Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
ORTOPSIQUE Solución inyectable
Marca

ORTOPSIQUE

Sustancias

DIAZEPAM

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

1 Caja, 50 Ampolleta(s), 2 ml,

1 Caja, 5 Ampolleta(s), 2 ml,

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada ampolleta de SOLUCIÓN INYECTABLE contiene:
Diazepam 10 mg
Vehículo, c.b.p. 2 mL.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: “Ansiolítico, anticonvulsivante, sedante, relajante muscular”.

ORTOPSIQUE 10® es un medicamento indicado en el tratamiento del síndrome de retirada aguda de alcohol, trastorno de ansiedad, crisis convulsivas, insomnio y espasmos musculoesqueléticos. También puede emplearse como premedicación antes de la anestesia general o para obtener un efecto sedante en los procedimientos endoscópicos.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacocinética:

Absorción:
Diazepam es una benzodiazepina de acción prolongada, la cual alcanza concentraciones máximas en 1 hora y de 8 minutos, al administrarse por vía intramuscular e intravenosa, respectivamente.

La media del área bajo la curva observada fue de 4,685 ng/mL/h después de la administración vía intravenosa de 10 mg de diazepam. Este fármaco posee una biodisponibilidad de 93% y se une en 94 a 99% a proteínas plasmáticas.

Esta unión es más significativa en hombres que en mujeres y es menor en pacientes con enfermedad renal terminal en comparación con síndrome nefrótico. Diazepam además de atravesar la barrera hematoencefálica también atraviesa la barrera placentaria y se elimina por la leche materna. Su vida media de distribución es de 7 a 10 horas y su volumen de distribución (Vd) es de 1.1 L/kg (0.7 a 3.4 L/kg).

Metabolismo: Se metaboliza extensamente en el hígado en los metabolítos activos N-desmetildiazepam y N-metiloxazepam (temazepam).

Eliminación: El 75 % se excreta de forma libre o en forma conjugada a través de la orina.

Tiene una vida media de eliminación de 0.83 a 2.25 días, la cual puede incrementarse hasta 79 horas (rango 37 a 169 horas) dependiendo de la edad del paciente.

Farmacodinamia: Diazepam actúa específicamente interfiriendo con la transmisión interneuronal. Al inhibir los reflejos espinales polisinápticos produce relajación musculoesquelética y su efecto tranquilizante se logra mediante la inhibición del sistema límbico.

Sus efectos están mediados por el aumento de la actividad del ácido ?-aminobutírico (GABA), el mayor neurotransmisor inhibidor del cerebro. Las funciones del GABA en el SNC comprenden la inducción de sueño y el control de la excitación neuronal, en la epilepsia, la ansiedad, la memoria y la hipnosis. Las benzodiazepinas interactúan con el receptor GABAA produciendo efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos y antinociceptivos. Los diferentes tipos de subunidades del receptor GABAA determinan su actividad. La subunidad confiere sensibilidad a las benzodiazepinas y es el tipo de subunidad α presente lo que determina la actividad ansiolítica o sedante de las benzodiazepinas.

El receptor tipo I es el responsable del efecto ansiolítico de las benzodiazepinas.

CONTRAINDICACIONES: ORTOPSIQUE 10® está contraindicado en caso de hipersensibilidad a diazepam, glaucoma, mistenia grave, hipertrofia prostática, insuficiencia hepática, renal o respiratoria grave, intoxicación alcohólica aguda acompañada de depresión, estado de coma o choque, psicosis, hipoxia, edema cerebral o dependencia.

Asimismo, en pacientes con psicotrópicos, antihistamínicos, barbitúricos, hipoalbunemia. No debe administrarse durante el embarazo y la lactancia ni en menores de dos años.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Diazepam es clasificado como categoría D por la FDA.

