HFA-DOBIPRO

Aerosol

(BECLOMETASONA )

Corticoides inhalados (R3D1)

Salus.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ALMACENAMIENTO
ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS ADVERSOS
EMBARAZO Y LACTANCIA
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
INDICACIONES
INTERACCIONES
LEYENDAS DE PROTECCIÓN
PRECAUCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Las dosis iniciales de dipropionato de beclometasona son 50 y 100 µg, pero deben ajustarse de acuerdo a la severidad de la enfermedad con base en las siguientes dosis recomendadas:

Asma leve: 200 a 600 µg al día en dosis divididas.

Asma moderada: 600 a 1,000 µg por día en dosis divididas.

Asma severa: Mayor a 1,000 µg al día en dosis divididas.

La dosis de mantenimiento puede ser ajustada o reducida a la dosis más baja a la cual se consiga un control efectivo del asma.




RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C.

No se exponga el envase a los rayos del sol ni se deje en lugares excesivamente calientes. No se perfore el envase ni se arroje al fuego.




ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: No existen alteraciones de las mismas reflejadas en estudios clínicos relacionados con el fármaco.




CONTRAINDICACIONES: Dipropionato de beclometasona está contraindicado en pacientes con historia de hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes. Se requiere cuidado especial en pacientes con tuberculosis pulmonar activa o lenta, trastornos de la hemostasia (epistaxis). Está contraindicado en el tratamiento primario de status asthmaticus u otros episodios agudos de asma en los cuales son requeridas medidas intensivas, bronquitis no asmática.




REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Con el uso de corticosteroides inhalados pueden ocurrir efectos sistémicos particularmente a altas dosis por periodos prolongados. Los cuales pueden incluir supresión adrenal, reducción en la velocidad de crecimiento en niños y adolescentes, disminución de la densidad ósea, cataratas y glaucoma.

Al igual que con otras terapias inhaladas puede presentarse broncospasmo paradójico. Las reacciones de hipersensibilidad incluyen urticaria, prurito, eritema y edema en ojos, cara, labios y garganta. Algunos pacientes desarrollan candidiasis bucal y faríngea. Pudiendo ser útil realizar enjuagues bucales con agua después de cada inhalación. En algunos pacientes puede presentarse ronquera o irritación de la garganta.




RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: No se recomienda la administración innecesaria de fármacos durante el primer trimestre del embarazo y en los siguientes dos trimestres queda su utilización bajo responsabilidad médica, considerando que sea mayor el beneficio que cualquier otro efecto sobre el feto o recién nacido.

No hay evidencia adecuada sobre la seguridad del dipropionato de beclometasona en mujeres embarazadas. La administración de corticosteroides en animales preñados puede causar anormalidades en el desarrollo fetal que incluyen paladar hendido y crecimiento intrauterino retardado; dando lugar a un riesgo de tales efectos en fetos humanos. Aunque estas alteraciones fetales se dieron después de una exposición sistémica relativamente alta. El dipropionato de beclometasona es administrado a los pulmones por inhalación evitando altos niveles de exposición como ocurre con los corticosteroides administrados por vía sistémica.

No hay estudios específicos sobre el uso de dipropionato de beclometasona en la lactancia. El dipropionato de beclometasona puede ser excretado en la leche materna, pero a las dosis indicadas para inhalación existe un menor potencial de que se produzcan niveles significativos en la leche materna.

No hay experiencia o evidencias respecto a la seguridad en el uso del propelente HFA-134a en el embarazo o la lactancia. Sin embargo, estudios sobre los efectos del HFA-134a en las funciones reproductivas y desarrollo fetal en animales no han mostrado relevancia clínica.




FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacocinética:

Absorción: Por vía inhalada, la absorción sistémica del dipropionato de beclometasona inalterado ocurre en los pulmones. Previo a la absorción se presenta una conversión del dipropionato de beclometasona (DPB) al metabolito activo 17-monopropionato de beclometasona (B-17-MP). La absorción sistémica del B-17-MP se origina de la deposición pulmonar (36%) y por la absorción oral de la dosis deglutida (26%). La biodisponibilidad absoluta después de una inhalación es aproximadamente de 2 a 62% de la dosis nominal para el DBP y el B-17-MP, respectivamente. El DBP se absorbe rápidamente con un máximo plasmático observado (Tmáx) a las 0.3 horas. El B-17-MP aparece de forma más lenta con un Tmáx de 1 hora. Se presenta un incremento lineal en la exposición sistémica al incrementar la dosis inhalada. Cuando se administra de forma oral la disponibilidad del DPB es menor, pero la conversión presistémica del B-17-MP da como resultado 41% de la dosis siendo absorbida como B-17-MP.

Distribución: La distribución en los tejidos en estado de reposo para el DPB es moderado (20 L), pero es más extensivo para el B-17-MP (424 L). La unión a las proteínas plasmáticas es moderadamente alta (87%).

Biotransformación: El DPB es transformado rápidamente en el organismo por las enzimas esterasas. El producto principal obtenido es el metabolito activo B-17-MP, en menor cantidad se forman metabolitos inactivos como el 21-monopropionato de beclometasona (B-21-MP) y beclometasona libre (BOH) que contribuyen de menor manera a la exposición sistémica.

Eliminación: La eliminación del DPB y B-17-MP se caracterizan por una elevada depuración plasmática (150 y 120 L/h) con una semivida de eliminación final de 0.5 a 2.7 horas. Posterior a la administración oral de DPB marcado radiactivamente aproximadamente 60% de la dosis es excretada en las heces dentro de las 96 horas posteriores, principalmente como metabolitos polares conjugados y libres. Alrededor de 12% de la dosis es excretada como metabolitos polares conjugados y libres en la orina. La depuración renal del DPB y sus metabolitos es insignificante.

Farmacodinamia: No se conoce el mecanismo de acción del dipropionato de beclometasona, pero puede estar relacionado con los efectos de los glucocorticoides que actúan sobre la inmensa mayoría de líneas celulares del organismo, como se demuestra por la presencia de un único receptor intracelular para esteroides que, con mayor o menor densidad aparece en todos los tejidos. Son las células inmunocompetentes, principalmente linfocitos y las del sistema monocito-macrófago sobre las que ejercen su acción de una forma más eficaz. Sin embargo, su interacción sobre los eosinófilos, células epiteliales y las glándulas mucosas adquiere gran importancia en la terapia de las enfermedades inflamatorias bronquiales.

El efecto antiinflamatorio de los glucocorticoides en el nivel broncopulmonar se consigue por varios mecanismos: a) inhiben la migración de las células inflamatorias al reducir la producción de las citocinas y bloquear la formación de los leucotrienos y del factor de activación plaquetaria (PAF), que coordinan y hacen perdurar el mecanismo inflamatorio crónico; b) reducen la permeabilidad vascular y la exudación hacia las vías aéreas por disminuir la producción de la enzima SONI, prostaglandinas vasoactivas (PGE2), tromboxanos, leucotrienos (LTD4) y PAF; c) promueven la destrucción celular de eosinófilos y linfocitos inmaduros por un mecanismo de apoptosis mediado por la producción de endonucleasas; d) actúan sobre las células del endotelio vascular de las vías aéreas y las glándulas secretoras de moco, y reducen la filtración plasmática endotelial, el volumen del esputo y su contenido en albúmina, y e) ejercen su acción sobre las células del músculo liso, modulan su contractilidad al incrementar la densidad de b-adrenorreceptores e inhibir, por otra parte, sustancias con poder broncoconstrictor como el leucotrieno D4 y el factor activador de plaquetas.




FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Beclometasona, dipropionato de 50 y 100 µg




INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Dipropionato de beclometasona está indicada en la terapia auxiliar del asma bronquial. El dipropionato de beclometasona administrado por inhalación tiene una acción antiinflamatoria glucocorticoidea en la mucosa bronquial, pero en dosis terapéuticas no produce los efectos sistémicos adversos de los glucocorticosteroides. Por lo tanto, el dipropionato de beclometasona está indicado para una extensa variedad de pacientes con asma bronquial.

