Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
DEF Diccionario de Especialidades Farmacéuticas
19 enero 2022
RENVELA Polvo
Marca

RENVELA

Sustancias

SEVELÁMERO

Forma Farmacéutica y Formulación

Polvo

Presentación

1 Caja, 60 Sobre(s), 2.4 g,

1 Caja, 90 Sobre(s), 2.4 g,

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada sobre contiene:
Carbonato de sevelámero 2.4 g
Excipiente cbp 1 sobre

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

RENVELA® está indicado para el control de la hiperfosfatemia en pacientes adultos que reciben hemodiálisis o diálisis peritoneal.

RENVELA® también está indicado para el control de la hiperfosfatemia en pacientes con nefropatía crónica que no están en diálisis con un nivel de fósforo sérico > 1.78 mmol/L (ó 5.5 mg/dL).

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Propiedades farmacodinámicas:

RENVELA® contiene carbonato de sevelámero, un polímero cruzado quelante del fósforo no absorbible, libre de metal y de calcio. El sevelámero contiene múltiples aminas separadas por un carbono del esqueleto del polímero. Estas aminas existen en una forma protonada en el intestino e interactúan con moléculas de fósforo a través de uniones iónicas y de hidrógeno. Al unirse al fósforo en el tubo digestivo y disminuir la absorción, el carbonato de sevelámero disminuye la concentración de fósforo en suero.

En dos ensayos clínicos aleatorizados, cruzados, se ha demostrado que el carbonato de sevelámero, tanto en comprimidos como en polvo, administrado tres veces al día es equivalente terapéuticamente al clorhidrato de sevelámero y, por lo tanto, eficaz para controlar el fósforo sérico en pacientes con cardiopatía crónica que reciben hemodiálisis.

El primer estudio demostró que los comprimidos de carbonato de sevelámero administrados tres veces al día eran equivalentes a los comprimidos de clorhidrato de sevelámero administrados tres veces al día en 79 pacientes en hemodiálisis tratados en dos periodos aleatorizados de 8 semanas de tratamiento (los promedios ponderados en el tiempo del fósforo sérico medio fueron de 1.5 ± 0.3 mmol/L tanto para el carbonato de sevelámero como para el clorhidrato de sevelámero). El segundo estudio demostró que el carbonato de sevelámero en polvo administrado tres veces al día era equivalente a los comprimidos de clorhidrato de sevelámero administrados tres veces al día en 31 pacientes con hiperfosfatemia (definida como unas concentraciones de fósforo sérico ≥ 1.78 mmol/L) en hemodiálisis tratados en dos periodos aleatorizados de 4 semanas de tratamiento (los promedios ponderados en el tiempo del fósforo sérico medio fueron de 1.6 ± 0.5 mmol/I para el carbonato de sevelámero en polvo y de 1.7 ± 0.4 mmol/L para el clorhidrato de sevelámero en comprimidos).

En los ensayos clínicos realizados en pacientes hemodializados, el sevelámero por sí solo no tuvo un efecto clínicamente significativo ni consistente sobre la hormona paratiroidea intacta (iPTH) en suero. No obstante, en un estudio de 12 semanas con pacientes en diálisis peritoneal, se observaron reducciones de la iPTH parecidas en comparación con los pacientes que recibieron acetato de calcio. En pacientes con hiperparatiroidismo secundario, Renvela debe ser utilizado en el contexto de un enfoque terapéutico múltíple, que podría incluir calcio en forma de suplementos, 1,25-di-hidroxi vitamina D3 o uno de sus análogos para bajar los niveles de la hormona paratiroidea intacta (iPTH).

Se ha demostrado que el sevelámero se une a ácidos biliares in vitro e in vivo en modelos animales de experimentación. La fijación de ácidos biliares mediante resinas de intercambio iónico es un método bien establecido para disminuir el colesterol sanguíneo. En los ensayos clínicos con sevelámero tanto el colesterol total medio como el colesterol LDL se redujeron en un 15-39%. Se ha observado una reducción del colesterol después de 2 semanas de tratamiento que se mantiene con el tratamiento a largo plazo. Los niveles de triglicéridos, colesterol HDL y albúmina no cambiaron después del tratamiento con sevelámero.

