Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
REMERON Tabletas
Marca

REMERON

Sustancias
Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja,10 Tabletas,30 mg

1 Caja,20 Tabletas,30 mg

1 Caja,30 Tabletas,30 mg

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:

Mirtazapina 30 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Antidepresivo.

Tratamiento de episodios de depresión mayor.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Características farmacocinéticas: Después de la administración oral de REMERON®, el ingrediente activo mirtazapina se absorbe en forma rápida y adecuada (biodisponibilidad » 50%), y alcanza niveles plasmáticos máximos después de alrededor de 2 horas. La unión de mirtazapina a las proteínas plasmáticas es aproximadamente de 85%. La vida media de eliminación promedio es de 20-40 horas; ocasionalmente se han registrado vidas medias más prolongadas, de hasta 65 horas, y en hombres jóvenes se han observado vidas medias más cortas. La vida media de eliminación es suficiente para justificar una sola administración diaria. El estado estable se alcanza después de 3-4 días, después de lo cual ya no se produce acumulación. La mirtazapina muestra una farmacocinética lineal dentro del rango de dosis recomendado. La ingesta de alimentos no afecta la farmacocinética de mirtazapina.

La mirtazapina es metabolizada y eliminada a través de la orina y heces en pocos días. Las principales vías de biotransformación son desmetilación y oxidación, seguidas por conjugación. Los datos in vitro de microsomas hepáticos humanos indican que las enzimas CYP2D6 y CYP1A2 del citocromo P-450 están involucradas en la formación del metabolito 8-hidroxi de la mirtazapina, mientras que se considera que la CYP3A4 es la responsable de la formación de los metabolitos N-demetil y N-óxido. El metabolito demetil es farmacológicamente activo y parece tener el mismo perfil farmacocinético que el compuesto original.

La depuración de mirtazapina podría disminuir como resultado de insuficiencia hepática o renal.

Características farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: Antidepresivo. Código ATC: NO6AX11.

La mirtazapina es un antagonista de los receptores presinápticos a2 que actúa a nivel central e incrementa la neurotransmisión noradrenérgica y serotoninérgica. Este incremento de la neurotransmisión serotoninérgica es mediado específicamente por los receptores 5-HT1, porque la mirtazapina bloquea los receptores 5-HT2 y 5-HT3. Se estima que los dos enantiómeros de la mirtazapina contribuyen a la actividad antidepresiva, el enantiómero S(+) mediante el bloqueo de los receptores a2 y 5-HT2 y el enantiómero R(-) mediante el bloqueo de los receptores 5-HT3.

La actividad antagonista de los receptores histaminérgicos H1 de mirtazapina está asociada con sus propiedades sedantes. Carece prácticamente de actividad anticolinérgica y en dosis terapéuticas, casi no tiene efecto sobre el sistema cardiovascular.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad a la mirtazapina o a cualquiera de los excipientes.

Uso concomitante con inhibidores de la Monoamino oxidasa (IMAO).

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: La información limitada sobre el uso de mirtazapina en mujeres embarazadas no indica un aumento en el riesgo de malformaciones congénitas. Los estudios en animales no han mostrado efectos teratogénicos de relevancia clínica, sin embargo se ha observado toxicidad en el desarrollo (ver Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad). Debe actuarse con precaución cuando se prescribe a mujeres embarazadas. Si REMERON® se utiliza hasta el momento del parto, o poco tiempo antes de este, se recomienda monitoreo posnatal del recién nacido para detectar posibles efectos de abstinencia.

Estudios en animales y la información limitada en humanos han mostrado excreción de mirtazapina en leche materna sólo en muy pequeñas cantidades. Debe tomarse una decisión al respecto de continuar/interrumpir la lactancia o continuar/interrumpir la terapia con REMERON®, tomando en cuenta el beneficio de la lactancia para el niño y el beneficio de la terapia con REMERON® para la mujer.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Los pacientes deprimidos muestran una variedad de síntomas que se asocian con la enfermedad misma. Por lo tanto, algunas veces resulta difícil precisar cuáles síntomas son un resultado de la enfermedad misma y cuales son resultado del tratamiento con REMERON®. Las reacciones adversas reportadas con mayor frecuencia, que se presentan en más de 5% de los pacientes tratados con REMERON® en estudios aleatorizados, controlados con placebo (ver a continuación), son somnolencia, sedación, boca seca, aumento de peso, aumento del apetito, mareo y fatiga. Todos los estudios aleatorizados, controlados con placebo, en pacientes (incluyendo indicaciones además del trastorno depresivo mayor), se evaluaron para reacciones adversas de REMERON®. El meta análisis consideró 20 estudios, con una duración planeada de tratamiento de hasta 12 semanas, 1501 pacientes recibieron la dosis de mirtazapina de hasta 60 mg y 850 pacientes recibieron placebo. Las fases de extensión de estos estudios se excluyeron para mantener la comparabilidad con el tratamiento de placebo.

