Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
KENDOLIT Solución inyectable
Marca

KENDOLIT

Sustancias

KETOROLACO

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

1 Caja,3 Ampolleta(s),1 ml,30 mg

FORMA FARMACÉUTICA nuevo anafam.jpg
Y FORMULACIÓN:

Cada ampolleta de SOLUCIÓN INYECTABLE contiene:

Ketorolaco trometamina 30 mg

Vehículo, c.b.p. 1 ml.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Antiinflamatorio no esteroideo, indicado para el tratamiento del dolor a corto plazo. Administrado por vía intramuscular o intravenosa, no se deben rebasar 4 días de tratamiento.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS: El ketorolaco trometamina es un antiinflamatorio no esteroideo con importante actividad analgésica y antiinflamatoria, pero antipirética débil.

Su mecanismo de acción consiste en la inhibición de la ciclooxigenasa y, por tanto, de la síntesis de prostaglandinas, sin tener efecto alguno sobre los receptores de los opiáceos.

En los animales, no afecta de forma importante al sistema nervioso central y carece de efectos sedantes y ansiolíticos. Por otra parte, no tiene efectos intrínsecos sobre la función respiratoria y no potencia la sedación ni la depresión respiratoria ocasionada por los opiáceos.

Absorción:

Inyección intramuscular: El ketorolaco se absorbe rápida y completamente después de la administración I.M. de una dosis única de 10 mg en voluntarios sanos jóvenes. Después de una dosis única de 30 mg, a los 50 minutos se alcanzó la concentración plasmática máxima, entre 2.2 y 3 µg/ml.

Inyección intravenosa: La aplicación en bolo intravenoso de una dosis única de 10 mg en voluntarios sanos jóvenes dio como resultado una concentración plasmática máxima media de 2.4 µg/ml después de 5.4 minutos.

Infusión intravenosa: Después de haber terminado de pasar por vía I.V. la dosis inicial de 30 mg en voluntarios sanos jóvenes, la concentración plasmática máxima se alcanza a los 5 minutos. Si posteriormente administran 5 mg/h en infusión continua, se mantienen concentraciones plasmáticas similares a las que se consiguen cuando se administran 30 mg cada 6 horas.

Distribución: En voluntarios sanos jóvenes, la farmacocinética del ketorolaco es lineal tanto cuanto se administra el fármaco por vía I.V. o I.M., en dosis única o múltiple.

Se une a las proteínas plasmáticas en más de 99%, siendo independiente el grado de fijación a la concentración del fármaco. Debido a que ketorolaco es un fármaco muy potente y alcanza concentraciones plasmáticas bajas, no es de esperarse que desplace de forma importante a otros fármacos unidos a las proteínas plasmáticas.

Noventa y seis por ciento del fármaco circula como ketorolaco o su metabolito inactivo p-hidroxiketorolaco.

Eliminación: El ketorolaco es ampliamente metabolizado en el hígado, conjugándose con ácido glucurónico, así como sufrir una p-hidroxilación.

Tanto el ketorolaco como sus metabolitos se eliminan fundamentalmente por vía renal, recuperándose en la orina 90% (60% en forma de ketorolaco inalterado y 40%, aproximadamente, en forma de metabolitos). Alrededor de 6% de la dosis administrada se elimina con las heces.

Ancianos: En personas mayores de 50 años, la vida media plasmática de ketorolaco, que normalmente es de 5.3 horas (intervalo 2.4-9.2 horas) por término medio, está prolongada hasta 7 horas (intervalo 4.3-8.6 horas), con una depuración plasmática total reducida.

Insuficiencia renal: La eliminación del ketorolaco está disminuida en pacientes con insuficiencia renal, alargándose su vida media plasmática terminal, tardándose más en alcanzar la concentración máxima.

CONTRAINDICACIONES: Como todos los AINEs, ketorolaco está contraindicado en pacientes con antecedentes o presencia de úlcera gastroduodenal activa, hemorragia digestiva o perforación gastrointestinal reciente.

