Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
DEF Diccionario de Especialidades Farmacéuticas
19 enero 2022
SIMPONI Solución
Marca

SIMPONI

Sustancias

GOLIMUMAB

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución

Presentación

1 Caja, 3 Pluma precargada, 50/0.5 mg/ml

1 Caja, 1 Pluma precargada, 50/0.5 mg/ml

1 Caja, 1 Pluma precargada, 100/1.0 mg/ml

1 Caja, 3 Pluma precargada, 100/1.0 mg/ml

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Pluma precargada
Cada pluma precargada contiene:

Golimumab 50 mg
Vehículo cbp 0.5 mL

Pluma precargada
Cada pluma precargada contiene:

Golimumab 100 mg
Vehículo cbp 1.0 mL

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Artritis Reumatoide (AR):

SIMPONI®, en combinación con metotrexato MTX, está indicado para:

• EI tratamiento de artritis reumatoide activa en pacientes adultos cuando la respuesta a la terapia con FAME incluyendo MTX ha sido inadecuada.

• EI tratamiento de la artritis reumatoide en pacientes adultos no tratados previamente con MTX.

SIMPONI® también ha mostrado que mejora la función física y la calidad de vida relacionada con la salud.

SIMPONI® puede ser usado en pacientes previamente tratados con uno o más inhibidores del TNF.

Artritis Psoriásica (APs):

SIMPONI® solo o en combinación con MTX, está indicado para:

• EI tratamiento de la artritis psoriásica en pacientes adultos en los que la respuesta a terapia previa con FAME ha sido inadecuada. SIMPONI® también ha mostrado que mejora la función física y la calidad de vida relacionada con la salud.

Espondilitis Anquilosante (EA):

SIMPONI® está indicado para:

• EI tratamiento de la espondilitis anquilosante activa en pacientes adultos en los que la respuesta a la terapia convencional ha sido inadecuada. SIMPONI® también ha mostrado que mejora la función física y la calidad de vida relacionada con la salud.

Espondiloartritis axial no radiográfica (EspA-Ax-n-Rx):

SIMPONI® por administración subcutánea, es indicado para:

• Reducir signos y síntomas (dolor lumbar inflamatorio).

• Mejora de la movilidad de la columna.

• Mejorar la función física.

• Mejora de la calidad de vida relacionada con la salud en pacientes adultos con espondiloartritis axial no radiográfica activa grave con signos objetivos de inflamación, determinados por elevación de la proteína C-reactiva (PCR) y/o pruebas de imágenes por resonancia magnética (IRM), que han tenido una respuesta inadecuada, o que son intolerantes a los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

Colitis ulcerosa (CU):

SIMPONI®, por administración subcutánea, está indicado para:

• Reducir signos y síntomas.

• Inducir remisión clínica.

• Inducir cicatrización de la mucosa.

• Mejorar la calidad de vida.

• Mantener la respuesta clínica.

• Alcanzar remisión clínica a largo plazo.

• Alcanzar cicatrización de la mucosa a largo plazo.

En pacientes adultos con colitis ulcerosa activa moderada a severa que han tenido respuesta inadecuada al tratamiento convencional.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción:
La mediana del tiempo hasta alcanzar la concentración sérica máxima (Tmáx) tras la administración subcutánea de una dosis única de golimumab a sujetos sanos o pacientes con AR varió entre dos y seis días. En sujetos sanos, una inyección subcutánea de 50 mg de golimumab produjo una concentración sérica máxima (Cmáx) media ± desviación estándar de 3.1 ± 1.4 μg/mL.

La absorción de golimumab tras una sola inyección subcutánea de 100 mg fue similar cuando se inyectó en la parte superior del brazo, en el abdomen o en el muslo, con una biodisponibilidad absoluta media del 51%. Dado que la farmacocinética de golimumab tras la administración subcutánea de una dosis era casi proporcional a la dosis, es previsible que la biodisponibilidad absoluta de una dosis de 50 mg o 200 mg sea similar.

Distribución: El volumen de distribución medio tras una única administración IV fue 115 ± 19 mL/kg.

Eliminación: El aclaramiento sistémico de golimumab se calculó en 6.9 ± 2.0 ml/día/kg. La vida media de eliminación estimada fue de aproximadamente 12 ± 3 días en sujetos sanos, y en los pacientes con AR, APs, EA o CU presentó valores parecidos.

Cuando se administraron 50 mg de golimumab por vía subcutánea cada cuatro semanas a pacientes con AR, APs o EA, las concentraciones séricas en el estado estacionario se alcanzaron en la semana 12. Con la administración concomitante de MTX, el tratamiento con 50 mg de golimumab por vía subcutánea cada 4 semanas dio lugar a una concentración sérica media (± desviación estándar) en el estado estacionario de aproximadamente 0.6 ± 0.4 μg/mL en los pacientes con AR activa a pesar del tratamiento con MTX, de aproximadamente 0.5 ± 0.4 μg/mL en los pacientes con APs activa y de aproximadamente 0.8 ± 0.4 μg/mL en los pacientes con EA. Las concentraciones séricas medias en el estado estacionario de golimumab en los pacientes con EspA-Ax-n-Rx fueron similares a las observadas en pacientes con EA tras la administración por vía subcutánea de 50 mg de golimumab cada 4 semanas.

Los pacientes con AR, APs o EA que no recibieron MTX concomitante, la concentración en el estado estacionario de golimumab aproximadamente 30% menor que en los que recibieron golimumab más MTX. En un número limitado de pacientes con AR tratados con golimumab por vía subcutánea durante un periodo de 6 meses, el tratamiento concomitante con MTX redujo el aclaramiento aparente de golimumab aproximadamente en un 36%. Sin embargo, el análisis farmacocinético poblacional indicó que la administración concomitante de AINEs, corticoesteroides orales o sulfasalazina no afectó al aclaramiento aparente de golimumab.

Tras dosis de inducción de 200 mg y 100 mg de golimumab en la semana 0 y 2, respectivamente y dosis de mantenimiento de 50 mg o 100 mg de golimumab por vía subcutánea cada 4 semanas a pacientes con CU, las concentraciones séricas de golimumab alcanzaron el estado estacionario aproximadamente 14 semanas después de iniciar el tratamiento. El tratamiento con 50 mg o 100 mg de golimumab subcutáneo cada 4 semanas durante el mantenimiento tuvo como resultado una concentración valle sérica media en el estado estacionario de aproximadamente 0.9 ± 0.5 μg/mL y 1.8 ± 1.1 μg/mL, respectivamente.

En pacientes con CU tratados con 50 mg o 100 mg de golimumab subcutáneo cada 4 semanas, el uso concomitante de inmunomoduladores no tuvo ningún efecto sustancial sobre las concentraciones valle en el estado estacionario de golimumab.

Los pacientes que desarrollaron anticuerpos antigolimumab tenían concentraciones séricas valle de golimumab en el estado estacionario más bajas.

Linealidad: En pacientes con AR, la farmacocinética de golimumab tras la administración de una dosis intravenosa única en el intervalo posológico de 0.1 a 10.0 mg/kg.

Tras la administración de una dosis SC única en sujetos sanos, también se observó una farmacocinética casi proporcional a la dosis en el intervalo posológico de 50 mg a 400 mg.

Efecto del peso sobre la farmacocinética: Se puso de manifestación que el aclaramiento aparente de golimumab tiende a aumentar con el peso corporal.

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacéutico:
Inmunosupresores, inhibidores de factor de necrosis tumoral alfa (TNFα), Código ATC: L04AB06.

Mecanismo de acción: Golimumab es un anticuerpo monoclonal humano que forma complejos estables de alta afinidad, con las formas bioactivas soluble y transmembrana del TNF humano, lo que impide la unión del TNF a sus receptores.

Farmacodinamia: Se demostró que la unión de golimumab al TNF humano neutraliza la expresión de moléculas de adhesión inducida por TNFα como E-selectina, molécula de adhesión vascular (VCAM)-1 y la molécula de adhesión intercelular (ICAM)-1 de las células endoteliales. In vitro, golimumab también inhibió la secreción de interleucina (IL)-6, IL-8 y el factor estimulante de la colonia de macrófagos y granulocitos (GMCSF) por parte de las células endoteliales humanas.

Se ha observado una mejoría de la concentración de la proteína C reactiva (PCR) en comparación con los grupos placebo, y el tratamiento con SIMPONI® dio lugar a reducciones significativas de la concentración sérica de IL-6, ICAM-1, matriz metaloproteinasa 3 (MMP-3) y factor de crecimiento endotelial (VEGF) con respecto a los valores basales en comparación con el tratamiento de control.

También se redujeron los niveles del TNF-α en los pacientes con AR y EA y de la IL-8 en los pacientes con APs. Estos cambios se observaron en la primera evaluación (semana 4) tras la dosis inicial de SIMPONI® y por lo general se mantuvieron hasta la semana 24.

Eficacia clínica:

Artritis reumatoide:
Se demostró la eficacia de SIMPONI® en tres ensayos multicéntricos, aleatorizados, doble ciego y controlados con placebo en más de 1500 pacientes de edad igual o superior a 18 años que presentaban AR activa de moderada a grave, diagnosticada según los criterios del American College of Rheumatology (ACR) como mínimo tres meses antes de la selección. Los pacientes presentaban dolor en al menos cuatro articulaciones y tumefacción en al menos cuatro articulaciones. Se administró SIMPONI® o placebo por vía subcutánea cada cuatro semanas.

En el ensayo GO-FORWARD se evaluaron 444 pacientes con AR activa a pesar del tratamiento con MTX en dosis estables de al menos 15 mg por semana que no habían recibido con anteroridad antagonistas del TNF. Los pacientes se distribuyeron al azar para recibir placebo más MTX, SIMPONI® 50 mg más MTX, SIMPONI® 100 mg más MTX o SIMPONI® 100 mg más placebo. Los pacientes tratados con placebo más MTX fueron cambiados a SIMPONI® 50 mg más MTX después de la semana 24. En la semana 52, todos los pacientes entraron a formar parte de un estudio abierto de extensión a largo plazo.

En el ensayo GO-AFTER se evaluaron 445 pacientes previamente tratados con uno o más de los antagonistas del TNF adalimumab, etanercept o infliximab. Los pacientes se distribuyeron al azar para recibir placebo, SIMPONI® 50 mg o SIMPONI® 100 mg. Durante el ensayo se permitió a los pacientes mantener el tratamiento concomitante con FAMEs como MTX, sulfasalazina (SSZ) y/o hidroxicloroquina (HCQ). Las razones aducidas para la suspensión del tratamiento previo con antagonistas del TNF fueron la falta de eficacia (58%), la intolerancia (13%) y/u otras causas distintas de seguridad y eficacia (29%, en su mayoría motivos económicos).

En el ensayo GO-BEFORE se evaluaron 637 pacientes con AR activa que no habían recibido con anterioridad MTX ni antagonistas del TNF. Los pacientes se distribuyeron al azar para recibir placebo más MTX, SIMPONI® 50 mg más MTX, SIMPONI® 100 mg más MTX o SIMPONI® 100 mg más placebo. En la semana 52, los pacientes entraron a formar parte de un estudio abierto de extensión a largo plazo en el que los pacientes que recibieron placebo más MTX que tenían al menos una articulación inflamada o dolorida fueron cambiados a SIMPONI® 50 mg más MTX.

