Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
HALDOL DECANOAS Solución inyectable
Marca

HALDOL DECANOAS

Sustancias

HALOPERIDOL

Forma Farmacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

1 Caja,1 Ampolleta(s),1 ml,

1 Caja,5 Ampolleta(s),1 ml,

1 Caja,5 Ampolleta(s),3 ml,

1 Caja,1 Ampolleta(s),3 ml,

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada ampolleta contiene:

Decanoato de haloperidol 70.52 mg
equivalente a 50.00 mg
de haloperidol

Vehículo, c.b.p. 1 ml.

Cada ampolleta contiene:

Decanoato de haloperidol 211.56 mg
equivalente a 150.00 mg
de haloperidol

Vehículo, c.b.p. 3 ml.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: HALDOL® DECANOAS está indicado como tratamiento de mantenimiento de la esquizofrenia crónica y otras psicosis. También se indica en el tratamiento de otros problemas mentales o de conducta, donde la alteración psicomotora requiere tratamiento de mantenimiento.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacodinamia:

HALDOL® DECANOAS es un éster del haloperidol y el ácido decanoico, y por ello, un neuroléptico de depósito perteneciente al grupo de las butirofenonas. Tras la inyección I.M., el HALDOL® DECANOAS es liberado gradualmente desde el tejido muscular e hidrolizado lentamente en haloperidol libre, el cual entra a la circulación sistémica.

HALDOL® DECANOAS es un potente antagonista de la dopamina, con un efecto neuroléptico muy potente.

En el cerebro, el HALDOL® DECANOAS tiene una acción incisiva en los delirios y alucinaciones (probablemente a través de la interacción con los receptores de dopamina en los tejidos mesocortical y límbico) y un efecto inhibitorio a través de su actividad en los ganglios basales, por ejemplo: vias nigroestriatales, lo que también subyace en los efectos secundarios motores extrapiramidales (distonía, acatisia y parkinsonismo).

HALDOL® DECANOAS presenta una efectiva acción sedante psicomotora, lo que explica el efecto favorable en la manía y otros síndromes con agitación.

Tiene un efecto resocializador en los pacientes emocionalmente retraídos.

Los efectos antidopaminérgicos periféricos explican la actividad contra la náusea y el vómito (vía quimiorreceptores en la zona desencadenante), el relajamiento de los esfínteres gastrointestinales y el incremento en la liberación de la prolactina (a través de la inhibición de la actividad del factor inhibidor de la prolactina, en la adenohipófisis).

Farmacocinética:

Absorción: La administración de HALDOL® DECANOAS como un depósito en inyección I.M. resulta en una lenta y sostenida liberación de haloperidol libre. Las concentraciones plasmáticas se incrementan gradualmente, por lo general el pico se alcanza de 3 a 9 días después de la inyección. La farmacocinética del decanoato de haloperidol tras la inyección I.M. está relacionada con la dosis. La relación entre la dosis y el nivel plasmático de haloperidol es lineal para dosis por debajo de 450 mg.

Distribución: HALDOL® DECANOAS cruza fácilmente la barrera hematoencefálica. La unión plasmática a las proteínas es de 92%.

Metabolismo: HALDOL® DECANOAS es metabolizado por diversas vías, incluyendo el sistema enzimático del citocromo P-450 (particularmente CYP3A4 o CYP206) y glucuronidación.

Eliminación: Tras alcanzar el pico de concentración plasmática, los niveles caen con una aparente vida media de aproximadamente de 3 semanas.

HALDOL® DECANOAS es excretado en la orina (40%) y en las heces (60%). Alrededor de 1% de la dosis es excretado sin cambios en la orina.

Farmacocinética de dosis múltiples: Los niveles en plasma estables se alcanzan en 2 a 4 meses en los pacientes que reciben inyecciones mensuales.

Concentraciones terapéuticas: Se ha sugerido que una concentración plasmática de haloperidol entre 4 µg/L a un límite superior de 20 a 25 µg/L es la requerida para obtener una respuesta terapéutica.

