Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
GLUCOBAY Tabletas
Marca

GLUCOBAY

Sustancias

ACARBOSA

Forma Famacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja,30 Tabletas,50 mg

1 Caja,30 Tabletas,100 mg

1 Caja,90 Tabletas,100 mg

1 Caja,90 Tabletas,50 mg

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:

Acarbosa

50, 100 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Tratamiento adicional, en combinación con la dieta, para pacientes con diabetes mellitus.

Prevención de la aparición de la diabetes mellitus tipo 2 en las personas con intolerancia confirmada a la glucosa*, en combinación con la dieta y el ejercicio físico.

* Se define como una concentración plasmática de glucosa, a las 2 horas después de una carga de 75 g de glucosa anhidra, de entre 140-200 mg/dl (7.8 y 11.1 mmol/L) y valores en ayuno de entre 100-125 mg/dl (5.6 y 7.0 mmol/L).

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacocinética:

Absorción y biodisponibilidad: La farmacocinética de acarbosa se ha investigado después de la administración oral de la sustancia marcada (200 mg) a voluntarios sanos.

Absorción: La absorción de acarbosa se marcó con material radiactivo. Un promedio de 35% de la radiactividad total (suma de la sustancia inhibidora y de todos los productos de degradación), se excreta por vía renal en 96 horas, por lo que puede suponerse que el grado de absorción representará en el mismo intervalo.

El transcurso de la concentración de la radiactividad total absorbida en el plasma está caracterizada por dos picos. El primero, con una concentración media de equivalentes de acarbosa de 52.2 ± 15.7 µg/L a las 1.1 + 0.3 horas, coincide con los datos sobre el curso de la concentración de la sustancia inhibidora (49.5 ± 26.9 µg/L al cabo de 2.1 ± 1.6 h). El segundo pico de 586.3 ± 282.7 µg/L por término medio, se obtiene después de las 20.7 ± 5.2 h. A diferencia de la radiactividad total, las concentraciones plasmáticas máximas de la sustancia inhibitoria resultan entre 10 y 20 veces menores. El segundo pico, que aparece a las 14-24 h, se atribuye a la absorción de los productos de degradación bacteriana desde las porciones más profundas del intestino.

La biodisponibilidad es sólo de 1-2%. Este porcentaje extremadamente bajo de disponibilidad sistémica de la sustancia inhibidora es deseable porque la acarbosa sólo actúa localmente en el intestino. Así pues, esta baja biodisponibilidad carece de relevancia para el efecto terapéutico.

Distribución: El volumen de distribución relativo de acarbosa en los voluntarios sanos es de 0.32 L/Kg de p. c. calculado a partir del curso de la concentración plasmática (dosis de 0.4 mg/kg de p.c. por vía intravenosa).

Metabolismo y eliminación: Los tiempos de vida media de eliminación de la sustancia inhibidora del plasma son 3.7 ± 2.7 horas en la fase de distribución y 9.6 ± 4.4 horas en la fase de eliminación.

El porcentaje de sustancia inhibidora excretada en la orina fue de 1.7% de la dosis administrada. Cincuenta y uno por ciento del principio activo fue eliminado en heces en 96 horas.

Farmacodinamia: El principio activo de las tabletas de GLUCOBAY® es acarbosa, un pseudotetrasacárido de origen microbiano. Las tabletas de GLUCOBAY® se utilizan para tratar la diabetes mellitus insulinodependiente (DID) y no insulinodependiente (DNID).

La acarbosa ejerce su actividad sobre el tracto intestinal en todas las especies examinadas. La acción de la acarbosa se basa en la inhibición de las enzimas intestinales (α-glucosidasas) que contribuyen a la degradación de los disacáridos, oligosacáridos y polisacáridos. Esto ocasiona un retraso, dependiente de la dosis, en la digestión de estos carbohidratos.

Aún más importante, la glucosa procedente de los carbohidratos se libera y pasa a la sangre más lentamente. De este modo, la acarbosa retrasa y reduce la elevación posprandial de la glucemia. La consecuencia del efecto de equilibrio sobre la captación intestinal de glucosa es la reducción de las fluctuaciones de la glucemia durante el día y la disminución de sus valores medios.

La acarbosa reduce las concentraciones anormalmente elevadas de la hemoglobina glucosilada.

