas o grageas con capa entérica es capaz de producir alteraciones en el intestino delgado seguidas de perforaciones y/o estenosis cicatrizal con obstrucción.

FARMACOCINÉTICA:

Absorción: En ión de potasio se absorbe rápidamente cuando se administra por todas las vías, bucal y parenterales. La absorción en el intestino delgado es prácticamente completa y poco se pierde por las heces, si no existe diarrea.

Distribución: El potasio, una vez absorbido, llega primero al líquido extracelular desde donde pronto alcanza y se distribuye preferentemente en el compartimiento intracelular, y en especial hígado, corazón, músculo esquelético y sistema nervioso.

Excreción: El potasio no es retenido en las células para la formación de tejido, es eliminado rápidamente, el 85% por el riñón y el resto en las heces.

CONTRAINDICACIONES: No debe utilizarse cloruro de potasio si existe insuficiencia renal (retención nitrogenada); en los casos de deshidratación con insuficiencia del riñón, es necesario restablecer la función del mismo, corrigiendo las deficiencias de agua y sodio previamente.

PRECAUCIONES: El cloruro de potasio en las inyecciones concentradas debe ser diluido antes de la administración lenta intravenosa.

Mezclar la inyección de cloruro de potasio con la solución de la infusión antes de la administración.

El cloruro de potasio es probablemente la sal de potasio mas usada y esto es porque la alcalosis hipoclorémica frecuentemente asociada con la hipokalemia puede ser corregida por el ión cloruro. Además es la sal mas comúnmente empleada en soluciones para uso intravenoso en una concentración de (1.5 o 2 mmol por mililitro) debiendo diluirse a una concentración apropiada antes de la administración.

Debe tenerse mucho cuidado en la mezcla cuando se adiciónan soluciones concentradas de cloruro de potasio a la infusión.

Altas concentraciones (200 o 300 mmol por mililitro) e infusiones de una proporción rápida se han usado en casos síntomas severos de hipokalemia.

Debido a los problemas de dolor y flebitis cuando se ha administrado el potasio por vía periférica, el uso de lignocaína ha mejorado la tolerabilidad de la administración periférica e cloruro de potasio

INTERACCIONES: Suplementos de potasio deben ser usados con cautela en pacientes que están recibiendo drogas que incrementan las concentraciones de potasio en el suero.

Esto incluye diuréticos, inhibidores de la ECA, ciclosporina, y drogas que contienen potasio así como las sales de potasio de penicilina, similarmente el uso concomitante de sales conteniendo potasio como sustitutos para agregar sabor a los alimentos

Diuréticos: Se refiere a los economizadores de potasio, la espironolactona, triamtereno y amilorida que retienen potasio, de manera que si se administran sales del mismo puede producirse una hiperkalemia que puede ser grave y aun fatal sobre todo si existe insuficiencia renal (azoemia).

VÍA DE ADMINISTRACIÓN Y DOSIS: Según la urgencia del caso, el cloruro de potasio puede suministrarse por vía bucal, subcutánea (hipodermoclisis) o intravenosa, que es la de elección en los casos graves. En estas circunstancias, cuando se utiliza la fleboclisis, debe tenerse cuidado de no provocar altos niveles plasmáticos por lo que conviene que la concentración de la solución no sea superior al 0.3% de cloruro de potasio, debiendo realizarse la administración en un lapso no menor de 4 horas.

Usual: 1 gramo 4 veces por día.

Límites: 250 mg a 3 gramos por día.

Dosificación recomendada según paciente y patología:

Hipokalemia o hipopotasemia: La administración de potasio obvia rápidamente los trastornos por hipokalemia, es necesario establecer el diagnóstico por la determinación del catión en el plasma sanguíneo, o si no es posible por el estudio electrocardiográfico. En general la deficiencia de potasio no es exclusiva sino que se acompaña de otras carencias electrolíticas que deberán también corregirse. La dosis necesaria es variable de acuerdo con el déficit existente y no existen reglas generales, ya que el potasio es un catión esencialmente intracelular y es muy difícil calcular dicho déficit a partir de la concentración del potasio plasmático o sea extracelular. Por parte, no ha de efectuarse la reposición total e inmediata si el déficit es grande, sino que debe realizarse en 4 a 6 días para evitar dosis peligrosas. En la mayoría de los casos en el adulto es suficiente la administración diaria de 60 mEq de potasio, o sea aproximadamente 4 gramos de cloruro de potasio aunque en casos muy graves puede llegarse a 175 mEq de potasio o sea alrededor de 13 gramos de cloruro de potasio.

En niños con hipokalemia grave la corrección es pareneteral:

Dosis 0.5 a 1 mEq/l

Concentración de dilución por vía periférica 40-60 mEq/l y por vía central de 100 a 150 mEq/l.

Flujo de velocidad de 0.25 a 0.5 mEq/kg/hr.

Corrección siempre en 2 horas o más.

Pérdidas gastrointestinales: Se utilizara la solución salina isotónica con el agregado del cloruro de potasio que permite corregir la alcalosis hipoclorémica e hipokalémica.

Coma diabético: Al comienzo no debe suministrarse potasio -hiperkalemia- sino solución salina isotónica sola o con bicarbonato de sodio. Una vez mejorada las condiciones circulatorias y renales, si se produce hipokalemia se procederá como en los casos anteriormente expuestos

Diarrea infantil: Es necesario en los casos agudos y graves la reposición de agua y electrolitos que se pierde por el intestino.

Parálisis periódica farmiliar: En casos de emergencia -parálisis respiratoria inminente- se inyectara por vía intravenosa 1.5 gramos de cloruro de potasio en 500 mililitros de solución de glucosa 5%, de rápida acción. Como preventivo de los accesos, se administrará cloruro de potasio por boca. 6 gramos todas las noches antes de acostarse.

Infarto de miocardio: Dado que durante el infarto de miocardio, ej. potasio abandona la célula miocárdica lesiónada, cuyo nivel de este catión esta sensiblemente descendido y condicióna la disminución del potencial de reposo o sea la polarización de la membrana celular, se ha propuesto el uso de una solución que se ha denominado polarizante y que esta constituida por una solución de glucosa al 10% con 40 mEq de potasio y 20 unidades internaciónales de insulina cristalina por cada1,000 mililitros. En el infarto de miocardio agudo se administra por infusión intravenosa una 1 a 2 mililitros por minuto dicha solución en forma continua, día y noche durante 3 a 5 días consecutivos. La glucosa en insulina tiende a fijar el potasio intracelular que aumenta en la célula miocárdica.

INTOXICACIÓN: La administración de cloruro de potasio por vía intravenosa en forma rápida, es capaz de producir accidentes graves; en cambio, por vía bucal no se producen aún después de la ingestión de dosis tan altas como 12 gramos de una sola vez. Sin embargo, cuando existe insuficiencia renal, dicha ingestión puede conducir a un cuadro de intoxicación por deficiencia de excreción del potasio. También puede producirse manifestaciones nerviosas (depresión mental, confusión, parestesias), trastornos cardíacos como bradicardia y alteraciones intestinales por tabletas o grageas de capa entérica.

PRESENTACIÓN: Ampollas de 5 mL en caja de 100.

LABORATORIOS BONIN