Como el sevelámero se une a los ácidos biliares, podría interferir en la absorción de las vitaminas liposolubles tales como la A, D, E y K.

El sevelámero no contiene calcio y reduce la incidencia de episodios de hipercalcemia en comparación con los pacientes que usan quelantes de fósforo que contienen calcio solamente. Durante un estudio con un año de seguimiento se demostró que los efectos del sevelámero en el fósforo y el calcio se mantenían. Esta información se obtuvo de estudios en los que se usó clorhidrato de sevelámero.

Propiedades farmacocinéticas:

No se han realizado estudios farmacocinéticos con carbonato de sevelámero. El clorhidrato de sevelámero, que contiene la misma parte activa que el carbonato de sevelámero, no se absorbe en el tubo digestivo, como confirmó un estudio de absorción realizado en voluntarios sanos.

Un estudio de balance de masa usando clorhidrato de 14C-sevelámero, en 16 varones sanos y mujeres voluntarias mostró que el clorhidrato de sevelámero no se absorbe sistemáticamente. No se han realizado estudios de absorción en pacientes con enfermedad renal.

Estudios clínicos:

En estudios clínicos, el carbonato de sevelámero ha mostrado ser efectivo en el control de fósforo sérico en pacientes con enfermedad renal crónica con diálisis o sin diálisis. Los estudios clínicos también han demostrado que los comprimidos de carbonato de sevelámero equivalen a clorhidrato de sevelámero en términos de control del fósforo sérico.

Dos ensayos clínicos aleatorizados, cruzados, han demostrado la equivalencia terapéutica entre el carbonato de sevelámero y clorhidrato de sevelámero en pacientes en hemodiálisis (control de fósforo sérico). El primer estudio demostró que los comprimidos de carbonato de sevelámero administrados 3 veces al día eran equivalentes a los comprimidos de clorhidrato de sevelámero administrados tres veces al día (fósforo, sérico promedio ponderado por tiempo fue de 4.6±0.9 mg/dL para carbonato de sevelámero y 4.6±0.9 mg/dL para clorhidrato de sevelámero). El segundo estudio demostró que el carbonato de sevelámero en polvo administrado tres veces al día era equivalente a los comprimidos de clorhidrato de sevelámero administrados tres veces al día [los promedios ponderados en el tiempo del fósforo sérico medio fueron de 1.6±0.5 mmol/L (5.0 mg/dL) para el carbonato de sevelámero en polvo y de 1.7±0.4 mmol/L (5.3 mg/dL) para el clorhidrato de sevelámero en comprimidos).

Se realizó un estudio de asignación al azar, doble ciego, con dosis de titulación a 8 semanas para evaluar la seguridad y eficacia de carbonato de sevelámero comparado con placebo en pacientes en hemodiálisis. El fósforo sérico fue similar entre los grupos de tratamiento al inicio y los incrementos promedio fueron también similares para ambos grupos de tratamiento durante el periodo de lavado de quelantes. El fósforo sérico promedio disminuyó en el grupo de carbonato de sevelámero durante el tiempo de tratamiento, pero no en el grupo placebo. La disminución promedio del fósforo sérico fue significativamente mayor (p<0.0001) para el grupo de carbonato de sevelámero (-2.12±1.97 mg/dL) comparado con el grupo placebo (-0.20 ±1.77 mg/dL).

Estudios clínicos previos han confirmado la eficacia de clorhidrato de sevelámero en pacientes en hemodiálisis y diálisis peritoneal. Un estudio abierto de 52 semanas, aleatorizado, de diseño paralelo se realizó en pacientes en hemodiálisis para investigar la eficacia y seguridad de clorhidrato de sevelámero tres veces al día en comparación con quelantes a base de calcio. Hubo reducciones similares estadísticamente significativas en fósforo sérico desde los valores basales de post-lavado en ambos grupos de tratamiento (clorhidrato de sevelámero, 0.71 mmol/L (2,2 mg/dL); calcio, 0.65 mmoles/L (2.0 mg/dL) (ambos p<0,0001)). Los pacientes, tanto en el grupo de clorhidrato de sevelámero y como en el grupo de calcio, alcanzaron niveles promedio de fósforo en suero de 1.68 mmol/L (5.2 mg/dL) al final del tratamiento. Hubo mayores incrementos en calcio sérico promedio estadísticamente significativas en el grupo que recibió quelantes a base de calcio en comparación con el grupo de clorhidrato de sevelámero (p<0.0001).

