Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
MIFLONIDE Cápsulas
Marca

MIFLONIDE

Sustancias

BUDESONIDA

Forma Famacéutica y Formulación

Cápsulas

Presentación

1 Caja,1 Dispositivo,30 Cápsulas,200 µg

1 Caja,1 Dispositivo,30 Cápsulas,400 µg

1 Caja,1 Dispositivo,60 Cápsulas,400 µg

1 Caja,1 Dispositivo,60 Cápsulas,200 µg

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada CÁPSULA contiene:

Budesonida 200 o 400 µg

Excipiente, c.b.p. 1 cápsula.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Asma bronquial.

La budesonida inhalada ejerce una acción antiinflamatoria local a nivel pulmonar con efectos corticoesteroides sistémicos mínimos.

EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Bronquitis crónica obstructiva, en que la terapia con corticoesteroides es indicada.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción: La cantidad de budesonida depositada en los pulmones es rápidamente absorbida de manera completa. Inmediatamente después de la administración el pico de concentración se alcanza en el plasma. Después de la corrección de la dosis depositada en orofaringe la biodisponibilidad absoluta es de 73%. Sólo 10 a 13% de la fracción tomada o inhalada es biodisponible debido al metabolismo presistémico en el hígado.

Distribución: La unión a proteínas plasmáticas de budesonida es de 85 a 90% sobre el rango de concentración de 1 a 100 nmol. La budesonida se distribuye ampliamente en los tejidos, el volumen de distribución de budesonida es aproximadamente 183 a 301 L. En experimentos en animales las concentraciones altas se observan en bazo, glándulas linfáticas, timo, corteza adrenal, órganos reproductivos y bronquios. La budesonida cruza la barrera placentaria en el ratón. Se desconoce si la budesonida se encuentra en la leche materna posterior a la inhalación.

Metabolismo: La budesonida no se metaboliza en los pulmones. Después de la absorción la budesonida se degrada en el hígado en un número de metabolitos inactivos incluyendo el 6 ß-hidroxibudesonida y el 16 a-hidroxiprednisolona.

La ruta principal del metabolismo de la budesonida es vía el CYP3A4 y puede ser afectada por inhibidores conocidos o inductores de esta enzima.

Excreción: En un estudio con voluntarios humanos que recibieron budesonida inhalada radiomarcada (inhalador de dosis fija), aproximadamente 32% de la dosis alta se recuperó en la orina y 15% de la dosis se recuperó en las heces. Después de la inhalación, la budesonida no se detectó en la orina, donde se detectó como 16 a-hidroxiprednisolona.

La budesonida presenta un aclaramiento plasmático elevado (84 L/h) tras la administración intravenosa. La vida media de eliminación de la budesonida fue de 2.8 a 5 h.

Después de su inhalación, 32% de la dosis absorbida se elimina por orina y 15% en heces.

Farmacodinamia:

Grupo farmacoterapéutico: Glucocorticoide (ATC código R03B A02).

Budesonida es un corticoesteroide con una marcada acción tópica pero prácticamente sin acción sistémica en humanos, cuando se usa como polvo para inhalación en pacientes que se benefician con la terapia con esteroides puede llevar al control del asma dentro de 10 días posteriores al comienzo del tratamiento. El uso regular de budesonida reduce la inflamación crónica de los pulmones asmáticos; de esta manera la budesonida mejora la función pulmonar y los síntomas del asma, reduce la hiperactividad bronquial y previene las exacerbaciones asmáticas.

CONTRAINDICACIONES:

• Hipersensibilidad a la budesonida o a cualquier otro componente de la fórmula.

• Está contraindicado en pacientes con tuberculosis pulmonar activa.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Los efectos en la viabilidad del producto y la toxicidad maternal de la budesonida en ratas y su potencial teratogénico, así como los efectos en el retardo en el crecimiento y muerte fetal en conejos se han reconocido como un efecto potencial de los glucocorticoides en animales. No existe evidencia de que la budesonida ejerza algún efecto teratogénico o toxicidad reproductiva en humanos. La administración durante el embarazo debe evitarse al menos que existan razones suficientes para continuar el tratamiento. Si el tratamiento con glucocorticoides durante el embarazo no se puede evitar, se prefiere el uso de glucocorticoesteroides se prefiere por el bajo efecto sistémico comparado las dosis equipotentes antiasmáticos de glucocorticoides orales.