En el ensayo GO-FORWARD, las variables (co-)principales fueron el porcentaje de pacientes que alcanzaban la respuesta ACR 20 en la semana 14 y la mejoría en el Cuestionario de Evaluación de la Salud (HAQ) en la semana 24 respecto al estado basal. En el ensayo GO-AFTER, la variable principal de eficacia fue el porcentaje de pacientes que alcanzaban la respuesta ACR 20 en la semana 14. En el ensayo GO-BEFORE, las variables co-principales de eficacia fueron el porcentaje de pacientes que alcanzaban la respuesta ACR 50 en la semana 24 y el cambio respecto al estado basal en la escala van der Heijde Sharp (VDH-S) modificada en la semana 52. Además de las variables principales de eficacia, se llevaron a cabo otras evaluaciones del efecto del tratamiento con SIMPONI® sobre los signos y síntomas de la artritis, respuesta radiológica, la función física y la calidad de vida relacionada con la salud.

En general, no se observaron diferencias clínicamente significativas en términos de eficacia entre las pautas posológicas de SIMPONI® 50 mg y SIMPONI® 100 mg administrados de forma concomitante con MTX, hasta la semana 104 en el ensayo GO-FORWARD y en el GO-BEFORE y hasta la semana 24 en el ensayo GO-AFTER. En cada uno de los estudios de AR, por diseño del estudio, los pacientes en la extensión a largo plazo pudieron cambiar entre las dosis de SIMPONI® 50 mg y SIMPONI® 100 mg según el criterio del médico del estudio.

Signos y síntomas: En la Tabla 1 se recogen los principales resultados ACR con la dosis de SIMPONI® 50 mg a las semanas 14, 24 y 52 en los ensayos GO-FORWARD, GO-AFTER y GO-BEFORE que se describen a continuación. Las respuestas se observaron en la primera evaluación (semana 4) tras la dosis inicial de SIMPONI®.

En el ensayo GO-FORWARD, entre los 89 pacientes tratados al azar con la dosis de SIMPONI® 50 mg más MTX, 48 siguieron con el tratamiento hasta la semana 104. Entre ellos, 40, 33 y 24 pacientes tuvieron una respuesta ACR de 20/50/70, respectivamente, en la semana 104. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en el tratamiento con SIMPONI®, se observaron tasas similares de respuesta ACR 20/50/70 desde la semana 104 hasta la semana 256.

En el ensayo GO-AFTER, el porcentaje de pacientes que alcanzaron la respuesta ACR 20 fue mayor en el grupo tratado con SIMPONI® que en el que recibió placebo, con independencia del motivo aducido para la suspensión de uno o más tratamientos previos con antagonistas del TNF.

Tabla 1

Principales resultados de eficacia de la fase control de los ensayos GO-FORWARD, GO-AFTER y GO-BEFORE

GO-FORWARD

AR activa a pesar de MTX

GO-AFTER

AR activa, tratamiento previo con uno o más antagonistas del TNF

GO-BEFORE

AR activa, no tratados previamente con MTX

Placebo

+ MTX

SIMPONI®

50 mg + MTX

Placebo

SIMPONI®

50 mg

Placebo

+ MTX

SIMPONI®

50 mg + MTX

na

133

89

150

147

160

159

% de pacientes respondedores

ACR 20

Semana 14

33%

55%*

18%

35%*

NA

NA

Semana 24

28%

60%*

16%

31% p = 0.002

49%

62%

Semana 52

NA

NA

NA

NA

52%

60%

ACR 50

Semana 14

10%

35%*

7%

15% p = 0.021

NA

NA

Semana 24

14%

37%*

4%

16%*

29%

40%

Semana 52

NA

NA

NA

NA

36%

42%

ACR 70

Semana 14

4%

14% p = 0.008

2%

10% p = 0.005

NA

NA

Semana 24

5%

20%*

2%

9% p = 0.009

16%

24%

Semana 52

NA

NA

NA

NA

22%

28%

a n indica los pacientes aleatorizados; el número real de pacientes evaluables para cada variable de valoración varía en cada punto cronológico.

* p ≤ 0.001.

NA: No aplicable.

En el ensayo GO-BEFORE el análisis primario en pacientes con artritis reumatoide de moderada a grave (grupos combinados de SIMPONI® 50 y 100 mg más MTX frente a MTX solo para la ACR50) no que estadísticamente significativo en la semana 24 (p = 0.053). En la población total en la semana 52, el porcentaje de pacientes del grupo de SIMPONI® 50 mg más MTX que alcanzaron una respuesta ACR fue generalmente más alto, pero no significativamente diferente en comparación con MTX solo (ver Tabla 1). Se realizaron análisis adicionales en subgrupos representativos de la población indicada de pacientes con AR grave, activa y progresiva. Se demostró en general un mayor efecto de SIMPONI® 50 mg más MTX frente a MTX solo en la población indicada en comparación con la población total.

En los ensayos GO-FORWARD y GO-AFTER se observaron respuestas clínica y estadísticamente significativas en la Escala de Actividad de la Enfermedad (DAS 28) en todas las evaluaciones programadas especificadas en las semanas 14 y 24 (p≤0.001). Entre los pacientes que permanecieron en el tratamiento de SIMPONI® al que fueron asignados al azar al inicio del estudio, las respuestas DAS 28 se mantuvieron hasta la semana 104. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, las respuestas DAS 28 fueron similares desde la semana 104 hasta la semana 256.

En el ensayo GO-BEFORE, se midió la respuesta clínica significativa, definida como el mantenimiento de una respuesta ACR 70 durante un periodo continuo de 6 meses. En la semana 52, el 15% de los pacientes tratados con SIMPONI® 50 mg más MTX consiguieron una respuesta clínica significativa en comparación con el 7% de los pacientes del grupo de placebo más MTX (p = 0.018).

Entre los 159 pacientes tratados al azar con SIMPONI® 50 mg más MTX, 96 de ellos continuaron el tratamiento hasta la semana 104. Entre ellos, 85, 66 y 53 pacientes presentaron una respuesta ACR 20/50/70, respectivamente, en la semana 104. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, se observaron tasas similares de respuesta ACR 20/50/70 desde la semana 104 hasta la semana 256.

Respuesta radiográfica: En el ensayo GO-BEFORE se utilizó el cambio respecto al estado basal en la escala vdH-S, una escala compuesta de los daños estructurales, que radiológicamente mide el número y tamaño de las erosiones articulares y el grado de estrechamiento del espacio articular en manos/muñecas y pies, para evaluar el grado de daño estructural. En la tabla 2 se presentan los principales resultados para la dosis de SIMPONI® 50 mg en la semana 52.

El número de pacientes sin nuevas erosiones o con un cambio en la puntuación total vdH-S ≤ 0 respecto al estado basal fue significativamente mayor en el grupo de tratamiento con SIMPONI® que en el grupo control (p=0.003). Los efectos radiológicos observados en la semana 52 se mantuvieron hasta la semana 104. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, los efectos radiológicos fueron similares desde la semana 104 hasta la semana 256.

Tabla 2

Media (DS) radiológica de cambios en la puntuación total de vdH-S respecto al estado basal en la semana 52 en la población total del ensayo GO-BEFORE

Placebo + MTX

SIMPONI®

50 mg + MTX

na

160

159

Puntaje Total

Basal

19.7 (35.4)

18.7 (32.4)

Cambio desde basal

1.4 (4.6)

0.7 (5.2)*

Puntaje erosiones

Basal

11.3 (18.6)

10.8 (17.4)

Cambio desde basal

0.7 (2.8)

0.5 (2.1)

Puntaje espacio articular

Basal

8.4 (17.8)

7.9 (16.1)

Cambio desde basal

0.6 (2.3)

0.2 (2.0)**

a n indica los pacientes aleatorizados.

* p = 0.015.

** p = 0.044.

Función física y calidad de vida relacionada con la salud: La función física y la discapacidad se evaluaron en los ensayos GO-FORWARD y GO-AFTER mediante el índice de discapacidad del HAQ DI como variable de eficacia independiente. En estos ensayos se observó con SIMPONI® una mejoría del HAQ DI con respecto al estado basal que era clínica y estadísticamente significativa en comparación con el control en la semana 24. Entre los pacientes que permanecieron en el tratamiento de SIMPONI® al que fueron asignados al azar al inicio del estudio, la mejora del HAQ DI se mantuvo hasta la semana 104. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, la mejora del HAQ DI fue similar desde la semana 104 hasta la semana 256.

En el ensayo GO-FORWARD se detectó una mejoría clínica y estadísticamente significativa en la calidad de vida relacionada con la salud, determinada mediante la puntuación del componente físico del SF-36, en los pacientes tratados con SIMPONI® en comparación con placebo en la semana 24. Entre los pacientes que permanecieron en el tratamiento con SIMPONI® al que fueron asignados al azar al inicio del estudio, la mejora del componente físico SF-36 se mantuvo hasta la semana 104. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, la mejora del componente físico SF-36 fue similar desde la semana 104 hasta la semana 256. En los ensayos GO-FORWARD y GO-AFTER, la mejoría de la fatiga, determinada mediante la escala de fatiga para la evaluación funcional en el tratamiento de enfermedades crónicas (FACIT-F), fue estadísticmanete significativa.

Artritis psoriásica: La seguridad y la eficacia de SIMPONI® se evaluaron mediante un ensayo multicéntrico, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo (GO-REVEAL) en 405 adultos con APs activa (dolor en tres o más articulaciones y tumefacción en tres o más articulaciones) a pesar del tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) o con FAMEs. Los pacientes de este ensayo tenían una APs diagnosticada como mínimo seis meses antes y una psoriasis como mínimo leve. Se incluyeron pacientes con todos los subtipos de artritis psoriásica, como artritis poliarticular sin nódulos reumatoides (43%), artritis periférica asimétrica (30%), artritis de las articulaciones interfalángicas distales (IFD) (15%), espondilitis con artritis periférica (11%) y artritis mutilante (1%). No estaba permitido el tratamiento previo con un antagonistas del TNF. Se administró SIMPONI® o placebo por vía subcutánea cada cuatro semanas. Los pacientes se asignaron al azar al tratamiento con placebo, SIMPONI® 50 mg o SIMPONI® 100 mg. Los pacientes que recibieron placebo pasaron al grupo de SIMPONI® 50 mg después de la semana 24. Los pacientes entraron a formar parte de un estudio de extensión abierto a largo plazo en la semana 52. Alrededor del cuarenta y ocho por ciento de los pacientes continuaron con una dosis estable de metotrexato (≤ 25 mg a la semana). Las co-variables principales de eficacia fueron el porcentaje de pacientes que alcanzaban la respuesta ACR 20 en la semana 14 y el cambio desde el valor basal en el índice modificado total vdH-S para APs en la semana 24. En general, las determinaciones de la eficacia no mostraron diferencias clínicamente significativas entre las pautas posológicas de SIMPONI® 50 mg y 100 mg hasta la semana 104. Por diseño del estudio, los pacientes en la extensión a largo plazo pudieron cambiar entre las dosis de SIMPONI® 50 mg y SIMPONI® 100 mg según el criterio del médico del estudio.