La tabla 1 muestra la incidencia clasificada de las reacciones adversas, estadísticamente significativas, que se presentaron en los estudios clínicos, con mayor frecuencia durante el tratamiento con REMERON® que con placebo, junto con los reportes espontáneos.

La frecuencia de los reportes espontáneos se basa en la tasa de reporte de estos eventos en los estudios clínicos. La frecuencia de reacciones adversas a partir de reportes espontáneos, para los que no se observaron casos con mirtazapina en los estudios aleatorizados, controlados con placebo, en pacientes, se clasificaron como ‘no conocido´.

Tabla 1. Reacciones adversas de REMERON®

Clasificación por sistema y órgano

Muy común (= 1/10)

Común (= 1/100 a < 1/10)

Poco común (=1/
1,000 a <1/100)

Raro (=1/10,000 a <1/1,000)

Frecuencia desconocida

Trastornos del sistema linfático y sanguíneo

• Depresión de la médula ósea (granulocitopenia, agranulocitosis, anemia aplásica, trombocitopenia)

• Eosinofilia

Trastornos del metabolismo y nutrición

• Aumento de peso1

• Aumento de apetito1

• Hiponatremia

Trastornos psiquiátricos

• Sueños anormales

• Confusión

• Ansiedad2,5

• Insomnio3,5

• Pesadillas2

• Manía

• Agitación2

• Alucinaciones

• Hiperactividad psicomotora (incl. acatisia, hiperquinesia)

• Agresividad

• Pensamiento suicida6

• Comportamiento suicida6

Trastornos del sistema nervioso

• Somnolencia1,4

• Sedación1,4

• Cefalea2

• Letargo1

• Mareo

• Temblores

• Parestesia2

• Piernas inquietas

• Síncope

• Mioclonos

• Convulsiones

• Síndrome serotoninérgico

• Parestesia oral

• Disartria

Trastornos vasculares

• Hipotensión ortostática

• Hipotensión2

Trastornos gastrointestinales

• Boca seca

• Náuseas3

• Diarrea2

• Vómito2

• Hipoestesia oral

• Edema bucal

• Aumento en la salivación

Trastornos hepatobiliares

• Elevaciones en la actividad de las transaminasa séricas

Trastornos del tejido cutáneo y subcutáneo

• Exantema2

• Síndrome Stevens-Johnson

• Dermatitis bullosa

• Eritema multiforme

• Necrólisis tóxica epidérmica

Trastornos múscu-losqueléticos y del tejido conjuntivo

• Artralgia

• Mialgia

• Dolor lumbar1

Trastornos generales y condiciones en el sitio de administración

• Edema periférico1

• Fatiga

• Edema generalizado

• Edema localizado

1 En estudios clínicos, estos eventos se presentaron de forma más frecuente, en términos estadísticamente significativos, durante el tratamiento con REMERON® que con placebo.

2 En estudios clínicos, estos eventos se presentaron con mayor frecuencia durante el tratamiento con placebo que con REMERON®, sin embargo no de forma más frecuente, en términos estadísticamente significativos.

3 En estudios clínicos, estos eventos se presentaron de forma más frecuente, en términos estadísticamente significativos, durante el tratamiento con placebo que con REMERON®.

4 N.B. La reducción de dosis regularmente no genera menor somnolencia/sedación pero puede poner en riesgo la eficacia del antidepresivo.

5 En general, al momento del tratamiento con antidepresivos, pueden desarrollarse o agravarse la ansiedad y el insomnio (que pudieran ser síntomas de depresión). Se han reportado desarrollo o agravamiento de ansiedad e insomnio durante el tratamiento con mirtazapina.

6 Se han reportado casos de ideación suicida y comportamientos suicidas durante la terapia con mirtazapina o poco después de la interrupción del tratamiento (ver Precauciones generales).