Lactancia: No hay información disponible sobre la presencia de budesonida en leche materna.

Efectos en la habilidad para conducir y utilizar maquinaria: No hay información disponible sobre el efecto de este medicamento en la habilidad para conducir u operar maquinaria pero es improbable que suceda dicho efecto.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: El cuadro 1 presenta las reacciones adversas clasificadas en las siguientes categorías de frecuencia: muy frecuentes (³ 1/10); frecuentes (³ 1/100, < 1/10); poco frecuentes (³ 1/1,000, < 1/100); raras (³ 1/10,000, <1/1,000); muy raras (< 1/10,000), incluidos los casos aislados.

Tabla 1

Trastornos endocrinológicos

Raros

Supresión adrenal, síndrome de Cushing, hipercorticismo, retardo en el crecimiento de niños y adolescentes.

Trastornos oftálmicos

Raros

Cataratas, glaucoma.

Trastornos del sistema inmunológico

Raros

Reacciones de hipersensibilidad, rash, urticaria, angioedema, prurito.

Trastornos psiquiátricos

Raros

Comportamiento anormal incluyendo depresión (descrita en niños).

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos

Comunes

Tos.

Raros

Broncoespasmo paradójico, candidiasis orofaríngea, disfonía, irritación de garganta.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo

Raro

Disminución de la densidad mineral ósea.

Los efectos sistémicos con los corticoesteroides inhalados pueden ocurrir particularmente a dosis altas y por periodos prolongados. Algunos posibles efectos sistémicos incluyen supresión adrenal, hipercorticismo/síndrome de Cushing, retardo en el crecimiento en niños y adolescentes disminución de la densidad mineral ósea, catarata, glaucoma y reacciones de hipersensibilidad.

En la literatura publicada se han reportado los siguientes eventos con budesonida en pacientes con EPOC en estudios clínicos a largo plazo: Hematomas en la piel y neumonía.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Se considera que la toxicidad aguda de budesonida es baja. Los datos preclínicos de estudios de toxicidad con dosis repetidas, así como estudios de sensibilización dérmica, genotoxicidad y carcinogenicidad con budesonida no revelaron riesgos específicos para los humanos a las dosis terapéuticas previstas.

Los efectos en la viabilidad de los cachorros y toxicidad materna de budesonida en ratas y su potencial teratogénico y efectos en el retraso del crecimiento y muerte fetal en conejos se ha reconocido como el potencial teratogénico de los glucocorticoides en animales. No hay evidencia que la budesonida ejerza efectos de teratogenicidad y toxicidad reproductora en humanos (ver Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia).

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: La vía principal del metabolismo de la budesonida es vía el citocromo P-450 (CYP) isoenzima 3A4 (CYP3A4). La administración concomitante de inhibidores conocidos del CYP3A4 (por ejemplo, itraconazol, ketoconazol, ritonavir, nelfinavir, amiodarona, claritromicina) pueden inhibir el metabolismo e incrementar la exposición sistémica de budesonida. Si estos productos son administrados en conjunto, la función adrenal y cortical debe monitorearse y la dosis de budesonida debe ajustarse de acuerdo a la respuesta.

La administración concomitante de inductores fuertes del CYP3A4 (por ejemplo, rifampicina) puede incrementar el metabolismo y disminuir la exposición sistémica de budesonida.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Se considera que la toxicidad aguda de budesonida es baja. Los datos preclínicos de estudios de toxicidad con dosis repetidas, así como estudios de sensibilización dérmica, genotoxicidad y carcinogenicidad con budesonida no revelaron riesgos específicos para los humanos a las dosis terapéuticas previstas.

Los efectos en la viabilidad de los cachorros y toxicidad materna de budesonida en ratas y su potencial teratogénico y efectos en el retraso del crecimiento y muerte fetal en conejos se ha reconocido como el potencial teratogénico de los glucocorticoides en animales. No hay evidencia que la budesonida ejerza efectos de teratogenicidad y toxicidad reproductora en humanos (ver Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia).

PRECAUCIONES GENERALES: Debe advertirse a los pacientes sobre la naturaleza profiláctica de la terapia con budesonida inhalada y que debe administrarse regularmente, incluso cuando se encuentren asintomáticos. La budesonida no alivia el broncoespasmo agudo ni es apropiado para el tratamiento del estado asmático u otros episodios asmáticos agudos.