Signos y síntomas: En la Tabla 3 se recogen los principales resultados con la dosis de 50 mg en las semanas 14 y 24, se describen a continuación.

Tabla 3

Principales resultados de eficacia en el ensayo GO-REVEAL

Tabla 3. Estudio APs: porcentaje de pacientes con respuesta ACR, PsARC, y DAS28; pacientes aleatorizados

Placebo

SIMPONI® 50 mg*

na

113

146

ACR 20 (% respondedores)

Semana 14

9%

51%

Semana 24

12%

52%

ACR50 (% respondedores)

Semana 14

2%

30%

Semana 24

4%

32%

ACR70 (% respondedores)

Semana 14

1%

12%

Semana 24

1%

19%

PASIb 75c

Semana 14

3%

40%

Semana 24

1%

56%

* p < 0.05 en todas las comparaciones;

a n indica los pacientes aleatorizados; el número real de pacientes evaluables para cada variable de valoración varía en cada punto cronológico.

b Índice de superficie afectada y gravedad de la psoriasis.

c En el subgrupo de pacientes con afectación ≥ 3% del BSA (Superficie Corporal Afectada) en el estado basal: 79 pacientes (69.9%) del grupo placebo y 109 (74.3%) del grupo de tratamiento con SIMPONI® 50 mg.

Se observaron respuestas en la primera evaluación (semana 4) tras la administración inicial de SIMPONI®. La respuesta ACR 20 en la semana 14 en los subtipos de artritis poliarticular sin nódulos reumatoides y artritis periférica asimétrica. El número de pacientes con otros subtipos de APs era demasiado bajo como para hacer una evaluación adecuada. No hubo diferencias en la respuesta observada en los grupos de tratamiento con SIMPONI® entre los pacientes que recibieron MTX concomitante y los que no lo recibieron. Entre los 146 pacientes distribuidos al azar para recibir SIMPONI® 50 mg, 70 mantuvieron el tratamiento hasta la semana 104. De estos 70 pacientes, 64, 46 y 31 pacientes tuvieron una respuesta ACR 20/50/70, respectivamente. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, se observaron tasas similares de respuesta ACR 20/50/70 desde la semana 104 hasta la semana 256.

También se observaron respuestas estadísticamente significativas en DAS 28 en las semanas 14 y 24 (p < 0.05).

En la semana 24, en los pacientes tratados con SIMPONI® se apreció una mejoría de los parámetros de actividad periférica de la artritis psoriásica (por ejemplo, número de articulaciones con tumefacción, número de articulaciones con dolor, dactilitis y entesitis). El tratamiento con SIMPONI® produjo una mejoría importante de la función física, evaluada mediante el HAQ DI, así como de la calidad de vida relacionada con la salud, determinada mediante la puntuación de los componentes físico y mental del SF-36. Entre los pacientes que permanecieron en tratamiento con SIMPONI®, al que fueron distribuidos al azar al comienzo del estudio, las respuestas DAS 28 y HAQ DI se mantuvieron hasta la semana 104. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, las respuestas DAS 28 y HAQ DI fueron similares desde la semana 104 hasta la semana 256.

Respuesta radiológica: El daño estructural en ambas manos y pies se evaluó radiológicamente por el cambio en el índice vdH-S desde el valor basal, modificado para APs añadiendo la articulación interfalángica distal de la mano (DIP).

El tratamiento con SIMPONI® 50 mg redujo la tasa de progresión del daño articular periférico en comparación con el tratamiento con placebo en la semana 24 medido por el cambio desde el valor basal en el índice modificado total vdH-S (media ± desviación estándar fue 0.27 ± 1.3 en el grupo placebo comparado con -0.16 ± 1.3 en el grupo con SIMPONI®; p=0.011). De los 146 pacientes distribuidos al azar para recibir SIMPONI® 50 mg en la semana 52, se dispuso de datos radiológicos para 126 pacientes, de los cuales el 77% no mostró progresión en comparación con el valor basal. En la semana 104, estaban disponibles los datos radiológicos para 114 pacientes, y el 77% no mostró progresión desde el valor basal. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, porcentajes similares de pacientes no mostraron progresión desde el valor basal desde la semana 104 hasta la semana 256.

Espondilitis anquilosante: La seguridad y la eficacia de SIMPONI® se evaluaron en un ensayo multicéntrico, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo (GO-RAISE) en 356 adultos con espondilitis anquilosante activa (definida por un índice de Bath para la actividad de la espondilitis anquilosante [BASDAI] ≥ 4 y una puntuación VAS (escala analógica visual) para el dolor de espalda total ≥4 en una escala de 0 a 10 cm). En el ensayo se incluyeron pacientes con enfermedad activa a pesar del tratamiento actual o previo con AINEs o FAMEs y que no habían recibido con anterioridad antagonistas del TNF. Se administró SIMPONI® o placebo por vía subcutánea cada cuatro semanas. Los pacientes se distribuyeron al azar para recibir placebo, SIMPONI® 50 mg y SIMPONI® 100 mg, y se les permitió mantener el tratamiento concomitante con FAMEs (MTX, SSZ y/o HCQ). La variable principal de eficacia fue el porcentaje de pacientes que alcanzaban la respuesta ASAS (Ankylosing Spondylitis Assessment Study Group) 20 en la semana 14. Se recogieron y analizaron los datos de eficacia en comparación con placebo hasta la semana 24.

En la Tabla 4 se recogen los principales resultados obtenidos con la dosis de 50 mg, y se describen a continuación. En general, las determinaciones de la eficacia no mostraron diferencias clínicamente significativas entre las pautas posológicas de SIMPONI® 50 mg y 100 mg hasta la semana 24. Por diseño del estudio, los pacientes en la extensión a largo plazo pudieron cambiar entre las dosis de SIMPONI® 50 mg y SIMPONI® 100 mg según el criterio del médico del estudio.

Tabla 4

Principales resultados de eficacia en el ensayo GO-RAISE

Placebo

SIMPONI® 50 mg*

na

78

138

ASAS 20 (% respondedores)

Semana 14

22%

59%

Semana 24

23%

56%

ASAS 40 (% respondedores)

Semana 14

15%

45%

Semana 24

15%

44%

ASAS 5/6 (% respondedores)

Semana 14

8%

50%

Semana 24

13%

49%

* p ≤ 0,001 en todas las comparaciones.

a n indica los pacientes aleatorizados; el número real de pacientes evaluables para cada variable de valoración varía en cada punto cronológico.

Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, el porcentaje de pacientes que alcanzaban la respuesta ASAS 20 y ASAS 40 fue similar desde la semana 24 hasta la semana 256.

También se observaron diferencias estadísticamente significativas en BASDAI 50, 70 y 90 (p≤0.017) en las semanas 14 y 24. En la primera evaluación (semana 4) tras la administración inicial de SIMPONI® se detectó una mejoría en los principales indicadores de actividad de la enfermedad que se mantuvo hasta la semana 24. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, se observaron porcentajes similares de cambios desde la visita basal en BASDAI desde la semana 24 hasta la semana 256. La eficacia en los pacientes según la respuesta ASAS 20 en la semana 14 fue uniforme con independencia del tratamiento con FAMEs (MTX, SSZ y/o HCQ), la presencia o ausencia del antígeno HLA-B27 y la concentración de PCR en el estado basal.

El tratamiento con SIMPONI® indicó mejoras significativas en la función física evaluada por los cambios desde la visita basal en BASFI (Índice funcional de Bath para la espondilitis anquilosante) a las semanas 14 y 24. En las semanas 14 y 24 se observó además una mejoría significativa de la calidad de vida relacionada con la salud determinada mediante el componente físico del SF-36. Entre los pacientes que seguían en el estudio y en tratamiento con SIMPONI®, las mejoras en la función física y la calidad de vida relacionada con la salud fueron similares desde la semana 24 hasta la semana 256.

Espondiloartritis axial no radiográfica: La seguridad y la eficacia de SIMPONI® se evaluaron en un ensayo multicéntrico, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo (GO-AHEAD) en 197 adultos con EspA-Ax-n-Rx activa y grave (definida como aquellos pacientes que cumpliendo los criterios de clasificación ASAS para la espondiloartritis axial no cumplían con los criterios de Nueva York modificados para la EA). Los pacientes incluidos en este estudio tenían enfermedad activa (definida por un índice BASDAI ≥ 4 y una puntuación en la Escala Analógica Visual (VAS) para el dolor de espalda total de ≥ 4 en una escala de 0 a 10 cm) a pesar del tratamiento actual o del tratamiento previo con AINEs y que previamente no habían sido tratados con ningún agente biológico incluyendo tratamiento con antagonistas del TNF. Los pacientes se distribuyeron al azar para recibir placebo o SIMPONI® 50 mg administrado por vía subcutánea cada 4 semanas. En la semana 16, los pacientes entraron en una fase de extensión abierta en la cual todos los pacientes recibieron SIMPONI® 50 mg administrado por vía subcutánea cada 4 semanas hasta la semana 48 con evaluaciones de eficacia realizadas hasta la semana 52 y seguimiento de la seguridad hasta la semana 60. Aproximadamente el 93% de los pacientes que estaban recibiendo SIMPONI® al inicio de la fase de extensión abierta (semana 16) continuaron con el tratamiento hasta el final del ensayo (semana 52). Los análisis se realizaron tanto en toda la población incluida (Todos los Tratados (TT, N=197)) como en la población con Signos Objetivos de Inflamación (SOI, N=158, definidos por una elevada PCR y/o por la evidencia de sacroileítis en IRM en el estado basal). Se recogieron y analizaron los datos de eficacia en comparación con placebo hasta la semana 16. La variable principal fue el porcentaje de pacientes que alcanzaban la respuesta ASAS 20 en la semana 16. En la Tabla 5 se recogen los principales resultados obtenidos, que se describen a continuación.

Tabla 5

Principales resultados de eficacia en el ensayo GO-AHEAD a la semana 16

Mejora en signos y síntomas

Mejora en signos y síntomas

Todos los pacientes Tratados (TT)

Pacientes con Signos Objetivos de Inflamación (SOI)

Placebo

SIMPONI® 50 mg

Placebo

SIMPONI® 50 mg

na

100

97

80

78

% de pacientes respondedores

ASAS 20

40%

71%**

38%

77%**

ASAS 40

23%

57%**

23%

60%**

ASAS 5/6

23%

54%**

23%

63%**

ASAS Remisión parcial

18%

33%*

19%

35%*

ASDAS-Cb < 1.3

13%

33%*

16%

35%*

BASDAI 50

30%

58%**

29%

59%**

Inhibición de la inflamación en articulaciones sacroilíacas (SI) medidas por IRM

Placebo

SIMPONI® 50 mg

Placebo

SIMPONI® 50 mg

nc

87

74

69

61

Cambio medio en articulación sacroilíaca puntuación SPARCCd en IRM

-0.9

-5.3**

-1.2

-6.4**

a n indica los pacientes aleatorizados y los pacientes tratados.

b Índice de Actividad en la Enfermedad de Espondilitis Anquilosante en Proteína C-Reactiva (TT-Placebo, N = 90; TT-SIMPONI® 50 mg, N = 88; SOI-Placebo, N = 71; SOI-SIMPONI® 50 mg, N = 71).

c n refleja el número de pacientes en el estado basal y los datos IRM en la semana 16.

d SPARCC (Consorcio de Investigación de la Espondiloartritis de Canadá).

