LIBONIDE

Suspensión para nebulización

(BUDESONIDA )

Corticoides inhalados (R3D1)

Pisa_libonide_Suspension_para_nebulizacion.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ALMACENAMIENTO
ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS ADVERSOS
EMBARAZO Y LACTANCIA
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
INDICACIONES
INTERACCIONES
LEYENDAS DE PROTECCIÓN
PRECAUCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: La dosificación de budesonida es individual y se debe titular paulatinamente hasta obtener la menor dosis efectiva de mantenimiento una vez logrado el control del asma.

La administración puede ser una o dos veces al día.Se puede usar la dosificación de una vez al día para dosis diarias entre 0.250 y 1.0 mg.

Dosis inicial recomendada:

Adultos > 65 años de edad: 1 o 2 mg dosis total diaria.

Niños mayores de un año de edad: 0.250 a 0.500 mg dosis total diaria.

En pacientes que toman glucocorticoides orales se puede considerar el uso de una dosis mayor de inicio, por ejemplo: 1 mg dosis total diaria.

Mantenimiento: En todos los pacientes es deseable titular la dosis hacia la mínima dosis efectiva de mantenimiento una vez logrado el control del asma.

Rango de dosis en mantenimiento:

Adultos > 65 años de edad: 0.500 a 4 mg dosis total diaria. En casos muy severos la dosis puede incrementarse aún más.

Niños mayores de un año de edad: 0.250 a 2 mg dosis total diaria.

Dosificación una vez al día: Se puede considerar la dosificación de una vez al día tanto en pacientes adultos como en niños que necesitan dosis de mantenimiento entre 0.250 y 1.0 mg diarios.

Se puede iniciar la dosificación una vez al día en pacientes que no han usado esteroides inhalados previamente y en pacientes que ya estaban controlados con otros glucocorticoides inhalados.

La administración puede ser por la mañana o por la noche. En caso de que el asma se deteriore se debe aumentar la dosis y dividirla.

Inicio del efecto: Se observa una mejoría en el control del asma con la inhalación de budesonida aproximadamente tres días después de haberla iniciado; el efecto máximo generalmente se logra en 2-4 semanas.

La máxima mejoría en la función pulmonar se obtiene después de tres a seis meses.

Pacientes dependientes de esteroides orales: Budesonida permite la reducción de la dosis o hasta la suspensión de los glucocorticoides orales de mantenimiento sin afectar el control del asma.

Al inicio se administra budesonida en conjunto con el esteroide oral, después de aproximadamente una semana se reduce la dosis oral gradualmente hasta llegar al nivel más bajo tolerado.

Se hace hincapié en recomendar una reducción muy paulatina del esteroide oral.

En muchos casos es posible sustituir completamente el esteroide oral con budesonida.

Durante el retiro algunos pacientes pueden experimentar síntomas de supresión sistémica de corticosteroides como dolores musculares y articulares, astenia, adinamia y depresión; no obstante una mejoría de la función pulmonar.

El médico debe motivar a estos pacientes a continuar con budesonida y vigilar datos objetivos de insuficiencia suprarrenal.

En caso de encontrar evidencia de insuficiencia suprarrenal se debe incrementar la dosis del corticosteroide oral temporalmente, para después continuar con el retiro del fármaco, pero a menor velocidad.

Durante periodos de estrés o de una exacerbación severa del asma los pacientes en retiro gradual pueden requerir tratamiento suplementario con corticosteroides sistémicos.

División de la dosis y opciones para la mezcla con otros líquidos: Budesonida se puede mezclar con solución salina a 0.9% y con soluciones para nebulizar de terbutalina, salbutamol, fenoterol, acetilcisteína, cromoglicato de sodio o bromuro de ipratropio.

La mezcla puede ser utilizada dentro de los primeros 30 minutos. Las unidades de dosis se pueden dividir para ajustar la dosis exacta a administrar.

Las unidades abiertas deben usarse dentro de las primeras 12 horas.