En pacientes con insuficiencia renal moderada o grave, con cifras de creatinina sérica mayores de 442 µmol/L, o con riesgo de insuficiencia renal por hipovolemia o deshidratación. Está contraindicado su uso durante el embarazo y parto.

Así mismo, en pacientes con hipersensibilidad al ketorolaco o a otros AINEs, con antecedentes de alergia al ácido acetilsalicílico o a otros inhibidores de la síntesis de prostaglandinas. O bien, en aquellos pacientes con tratamientos de ácido acetilsalicílico u otros AINEs.

Debido a que ketorolaco inhibe la agregación plaquetaria, está contraindicado en pacientes con hemorragia cerebral probable o confirmada, pacientes sometidos a cirugía con riesgo importante de hemorragias y pacientes con trastornos de la coagulación.

Debido a su contenido de alcohol, ketorolaco está contraindicado para su administración epidural o intratecal. Así como, su uso en asociación con pentoxifilina.

No debe administrarse a niños menores de 3 años ni durante el postoperatorio de una amigdalectomía.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Debido a que ketorolaco inhibe la síntesis de prostaglandinas, no se recomienda su uso durante el embarazo o el parto, debido a que puede perjudicar la circulación fetal e inhibir las contracciones uterinas.

En estudios efectuados en animales no se han observado efectos teratogénicos. Atraviesa la barrera placentaria y se ha detectado, aunque en pequeñas concentraciones, en la leche materna.

Su uso durante el embarazo y lactancia queda bajo evaluación, criterio y responsabilidad de quien lo prescribe.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Los pacientes tratados con ketorolaco pueden presentar los siguientes efectos secundarios:

Tubo digestivo: Molestias y dolor abdominales, estreñimiento, anorexia, dispepsia, eructos, flatulencia, sensación de plenitud, vómito, diarrea, dolor gástrico, hemorragia digestiva, hematemesis, náuseas, esofagitis, pancreatitis, úlcera gastroduodenal, perforación gástrica o intestinal, estomatitis, rectorragia y melena.

Aparato urinario: Dolor en fosa renal con o sin hematuria, insuficiencia renal aguda, síndrome hemolítico urémico, hiponatremia, hiperpotasemia, polaquiuria, retención urinaria, síndrome nefrótico, nefritis intersticial, oliguria y elevación de las cifras de urea y creatinina en sangre.

Sistema nervioso central: Sueños anormales, alteración del pensamiento, meningitis aséptica, convulsiones, ansiedad, depresión, somnolencia, mareo, euforia, polidipsia, sequedad de boca, alucinaciones, cefalea, hipercinesia, falta de concentración, nerviosismo, insomnio, reacciones psicóticas, aumento de la sudoración, vértigo, parestesias y mialgias.

Aparato respiratorio: Disnea, asma bronquial y edema pulmonar.

Aparato cardiovascular: Palidez, palpitaciones, disena, bradicardia, hipotensión e hipertensión arterial y dolor torácico.

Aparato hepatobiliar: Alteración de las pruebas funcionales hepáticas, ictericia colestásica, hepatitis e insuficiencia hepática.

Piel: Dermatitis exfoliativa, prurito, urticaria, exantema maculopapular, síndrome de Lyell y síndrome de Stevens-Johnson.

Reacciones de hipersensibilidad: Eritema facial, exantema, broncospasmo, hipotensión arterial, edema laríngeo, angioedema, anafilaxia y reacciones anafilactoides, pudiendo ser estas últimas mortales.

Reacciones hematológicas: Epistaxis, hematomas, hemorragias postquirúrgicas y prolongación del tiempo de sangrado.

Órganos de los sentidos: Alteraciones de la vista, acúfenos, hipoacusia y disgeusia.

Otros efectos secundarios: Astenia, edema, fiebre, aumento de peso y dolor en el punto de inyección.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: No se conocen informes sobre tumorogenicidad ni mutagenicidad, así como tampoco se demostró potencial teratogénico.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Puede aumentarse el riesgo de efectos secundarios graves de ketorolaco, si se asocia su administración con la de otros AINEs.

