DOLAC

Solución inyectable

(KETOROLACO )

Antirreumáticos no esteroides solos (M1A1)

Siegfried_Rhein.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ALMACENAMIENTO
ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS ADVERSOS
EMBARAZO Y LACTANCIA
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
INDICACIONES
INTERACCIONES
LEYENDAS DE PROTECCIÓN
PRECAUCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Dosis estándar:

Duración del tratamiento: En los adultos, el tratamiento con inyecciones en bolo I.V. o I.M. de DOLAC® no debe superar en total los 5 días, debido a que los efectos secundarios aumentan con su uso prolongado. La duración máxima de una infusión I.V. de DOLAC® no debe superar las 24 horas en los adultos. En los niños, el tratamiento con inyecciones en bolo I.V. o I.M. de DOLAC® no debe superar en total los 2 días.

La solución inyectable de DOLAC® puede utilizarse en adultos como dosis I.M. simple o múltiple, o inyección por infusión en bolo I.V. En niños, la solución inyectable de DOLAC® puede utilizarse como dosis simple I.M. o I.V. seguida de una inyección en bolo múltiple I.V. La vía de administración recomendada para ketorolaco en niños es por inyección I.V. ya que la inyección I.M. puede ser dolorosa.

Se debe administrar la dosis efectiva más baja. La dosis debe ser ajustada de acuerdo con la severidad del dolor y la respuesta del paciente. Si se requiere se debe considerar el suplir estos regímenes de dosificación con dosis bajas de opioides, a menos que esté contraindicado. Cuando se use en asociación con DOLAC® solución inyectable, la dosis diaria de opioide puede ser más baja que la normalmente requerida. Como con otros AINE, la hipovolemia debe ser corregida antes de la administración de DOLAC®. Como con el uso de otros AINE, DOLAC® I.V. debe ser utilizado sólo en pacientes con flujo adecuado y balance electrolítico.

Cuando se administra en inyección en bolo I.V., ésta debe durar como mínimo 15 segundos. La inyección I.M. debe aplicarse de forma lenta y profunda en el músculo. El efecto analgésico comienza aproximadamente en 30 minutos con efecto máximo en 1 a 2 horas después de la aplicación. La duración del efecto analgésico es usualmente de 4 a 6 horas.

Dado que pueden producirse reacciones alérgicas (desde broncoespasmo hasta choque anafiláctico), es necesario tener a mano las necesarias medidas terapéuticas cuando se administre la primera dosis de DOLAC® parenteral (véase Contraindicaciones y Precauciones generales). No se recomienda administrar DOLAC® por vía parenteral a niños menores de 2 años, ya que la experiencia en esta edad es limitada.

Tratamiento de dosis múltiple (I.V. o I.M.):

Adultos:

Pacientes < 65 años: La dosis diaria máxima no debe superar los 120 mg.

Administración I.M.: La dosis recomendada es de 30 mg cada 4-6 horas, sin sobrepasar la dosis diaria máxima de 120 mg.

Administración I.V.:

Inyección rápida: 30 mg cada 6 horas, sin sobrepasar la dosis diaria máxima de 120 mg.

Infusión continua: Dosis inicial de 30 mg, seguida de una infusión de 5 mg/h durante 24 horas, sin sobrepasar la dosis diaria máxima de 120 mg.

Pacientes ³ 65 años o con insuficiencia renal: La dosis diaria máxima no debe superar los 60 mg.

Administración I.M.: La dosis recomendada es de 15 mg cada 4-6 horas, sin sobrepasar la dosis diaria máxima de 60 mg.

Administración I.V.:

Inyección rápida: 15 mg cada 6 horas, sin sobrepasar la dosis diaria máxima de 60 mg. La infusión I.V. continua no se recomienda, dado que apenas se dispone de experiencia en estos grupos de pacientes.

Niños mayores de 2 años: Dosis inicial de 1.0 mg/kg por vía I.M. o 0.5-1.0 mg/kg por I.V., seguida de 0.5 mg/kg cada 6 horas por I.V.

Empleo de DOLAC® en soluciones y en combinación con otros medicamentos: DOLAC® Inyectable es compatible con solución salina, dextrosa al 5%, solución de Ringer y solución de Ringer lactato o soluciones Plasmalyte.

Es compatible también con: Aminofilina, clorhidrato de lidocaína, sulfato de morfina, clorhidrato de meperidina, clorhidrato de dopamina, insulina humana regular y heparina sódica cuando se mezclan en soluciones para administración I.V. contenidas en frascos o bolsas comunes. Las ampolletas de DOLAC® no deben mezclarse en volúmenes reducidos con sulfato de morfina, clorhidrato de petidina, clorhidrato de prometacina o clorhidrato de hidroxicina, pues podría precipitar el ketorolaco.

Transferencia de DOLAC® Solución inyectable a DOLAC® Tabletas en adultos: En los pacientes que han recibido DOLAC® Solución inyectable y que son transferidos a las tabletas orales, la dosis diaria combinada de ketorolaco no deberá exceder de 120 mg al día en pacientes < 65 años y de 60 mg en pacientes ³ 65 años o con daño renal. La dosis oral máxima de DOLAC® Tabletas no deberá exceder de 40 mg al día cuando se haga el cambio.