El paso del diazepam a través de la barrera placentaria se debe al grado de unión a las proteínas en la madre y en el feto, lo que depende de factores como la etapa del embarazo y la concentración plasmática de los ácidos grasos libres en la madre y en el feto. El empleo de benzodiazepinas en el tercer trimestre y durante el parto parece relacionarse con el hecho de que algunos niños presenten un síndrome de abstinencia neonatal o síndrome del lactante blando. Además, algunos niños expuestos a las benzodiazepinas in utero han mostrado un desarrollo lento durante los primeros años, aunque a partir de los 4 años muchos se han desarrollado con normalidad; en los que no ha sido así, no se ha encontrado una relación causa-efecto con la exposición a las benzodiazepinas. En algunos estudios, las benzodiazepinas se han relacionado con malformaciones, por lo cual debe realizarse una ecografía para descartar formas visibles de labio leporino.

Los efectos adversos de diazepam pueden persistir en el neonato durante varios días después del parto, causa de la inmadurez de las enzimas que lo metabolizan. La competencia entre el diazepam y la bilirrubina por los sitios de unión a las proteínas plasmáticas puede ocasionar hiperbilirrubinemia en el neonato.

De acuerdo con lo anterior, diazepam se debe utilizar durante el embarazo solamente si las ventajas potenciales justifican el riesgo potencial para el feto.

La eliminación limitada por la leche materna no constituye un peligro para la alimentación del niño, pero éste debe ser controlado para prevenir la sedación y la incapacidad para lactar. Se ha sugerido que si las benzodiazepinas deben utilizarse durante la lactancia es preferible emplear un fármaco de acción corta con una mínima eliminación por la leche materna y metabolitos inactivos.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Efectos hematológicos: Se ha reportado neutropenia secundaria a la administración prolongada de diazepam. Asimismo pancitopenia, anemia y trombocitopenia.

Sistema cardiovascular: Trombosis venosa, flebitis, irritación local, y raramente hipotensión severa, bradicardia, y colapso cardiaco puede ocurrir después de la administración rápida por vía intravenosa. Arritmias cardiacas, síndrome compartamental, tromboflebitis y vasculitis.

Sistema nervioso central: Amnesia, mareos, fatiga, ataxia y sedación.

Efectos endocrinos y metabólicos: Acidosis láctica atribuida a toxicidad por propilenglicol, un vehículo común de diazepam. La administración terapéutica prolongada de diazepam estimula la secreción de la hormona de crecimiento relacionada con la aparición de ginecomastia, hipotermia y alteración en los niveles lipídicos.

Efectos gastrointestinales: Náuseas, constipación, hipo y cambios en la salivación.

Efectos genitourinarios: Incontinencia y retención urinaria, nefritis intersticial alérgica y deterioro de la insuficiencia renal preexistente.

Disfunción sexual: Se han reportado cambios en la libido con la administración de diazepam.

Efectos hepáticos: Hepatotoxicidad e ictericia.

Efectos oculares: Visión borrosa, diplopía, nistagmo y cambios en la presión intraocular.

Efectos respiratorios: Tos, depresión respiratoria, disnea e hiperventilación.

Piel: Sarpullido y urticaria.

Musculoesquelético: Espasmo muscular.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: La International Agency for Research on cancer concluyó que había indicios suficientes obtenidos a partir de estudios en humanos para concluir que el diazepam no produce cáncer de mama y que no existen datos adecuados para apoyar su potencial cancerígeno en otras zonas. Para otras benzodiazepinas la falta de estudios en humanos significó que el riesgo de cáncer en humanos no era clasificable.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Puede incrementarse el efecto de sedación, depresión respiratoria o cardiovascular al administrar diazepam u otra benzodiazepina con fármacos depresores del SNC, entre ellos el alcohol, antidepresivos, antihistamínicos, antipsicóticos, anestésicos generales, hipnóticos o sedantes y analgésicos opiáceos.

• La coadministración de diazepam y amitriptilina produce déficit psicomotor.

