STILNOX

Tabletas

(ZOLPIDEM )

Hipnóticos y sedantes no barbitúricos solos (N5B1)

sanofi.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ALMACENAMIENTO
ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS ADVERSOS
EMBARAZO Y LACTANCIA
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
INDICACIONES
INTERACCIONES
LEYENDAS DE PROTECCIÓN
PRECAUCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Dosis: La dosis recomendada diaria o por razón necesaria de STILNOX® en adultos hasta 65 años es de 10 mg inmediatamente antes de acostarse.

Poblaciones especiales:

Insuficiencia hepática: Debido a que la depuración y el metabolismo de zolpidem está reducida en la insuficiencia hepática, la dosis inicial deberá de ser de 5 mg (½ tableta) en estos pacientes, con especial atención en pacientes ancianos. En adultos menores de 65 años la dosis puede incrementarse a 10 mg cuando la respuesta clínica es inadecuada y zolpidem es bien tolerado.

Adultos mayores de 65 años o pacientes debilitados: Este tipo de pacientes son especialmente sensibles a los efectos de zolpidem, por lo que se recomienda dosis de 5 mg (½ tableta). La dosis total de zolpidem no debe exceder de 10 mg por día en esta población.

En todos los casos, la dosis no debe exceder 1 tableta de 10 mg por día.

En pacientes pediátricos o menores de 18 años, la seguridad y eficacia de zolpidem no ha sido establecida, por lo que zolpidem no debe administrarse en este tipo de pacientes (véase Precauciones generales: Pacientes pediátricos).

Duración del tratamiento: El tratamiento debe ser lo más breve posible, de un par de días a 4 semanas como máximo.

En caso de insomnio ocasional, la duración del tratamiento será de 2 a 5 días.

En caso de insomnio transitorio será de 2 a 3 semanas.

Como en todos los hipnóticos, el uso prolongado de STILNOX® no está recomendado. En algunos casos puede ser necesario continuar el tratamiento más allá de 4 semanas. Debe reevaluarse el estado del paciente antes de considerar esa posibilidad.

Modalidades de interrupción del tratamiento: La interrupción progresiva del tratamiento permite el mínimo riesgo de efecto de rebote. Con el objeto de reducir la ansiedad que pueden provocar los síntomas ligados a la interrupción del tratamiento, el paciente debe ser informado de entrada de la duración máxima y de las modalidades de interrupción.

Vía de administración: Oral. En todos los casos la toma debe efectuarse inmediatamente antes de acostarse o en la cama.




RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.




ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Al momento no existe evidencia sobre las posibles alteraciones de pruebas de laboratorio.




CONTRAINDICACIONES:

Este medicamento está contraindicado en los siguientes casos:

– Insuficiencia respiratoria aguda y/o severa.

– Insuficiencia hepática severa.

En pacientes con insuficiencia hepática severa, las benzodiacepinas y sustancias emparentadas pueden precipitar una encefalopatía, es por ello que está contraindicado su uso.

– Hipersensibilidad al zolpidem, a los componentes de la formulación o algunos de sus metabolitos inactivos.

No se aconseja este medicamento en los siguientes casos: asociación con alcohol y la ansiedad ligada a la depresión.

Los hipnóticos no están recomendados como tratamiento primario en enfermedades psicóticas.




REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Los eventos adversos fueron clasificados usando el diccionario MedDRA y clasificadas según el “Consejo para las Organizaciones Internacionales de Ciencias Médicas” (CIOMS por sus siglas en inglés) con las siguientes definiciones:

Muy común ³ 10%; común ³ 1 y < 10%; no común ³ 0.1 y < 1%; raro ³ 0.01 y < 0.1% y muy raro < 0.01%. No conocido: No puede ser estimado basado en los datos disponibles.

Hay evidencia de eventos adversos relacionados con el tratamiento de zolpidem, en particular para ciertos eventos del sistema nervioso central (SNC). Éstos disminuyen, en teoría, si el zolpidem es tomado inmediatamente antes de acostarse o en la cama. Son más frecuentes en pacientes de edad avanzada.

En pacientes con insuficiencia respiratoria es conveniente tener en cuenta el eventual efecto depresor de las benzodiacepinas y sustancias emparentadas.

La administración de zolpidem agrava los síntomas de la Miastenia gravis. Se recomienda su uso únicamente en casos excepcionales y bajo estricta vigilancia médica.

