Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
Marca

CLOZER

Sustancias

CLONAZEPAM

Forma Famacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja,10 Tabletas,0.5 mg

1 Caja,10 Tabletas,2 mg

1 Caja,100 Tabletas,0.5 mg

1 Caja,100 Tabletas,2 mg

1 Caja,20 Tabletas,0.5 mg

1 Caja,20 Tabletas,2 mg

1 Caja,30 Tabletas,0.5 mg

1 Caja,30 Tabletas,2 mg

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:

Clonazepam 0.5 y 2.0 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Anticonvulsionante. CLOZER está indicado en ausencias típicas (pequeño mal), ausencias atípicas (síndrome de Lennox-Gastautu), convulsiones mioclónicas y convulsiones atónicas (síndrome de caída), en espasmos infantiles (síndrome de West), en los desórdenes de pánico y en los síndromes fóbicos.

También está indicado como terapia de adición en el tratamiento de las convulsiones tónico-clónicas (gran mal), convulsiones parciales simples y complejas, en convulsiones tónico-clónicas generalizadas y en el tratamiento obsesivo-compulsivo.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacodinamia

El clonazepam exhibe propiedades farmacológicas que son comunes a las benzodiazepinas y que incluyen efectos anticonvulsionantes, sedativos, miorrelajantes y ansiolíticos. Como con otras benzodiazepinas, se cree que sus efectos se deben fundamentalmente a la inhibición pos-sináptica mediada por GABA, aunque algunos estudios en animales ponen de manifiesto además un efecto sobre la serotonina. Los datos de modelos animales y algunos estudios electroencefalográficos realizados en el hombre han demostrado que el clonazepam rápidamente suprime muchos tipos de actividad paroxismal, incluyendo la descarga de pico y onda en ataques de ausencia (pequeño mal), ondas de pico lenta, ondas de pico generalizadas, picos con localizaciones temporales u otras distintas, así como ondas y picos irregulares.

Las anormalidades generalizadas de EEG se suprimen con mayor regularidad que las anormalidades focales.

De acuerdo con esto, el clonazepam tiene efectos benéficos en epilepsias generalizadas y focales.

Farmacocinética

Absorción: El clonazepam se absorbe de manera rápida y completa. Las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan en la mayoría de los casos dentro de las 1-4 horas siguientes a una dosis oral. La biodisponibilidad es de 90% tras la administración oral. A una dosis diaria de 6 mg, dividida en 3 dosis, las concentraciones plasmáticas en estado estable son de 25-75 ng/ml. Las concentraciones plasmáticas en estado estacionario tras dosis repetidas pueden ser de 4 (tras una dosis diaria) a 8 veces (tras 3 dosis al día) mayores a las observadas tras una dosis única.

Distribución: El volumen promedio de la distribución del clonazepam se estima cercano a 3 L/kg. La unión a proteínas plasmáticas del clonazepam es de 85%. Se debe asumir que cruza la barreara placentaria; se ha detectado en la leche materna.

Metabolismo: La biotransformación del clonazepam involucra hidroxilación oxidativa y reducción del grupo 7-nitro, con formación de compuestos 7-amino o 7-acetilamino, que pueden conjugarse aún más. El principal metabolito es el 7-amino-clonazepam, que ha mostrado únicamente una ligera actividad anticonvulsionante. Se han identificado también otros cuatro metabolitos presentes en proporciones muy pequeñas.

Dentro de 4-10 días 50-70% de la radiactividad total de una dosis radiomarcada de clonazepam se excreta en la orina y 10-30% en las heces, casi exclusivamente en la forma de metabolitos libre o conjugados. Menos de 0.5% aparece como clonazepam inalterado en la orina.

Eliminación: La vida media de eliminación está entre 20 y 60 horas (promedio: 30 horas).

Farmacocinética en situaciones clínicas especiales: Basados en criterios cinéticos no se requiere de un ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal. La vida media de eliminación en neonatos está dentro del rango reportado para adultos.

CONTRAINDICACIONES: No deberá utilizarse en pacientes con hipersensibilidad conocida al clonazepam o a cualquiera de los componentes de la fórmula, o en aquellos casos con insuficiencia respiratoria grave.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: De los estudios preclínicos no puede excluirse que el clonazepam posea la posibilidad de producir malformaciones congénitas. A partir de evaluaciones epidemiológicas existe evidencia de que los fármacos anticonvulsionantes actúan como teratógenos. Sin embargo, es difícil determinar a partir de los estudios epidemiológicos publicados que fármaco o combinación de fármacos es responsable por la aparición de defectos en los recién nacidos.