Se realizó un estudio abierto de 12 semanas, de asignación al azar, paralelo, para investigar la eficacia y seguridad de clorhidrato de sevelámero tres veces al día comparado con acetato de calcio en pacientes en diálisis peritoneal. Se observaron disminuciones estadísticamente significativas del fósforo sérico desde la basal post-lavado para el grupo de clorhidrato de sevelámero y el de calcio [(0.52 mmol/L (1.61 mg/dL) y 0.58 mmol/L (1.81 mg/dL) (ambos p<0.001), respectivamente)].

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes.

• Hipofosfatemia.

• Obstrucción intestinal.

• No se administre a menores de 18 años.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Embarazo:

La seguridad de RENVELA® no ha sido establecida en mujeres embarazadas o lactantes.

RENVELA® sólo debe administrarse a mujeres embarazadas si es claramente necesario y tras una evaluación cuidadosa de la relación riesgo-beneficio tanto para la madre como para el feto. No existen estudios controlados en mujeres durante el parto y alumbramiento.

Lactancia:

Se desconoce si el sevelámero se excreta en la leche materna humana. La naturaleza no absorbible del sevelámero indica que es poco probable su excreción en la leche materna.

Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas:

No se han realizado estudios de los efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Las reacciones adversas que se produjeron con más frecuencia (≥ 5% de los pacientes) posible o probablemente relacionadas con el sevelámero, se clasifican todas dentro del grupo de los trastornos gastrointestinales. La mayoría de estas reacciones adversas fueron de intensidad leve a moderada. En la siguiente tabla se muestran datos posible o probablemente relacionados con el sevelámero derivados de estos estudios, enumerados por orden de frecuencia.

El índice de notificación se clasifica como muy frecuentes (≥1/10), frecuentes (≥1/100 a <1/10), poco frecuentes (≥1/1,000 a <1/100), raras (≥1/10,000 a <1/1,000), muy raras (<1/10,000), frecuencia desconocida (no se puede estimar con los datos disponibles).

Trastornos gastrointestinales

Muy frecuentes: Náuseas, vómitos, dolor en la parte superior del abdomen, estreñimiento

Frecuentes: Diarrea, dispepsia, flatulencia, dolor abdominal

En un estudio de diseño paralelo con duración de tratamiento de 12 semanas, los Eventos adversos reportados para clorhidrato de sevelámero en pacientes en diálisis peritoneal (N=97) fueron similares a los eventos adversos observados en pacientes en hemodiálisis. Los eventos adversos posiblemente relacionados a clorhidrato de sevelámero incluyeron dispepsia (12.4%), diarrea (6.2%), náusea (5.2%), constipación (4.1%), prurito (4.1%), distensión abdominal (3.1%), vómito (3.1%), fatiga (3.1%) y anorexia (3.1%). 0tros eventos adversos reportados en estudios hasta 12 semanas: dolor de cabeza 3.1% a 5.1% estudios REN 00304 y GD3-163-201 respectivamente; tos 7.1% en estudio GTC-49-301; dolor en extremidades 3.1% a 7.7% en estudios REN00304 y GD3-163-201 respectivamente, espasmos musculares, 3.1 a 3.8% en estudios REN 00304 y GD3-163-201, respectivamente.

En un estudio doble ciego, controlado con placebo, a titulación de dosis con duración del tratamiento de 8 semanas, los eventos adversos que experimentaron los pacientes en el grupo de carbonato de sevelámero y en el grupo placebo fueron similares. Los más frecuentes eventos adversos relacionados al tratamiento fueron los trastornos gastrointestinales. Las reacciones adversas en el grupo tratado con carbonato de sevelámero incluyeron: constipación (7.4%), distensión abdominal (4.4%) y malestar abdominal (3.0%).

