INDANET

Cápsulas

(INDOMETACINA )

Antirreumáticos y analgésicos tópicos (M2A)

bruluart.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ALMACENAMIENTO
ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS ADVERSOS
EMBARAZO Y LACTANCIA
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
INDICACIONES
INTERACCIONES
LEYENDAS DE PROTECCIÓN
PRECAUCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: La dosificación recomendada para la indometacina es de 50 a 200 mg diarios distribuidos en varias dosis y debe ser ajustada individualmente según la respuesta y la tolerancia de cada paciente. En los padecimientos reumáticos crónicos se obtendrá un beneficio máximo y se reducirán las reacciones adversas iniciando el tratamiento con dosis bajas, aumentando éstas gradualmente cuando sea necesario y prolongando el tratamiento el tiempo adecuado (se recomienda hasta un mes). En los casos de dolor nocturno persistente y/o rigidez matutina, puede ser útil administrar una dosis de hasta 100 mg al acostarse para proporcionar alivio.

Rara vez es necesario administrar más de 200 mg al día. En la artritis gotosa aguda, la dosificación recomendada es de 150 a 200 mg diarios distribuidos en varias dosis hasta que cedan todos los síntomas y signos. En la dismenorrea primaria, la dosificación recomendada es de 75 mg diarios en una sola toma o distribuidos en varias dosis a partir de la aparición del dolor y de la menstruación y durante todo el tiempo que suelan durar los síntomas.

Artritis reumatoide juvenil (empleo en niños): En niños con artritis reumatoide juvenil se puede iniciar a una dosificación de 2 mg/kg/día distribuidos en dos o tres dosis al día y aumentarla después según sea necesario a intervalos de una semana hasta un máximo de 4 mg/kg/día.

La dosificación diaria máxima no debe ser mayor de 200 mg o de 4 mg/kg (la que resulte menor). A medida que cedan los síntomas, se debe disminuir la dosificación total diaria hasta la mínima necesaria para controlarlos o se debe suspender la administración del medicamento.




RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no mas de 30°C y en lugar seco.




ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Como sucede con otros analgésicos antiinflamatorios no esteroides, puede ocasionar aumentos limítrofes de una o más pruebas de funcionamiento hepático.

Se ha reportado en menos del 1% de los pacientes aumentos significativos (al triple de los valores normales máximos) de las transaminasas glutámico-pirúvica (ALAT) o glutámico-oxalacética (ASAT) del suero.

Si un paciente presenta síntomas y/o signos que sugieran disfunción hepática o ha tenido valores anormales en una prueba de funcionamiento hepático durante el tratamiento con la indometacina, se debe investigar si se está produciendo una reacción hepática más intensa. Si las anormalidades de las pruebas de función hepática persisten o empeoran o si aparecen signos y síntomas de trastorno hepático o manifestaciones sistémicas (por ejemplo eosinofilia erupción cutánea etcétera) se debe suspender el tratamiento con la indometacina.




CONTRAINDICACIONES: Pacientes hipersensibles a cualquiera de los componentes de este producto.

Pacientes que hayan presentado ataques asmáticos agudos, urticaria o rinitis precipitados por ácido acetilsalicílico u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Como otros agentes antiinflamatorios, la indometacina puede ocultar los síntomas y signos de la úlcera péptica. Dado que la propia indometacina puede causar úlcera péptica o irritación gastrointestinal, no debe ser administrada a pacientes con úlcera péptica activa o con antecedentes de ulceración gastrointestinal recurrente.




REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Están relacionadas con la dosis empleada. Mientras más alta, mayor será la posibilidad de que se presenten, variando en grado e intensidad.

Las reacciones secundarias que ocurren con mayor frecuencia son:

Gastrointestinales: Las más comunes de observar son: náusea, anorexia, vómito malestar epigástrico, dolor abdominal, estreñimiento o diarrea. Durante el tratamiento con indometacina se han observado ulceraciones únicas o múltiples, inclusive con perforación y hemorragia del esófago, el estómago, el duodeno, el intestino delgado o el intestino grueso. Ha habido casos de hemorragia gastrointestinal sin ulceración apreciable y de perforación con lesiones preexistentes del sigmoides (divertículo, carcinoma, etcétera).