También existe la posibilidad de que otros factores, ya sean genéticos o de la misma condición de epilepsia puedan ser más importantes que la terapia con fármacos en la generación de los defectos congénitos.

Bajo estas circunstancias, sólo se deberá administrar este producto en mujeres embarazadas si los beneficios potenciales son mayores que el riesgo para el feto.

Durante el embarazo sólo se podrá administrar si es absolutamente necesario, la administración de dosis altas en el último trimestre del embarazo o durante el parto puede provocar irregularidades en los latidos del corazón del feto o hipotermia, hipotonía, depresión respiratoria leve y mala respiración en el neonato.

Deberá tenerse en mente que tanto el embarazo por sí mismo como la suspensión abrupta del medicamento pueden provocar la exacerbación de la epilepsia.

A pesar de que se ha encontrado que el ingrediente activo pasa a la leche materna únicamente en pequeñas cantidades, las madres bajo tratamiento con este fármaco no deberán amamantar a sus hijos.

Si existe una indicación absoluta, deberán dejar de amamantar.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Los siguientes efectos no deseados suceden con frecuencia: cansancio, sueño, lasitud, hipotonía muscular, debilidad muscular, mareo, obnubilación, reacciones retardadas. Estos efectos son usualmente transitorios y desaparecen generalmente de manera espontánea durante el curso del tratamiento o con una reducción de la dosis. Pueden ser parcialmente prevenidos aumentando la dosis lentamente al principio del tratamiento.

Se ha observado baja concentración, inquietud, confusión, y desorientación. Puede ocurrir amnesia anterógrada al utilizar benzodiazepinas a dosis terapéuticas y el riesgo aumenta con dosis mayores. Los efectos amnésicos pueden ir asociados de compartimiento inapropiado.

Con ciertas formas de epilepsia, es posible un aumento en la frecuencia de las convulsiones durante el tratamiento a largo plazo. Puede presentarse depresión en los pacientes tratados, pero también podría estar asociado a la enfermedad subyacente.

Se han observado las siguientes reacciones paradójicas: Excitabilidad, irritabilidad, comportamiento agresivo, agitación, nerviosismo, hostilidad, ansiedad, alteraciones del sueño, pesadillas y sueños vívidos.

En casos raros puede ocurrir urticaria, prurito, erupción, pérdida de cabello transitorio, cambios en la pigmentación, náuseas, síntomas epigástricos, dolor de cabeza, reducción en las plaquetas sanguíneas (trombocitopenia), disminución del deseo sexual (pérdida del libido), impotencia e incontinencia urinaria.

Se han reportado casos aislados de desarrollo reversible de características sexuales secundarias prematuras en niños (pubertad precoz incompleta). Se han reportado también reacciones alérgicas y muy pocos casos de anafilaxis con el uso de benzodiazepinas.

Pueden ocurrir desórdenes reversibles como habla lenta o confusa (disartria), coordinación reducida de movimientos y pasos (ataxia) y problemas de la visión (visión doble, nistagmo). Puede presentarse depresión respiratoria. Este efecto puede agravarse por una obstrucción preexistente de las vías respiratorias o daño cerebral, o si se han administrado otros medicamentos que depriman la respiración. Como regla este efecto puede ser evitado ajustando cuidadosamente la dosis a los requerimientos individuales de cada paciente. En lactantes y niños pequeños, puede provocar una producción aumentada de saliva o secreciones bronquiales. Deberá tenerse entonces especial atención para mantener despejadas las vías respiratorias. El uso de las benzodiazepinas pueden llevar al desarrollo de una dependencia física y psicológica de estos productos. El riesgo de dependencia aumenta con la dosis y la duración del tratamiento, y es particularmente pronunciada en pacientes predispuestos con una historia de alcoholismo y abuso de drogas.

Una vez que se ha desarrollado la dependencia física, la terminación abrupta del tratamiento estará acompañada de síntomas de abstinencia. Durante el tratamiento a largo plazo, los síntomas de abstinencia pueden desarrollarse tras un largo periodo de uso, especialmente con dosis altas, o si la dosis diaria se reduce rápidamente o se suspende de manera abrupta. Los síntomas incluyen temblores, sudoración, agitación, alteraciones del sueño y ansiedad, dolor de cabeza, dolor muscular, ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión irritabilidad y convulsiones epilépticas que pueden ir asociadas a la enfermedad subyacente. En casos graves pueden ocurrir los siguientes síntomas: desrealización, despersonalización, hiperacusia, entumecimiento y hormigueo en las extremidades, hipersensibilidad a la luz, el ruido y al contacto físico o alucinaciones. Como el riego de aparición de síntomas de abstinencia es mayor tras la suspensión abrupta del tratamiento –aún así es de corta duración– deberá terminarse reduciendo gradualmente la dosis diaria.

