Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
Marca

DIMEFOR XR

Sustancias

METFORMINA

Forma Famacéutica y Formulación

Tabletas de liberación prolongada

Presentación

1 Caja, 30 Tabletas, 500 Miligramos

1 Caja, 60 Tabletas, 500 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 750 Miligramos

1 Caja, 60 Tabletas, 750 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 1000 Miligramos

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA de liberación prolongada contiene:
Clorhidrato de metformina 500 mg
Excipiente cbp 1 tableta.

Cada TABLETA de liberación prolongada contiene:
Clorhidrato de metformina 750 mg
Excipiente cbp 1 tableta.

Cada TABLETA de liberación prolongada contiene:
Clorhidrato de metformina 1000 mg
Excipiente cbp 1 tableta.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Está indicado para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en adultos, particularmente en pacientes con sobrepeso, cuyo manejo con dieta y ejercicio no produce un control glucémico adecuado.

DIMEFOR® XR puede ser utilizado como monoterapia o en combinación con otros agentes antidiabéticos orales o con insulina.

Se ha observado reducción en las complicaciones relacionadas con la diabetes, en pacientes con sobrepeso tratados con metformina como terapia de primera línea.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Metformina: La metformina es una biguanida provista de efectos antihiperglucemiantes.

Disminuye los niveles plasmáticos basales y posprandiales de la glucosa.

No estimula la secreción de insulina y por lo tanto, no produce hipoglucemia.

La metformina puede actuar por 3 mecanismos:

1) Reduce la producción hepática de glucosa mediante la inhibición de la gluconeogénesis y la glucogenólisis.

2) En el músculo, aumenta la sensibilidad a la insulina, mejora la captación y la utilización de la glucosa.

3) Retrasa la absorción intestinal de la glucosa.

La metformina estimula la síntesis intracelular del glucógeno, al actuar sobre la glucogéno sintetasa. La metformina incrementa la capacidad de todos los tipos de transportadores de glucosa membranales (GLUT).

En el ser humano, independientemente de su acción sobre la glucemia, la metformina presenta efectos favorables sobre metabolismo de los lípidos. Este efecto se ha observado a dosis terapéuticas en estudios clínicos de mediano y largo plazo, en los cuales la metformina reduce los niveles de colesterol total, de LDL-colesterol y de triglicéridos.

Efectos sobre el peso corporal: En contraste con otros agentes antidiabéticos de uso común, como sulfonilureas o tiazolidinedionas, el tratamiento de metformina ofrece un beneficio considerable para los pacientes con diabetes tipo 2 por no causar un aumento en el peso corporal. El uso de metformina mantiene o reduce el peso corporal, así como otros factores de riesgo asociados con el aumento de peso.

El uso a largo plazo, se traduce en un control glucémico más estable y un menor riesgo de complicaciones de diabetes.

Estudios clínicos en niños y adultos tratados con metformina, soportan plenamente que la metformina mejora el control glucémico sin incrementar el peso corporal o incluso se asocia con la pérdida de peso.

Absorción: Tras su administración oral, la absorción de la metformina en tabletas de liberación prolongada se retrasa significativamente en comparación con la tableta de liberación inmediata, con un Tmáx. de 7 horas (el Tmáx. para la tableta de liberación inmediata es de 2.5 horas).

En estado estacionario, la concentración plasmática máxima (Cmáx.) y el área bajo la curva (ABC) no se incrementan proporcionalmente a la dosis administrada.

Las Cmáx. promedio de metformina corresponden a 0.6, 1.1., 1.4 y 1.8 μg/ml, tras la administración de 500, 1,000, 1,500 y 2,000 mg de metformina en tabletas de liberación prolongada el ABC es similar a la observada tras la administración de 1,000 mg de metformina en tabletas tras la administración de 1,000 mg de metformina en tabletas de liberación inmediata en 2 tomas.

La variabilidad interindividual de la Cmáx. y ABC de la metformina en tabletas de liberación prolongada es similar a la observada de liberación modificada el ABC disminuye en 30% cuando se administra en condiciones de ayuno, el pico de concentración plasmática no se modifica por la composición de los alimentos de la dieta. No se observa acumulación tras la administración repetida de hasta 2,000 mg de metformina en tabletas de liberación modificada.

Distribución: La unión a proteínas plasmáticas es despreciable. Las concentraciones pico en sangre son más bajas que en plasma y aparecen aproximadamente al mismo tiempo.

Los eritrocitos parecen representar un compartimento de distribución secundario. El volumen medio de distribución se encuentra entre 63 a 276 L.

Metabolismo: La metformina es eliminada sin cambios por la orina. No se han identificado metabolitos en el humano.

Eliminación: La depuración renal de la metformina es > 400 ml/min, indicando que la metformina es eliminada por filtración glomerular y por secreción tubular. Tras una dosis oral, el tiempo de vida media de eliminación es de aproximadamente 6.5 horas.