CONTRAINDICACIONES: Estado comatoso, depresión del sistema nervioso central debido al alcohol y otros fármacos depresores, enfermedad de Parkinson, hipersensibilidad conocida a HALDOL, lesión de los ganglios basales.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Se han demostrado efectos extrapiramidales reversibles en neonatos con exposición in utero a haloperidol durante el último trimestre del embarazo.

Se han observado efectos teratogénicos en animales de experimentación (véase Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad).

No se ha mostrado un aumento significativo de anomalías fetales en estudios con HALDOL® DECANOAS en grandes poblaciones. Se han reportado casos aislados de defectos congénitos después de la exposición fetal a HALDOL® DECANOAS, más en combinación con otros fármacos. HALDOL® DECANOAS sólo deberá usarse durante el embarazo si los beneficios anticipados justifican los riesgos potenciales para el feto.

HALDOL® DECANOAS se excreta en la leche materna. Si se considera esencial el uso de HALDOL® DECANOAS se deberán evaluar los beneficios de la lactancia contra los riesgos potenciales.

Se han observado síntomas extrapiramidales en niños con alimentación al pecho en mujeres tratadas con HALDOL® DECANOAS.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Los eventos adversos reportados en estudios clínicos con decanoato de haloperidol fueron:

Incidencia ³ 1%:

SNC: Trastorno extrapiramidal, temblor, parkinsonismo, somnolencia, facies acartonada (facies parkinsoniana), acatisia, sedación.

Gastrointestinales: Boca seca, constipación, hipersecreción salival.

Musculosqueléticas: Rigidez muscular.

Reproductivos: Disfunción sexual.

En el sitio de aplicación: Reacción local.

Generales: Incremento ponderal.

Incidencia < 1%:

SNC: Acinesia, discinesia, movimientos oculogiros, hipertonía, distonía, rigidez en rueda dentada.

Oftálmicos: Visión borrosa, alteraciones visuales.

Cardiacos: Taquicardia.

Las siguientes reacciones adversas han sido descritas en estudios clínicos con otras formulaciones de haloperidol:

Endocrino: Hiperprolactinemia.

SNC: Síndrome neuroléptico maligno, discinesia tardía, bradicinesia, mareo.

Vasculares: Hipotensión.

Reproductivos: Amenorrea, galactorrea, alteraciones menstruales, disfunción eréctil.

Los eventos adversos reportados en la información posmarketing, de acuerdo con su frecuencia, fueron:

Muy comunes (³ 1/10): Ninguno.

Comunes (³ 1/100 a < 1/10): Ninguno.

Poco comunes (³ 1/1,000 a < 1/100): Ninguno.

Raros (³ 1/10,000 a < 1/1,000): Ninguno.