En evaluaciones de laboratorio en estudios clínicos, se han observado elevaciones temporales en las transaminasas y gamma-glutamiltransferasa (sin embargo, no se han reportado eventos adversos asociados de forma más frecuente, en términos estadísticamente significativos, con REMERON® vs. placebo).

Población pediátrica: Los siguientes eventos adversos fueron observados comúnmente en estudios clínicos en niños: aumento de peso, urticaria e hipertriglicemia.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Los datos preclínicos no revelan riesgos especiales para humanos, con base en los estudios convencionales de seguridad farmacológica, toxicidad de dosis repetidas, carcinogenicidad o genotoxicidad.

En estudios de toxicidad reproductiva en ratas y conejos, no se observaron efectos teratogénicos.

A una exposición sistémica del doble de la exposición terapéutica máxima humana, hubo un incremento en la pérdida posimplantación, reducción en el peso de las crías y disminución en la supervivencia de las crías durante los primeros tres días de lactancia en ratas.

Mirtazapina no resultó genotóxica en una serie de pruebas para mutación genética, cromosómica y daño al ADN. Los tumores de la glándula tiroides hallados en un estudio de carcinogenicidad y neoplasias hepatocelulares en ratas hallados en un estudio de carcinogenicidad en ratones, se consideran respuestas no genotóxicas, específicas a la especie, asociadas con el tratamiento a largo plazo con dosis elevadas de inductores de enzimas hepáticas.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Interacciones farmacodinámicas:

– Mirtazapina no debe administrarse concomitantemente con inhibidores de la MAO o dentro de las dos semanas posteriores a la discontinuación de la terapia con inhibidor de la MAO. En su caso, deben pasar alrededor de dos semanas antes de que los pacientes tratados con mirtazapina sean tratados con inhibidores de la MAO (ver Contraindicaciones). Además, al igual que con los ISRS´s, la coadministración con otros ingredientes activos serotoninérgicos (L-triptofano, triptanos, tramadol, linezolida, ISRS´s, venlafaxina, litio y preparaciones de Hierba de San Juan – Hypericum perforatum) podrían llevar a una incidencia de efectos asociados a la serotonina (síndrome serotoninérgico: ver Precauciones generales). Se recomienda precaución y se requiere de un monitoreo clínico constante cuando esos ingredientes activos se combinan con mirtazapina.

– Mirtazapina podría aumentar la propiedades sedantes de las benzodiacepinas y otros sedantes (principalmente la mayoría de los antipsicóticos, antagonistas H1 de la antihistamina, opioides). Debe actuarse con precaución cuando estos medicamentos se prescriban junto con mirtazapina.

– Mirtazapina podría aumentar el efecto depresivo del alcohol sobre el SNC. Por lo tanto, se debe aconsejar a los pacientes evitar bebidas alcohólicas mientras recibe tratamiento con mirtazapina.

– Las dosis de mirtazapina de 30 mg al día provocó un aumento pequeño, pero estadísticamente significativo, en la Razón Normalizada Internacional (INR, por sus siglas en inglés), en sujetos tratados con warfarina. Como no puede excluirse un efecto más pronunciado de una dosis mayor de mirtazapina, es aconsejable monitorear la INR en caso de tratamiento concomitante de warfarina con mirtazapina.

Interacciones farmacocinéticas:

– La Carbamazepina y fenitoína, así como los inductores del CYP3A4, incrementaron la eliminación de mirtazapina al doble, lo que resultó en una disminución en la concentración plasmática media de mirtazapina de 60 y 45%, respectivamente. Cuando se agrega carbamazepina o cualquier otro inductor del metabolismo hepático (como la rifampicina) a la terapia con mirtazapina, podría ser necesario aumentar la dosis de mirtazapina. Si el tratamiento con dichos medicamentos se interrumpe, puede ser necesaria la reducción de la dosis de mirtazapina.

– La coadministración de ketoconazol, un potente inhibidor del CYP3A4, incrementó los niveles del pico plasmático y el área bajo la curva (AUC, por sus siglas en inglés) de mirtazapina en aproximadamente 40 y 50% respectivamente.

– Cuando se administra cimetidina (un inhibidor débil de CYP1A2, CYP2D6 y CYP3A4) con mirtazapina, la concentración plasmática media de mirtazapina podría aumentar en más de 50%. Debe actuarse con precaución y podría requerirse disminuir las dosis cuando se coadministra mirtazapina con inhibidores potentes del CYP3A4, inhibidores de la proteasa en VIH, azoles antifúngicos, eritromicina, cimetidina o nefazodona.