Sistema nervioso central: Puede aparecer cefalea a veces acompañada de mareo o aturdimiento, usualmente al principio del tratamiento, aunque la intensidad de esos efectos rara vez hace necesario interrumpir el tratamiento. Si la cefalea persiste a pesar de haber reducido la dosificación, se debe suspender la administración de indometacina.

Alérgicos: Prurito, eritema nodoso, edema de Quincke, posibilidad de ataque asmático sobre todo en pacientes alérgicos al ácido acetilsalicílico u otro antiinflamatorio analgésico no esteroideo.

Cardiovasculares: Algunos pacientes han presentado retención de líquidos y edema periférico. Por consiguiente, como con otros AINEs, debe ser empleado con precaución en pacientes con disfunción cardiaca, hipertensión arterial u otros trastornos que favorezcan la retención de líquidos.

Oculares: En algunos pacientes bajo tratamiento prolongado se han observado depósitos en la córnea y trastornos retinianos, incluso de la mácula. El médico debe tener en cuenta la posible asociación entre esas alteraciones y el tratamiento con indometacina, aunque se han observado cambios oculares similares en enfermos de artritis reumatoide que no habían recibido indometacina. Si aparecen dichas alteraciones, es recomendable suspender la administración de la indometacina. La visión borrosa puede ser un síntoma significativo y hace necesario un examen oftalmológico completo. Como esas alteraciones pueden ser asintomáticas, es conveniente hacer exámenes oftalmológicos periódicos a los pacientes bajo el tratamiento prolongado.

Infecciones: Como otros medicamentos antiinflamatorios/analgésicos no esteroides, la indometacina puede ocultar los síntomas y signos usuales de las enfermedades e infecciones. El médico debe tener en mente esa posibilidad para no retardar indebidamente el tratamiento apropiado de una infección. La indometacina debe ser empleada con precaución en pacientes con infecciones controladas.

Hematológicos: La incidencia de efectos indeseables en esta área es muy esporádica y son leucopenia, petequias, púrpura, trombocitopenia y anemia hemolítica. Como otros agentes antiinflamatorios no esteroides, puede inhibir la agregación plaquetaria. Este efecto es de menor duración que el que se observa con el ácido acetilsalicílico y generalmente cesa en un término de 24 horas al suspender la administración.

Se ha observado prolongación en el tiempo de sangrado (aunque dentro de los límites normales) en sujetos sanos. Como este efecto puede ser mayor en pacientes con defectos de la coagulación sanguínea, la indometacina debe ser usado con precaución en esos pacientes.

Renales: Al igual que con otros antiinflamatorios analgésicos no esteroideos, existe el riesgo esporádico en tratamientos prolongados de presentarse nefritis intersticial aguda con hematuria, proteinuria y ocasionalmente síndrome nefrótico.

En pacientes con disminución del flujo sanguíneo renal en los cuales las prostaglandinas renales tienen un papel importante para mantener la perfusión renal, la administración de un agente analgésico-antiinflamatorio no esteroide puede precipitar una descompensación renal manifiesta.

Los pacientes con mayor riesgo de presentar esta alteración son: diabéticos portadores de una disfunción renal y/o hepática de edad avanzada, insuficiencia cardiaca congestiva, septicemia o tratamiento asociado con fármacos nefrotóxicos. Al suspender el tratamiento con indometacina generalmente se recupera el estado anterior al tratamiento de indometacina. Se han observado aumentos de la concentración sérica de potasio e incluso hipercaliemia aun en algunos pacientes con función renal normal.




RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Durante los dos primeros trimestres del embarazo, sólo se debe usar a la indometacina si el beneficio potencial justifica el riesgo potencial para el feto.

Los efectos conocidos de la indometacina y de otros medicamentos de esa clase sobre el feto humano durante el tercer trimestre del embarazo incluyen: constricción del conducto arterioso antes del nacimiento, insuficiencia tricuspídea e hipertensión pulmonar; persistencia del conducto arterioso después del nacimiento que puede ser refractaria al tratamiento médico; cambios degenerativos del miocardio, disfunción plaquetaria y sangrado intracraneal, disfunción o insuficiencia renal, lesión o disgenesia renal que puede ocasionar insuficiencia renal prolongada o permanente oligohidramnios, sangrado o perforación gastrointestinal y aumento del riesgo de enterocolitis necrosante.