Estos pacientes incluyen: aquéllos cuya asma está empeorando y el alivio proporcionado por los broncodilatadores es menos eficaz; aquellos con asma severa que son dependientes de corticosteroides sistémicos o de hormona (ACTH) o su equivalente sintético.

El dipropionato de beclometasona aerosol para inhalación está indicado sólo en pacientes que requieran tratamiento crónico con corticosteroides para el control de los síntomas de asma bronquial. Tales pacientes incluyendo aquellos que ya reciben corticosteroides sistémicos y pacientes selectos los cuales están controlados inadecuadamente con un régimen no esteroide, y que la terapia con esteroides ha tenido que ser detenida por la potencia de los efectos adversos.




INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Este medicamento contiene una pequeña cantidad de etanol. Siendo una potencial interacción medicamentosa en pacientes que reciben disulfuram o metronidazol.




LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. El uso del medicamento durante el embarazo y la lactancia queda bajo responsabilidad del médico que lo prescribe. Evite el contacto con los ojos.

LABORATORIOS SALUS, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 101M2012 SSA

113300404B0103




PRECAUCIONES GENERALES: Se debe manejar con precaución en infecciones del tracto respiratorio alto, sobre todo de senos paranasales. Los pacientes que hayan sido tratados con esteroides sistémicos durante periodos prolongados o en dosis altas pueden tener supresión cortico-suprarrenal. Con estos pacientes, la función cortico-suprarrenal debe ser monitoreada regularmente y la dosis de esteroides sistémicos debe ser reducida paulatinamente.

Se debe considerar el suministro de esteroides orales a estos pacientes para casos de emergencia. Los efectos sistémicos incluyen reducción en la velocidad de crecimiento en niños y adolescentes, disminución de la densidad ósea, cataratas y glaucoma. Es indispensable realizar ajustes en la posología para alcanzar con la menor dosis un control terapéutico del asma. El tratamiento con dipropionato de beclometasona no debe ser descontinuado bruscamente.




PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Carcinogénesis: Estudios sobre la carcinogenicidad del dipropionato de beclometasona evaluada en ratas no mostró ninguna evidencia de carcinogénesis.

Mutagénesis: Estudios in vitro realizados en bacterias y en células ováricas de hámster chino (CHO) no mostraron evidencia mutagénica.

Teratogénesis: Al igual que otros corticosteroides el dipropionato de beclometasona es teratogénico en ratas, ratones y conejos. No existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. El dipropionato de beclometasona debe ser usado durante el embarazo sólo si el beneficio potencial justifica el riesgo para el feto.




PRESENTACIONES:

Envases con dispositivo inhalador con 200 dosis de 50 o 100 µg cada una e instructivo anexo.




MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Aguda: La inhalación de una gran cantidad de fármaco en un corto periodo puede conducir a una suspensión temporal de la función adrenal. No se requiere ninguna acción de urgencia.

El tratamiento con dipropionato de beclometasona por inhalación debe continuarse a una dosis suficiente para controlar el asma; la función adrenal se recupera en unos pocos días y puede comprobarse efectuando la determinación de cortisol en plasma.

Crónica: El uso de dosis excesivas de dipropionato de beclometasona inhalado durante un periodo prolongado puede causar supresión adrenal y un grado de atrofia de la corteza adrenal.

Se puede requerir el cambio a dosis de mantenimiento de esteroides sistémicos hasta que las condiciones se estabilicen. El tratamiento con dipropionato de beclometasona inhalado debe continuarse a una dosis suficiente para controlar el asma.

Si se administran dosis más elevadas que las dosis aprobadas durante periodos prolongados, es posible que se produzca supresión adrenal e insuficiencia suprarrenal aguda. Inicialmente puede darse el caso de que los síntomas de insuficiencia suprarrenal aguda no sean específicos como por ejemplo anorexia, dolor abdominal, pérdida de peso, cansancio, dolor de cabeza, náuseas y vómito.

Un síntoma típico es la hipoglucemia acompañada de pérdidas de conciencia y/o convulsiones. Las situaciones que potencialmente pueden desencadenar la insuficiencia suprarrenal aguda son: exposición a un trauma, una operación quirúrgica, una infección o una reducción rápida de la dosis.