Cuando se asocia con pentoxifilina, aumenta el riesgo de hemorragias.

Asociado al probenecid, disminuye la depuración plasmática del ketorolaco.

Si se asocia con metotrexato, puede incrementarse la toxicidad de éste al disminuir su depuración.

Asociado con litio puede incrementarse la concentración del mismo. Aunque no se ha demostrado interacción importante alguna, no se recomienda la asociación entre ketorolaco y warfarina o heparina.

Ketorolaco, administrado por vía parenteral, disminuye en 20% la respuesta diurética a la furosemida, por lo que se recomienda tomar precauciones en pacientes con insuficiencia cardiaca.

Como ocurre con todos los AINEs, cuando se administra conjuntamente con inhibidores de la ECA, aumenta el riesgo de insuficiencia renal.

Administrado con opiodes para aliviar el dolor posoperatorio, se reducen las necesidades de analgesia.

El ketorolaco no tiene efectos adictivos ni causa síntomas de abstinencia al ser suspendido bruscamente el tratamiento.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Debido a sus efectos sobre el sistema renal, puede observarse elevaciones en las concentraciones del nitrógeno ureico y de la creatinina sérica, no recomendándose el uso de ketorolaco en pacientes con concentraciones de creatinina sérica por encima de 5 mg/dl.

Por su efecto sobre la agregación plaquetaria, pueden alterarse las pruebas de coagulación.

Como con otros AINEs, pueden observarse elevaciones en las pruebas de funcionamiento hepático en menos de 1% de los pacientes, que obligan a descontinuar el tratamiento.

PRECAUCIONES GENERALES:

Aparato digestivo: En pacientes sin sintomatología previa puede presentarse alguna de estas complicaciones digestivas antes mencionadas, debido a que, ketorolaco puede lesionar la mucosa gastroduodenal.

Este riesgo es mayor en ancianos y en pacientes debilitados, incrementando la incidencia y la gravedad de las mismas, de acuerdo al aumento de la dosis y la duración del tratamiento.

Riñones: Como ocurre con otros AINEs, ketorolaco al ser un potente inhibidor de la síntesis de prostaglandinas, debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia renal o antecedentes de nefropatía.

Se han observado casos de toxicidad renal en pacientes hipovolémicos con reducción del flujo sanguíneo renal, en los que las prostaglandinas renales son importantes para mantener la perfusión en el riñón.

Los pacientes con mayor riesgo de padecer esta complicación son los que ya presentan un deterioro de la función renal, hipovolemia, insuficiencia cardiaca o insuficiencia hepática, así como los ancianos y los que están con tratamiento diurético. Si se presenta esta complicación, después de suspender el tratamiento con ketorolaco, la función renal suele regresar a sus valores previos.

Reacciones anafilácticas: Reacciones de anafilaxia, broncospasmo, eritema facial, exantema, edema laríngeo, angioedema e hipertensión arterial pueden presentarse tanto en pacientes con antecedentes como sin antecedentes de hipersensibilidad al ketorolaco, al ácido acetilsalicílico o a otros AINEs.

También pueden presentarse estas reacciones adversas en pacientes con antecedentes de angioedema, asma bronquial y pólipos nasales.

Debido a que algunas de estas reacciones anafilactoides pueden ser mortales, hay que extremar las precauciones si se usa ketorolaco en pacientes con estos antecedentes.

Efectos hematológicos: Ketorolaco inhibe la agregación plaquetaria, disminuye la concentración de tromboxano y alarga el tiempo de sangrado, pero a diferencia de la acción prolongada del ácido acetilsalicílico, la función plaquetaria regresa a la normalidad, 24 a 48 horas después de suspendido el tratamiento.

Por todo ello hay que usarlo con extrema precaución en pacientes con trastornos de la coagulación, que están con tratamiento anticoagulante o que se han sometido a cirugías, ya que también se han observado hematomas postquirúrgicos y hemorragias de las heridas quirúrgicas. De ahí que hay que tener presente este riesgo de hemorragias en pacientes donde la hemostasia es esencial, como los procedimientos de resección prostática, amigdalectomía y cirugía estética.