Si la duración del sueño es insuficiente, el riesgo de alteración del estado de vigilia se ve incrementado. Sedación, amnesia, dificultades de concentración y trastornos musculares pueden alterar la capacidad de conducir vehículos o manejar máquinas. A los conductores de vehículos y operadores de máquinas deberá informar sobre el posible riesgo de presentar somnolencia a la mañana siguiente de la administración de zolpidem. Para minimizar este riesgo se recomienda dormir sin interrupción de 7-8 horas durante la noche.

Los eventos adversos aparecen en relación a la sensibilidad individual y frecuentemente en la hora siguiente a la toma del medicamento si la persona no se acuesta y no se duerme inmediatamente.

Trastornos del sistema nervioso:

Comunes: Somnolencia, cefalea, desvanecimiento, insomnio exacerbado, vértigo y amnesia anterógrada (el efecto amnésico puede estar asociado con conducta inapropiada).

No comunes: Disminución del estado de alerta.

Trastornos psiquiátricos:

Comunes: Alucinaciones, agitación, pesadillas.

No comunes: Confusión e irritabilidad.

No conocido: Agitación, agresión, desrealización, cólera, conducta anormal, sonambulismo (véase Precauciones generales: Sonambulismo y comportamientos asociados), dependencia (síndrome de abstinencia y efecto de rebote pueden presentarse después de la discontinuación del tratamiento) y alteraciones de la libido, depresión (véase Precauciones generales).

La mayor parte de estos efectos psiquiátricos indeseables están relacionados con reacciones paradójicas.

Trastornos generales:

Comunes: Fatiga.

Raros: Trastornos de la marcha, tolerancia al medicamento y caídas (predominantemente en pacientes ancianos y cuando zolpidem no fue administrado de acuerdo con la información para prescribir).

Trastornos oculares:

No comunes: Diplopía.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales:

No común: Tos, resequedad faríngea e irritación faríngea.

No conocido: Depresión respiratoria (véase Precauciones generales).

Trastornos gastrointestinales:

Comunes: Diarrea, náuseas, vómito y dolor abdominal.

Trastornos musculosqueléticos y del tejido conjuntivo:

Raros: Debilidad muscular.

Infecciones e infestaciones:

Común: Infección del tracto respiratorio superior e infección del tracto respiratorio inferior.

Trastornos de la piel y del tejido celular subcutáneo:

Raros: Exantema, prurito, urticaria e hiperhidrosis.

Alteraciones del sistema inmune:

No conocido: Angioneuroedema.

Trastornos hepatobiliares:

Raros: Elevación de enzimas hepáticas.

Se ha podido observar que en caso de utilización regular de benzodiacepinas o sustancias emparentadas con duración de acción breve, ciertos síntomas de abstinencia pueden aparecer entre dos tomas consecutivas, en particular cuando la dosis es fuerte; sin embargo, esto no se ha presentado con zolpidem a dosis y duración de tratamiento recomendadas.

Insomnio de rebote: La interrupción súbita de un tratamiento hipnótico prolongado o con dosis superiores a las recomendadas puede provocar un rebote del insomnio transitorio (reaparición en forma exagerada del insomnio que motivó el tratamiento) y puede igualmente acompañarse de otros síntomas (cambio en el humor, ansiedad y agitación). Es conveniente entonces reducir la dosis progresivamente e informar de ello al paciente.

Estos síntomas pueden aparecer sobre todo en personas de edad avanzada.




RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Clínicamente no existen actualmente datos suficientes para evaluar un eventual efecto malformativo o tóxico del zolpidem cuando es administrado durante el embarazo. Estudios en animales no indican efecto dañino directo o indirecto respecto al desarrollo de toxicidad en el desarrollo. Por consiguiente y como medida de precaución, es preferible no utilizar este medicamento durante el embarazo.

Si zolpidem ha sido recetado a una mujer en edad fértil, se le deberá informar que si tienen la intensión de embarazarse o está embarazada, deberá suspender el tratamiento con zolpidem inmediatamente y acudir con su médico.

Si se administra el zolpidem en el último trimestre del embarazo o durante el trabajo de parto, existe la posibilidad de aparición al nacimiento de hipotonía, hipotermia e insuficiencia respiratoria moderada en el recién nacido de madre tratada con benzodiacepinas y sustancias emparentadas.

Además, los niños nacidos de madres que tomen agentes sedativos/hipnóticos crónicamente durante las últimas etapas del embarazo pueden desarrollar dependencia física y presentar síndrome de abstinencia en el periodo posnatal.