Muy raros (< 1/10,000, incluyendo reportes aislados): agranulocitosis, pancitopenia, trombocitopenia, leucopenia, neutropenia. Reacciones anafilácticas y de hipersensibilidad. Secreción inapropiada de hormona antidiurética, hipoglucemia, trastorno psicótico, agitación, estado confusional, depresión, insomnio. Convulsiones, cefalea. Torsade de pointes (taquicardia ventricular polimorfa), fibrilación ventricular, taquicardia ventricular, extrasístoles. Broncoespasmo, laringoespasmo, edema laríngeo, disnea. Vómito, náusea, falla hepática aguda, colestasis hepática, ictericia, pruebas de funcionamiento hepático anormales. Vasculitis Ieucoclástica, dermatitis exfoliativa, urticaria, fotosensibilidad, rash, prurito, hiperhidrosis. Retención urinaria, priapismo y ginecomastia. Muerte súbita, edema facial, hipotermia e hipertermia. Prolongación del intervalo QT y disminución ponderal.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Ninguno de los datos en estudios preclínicos revela riesgo para su uso en humanos, basado en estudios convencionales de tolerabilidad local, toxicidad a dosis repetidas, genotoxicidad y carcinogenicidad. En roedores, la administración de haloperidol mostró reducción en la fertilidad y teratogenicidad limitada así como efectos embriotóxicos. Diversas pruebas in vitro e in-vivo mostraron que el Haloperidol no tiene efecto relevante alguno sobre la mutagenicidad. Los estudios a corto plazo en ratas (6-12 meses) no mostraron potencial carcinogénico. Tampoco se observó un incremento en el potencial de generación de tumores en los estudios a largo plazo (18 a 24 meses) en ratas, a dosis mayores de 50 mg/kg/día; sin embargo, en las hembras hubo un incremento en la frecuencia de los tumores mamarios y de adenomas de la glándula pituitaria, así como un incremento general en las neoplasias a dosis medias y altas 6.3 y 25 mg/kg/día, respectivamente). Los tumores mamarios podrían deberse al incremento en las concentraciones séricas de prolactina. Numerosos antipsicóticos pueden causar hiperprolactinemia en humanos. En los roedores, la administración de haloperidol mostró efectos teratogénicos (paladar hendido a 5 mg/kg), cambios en la osificación (0.5 mg/kg) y embriotoxicidad (0.5 mg/kg/día). Posterior a la administración de haloperidol, la fertilidad en los roedores hembra disminuyó, probablemente por el efecto sedante del componente.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Se debe tener precaución cuando se administra haloperidol con medicamentos que prolonguen el intervalo QT.

El haloperidol es metabolizado por varias vías, incluyendo la glucuronidación y el sistema de enzimas del citocromo P-450 (particularmente el CYP3A4 o el CYP2D6). La inhibición de estas vías metabólicas por otro fármaco o una disminución en la actividad enzimática del CYP2D6 puede resultar en un incremento de las concentraciones de haloperidol y del riesgo de eventos adversos, incluyendo la prolongación del QT. En estudios de farmacocinética se ha reportado incremento leve a moderado en las concentraciones de haloperidol cuando se administra junto con fármacos caracterizados como sustratos o inhibidores de las isoenzimas del CYP3A4 o CYP206, como itraconazol, nefazodona, buspirona, venlafaxina, alprazolam, fluvoxamina, quinidina, fluoxetina, sertralina, cIorpromazina y prometazina. Una disminución en la actividad enzimática del CYP2D6 puede resultar en un incremento en las concentraciones de haloperidol. Los incrementos en el QTc se han observado cuando el haloperidol se administra en combinación con inhibidores metabólicos como ketoconazol (400 mg/día) y paroxetina (20 mg/día). Puede ser necesario reducir la dosis de haloperidol.

Se debe emplear con precaución cuando se usa en combinación con medicamentos que causan desequilibrio electrolítico.

Efectos de otros medicamentos sobre el haloperidol: El tratamiento prolongado con fármacos inductores enzimáticos como la carbamazepina, el fenobarbital y la rifampicina con HALDOL® DECANOAS, reduce significativamente los niveles plasmáticos de haloperidol. Por lo tanto, durante la combinación de tratamiento, la dosis de HALDOL® DECANOAS o el intervalo deben ser ajustados cuando sea necesario. Tras suspender los medicamentos, puede ser necesario reducir la dosis de HALDOL® DECANOAS.

El valproato sódico (medicamento inhibidor de la glucuronidación) no afecta las concentraciones plasmáticas del haloperidol.

Efecto del haloperidol en otros medicamentos: En común con otros neurolépticos, el HALDOL® DECANOAS puede incrementar la depresión del sistema nervioso central producida por otras drogas depresoras del SNC, incluyendo el alcohol, los hipnóticos, los sedantes o analgésicos potentes. Se ha reportado un efecto de incremento en el SNC cuando se combina con metildopa.

HALDOL® DECANOAS puede antagonizar la acción de la adrenalina y otros agentes simpaticomiméticos y revierte los efectos hipotensores de los agentes bloqueadores adrenérgicos, como la guanetidina.