Ancianos: En general, los pacientes mayores de 65 años son más propensos a presentar algún evento adverso, de ahí que se recomiende utilizar las dosis más bajas de ketorolaco.

Retención de líquidos: En pacientes con hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca u otros padecimientos cardiovasculares, hay que llevar un buen control de líquidos, ya que se han observado casos de retención hídrica, hipertensión arterial y edemas cuando fueron tratados con ketorolaco.

Capacidad para manejar vehículos y máquinas: En algunos pacientes se puede presentar somnolencia, mareo, vértigo, insomnio o depresión durante el tratamiento.

El ketorolaco no debe ser usado concomitantemente con otros AINEs.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: I.M. o I.V.

Adultos:

Administración I.M.:

Menores de 65 años: 10 a 60 mg, dependiendo de la intensidad del dolor.

Mayores de 65 años o pacientes con insuficiencia renal: 10 a 30 mg.

Administración I.V.:

Menores de 65 años: 10 a 30 mg.

Mayores de 65 años o con insuficiencia renal: 10 a 15 mg.

Niños mayores de 3 años:

Administración I.M.: 1 mg por kilogramo de peso.

Administración I.V.: 0.5 a 1 mg por kilogramo de peso.

Dosis múltiples I.M. o I.V.: Aunque la dosis debe ajustarse en cada paciente dependiendo de la intensidad del dolor, de la respuesta al tratamiento y de que la duración máxima del tratamiento debe ser de 4 días en el adulto y 2 días en los niños mayores de 3 años, como norma general, se recomiendan las siguientes pautas terapéuticas.

Adultos:

Menores de 65 años:

Administración I.M.: 10 a 30 mg cada 4 a 6 horas, sin rebasar la dosis máxima diaria de 120 mg.

Administración I.V.:

Inyección en "bolo": 10 a 30 mg, inyectados en no menos de 15 segundos, cada 6 horas, sin rebasar la dosis máxima diaria de 120 mg.

Infusión continua: Iniciar con una dosis de 30 mg y continuar con una infusión de aproximadamente 5 mg/hora, durante 24 horas máximo, sin rebasar los 120 mg al día.

Mayores de 65 años o pacientes con insuficiencia renal:

Administración I.M.: 10 a 15 mg cada 4 a 6 horas, sin rebasar la dosis máxima diaria, que en estos pacientes es de 60 mg.

Administración I.V.: Inyección en “bolo”: 10 a 15 mg cada 6 horas, inyectados lentamente, en no menos de 15 segundos, sin rebasar la dosis de 60 mg al día. Debido a la falta de experiencia y datos existentes en este grupo de pacientes, no se recomienda la infusión continua.

Niños mayores de 3 años:

Administración I.M.: No se recomienda esta vía por ser muy dolorosa.

Administración I.V.: 0.5 a 1 mg por kilogramo de peso, seguida de 0.5 mg por kilogramo cada 6 horas.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: Se han descrito los siguientes síntomas en pacientes que recibieron una sobredosis de ketorolaco: naúseas, vómitos, hiperventilación, úlcera gastroduodenal, gastritis erosiva y daño renal que desaparecieron después de retirar el medicamento.

La diálisis no resulta efectiva para depurar el ketorolaco y se ha observado la aparición de acidosis metabólica después de la sobredosificación intencional.

PRESENTACIONES: Caja con 3 ampolletas con 30 mg/1 ml.

También disponibles como Genérico Intercambiable logo GI.jpg .

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. Protéjase de la luz.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Si no se administra todo el producto, deséchese el sobrante. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. La administración parenteral en niños no debe exceder de 2 días. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo, lactancia ni en niños menores de 3 años. Léase instructivo anexo. Literatura exclusiva para médicos.

LABORATORIOS KENDRICK, S. A.

Reg. Núm. 193M2003, SSA IV