Lactancia: Aunque el paso de zolpidem en la leche materna es escaso, el producto no debe ser administrado durante la lactancia.




FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA: El zolpidem es un hipnótico perteneciente a la familia de las imidazopiridinas. Los estudios experimentales han mostrado un efecto sedativo a dosis inferiores a las necesarias para obtener efectos anticonvulsivos, miorrelajantes o ansiolíticos. Estos efectos pueden ser explicados por una acción agonista selectiva del complejo receptor macromolecular GABA-omega, modulando la abertura del canal cloro. El zolpidem se fija de manera preferencial bajo el subtipo omega 1. En el humano, el zolpidem acorta el tiempo de sueño, reduce la cantidad de despertares nocturnos, aumenta la duración del sueño y mejora su calidad. Estos efectos están asociados a un perfil electroencefalográfico característico, difiere del de las benzodiazepinas. Los estudios de monitoreo del sueño nocturno han demostrado que el zolpidem prolonga la fase II, así como las fases III y IV (sueño profundo). A la dosis recomendada, el zolpidem no influye sobre la duración total del sueño paradójico (REM o movimientos oculares rápidos).

Absorción: Luego de la administración oral, el zolpidem presenta una biodisponibilidad de aproximadamente 70% con una concentración plasmática máxima entre 0.5 y 3 horas.

Distribución: A dosis terapéuticas, su farmacocinética es lineal. La fijación a proteínas plasmáticas es de aproximadamente 92%. El volumen de distribución en el adulto es de 0.54 ± 0.02 L/kg.

Eliminación: El zolpidem es eliminado en forma de metabolitos inactivos (metabolismo hepático), principalmente en la orina (alrededor de 60%) y en las heces (alrededor de 40%). No posee efecto inductor sobre las enzimas hepáticas.

La vida media de eliminación plasmática es en promedio de 2.4 horas (0.7-3.5 horas).

En el sujeto de edad avanzada, se observa una disminución de la depuración hepática. El pico de concentración es aumentado en aproximadamente 50% sin que exista prolongación significativa de la vida media (3 horas en promedio). El volumen de distribución disminuye a 0.34 ± 0.05 L/kg.

En pacientes con insuficiencia renal, dializados o no, se observa una disminución moderada de la depuración renal.

Los otros parámetros cinéticos no se ven modificados. El zolpidem no es dializable.

En los pacientes con insuficiencia hepática severa, la biodisponibilidad del zolpidem aumenta. Su depuración se reduce sensiblemente y la vida media de eliminación se prolonga (aproximadamente 10 horas).




FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:

Hemitartrato de zolpidem 10 mg

Excipientes, c.b.p. 1 tableta.




INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Hipnótico de corta duración, para el tratamiento del insomnio ocasional, transitorio o crónico (véase Dosis y vía de administración).




INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Alcohol: La toma concomitante de alcohol no es recomendada. El efecto sedante aumenta cuando zolpidem es usado en combinación con el alcohol. Esto afecta la capacidad para conducir y la utilización de máquinas.

El aumento del efecto depresivo del sistema nervioso central se puede presentar en los casos del empleo concomitante de zolpidem con antipsicóticos (neurolépticos), hipnóticos, ansiolíticos/sedantes, antidepresivos, analgésicos narcóticos, medicamentos antiepilépticos, anestésicos y antihistamínicos sedantes. Sin embargo, en el caso de agentes antidepresivos inhibidores selectivos en la recaptación de serotonina como fluoxetina y sertralina, no se observaron interacciones farmacodinámicas ni farmacocinéticas. En el caso de analgésicos narcóticos el aumento de la sensación de bienestar puede contribuir a un aumento de la dependencia psicológica.

Inhibidores del citocromo P-450: Los compuestos que inhiben el citocromo P-450 pueden aumentar la actividad de algunos hipnóticos como el zolpidem. El zolpidem es metabolizado vía hepática por varias enzimas citocromo P-450, siendo la principal la enzima CYP3A4 con contribución de la enzima CYP1A2. El efecto de la farmacodinamia del zolpidem se disminuye cuando es administrado conjuntamente con rifampicina (inductor CYP3A4). Sin embargo, cuando se administró el zolpidem con itraconazol (inhibidor CYP3A4) la farmacocinética y la farmacodinamia no se modificaron en forma significativa. La relevancia clínica de estos resultados se desconoce.

