Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
Marca

ARALEN

Sustancias

CLOROQUINA

Forma Famacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja, 30 Tabletas, 150 mg,

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada tableta contiene:

Fosfato de cloroquina equivalente a

de cloroquina

150 mg

Excipiente cbp 1 tableta.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Tratamiento supresivo y accesos agudos de paludismo, debidos a infección con P. vivax, P. malariae, P. ovale y cepas susceptibles de P. falciparum. También está indicado para el tratamiento de la amebiasis extraintestinal.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA: Se ha encontrado que ARALEN® es muy activo contra las formas eritrocíticas de Plasmodium vivax y Plasmodium malariae y la mayoría de cepas de Plasmodium falciparum (excepto gametocitos de P. falciparum). No se conoce el mecanismo de acción preciso del medicamento.

ARALEN® no previene las recaídas en pacientes con malaria por P. vivax o P. malariae porque no es efectivo contra las formas extraeritrocíticas del parásito ni tampoco previene la infección por P. vivax o P. malariae cuando se administra como profiláctico. Es altamente efectivo como un agente supresor en pacientes con malaria Malariae o Vivax, termina con los ataques agudos e incrementa significativamente el intervalo entre el tratamiento y la recaída. En pacientes con malaria por P. falciparum abate el ataque agudo y produce curación completa de la enfermedad, a menos que se trate de un caso de cepas de P. falciparum resistentes.

En los estudios in vitro con trofozoítos de Entamoeba histolytica, se ha demostrado que ARALEN® también posee una actividad amebicida comparable a la de emetina.

CONTRAINDICACIONES: El uso de cloroquina está contraindicado en:

Pacientes con hipersensibilidad conocida a 4-amino-quinolinas.

Alteraciones retinianas o del campo visual, atribuibles al uso de 4-aminoquinolonas de cualquier otra etiología. Sin embargo, en los accesos agudos de paludismo causados por cepas de Plasmodium susceptibles, el médico puede optar por utilizar la cloroquina, considerando los posibles beneficios y riesgos para el paciente.

No se use durante el embarazo ni en mujeres en periodos de lactancia.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: No se use durante el embarazo ni lactancia.

La cloroquina cruza la barrera placentaria.

El uso de este medicamento durante el embarazo debe evitarse salvo cuando, a juicio del médico, los beneficios justifiquen el posible riesgo.

La seguridad de cloroquina en mujeres embarazadas que reciben tratamiento a largo plazo con dosis altas no ha sido establecida.

Aunque cloroquina se excreta en la leche materna, la cantidad es insuficiente para conferir ningún beneficio al lactante. Se requiere quimioprofilaxis por separado para el lactante.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

El siguiente índice de frecuencia se utiliza, según sea el caso: Muy común ≥ 10%; Común ≥1 y < 10%; Poco frecuente ≥0.1 y < 1%; Raras ≥0.01 y < 0.1%; Muy raras< 0.01%; Frecuencia no conocida (la frecuencia no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

Después de la administración de ARALEN® en dosis adecuadas para el tratamiento de un ataque agudo de malaria o amebiasis extraintestinal, se han observado:

Alteraciones del sistema inmune:

– Común: reacción anafiláctica/anafilactoide, incluyendo angioedema.

Alteraciones de la piel y del tejido subcutáneo:

– Muy Común: prurito.

– Común: Erupciones cutáneas, urticaria.

– Poco frecuente: alopecia, pigmentación azul-negra, particularmente de uñas y mucosas.

– Raras: exacerbación de psoriasis, eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica

– Muy raros: dermatitis exfoliativa y eventos similares de tipo descamativo.

– Frecuencia no conocida: erupción cutánea con eosinofilia y síntomas sistémicos.

Alteraciones del sistema Nervioso:

– Muy Común: Dolor de cabeza.

– Común: convulsiones (ver Precauciones generales).

– Poco frecuente: y neuropatía.

– Raras: polineuritis.