Cuando existe trastorno de la función renal, la depuración disminuye en una proporción similar a la creatinina y se prolonga su tiempo de vida media y se incrementan los niveles de metformina plasmática.

CONTRAINDICACIONES:

Este producto no debe usarse en los casos siguientes:

Pacientes con hipersensibilidad a la metformina.

Complicaciones agudas de la diabetes como cetoacidosis o estado hiperosmolar.

Enfermedad renal grave (TFG = < 30 ml/min), o en condiciones agudas que potencialmente afecten la función renal como: deshidratación, infección severa, choque, infarto agudo al miocardio reciente y procedimientos quirúrgicos.

Enfermedades que puedan producir hipoxia tisular como: insuficiencia cardiaca o respiratoria severa e infarto agudo al miocardio reciente.

Insuficiencia hepática, alcoholismo o intoxicación alcohólica aguda.

Embarazo y lactancia.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: La hiperglucemia se asocia a una incidencia mayor de anormalidades congénitas. La metformina se clasifica en categoría B en riesgo prenatal. Datos preclínicos indican que la metformina no tiene efectos nocivos sobre el desarrollo fetal y embrionario. Las pacientes previamente tratadas con metformina, pueden tratarse con insulina durante el embarazo, para mantener los niveles de glucosa lo más cercano a lo normal posible. La metformina es secretada con la leche materna, pero no se detectan niveles plasmáticos de este producto en los lactantes.

No se use este producto en el embarazo y lactancia.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Las siguientes reacciones adversas pueden ocurrir bajo el tratamiento con metformina.


SOC

Muy Común

(> 1/10)

Común

(>1/100; <1/10)

Poco común

(>1/1,000; < 1/100)

Raro

(>1/10,000; <1/1,000)

Muy Raro

(< 1/10,000)

Caso Aislado

(<3 casos reportados)

Trastornos Gastrointestinales

Náuseas, vómito, diarrea, dolor abdominal y pérdida del apetito

Trastornos Hepatobiliares

Alteraciones en las pruebas de función hepática o hepatitis

Trastornos de la Piel y del Tejido Subcutáneo

Eritema, prurito y urticaria

Trastornos del metabolismo y de la nutrición

Acidosis láctica, disminución de la absorción y los niveles séricos de la vitamina B12 con el uso prolongado de metformina se debe considerar esta etiología en pacientes que presentan anemia megaloblástica

Trastornos del sistema nervioso

Alteraciones del gusto


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Los estudios llevados a cabo con este fin no mostraron evidencias de este tipo.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Alcohol: La intoxicación aguda con alcohol incrementa el riesgo de acidosis láctica, particularmente en los casos de: ayuno o desnutrición e insuficiencia hepática.

Debe evitarse el consumo de alcohol y medicamentos que lo contengan.

Agentes de contraste yodinados: La administración intravascular de medios de contraste yodinados puede conducir a insuficiencia renal, con acumulación de metformina y riesgo de acidosis láctica.

La metformina debe ser suspendida antes de y al tiempo de la prueba, y no restituirse hasta 48 horas después de realizada la misma, y sólo después de reevaluar la función renal y ésta se encuentre normal.

Los glucocorticoides (por las vías local o sistémica), los agonistas adrenérgicos beta 2 y los diuréticos, tienen actividad hiperglucémica intrínseca. Debe informarse al paciente y realizar mediciones de la glucosa más frecuentemente, especialmente al inicio del tratamiento. En caso necesario, la dosis del antidiabético debe ajustarse durante la terapia con estos fármacos y hasta su descontinuación.

Los inhibidores de la ECA pueden disminuir los niveles de glucosa sanguínea; en caso necesario, deben ajustarse durante la terapia con estos fármacos y hasta su descontinuación.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Se ha reportado casos aislados de alteraciones en las pruebas de función hepática que se resuelven con el retiro del tratamiento.

PRECAUCIONES GENERALES:

Acidosis láctica: La acidosis láctica es un trastorno metabólico raro, pero grave, que puede ocurrir por acumulación de metformina. Se han reportado casos de acidosis láctica en pacientes diabéticos con insuficiencia renal. La incidencia de acidosis láctica puede reducirse si se evitan otros factores de riesgo como cetoacidosis, ayuno prolongado, consumo excesivo de alcohol, insuficiencia hepática y condiciones asociadas a hipoxia.

La acidosis láctica se caracteriza por disnea acidótica, dolor abdominal e hipotermia seguidos por coma. Los hallazgos de laboratorio son disminución del pH sanguíneo, niveles plasmáticos de lactato por arriba de 5 mmol/L e incremento del anión gap y del índice lactato/piruvato.

Si se sospecha de acidosis metabólica, debe suspenderse la metformina y el paciente debe hospitalizarse de manera inmediata.