– Los estudios de interacción no indican algún efecto farmacocinético relevante sobre el tratamiento concomitante de mirtazapina con paroxetina, amitriptilina, risperidona o litio.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: En raros casos se ha observado el incremento de las trasaminasas hepáticas.

PRECAUCIONES GENERALES:

Uso en niños y adolescentes menores de 18 años de edad: REMERON® no debe utilizarse en el tratamiento de niños y adolescentes menores de 18 años de edad. Los comportamientos relacionados con suicidio (intento suicida y pensamientos suicidas) y hostilidad (predominantemente agresión, comportamiento desafiante e ira) se observaron con mayor frecuencia en estudios clínicos entre niños y adolescentes tratados con antidepresivos en comparación con aquellos tratados con placebo. Sin embargo, con base en la necesidad clínica, se tomará la decisión de llevar a cabo el tratamiento, el paciente deberá ser monitoreado cuidadosamente para detectar la aparición de síntomas suicidas. Además, se carece de datos de seguridad a largo plazo en niños y adolescentes, en relación con el crecimiento, maduración y desarrollo cognoscitivo y conductual.

Suicidio/pensamientos suicidas o agravamiento clínico: La depresión se asocia con un aumento en el riesgo de pensamientos suicidas, daño a sí mismo y suicidio (eventos relacionados con el suicidio). Este riesgo persiste hasta que se presenta una remisión significativa. Debido a que no se observa una mejoría durante las primeras semanas de tratamiento, los pacientes deben ser cuidadosamente monitoreados hasta que se presente dicha mejoría. Es una experiencia clínica general que el riesgo de suicidio podría aumentar en las etapas tempranas de recuperación.

Se sabe que los pacientes con antecedentes de eventos relacionados con suicidio, o aquellos quienes muestran un grado significativo de pensamiento suicida antes del inicio del tratamiento, tienen un mayor riesgo de pensamientos suicidas o intentos de suicidio, y deben ser cuidadosamente monitoreados durante el tratamiento. Un metaanálisis de estudios clínicos controlados con placebo de antidepresivos en pacientes adultos con desórdenes psiquiátricos mostró un aumento en el riesgo de comportamiento suicida con antidepresivos en comparación con placebo en pacientes menores a 25 años de edad.

La terapia con antidepresivos debe ser acompañada por supervisión cercana de los pacientes, en particular de aquellos en mayor riesgo y en especial al inicio del tratamiento y después de cambios en las dosis. Los pacientes (y cuidadores de los pacientes) deben ser alertados acerca de la necesidad de monitorear cualquier agravamiento clínico, pensamientos o comportamiento suicidas y cambios inusuales en el comportamiento, y de buscar consejo médico inmediatamente si estos síntomas se presentan.

Con relación a la posibilidad de suicidio, en particular al inicio del tratamiento, sólo debe proporcionarse al paciente un número limitado de tabletas de REMERON®.

Depresión de la médula ósea: Se ha reportado depresión de la médula ósea, que regularmente se manifiesta como granulocitopenia o agranulocitosis, durante el tratamiento con REMERON®. Se ha reportado agranulocitosis, reversible como una ocurrencia rara en estudios clínicos con REMERON®. En el periodo poscomercialización de REMERON®, se han reportado casos muy raros de agranulocitosis, principalmente reversible, pero en algunos casos fatal. Los casos fatales estuvieron relacionados principalmente con una edad mayor de 65 años. El médico debe estar alerta a síntomas como fiebre, dolor de garganta, estomatitis u otros signos de infección; cuando dichos síntomas se presentan, debe interrumpirse el tratamiento y evaluar los niveles sanguíneos.

Ictericia: El tratamiento debe interrumpirse si se presenta ictericia.

Condiciones que necesitan supervisión:

Son necesarios una dosificación con precaución así como monitoreo estrecho en pacientes con:

– Epilepsia y síndrome cerebral orgánico: Aunque la experiencia clínica indica que las crisis epilépticas son raras durante el tratamiento con mirtazapina, al igual que con otros antidepresivos, REMERON® debe introducirse cuidadosamente en pacientes con antecedentes de convulsiones. El tratamiento debe interrumpirse en cualquier paciente que desarrolle convulsiones, o en los que exista un incremento en la frecuencia de las mismas.