** p < 0.0001 en comparaciones SIMPONI® vs placebo.

* p < 0.05 en comparaciones SIMPONI® vs placebo.

Se demostraron mejoras estadísticamente significativas en signos y síntomas de EspA-Ax-n-Rx activa y grave en pacientes tratados con SIMPONI® 50 mg en comparación con los pacientes tratados con placebo en la semana 16 (Tabla 5). Se detectaron mejoras en la primera evaluación (semana 4) tras la administración inicial de SIMPONI®. La puntuación SPARCC determinada mediante IRM mostró reducciones estadísticamente significativas en inflamación de la articulación sacroilíaca (SI) en la semana 16 en pacientes tratados con SIMPONI® 50 mg en comparación con los pacientes tratados con placebo (Tabla 5). El dolor, evaluado mediante la Escala Analógica Visual (VAS) para el Dolor de Espalda Total y para el Dolor de Espalda Nocturno, y la actividad de la enfermedad medida mediante la puntuación ASDAS-C, mostraron también una mejora estadísticamente significativa desde el estado basal hasta la semana 16 en pacientes tratados con SIMPONI® 50 mg en comparación con los pacientes tratados con placebo (p<0.0001).

Se demostraron mejoras estadísticamente significativas en la movilidad espinal evaluada mediante el BASMI (Índice de Metrología de Bath de la Espondilitis Anquilosante) y en la función física evaluada mediante el BASFI en pacientes tratados con SIMPONI® 50 mg en comparación con los pacientes tratados con placebo (p<0.0001). Los pacientes tratados con SIMPONI® experimentaron mejoras significativamente mayores en la calidad de vida relacionada con la salud evaluada mediante el cuestionario ASQoL, el cuestionario EQ-5D, y los componentes físicos y mentales del cuestionario SF-36; y experimentaron mejoras significativamente mayores en la productividad, evaluada por una mayor reducción del deterioro general del trabajo y deterioro de la actividad, ésta evaluada mediante el cuestionario WPAI, en comparación con los pacientes tratados con placebo.

Para todas las variables descritas anteriormente, se demostraron resultados estadísticamente significativos también en la población con signos objetivos de inflamación (SOI) en la semana 16.

Tanto en las poblaciones de TT como en las de SOI, las mejoras en signos y síntomas, en la movilidad espinal, en la función física, en la calidad de vida y en la productividad observadas entre los pacientes en tratamiento con SIMPONI® 50 mg en la semana 16 continuaron en los que permanecieron en el ensayo en la semana 52.

Colitis ulcerosa: La eficacia de SIMPONI® se evaluó en dos ensayos línicos aleatorizados, doble ciego, controlados con placebo en pacientes adultos.

El estudio de inducción (PURSUIT-Inducción) evaluó a los pacientes con colitis ulcerosa activa, de moderada a grave (puntuación Mayo 6 a 12; subpuntuación endoscópica ≥ 2) que habían tenido una respuesta inadecuada o que no habían tolerado los tratamientos convencionales o que eran dependientes de corticosteroides. En la parte del estudio de confirmación de la dosis, 761 pacientes se aleatorizaron para recibir 400 mg de SIMPONI® SC en la semana 0 y 200 mg en la semana 2, 200 mg de SIMPONI® SC en la semana 0 y 100 mg en la semana 2, o placebo SC en las semanas 0 y 2. Se permitieron dosis estables concomitantes de aminosalicilatos orales, corticosteroides y/o agentes inmunomoduladores. En este estudio se evaluó la eficacia de SIMPONI® hasta la semana 6.

Los resultados del estudio de mantenimiento (PURSUIT-Mantenimiento) se basaron en la evaluación de 456 pacientes que alcanzaron la respuesta clínica respecto a la inducción previa con SIMPONI®. Los pacientes se aleatorizaron para recibir SIMPONI® 50 mg, SIMPONI® 100 mg o placebo administrado por vía subcutánea cada 4 semanas. Se permitieron dosis estables concomitantes de aminosalicilatos orales y/o agentes inmunomoduladores. La dosis de corticosteroides se redujo al inicio del estudio de mantenimiento. En este estudio se evaluó la eficacia de SIMPONI® hasta la semana 54. Los pacientes que completaron el estudio de mantenimiento hasta la semana 54, continuaron el tratamiento en un estudio de extensión, evaluando la eficacia hasta la semana 216.

La evaluación de la eficacia en el estudio de extensión se basaba en cambios en el tratamiento de corticosteroides, en la Evaluación Global por parte del Médico (PGA) de la actividad de la enfermedad, y en la mejora en la calidad de vida, medidas mediante el cuestionario de la enfermedad intestinal inflamatoria (IBDQ).

Tabla 6

Resultados de eficacia clave de PURSUIT-Inducción y PURSUIT-Mantenimiento

PURSUIT-Inducción

Placebo

N=251

SIMPONI®

200/100 mg

N=253

Porcentaje de pacientes

Pacientes en respuesta clínica en la semana 6a

30%

51%**

Pacientes en remisión clínica en la semana 6b

6%

18%**

Pacientes con curación de la mucosa en la semana 6c

29%

42%*

PURSUIT-Mantenimiento

Placebod

N = 154

SIMPONI®

50 mg

N = 151

SIMPONI®

100 mg

N = 151

Porcentaje de pacientes

Mantenimiento de la respuesta (pacientes en respuesta clínica hasta la semana 54)e

31%

47%*

50%**

Remisión mantenida (pacientes en remisión clínica en las semanas 30 y 54)f

16%

32%g

28%*

N = número de pacientes.

** p ≤ 0.001.

* p ≤ 0.01.

a Definido como una reducción desde el valor basal en la puntuación Mayo en ≥30% y ≥3 puntos, acompañado por una reducción de la subpuntuación de hemorragia rectal de ≥ 1 o una subpuntuación de hemorragia rectal de 0 o 1.

b Definido como una puntuación Mayo ≤2 puntos, sin subpuntuación individual > 1.

c Definido como 0 o 1 en la subpuntuación endoscópica de la puntuación Mayo.

d SIMPONI® sólo durante la inducción.

e Los pacientes se evaluaron para determinar la actividad de la CU mediante la puntuación parcial de Mayo cada 4 semanas (la pérdida de respuesta se confirmó por endoscopia). Por consiguiente, un paciente que mantuvo la respuesta estuvo en un estado de respuesta clínica continua en cada evaluación hasta la semana 54.

f Para considerar remisión sostenida, el paciente tuvo que estar en remisión en las semanas 30 y 54 (sin mostrar pérdida de respuesta en cualquier evaluación hasta la semana 54).

g En pacientes con un peso inferior a 80 kg, una mayor proporción de pacientes que recibieron 50 mg de tratamiento de mantenimiento mostraron remisión clínica mantenida en comparación con los que recibieron placebo.

Más pacientes tratados con SIMPONI® demostraron curación de la mucosa mantenida (pacientes con curación de la mucosa en las semanas 30 y 54) en el grupo de 50 mg (42%, nominal p < 0.05) y en el grupo de 100 mg (42%, p < 0.005) comparado con los pacientes del grupo placebo (27%).

Entre el 54% de los pacientes (247/456) que recibieron corticosteroides concomitante al inicio de PURSUIT-Mantenimiento, el porcentaje de pacientes que mantenían la respuesta clínica hasta la semana 54 y que no recibían corticosteroides concomitante en la semana 54 era mayor en el grupo de 50 mg (38%, 30/78) y en el grupo de 100 mg (30%, 25/82) comparado con el grupo del placebo (21%, 18/87). El porcentaje de pacientes a los que se eliminó los corticosteroides en la semana 54 era mayor en el grupo de 50 mg (41%, 32/78) y en el grupo de 100 mg (33%, 27/82) comparado con el grupo placebo (22%, 19/87). Entre los pacientes que entraron en el estudio de extensión, la proporción de pacientes que continuaron sin corticosteroides se mantuvo, en general, hasta la semana 216.

En la semana 6, SIMPONI® mejoró significativamente la calidad de vida medida por el cambio desde el momento basal en una medida específica de la enfermedad, IBDQ (cuestionario de la enfermedad intestinal inflamatoria). Entre los pacientes que recibieron tratamiento de mantenimiento con SIMPONI®, la mejoría en la calidad de vida medida por el IBDQ se mantuvo hasta la semana 54.

Aproximadamente el 63% de los pacientes que estaban recibiendo SIMPONI® al inicio del estudio de extensión (semana 56), continuaron en tratamiento hasta el final del estudio (última administración de golimumab en la semana 212).

Inmunogenicidad: En los ensayos de fase III en AR, APs y EA hasta la semana 52, se detectaron anticuerpos frente a golimumab mediante el método de enzimoinmunoanálisis (EIA) en el 5% (105 de 2062) de los pacientes tratados con golimumab y cuando se analizaron, casi todos los anticuerpos fueron neutralizantes in vitro. La tasa fue similar en todas las indicaciones reumatológicas. El tratamiento concomitante con MTX dio lugar a una menor proporción de pacientes con anticuerpos frente a golimumab en comparación con los que recibieron golimumab sin MTX (alrededor del 3% [41 de 1,235] frente al 8% [64 de 827], respectivamente).

En EspA-Ax-n-Rx, se detectaron anticuerpos frente a golimumab mediante el método EIA en el 7% (14 de 193) de los pacientes tratados con golimumab hasta la semana 52.

En los ensayos de fase II y III en CU hasta la semana 54, se detectaron anticuerpos frente a golimumab mediante el método EIA en el 3% (26 de 946) de los pacientes tratados con golimumab. El sesenta y ocho por ciento (21 de 31) de los pacientes que dieron positivo a los anticuerpos tenían anticuerpos neutralizantes in vitro. El tratamiento concomitante con inmunomoduladores (azatioprina, 6 mercaptopurina y MTX) dio lugar a una menor proporción de pacientes con anticuerpos frente a golimumab en comparación con los que recibieron golimumab sin inmunomoduladores (el 1% (4 de 308) frente al 3% (22 de 638), respectivamente). De los pacientes que continuaron en el estudio de extensión y de los que había muestras evaluables hasta la semana 228, se detectaron anticuerpos frente a golimumab en el 4% (23 de 604) de los pacientes tratados con golimumab. El ochenta y dos por ciento (18 de 22) de los pacientes con anticuerpos positivos tenían anticuerpos neutralizantes in vitro.

La presencia de anticuerpos frente a golimumab puede incrementar el riesgo de aparición de reacciones en la zona de inyección. El bajo número de pacientes que dio positivo para anticuerpos frente a golimumab limita la capacidad de extraer conclusiones definitivas sobre la relación entre estos anticuerpos y la eficacia clínica o los datos de seguridad.

Debido a que las pruebas de inmunogenicidad son específicas por producto y tipo de ensayo, no es adecuado comparar la tasa de anticuerpos con las de otros productos.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes.

Tuberculosis (TB) activa u otras infecciones graves como sepsis, e infecciones oportunistas.

Referirse a la sección número 8 para las restricciones en el uso durante el embarazo y la lactancia.