• Antivirales, antifúngicos, isoniazida, fluoxetina y fosamprenavir inhiben el citocromo P4503A4 e incrementan el riesgo de toxicidad por diazepam.

• Barbitúricos: produce depresión del SNC causando, a su vez, depresión respiratoria.

• Buprenorfina: provoca colapso respiratorio y cardiovascular. Actualmente se desconoce el mecanismo de acción.

• Relajantes musculares que actúan a nivel central: producen depresión del SNC aumentando la depresión respiratoria.

• Clordiazepóxido y amitriptilina producen déficit psicomotor.

• Cimetidina, claritromicina, eritromicina, sulfisoxazol, anticonceptivos (como mestranol, etinilestradiol), analgésicos opiáceos, estreptograminas A y B incrementan la toxicidad de diazepam al disminuir su metabolismo hepático.

• Diazepam aumenta la toxicidad de digoxina (náuseas, vómito y arritmias cardiacas).

• Disulfiram incrementa el riesgo de depresión del SNC al disminuir el metabolismo de diazepam.

• Fluvoxamina produce acumulación de N-desmetildiazepam al disminuir su depuración.

• Ginkgo disminuye la efectividad de los anticonvulsivantes al producir la neurotoxina 4"-O-metilpiridoxina.

• Los antibióticos macrólidos pueden inhibir las enzimas hepáticas responsables del metabolismo de las benzodiazepinas, incrementando su concentración plasmática.

• Omeprazol prolonga los efectos de diazepam al inhibir su metabolismo.

• Perfenazina y amitriptilina aumentan los efectos de déficit psicomotor.

• La coadministración de fenitoína y diazepam altera su concentración sérica.

• Propofol aumenta el potencial tóxico de diazepam (depresión del SNC).

• Antituberculosos como rifampina y rifapentina reducen la concentración plasmática de diazepam al inhibir su metabolismo.

• Oxibato de sodio incrementa el potencial de depresión respiratoria al producir depresión del SNC.

• Teofilina disminuye la efectividad de las benzodiazepinas al bloquear los receptores de adenosina.

• Extracto de valeriana incrementa la depresión del SNC o reduce la efectividad de las benzodiazepinas.

• Cafeína reduce el efecto sedante y ansiolítico de diazepam al actuar como antagonista del SNC.

• El alimento incrementa las concentraciones de diazepam.

• Diazepam es compatible con las siguientes soluciones: dextrosa a 5% (40 mg/L), ringer lactato (50 a 67 mg/L de diazepam) y cloruro de sodio a 0.9%.

• Diazepam es compatible con los siguientes fármacos: cimetidina, diatrizoato, iohexol, iopamidol, iotalamato, ioversol, ioxaglato, nafcilina, netilmicina, quinidina, ranitidina y verapamilo.

• Las siguientes soluciones no son compatibles con diazepam: dextrosa 5% con 333 mg/L forma precipitados de inmediato; ringer lactato (33 mg/L de diazepam) forma precipitados.

• Los siguientes fármacos son incompatibles con la administración de diazepam: atracurio, benzoquinamida, bleomicina, buprenorfina, butorfanol, diatrizoato, dobutamina, doxorrubicina, esmolol, fenoldopam, fluconazol, fluoracilo, foscarnet, glucopirolato, haloperidol, heparina, hidrocortisona, ketorolaco, linazolida, nalbufina, pancuronio, cloruro de potasio, propofol, ranitidina (50 mg/5 mL), rapacuronio, tirofibano, vecuronio, complejo B con vitamina C.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Se ha reportado neutropenia, pancitopenia, anemia y trombocitopenia secundaria a la administración prolongada de diazepam. Asimismo puede aumentar la fosfatasa alcalina, la transaminasa glutámico-oxalacética, la bilirrubina directa e indirecta, el colesterol sérico y la glucosa sanguínea; en cuanto a esta última sustancia, se ha observado que la elevación de glucosa sanguínea es menor a la producida por las fenotiazinas; sin embargo, puede provocar una descompensación en los diabéticos. Estos efectos sobre la química sanguínea son reversibles al suspender la medicación y generalmente no significa riesgo alguno. Puede normalizar la T3 y T4 en pacientes hipertiroideos.