La administración concomitante de zolpidem con ketoconazol (200 mg dos veces al día) un potente inhibidor CYP3A4, prolongó la vida media de eliminación del zolpidem y produjo un incremento total del ABC; además, se observó una disminución evidente de la depuración del zolpidem cuando se comparó contra placebo. El total del ABC para el zolpidem, cuando se administró con ketoconazol, aumentó moderadamente en un factor de 1.83 comparado con el zolpidem solo. No es necesario ajustar la dosis de zolpidem; sin embargo, deberá informase al paciente del aumento del efecto hipnótico con la administración concomitante de zolpidem y ketoconazol.

• Morfinanos (analgésicos y tratamientos de sustitución), barbitúricos. Riesgo aumentado de depresión respiratoria que puede ser fatal en caso de sobredosis.

• Clonidina y sustancias emparentadas, talidomida.

• Clozapina. Riesgo aumentado de colapso con paro cardiaco y/o respiratorio.

• En el caso de analgésicos narcóticos puede presentar aumento de la euforia.

Otros medicamentos: Cuando se administró el zolpidem con warfarina, digoxina, ranitidina o cimetidina no se observaron interacciones significativas en la farmacocinética del zolpidem.




LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica, la cual podrá resurtirse hasta en tres ocasiones. No se administre en el embarazo, la lactancia ni en menores de 18 años.

SANOFI-AVENTIS DE MÉXICO, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 044M98, SSA III




PRECAUCIONES GENERALES: Los trastornos del sueño pueden ser una manifestación de un trastorno físico y/o psiquiátrico, por lo que el tratamiento sintomático del insomnio debe iniciarse únicamente después de una cuidadosa evaluación del paciente. La causa de insomnio deberá ser identificada lo antes posible así como los factores subyacentes y tratarlos antes de prescribir un hipnótico. La ausencia de remisión del insomnio después 7 a 14 días de tratamiento puede indicar la presencia de una alteración psiquiátrica y/o médica primaria por lo que el paciente deberá ser reevaluado a intervalos regulares. El empeoramiento del insomnio o el surgimiento de nuevas anormalidades del pensamiento o de la conducta pueden ser consecuencia de un trastorno psiquiátrico o físico no reconocido con anterioridad. Los pacientes deberán asegurarse de tener un sueño sin interrupción de 7-8 horas durante la noche.

Pacientes pediátricos: En pacientes menores de 18 años aún no se ha establecido la seguridad y eficacia de zolpidem. En un estudio de 8 semanas en pacientes pediátricos (de 6-17 años) con insomnio asociado con déficit de atención/alteraciones de hiperactividad, alteraciones psiquiátricas y del sistema nervioso comprendieron el tratamiento emergente más frecuente para eventos adversos observados con zolpidem cuando se comparó contra placebo e incluyó: desvanecimiento (23.5 vs 1.5%), cefalea (12.5 vs 9.2%) y alucinaciones (7.4 vs 0%) (véase Dosis y vía de administración: Poblaciones especiales: Niños).

Ancianos: (véase Dosis y vía de administración).

Insuficiencia Hepática: (véase Dosis y vía de administración).

Enfermedad psicótica: Hipnóticos como el zolpidem no están recomendados para el tratamiento primario de enfermedad psicótica.

Amnesia: Los agentes sedantes/hipnóticos como el zolpidem pueden provocar amnesia anterógrada. Esto se presenta más frecuentemente varias horas después de haber tomado el STILNOX® por lo tanto, para reducir este riesgo se recomienda dormir sin interrupción de 7-8 horas durante la noche.

Depresión: Aunque no han sido demostradas interacciones farmacocinéticas o farmacodinámicas clínicamente significativas con inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina, como con otros medicamentos sedantes/hipnóticos, el zolpidem debe administrarse con precaución en pacientes que presenten signos y/o síntomas de depresión. En este tipo de pacientes pueden presentar tendencias suicidas por lo que pueden requerirse además medidas de protección. La sobredosis intencional es más frecuente en este grupo de pacientes; por lo tanto, se debe prescribir la mínima cantidad del medicamento posible en un momento dado.

La depresión preexistente puede ser enmascarada durante el empleo de zolpidem. Ya que el insomnio puede ser un síntoma de depresión, el paciente deberá ser reevaluado si el insomnio persiste.

La siguiente información general que se relaciona con efectos observados después de la administración de agentes hipnóticos que deben ser tomados en cuenta por el médico:

Reacciones paradójicas y psiquiátricas: Los medicamentos sedantes/hipnóticos como el zolpidem pueden producir síntomas como inquietud, exacerbación del insomnio, agitación, irritabilidad, agresión, ideas delirantes, ira, pesadillas, alucinaciones, conducta anormal y otros trastornos de la conducta. En este caso el tratamiento debe interrumpirse. Esto se presenta más frecuentemente en pacientes de edad avanzada.