– Frecuencia no conocida: trastornos agudos ex­tra­pi­ra­mi­da­les (como distonía, discinesia, protrusión de la lengua, tortícolis) (ver Precauciones generales y Manifestaciones y manejo de la sobredosíficación e ingesta accidental.

Alteraciones musculoesqueléticas y del tejido conectivo:

– Poco frecuente: miopatía.

Alteraciones psiquiátricas:

– Muy Común: insomnio.

– Común: depresión.

– Raro: ansiedad, agitación, insomnio, confusión, alucinaciones, delirium.

– Frecuencia no conocida: comportamiento suicida.

Alteraciones Oculares:

– Común: visión borrosa transitoria.

– Raro: opacidad corneal reversible.

– Casos de retinopatía y de daño retiniano irreversible reportados durante el tratamiento a largo plazo y con dosis altas (ver Precauciones generales).

– Frecuencia no conocida: se ha reportado maculopatía y degeneración macular y pueden ser irreversibles.

Alteraciones Cardiacas:

– Poco frecuentes: se ha reportado cardiomiopatía durante el tratamiento a largo plazo y con dosis altas que puede resultar en insuficiencia cardiaca y en algunos casos un desenlace fatal (ver Precauciones generales).

– Raros: arritmias, incluyendo prolongación del intervalo QT, torsade de pointes, se han reportado taquicardia ventricular y fibrilación ventricular con dosis terapéuticas de cloroquina, así como con la sobredosis. El riesgo es mayor si la cloroquina se administra en dosis altas. Se han reportado casos fatales. (Ver Precauciones generales y Manifestaciones y manejo de la sobredosificación e ingesta accidental).

Alteraciones de la sangre y del sistema linfátcio:

– Raro: agranulocitosis, pancitopenia y trombocitopenia.

Alteraciones auditivas y del laberinto:

– Poco frecuentes: ototoxicidad como tinnitus, hipoacusia, sordera nerviosa.

Alteraciones gastrointestinales:

– Muy común: náuseas, vómito y diarrea.

Alteraciones hepatobiliares:

Raras: pruebas de función hepática anormales y hepatitis.

Trastornos del metabolismo y de la nutrición:

– Frecuencia no conocida: hipoglucemia (ver Precauciones generales).

Si se encuentra alguna anormalidad, se recomienda descontinuar de inmediato el medicamento y observar al paciente.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Adminístrese con cautela a personas con enfermedad hepática, alcohólicos o junto con fármacos de conocida hepatotoxicidad y en pacientes con deficiencia de G-6-PD (glucosa-6-fosfato deshidrogenasa).

En tratamientos prolongados, realizar periódicamente biometrías hemáticas completas.

Si se presenta alguna alteración sanguínea que no sea atribuible al padecimiento bajo tratamiento, deberá considerarse la suspensión del medicamento.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Los antiácidos que contienen magnesio o el caolín pueden reducir la absorción de cloroquina y por lo tanto, es recomendable tomarlos con al menos dos horas de intervalo entre uno y otro.

La cimetidina puede reducir significativamente el metabolismo y eliminación de la cloroquina.

La administración concomitante con metronidazol puede ocasionar reacciones distónicas agudas.

La cloroquina reduce la absorción de ampicilina.

La coadministración de cloroquina y mefloquina puede aumentar el riesgo de convulsiones, al disminuir el umbral convulsivo.

La actividad de los medicamentos antiepilépticos puede alterarse si se coadministran con cloroquina.

La cloroquina puede afectar la respuesta de anticuerpos a la vacuna antirrábica (HDCV).

La cloroquina puede afectar la respuesta de anticuerpos a la vacuna antirrábica (HDCV).

La cloroquina puede aumentar los efectos de un tratamiento hipoglucémico, por lo que puede ser necesaria una disminución en la dosis de insulina o fármacos antidiabéticos.