Tabla de dosificación

Dosis en mg

Volumen de budesonida

0.125 mg/ml

0.250 mg/ml

0.500 mg/ml

0.250

2 ml

1 ml*

0.500

2 ml

1.0

2 ml

1.5

3 ml

2.0

4 ml

* Debe ser mezclado con solución salina 0.9% hasta un volumen de 2 ml.

Nebulizador: Budesonida debe administrarse a través de un nebulizador equipado con una mascarilla o una boquilla conectado a un compresor de aire con un flujo de 5-8 L/min.

El volumen de líquido en el micronebulizador debe ser de 2 a 4 ml.

Nota:

Es importante insistir al médico y/o pacientes que recuerden:

• Los nebulizadores ultrasónicos no son aptos para la administración de budesonida y por consecuencia no se recomiendan.

• Se debe mantener el nebulizador en buen estado de limpieza y mantenimiento según las instrucciones del proveedor.

• Budesonida suspensión para nebulizar puede mezclarse con solución salina 0.9% y con soluciones para nebulizar como terbutalina, salbutamol, cromoglicato de sodio o bromuro de ipratropio.

• Se debe enjuagar la boca con agua después de cada dosificación con budesonida, para minimizar el riesgo de aftas en orofarínge.

• Para prevenir la irritación de la piel, se recomienda enjuagar la cara con agua después del uso de la mascarilla.




RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C, no se congele.

Los envases abiertos deberán utilizarse antes de transcurridas 12 horas.

Conserve los envases que no han sido abiertos dentro de su caja de empaque, protegidos de la luz.




ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Hasta la fecha no se han reportado alteraciones en las pruebas de laboratorio.




CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad conocida a la budesonida, a los componentes de la fórmula, bronquiectasia moderada o grave, tirotoxicosis, embarazo, lactancia y niños menores de un año de edad.




REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Estudios clínicos, reportes de la literatura y experiencia poscomercialización sugieren que las siguientes reacciones adversas pueden ocurrir:

Común (> 1/100 < 1/10): Leve irritación de la garganta, tos y disfonía. Infección orofaríngea por Candida.

Rara (> 1/10,000 < 1/1,000): Reacciones inmediatas y tardías de hipersensibilidad, incluyendo erupción (rash), dermatitis por contacto, urticaria y angioedema. Nerviosismo, inquietud, depresión y alteraciones en el comportamiento.

En raras ocasiones y por un mecanismo desconocido los medicamentos inhalados pueden causar broncospasmo. Tras la utilización de budesonida inhalada se ha descrito conducta psicótica y depresión suprarrenal.

Pueden ocurrir durante el tratamiento con glucocorticoides inhalados signos y síntomas de un efecto glucocorticoide sistémico, incluyendo hipofunción de la glándula suprarrenal y retraso en el crecimiento; probablemente lo anterior depende de la dosis utilizada, el tiempo de administración, la exposición previa o concomitante a esteroides sistémicos y la sensibilidad individual.

En algunos casos se ha observado irritación de la cara con el uso de la mascarilla del nebulizador.

Lavarse la cara después de realizar la inhalación evita este tipo de problemáticas.




RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Debe evitarse la administración de budesonida durante el embarazo y la lactancia.

Cuando se utilice deben considerarse dosis bajas de budesonida inhalada por su menor frecuencia de efectos sistémicos, comparada con la dosis V.O. de glucocorticoides.

Estudios realizados en animales demostraron que la budesonida atraviesa la barrera placentaria.

En los recién nacidos de madres que han recibido cantidades importantes de corticosteroides debe instaurarse la búsqueda de posible hipoadrenalismo.

Como los corticosteroides se excretan a través de la leche materna su uso durante la lactancia debe ser valorado adecuadamente.




FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS:

Farmacocinética: La budesonida se absorbe rápidamente y casi por completo tras su administración por vía oral, pero su disponibilidad sistémica es reducida (aproximadamente de 10%) a causa del extenso metabolismo de primer paso hepático, principalmente por la isoenzima CYP3A4 del citocromo P-450.