PRECAUCIONES GENERALES: Debe evitarse el retiro abrupto de ORTOPSIQUE 10®; ingesta simultánea de alcohol; uso concomitante de otros psicotrópicos o anticonvulsivantes; en pacientes con depresión severa y con reserva pulmonar limitada.

El desarrollo de dependencia es habitual después de la administración regular de diazepam u otras benzodiazepinas, incluso a dosis terapéuticas durante periodos cortos. Se debe tener especial cuidado en pacientes con antecedentes de alcoholismo o de abuso de drogas y en pacientes con trastornos de la personalidad, ya que tienen mayor riesgo de dependencia a las benzodiazepinas. Puede producirse abuso en el consumo a dosis elevadas de diazepam y otras benzodiazepinas, administradas por vía intravenosa, por sus efectos euforizantes.

Algunos factores predisponentes para el desarrollo de dependencia a las benzodiazepinas son: dosis elevadas, el empleo continuo y regular, y el empleo de benzodiazepinas de vida media corta. Un posible mecanismo de dependencia consiste en una deficiencia relativa de la actividad funcional del ácido ?-aminobutírico que origina un descenso de los receptores GABA.

Los síntomas del síndrome de abstinencia a las benzodiazepinas consisten en ansiedad, depresión, alteración de la concentración, insomnio, cefalea, mareos, acúfenos, pérdida de apetito, temblor, sudoración, irritabilidad, trastornos de la percepción como hipersensibilidad a estímulos físicos, visuales y auditivos, alteraciones del gusto, náuseas, vómitos, dolor abdominal, palpitaciones, hipertensión sistólica leve, taquicardia e hipotensión ortostática. El síndrome de abstinencia se caracteriza en un inicio, por el desarrollo de nuevos síntomas y por una intensidad máxima seguida de la resolución. El inicio del síndrome de abstinencia depende de la semivida del fármaco y sus metabolitos.

Debe estimularse la retirada de las benzodiazepinas a largo plazo, por lo que la dosis diaria de diazepam puede reducirse por etapas, de 0.5 a 2.5 mg a intervalos de 15 días, El tiempo requerido para la retirada puede variar entre 4 semanas y 1 año o más. En muchos casos la velocidad de la retirada la decide mejor el paciente.

Este medicamento causa somnolencia y depresión de los reflejos osteotendinosos, por lo que se debe evitar la realización de actividades que requieran de la operación de maquinaria de precisión y/o conducción de vehículos.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Intramuscular o intravenosa.

Adultos: 0.2 a 0.3 mg por kg de peso corporal.

La solución inyectable de diazepam (5 mg/mL) se administra por vía intravenosa (1 minuto por cada 5 mg administrados) o lentamente por vía intramuscular. En caso de retiro de alcohol se emplea como dosis inicial 10 mg por vía intramuscular y de 5 a 10 mg después de 3 a 4 horas, en caso necesario.

Ansiedad moderada: Administrar 2 a 5 mg vía intramuscular y repetir durante las siguientes 3 o 4 horas.

Premedicación en procedimientos endoscópicos: 5 a 10 mg vía intramuscular 30 minutos antes de la endoscopia.

Espasmo muscular asociado a patología local, parálisis cerebral, atetosis y tétanos: La dosis recomendada de diazepam es de 5 a 10 mg administrado por vía intramuscular. De ser necesario, se puede adicionar 5 a 10 mg 3 a 4 horas después de la dosis inicial.

Previo a la cirugía: Se recomienda administrar 10 mg vía intramuscular con el objetivo de reducir la ansiedad y la tensión.