En la experiencia post comercialización, los siguientes eventos adversos se han reportado en pacientes que reciben clorhidrato de sevelámero aunque no se ha podido establecer una relación directa al mismo: prurito, erupción cutánea, dolor abdominal y casos no comunes de íleo, obstrucción intestinal y perforación intestinal.

Carbonato de sevelámero también se ha estudiado en pacientes con enfermedad renal crónica sin diálisis.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Carcinogénesis:

Se llevaron a cabo estudios de carcinogénesis estándar en ratas y ratones. A las ratas se les dio clorhidrato de sevelámero a una dosis de 0.3, 1 ó 3 g/kg/día. Hubo un aumento de la incidencia de papiloma de células transicionales en la vejiga urinaria en ratas macho (3 g/kg/día) a una dosis equivalente en humanos del doble de la dosis máxima de los ensayos clínicos de 13 g/día. Los ratones recibieron dosis de 0.8, 3 ó 9 g/kg/día.

No se observó aumento de la incidencia de tumores en ratones a una dosis equivalente a tres veces la dosis máxima de los ensayos clínicos de 13 g/día, basada en una comparación de área de superficie corporal relativa.

Para investigar el mecanismo de acción de los efectos proliferativos (desarrollo de papiloma de células transicionales de vejiga) notado en el estudio de ratas previo, se administró carbonato de sevelámero a ratas macho en una mezcla de la dieta por un periodo de 13 semanas a niveles de dosis de 250, 1000 o 4500 mg/kg/día seguido de un periodo de 6 semanas libres de tratamiento. Carbonato de sevelámero fue bien tolerado en todas las dosis. Solamente se observó leve aumento de peso corporal en ratas tratadas con 4500 mg/kg/día en el periodo de estudio. No se observaron cambios relacionados al tratamiento en los exámenes macroscópicos ni microscópicos. La orina de los grupos de carbonato de sevelámero a dosis media y alta contenía niveles significativos de cristales de oxalato de calcio, y los niveles plasmáticos de vitamina E disminuyeron significativamente en el grupo de dosis alta. Entre los efectos conocidos de la acción farmacológica del carbonato de sevelámero se incluye disminución de la captura de vitamina E y modificación de otros electrólitos en la sangre y orina debido a alteración del metabolismo del calcio. Este estudio confirma estos efectos, pero no reprodujo los efectos proliferativos observados en el tracto urinario en el estudio previo.

Mutagénesis:

En una prueba citogenética en mamíferos in vitro con activación metabólica, el clorhidrato de sevelámero causó un aumento estadísticamente significativo en el número de aberraciones cromosómicas estructurales. El clorhidrato de sevelámero no fue mutagénico en el ensayo de mutación bacteriana de Ames.

Fertilidad:

En un estudio diseñado para evaluar probable deterioro en la fertilidad en ratas hembras, se les dio dosis dietéticas de 0.5, 1.5 o 4.5 g/kg/día, 14 días antes del apareamiento y se continuó durante la gestación. A las ratas macho se les dio las mismas dosis y se les trató durante 28 días antes del apareamiento. El clorhidrato de sevelámero no impidió la fertilidad en ratas machos o hembras expuestos a una dosis equivalente en humanos a dos veces el máximo en estudios clínicos de 13 g/día, basado en una comparación de área de superficie corporal relativa.

Efectos en la fertilidad:

El clorhidrato de sevelámero no afectó a la fertilidad de las ratas macho o hembra en un estudio de administración dietética en el que las hembras fueron tratadas desde los 14 días anteriores al apareamiento hasta la gestación y los machos fueron tratados durante 28 días antes del apareamiento. La dosis más alta en este estudio fue de 4.5 g/kg/día (dosis equivalente en humanos de 2 veces la dosis máxima de los ensayos clínicos de 13 g/día, según una comparación de área de superficie corporal relativa).

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Se ha estudiado el carbonato de sevelámero en dos estudios de interacción fármaco-fármaco en humanos. En estudios de interacción en voluntarios sanos, carbonato de sevelámero no afectó la biodisponibilidad de warfarina ni de digoxina.