Referirse a la sección número 7 para precauciones en uso pediátrico y población especial.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Mujeres en edad fértil: Las mujeres en edad fértil deben utilizar métodos anticonceptivos adecuados para prevenir el embarazo y continuar su uso durante al menos 6 meses después del último tratamiento con golimumab.

Embarazo: No existen datos suficientes sobre la utilización de golimumab en mujeres embarazadas. Debido a su inhibición del TNF, la administración de golimumab durante el embarazo podría afectar a la respuesta inmunitaria normal en el recién nacido. Los estudios en animales no muestran efectos dañinos directos o indirectos sobre el embarazo, desarrollo embrio/fetal, parto o desarrollo postnatal. No se recomienda el uso de golimumab en mujeres embarazadas; solamente se debe administrar golimumab a una mujer embarazada si fuese estrictamente necesario.

Golimumab atraviesa la placenta. Tras el tratamiento con anticuerpos monoclonales antagonistas del TNF durante el embarazo, se han detectado anticuerpos hasta 6 meses en el suero de los lactantes nacidos de mujeres tratadas. Por lo tanto, estos niños pueden tener un mayor riesgo de infección. No se recomienda la administración de vacunas de virus vivos a los lactantes expuestos a golimumab en el útero durante los 6 meses después de la última inyección de golimumab de la madre durante el embarazo.

Golimumab pertenece a clase B de acuerdo a su uso en el embarazo.

Lactancia: Se desconoce si golimumab es excretado en la leche materna o si se absorbe sistémicamente después de la ingestión. Se ha observado que golimumab pasa a la leche materna en el mono, y como las inmunoglobulinas humanas se excretan en la leche, las mujeres no deben dar el pecho durante y al menos 6 meses después del tratamiento con golimumab.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Resumen del perfil de seguridad: La reacción adversa al medicamento (RAM) más frecuente notificada en el periodo controlado de los ensayos pivotales en AR, APs, EA, EspA-Ax-n-Rx, y CU, fue la infección del tracto respiratorio superior, produciéndose en el 12.6% de los pacientes tratados con golimumab, en comparación con el 11.0% de los pacientes control. Las reacciones adversas más graves que se han notificado con golimumab son infecciones graves (como sepsis, neumonía, TB, infecciones fúngicas invasivas e infecciones oportunistas), trastornos desmielinizantes, reactivación del VHB, ICC, procesos autoinmunes (síndrome tipo lupus), reacciones hematológicas, hipersensibilidad sistémica grave (incluyendo reacción anafiláctica), vasculitis, linfoma y leucemia.

Tabla de reacciones adversas: En la Tabla 7 se enumeran las reacciones adversas al medicamento (RAM) observadas en los ensayos clínicos y las notificadas de la experiencia postcomercialización a nivel mundial con el uso de golimumab. Dentro de la clasificación por órganos y sistemas, las reacciones adversas se enumeran según su frecuencia de acuerdo con la siguiente convención: muy común (≥ 1/10); común (≥ 1/100 a < 1/10); poco común (≥ 1/1.000 a < 1/100); raras (≥1/10.000 a < 1/1.000); muy raras (< 1/10.000); desconocido (no puede estimarse a partir de los datos disponibles). Dentro de cada grupo de frecuencia, las reacciones adversas se presentan en orden decreciente de gravedad.

Tabla 7. Resumen de EA en los ensayos clínicos de Golimumab

Infecciones e infestaciones

Muy común

Infecciones de vías respiratorias superiores (nasofaringitis, faringitis, laringitis y rinitis).

Común

Infecciones bacterianas (como celulitis), infecciones del tracto respiratorio bajo (neumonía), infecciones virales (como influenza y herpes), bronquitis, sinusitis, infecciones fúngicas superficiales, abscesos.

No común

Sepsis incluyendo shock séptico, pielonefritis.

Raro

Tuberculosis, infecciones oportunistas (infecciones fúngicas invasivas [histoplasmosis, coccidioidomicosis, neumocitosis], bacterianas, micobacterias atípicas y por protozoarios), reactivación de hepatitis B, artritis bacteriana, bursitis infecciosa.

Neoplasias benignas, malignas e inespecíficas

No común

Neoplasmas (cáncer de piel, carcinoma de células escamosas y nevo melanocítico).

Raro

Linfoma, leucemia, melanoma, carcinoma de células de Merkel.

Desconocido

Linfoma hepatoesplénico de células T*, sarcoma de Kaposi.

Trastornos sanguíneos y linfáticos

Común

Anemia.

No común

Leucopenia, Trombocitopenia, pancitopenia.

Raro

Anemia aplásica.

Trastornos del sistema inmune

Común

Reacciones alérgicas (broncoespasmo, hipersensibilidad, urticaria), autoanticuerpos positivos.

Raro

Reacciones de hipersensibilidad sistémicas serias (incluyendo reacción anafiláctica), vasculitis (sistémica), sarcoidosis.

Trastornos endocrinológicos

No común

Trastornos tiroideos (hipotiroidismo, hipertiroidismo y gota).

Metabolismo y trastornos de la nutrición

No común

Glucosa sanguínea aumentada, aumento de lípidos.

Trastornos psiquiátricos

Común

Depresión, insomnio.

Trastornos del sistema nervioso

Común

Mareo, parestesias y cefalea.

No común

Transtornos del equilibrio.

Raro

Trastornos desmielinizantes (centrales y periféricos), disgeusia.

Trastornos oculares

No común

Alteración visual (visión borrosa, disminución en agudeza visual), conjuntivitis, alergia ocular (prurito, irritación).

Trastornos cardiacos

No común

Arritmia, trastornos arteriales coronarios isquémicos.

Raro

Insuficiencia cardiaca congestiva (nueva aparición o empeoramiento).

Trastornos vasculares

Común

Hipertensión.

No común

Trombosis (venosa profunda y aortica), enrojecimiento.

Raro

Fenomeno de Raynaud.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales

Común

Asma y síntomas relacionados (sibilancias y hiperreactividad bronquial).

No común

Enfermedad pulmonar intersticial.

Trastornos gastrointestinales

Común

Dispepsia, dolor gastrointestinal y abdominal, nausea, trastornos inflamatorios (gastritis, colitis), estomatitis.

No común

Estreñimiento, enfermedad de reflujo gastroesofágico.

Trastornos hepatobiliares

Común

Incremento de alanina aminotransferasa, incremento de aspartato aminotransferasa.

No común

Colelitiasis, alteraciones hepáticas.

Desórdenes de la piel y tejido celular subcutáneo

Común

Prurito, rash, dermatitis, alopecia.

No común

Reacciones bulosas de la piel, psoriasis (nueva aparición o empeoramiento palmar/plantar y pustular), urticaria.

Raro

Exfoliación de la piel, vasculitis (cutánea).

Desconocidos

Empeoramiento de los síntomas de la dermatomiositis.

Trastornos del tejido conectivo y musculoesquelético

Raro

Síndrome tipo lupus.

Trastornos renal y urinario

Raro

Trastornos vesicales, trastornos renales.

Trastornos en el sistema reproductivo y mamario

No común

Trastornos en mama y trastornos menstruales.

Trastornos generales y alteraciones en el sitio de administración

Común

Fiebre, astenia, reacción en el sitio de inyección (eritema en el sitio de inyección, urticaria, induración, dolor, equimosis, prurito, irritación y parestesia), malestar en el pecho.

Raro

Cicatrización alterada.

Lesión, envenenamiento y complicaciones de procedimientos

Común

Fracturas óseas.

* Observado con otros antagonistas del TNF.

A lo largo de esta sección, la mediana de duración del seguimiento (aproximadamente 4 años) se presenta, en general, para todos los tratamientos de golimumab. Donde el tratamiento de golimumab se describe por dosis, la mediana de duración del seguimiento varía (aproximadamente 2 años para dosis de 50 mg y aproximadamente 3 años para dosis de 100 mg), ya que los pacientes pueden haber cambiado entre las dosis.

Descripción de reacciones adversas seleccionadas:

Infecciones:
La reacción adversa más frecuente notificada, en el periodo controlado de los ensayos pivotales fue la infección del tracto respiratorio superior, presente en el 12.6% de los pacientes tratados con golimumab (incidencia por cada 100 pacientes-año: 60.8; intervalo de confianza [IC] del 95%: 55.0, 67.1) en comparación con el 11.0% de los pacientes control (incidencia por cada 100 pacientes-año: 54.5; IC del 95%: 46.1, 64.0). En las fases controladas y no controladas de estos ensayos con una mediana de seguimiento de aproximadamente 4 años, la incidencia por cada 100 pacientes-año de infecciones del tracto respiratorio superior fue de 34.9 episodios, IC del 95%: 33.8, 36.0 en los pacientes tratados con golimumab.

En el periodo controlado de los ensayos pivotales, se observaron infecciones en el 23.0% de los pacientes tratados con golimumab (incidencia por cada 100 pacientes-año: 132.0; IC del 95%: 123.3, 141.1) en comparación con el 20.2% de los pacientes control (incidencia por cada 100 pacientes-año: 122.3; IC del 95%: 109.5, 136.2). En las fases controladas y no controladas de estos ensayos con una mediana de seguimiento de aproximadamente 4 años, la incidencia por cada 100 pacientes-año de infecciones fue de 81.1 episodios, IC del 95%: 79.5, 82.8 en los pacientes tratados con golimumab.

En el periodo controlado de los ensayos de AR, APs, EA y EspA-Ax-n-Rx, se observaron infecciones graves en el 1.2% de los pacientes tratados con golimumab y en el 1.2% de los pacientes control. La incidencia de infecciones graves por cada 100 pacientes-año en el periodo controlado de los ensayos de AR, APs, EA y EspA-Ax-n-Rx, fue de 7.3 episodios; IC del 95%: 4.6, 11.1 en el grupo de tratamiento con golimumab 100 mg, 2.9; IC del 95%: 1.2, 6.0 en el grupo de tratamiento con golimumab 50 mg y 3.6; IC del 95%: 1.5, 7.0 en el grupo placebo. En el periodo controlado de los ensayos de CU de inducción con golimumab, se observaron infecciones graves en el 0.8% de los pacientes tratados con golimumab en comparación con el 1.5% de los pacientes tratados con placebo. Las infecciones graves detectadas en los pacientes tratados con golimumab fueron tuberculosis, infecciones bacterianas, incluida sepsis y neumonía, infecciones fúngicas invasivas y otras infecciones oportunistas. Algunas de estas infecciones han tenido un desenlace mortal.

En los brazos controlados y no controlados de los estudios pivotales con una mediana de seguimiento de hasta 3 años, hubo una mayor incidencia de infecciones graves, incluidas infecciones oportunistas y TB en pacientes que recibieron golimumab 100 mg en comparación con los pacientes que recibieron golimumab 50 mg. La incidencia de todas las infecciones graves, por año por cada 100 sujeto fue de 4.1; IC del 95%: 3.6, 4.5 en pacientes que recibieron golimumab 100 mg y 2.5; IC del 95%: 2.0, 3.1, en pacientes que recibieron golimumab 50 mg.