En un estudio prospectivo, aleatorio, controlado con placebo y doble-ciego (tratamiento de 3-5 años; promedio de 3.3 años) de 1,429 sujetos con intolerancia confirmada a la glucosa*, el riesgo relativo de aparición de diabetes de tipo 2 se redujo en 25%. En estos pacientes, la incidencia de todos los eventos cardiovasculares descendió en grado significativo en 49%, mientras que la del infarto de miocardio lo hizo, también significativamente, en 91%.

Estos efectos se confirmaron a través de un metaanálisis de 7 estudios clínicos controlados con placebo (total: 2,180 pacientes; 1,248 tratados con acarbosa y 932 con placebo) sobre el tratamiento de la diabetes de tipo 2 con acarbosa. En estos pacientes, el riesgo de cualquier evento cardiovascu­lar disminuyó en 24% y el riesgo de infarto de miocardio disminuyó en 64%.

* Ambos casos fueron estadísticamente significativos.

CONTRAINDICACIONES:

Hipersensibilidad a la acarbosa y/o a los excipientes.

Trastornos intestinales crónicos asociados a diferentes alteraciones de la digestión y absorción.

Estados que puedan deteriorarse como consecuencia de la mayor formación de gases en el intestino (por ejemplo, síndrome de Roemheld, hernias importantes, obstrucciones intestinales y úlceras intestinales).

GLUCOBAY® está contraindicado en los pacientes con insuficiencia renal grave (depuración de creatinina < 25 ml/min).

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Embarazo: GLUCOBAY® no debe administrarse durante el embarazo, pues no se dispone de información, proveniente de estudios clínicos, sobre su uso en mujeres embarazadas.

Lactancia: Después de la administración de acarbosa marcada radiactivamente a ratas en periodo de lactancia, se encontró una pequeña cantidad de radiactividad en la leche de las ratas. Aún no se han realizado investigaciones correspondientes en humanos. Sin embargo, como no se puede excluir algún efecto indicado por el fármaco en los lactantes, no es recomendable prescribir acarbosa durante el periodo de lactancia.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Las frecuencias de reacciones adversas al medicamento (RAM) reportadas con GLUCOBAY®, basadas en los estudios controlados con placebo y clasificadas por las categorías de frecuencia CIOMS III de frecuencia (estudios controlados con placebo de la base de estudios clínicos: GLUCOBAY® n = 8,595; placebo n = 7,278; fecha: 10 de febrero de 2006) se resumen en la tabla siguiente.

Las reacciones adversas se presentan en orden decreciente de gravedad dentro de cada grupo de frecuencia. Las frecuencias se definen como muy frecuentes (≥ 1/10), frecuentes (³ 1/100 a < 1/10), poco frecuentes (≥1/1,000 a < 1/100) y raras (≥1/10,000 a < 1/1,000). Las RAM provenientes de las notificaciones posteriores a la comercialización (estado: 31 de diciembre de 2005), y para las que no pudo estimarse la frecuencia, se exponen como desconocida.

Clasificación por órganos y sistemas (MedDra)

Muy frecuentes

Frecuentes

Poco frecuentes

Raras

Desconocida

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Trombocitopenia

Trastornos del sistema inmunológico

Reacciones alérgicas (rash, eritema, exantema, urticaria)

Trastornos vasculares

Edema

Síntomas gastrointestinales

Flatulencia

Diarrea

Dolores intestinales y abdominales

Náuseas, vómito, dispepsia

Suboclusión intestinal/íleo

Neumatosis intestinal quistoide

Trastornos hepatobiliares

Elevación transitoria de enzimas hepáticas

Ictericia

Hepatitis

El término preferente de MedDRA se utiliza para describir un determinado evento adverso y sus sinónimos y condiciones relacionadas. La representación de los términos de las RAM se basa en la versión 11,1 de MedDRA.

Además de los eventos reportados como trastorno hepático, también se han notificado función hepática anormal y daño hepático especialmente de Japón.

En Japón se han descrito casos aislados de hepatitis fulminante con desenlace mortal. No está clara su relación con GLUCOBAY®.

Si no se respeta la dieta prescrita para la diabetes, se pueden intensificar los efectos adversos intestinales.

Si surgen síntomas muy molestos, a pesar de adherirse a la dieta prescrita para la diabetes, habrá que consultar al médico y reducir de manera temporal o permanente la dosis.

