Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
MELBEXA Tabletas
Marca

MELBEXA

Sustancias

METFORMINA

Forma Famacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja, 15 Tabletas, 500 Miligramos

1 Caja, 15 Tabletas, 850 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 850 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 500 Miligramos

1 Caja, 40 Tabletas, 500 Miligramos

1 Caja, 40 Tabletas, 850 Miligramos

1 Caja, 60 Tabletas, 850 Miligramos

1 Caja, 60 Tabletas, 500 Miligramos

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:

Clorhidrato de metformina 500 mg y 850 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: MELBEXA® está indicado en adultos y niños mayores de 10 años para el tratamiento de diabetes mellitus tipo 2 (diabetes no insulinodependiente), especialmente en pacientes obesos, en quienes la restricción calórica y la actividad física no son suficientes para controlar los niveles plasmáticos de glucosa. También está indicado en fallas primarias y/o secundarias a otros hipoglucemiantes orales.

En adultos MELBEXA® puede utilizarse como monote­rapia o en combinación con otros agentes hipoglucemiantes. En pacientes diabéticos en tratamiento con sulfonilureas y con tendencia al aumento de peso, puede adicionarse metformina al tratamiento de base o bien sustituir las sulfonilureas por metformina.

Tanto en niños mayores de diez años como en adultos MELBEXA® puede emplearse en combinación con la administración exógena de insulina para el tratamiento de pacientes diabéticos que no responden a la terapia con agentes orales y que, por consiguiente, requieren la administración de insulina. Diversos estudios indican que con esta combinación se ha logrado un mejor control de la glucemia, así como disminución de los requerimientos de insulina.

En los pacientes con diabetes mellitus tipo 1 (dependiente de insulina), MELBEXA® puede desempeñar el papel de coadyuvante, mejorando el control metabólico, principalmente en los casos que requieren dosis de insulina mayores de 1.5 U/kg/día.

La metformina ha sido utilizada en pacientes con síndrome de ovario poliquístico debido a su efecto benéfico sobre la resistencia a la insulina. La metformina también se ha utilizado en la profilaxis de diabetes en pacientes con resistencia a la insulina y obesidad.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA: La metformina se absorbe de manera incompleta por el tubo digestivo, presentando una cinética de absorción no lineal y la biodisponibilidad es de 50 a 60%. La absorción es más lenta que la eliminación y se lleva a cabo durante las 6 horas siguientes a la ingestión en la porción proximal del intestino delgado. Las concentraciones plasmáticas máximas son alrededor de 2 mg y se alcanzan después de 2 horas.

La metformina no se une a proteínas plasmáticas. La vida media de eliminación plasmática varía de 1.5 a 4.5 hrs. y la excreción urinaria es de 8.9 a 19 hrs. La eliminación se lleva a cabo en los riñones por filtración glomerular y secreción tubular activa. Después de la administración oral de 500 mg de metformina, 50% se recupera en la orina y 27% en las heces.

La distribución de la metformina es rápida, pero se torna lenta cuando se transfiere a los compartimientos profundos. Los valores promedio para el volumen aparente de distribución varían de 63 a 276 L. La metformina se acumula en las paredes del esófago, estómago, duodeno, glándulas salivales y riñones.

Las concentraciones plasmáticas estables, después de dosis múltiples, se alcanzan entre las 24 y 48 hrs. y son generalmente menores a 1 mcg/ml; aun con dosis máximas las concentraciones plasmáticas de metformina no exceden los 4 mcg/ml.

En niños después de dosis repetidas de metformina por 7 días, la máxima concentración plasmática y el área bajo la curva son menores del 33 y 44% respectivamente, en comparación con los valores encontrados en pacientes adultos después de dosis repetidas por 14 días. Debido a que la dosis se ajusta de acuerdo a la glucemia, estos datos tienen relevancia clínica limitada.

La vida media se alarga en pacientes con insuficiencia renal en relación con la depuración de creatinina. La ingesta concomitante de alimentos puede disminuir levemente la absorción de la metformina.

No hay datos acerca de la excreción en la leche materna o de la transferencia placentaria.

La metformina es una biguanida considerada como un agente antihiperglucemiante y no un fármaco hipoglucemiante, ya que reduce la concentración de glucosa sanguínea tanto basal como postprandial, sin incrementar la secreción de insulina. En pacientes diabéticos, metformina redu­ce la glucosa sanguínea en ayuno y mejora la tolerancia a la glucosa, mientras que a diferencia de las sulfonilureas no causa una reducción de los nive­les de la glucosa en sujetos normoglucémicos. Algunos, pero no todos, los procesos que explican esta acción son disminución de la producción de glucosa mediante la reducción de la gluconeogénesis y la glucogenolísis, en el músculo aumenta la sensibilidad a la insulina mejorando así la captación y la utilización de la glucosa e inhibición de la absorción intestinal de glucosa.

La metformina puede potenciar la acción de la insulina ya sea incrementando la unión a los receptores y/o por actividad postreceptor, mejorando la capacidad de los transportadores de glucosa en las membranas celulares.