Sonambulismo y comportamientos asociados: El sonambulismo y otros comportamientos asociados como manejar inconsciente, preparar y comer alimentos, realizar llamadas telefónicas o tener relaciones sexuales, con amnesia, han sido relatados en los pacientes que tomaron el zolpidem sin estar totalmente despiertos. El uso de alcohol y otros depresores del SNC parece aumentar el riesgo de dichos comportamientos como cuando se excede la dosis máxima recomendada de zolpidem. La discontinuación del zolpidem deberá considerarse en los pacientes que presenten estos comportamientos (véase Interacciones medicamentosas y de otro género y Reacciones secundarias adversas).

Tolerancia: La pérdida de la eficacia a los efectos hipnóticos de agentes sedantes/hipnóticos como el zolpidem puede desarrollarse después del uso repetido por algunas semanas.

Habituación y dependencia: La utilización de benzodiacepinas o de sustancias emparentadas puede ocasionar el desarrollo de una dependencia física o psíquica. El riesgo de dependencia aumenta con la dosis, la duración del tratamiento. El riesgo es más importante en pacientes con trastornos psiquiátricos y/o antecedentes de dependencia alcohólica o de otras toxicomanías. Estos pacientes deben de estar bajo estricta vigilancia médica cuando reciben hipnóticos.

Una vez que la dependencia física se ha desarrollado, la interrupción abrupta de tratamiento puede acompañarse de síntomas de abstinencia como por ejemplo: cefalea, mialgias, ansiedad extrema, tensión, agitación, confusión e irritabilidad. En los casos severos, pueden aparecer los siguientes síntomas: desrealización, despersonalización, hiperacusia, entumecimiento, parestesias en las extremidades, hipersensibilidad a la luz, ruido y al contacto físico, alucinaciones y crisis convulsivas.

Insomnio de rebote: La interrupción súbita de un tratamiento con agentes sedantes/hipnóticos prolongado o con dosis superiores a las recomendadas puede provocar insomnio de rebote transitorio (reaparición en forma exagerada del insomnio que motivó el tratamiento) y puede igualmente acompañarse de otros síntomas (cambio en el estado de ánimo, ansiedad y agitación). Es conveniente entonces reducir la dosis progresivamente e informar de ello al paciente.

Se ha podido observar que en caso de utilización regular de agentes sedantes/hipnóticos con duración de acción breve, ciertos síntomas de abstinencia pueden aparecer dentro del intervalo de dosificación.

Zolpidem puede ser administrado, con precaución en:

• Pacientes con síntomas de depresión.

• Pacientes con síndrome de apnea del sueño y Miastenia gravis.

Insuficiencia respiratoria: Debido a que los hipnóticos tienen la capacidad para deprimir funciones en el organismo, deberán tomarse precauciones si se prescribe el zolpidem en pacientes con alteración de la función respiratoria (véase Reacciones secundarias y adversas).

Zolpidem puede enmascarar datos clínicos de depresión mayor.

La administración crónica de zolpidem requiere de una reevaluación periódica.




PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: No se espera un efecto malformativo en el género humano ya que no se presentaron malformaciones en animales durante estudios realizados. Clínicamente no existen actualmente datos suficientes para evaluar un eventual efecto malformativo o fetotóxico del zolpidem cuando es administrado durante el embarazo.




PRESENTACIONES: Cajas con 10 y 30 tabletas en envase de burbuja.




MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: Como en toda sobredosis, la eventualidad de una poliintoxicación debe siempre ser considerada, dado que puede agravar el pronóstico.

En casos de sobredosis con zolpidem o con otros agentes depresores del SNC (incluyendo alcohol), se disminuye el estado de conciencia que puede ir hasta el estado de coma, así como sintomatología más severa, incluyendo resultados fatales.

En estos casos es conveniente tomar medidas habituales de precaución: traslado del paciente a un medio especializado y vigilancia de los parámetros cardiorrespiratorios. La administración de carbón activado puede permitir la reducción de la absorción. El empleo de flumazenil debe considerarse cuando se presenten síntomas severos. El efecto antagonista del flumazenil puede favorecer la aparición de trastornos neurológicos (convulsiones).

Zolpidem no es dializable.