No se recomienda usar indometacina durante el tercer trimestre del embarazo. La indometacina es excretada con la leche materna, por lo que no se recomienda administrar indometacina a madres lactantes.




FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA: La indometacina es un potente inhibidor de la síntesis de prostaglandinas que le proporciona una eficacia analgésica y antiinflamatoria.

La indometacina se absorbe bien por el tracto digestivo y su biodisponibilidad es casi de 100%. Alrededor del 90% del fármaco es absorbido dentro de las primeras 4 horas posadministración. La presencia de alimento retrasa en forma insignificante su absorción sin alterar su biodisponibilidad. Después de una dosis única oral de 25, 50 o 75 mg, la máxima concentración en plasma fue de 1.54, 2.65 y 4.92 µg/ml respectivamente y se alcanzó en 2 horas. La vida media de distribución de la indometacina es de 2 a 8 horas. Las concentraciones plasmáticas requeridas para lograr el efecto terapéutico es de 1 µg/ml y las tóxicas a partir de 6 µg/ml.

Se liga a las proteínas plasmáticas en 99%. Difunde bien por todos los líquidos corporales y pasa en forma lenta al líquido sinovial y 5 horas después de la administración de indometacina.

Las concentraciones en líquido sinovial son iguales a las plasmáticas para posteriormente ir aumentando en el líquido sinovial y disminuir en plasma; se encuentra en una baja concentración en la leche materna, tejido cerebral, saliva y placenta. Cruza las barreras hematoencefálica y placentaria. Es extensamente metabolizada en hígado (enzimas microsomales) dando lugar a 3 metabolitos inactivos. Se elimina 60% por vía renal, casi 26% como fármaco inalterado y el resto como metabolitos. Por vía intestinal se elimina aproximadamente 33% (1.5% en forma inalterada) y presenta una apreciable circulación enterohepática. La vida media de la indometacina es en promedio de 4.5 horas. La indometacina al inhibir la ciclooxigenasa bloquea la cascada del ácido araquidónico, disminuyendo así la formación de prostaglandinas conocidas por su amplia participación en el proceso inflamatorio.

El endometrio que se desprende al menstruar desencadena asimismo la formación de ácido araquidónico y prostaglandina F2 a que causa contracción del músculo liso y vasos uterinos y sensibiliza los receptores, haciéndose de esta manera presente el dolor. Si esta sustancia se libera a la circulación en grandes cantidades, aparecen los efectos generales asociados a la dismenorrea, como diarrea, náuseas, bochorno y desvanecimientos.




FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada CÁPSULA contiene:

Indometacina 25 mg

Excipiente, c.b.p. 1 cápsula.




INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Está indicado en etapas activas de: Osteoartrosis (de manos, dedos, coxartrosis, gonartrosis y columna vertebral) artritis reumatoide, artritis reumatoide juvenil, espondilitis anquilosante y gota.

En diversos procesos agudos acompañados de inflamación y dolor: Odontológicos, bursitis, tendinitis, sinovitis, tenosinovitis, capsulitis, hombro doloroso, lumbalgias y lumbociática; síndrome premenstrual y dismenorrea.

En traumatología y ortopedia: Coadyuvante en el posoperatorio ortopédico, inflamación y dolor posreducción e inmovilización de fracturas y luxaciones.

La indometacina es un potente inhibidor de la síntesis de las prostaglandinas in vitro y durante el tratamiento alcanza concentraciones que han demostrado tener ese mismo efecto in vivo.

Se ha comprobado que la indometacina es un agente antiinflamatorio eficaz adecuado para su empleo prolongado en la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante y la osteoartritis.

La indometacina alivia los síntomas, pero no se ha mostrado que altere la progresión de la enfermedad subyacente.




INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: No se recomienda el empleo simultáneo de la indometacina y ácido acetilsalicílico o salicilatos, ya que el efecto terapéutico de esa combinación no es mayor que el de la indometacina sola. Además, la frecuencia de los efectos colaterales gastrointestinales aumenta significativamente con el tratamiento combinado.