HALDOL® DECANOAS puede alterar los efectos antiparkinsonismo de la levodopa.

Haloperidol es un inhibidor del CYP2D6. HALDOL® DECANOAS inhibe la metabolización de los antidepresivos tricíclicos, por lo tanto, incrementa los niveles plasmáticos de estos fármacos.

Otras formas de interacción:

En raras ocasiones se han reportado los siguientes síntomas durante el uso concomitante de litio y HALDOL® DECANOAS: Encefalopatía, síntomas extrapiramidales, discinesia tardía, síndrome neuroléptico maligno, alteraciones del tallo cerebral, síndrome cerebral agudo y coma. Muchos de estos síntomas son reversibles. Permanece poco claro cuando representa una entidad clínica diferente. No obstante, se advierte que en pacientes que son tratados concomitantemente con litio y HALDOL® DECANOAS, el tratamiento debe ser suspendido inmediatamente si estos síntomas se presentan.

Se ha reportado antagonismo del efecto del anticoagulante fenindiona.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Ninguna conocida.

PRECAUCIONES GENERALES: Se han reportado casos de muerte súbita en pacientes psiquiátricos que recibían antipsicóticos, incluyendo HALDOL® DECANOAS.

Los pacientes ancianos con psicosis relacionada con demencia tratados con medicamentos antipsicóticos están en mayor riesgo de muerte. El análisis de 17 estudios controlados con placebo (duración modal de 10 semana), en gran parte de pacientes que toman antipsicóticos atípicos, reveló un riesgo de muerte de 1.6 y 1.7 veces mayor en pacientes tratados con medicamentos comparado con aquéllos manejados con placebo. Durante el curso de un estudio típico controlado de 10 semanas, la tasa de muerte en pacientes tratados con medicamentos fue de aproximadamente 4.5%, comparado con la tasa de 2.6% en el grupo placebo. Aunque las causas de muerte fueron varias, la mayoría fueron por causa cardiovascular (falla cardiaca, muerte súbita) o infecciosa (neumonía). Estudios observacionales sugieren que, de manera semejante a los antipsicóticos atípicos, el tratamiento con medicamentos antipsicóticos convencionales pueden incrementar la mortalidad. No es claro si estos hallazgos de mayor mortalidad en los estudios observacionales pueden atribuirse a los medicamentos antipsicóticos, en oposición a las características de los pacientes.

Se han reportado muy raros casos de prolongación del intervalo QT y/o arritmias ventriculares con haloperidol. En pacientes con predisposición o quienes reciben dosis elevadas de haloperidol, esto se puede presentar con mayor frecuencia, por lo que es necesario tener precaución en pacientes que presenten condiciones de QT prolongado (síndrome QT largo, hipocalimia, desequilibrio hidroelectrolítico, fármacos que se conoce prolongan el QT, enfermedades cardiovasculares e historia familiar de prolongación QT). Esto debe considerarse especialmente cuando HALDOL® DECANOAS se administra por via I.V.

El riesgo de la prolongación QT y/o de las arritmias ventriculares se puede aumentar con dosis mayores o bien con el uso parenteral, particularmente I.V., por lo tanto, se deberá monitorizar mediante ECG a pacientes con prolongación QT conocida o bien con disrritmia cardiaca maligna, mientras se administra HALDOL® por vía I.V., HALDOL® DECANOAS no debe ser administrado vía I.V.

En ocasiones también se ha reportado de forma ocasional taquicardia e hipotensión.

Síndrome neuroléptico maligno: Al igual que otros fármacos antipsicóticos, HALDOL® DECANOAS se ha asociado con el síndrome neuroléptico maligno, una respuesta idiosincrática rara caracterizada por hipertermia, rigidez muscular generalizada, inestabilidad autonómica y alteraciones de la conciencia. La hipertermia suele ser un signo temprano de este síndrome. En esos casos, el tratamiento antipsicótico debe ser suspendido inmediatamente y se debe monitorizar y proveer terapia de soporte apropiada.