Los principales metabolitos 6-ß-hidroxibudesonida y 16-a-hidroxiprednisolona, se caracterizan por presentar menos de 1% de la actividad glucocorticoide de la budesonida sin modificar. Se ha descrito que la budesonida tiene una semivida de eliminación terminal aproximadamente de 2 a 4 horas.

Absorción: En adultos la biodisponibilidad sistémica de budesonida después de la administración mediante un nebulizador de aire comprimido es de aproximadamente 15% de la dosis nominal y 40-70% de la dosis depositada. Una pequeña fracción proviene del medicamento deglutido.

La concentración plasmática pico se logra 10-30 minutos después del inicio de la nebulización y es de aproximadamente 4 nmol/L después de una dosis única de 2 mg.

Distribución: Budesonida tiene un volumen de distribución de aproximadamente 3 L/kg. La fijación a proteínas plasmáticas varía entre 85-90%.

Biotransformación: Budesonida experimenta un metabolismo de primer paso hepático, principalmente por la isoenzima CYP3A4 del citocromo P-450. Los principales metabolitos, 6-ß-hidroxibudesonida y 16-a-hidroxiprednisolona, se caracterizan por presentar menos de 1% de la actividad glucocorticoide de la budesonida sin modificar.

Eliminación: Los metabolitos de budesonida se excretan como tal o en su forma conjugada por vía renal. No se ha detectado budesonida pura en la orina.

La depuración sistémica de budesonida es alta (aproximadamente 1-2 L/min) en adultos sanos y la vida media final de budesonida después de una dosis I.V. es en promedio de 2-3 horas. La cinética de budesonida es proporcional a la dosis.

Niños: En niños asmáticos de 4-6 años de edad la biodisponibilidad sistémica de budesonida después de su administración mediante un nebulizador de aire comprimido (nebulizador Pari Jet Plus con compresor Pari Master) es de aproximadamente 6% de la dosis nominal y 26% de la dosis depositada al paciente.

La biodisponibilidad sistémica en niños es más o menos la mitad que en adultos sanos. La concentración plasmática pico se logra aproximadamente a los 20 minutos después del inicio de la nebulización y es de aproximadamente 2.4 nmol/L después de una dosis única de 1 mg en niños asmáticos de 4-6 años de edad.

Budesonida en estos niños tiene una depuración sistémica de aproximadamente 0.5 L/min. Por kg de peso corporal los niños tienen una depuración más o menos 50% mayor que la del adulto.

La vida media final de budesonida después de una inhalación es de 2-3 horas en niños asmáticos. Esto es similar a la vida media en adultos sanos.

La exposición (Cmáx y ABC) de budesonida después de la administración de una dosis única de 1 mg por nebulización en niños de 4-6 años se compara con la de adultos sanos cuando se les administra la misma dosis depositada con el mismo tipo de nebulizador.

Farmacodinamia: Budesonida es un glucocorticoide con un gran efecto antiinflamatorio local.

Mecanismo de acción: Budesonida es un glucocorticoide no halogenado estructuralmente relacionado con 16-a-hidroxiprednisolona. El fármaco es una mezcla 1:1 de los epímeros 22R y 22S. El epímero 22R es dos a tres veces más potente que el 22S y tiene un diferente perfil farmacocinético.

Los corticosteroides tienen múltiples mecanismos de acción, incluyendo actividad antiinflamatoria, propiedades inmunosupresoras y acciones antiproliferativas. Los efectos antiinflamatorios son el resultado de una disminución en la formación y actividad de los mediadores de la inflamación (quininas, histamina, enzimas liposomales, prostaglandinas y leucotrienos).

Estos efectos reducen las manifestaciones iniciales del proceso inflamatorio. Los corticosteroides inhiben la marginación y subsecuente migración celular al área dañada, y también revierten la dilatación y el incremento de la permeabilidad vascular en el área, lo cual resulta en un decremento en el acceso celular a los sitios dañados.