En un estudio en voluntarios sanos se encontró que la coadministración de 3.6 g de ácido acetilsalicílico al día por tiempo prolongado disminuye aproximadamente 20% las concentraciones sanguíneas de indometacina.

En algunos pacientes, al igual que con otros AINEs, la administración de indometacina puede disminuir los efectos diurético, natriurético y antihipertensivo de los diuréticos del asa ahorradores de potasio o tiazídicos. Cuando se utilizan ambos medicamentos al mismo tiempo, se deben tener en cuenta los efectos potenciales de la indometacina y de los diuréticos ahorradores de potasio sobre la cinética del potasio y sobre la función renal. El uso simultáneo de indometacina y diflunisal se ha asociado con hemorragia gastrointestinal mortal.

La coadministración de diflunisal aumenta aproximadamente 30-35%, la concentración plasmática de indometacina y disminuye la depuración renal de ésta y de su conjugado.

Otros antiinflamatorios no esteroides: No se recomienda el uso concomitante de indometacina con otros antiinflamatorios no esteroides debido a que puede aumentar la toxicidad gastrointestinal con poco o ningún aumento de la eficacia.

Anticoagulantes: En estudios clínicos, indometacina no modificó la hipoprotrombinemia producida por anticoagulantes en enfermos y en sujetos sanos.

Sin embargo, cuando se añade cualquier medicamento al tratamiento de un paciente que está recibiendo anticoagulantes, se debe vigilar cuidadosamente cualquier modificación del tiempo de protrombina.

Probenecid: Cuando se administra indometacina a pacientes que están recibiendo probenecid, es probable que aumenten las concentraciones plasmáticas de indometacina por, lo que quizá se obtenga un efecto terapéutico satisfactorio con una dosificación diaria menor. En estos casos, los aumentos de la dosificación se deben hacer con precaución y poco a poco.

Metotrexato: Se debe tener precaución si se emplea indometacina al mismo tiempo que metotrexato, pues se ha informado que disminuye la secreción tubular y potencia la toxicidad del metotrexato.

Ciclosporina: La administración concomitante de antiinflamatorios no esteroides y ciclosporina se ha asociado con un aumento de la toxicidad de esta última, debido posiblemente a una disminución de la síntesis de prostaciclina renal.

En los pacientes que están recibiendo ciclosporina, los antiinflamatorios no esteroides se deben usar con precaución y vigilando cuidadosamente la función renal.

Litio: La indometacina ocasiona aumento importante en la concentración plasmática de litio, así como una disminución de la depuración renal del litio que conlleva a una intoxicación por litio.

Se recomienda realizar, al iniciar el tratamiento combinado indometacina-litio, determinaciones de la concentración de litio en plasma.

Medicamentos antihipertensivos: La coadministración de indometacina y algunos agentes antihipertensivos ha atenuado el efecto antihipertensivo agudo de estos últimos, debido por lo menos en parte a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas por la indometacina.

Por lo tanto, el médico debe tener precaución si piensa añadir indometacina al tratamiento de un paciente que está tomando alguno de los siguientes agentes antihipertensivos: Un bloqueador a-adrenérgico (como prazosin), un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina (como captopril o lisinopril), un bloqueador b adrenérgico, un diurético o hidralacina.

Se han observado crisis hipertensivas causadas por la administración oral de pseudoefedrina sola o en raros casos asociada con indometacina.

Este efecto aditivo es debido probablemente al menos en parte a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas ejercida por la indometacina.




LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo, en lactantes, niños ni a personas que manejen máquinas, personas con trastornos psiquiátricos, epilepsia o Parkinson. Su venta requiere receta médica.

IMPORTADORA Y MANUFACTURERA BRULUART, S. A.

Reg. Núm. 87138, SSA IV




PRECAUCIONES GENERALES: Con el aumento de la edad parece incrementarse la posibilidad de sufrir efectos colaterales. Debe ser empleado con mayor cuidado en los pacientes de edad avanzada.

No se han determinado las condiciones de seguridad para el empleo de indometacina en niños menores de 12 años. Los niños tratados con este activo deben ser vigilados cuidadosamente y en ellos se debe hacer estudios periódicos de la función hepática a intervalos apropiados. Ha habido casos de hepatotoxicidad, en algunos de los cuales ha fallecido el paciente.