Neoplasias malignas:

Linfoma:
En los ensayos pivotales, la incidencia de linfoma en los pacientes tratados con golimumab fue mayor que la esperada en la población general. En las fases controladas y no controladas de estos ensayos con una mediana de seguimiento de hasta 3 años, se observó una mayor incidencia de linfoma en pacientes tratados con golimumab 100 mg comparada con los pacientes tratados con golimumab 50 mg. Se diagnosticó linfoma en 11 pacientes (1 en el grupo de tratados con golimumab 50 mg y 10 en los grupos de tratados con golimumab 100 mg) con una incidencia (IC del 95%) por cada 100 pacientes-año durante el seguimiento de 0.03 (0.00, 0.15) y de 0.13 (0.06, 0.24) episodios con golimumab 50 mg y 100 mg, respectivamente, y de 0.00 (0.00, 0.57) episodios con placebo. La mayoría de los linfomas se produjeron en el estudio GO-AFTER, que reclutó pacientes previamente expuestos a agentes anti-TNF, siendo su enfermedad de mayor duración y más refractaria.

Neoplasias distintas al linfoma: En los periodos controlados de los ensayos pivotales y durante aproximadamente 4 años de seguimiento, la incidencia de neoplasias distintas al linfoma (excluido el cáncer de piel no melanoma) fue similar en el grupo con golimumab y grupo control. Durante aproximadamente 4 años de seguimiento, la incidencia de neoplasias distintas al linfoma (excluyendo cáncer de piel no melanoma) fue similar a la de la población general.

En los periodos controlados y no controlados de los ensayos pivotales con una mediana de seguimiento de hasta 3 años, se diagnosticó cáncer de piel no melanoma en cinco pacientes tratados con placebo, 10 con golimumab 50 mg y 31 con golimumab 100 mg, siendo la incidencia (IC del 95%) por 100 pacientes-año de seguimiento de 0.36 (0.26, 0.49) con golimumab combinado y de 0.87 (0.28, 2.04) con placebo.

En los periodos controlados y no controlados de los ensayos pivotales con una mediana de seguimiento de hasta 3 años, se diagnosticaron neoplasias, sin incluir melanoma, linfoma ni cáncer de piel no melanoma, en cinco pacientes tratados con placebo, 21 con golimumab 50 mg y 34 con golimumab 100 mg, siendo la incidencia (IC del 95%) por 100 pacientes-año de seguimiento de 0.48 (0.36, 0.62) con golimumab combinado y de 0.87 (0.28, 2.04) con placebo.

Casos notificados en los ensayos clínicos en asma: En un ensayo clínico exploratorio, los pacientes con asma grave persistente recibieron una dosis de carga de golimumab (150% de la dosis asignada) por vía subcutánea en la semana 0, seguida de golimumab 200 mg, golimumab 100 mg o golimumab 50 mg por vía subcutánea cada cuatro semanas hasta la semana 52. Se notificaron ocho neoplasias en el grupo combinado de tratamiento con golimumab (n = 230) y ninguno en el grupo placebo (n = 79). Se notificó linfoma en un paciente, cáncer de piel no melanoma en dos pacientes y otras neoplasias en cinco pacientes. No se observó un agrupamiento específico de ningún tipo de neoplasia.

Durante la fase controlada con placebo del ensayo, la incidencia (IC del 95%) de todas las neoplasias por 100 pacientes-año de seguimiento en el grupo de tratamiento con golimumab fue de 3.19 (1.38, 6.28). En este ensayo, la incidencia (IC del 95%) por 100 pacientes-año de seguimiento en los tratados con golimumab fue de 0.40 (0.01, 2.20) para el linfoma, de 0.79 (0.10, 2.86) para el cáncer de piel no melanoma y de 1.99 (0.64, 4.63) para otras neoplasias. En los pacientes que recibieron placebo, la incidencia (IC del 95%) por 100 pacientes y año de seguimiento de estas neoplasias fue de 0.00 (0.00, 2.94). Se desconoce la relevancia de este dato.

Trastornos neurológicos: En los periodos controlados y no controlados de los ensayos pivotales con una mediana de seguimiento de hasta 3 años, se observó una mayor incidencia de enfermedad desmielinizante en pacientes tratados con golimumab 100 mg en comparación con pacientes tratados con golimumab 50 mg.

Elevaciones de las enzimas hepáticas: En el periodo controlado de los ensayos pivotales en AR y APs, la proporción de pacientes tratados con golimumab y de pacientes control que presentaron elevación leve de la ALT (> 1 y < 3 x límite superior normal [LSN]) fue similar (de 22.1% a 27.4%); en los estudios en EA y en EspA-Ax-n-Rx, se observó una elevación leve de la ALT en un mayor número de pacientes tratados con golimumab (26.9%) que de pacientes control (10.6%). En los periodos controlados y no controlados de los ensayos pivotales en AR y APs, con una mediana de seguimiento de aproximadamente 5 años, la incidencia de la elevación leve de la ALT también fue similar en los pacientes tratados con golimumab y en los pacientes control. En el periodo controlado de los ensayos pivotales en CU de inducción con golimumab, se observaron elevaciones leves de la ALT (> 1 y < 3x LSN) en proporciones similares entre pacientes tratados con golimumab y pacientes control (de 8.0% a 6.9%, respectivamente). En los periodos controlados y no controlados de los enayos pivotales en CU, con una mediana de seguimiento de aproximadamente 2 años, la proporción de pacientes con elevación leve de la ALT fue del 24.7% en pacientes que reciben golimumab durante el periodo de mantenimiento del estudio en CU.

En el periodo controlado de los ensayos pivotales en AR y EA, la elevación de la ALT ≥ 5 x LSN fue poco frecuente y se observó en más pacientes tratados con golimumab (de 0.4% a 0.9%) que en pacientes control (0.0%). No se observó esta tendencia en la población con APs. En los periodos controlados y no controlados de los ensayos pivotales en AR, APs y EA, con una mediana de seguimiento de 5 años, la elevación de la ALT ≥ 5 x LSN tuvo una incidencia similar en los pacientes tratados con golimumab y los pacientes control. Por lo general, estas elevaciones fueron asintomáticas y las alteraciones disminuyeron o desaparecieron al continuar o suspender el tratamiento con golimumab o al modificar los medicamentos concomitantes. No se notificaron casos en los periodos controlados y no controlados del ensayo de la EspA-Ax-n-Rx (hasta 1 año). En los periodos controlados de los ensayos pivotales en CU de inducción con golimumab, se observaron elevaciones de la ALT ≥ 5 x LSN en proporciones similares entre pacientes tratados con golimumab y tratados con placebo (de 0.3% a 1.0%, respectivamente). En los periodos controlados y no controlados de los ensayos pivotales en CU, con una mediana de seguimiento de aproximadamente 2 años, la proporción de pacientes con elevación de la ALT ≥ 5 x LSN fue del 0.8% en pacientes que reciben golimumab durante el periodo de mantenimiento del estudio en CU.

Dentro de los ensayos pivotales en AR, APs, EA y EspA-Ax-n-Rx, un paciente en un ensayo en AR con alteraciones hepáticas previas y medicamentos como factor de confusión que había recibido golimumab sufrió una hepatitis ictérica no infecciosa que resultó mortal. No puede excluirse el papel de golimumab como un factor contribuyente o agravante.

Reacciones en la zona de inyección: En los periodos controlados de los ensayos pivotales, el 5.4% de los pacientes tratados con golimumab presentaron reacciones en la zona de inyección, frente al 2.0% en los pacientes control. La presencia de anticuerpos anti-golimumab puede incrementar el riesgo de reacciones en la zona de inyección. La mayoría de las reacciones en la zona de inyección fueron leves o moderadas, siendo la manifestación más frecuente el eritema en la zona de inyección. Las reacciones en la zona de inyección no suelen requerir que se interrumpa el tratamiento.

En los ensayos controlados de fase IIb y/o III en AR, APs, EA, EspA-Ax-n-Rx, asma persistente grave y en los ensayos de fase II/III en CU, ningún paciente tratado con golimumab sufrió reacciones anafilácticas.

Autoanticuerpos autoinmunes: Durante los periodos controlados y no controlados de los ensayos pivotales, el 3.5% de los pacientes tratados con golimumab y el 2.3% de los pacientes control tuvieron por primera vez un resultado positivo para ANA (título de 1:160 o mayor). La frecuencia de anticuerpos anti-DNA de doble cadena (anti-dsDNA) al año de seguimiento fue del 1.1% en los pacientes que al inicio del tratamiento habían sido negativos para dichos anticuerpos.

Notificación de sospechas de reacciones adversas: Es importante notificar sospechas de reacciones adversas al medicamento tras su autorización. Ello permite una supervisión continuada de la relación beneficio/riesgo del medicamento. Se invita a los profesionales sanitarios a notificar las sospechas de reacciones adversas a través del sistema nacional de notificación.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Los datos no clínicos no muestran riesgos especiales para los seres humanos según los estudios convencionales de farmacología de seguridad, toxicidad a dosis repetidas, toxicidad para la reproducción y el desarrollo.

No se han realizado estudios en animales a largo plazo con golimumab para evaluar el potencial efecto carcinogénico o sobre la fertilidad.

Fertilidad: No se han realizado estudios de fertilidad en animales con golimumab. Un estudio de fertilidad en ratones, utilizando un anticuerpo análogo que inhibe selectivamente la actividad funcional del TNFα del ratón, no mostró efectos relevantes sobre la fertilidad.

En un estudio sobre la fertilidad y la función reproductora general en el ratón, utilizando un anticuerpo análogo que inhibe selectivamente la actividad funcional del TNFα del ratón, el número de ratones preñados se redujo. Se desconoce si este dato fue debido a los efectos sobre los machos y/o las hembras. En un estudio de toxicidad sobre el desarrollo embrionario llevado a cabo en el ratón tras la administración del mismo anticuerpo análogo, y en el mono cynomolgus tras la administración de golimumab, no hubo indicación de toxicidad materna, embriotoxicidad o teratogenicidad.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: No se han realizado estudios específicos de interacción con SIMPONI®.

Uso concomitante con otras terapias biológicas: El uso concomitante de SIMPONI® con otras terapias biológicas utilizado para tratar la misma condición que SIMPONI®, incluyendo anakira y abatacept no está recomendado (ver Precauciones generales).

Vacunas de virus vivos/terapias con agentes infecciosos: Las vacunas de virus vivos no deben administrarse concomitantemente con SIMPONI® (ver Precauciones generales).

Las terapias con agentes infecciosos no deben ser administradas concomitantemente con SIMPONI®.

Metotrexato: Tras la administración subcutánea, el uso concomitante de metotrexato resultó en concentraciones mínimas en estado estable más altas de SIMPONI® en pacientes con AR, APs o EA. Sin embargo, los datos no sugieren la necesidad de ajustar la dosis de SIMPONI® o metotrexato.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Véase Reacciones secundarias y adversas.

PRECAUCIONES GENERALES:

Infecciones: Antes, durante y tras el tratamiento con SIMPONI®, debe vigilarse cuidadosamente a los pacientes en relación a la aparición de infecciones incluida la tuberculosis. Dado que la eliminación de golimumab puede llevar hasta 5 meses, se deberá continuar el control a lo largo de este periodo. Si un paciente desarrolla una infección grave o sepsis no se debe continuar el tratamiento con SIMPONI®.

No se debe administrar SIMPONI® a pacientes con una infección activa, clínicamente importante. Se debe tener precaución al considerar la utilización de SIMPONI® en pacientes con infección crónica o antecedentes de infección recurrente. Se debe advertir a los pacientes de los factores de riesgo potenciales de infección y de que eviten la exposición a los mismos.