Clorhidrato de sevelámero, que contiene la misma parte activa que el carbonato de sevelámero, se ha estudiado en ensayos de interacción fármaco-fármaco en humanos. En estudios de interacción en voluntarios sanos, el clorhidrato de sevelámero no tuvo ningún efecto sobre la biodisponibilidad de una dosis única de digoxina, warfarina, enalapril, metoprolol o hierro. Sin embargo, la biodisponibilidad del ciprofloxacino se disminuyó en aproximadamente un 50% cuando fue co-administrado con el clorhidrato de sevelámero en un estudio de dosis única. Por consiguiente, clorhidrato de sevelámero (y por lo tanto carbonato de sevelámero) no debe tomarse simultáneamente con ciprofloxacino.

Durante la experiencia post-comercialización, concentraciones reducidas de ciclosporina, mofetil micofenolato y tacrolimus han sido reportadas en pacientes trasplantados cuando se coadministra con clorhidrato de sevelámero, sin consecuencia clínica alguna (por ejemplo, rechazo del injerto). La posibilidad de una interacción no puede ser excluida y un monitoreo frecuente de las concentraciones sanguíneas de ciclosporina, mofetil micofenolato y tacrolimus debe ser considerada durante el uso de cualquiera de estos agentes en combinación con sevelámero y después de su suspensión.

Durante la experiencia post-comercialización, se han notificado casos muy raros de aumento de los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) en pacientes a quienes se administra clorhidrato de sevelámero y levotiroxina. Por lo tanto, un seguimiento más detallado de los niveles de TSH se recomienda en pacientes que reciben ambos medicamentos.

Cuando se administra un medicamento oral donde una reducción de la biodisponibilidad de ese medicamento tendría un efecto clínicamente significativo sobre la seguridad o eficacia, el medicamento debe administrarse al menos una hora antes o tres horas después de carbonato de sevelámero, o el médico debe considerar el monitoreo sanguíneo de los niveles de la droga. Los pacientes que toman medicamentos antiarrítmicos para el control de las arritmias y medicamentos anticonvulsivos para el control de los trastornos convulsivos fueron excluidos de los ensayos clínicos. Deben tomarse precauciones cuando se prescriba carbonato de sevelámero para pacientes que también toman estos medicamentos.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:

Se ha demostrado que el sevelámero se une a ácidos biliares in vitro e in vivo en modelos animales de experimentación. La fijación de ácidos biliares mediante resinas de intercambio iónico es un método bien establecido para disminuir el colesterol sanguíneo. En los ensayos clínicos con sevelámero, tanto el colesterol total medio como el colesterol LDL se redujeron en un 15-39%. Se ha observado una reducción del colesterol después de 2 semanas de tratamiento, que se mantiene con el tratamiento a largo plazo. Los niveles de triglicéridos, colesterol HDL y albúmina no cambiaron después del tratamiento con sevelámero.

Durante la experiencia post-comercialización, han sido reportadas concentraciones reducidas de ciclosporina, mofetil micofenolato y tacrolimus en pacientes con trasplante cuando se administra conjuntamente con clorhidrato de sevelámero sin consecuencias clínicas (por ejemplo, el rechazo del injerto). La posibilidad de una interacción no puede excluirse y se debe considerar un estrecho seguimiento de las concentraciones en sangre de ciclosporina, mofetil micofenolato y tacrolimus durante el uso de cualquiera de estos agentes en combinación con el sevelámero y después de su suspensión.

PRECAUCIONES GENERALES:

No se ha establecido la eficacia y seguridad de RENVELA® en niños menores de 18 años.

No se ha establecido la seguridad y eficacia de RENVELA® en pacientes adultos con nefropatía crónica que no están en diálisis con un valor de fósforo sérico < 1.78 mmol/L. Por lo tanto, RENVELA® no está recomendado actualmente para el uso en estos pacientes.

No se ha establecido la eficacia y seguridad de RENVELA® en pacientes con lo siguientes trastornos:

• Disfagia.

• Trastornos de deglución.

• Trastornos de motilidad gastrointestinal grave, constipación grave o cirugía de tracto gastrointestinal mayor.

Por lo tanto, se debe tener precaución cuando RENVELA® se use en estos pacientes.

RENVELA® se debe volver a evaluar en pacientes que desarrollen constipación grave u otros síntomas gastrointestinales graves.

• Enfermedad intestinal inflamatoria activa.