Puede haber un mayor riesgo de inducir arritmias ventriculares si la cloroquina se utiliza de forma concomitante con otros fármacos arritmogénicos, tales como amiodarona y moxifloxacino.

En un estudio de interacción de dosis única, se ha reprotado que la cloroquina reduce la biodisponibilidad de prazicuantel.

Existe un riesgo teórico de inhibición de la actividad intracelular de α-galactosidasa cuando la cloroquila se administra conjuntamente con agalsidasa.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: No se han descrito.

PRECAUCIONES GENERALES: ARALEN® no previene las recaídas en pacientes con malaria por P. vivax o P. malariae porque no es efectivo contra las formas extraeritrocíticas del parásito, ni tampoco previene la infección por P. vivax o P. malariae cuando se administra como profiláctico.

Todos los pacientes bajo tratamiento a largo plazo, deben ser examinados e interrogados periódicamente, deben incluirse estudios de reflejos de rodilla y tobillo con el fin de detectar evidencias de debilidad muscular. En caso de presentarse ésta última, debe discontinuarse el medicamento.

El uso de ARALEN® en pacientes con psoriasis, podría precipitar un ataque agudo. Cuando se administra este medicamento en pacientes con porfiria, esta condición puede agravarse. No debe usarse el medicamento en estas condiciones, al igual que en pacientes con alteración de la función renal o hepática y en pacientes con antecedentes de epilepsia, ya que se han reportado convulsiones con el uso de cloroquina, salvo que a juicio del médico, los beneficios justifiquen los posibles riesgos.

Se han reportado retinopatía/maculopatía, así como degeneración macular y daño retiniano irreversible con el tratamiento prolongado. Se debe de realizar una evaluación oftalmológica antes de comenzar el tratamiento y regularmente durante el mismo.

Los factores de riesgo para el desarrollo de retinopatía incluyen edad, duración del tratamiento, dosis máximas diarias y/o acumulación de dosis. Ante cualquier alteración visual indicativa de retinopatía/vasculopatía durante el tratamiento con cloroquina se debe interrumpir inmediatamente y observar al paciente.

Los cambios en la retina (y trastornos visuales) pueden progresar aún después del suspender el tratamiento.

Pueden presentarse alteraciones extrapiramidales agudas con ARALEN®. Estas reacciones adversas generalmente se resuelven después de suspender el tratamiento y/o tratamiento sintomático.

La continuación del tratamiento debe basarse en el beneficio vs. riesgo para el paciente.

La cloroquina ha demostrado que causa hipoglucemia severa con pérdida del conocimiento que podría ser mortal en pacientes tratados con y sin medicamentos antidiabéticos (ver Interacciones medicamentosas y de otro género). Los pacientes tratados con cloroquina deben ser advertidos sobre el riesgo de hipoglucemia y los signos y síntomas clínicos asociados. Los pacientes que presentan síntomas clínicos sugestivos de hipoglucemia durante el tratamiento con cloroquina deben tener su nivel de glucosa sanguínea controlada y el tratamiento de revisión en cuanto sea necesario.

Los pacientes deben ser advertidos sobre la posibilidad de padecer trastornos de la visión transitorios y recomendárseles no conducir ni operar maquinaria en caso de presentar estas alteraciones.

La resistencia de Plasmodium falciparum a la cloroquina está bien documentada. Por lo tanto, se deberán considerar datos epidemiológicos antes de iniciar el tratamiento con cloroquina.

Los casos de cardiomiopatía que resulta en insuficiencia cardiaca, en algunos casos con resultado de muerte, han sido reportados en pacientes tratados con cloroquina (véase Reacciones secundarias y adversas y Contraindicaciones). Se recomienda monitorización clínica para detectar signos y síntomas de la cardiomiopatía y ARALEN® debe suspenderse si la cardiomiopatía se desarrolla.