Esta acción vasoconstrictora disminuye la extravasación de suero, el edema y la incomodidad.

Las propiedades inmunosupresoras disminuyen la respuesta inmediata y retardada en reacciones de hipersensibilidad (tipo III y IV).

Esto es resultado de la inhibición de los efectos tóxicos de antígenos y complejos de anticuerpos que precipitan en las paredes vasculares, ocasionando vasculitis alérgica cutánea, y por la inhibición de la acción de linfocinas, células blanco y macrófagos que conjuntamente producen las dermatitis alérgicas por contacto.

Adicionalmente se debe impedir con corticosteroides la síntesis e ingreso de linfocitos T y macrófagos a las células blanco. Los efectos antiproliferativos reducen la hiperplasia de tejidos en formación (característica de psoriasis).

La potencia y biodisponibilidad de los corticosteroides tópicos es determinada por la prueba de vasoconstricción McKenziep–Stougton. La prueba determina el efecto vasoconstrictor, que resulta de la absorción percutánea del corticosteroide. Cuando esta prueba se desarrolló en 1960, la correlación entre vasoconstricción y eficacia clínica fue considerada buena.

Sin embargo, ensayos clínicos que evalúan nuevos corticosteroides han encontrado diferencias entre vasoconstricción y respuesta clínica obtenida en 11 de 17 preparaciones.

Son necesarios ensayos clínicos adicionales con criterios rígidos para determinar las diferencias clínicas relevantes en eficacia, seguridad y costo.

Un estudio clínico en asmáticos comparó la budesonida inhalada y oral en concentraciones plasmáticas similares demostrando evidencia estadísticamente significativa de la eficacia de la budesonida inhalada comparada con el placebo.

Además, el efecto terapéutico de las dosis convencionales de budesonida inhalada puede explicarse en gran medida por su acción directa sobre el tracto respiratorio. Budesonida ha mostrado efectos antianafilácticos y antiinflamatorios en estudios de provocación en animales y en personas, lo cual se manifiesta por la disminución de la obstrucción bronquial tanto en fase temprana como tardía de la reacción alérgica.




FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada envase con SUSPENSIÓN contiene:

Budesonida (micronizada)

0.250 mg

0.500 mg

1.000 mg

Vehículo, c.b.p.

2 ml

2 ml

2 ml




INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Antiinflamatorio esteroideo.

La budesonida es un corticosteroide con actividad principalmente glucocorticoide. Se utiliza por inhalación en el tratamiento de mantenimiento del asma.




INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

No se ha observado ninguna interacción entre budesonida y otros medicamentos usados en el tratamiento del asma.

El metabolismo de budesonida es mediado principalmente por la enzima CPY3A4 del citocromo P-450, ketoconazol e itraconazol pueden incrementar la exposición sistémica de budesonida.

A la dosis recomendada cimetidina tiene un efecto leve, pero clínicamente no significativo sobre la farmacocinética de la budesonida oral.

El ácido acetilsalicílico se debe administrar cuidadosamente en combinación con corticosteroides en casos de hipotrombinemia.




LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Su uso durante el embarazo y lactancia queda bajo responsabilidad del médico.

Hecho en México por:

LABORATORIOS PISA S. A. de C. V.

Reg. Núm. 143M2012, SSA IV




PRECAUCIONES GENERALES: Budesonida no es un medicamento para el alivio rápido de los síntomas de broncospasmo en una crisis asmática. En estos casos se requiere un broncodilatador inhalado de acción corta.

Si el paciente siente que el tratamiento con un broncodilatador de acción corta no le alivia los síntomas satisfactoriamente o si necesita más inhalaciones de lo normal debe buscar atención médica.

En esta situación el médico debe considerar aumentar la terapia antiinflamatoria; por ejemplo, aumentar la dosis de budesonida o dar un ciclo corto de corticosteroides orales.