– Insuficiencia hepática: después de una dosis oral única de 15 mg de mirtazapina, la eliminación fue aproximadamente 35% menor en pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada, en comparación con sujetos con función hepática normal. La concentración plasmática media de mirtazapina aumentó en alrededor de 55%.

– Insuficiencia renal: después de una dosis oral única de 15 mg de mirtazapina, en pacientes con insuficiencia renal moderada (10 ml/min = eliminación de creatinina < 40 ml/min) y severa (eliminación de creatinina < 10 ml/min) la eliminación de mirtazapina disminuyó alrededor de 30 y 50%, respectivamente, en comparación con sujetos sanos. La concentración plasmática media de mirtazapina aumentó en alrededor de 55 y 115%, respectivamente. No se encontraron diferencias significativas en pacientes con insuficiencia renal leve (40 ml/min = eliminación de creatinina < 80 ml/min), en comparación con el grupo de control.

– Enfermedades cardiacas tipo trastornos de conducción, angina de pecho e infarto de miocardio reciente, donde deben tomarse precauciones normales y los fármacos concomitantes deben administrarse cuidadosamente.

– Hipotensión arterial.

– Diabetes mellitus: en pacientes con diabetes, los antidepresivos podrían alterar el control glucémico. Podría ser necesario el ajuste de la insulina y/o dosis del hipoglucemiante oral y se recomienda un monitoreo cuidadoso.

Al igual que con otros antidepresivos, debe tomarse en cuenta lo siguiente:

– Pueden presentarse agravamiento de síntomas psicóticos cuando los antidepresivos se administran a pacientes con esquizofrenia u otros trastornos psicóticos; los pensamientos paranoides pueden intensificarse.

– Cuando se trata la fase depresiva del trastorno bipolar, se puede virar a la fase maniaca. Los pacientes con antecedentes de manía/hipomanía deben ser cuidadosamente monitoreados. Mirtazapina debe interrumpirse en cualquier paciente que entre a la fase maniaca.

– Aunque REMERON® no es adictivo, la experiencia poscomercialización demuestra que la terminación abrupta del tratamiento después de la administración prolongada puede, a menudo, resultar en síntomas de abstinencia. La mayoría de las reacciones son leves y auto limitadas. Entre los diversos síntomas de abstinencia se han reportado con mayor frecuencia mareo, agitación, ansiedad, cefalea y náuseas. Aun cuando se han reportado como síntomas de abstinencia, debe considerarse que estos síntomas podrían estar relacionados a la enfermedad subyacente. Se recomienda interrumpir el tratamiento con mirtazapina de forma gradual.

– Debe tenerse precaución en pacientes con trastornos de la micción como hiperplasia de la próstata y en pacientes con glaucoma agudo de ángulo estrecho e incremento de la presión intraocular (aunque existe poca probabilidad de problemas con REMERON® debido a su muy débil actividad anticolinérgica).

– Acatisia/hiperactividad psicomotora: el uso de antidepresivos se ha asociado con el desarrollo de acatisia, caracterizada por hiperactividad subjetivamente desagradable y necesidad de moverse a menudo, acompañado por incapacidad para sentarse o estar de pie. Es probable que esto ocurra dentro de las primeras semanas de tratamiento. En pacientes quienes desarrollan estos síntomas, el aumento de la dosis podría ser perjudicial.

Hiponatremia: Se ha reportado hiponatremia muy raras veces con el uso de mirtazapina. Debe tenerse cuidado en pacientes en riesgo, como por ejemplo pacientes ancianos o pacientes tratados concomitantemente con medicaciones que se sabe provocan hiponatremia.

Síndrome serotoninérgico: Interacción con ingredientes activos serotoninérgicos: podría presentarse el síndrome serotoninérgico cuando se utilizan de forma concomitante inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina (ISRS´s) con otros ingredientes activos serotoninérgicos (ver Interacciones medicamentosas). Los síntomas del síndrome serotoninérgico podrían ser hipertermia, rigidez, mioclonos, inestabilidad autonómica con posibles fluctuaciones rápidas en los signos vitales, cambios en el estado mental que incluyen confusión, irritabilidad y agitación extrema que progresa a delirio y coma. A partir de la experiencia poscomercialización, parece que el síndrome serotoninérgico se presenta en muy raras ocasiones en pacientes tratados con REMERON® solo (ver Reacciones secundarias y adversas).