Los pacientes que estén utilizando antagonistas del TNF son más sensibles a padecer infecciones graves.

En pacientes tratados con SIMPONI® se han notificado infecciones bacterianas (incluida sepsis y neumonía), por micobacterias (incuida la tuberculosis), fúngicas invasivas y oportunistas, algunas de las cuales condujeron a la muerte. Algunas de estas infecciones graves se han producido en pacientes con tratamiento inmunosupresor concomitante que, junto con la enfermedad subyacente, puede predisponer a la aparición de infecciones. Aquellos pacientes que desarrollen una nueva infección cuando están en tratamiento con SIMPONI® deben ser cuidadosamente monitorizados y someterse a una completa evaluación diagnóstica. Si el paciente desarrolla una nueva infección grave o sepsis, se debe suspender la administración de SIMPONI® e iniciarse el tratamiento antimicrobiano o antifúngico adecuado hasta que la infección esté controlada.

En el caso de pacientes que hayan residido o viajado a regiones donde las infecciones fúngicas invasivas como histoplasmosis, coccidioidomicosis o blastomicosis son endémicas, se deben evaluar cuidadosamente los beneficios y los riesgos del tratamiento con SIMPONI® antes de iniciar dicho tratamiento. En pacientes de riesgo tratados con SIMPONI®, se debe sospechar una infección fúngica invasiva si desarrollan una enfermedad sistémica grave. Si es factible, el diagnóstico y la administración del tratamiento antifúngico empírico en estos pacientes, se debe consultar con un médico con experiencia en el cuidado de pacientes con infecciones fúngicas invasivas.

Tuberculosis: Se han notificado casos de tuberculosis en pacientes que recibieron SIMPONI®. Se ha observado que en la mayoría de estos casos la tuberculosis fue extrapulmonar, y presentó como enfermedad local o diseminada.

Antes de iniciar el tratamiento con SIMPONI®, se debe evaluar en todos los pacientes la existencia de infección tuberculosa activa e inactiva (‘latente’). Esta evaluación debe incluir una detallada historia clínica de tuberculosis o posible contacto previo con la enfermedad y tratamiento inmunosupresor previo y/o actual. Se deben realizar en todos los pacientes pruebas de detección adecuadas, esto es, prueba cutánea de la tuberculina o análisis de sangre y radiografía de tórax (conforme a las recomendaciones locales). Se recomienda anotar la realización de estas pruebas. Se recuerda a los médicos el riesgo de falsos negativos en la prueba cutánea de la tuberculina, especialmente en pacientes que están gravemente enfermos o inmunodeprimidos.

Si se diagnostica una tuberculosis activa, no se debe iniciar el tratamiento con SIMPONI®.

Si se sospecha de tuberculosis latente, se debe consultar a un médico con experiencia en el tratamiento de tuberculosis. En todas las situaciones que se describen a continuación, se debe considerar muy cuidadosamente la relación beneficio/riesgo del tratamiento con SIMPONI®.

Si se diagnostica tuberculosis inactiva (“latente”), se debe iniciar el tratamiento para la misma con medicamentos para la tuberculosis antes de iniciar el tratamiento con SIMPONI®, y de acuerdo con las recomendaciones locales.

Se debe considerar el tratamiento frente a la tuberculosis antes de iniciar el tratamiento con SIMPONI® en pacientes que presenten varios o importantes factores de riesgo de tuberculosis y una prueba negativa para tuberculosis latente.

Se debe considerar también la utilización de tratamiento frente a la tuberculosis antes del inicio del tratamiento con SIMPONI® en pacientes con antecedentes de tuberculosis latente o activa en los que no se puede confirmar un curso adecuado de tratamiento.

Se han producido casos de tuberculosis activa en pacientes tratados con SIMPONI® durante y después del tratamiento de tuberculosis latente. Los pacientes que reciben SIMPONI® deben ser estrechamente controlados para detectar signos y síntomas de tuberculosis activa, incluyendo pacientes con prueba negativa para tuberculosis latente, pacientes que están en tratamiento de tuberculosis latente, o pacientes que fueron tratados previamente de infección tuberculosa.

Se deben dar instrucciones a todos los pacientes para que consulten con su médico si apareciesen signos/síntomas indicativos de tuberculosis (por ejemplo, tos persistente, debilidad/pérdida de peso, febrícula) durante o después del tratamiento con SIMPONI®.

Reactivación del virus de la hepatitis B: Se ha producido reactivación de la hepatitis B en pacientes que recibieron un antagonista del TNF incluyendo SIMPONI®, y que son portadores crónicos de este virus (esto es, positivos para el antígeno de superficie). Algunos casos tuvieron un desenlace mortal.

Los pacientes deben hacerse la prueba de infección por VHB antes de iniciar el tratamiento con SIMPONI®. En aquellos pacientes que den positivo a la prueba de infección por VHB, se recomienda la consulta con un médico con experiencia en el tratamiento de la hepatitis B.

Los portadores del VHB que precisen tratamiento con SIMPONI® deben ser cuidadosamente monitorizados para detectar signos y/o síntomas de infección activa por VHB durante el tratamiento, y durante los meses siguientes a la finalización del tratamiento. No se dispone de suficientes datos sobre el tratamiento de pacientes portadores de VHB que reciben de forma conjunta tratamiento con antivirales y antagonistas TNF para evitar la reactivación del VHB. En pacientes que desarrollen una reactivación del VHB, se debe interrumpir el tratamiento con SIMPONI® e iniciar un tratamiento antiviral eficaz junto con un tratamiento de soporte adecuado.

Neoplasias malignas: Se desconoce el posible papel del tratamiento con antagonistas del TNF en el desarrollo de neoplasias. Con base en los conocimientos actuales, no se puede excluir el riesgo de desarrollo de linfomas, leucemia u otras neoplasias en pacientes tratados con un agente antagonista del TNF. Se debe tener precaución al considerar el tratamiento con antagonistas del TNF en pacientes con antecedentes de neoplasia o cuando se valore si continuar con el tratamiento en pacientes que desarrollen neoplasia.

Neoplasia maligna pediátrica: Durante la fase postcomercialización se han notificado neoplasias, algunas mortales, en niños, adolescentes y adultos jóvenes (hasta 22 años) tratados con antagonistas del TNF (inicio del tratamiento ≤ 18 años de edad). Aproximadamente la mitad de los casos fueron linfomas. Los otros casos correspondían con distintas neoplasias incluidas neoplasias raras normalmente asociadas con inmunosupresión. No puede excluirse el riesgo de desarrollo de neoplasias en niños y adolescentes tratados con antagonistas del TNF.

Linfoma y leucemia: En las fases controladas de los estudios clínicos de todos los antagonistas del TNF, entre ellos SIMPONI®, se han observado más casos de linfomas entre los pacientes que recibieron tratamiento anti-TNF que en los pacientes control. Durante los ensayos clínicos fase IIb y fase III en artritis reumatoide (AR), artritis psoriásica (APs) y espondilitis anquilosante (EA) con SIMPONI®, la incidencia de linfoma en pacientes tratados con SIMPONI® fue superior a la esperada en la población general. Se han notificado casos de leucemia en pacientes tratados con SIMPONI®. Existe un mayor riesgo basal de linfomas y leucemia en pacientes con artritis reumatoide con enfermedad inflamatoria de larga duración y de alta actividad, lo que complica la estimación del riesgo.

Durante la fase postcomercialización se han notificado en raras ocasiones casos de linfoma hepatoesplénico (HSTCL) en pacientes tratados con antagonistas del TNF (ver sección 4.8). Este tipo raro de linfoma de células T, tiene un curso de la enfermedad muy agresivo y habitualmente provoca la muerte. La mayoría de los casos han ocurrido en varones adolescentes y adultos jóvenes, mientras casi todos ellos recibían tratamiento concomitante con azatioprina (AZA) o 6-mercaptopurina (6-MP) para la enfermedad inflamatoria intestinal. El riesgo potencial de la combinación de AZA o 6-MP con SIMPONI® se debe considerar cuidadosamente. El riesgo de desarrollo de linfoma de células T hepatoesplénico en pacientes tratados con antagonistas del TNF no puede excluirse.

Otras neoplasias malignas diferentes al linfoma: En las fases controladas de los ensayos clínicos fase IIb y fase III en AR, APs, EA y colitis ulcerosa (CU) con SIMPONI® la incidencia de neoplasias distintas al linfoma (excluyendo el cáncer de piel no melanoma) fue similar entre los grupos de SIMPONI® y control.

Displasia de colon/carcinoma: Se desconoce si el tratamiento con golimumab influye en el riesgo de desarrollar displasia o cáncer de colon. Todos los pacientes con colitis ulcerosa que presentan un riesgo elevado de displasia o carcinoma de colon (por ejemplo, pacientes con colitis ulcerosa de larga evolución o colangitis esclerosante primaria), o que han presentado antecedentes de displasia o carcinoma de colon se deben someter a una revisión a intervalos regulares para el diagnóstico de displasia, antes de recibir el tratamiento y a lo largo del curso de su enfermedad. Esta evaluación debería incluir colonoscopia y biopsia según recomendaciones locales. En pacientes con displasia de nuevo diagnóstico, tratados con SIMPONI®, se deben evaluar cuidadosamente los riesgos y los beneficios para los pacientes y se debe considerar la interrupción del tratamiento.

En un ensayo clínico exploratorio que evaluaba el uso de SIMPONI® en pacientes con asma persistente grave, se notificaron más neoplasias en pacientes tratados con SIMPONI® en comparación con los pacientes control. Se desconoce la relevancia de este dato.

En un ensayo clínico exploratorio en el cual se evaluaba el uso de otro agente anti-TNF, infliximab, en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) de moderada a grave, se notificaron más neoplasias, principalmente de pulmón o cabeza y cuello, en los pacientes tratados con infliximab en comparación con los pacientes control. Todos los pacientes tenían un historial de tabaquismo importante. Por lo tanto, se debe tener precaución al usar cualquier antagonista del TNF en pacientes con EPOC, así como en pacientes con riesgo elevado de neoplasia por tabaquismo importante.

Cáncer de piel: Se han notificado melanoma y carcinoma de células de Merkel en pacientes tratados con antagonistas del TNF, incluido SIMPONI®. Se recomiendan exámenes periódicos de la piel, especialmente en pacientes con factores de riesgo para cáncer de piel.

Insuficiencia cardiaca congestiva (ICC): Con los antagonistas del TNF, incluyendo SIMPONI®, se han comunicado casos de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) y de nueva aparición de ICC. Algunos casos tuvieron un desenlace mortal. En un ensayo clínico con otro antagonista del TNF se ha observado empeoramiento de la insuficiencia cardiaca congestiva y aumento de la mortalidad por ICC. No se ha estudiado SIMPONI® en pacientes con ICC. SIMPONI® se debe utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia cardiaca leve (clase I/II según la clasificación NYHA). Los pacientes deben ser cuidadosamente vigilados y no se debe continuar el tratamiento con golimumab en pacientes que desarrollen síntomas nuevos o en los que se observe un empeoramiento de la insuficiencia cardiaca.