Además de disminuir la glucosa sanguínea, la metformina tiene efectos favorables en el metabolismo de lípidos tanto en diabéticos como en no diabéticos. Se ha demostrado reducción de lípidos incluyendo triglicéridos plasmáticos, lipoproteínas de baja densidad (LDL) y colesterol total, sin afectar las lipoproteínas de alta densidad (HDL).

El espectro de acción de la metformina hace el tratamiento particularmente adecuado para pacientes con resistencia a la insulina o diabéticos no insulinodependientes con sobrepeso u obesidad, en quienes la hiperglucemia es generalmente causada por resistencia periférica a la insulina y en quienes se asocian trastornos de hiperlipoproteinemias.

CONTRAINDICACIONES: Pacientes con hipersensibilidad o alergia conocida a la metformina. Pacientes con complicaciones agudas de la diabetes como cetoacidosis (con o sin coma) o estado hiperosmolar. En insuficiencia renal (depuración de creatinina < 60 ml/min), o en condiciones agudas que potencialmente afecten la función renal como: deshidratación, infección severa, choque, infarto agudo del miocardio y procedimientos diagnósticos que pudieran conducir a una oliguria funcional temporal tales como pielografía o angiografía intravenosa. En insuficiencia cardiaca o respiratoria severa. En insuficiencia hepática o alcoholismo.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: La hiperglucemia se asocia a una incidencia mayor de anormalidades congénitas. La metformina se clasifica en categoría B en riesgo prenatal. Datos preclínicos indican que la metformina no tiene efectos nocivos sobre el desarrollo fetal y embrionario. Las pacientes previamente tratadas con metformina, pueden tratarse con insulina durante el embarazo.

La metformina es secretada con la leche materna, pero no se detectan niveles plasmáticos de este producto en los lactantes.

El uso de este producto en el embarazo y lactancia queda bajo el criterio del médico.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

La frecuencia de reacciones adversas que pueden ocurrir con el uso de MELBEXA® se define de la siguiente manera:

Muy común > 1/10, común < 1/10 y > 1/100, poco común < 1/100 y > 1/1,000, raro < 1,100/ y > 1/10,000 y muy raro < 1/10,000.

Las siguientes reacciones adversas pueden ocurrir bajo el tratamiento con MELBEXA®.

Alteraciones en el metabolismo: Hipoglucemia.

Poco comunes: crisis de porfiria hepática cutánea.

Muy raras: acidosis láctica, disminución de la absorción de vitamina B12 con disminución de los niveles séricos con el uso prolongado de metformina. Se debe considerar esta etiología en pacientes que presentan anemia megaloblástica.

Sistema nervioso:

Común: alteraciones del gusto.

Sistema hematológico:

Rara: leucopenia y trombocitopenia.

Muy rara: anemia hemolítica, aplasia de médula ósea, agranulocitosis y pancitopenia.

Gastrointestinal:

Muy comunes: náusea, vómito, diarrea, dolor abdominal y pérdida del apetito. Estas reacciones adversas ocurren con mayor frecuencia cuando se inicia el tratamiento y se resuelven espontáneamente en la mayoría de los casos. Para prevenirlos, se recomienda que la metformina se tome en dos o tres dosis diarias. Un incremento gradual de la dosis también puede mejorar la tolerabilidad gastrointestinal.

Hepáticos:

Muy raras: alteraciones en las pruebas de función hepática o hepatitis, las cuales se resuelven con la descontinuación del tratamiento.

Renales:

Poco común: elevación moderada de creatinina y urea séricas.

Muy rara: hiponatremia.

Piel y anexos:

Raras: urticaria y rash maculopapular.

Muy raras: angitis alérgica cutánea, eritema multiforme, dermatitis exfoliativa, fotosensibilidad y urticaria. Pueden ocurrir reacciones cruzadas con sulfonamidas o sus derivados.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Los estudios preclínicos llevados a cabo con este fin no mostraron evidencias de este tipo.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: La metformina potencializa el efecto de los an­­­ticoagulantes orales y de los fibrinolíticos. Se ha reportado que la tasa de eliminación del anticoagulante, fenprocumon, se incrementa en un 20% cuando se usa concurrentemente con metformina. Por lo tanto, los pacientes que están recibiendo fenoprocoumon u otras anticoagulantes antivitamina K deben ser observado cuidadosamente cuando se administran ambos medicamentos simultáneamente. En tales casos, puede ocurrir un incremento importante del tiempo de protrombina con el retiro de la terapia de metformina, con un incremento en el riesgo de hemorragia.

El alcohol potencia los efectos antihiperglucemiantes e hiperlactagenémicos de metformina. Además, la intoxicación aguda con alcohol incrementa el riesgo de acidosis láctica particularmente en los casos de ayuno o desnutrición.

Glucocorticoides, agonistas beta-2, diuréticos, anticonceptivos orales (estrógeno más progesterona) y ácido nicotínico tienen actividad hiperglucemiante intrínseca, se recomienda ajustar las dosis de la terapia antidiabética.