• Cirugía mayor de tubo digestivo.

Obstrucción intestinal e íleo/subíleo:

En muy raras ocasiones se han observado obstrucción intestinal e íleo/subíleo en pacientes durante el tratamiento con clorhidrato de sevelámero, que contiene la misma parte activa que el carbonato de sevelámero. El estreñimiento puede ser un síntoma precedente. Se debe controlar con cuidado a los pacientes que tengan estreñimiento mientras reciban tratamiento con RENVELA®. Se debe volver a evaluar el tratamiento con RENVELA® en pacientes que desarrollen estreñimiento grave u otros síntomas gastrointestinales graves.

Vitaminas liposolubles:

Los pacientes con enfermedad renal crónica podrían desarrollar niveles bajos de las vitaminas liposolubles A, D, E y K, dependiendo de la ingesta dietética y de la gravedad de su enfermedad. No se puede descartar que RENVELA® pueda unirse a las vitaminas liposolubles que contienen los alimentos ingeridos. En pacientes que no toman suplementos vitamínicos, pero reciben RENVELA® se debe evaluar regularmente el estado de la vitamina sérica A, D, E y K. Se recomienda administrar suplementos vitamínicos si es necesario. Se recomienda que los pacientes con nefropatía crónica que no estén recibiendo diálisis reciban suplementos de vitamina D {aproximadamente 400 UI de vitamina D nativa al día), lo que puede formar parte de un preparado multivitamínico que se tome aparte de la dosis de RENVELA® . En los pacientes que se someten a diálisis peritoneal, se recomienda llevar a cabo una monitorización adicional de las vitaminas liposolubles y el ácido fólico, puesto que los niveles de vitaminas A, D, E y K no se han incluido en ensayos clínicos en estos pacientes.

Carencia de folato:

En la actualidad, los datos son insuficientes para excluir la posibilidad de deficiencia de folato durante el tratamiento a largo plazo con RENVELA® .

Hipocalcemia/hipercalcemia:

Los pacientes con nefropatía crónica pueden desarrollar hipocalcemia o hipercalcemia. RENVELA® no contiene calcio. Por lo tanto, deben vigilarse las concentraciones de calcio sérico en intervalos regulares y debe administrarse el calcio elemental en forma de suplementos si es necesario.

Acidosis metabólica:

Los pacientes con nefropatía crónica están predispuestos a sufrir acidosis metabólica. Como parte de la buena práctica clínica se recomienda la monitorización de los niveles de bicarbonato sérico.

Peritonitis:

Los pacientes que reciben diálisis están sujetos a ciertos riesgos de infección específicos de la modalidad de diálisis. La peritonitis es una complicación conocida en los pacientes que reciben diálisis peritoneal y en un ensayo clínico con clorhidrato de sevelámero se notificó un mayor número de casos de peritonitis en el grupo de sevelámero que en el grupo control. Los pacientes en diálisis peritoneal deben ser estrechamente monitorizados para asegurarse de usar la técnica aséptica adecuada y reconocer y tratar rápidamente cualquier signo y síntoma asociado a peritonitis.

Medicamentos antiarrítmicos y anticonvulsivos:

Debe tenerse precaución al prescribir RENVELA® a pacientes que también toman medicamentos antiarritmicos y anticonvulsivos (ver sección Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción), se recomienda tomar el medicamento 1 hora antes o 3 horas después de tomar RENVELA® .

Hipotiroidismo:

Se recomienda una monitorización estrecha de los pacientes con hipotiroidismo a quienes se coadministra carbonato de sevelámero junto con levotiroxina (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).

Tratamiento crónico a largo plazo:

En un ensayo clínico de un año, no se observaron evidencias de acumulación de sevelámero. Sin embargo, no se pueden descartar totalmente la absorción y acumulación potenciales del sevelámero durante el tratamiento a largo plazo (> un año) (ver Propiedades farmacocinéticas).

Hiperparatiroidismo:

RENVELA® no está indicado para el control del hiperparatiroidismo. En pacientes con hiperparatiroidismo secundario, RENVELA® debe ser utilizado en el contexto de un enfoque terapéutico multiple, que podría incluir calcio en forma de suplementos, 1,25-di-hidroxi vitamina D3 o uno de sus análogos para bajar los niveles de la hormona paratiroidea intacta (iPTH).