Se requiere cuidado especial en pacientes con tuberculosis pulmonar latente o infecciones micóticas y virales de las vías aéreas.

Se requiere precaución al tratar a pacientes que presenten trastornos pulmonares como bronquiectasia y neumoconiosis dada la posibilidad de infecciones micóticas.

Es probable que en las exacerbaciones asmáticas haya que aumentar la dosis de MIFLONIDE® o complementar el tratamiento con un ciclo breve de corticoesteroides orales, un antibiótico (si hay infección) o ambos.

Los pacientes deben mantener siempre disponible un broncodilatador inhalado de acción corta como medicación de emergencia para los síntomas de asma aguda.

En raras ocasiones el tratamiento puede causar broncoespasmos después de ser administrado. En el caso de broncoespasmos paradójicos el tratamiento con MIFLONIDE® debe ser retirado inmediatamente y si es necesario ser reemplazado con otro tratamiento. Los broncoespasmos paradójicos responden a un broncodilatador inhalado de acción corta.

Deben de dar aviso a su médico si el asma empeora (aumenta la frecuencia de la aplicación del tratamiento broncodilatador inhalado de acción corta o síntomas respiratorios persistentes). El paciente debe ser evaluado y deberá considerarse la necesidad de aumentar la terapia antiinflamatoria, un incremento en la dosis del corticoesteroide inhalado u oral.

Se pueden presentar algunos efectos sistémicos al inhalar corticoesteroides, especialmente a dosis altas por periodos prolongados. Estos efectos se presentan con menor frecuencia que los corticoesteroides por vía oral. Entre los posibles efectos sistémicos están supresión adrenal, hipercortisismo/síndrome de Cushing’s, retraso en el crecimiento en niños y adolescentes, decremento en la densidad mineral ósea, cataratas, glaucoma y reacciones de hipersensibilidad. Por tanto es importante que la dosis inhalada de corticoesteroide se ajuste a la dosis más baja con el cual se mantenga el control eficaz.

Se recomienda sea monitoreado regularmente la estatura de los niños que reciben el tratamiento prolongado con corticoesteroides. Si su crecimiento es lento, la terapia debe ser revisada con la intención de reducir la dosis, se debe de mantener la dosis mínima efectiva para que el paciente se encuentre controlado. Además debe considerarse la posibilidad de referir al paciente con el especialista respiratorio (neumólogo). Los efectos a largo plazo de la estatura en el adulto relacionados a la reducción de la velocidad de crecimiento asociado con corticoesteroides se desconocen. El potencial de recuperar el crecimiento posterior a la descontinuación del tratamiento con esteroides inhalados no se ha estudiado adecuadamente.

Se debe tener cuidado cuando se coadministre budesonida con un potente inhibidor del CYP3A4 (por ejemplo, itraconazol, ketoconazol, ritonavir, amiodarona, clarithromicina).

Pacientes no dependientes de esteroides: El efecto terapéutico se alcanza usualmente a los 10 días. En pacientes con secreción de moco excesiva en los bronquios un régimen adicional corto (aproximadamente 2 semanas) puede darse inicialmente.

Pacientes dependientes de esteroides: Cuando se cambie de esteroides orales a budesonida, el paciente debe estar en su fase estable. Una alta dosis de budesonida se puede dar en combinación con el uso previo de esteroide oral por 10 días. Después de este periodo la dosis debe disminuirse de manera gradual (por ejemplo, 2.5 mg de prednisolona o su equivalente cada mes) al menor nivel posible. El tratamiento con esteroides sistémicos o budesonida no debe de suspenderse abruptamente pero debe retirarse lentamente.

Se debe tener especial precaución durante los primeros meses del cambio de corticoesteroides sistémicos a budesonida, para asegurar que la reserva adrenocortical sea adecuada para manejar situaciones de crisis específicas como trauma, cirugía o infecciones severas. La función del eje hipotálamo-pituitario-adrenal debe ser monitoreada regularmente. Algunos pacientes necesitan un suplemento extra de corticoesteroides bajo estas circunstancias; estos pacientes son aconsejados para traer una tarjeta de advertencia con ellos para llamar la atención de condición. La sustitución de corticoesteroides sistémicos con budesonida pueden revelar alergias previamente suprimidas por el uso de corticoesteroides sistémicos como rinitis alérgica o eccema, los pacientes pueden padecer de letárgica, dolor muscular o de articulaciones y algunas veces náuseas y vómito. Estas alergias deben ser tratadas con antihistamínicos o corticoesteroides aplicados de manera local.