Eventos neurológicos: El uso de antagonistas del TNF, incluyendo SIMPONI®, ha sido asociado con la nueva aparición de casos o exacerbación de los síntomas clínicos y/o evidencia radiológica de enfermedades desmielinizantes del sistema nervioso central, incluida la esclerosis múltiple y enfermedades desmielinizantes periféricas. En pacientes con enfermedades desmielinizantes preexistentes o de reciente aparición, se deben considerar cuidadosamente los beneficios y riesgos del tratamiento con anti-TNF antes del inicio del tratamiento con SIMPONI®. Si aparecen estas enfermedades, se debe considerar la interrupción de SIMPONI®.

Cirugía: Existe experiencia de seguridad limitada en el tratamiento con SIMPONI® en pacientes que se han sometido a procedimientos quirúrgicos, incluida la artroplastia. La larga vida media se debe tener en cuenta si se planea un procedimiento quirúrgico. Un paciente que requiera cirugía mientras está en tratamiento con SIMPONI® debe ser monitoreado de cerca para detectar infecciones, y se deben tomar las medidas apropiadas.

Inmunosupresión: Existe la posibilidad de que los antagonistas del TNF, incluyendo SIMPONI®, afecten a las defensas del huésped frente a infecciones y neoplasias, ya que el TNF es un mediador de la inflamación y modula la respuesta inmunitaria celular.

Procesos autoinmunes: La deficiencia relativa de TNFα que provoca el tratamiento anti-TNF, puede desencadenar el inicio de un proceso autoinmune. Si un paciente desarrolla síntomas indicativos de un síndrome tipo lupus después del tratamiento con SIMPONI® y es positivo para anticuerpos anti ADN de doble cadena, se debe interrumpir el tratamiento con SIMPONI®.

Reacciones hematológicas: Se ha notificado durante la fase postcomercialización en casos de pancitopenia, leucopenia, neutropenia, anemia aplásica y trombocitopenia en pacientes tratados con antagonistas del TNF. Durante los ensayos clínicos con SIMPONI® se han notificado de manera poco frecuente citopenias como pancitopenia. Todos los pacientes deben ser informados de que deben acudir en busca de asistencia médica inmediatamente si desarrollan signos y presentan síntomas indicativos de discrasias sanguíneas (por ejemplo, fiebre persistente, sangrado, cardenales, palidez). Se debe considerar interrumpir la administración de SIMPONI® en pacientes en los cuales se confirmen alteraciones hematológicas significativas.

Administración concomitante de SIMPONI® y anakinra: Se observaron infecciones graves y neutropenia en ensayos clínicos con el uso concomitante de anakinra y otro antagonista del TNF, etanercept, sin beneficio clínico añadido. Debido a la naturaleza de los acontecimientos adversos observados con el tratamiento de combinación, pueden aparecer toxicidades similares también con la combinación de anakinra y otros antagonistas del TNF. No se recomienda la administración conjunta de SIMPONI® y anakinra.

Administración concomitante SIMPONI® y abatacept: En los ensayos clínicos la administración conjunta de antagonistas del TNF y abatacept se ha asociado con un incremento en el riesgo de infecciones, incluidas infecciones graves en comparación con la administración de antagonistas del TNF en monoterapia, sin incremento en el beneficio clínico. No se recomienda la administración conjunta de SIMPONI® y abatacept.

Administración concomitante con otros tratamientos biológicos: No hay información suficiente relativa al uso concomitante de SIMPONI® con otros tratamientos biológicos utilizados para tratar las mismas afecciones que SIMPONI®. No se recomienda el uso concomitante de SIMPONI® con estos medicamentos biológicos debido a la posibilidad de un aumento del riesgo de infección y otras interacciones farmacológicas potenciales.

Cambio entre fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARMEs) biológicos: Se debe tener cuidado y los pacientes deben ser monitorizados cuando se cambia de un medicamento biológico a otro, ya que la superposición de la actividad biológica puede aumentar todavía más el riesgo de acontecimientos adversos, incluida la infección.

Vacunas: Los pacientes tratados con SIMPONI® pueden recibir simultáneamente vacunas, excepto vacunas de microorganismos vivos. En pacientes que están recibiendo tratamiento anti-TNF, los datos disponibles sobre la respuesta a la vacunación con vacunas de microorganismos vivos o sobre la transmisión secundaria de la infección por vacunas de microorganismos vivos son limitados. El uso de vacunas de microorganismos vivos puede producir infecciones, incluso diseminadas.

Otros usos de los agentes infecciosos terapéuticos como bacterias vivas atenuadas (por ej. la instilación de BCG en la vejiga para el tratamiento del cáncer) pueden producir infecciones, incluso diseminadas. No se recomienda la administración concomitante de agentes infecciosos terapéuticos con SIMPONI®.

Reacciones alérgicas: En la experiencia postcomercialización, se han observado reacciones graves de hipersensibilidad sistémica (incluyendo reacción anafiláctica) tras la administración de SIMPONI®. Algunas de estas reacciones se produjeron tras la primera administración de SIMPONI®. Si se produce una reacción anafiláctica u otras reacciones alérgicas graves, se debe interrumpir inmediatamente la administración de SIMPONI® e iniciar el tratamiento adecuado.

Sensibilidad al látex: La tapa de la aguja en la pluma precargada o en la jeringa precargada se fabrica a partir de goma seca natural que contiene látex, y puede producir reacciones alérgicas en personas con sensibilidad al látex.

Poblaciones especiales:

Uso geriátrico:

Pacientes de edad avanzada (≥ 65 años): En los ensayos de fase III en AR, APs, EA y CU, no se observaron diferencias globales en reacciones adversas (RAs), reacciones adversas graves (RAGs) e infecciones graves en pacientes de edad igual o superior a 65 años que recibieron SIMPONI® en comparación con pacientes más jóvenes. No obstante, se deben tomar precauciones cuando se trate pacientes de edad avanzada y prestar especial atención en relación con la aparición de infecciones. No hubo pacientes de edad igual o superior a 45 años en el ensayo de espondiloartritis axial no radiográfica EspA-Ax-n-Rx.

Insuficiencia renal y hepática: No se han llevado a cabo ensayos específicos de SIMPONI® en pacientes con insuficiencia renal o hepática. SIMPONI® se debe utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia hepática.

Efectos sobre la capacidad para manejar y el uso de máquinas: La influencia de SIMPONI® sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas es pequeña. Se puede producir mareo tras la administración de SIMPONI®.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: El tratamiento con SIMPONI® se debe iniciar y supervisar por médicos calificados, con experiencia en el diagnóstico y tratamiento de artritis reumatoide, artritis psoriásica, espondilitis anquilosante, espondiloartritis axial no radiográfica, o colitis ulcerosa. A los pacientes tratados con SIMPONI® se les deberá entregar la Tarjeta de Información para el Paciente.

Dosis: SIMPONI® es administrado por inyección subcutánea.

Adultos:

Artritis reumatoide:

Aplicación subcutánea: SIMPONI® 50 mg una vez al mes, en la misma fecha.

Artritis psoriásica:

Aplicación subcutánea: SIMPONI® 50 mg una vez al mes, en la misma fecha.

Espondilitis anquilosante:

Aplicación subcutánea: SIMPONI® 50 mg una vez al mes, en la misma fecha.

Espondiloartritis axial no radiográfica:

Aplicación subcutánea: SIMPONI® 50 mg cada 4 semanas.

Colitis ulcerosa:

Pacientes con peso corporal inferior a 80 kg: SIMPONI®, se administra como una dosis inicial de 200 mg, seguido de 100 mg en la semana 2 y posteriormente 50 mg cada 4 semanas.

Pacientes con peso corporal superior o igual a 80 kg: SIMPONI® se administra como una dosis inicial de 200 mg seguido de 100 mg en la semana 2, y posteriormente 100 mg cada 4 semanas.

Durante el tratamiento de mantenimiento, los corticosteroides se pueden reducir de acuerdo con las directrices de la práctica clínica.

Los datos disponibles sugieren que la respuesta clínica se alcanza habitualmente dentro de las 12-14 semanas de tratamiento (después de 4 dosis). Se debe reconsiderar la continuación del tratamiento en pacientes que no muestren evidencia de beneficio terapéutico dentro de este periodo de tiempo.

Dosis olvidadas: Si un paciente olvida inyectarse SIMPONI® en la fecha programada, se debe inyectar la dosis olvidada tan pronto como el paciente lo recuerde. Se debe avisar a los pacientes que no se inyecten una dosis doble para compensar la dosis olvidada.

La siguiente dosis se debe administrar conforme a las siguientes recomendaciones:

• Si la dosis se ha retrasado menos de 2 semanas, el paciente debe inyectarse la dosis olvidada y mantener su calendario original.

• Si la dosis se ha retrasado más de 2 semanas, el paciente debe inyectarse la dosis olvidada y se debe establecer un nuevo calendario a partir de la fecha de esta inyección.

Poblaciones especiales:

Pacientes mayores (≥ 65 años): No se requiere ajustes de la dosificación en los adultos mayores.

Insuficiencia renal y hepática: No se ha estudiado SIMPONI® en estas poblaciones de pacientes. No se pueden hacer recomendaciones de dosis.

Pacientes pediátricos (< 18 años): SIMPONI® no está recomendado para usarse en niños menores de 18 años debido a la falta de datos sobre eficacia y seguridad.

Instrucciones para el uso y manipulación: En el instructivo se encuentran instrucciones detalladas sobre sobre la administración de SIMPONI®. Se debe enseñar a los pacientes a inyectarse el volumen total de SIMPONI® de acuerdo con las instrucciones de administración detalladas que figuran en el prospecto. A falta de estudios de compatibilidad, este medicamento no debe ser mezclado con ningún otro medicamento. Cualquier cantidad de producto o material no utilizado debe ser desechado.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: Se han administrados dosis únicas de hasta 10 mg/kg durante un estudio clínico, sin toxicidad limitante de dosis. En caso de una sobredosis, se recomienda que el paciente sea monitoreado para cualquier signo o síntoma de efectos adversos y debe instituirse el tratamiento sintomático apropiado inmediatamente.

PRESENTACIONES:

Autoinyector pluma precargada: Caja con 1 o 3 plumas precargadas con 50 mg/0.5 mL o 100 mg/1.0 mL de golimumab e instructivo anexo.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese en refrigeración entre 2° a 8°C.

No se agite.

No se congele.

Protéjase de la luz.

Mantenga la pluma preargada en la caja de cartón con el fin de protegerla de la luz hasta su uso.

Consérvese la caja bien cerrada.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se administre si la solución no es trasparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. No se administre si el cierre ha sido violado. Si no se administra todo el producto deséchese el sobrante. Deséchese inmediatamente después de su uso. Contiene una goma natural seca (derivada del látex), la cual puede causar reacciones alérgicas. Sin conservadores. No se use en el embarazo y la lactancia. No se recomienda su uso en menores de 18 años.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo:

farmacovigilancia@cofepris.gob.mx y

atencionaclientes@its.jnj.com

JANSSEN-CILAG, S.A. de C.V.

Carretera Federal México-Puebla Km. 81.5,

San Mateo Capultitlán, C.P. 74160,

Huejotzingo, Puebla, México.

Reg. Núm. 010M2014 SSA IV

®Marca Registrada