Discinesia tardía: Así como en el resto de los medicamentos antipsicóticos, la discinesia tardía puede aparecer en algunos pacientes tras la terapia a largo plazo o después de la suspensión del medicamento. El síndrome se caracteriza principalmente por movimientos involuntarios rítmicos de la faringe, cara, boca o mandíbula. Las manifestaciones pueden ser permanentes en algunos pacientes. El síndrome puede ser enmascarado cuando el tratamiento es restituido, al incrementar la dosis o al cambiar a otro antipsicótico. El tratamiento deberá ser descontinuado lo más pronto posible en dichos casos.

Síntomas extrapiramidales: Al igual que otros fármacos antipsicóticos, pueden presentarse síntomas extrapiramidales como temblor, rigidez, hipersalivación, bradicinesia, acatisia y distonía aguda.

Si es necesario se pueden prescribir medicamentos antiparkinsonianos de tipo anticolinérgicos; sin embargo, no deben ser prescritos como una medida preventiva de rutina. El medicamento antiparkinsoniano concomitante deberá ser continuado incluso después de suspendido HALDOL® DECANOAS cuando el primero es de una eliminación más rápida, para evitar el desarrollo o empeoramiento de los síntomas extrapiramidales. El médico deberá considerar la posibilidad de incremento en la presión intraocular cuando se emplean agentes antiparkinsonianos junto con HALDOL® DECANOAS.

Convulsiones: Se ha reportado que las convulsiones pueden ser desencadenadas por el HALDOL® DECANOAS. Se debe tener precaución en pacientes que sufren epilepsia y en condiciones de predisposición a las convulsiones (por ejemplo, síndrome de abstinencia por alcohol y daño cerebral).

Problemas hepatobiliares: Debido a que HALDOL® DECANOAS es metabolizado en eI hígado, se debe usar con precaución en pacientes con enfermedad hepática. Se han reportado casos de disfunción hepática aislada o hepatitis colestásica, principalmente.

Problemas endocrinos: La tiroxina puede facilitar la toxicidad de HALDOL® DECANOAS, por lo que el tratamiento antipsicótico debe ser usado con precaución en pacientes con hipertiroidismo y siempre acompañado de un tratamiento para la funcionalidad tiroidea.

Los efectos hormonales de los fármacos antipsicóticos incluyen hiperprolactinemia, la cual puede causar a su vez galactorrea, ginecomastia y oligoamenorrea o amenorrea. Se han reportado muy raros casos de hipoglucemia y síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética.

Consideraciones adicionales: Se recomienda que los pacientes que van a recibir tratamiento con HALDOL® DECANOAS inicien con haloperidol oral, para excluir la posibilidad de cualquier evento adverso inesperado de hipersensibilidad a haloperidol.

Como con todos los agentes antipsicóticos, HALDOL® DECANOAS no debe utilizarse solo cuando los síntomas predominantes son depresivos. Puede combinarse con los antidepresivos para tratar esas condiciones en las cuales la depresión y la psicosis coexistan.

Efectos sobre la habilidad para conducir y usar máquInas: Al iniciar el tratamiento o con altas dosis de HALDOL® DECANOAS puede presentarse cierto grado de sedación o alteración al estado de alerta, mismo que puede ser potenciado con el consumo de alcohol. Por lo tanto, no se debe manejar automóviles u operar maquinaria durante el tratamiento, al menos hasta que se conozca la susceptibilidad individual.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Se debe aplicar inyección de HALDOL® DECANOAS en pacientes psicóticos crónicos quienes requieren terapia parenteral antipsicótica prolongada. Estos pacientes deben ser estabilizados previamente con medicación antipsicótica antes de considerar el cambio a HALDOL® DECANOAS.