En pacientes que están recibiendo la dosis diaria recomendada de 150 a 300 mg de GLUCOBAY® al día se observaron raramente alteraciones de las pruebas de la función hepática con repercusión clínica (valores triples del límite superior de la normalidad). Los valores anormales pueden ser pasajeros en el transcurso del tratamiento con GLUCOBAY® (véase Precauciones generales).


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Toxicidad aguda: Los estudios de toxicidad aguda posterior a la administración oral e intravenosa de la acarbosa se han realizado en ratones, ratas y perros. Los resultados de estos estudios de toxicidad aguda se resumen en el cuadro siguiente:

Especie

Sexo

Vía de administración

DL50 UIS/kg3

Intervalo de confianza para p < 0.05

Ratón

m1

Oral

>

1’000,000

Ratón

m

I.V.

>

500,000

Rata

m

Oral

>

1’000,000

Rata

m

I.V.

478,000

(421,000-546,000)

Rata

h2

I.V.

359,000

(286,000-423,000)

Perro

m y h

Oral

>

650,000

Perro

m y h

I.V.

>

250,000

1 Machos.

2 Hembras.

3 65,000 UIS corresponden a aproximadamente 1 g del producto.

(UIS = unidades inhibidoras de la sacarosa).

Con base de estos resultados, acarbosa se puede describir como una sustancia atóxica si se administra en dosis únicas por vía oral; incluso después de administrar dosis de 10 g/kg no se pudo determinar una DL50. Es más, no se observaron síntomas de intoxicación en ninguna de las especies examinadas en el intervalo posológico investigado.

Esta sustancia es también prácticamente atóxica cuando se administra por vía intravenosa.

Toxicidad subcrónica: Se han realizado estudios de tolerabilidad en ratas y perros por periodos de 3 meses. La acarbosa ha sido investigada en ratas a dosis de 50-450 mg/kg por vía oral. Todos los parámetros hematológicos y clínicos permanecieron sin cambio en comparación con el grupo control. Los estudios histopatológicos subsecuentes, no mostraron evidencia de daño en las diferentes dosis.

Se han investigado dosis de 50-450 mg/kg por vía oral en perros. En comparación con un grupo control sin acarbosa, se demostraron cambios en el desarrollo del peso corporal de la especie, en la actividad de α-amilasa plasmática y en la concentración plasmática de urea. El desarrollo del peso corporal de todos los grupos de dosificación se modificó, al administrar una cantidad diaria constante de 350 g de alimento, los valores grupales medios descendieron de manera característica en las primeras 4 semanas del estudio. Después de aumentar la cantidad de alimento suministrado hasta 500 g/día en la 5ª semana del estudio, los animales mantuvieron el mismo peso.

Estos cambios pueden ser interpretados como un signo de incremento en el efecto farmacodinámico de la sustancia examinada como consecuencia de un desequilibrio en la alimentación isocalórica (pérdida de carbohidratos); no representa un efecto tóxico real. El incremento leve en la concentración de urea también se puede interpretar como una consecuencia indirecta del tratamiento, es decir, de una situación catabólica propicia por el adelgazamiento. La disminución en la actividad de la α-amilasa se puede considerar asimismo como un signo de un efecto farmacodinámico aumentado.

Toxicidad crónica: Se han realizado estudios de la toxicidad crónica con ratas, perros y hámsters; el tratamiento se aplicó durante 24 meses, 12 meses y 80 semanas, respectivamente. Además de investigar el daño causado por la administración crónica, en los estudios con ratas y hámsters se evaluaron los posibles efectos cancerígenos.

Carcinogenicidad: Hay disponibles varios estudios sobre carcinogenicidad.

Las ratas Sprague-Dawley recibieron acarbosa con el alimento en cantidades de hasta 4,500 ppm durante un periodo de 24 a 26 meses. La administración de la acarbosa con el alimento produjo una desnutrición considerable de los animales. En las condiciones de este estudio aparecieron tumores en el parénquima renal (adenoma, carcinoma hipernefroide) dependientes de la dosis, en comparación con los controles; mientras que la tasa total de tumores (en particular, la tasa de tumores hormonodependientes) disminuyó.

Para evitar la desnutrición, en los estudios posteriores los animales recibieron una sustitución de la glucosa. A una dosis de 4,500 ppm de acarbosa y suplementos de glucosa, el peso corporal fue 10% menor que en el grupo control. No se observó una mayor incidencia de tumores renales.