Pacientes ancianos: Los pacientes ancianos a menudo son más sensibles, especialmente con respecto a los efectos indeseables de los antidepresivos. Durante la investigación clínica con REMERON®, no se reportaron efectos indeseables en pacientes ancianos de forma más frecuente que en otros grupos de edad.

Lactosa: Este medicamento contiene lactosa. Los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactosa o mala absorción de glucosa-galactosa no deben tomar este medicamento.

Efectos sobre la capacidad de conducir vehículos y operar maquinaria: REMERON® tiene una influencia de leve a moderada sobre la capacidad de manejar y utilizar máquinas. REMERON® podría impedir la concentración y estado de alerta (particularmente en la fase inicial de tratamiento).

Los pacientes deben evitar realizar tareas potencialmente peligrosas que requieren de alerta y buena concentración, como manejar un vehículo de motor u operar maquinaria, cuando se vean afectados.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Oral.

Las tabletas deberán ser tomadas por vía oral, con un poco de líquido, e ingeridas sin masticar.

Se recomienda descontinuar el tratamiento con mirtazapina gradualmente para evitar síntomas de abstinencia.

Adultos: La dosis efectiva diaria es regularmente de 15 a 45 mg; la dosis inicial es de 15 o 30 mg. Mirtazapina empieza a ejercer su efecto en general después de 1-2 semanas de tratamiento.

El tratamiento con una dosis adecuada debe resultar en una respuesta positiva a las 2-4 semanas. Con una respuesta insuficiente, la dosis puede aumentarse hasta una dosis máxima. Si no hay respuesta dentro de 2-4 semanas más, entonces el tratamiento debe interrumpirse.

Ancianos: La dosis recomendada es la misma que para los adultos. En pacientes ancianos, debe realizarse un incremento en la dosis bajo supervisión cuidadosa para obtener una respuesta segura y satisfactoria.

Niños y adolescentes menores de 18 años: REMERON® no debe utilizarse en niños y adolescentes menores de 18 años de edad (ver Precauciones generales) por cuestiones de seguridad ya que no se ha demostrado la eficacia en dos estudios clínicos a corto plazo.

Insuficiencia renal: La eliminación de mirtazapina podría disminuir en pacientes con insuficiencia renal moderada a severa (eliminación de creatinina < 40 ml/min). Esto debe tomarse en cuenta cuando se prescribe REMERON® a esta categoría de pacientes (ver Precauciones generales).

Insuficiencia hepática: La eliminación de mirtazapina podría disminuir en pacientes con insuficiencia hepática. Esto debe tomarse en cuenta cuando se prescribe REMERON® a esta categoría de pacientes, particularmente aquellos con insuficiencia hepática severa, puesto que los pacientes con insuficiencia hepática severa no han sido investigados (ver Precauciones generales).

Mirtazapina tiene una vida media de eliminación de 20 40 horas y, por lo tanto, REMERON® es adecuado para la administración una vez al día. Debe tomarse preferentemente como una dosis nocturna única antes de dormir. REMERON® puede también administrarse en dos dosis divididas (una vez en la mañana y una vez en la noche, la dosis mayor debe tomarse en la noche).

Las tabletas deben tomarse por vía oral. Con un poco de agua y sin masticar.

Los pacientes con depresión deben ser tratados durante un periodo suficiente de al menos 6 meses para asegurarse que estén libres de síntomas.

Se recomienda interrumpir el tratamiento con mirtazapina gradualmente para evitar síntomas de abstinencia (ver Precauciones generales).

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: La experiencia actual con respecto a la sobredosis con REMERON® sólo indica que usualmente los síntomas son leves. Se ha informado depresión del sistema nervioso central con desorientación y sedación prolongada, junto con taquicardia e hipertensión o hipotensión leve.

Sin embargo, existe la posibilidad de resultados más serios (incluida la muerte) en dosis muy superiores a la dosis terapéutica, especialmente con sobredosis mixtas.

Los casos de sobredosis deberán recibir tratamiento sintomático y de terapia de sostén para las funciones vitales. También se deberá considerar el uso de carbón activado o lavado gástrico.

PRESENTACIONES: Cajas con 10, 20 y 30 tabletas de 30 mg e instructivo anexo.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Protéjase de la luz.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Dosis: La que el médico señale. Su venta requiere receta médica. Vía de administración: oral. No se deje al alcance de los niños. Léase instructivo anexo

schering pie.jpg

Reg. Núm. 178M98, SSA IV

123300415D0193