Los pacientes con enfermedad renal crónica podrían desarrollar niveles bajos de las vitaminas liposolubles A, D, E y K, dependiendo de la ingesta dietética y de la gravedad de su enfermedad. En estudios pre-clínicos, el tratamiento con sevelámero a una dosis aproximadamente el equivalente de 6-10 veces la dosis máxima, ha mostrado que reduce la absorción de vitaminas D, E y K y de ácido fólico. Por esto, en pacientes que no tomen suplementos vitamínicos y si estén con sevelámero, se deben valorar regularmente los niveles de vitamina A, D, E y vitamina K.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Dosis inicial:

La dosis inicial recomendada de carbonato de sevelámero es de 2.4 g al día basada en las necesidades clínicas y el nivel de fósforo sérico. RENVELA® se debe tomar una vez con la comida más abundante del día.

Nivel de fósforo sérico en los pacientes

Dosis diaria total de carbonato de sevelámero a tomar en la comida más abundante del día

1.78-2.42 mmol/1 (5.5-7.5 mg/dl)

2.4 g

> 2.42 mmol/1 (> 7.5 mg/dl)

4.8 g

Para pacientes que estaban usando quelantes de fósforo (clorhidrato de sevelámero o basado en calcio), RENVELA® debe administrarse gramo a gramo con base en la dosis del quelante utilizado, monitoreando los niveles de fósforo sérico para asegurar las dosis óptimas diarias.

Ajuste de la dosis y mantenimiento: Se deben monitorear los niveles de fósforo sérico y ajustar la dosis de RENVELA® cada 2-4 semanas hasta que se alcanza el nivel aceptable de fósforo sérico, con monitoreo regular a partir de entonces.

Los pacientes que toman RENVELA® deben adherirse a las dietas prescritas.

En la práctica clínica el tratamiento será continuo basado en la necesidad de controlar los niveles séricos de fósforo y la dosis diaria se espera que sea un promedio de aproximadamente 6 g por día.

Uso Pediátrico: No se ha establecido la seguridad y eficacia de RENVELA® en pacientes de menos de 18 años. No se recomienda RENVELA® en niños menores de 18 años.

No hay evidencia de consideraciones especiales cuando se administre RENVELA® a pacientes ancianos.

Forma de administración: El polvo se debe dispersar en 60 mL de agua por sobre antes de la administración (ver Precauciones especiales de eliminación y otras manipulaciones). Una vez preparada la suspensión, se debe ingerir inmediatamente.

Precauciones especiales de eliminación: La eliminación del medicamento no utilizado y de todos los materiales que hayan estado en contacto con él se realizará de acuerdo con la normativa local.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

En los pacientes con enfermedad renal crónica en diálisis, la dosis máxima estudiada fue de 14.4 g de carbonato de sevelámero y 13 g de clorhidrato de sevelámero. El clorhidrato de sevelámero, que contiene la misma parte activa que carbonato de sevelámero, se ha administrado a voluntarios sanos normales en dosis de hasta 14.4 g por día por ocho días, sin efectos adversos. No existen informes de sobredosis con carbonato de sevelámero o clorhidrato de sevelámero en pacientes. Ya que sevelámero no se absorbe, el riesgo de toxicidad sistémica es bajo.

PRESENTACIONES:

Caja de cartón con 60 sobres de 2.4 g.

Caja de cartón con 90 sobres de 2.4 g.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:

Almacenar a no más de 25ºC. Proteger de la humedad. Manténgase fuera del alcance de los niños.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se administre si el cierre ha sido violado. No se use en el embarazo y lactancia. No se administre a menores de 18 años.

Fabricado por:

Genzyme lreland Llmited

IDA Industrial Park,

Old Kilmeaden Road,

Waterford, Irlanda

Importado y distribuido en México por:

SANOFI-AVENTIS DE MÉXICO, S.A. de C.V.

Acueducto del Alto Lerma No. 2,

Zona Industrial Ocoyoacac,

C.P. 52740, Ocoyoacac, México, México.

Reg. Núm. 125M2018, SSA

®Marca Registrada