Se debe tener especial cuidado en pacientes que están transfiriendo de glucocorticoides sistémicos, ya que podrían continuar con riesgo de deterioro de la función suprarrenal durante un tiempo considerable.

Los pacientes que han requerido terapia de emergencia con dosis altas de glucocorticoides o un tratamiento prolongado con la dosis más alta recomendada de glucocorticoides inhalados también están en riesgo.

Estos pacientes pueden presentar signos y síntomas de insuficiencia suprarrenal si están expuestos a estrés severo.

Se debe considerar la posibilidad adicional de glucocorticoides sistémicos durante periodos de estrés o cirugía electiva.

Algunos pacientes manifiestan malestar general inespecífico, dolor muscular y articular durante la fase de retiro. En raras ocasiones se reportan síntomas como cansancio, cefalea, náuseas y vómitos.

Si esto sucede debe sospecharse una deficiencia general de esteroides; en estos casos un incremento temporal de la dosis de esteroides orales a veces es necesario.

Durante el reemplazo de corticosteroides sistémicos se pueden desenmascarar otras enfermedades como rinitis alérgica o dermatitis atópica previamente controladas con terapia sistémica.

Estas alergias deben ser controladas con tratamiento sintomático o con antihistamínicos y/o preparaciones tópicas.

Ketoconazol e itraconazol pueden causar un incremento en la exposición sistémica a budesonida. Esto tiene poca importancia clínica en tratamientos cortos (1-2 semanas), pero debe ser considerado en tratamientos prolongados.

Los efectos locales y sistémicos a largo plazo de budesonida no se conocen.

Para el tratamiento de mantenimiento se debe titular la dosis a la menor dosis efectiva una vez que se ha controlado el asma. El médico debe vigilar cuidadosamente el crecimiento de niños y adolescentes bajo tratamiento con corticosteroides por cualquier vía de administración, evaluar los beneficios del tratamiento y del control del asma.

La inhalación de dosis elevadas de budesonida produce depresión suprarrenal. Tras la administración nasal, se produce absorción sistémica, en especial después de usar dosis elevadas o de un tratamiento prolongado.

Es posible que deba reducirse la dosis de budesonida oral en pacientes con insuficiencia hepática.

Cuando se aplica por vía tópica, sobre todo en áreas extensas, en las que la piel presenta lesiones, o bajo apósitos oclusivos, o cuando se administran por vía intranasal, los corticosteroides se absorben en cantidades suficientes para provocar efectos sistémicos.

Se requiere especial cuidado en pacientes con tuberculosis pulmonar.

Efectos sobre la habilidad para conducir u operar maquinaria: Budesonida no afecta la habilidad para conducir vehículos de motor u operar maquinaria.




PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Los estudios experimentales realizados a la fecha con budesonida no han demostrado efecto mutagénico.

No se sabe si el fármaco tiene efecto carcinogénico en el humano. La experiencia clínica disponible muestra que no existen indicaciones de que budesonida u otros glucocorticoides induzcan gliomas cerebrales o neoplasias primarias hepatocelulares en el hombre.

En animales preñados la administración de corticosteroides se puede asociar con anormalidades en el desarrollo fetal. La relevancia de estos hallazgos en el hombre no ha sido establecida.




PRESENTACIONES:

Caja con 5 frascos ámpula de 2 ml con 0.25 mg/2 ml, 0.50 mg/2 ml y 1.0 mg/2 ml de budesonida.




MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

La sobredosificación aguda en la generalidad de los casos puede dar lugar a disminución de los niveles de cortisol plasmático.

La sobredosificación por uso crónico puede ocasionar hipercorticismo y supresión del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal.

La disminución de la dosis o la interrupción del tratamiento abaten este efecto, pero la restitución de la función antes mencionada puede ser lenta por lo que es recomendable la administración complementaria de corticosteroides por V.O. o parenteral de acuerdo con la severidad del caso.