Cuando el estudio se repitió durante un periodo de 26 meses, sin sustitución de la glucosa, también se observó un aumento de los tumores benignos de las células testiculares de Leydig. Todos los grupos que habían recibido la sustitución de la glucosa se elevaron los valores de la glucosa (a veces, de forma patológica) (diabetes alimentaria por administración de grandes cantidades de glucosa).

Cuando la acarbosa se administró a través de una sonda gástrica, los pesos corporales se hallaban dentro del intervalo del grupo control y con este diseño del estudio se evitó la actividad farmacodinámica elevada. La tasa de tumores fue normal.

Ratas Wistar recibieron 0-4,500 ppm de acarbosa durante 30 meses con el alimento o a través de una sonda gástrica. La administración de acarbosa con el alimento no produjo ninguna pérdida de peso pronunciada. El ciego se dilató a partir de la dosis de 500 ppm de acarbosa. La tasa total de tumores descendió y no se observó indicio alguno de aumento en la incidencia tumoral.

Los hámsteres recibieron 0-4,000 ppm de acarbosa con el alimento durante 80 semanas, con y sin sustitución de la glucosa. Los animales del grupo tratado con la dosis más alta manifestaron un incremento en las concentraciones sanguíneas de la glucosa. La incidencia de tumores no aumentó.

Teratogenicidad: Se realizaron estudios para evaluar el efecto teratogénico en ratas y conejas usando dosis de 0, 30, 120 y 480 mg/kg por vía oral. En ratas, el tratamiento fue administrado del 6° al 15° día de gestación, y del 6° al 18° día de gestación en conejos.

No se encontró evidencia de efectos teratogénicos en las especies estudiadas. Asimismo, no se observó infertilidad en ratas hembra o macho a dosis de 540 mg/kg/día.

La administración de dosis superiores a 540 mg/kg/día durante la etapa de desarrollo fetal y lactancia en ratas no presentó efecto en el proceso del parto. No existen datos disponibles del uso de acarbosa durante el embarazo y la lactancia en humanos.

Mutagenicidad: De acuerdo a los estudios de mutagenicidad, no existe evidencia de efectos genotóxicos de acarbosa.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Durante la administración de GLUCOBAY®, el consumo de sacarosa (azúcar común) y alimentos que contienen azúcar, a menudo pueden producir molestias abdominales o diarrea como resultado de la fermentación de los carbohidratos en el colon.

GLUCOBAY® tiene efecto antihiperglucemiante, pero no induce hipoglucemia por sí sólo.

Si las tabletas de GLUCOBAY® se prescriben junto a medicamentos que contengan sulfonilureas o metformina o como complemento de la insulina, el descenso de los valores de glucemia hasta el intervalo hipoglucémico puede obligar a una reducción razonable de la dosis de la sulfonilurea, la metformina o la insulina. En algunos casos puede ocurrir un choque hipoglucémico.

En caso de hipoglucemia aguda, se deberá considerar que la sacarosa (azúcar común) se descompone más lentamente en fructosa y glucosa durante el tratamiento con GLUCOBAY®, por lo que la sacarosa es inadecuada para contrarrestar la hipoglucemia y por tanto, deberá utilizarse glucosa.

En casos individuales, GLUCOBAY® puede afectar la biodisponibilidad de la digoxina, por lo que puede requerirse el ajuste de dosis de esta última.

Se deberán evitar los consumos concomitantes de colestiramina, antidiarreicos y preparados de enzimas digestivas debido a que posiblemente puede disminuir el efecto de GLUCOBAY®.

La administración concomitante de GLUCOBAY® y neomicina oral puede ocasionar una mayor reducción de la glucemia pospandrial y aumentar la frecuencia y gravedad de efectos adversos gastrointestinales. Si los síntomas son severos, puede considerarse la reducción temporal de la dosis de GLUCOBAY®.

No se ha observado ninguna interacción con la dimeticona/simeticona.

Incompatibilidades: Ninguna.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: En pacientes que se encuentran tomando las dosis recomendadas (150 a 300 mg/día), rara vez se han presentado elevaciones clínicamente relevantes de las aminotransferasas (3 veces por arriba de los límites normales). Esto se normaliza al suspender el medicamento, por lo tanto, se sugiere monitorizar estas enzimas a intervalos regulares, por un periodo de 6 a 12 meses.