Efectos en la habilidad de conducir y utilizar maquinaria: Aún al tomarlo de acuerdo con las indicaciones, el clonazepam puede enlentecer las reacciones hasta el grado de alterar las habilidades de conducir un vehículo o de operar maquinaria. Este efecto se agrava con el consumo de alcohol. Deberá evitarse conducir, operar maquinaria y otras actividades peligrosas totalmente o al menos durante los primeros días del tratamiento. La decisión a este respecto deberá tomarla el médico que atiende al paciente y deberá estar basada en la respuesta del paciente al tratamiento y en la dosis involucrada.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: De los estudios preclínicos no puede excluirse la posibilidad de que el clonazepam posea la posibilidad de producir malformaciones congénitas y de que actúe como teratógeno. Bajo estas circunstancias, sólo se deberá administrar este fármaco en mujeres embarazadas si los beneficios potenciales son mayores que el riesgo para el feto.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: CLOZER puede administrarse de manera concomitante con uno o más agentes antiepilépticos. Pero agregar un fármaco extra al régimen del paciente deberá involucrar una cuidadosa evaluación de la respuesta al tratamiento, ya que los efectos no deseados, como sedación y apatía tienen mayores probabilidades de ocurrir. En tales casos deberá ajustarse la dosis de cada fármaco para lograr el efecto óptimo deseado.

La administración concurrente de inductores de enzimas hepáticas como los barbituratos, hidantoínas o carbamazepinas, pueden acelerar la biotransformación del clonazepam sin afectar su unión a las proteínas. En contraste el clonazepam por sí mismo no parece inducir a las enzimas responsables de su propio metabolismo. En el tratamiento concurrente con fenitoína, ocasionalmente se ha observado una elevación en la concentración sérica de ambas sustancias. La combinación de clonazepam con ácido valproico puede causar ocasionalmente pequeño mal, estatus epiléptico.

El uso concurrente de CLOZER y otros medicamentos de acción central, como otros agentes anticonvulsivantes (antiepilépticos), anestésicos, hipnóticos, fármacos psicoactivos y algunos analgésicos, así como relajantes musculares, puede resultar en una potenciación mutua de los efectos farmacológicos.

Esto ocurre particularmente en presencia de alcohol. En terapia de combinación con medicamentos de acción central se deberá ajustar la dosis de cada fármaco para alcanzar el efecto óptimo. Los pacientes epilépticos en tratamiento con CLOZER no deberán consumir alcohol bajo ninguna circunstancia ya que puede alterar el efecto del fármaco, reducir la eficacia del tratamiento o producir efectos no deseados inesperados.

ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO: No se conocen hasta el momento.

PRECAUCIONES GENERALES: Deberá tenerse mucho cuidado al utilizarlo en pacientes con ataxia espinal o cereberal, en caso de intoxicación aguda con alcohol o drogas y en pacientes con daño hepático grave (por ejemplo, cirrosis hepática). Las benzodiazepinas deberán utilizarse con extremo cuidado en pacientes con una historia previa de abuso de alcohol o drogas. Puede causar un aumento en la producción de saliva y secreciones bronquiales en lactantes y niños pequeños. Por lo tanto deberá ponerse especial atención al mantenimiento de la potencia de las vías respiratorias.

La dosis deberá ajustarse cuidadosamente a los requerimientos individuales en pacientes con una enfermedad preexistente del sistema respiratorio (por ejemplo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o del hígado y en pacientes bajo tratamiento con otros medicamentos de acción central o agentes convulsionantes (antiepilépticos). Como todos los fármacos de su tipo, puede modificar las reacciones del paciente (habilidad para conducir, comportamiento en el tráfico) dependiendo de la dosis, administración y susceptibilidad individual. Los fármacos anticonvulsionantes como CLOZER no deberán ser suspendidos de manera abrupta en pacientes epilépticos, ya que esto puede precipitar el estatus epiléptico. Cuando a juicio del médico deba reducirse la dosis o suspenderse el tratamiento, deberá hacerse de manera gradual. Deberá mantenerse bajo estricta supervisión a los pacientes con una historia de depresión y/o intentos de suicidio.