La cimetidina incrementa las concentraciones plasmáticas de metformina.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Se han reportado casos aislados de alteraciones en las pruebas de función hepática que se resuelven con la descontinuación del tratamiento.

En casos aislados, puede haber mala absorción de vitamina B12 que pude llevar al desarrollo de anemia megaloblástica.

PRECAUCIONES GENERALES: El cuidado en la selección de los pacientes es importante. Es imperativo que exista una atención rígida a la dieta y que la dosis se ajuste con cuidado. No suele ocurrir hipoglucemia asociada a la terapia con metformina, excepto en los casos de consumo calórico inadecuado, ejercicio extenuante y terapia simultánea con otros fármacos hipoglucemiantes. Cuando MELBEXA® es combinada con una sulfonilurea, se debe instruir al paciente sobre las reacciones hipoglucémicas y sobre su control, siendo necesario realizar exámenes regularmente.

Se recomienda monitorear la función renal al inicio del tratamiento con MELBEXA® y al menos una vez por año, con especial cuidado en pacientes ancianos.

Existen varios informes relacionados con el uso de biguanidas como un factor que puede propiciar la aparición de acidosis láctica. La incidencia de acidosis láctica puede reducirse si se evitan otros factores de riesgo como cetoacidosis, ayuno prolongado o consumo excesivo de alcohol, además de evitar su uso en pacientes con insuficiencia cardiaca, renal y hepática, enfermedades vasculares isquémicas, insuficiencia respiratoria, infarto agudo del miocardio y otras enfermedades caracterizadas por hipoxemia.

El uso de MELBEXA® debe descontinuarse antes o durante pruebas que requieran la administración intravenosa de medios de contraste con yodo, y restituir el tratamiento 48 horas después si se corroboró que la función renal está normal.

Se debe tener precaución en pacientes después de un uso prolongado de metformina ya que puede observarse una disminución de la absorción y los niveles plasmáticos de vitamina B12. Se debe considerar esta etiología en pacientes con anemia megaloblástica.

No se recomienda su uso en niños menores de 10 años.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Vía de administración: Oral.

Adultos: La dosis diaria y la forma de administración se recomendará por el mé­dico tratante, dependiendo del estado metabólico del paciente. Los esquemas de do­sificación usuales con­sideran como dosis inicial 500 mg dos veces al día u 850 mg una vez al día, administrados con los alimentos. Cuando se utiliza la tableta de 500 mg, la dosis puede ser ajustada con intervalos de una semana, de acuerdo al efecto sobre la glucemia.

En los casos en que se usa la tableta de 850 mg, la dosis puede ser ajustada cada dos semanas.

La dosis máxima recomendada de metformina es de 3,000 mg al día.

En pacientes ancianos la dosis de metformina debe ajustarse basándose en la función renal.

Niños: La dosis inicial recomendada de metformina para niños de 10 a 16 años, es 500 mg dos veces al día, administrados con los alimentos. La dosis se puede aumentar cada semana en 500 mg. La dosificación máxima recomendada es de 2,000 mg/día, en 2 a 3 dosis divididas.

Esquema de dosificación para MELBEXA® 500 mg:

Número de tabletas/día

Desayuno

Comida

Cena

1

1

0

0

2

1

0

1

3

2

0

1

4

2

0

2

5

2

1

2

Esquema de dosificación para MELBEXA® 850 mg:

Número de tabletas/día

Desayuno

Comida

Cena

1

1

0

0

2

1

0

1

3

1

1

1

Al cabo de 10 a 15 días, adaptar la posología en función de los resultados biológicos.

En diabéticos insulinodependientes (tipo I): MELBEXA® no sustituye a la insulina. Sin embargo, la administración conjunta con esta última permite reducir la dosis de insulina y obtener una mejor estabilización de la glucemia. La medición de la glucemia capilar permite una adaptación cotidiana de la posología con insulina.

Si la dosis de insulina es inferior a 40 unidades, MELBEXA® se administra con la posología habitual y de acuerdo al control metabólico individual. Simultáneamente, se reduce la insulina de dos a cuatro unidades cada dos días.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: Existen reportes escasos de sobredosis con metformina. La manifestación importante corresponde a la acidosis láctica. En casos de sobredosificación se recomienda lavado gástrico y medidas de apoyo de acuerdo con la sintomatología. El método más efectivo para la eliminación de metformina y lactato es la hemodiálisis.

En comparación con las sulfonilureas, la sobredosis de biguanidas no causa hipoglucemia. Sin embargo, la hipoglucemia se puede presentar si se están administrando otros hipoglucemiantes concomitantemente o se ha ingerido­ alcohol.

PRESENTACIONES:

Caja con 15, 30, 40 o 60 tabletas de 500 mg.

Caja con 15, 30, 40 o 60 tabletas de 850 mg.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a no más de 30°C.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se use en menores de 10 años. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo y la lactancia.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx y
farmacovigilancia@ifa.com.mx

Hecho en México por:

INVESTIGACION FARMACEUTICA, S. A. de C. V.

Calle 13 Este No. 5, CIVAC CP. 62500, Jiutepec, Morelos, México

Reg. Núm. 531M2000, SSA IV