La cloroquina debe ser usada con precaución en pacientes con enfermedad cardiaca, una historia de arritmias ventriculares, hipopotasemia y/o hipomagnesemia no corregida, o bradicardia (< 50 ppm), y durante la administración concomitante con agentes que prolongan el intervalo QT (véase Interacciones medicamentosas y de otro género, Reacciones secundarias y adversas y Manifestaciones y manejo de la sobredosificación e ingesta accidental) (debido al potencial para la prolongación del intervalo QT).

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Paludismo:

Tratamiento del ataque agudo: Inicialmente 4 tabletas (1 g); 6-8 horas después, 2 tabletas (0.5 g), y 2 tabletas al día (0.5 g) en los 2 días siguientes. Total: 10 tabletas (2.5 g) en 3 días.

Dosis supresiva, adultos: 2 tabletas (0.5 g) una vez por semana, siempre en el mismo día por el tiempo que se permanezca en la zona endémica y hasta 8 semanas después.

Niños: Dosis proporcionales (5 mg calculados como base por kilo de peso) sin exceder la dosis de adultos.

Un esquema posológico aceptado para el tratamiento del paludismo en niños es:

2-5 años, dosis inicial: 2 tabletas seguidas de 1 tableta 8 horas después. Total: 3 tabletas.

6-10 años, dosis inicial: 2 tabletas seguidas de 1 tableta 8 horas después y 1 tableta 24 horas después. Total: 4 tabletas.

11-15 años, dosis inicial: 3 tabletas seguidas de 1 tableta 8 horas después y 1 tableta 24 horas después. Total: 5 tabletas.

Amebiasis extraintestinal:

Adultos: 4 tabletas diarias durante 2 días, seguidos de 2 tabletas al día durante 2 o 3 semanas.

El tratamiento se combina usualmente con un amebicida intestinal.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: La cloroquina es rápidamente absorbida y es altamente tóxica en sobredosis. Los niños son particularmente susceptibles. Los principales síntomas de sobredosificación incluyen colapso cardiovascular debido a su potente efecto cardiotóxico y paro respiratorio. Los síntomas pueden progresar rápidamente después de iniciar con cefalea, mareo, alteraciones visuales, náuseas y vómito. Los síntomas de sobredosis pueden incluir ritmo y trastornos de conducción, incluyendo prolongación del intervalo QT, torsades de pointes, taquicardia ventricular y fibrilación ventricular.

Puede presentarse hipocaliemia, posiblemente debida a paso del potasio extracelular a espacio intracelular, lo cual puede aumentar el riesgo de disrritmia cardiaca. La muerte puede ser resultado de un paro cardiaco agudo o respiratorio, o bien, de una falla circulatoria o respiratoria, o bien, de una arritmia cardiaca.

Ya que la sobredosis con cloroquina puede ser rápidamente letal, el paciente debe ser inmediatamente hospitalizado, preferiblemente en una unidad de cuidados intensivos. Se deberá iniciar cuanto antes tratamiento sintomático y de soporte, y vigilar cuidadosamente el estado clínico y parámetros de laboratorio, especialmente los niveles de potasio.

Además, en cuanto se sospeche sobredosis masiva o se asocie con síntomas tóxicos serios, se ha demostrado que la administración temprana de adrenalina (0.2 mg en infusión lenta) y diazepam (0.5 mg/kg en infusión para pasar en diez minutos) puede mejorar la tasa de supervivencia.

Los casos de alteraciones extrapiramidales también se han informado en el contexto de sobredosis con cloroquina (ver Precauciones generales y Reacciones secundarias y adversas).

PRESENTACIÓN: Caja con 30 tabletas de 150 mg en envase de burbuja.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30ºC y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. No se use en el embarazo y la lactancia.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo:

farmacovigilancia@cofepris.gob.mx

SANOFI-AVENTIS DE MÉXICO, S.A. de C.V.

Acueducto del Alto Lerma No. 2

Zona Industrial Ocoyoacac

C.P. 52740, Ocoyoacac, México

Reg. Núm. 30336, SSA IV

® Marca Registrada