Precauciones adicionales: Para prevenir la candidiasis oral, es recomendable aconsejarle al paciente que después de cada administración se enjuague la boca con agua. Si se desarrolla esta condición, en la mayoría de casos, responderá al tratamiento antimicótico tópico, sin tener que suspender el tratamiento con MIFLONIDE®.

Puede ocurrir disfonía pero este malestar es reversible y desaparece después de la interrupción o en la reducción de la dosis y/o el descanso de la voz.

Las cápsulas contienen lactosa. Este medicamento no se recomienda a pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, con deficiencia grave de lactasa o mala absorción glucosa-galactosa.

Es importante que el paciente comprenda que la cápsula de gelatina puede romperse en muy raras ocasiones y pequeños pedazos de gelatina pueden llegar a la boca o garganta después de la inhalación. Al paciente se le puede asegurar que la gelatina se suavizará en la boca y luego puede ser ingerida. La tendencia de la cápsula a romperse se minimiza al no perforar ésta más de una vez.

La cápsula debe sacarse del empaque blíster sólo inmediatamente antes de usarse.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: La dosificación deberá ajustarse de manera individual a la menor dosis requerida para mantener la terapia. La budesonida deberá administrarse regularmente todos los días. Cuando cambie el dispositivo de inhalación por otro distinto se ha de volver a ajustar la dosis de forma individual. Para reducir el riesgo de una posible infección por candida, se recomienda enjuagar bien la boca con agua y subsecuentemente escupir el agua de enjuague después de cada administración. Al enjuagar la boca se puede ayudar a prevenir la irritación de la garganta y posiblemente reducir el riesgo de efectos sistémicos.

MIFLONIDE® solo debe utilizarse con el dispositivo Aerolizer para inhalación oral.

Adultos: La dosis usual de mantenimiento es 200-400 µg dos veces al día (equivalente a 400 y 800 µg diarios).

Puede incrementarse la dosis hasta 1,600 µg al día en 2 a 4 administraciones durante exacerbaciones asmáticas, cuando el paciente sea transferido de terapia con corticoesteroides orales a terapia inhalada con budesonida, o bien, cuando se reduzca la dosis de terapia con corticoesteroides orales.

En los casos en los que se necesite una dosis inferior a 400 µg diarios administrada en dosis divididas, no se puede utilizar este producto.

Niños (6 años en adelante): La dosis usual de mantenimiento es de 200 µg dos veces al día (equivalente a 400 µg por día). La dosis diaria máxima es de 800 µg. MIFLONIDE® deberá emplearse bajo la supervisión de adultos. El uso del Aerolizer deberá depender de la capacidad del niño para utilizar el inhalador correctamente.

Si se requiere una dosis inferior a 400 µg diarios administrada en dosis divididas, no se puede utilizar este producto. MIFLONIDE® no se recomienda en niños menores de 6 años de edad ante la ausencia de experiencia clínica en este grupo de edades.

Debe mostrarse a los pacientes el uso apropiado del Aerolizer de acuerdo con las instrucciones para el usuario, para asegurar que el medicamento llegue al área pulmonar.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: La toxicidad aguda de budesonida es baja, el efecto dañino que sigue a la inhalación de grandes cantidades del medicamento puede ocasionar supresión de la función hipotalámica-pituitaria-adrenal.

PRESENTACIONES:

Cajas con 30 o 60 cápsulas con 200 o 400 µg con dispositivo para inhalación e instructivo anexo.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se use en el embarazo ni la lactancia. No se use en niños menores de seis años. Léase instructivo anexo.

Para mayor información comuníquese al Centro de Atención a Clientes de Novartis Farmacéutica S.A. de C.V., Calzada de Tlalpan Núm. 1779, Col. San Diego Churubusco, Coyoacán, C.P. 04120, teléfono 54 20 86 85, en el Interior de la República 01 800 718 54 59.

Hecho en Holanda por:

Pharmachemie B. V.

Para:

Novartis Pharma Schweiz AG

Acondicionado y/o distribuido por:

NOVARTIS FARMACÉUTICA, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 519M2002, SSA IV

093501415D0038