Estado epiléptico: La administración inicial es de 5 a 10 mg de diazepam y puede repetirse cada 10 o 15 minutos hasta alcanzar una dosis máxima total de 30 mg. Puede administrarse 2 o 4 horas después.

Insuficiencia renal: No es necesario ajustar la dosis de diazepam en caso de insuficiencia renal o durante la hemodiálisis.

Pacientes pediátricos:

Niños con peso mayor de 10 kg de peso corporal:
0.1 mg por kg de peso corporal. Dosis única.

Niños mayores de 2 años: Dosis inicial: 1 a 2.5 mg al día. La dosis puede incrementarse gradualmente en caso necesario.

Sedación y relajación muscular: 0.1 a 0.8 mg/kg/día (fraccionada cada 6 a 8 horas) vía oral o 0.1 a 0.3 mg/kg cada 2 a 4 horas administrada muy lentamente por vía intravenosa.

Tétanos:

En niños mayores de 5 años:
5 a 10 mg, vía intramuscular cada 3 a 4 horas.

Estado epiléptico: Administrar lentamente un bolo intravenoso de 0.1 a 0.3 mg/kg (no mayor a 5 mg/minuto) y repetir 2 veces la dosis cada 15 minutos. La dosis máxima en infantes es de 5 mg y de 15 mg en niños mayores.

Niños mayores de 2 años y menores de 5 años: Administrar lentamente 0.2 a 0.5 mg cada 2 a 5 minutos de ser necesario aumentar hasta 5 mg.

Niños mayores de 5 años: Se recomienda administrar 1 a 10 mg cada 2 a 5 minutos. Se puede repetir esta dosificación en 2 a 4 horas en caso necesario.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: La afectación de la conciencia es bastante rápida en la intoxicación por benzodiazepinas. Es raro que se produzca coma profundo u otras manifestaciones de depresión grave de las funciones vitales del cerebro; es más frecuente el estado de adormecimiento del cual puede despertarse temporalmente al paciente tras un estímulo apropiado. Generalmente se produce cierta depresión respiratoria y el ritmo cardiaco se mantiene normal en ausencia de anoxia o hipotensión grave. Dado que la tolerancia a las benzodiazepinas se desarrolla rápidamente, la conciencia se recupera a pesar de que la concentración en sangre sea superior a la que induce el coma. En la fase de recuperación después de una sobredosificación aguda puede producirse ansiedad e insomnio, mientras que en pacientes que han sido previamente usuarios crónicos puede producirse un síndrome de abstinencia típico, posiblemente con convulsiones.

En casos de sedación excesiva puede administrarse flumazenil (antagonista selectivo de los receptores benzodiazepínicos) lentamente de 1 a 5 mg cada 20 a 30 minutos por vía intravenosa. Además se debe monitorizar los signos vitales, mantener la vía área permeable, administrar líquidos por vía intravenosa y realizar lavado gástrico tan pronto como sea posible.

PRESENTACIONES: Caja con 5 o 50 ampolletas de 2 mL.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese la caja bien cerrada, a no más de 30°C. Protéjase de la luz.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica, la cual se retendrá en la farmacia. Su uso prolongado aún a dosis terapéuticas, puede causar dependencia. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. Si no se administra todo el producto, deséchese el sobrante. No se use en el embarazo y la lactancia. No se recomienda su uso en menores de 2 años. Este medicamento puede producir somnolencia y afectar el estado de alerta, por lo que no deberá conducir vehículos automotores ni maquinaria pesada durante su uso. No se administre junto con bebidas alcohólicas.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo farmacovigilancia@cofepris.com.mx

Hecho en México por:

PSICOFARMA, S.A. de C.V.

Calz. de Tlalpan No. 4369

Col. Toriello Guerra, Deleg. Tlalpan

C.P. 14050, México, D.F.

Reg. Núm. 194M2006, SSA II

CEAR-06330022090139/RM2007