PRECAUCIONES GENERALES: En algunos casos se observan elevaciones asintomáticas de las enzimas hepáticas. Por esta razón, hay que considerar una vigilancia de las enzimas hepáticas durante los 6 a 12 primeros meses de tratamiento. En los casos evaluados, estos cambios fueron revertidos al suspender el tratamiento con acarbosa.

La seguridad y eficacia de GLUCOBAY® en pacientes menores de 18 años no ha sido establecida.

Efectos sobre la capacidad para conducir y uso de maquinaria: No se dispone de datos sobre la alteración de la capacidad de conducción de vehículos y uso de maquinaria con acarbosa.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Dosis habitual recomendada para el tratamiento adicional, en combinación con la dieta, de pacientes con diabetes mellitus: El médico debe adaptar la posología a cada paciente porque la eficacia y la tolerabilidad varían de un sujeto a otro.

Pauta de dosificación:

Salvo prescripción contraria, se recomienda la dosis siguiente.

Inicialmente:

3 x 1 tableta de 50 mg de GLUCOBAY®/día o

3 x ½ tableta de 100 mg de GLUCOBAY®/día

con incremento hasta:

3 x 2 tabletas de 50 mg de GLUCOBAY®/día o

3 x ½ tableta de 100 mg de GLUCOBAY®/día.

Ocasionalmente puede ser necesario incrementar la dosis hasta 3 x 200 mg de GLUCOBAY®/día.

La dosis se puede aumentar después de 4-8 semanas si el paciente muestra una respuesta clínica insuficiente en la última fase del tratamiento. Si, pese a cumplir rigurosamente la dieta, aparecen síntomas molestos, no debe incrementarse más la posología sino, en todo caso, reducirse. La dosis media es de 300 mg de GLUCOBAY® al día (corresponde a 3 x 2 tabletas de 50 mg de GLUCOBAY® al día o 3 x 1 tableta de 100 mg de GLUCOBAY® al día).

Dosis recomendada habitual para la prevención de diabetes de tipo 2 en pacientes con la intolerancia a la glucosa:

Dosis recomendada: 3 x 100 mg/día: El tratamiento debe iniciarse con una dosis de 50 mg una vez al día y se incrementará hasta 3 x 100 mg/día en 3 meses.

Método de administración: Las tabletas de GLUCOBAY® son efectivas sólo si se degluten enteras, con un poco de líquido, inmediatamente antes de las comidas o si se mastican con los primeros bocados de la comida.

Información adicional sobre poblaciones especiales:

Niños y adolescentes: Véase Precauciones generales.

Pacientes geriátricos: No se recomienda modificar la dosis ni la frecuencia de dosificación según la edad del paciente.

Pacientes con insuficiencia hepática: No es necesario ajustar la dosis en los pacientes con alteraciones previas de la función hepática.

Pacientes con insuficiencia renal: En pacientes con insuficiencia renal grave (véase Contraindicaciones).

Duración del tratamiento: No se prevé ninguna restricción en la duración del tratamiento con las tabletas de GLUCOBAY®.

Instrucciones de uso: Si se conserva a una temperatura de hasta 25°C y una humedad relativa inferior a 60%, las tabletas desempaquetadas se pueden almacenar hasta dos semanas. A temperatura y/o la humedad relativa mayores, las tabletas que no se encuentren dentro del envase pueden cambiar de color. Por tanto, las tabletas sólo deben extraerse del blíster inmediatamente antes de su uso.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: Cuando GLUCOBAY® es tomado junto con bebidas o alimentos que contienen carbohidratos (polisacáridos, oligosacáridos o disacáridos), la sobredosis puede provocar meteorismo, flatulencia o diarrea.

Si la sobredosis de tabletas de GLUCOBAY® se ingiere al margen de las comidas, quizá no se observen tantos síntomas intestinales. En casos de sobredosis, se deberá evitar la administración de bebidas o alimentos que contienen carbohidratos (polisacáridos, oligosacáridos y disacáridos) por las siguientes 4 a 6 horas.

PRESENTACIONES:

Cajas con 30 o 90 tabletas de 50 mg.

Cajas con 30 o 90 tabletas de 100 mg.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos.

Hecho en Alemania por:

Bayer Pharma AG

Kaiser-Wilhelm-Allee

51368 Leverkusen, Alemania

Distribuido por:

BAYER DE MÉXICO, S.A. de C.V.

Carr. México-Toluca km 52.5

C.P. 52000, Lerma, México

Reg. Núm. 458M93, SSA