Se debe advertir a los pacientes que pueden experimentar mareos y que en ese caso no deben conducir vehículos de motor ni realizar actividades peligrosas que requieran estar alerta.

La indometacina debe ser empleada con precaución en pacientes con trastornos psiquiátricos, epilepsia o parkinsonismo, pues en algunos casos puede agravar estos padecimientos.

Se recomienda leer las instrucciones de empleo de los preparados de litio antes de administrar ese tratamiento concomitante con indometacina. Como la indometacina es eliminada principalmente por los riñones, se debe vigilar cuidadosamente a los pacientes con deterioro significativo de la función renal y emplear en ellos una dosificación diaria menor para evitar una acumulación excesiva del medicamento.




PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: En un estudio de 81 semanas de duración sobre toxicidad crónica por vía oral en la rata a dosificaciones de hasta 1 mg/kg/día, la indometacina no tuvo ningún efecto tumorigénico. A dosificaciones de hasta 1.5 mg/kg/día, la indometacina no provocó ningún cambio neoplásico ni hiperplásico en estudios sobre carcinogenicidad durante toda la vida de la rata (periodo de dosificación de 73 a 110 semanas) y del ratón (periodo de dosificación de 62 a 88 semanas).

A dosificaciones de hasta 0.5 mg/kg/día, la indometacina no tuvo ningún efecto mutágeno en pruebas bacterianas in vitro (prueba de AMEs y en E. coli con o sin activación metabólica) ni en una serie de pruebas in vivo que incluyeron el ensayo mediado por el huésped las mutaciones mortales recesivas ligadas al sexo en Drosophila y la prueba de los micronúcleos en el ratón. La indometacina no tuvo ningún efecto sobre la fertilidad en estudios de reproducción sobre dos generaciones de ratones y sobre dos camadas de ratas.

Efectos teratógenos: Se hicieron estudios teratológicos en ratones y en ratas a las dosificaciones de 0.5, 1.0, 2.0 y 4.0 mg/kg/día. Excepto por un retardo de la osificación fetal con 4 mg/kg/día que se consideró secundario a la disminución del promedio de peso de los fetos, no se observó ningún aumento de las malformaciones fetales en comparación con los grupos testigos.

Otros estudios en ratones reportados en la literatura, en los que se usaron dosis más altas (5 a 15 mg/kg/día) han descrito toxicidad y mortalidad maternas aumento de las reabsorciones fetales y malformaciones fetales. Estudios comparables en roedores con dosis altas de ácido acetilsalicílico han mostrado efectos maternos y fetales similares.

Como sucede con otros agentes antiinflamatorios no esteroides que inhiben la síntesis de prostaglandinas, se ha encontrado que la indometacina retarda el parto en las ratas.

En ratas y ratonas, la administración de 4.0 mg/kg/día durante los tres últimos días de la gestación disminuyó el aumento de peso de las madres y causó algunas muertes maternas y fetales y en las crías que nacieron vivas se observó un aumento de la incidencia de necrosis neuronal en el diencéfalo.




PRESENTACIÓN: Caja con 30 cápsulas de 25 mg.




MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: La sobredosificación de la indometacina puede ocasionar náuseas, vómito, cefalea intensa, mareo, confusión mental, desorientación o letargo. También se han observado parestesias entumecimiento y convulsiones. El tratamiento es sintomático y de sostén. Si la sobredosificación es inmediata, se recomienda la administración de carbón activado (sobre todo si es menor de una hora la sobreingesta de indometacina) lavado gástrico y mantener signos vitales, medidas sintomáticas e incluso diálisis peritoneal.

Si el paciente no logra vomitar, se debe hacer lavado gástrico. Una vez vaciado el estómago, se le pueden administrar 25 o 50 g de carbón activado. Según el estado del paciente, puede ser necesario someterlo a estrecha observación médica y cuidados generales. Se le debe seguir vigilando durante varios días, porque se ha observado ulceración y hemorragia gastrointestinal como reacciones adversas a la indometacina. Puede resultar útil administrar antiácidos.