HALDOL® DECANOAS se usa sólo en adultos y ha sido formulado para proporcionar un mes de terapia en la mayoría de los pacientes, después de la inyección I.M. profunda en la región glútea. HALDOL® DECANOAS no debe ser administrado vía I.V. No se recomienda la inyección de volúmenes mayores de 3 ml, ya que es incómodo para el paciente.

La dosis deberá ser individualizada e iniciarse la titulación bajo estricta supervisión médica, debido a que la respuesta a los medicamentos neurolépticos es variable. La dosis de inicio individual dependerá tanto de la severidad de la sintomatología como de la dosis de medicamento oral previamente requerida para mantener al paciente.

La dosis inicial recomendada de HALDOL® DECANOAS es de 10 a 15 veces la dosis diaria de haloperidol oral. Para la mayoría de los pacientes esto significa iniciar con una dosis entre 25 y 75 mg de HALDOL® DECANOAS y no debe excederse la dosis inicial máxima de 100 mg.

De acuerdo con la respuesta individual del paciente, la dosis puede incrementarse gradualmente en 50 mg hasta obtener el efecto terapéutico óptimo. La dosis mensual más apropiada de HALDOL® DECANOAS es de 20 veces la dosis oral diaria de haloperidol. Durante el ajuste de dosis o en episodios de exacerbación de los síntomas psicóticos, el tratamiento con HALDOL® DECANOAS puede complementarse con haloperidol regular.

El intervalo entre las inyecciones es de cuatro semanas. Sin embargo, la variación en la respuesta del paciente puede dictar la necesidad de ajustar el intervalo de dosis.

Uso en ancianos y pacientes debilitados: Se recomienda iniciar con dosis bajas, por ejemplo 12.5-25 mg cada 4 semanas, incrementando de acuerdo con la respuesta del paciente.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: La sobredosis con decanoato de haloperidol es menos frecuente que con la formulación oral.

Síntomas: Las manifestaciones de los efectos farmacológicos conocidos y reacciones adversas son exageradas. Los síntomas más prominentes son: reacciones extrapiramidales severas, hipotensión, sedación. Las reacciones extrapiramidales se manifiestan por rigidez muscular y un temblor generalizado o localizado. También puede presentarse hipertensión. En casos extremos, el paciente puede presentar un estado comatoso, con depresión respiratoria e hipotensión de tal severidad que puede producir un estado de choque. Se debe considerar el riesgo de arritmias ventriculares asociadas a prolongación del intervalo QT.

Tratamiento: No hay un antídoto específico. El tratamiento es principalmente de soporte vital primario.

Para pacientes comatosos, se debe establecer una vía aérea por medio de una sonda orofaríngea o tubo endotraqueal. La depresión respiratoria puede necesitar respiración artificial. Se deben monitorear los signos vitales y electrocardiograma, y se debe continuar hasta que el ECG sea normal. Las arritmias severas deberán ser tratadas con medidas antiarrítmicas apropiadas.

Se podrá contrarrestar el colapso circulatorio y la hipotensión con el uso de Iíquidos intravenosos, plasma o albúmina y agentes vasopresores como dopamina o noradrenalina. No se debe usar adrenalina ya que puede causar profunda hipotensión cuando existe terapia con HALDOL® DECANOAS.

En casos de reacciones extrapiramidales severas, se deben administrar fármacos antiparkinsonianos de tipo anticolinérgico por vía parenteral (por ejemplo, mesilato de benzotropina 1 a 2 mg I.M. o I.V.). Estos deben ser suspendidos con precaución, ya que los síntomas extrapiramidales pueden reaparecer.

PRESENTACIONES:

Cajas con 1 ó 5 ampolletas de 1 ml.

Cajas con 1 ó 5 ampolletas de 3 ml.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C.

Protéjase de la luz.

Antes de utilizar, frote la ampolleta entre las palmas de las manos por un momento para calentarla.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

No se deje al alcance de los niños.
Su venta requiere receta médica.
No se administre durante el embarazo y la lactancia.

JANSSEN-CILAG, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 335M81, SSA IV

093300CO016397