Función renal:

Dado que la metformina se elimina por los riñones, debieran determinarse los niveles séricos de creatinina antes de iniciar el tratamiento y posteriormente a intervalos regulares:

• Al menos anualmente en pacientes con función renal normal.

• Al menos de 2 a 4 veces por año en pacientes con niveles de creatinina sérica en el límite normal superior y en pacientes ancianos.

• La disminución de la función renal en ancianos es frecuente y asintomática. Debe tenerse especial precaución en situaciones en las cuales la función renal puede dañarse, como durante las terapias diuréticas o antihipertensivas y cuando se inicia la terapia con AINEs.

Administración de medios de contraste yodinados: Dado que la administración intravascular de materiales de contraste yodinados en estudios radiológicos puede conducir a trastornos de la función renal, la metformina debe descontinuarse previamente o al inicio de dichos estudios, y no debe ser restituida hasta 48 horas después, y sólo tras la reevaluación de la función renal, y que se encuentre dentro de límites normales.

Cirugía: El tratamiento con metformina debe suspenderse 48 horas antes de la cirugía electiva con anestesia general, y no debe restituirse antes de las 48 horas posteriores.

Otras precauciones: Todos los pacientes deben tener una adecuada distribución de ingesta de carbohidratos durante el día. Los pacientes con sobrepeso deben mantener su régimen hipocalórico.

Las pruebas de laboratorio usuales para el monitoreo de la diabetes deben realizarse con regularidad. Metformina no causa hipoglucemia, aunque se debe tener precaución cuando se utiliza en combinación con insulina y sulfonilureas.

No está indicado en el tratamiento del coma diabético, de la diabetes grave, ni de la diabetes juvenil.

El uso terapéutico de este producto no excluye el cumplimiento de las indicaciones dietéticas e higiénicas de la diabetes mellitus.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Vía de administración: Oral.

La dosis usual de inicio es una tableta una vez al día de 500 mg, 750 mg o 1,000 mg. Después de 10 o 15 días, la dosis debe ser ajustada, de acuerdo a las mediciones de la glucemia. Las tabletas deben ser administradas siempre con los alimentos de la noche. Ajustes graduales y lentos de la dosis pueden mejorar la tolerabilidad gastrointestinal.

La dosis máxima recomendada es de 4 tabletas por día de 500 mg, de 3 tabletas al día de 750 mg y dos tabletas por día de 1,000 mg.

Si el control de la glucosa no se alcanza con la dosis máxima al día administrada una vez al día, se recomienda el siguiente esquema: 2 tabletas de 500 mg cada 12 horas o 1 tableta de 750 mg durante la mañana y dos tabletas de 750 mg durante la noche. En pacientes ya tratados con metformina, la dosis inicial de metformina de liberación prolongada es equivalente a la dosis diaria de tabletas de metformina de liberación inmediata.

La metformina y la insulina pueden ser usadas en combinación para alcanzar un mejor control de la glucosa.

La dosis usual de inicio de metformina de liberación prolongada es una tableta (500, 750 mg) una vez al día, mientras que la dosis de la insulina debe ajustarse de acuerdo a las mediciones de la glucosa.

Debido a la potencial disminución de la función renal, en los ancianos, la dosis de metformina debe ser ajustada basada en la función renal.

Las tabletas de metformina de liberación prolongada no deben masticarse o partirse, se recomienda se consuman siempre con alimentos. La membrana de la tableta puede eliminarse por las heces, lo cual no está relacionado con una disminución de la actividad terapéutica.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: Existen reportes escasos de sobredosis con metformina. La manifestación importante corresponde a la acidosis láctica.

El método más efectivo para la eliminación de metformina y lactato es la hemodiálisis.

En casos de sobredosificación se recomienda el lavado gástrico y medidas de apoyo de acuerdo a la sintomatología. No se ha observado hipoglucemia con dosis de metformina mayores a 85 g.

PRESENTACIONES: Caja con 30 ó 60 tabletas de 500 mg.

Caja con 30 ó 60 tabletas de 750 mg.

Caja con 30 tabletas de 1,000 mg.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese la caja bien cerrada a no más de 25ºC.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se use en el embarazo, lactancia ni en menores de 18 años. Literatura exclusiva para el médico. No partir la tableta, no masticarla, ingerir la tableta entera.

En caso de presentar alguna sospecha de reacción adversa al medicamento, favor de reportarla a los correos: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx y

farmacovigilancia@siegfried.com.mx

o al teléfono 01-800-800-22-55.

SIEGFRIED RHEIN, S.A. de C.V.

Calle 2 No. 30, Fraccionamiento Industrial, Benito Juárez

C.P. 76120, Querétaro, Querétaro, México

Reg. Núm. 142M2018, SSA IV

163300404M0135