Importante: el antagonista de benzodiazepinas (flumazenil) no está indicado en pacientes con epilepsia que han sido tratados con tratamientos de benzodiazepinas.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Oral.

Dosis estándar: La dosis deberá ajustarse individualmente de acuerdo con la respuesta clínica de cada paciente, su tolerancia física y su edad.

Como regla general se administra como una terapia de fármaco único, en dosis bajas, para casos nuevos y no resistentes a la terapia. Una dosis oral única comienza a tener efecto dentro de los primeros 30-60 minutos y se mantiene efectiva durante 6-8 horas en niños y 8-12 horas en adultos. Para evitar reacciones adversas al principio de la terapia es esencial comenzar el tratamiento a dosis bajas y aumentar la dosis diaria progresivamente hasta que se alcance la dosis de mantenimiento adecuada para cada paciente individual.

La dosis inicial para lactantes y niños hasta los 10 años de edad (o hasta 30 kg de peso) es de 0.01-0.03 mg/kg diarios, administrados en 2-3 dosis divididas. La dosis deberá ir aumentando en no más de 0.25-0.5 mg cada tercer día hasta que se alcance una dosis diaria de mantenimiento de aproximadamente 0.1 mg/kg de peso corporal, o bien hasta que las convulsiones se controlen o los efectos secundarios impidan un aumento mayor.

La dosis diaria para niños entre 10 y 16 años: La dosis inicial es de 1-1.5 mg/día administrados en 2-3 dosis divididas.

La dosis puede aumentarse en 0.25-0.5 mg hasta que se alcance la dosis individual de mantenimiento (generalmente 3-6 mg/día).

La dosis individual para adultos: No deberá exceder los 1.5 mg/día, divididos en 3 dosis. La dosis podrá incrementarse en 0.5 mg cada 3 días hasta que se controlen adecuadamente las convulsiones o bien los efectos secundarios impidan otro aumento.

La dosis de mantenimiento deberá individualizarse para cada paciente dependiendo de la respuesta. Generalmente es suficiente una dosis de mantenimiento de 3-6 mg por día. La dosis terapéutica máxima para adultos es 20 mg al día y no deberá excederse.

La dosis diaria deberá dividirse en tres dosis iguales. Si las dosis individuales no son iguales, la dosis mayor deberá administrarse antes de retirarse.

El nivel de dosis de mantenimiento se alcanza con mayor facilidad tras 1-3 semanas de tratamiento.

Una vez que se ha alcanzado el nivel de dosis de mantenimiento, la cantidad puede administrarse como una dosis única en la noche.

Antes de agregar CLOZER a un régimen anticonvulsivante preexistente, deberá tomarse en cuenta que el uso de anticonvulsivantes múltiples puede resultar en un aumento de efectos adversos.

Instrucciones especiales de administración: Puede administrarse de manera concomitante con uno o varios agentes antiepilépticos, en cuyo caso deberá ajustarse la posología de cada fármaco para lograr el efecto óptimo.

Como con todos los agentes antiepilépticos el tratamiento con CLOZER no deberá detenerse abruptamente, sino que se reducirá por etapas.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Síntomas: Los síntomas de sobredosis o intoxicación varían enormemente de persona a persona dependiendo de la edad, peso corporal y respuesta individual. Varían desde mareo y obnubilación hasta ataxia, somnolencia y estupor, y finalmente coma con depresión respiratoria y colapso circulatorio. Es raro encontrar secuelas serias a manos que se hayan tomado otros fármacos o alcohol de forma concomitante.

Tratamiento: En el manejo de la sobredosis deberá tenerse en cuenta que podrían haberse tomado múltiples agentes. Además de monitorear la respiración, el pulso y la presión sanguínea, está indicado un lavado gástrico, reposición de fluidos por vía I.V. con medidas generales de apoyo y la provisión de instalaciones de emergencia para lidiar con una posible obstrucción de las vías respiratorias. La hipotensión puede ser tratada con agentes simpaticomiméticos.

PRESENTACIONES: Caja con 10, 20, 30 y 100 tabletas de 0.5 y 2.0 mg.

RECOMENDACIONES PARA EL ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Producto perteneciente al grupo II.
No se deje al alcance de los niños. Su venta
requiere receta médica, la cual se retendrá en
la farmacia. Su uso prolongado, aun a dosis
terapéuticas puede causar dependencia.

SUN PHARMA DE MÉXICO, S. A. de C. V.

Fabricado en India por:

Sun Pharmaceutical Industries, Ltd

Distribuido por:

Serral, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 576M2003, SSA II

CEAR-04361202481/RM2004