Pacientes ancianos (³ 65 años): El ketorolaco trometamina puede ser eliminado más lentamente por los ancianos, los cuales son más sensibles a los efectos adversos de los AINE, por lo tanto cuando se traten a los ancianos se debe tener precaución extra y reducción de dosis. Se recomienda el rango más bajo de la dosis.

Pacientes con insuficiencia renal: El ketorolaco y sus metabolitos son eliminados primordialmente por los riñones los cuales, en pacientes con depuración de creatinina reducida, resultará una depuración plasmática menor del medicamento. DOLAC® deberá ser utilizado con precaución en pacientes con insuficiencia renal menor (creatinina sérica 170-442 mol/L) Algunos pacientes deben recibir una dosis reducida de DOLAC® y su estado renal debe ser monitoreado. Se recomienda que la dosis diaria se reduzca a la mitad; la dosis total diaria no debe exceder de 60 mg. La diálisis apenas permite eliminar el ketorolaco de la sangre.




RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:
Consérvese en la caja bien tapada a temperatura ambiente a no más de 30°C. Protéjase de la luz.




ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Pueden presentarse elevaciones del nitrógeno de urea y la creatinina sérica como signos de daño renal. DOLAC® inhibe la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. Pueden presentarse elevaciones de una o más pruebas de la función hepática. Estas anormalidades pueden progresar, permanecer inalteradas o ser transitorias mientras se continúa el tratamiento.




CONTRAINDICACIONES: DOLAC® está contraindicado en los pacientes con antecedentes o hemorragia activa o perforación gastrointestinal reciente relacionados con el empleo de antiinflamatorios no esteroideos (AINE), así como en casos con úlcera o hemorragia péptica recurrente reciente o con antecedentes (dos o más episodios distintos de úlcera o sangrado).

Como con otros AINE, DOLAC® está contraindicado en pacientes con insuficiencia cardiaca grave.

DOLAC® está contraindicado en los pacientes con insuficiencia renal moderada o grave (creatinina sérica > 442 µmol/L o 5 mg/dL) y en los pacientes con riesgo de insuficiencia renal por hipovolemia o deshidratación.

DOLAC® está contraindicado durante el parto.

DOLAC® está contraindicado en los pacientes con hipersensibilidad demostrada al ketorolaco u otros AINE, así como en pacientes con antecedentes de alergia al ácido acetilsalicílico u otros inhibidores de la síntesis de prostaglandinas, debido a que se han descrito reacciones anafilactoides graves en estos pacientes (véase Precauciones generales e interacciones medicamentosas).

Por su efecto sobre la agregación plaquetaria, DOLAC® está contraindicado como analgésico profiláctico antes de la intervención o durante la intervención quirúrgica. También está contraindicado en pacientes con hemorragia cerebrovascular posible o confirmada, así como en pacientes que han tenido cirugías con un alto riesgo de hemorragia o hemostasia incompleta y aquellos con alto riesgo de sangrado.

DOLAC® no debe ser empleado simultáneamente con ácido acetilsalicílico u otros AINE.

La formulación parenteral de DOLAC® está contraindicada para administración epidural o intratecal, debido a que contiene alcohol.

La combinación de DOLAC® y pentoxifilina está contraindicada.

No administrar en niños en el postoperatorio de amigdalectomía.




REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Los pacientes tratados con DOLAC® pueden presentar los siguientes efectos secundarios:

Trastornos gastrointestinales: Úlceras, perforación o sangrados gastrointestinales, también se han reportado náusea, vómito, diarrea, flatulencias, estreñimiento, dispepsia, dolor/malestar abdominal, melena, hematemesis, estomatitis, estomatitis ulcerativa, eructos, esofagitis, sangrado rectal, pancreatitis, boca seca, sensación de plenitud, exacerbación de colitis y enfermedad de Crohn. Se ha observado gastritis menos frecuentemente.

Infección: Meningitis aséptica.

Trastornos en sangre y sistema linfático: Trombocitopenia.

Trastornos de sistema inmune: Anafilaxis, reacciones anafilactoides como anafilaxis, reacciones de hipersensibilidad como son broncoespasmos, eritema facial, exantema, hipotensión, edema laríngeo.

Trastornos metabólicos y nutricionales: Anorexia, hipercalemia, hiponatremia.

Trastornos psiquiátricos: Pensamientos anormales, depresión, insomnio, ansiedad, nerviosismo, reacciones psicóticas, sueños anormales, alucinaciones, euforia, disminución de la capacidad de concentración, somnolencia.

Trastornos de sistema nervioso: Dolor de cabeza, vértigo, convulsiones, parestesia, hipercinesia, anormalidad del gusto.

Trastornos oculares: Visión anormal.

Trastornos auditivos: Acúfenos, pérdida de audición, vértigo.

Trastornos renales y urinarios: Insuficiencia renal aguda, uresis aumentada, nefritis intersticial, síndrome nefrótico, retención urinaria, oliguria, síndrome hemolítico urémico, dolor en flanco (con o sin hematuria + - azoemia). Como con otros medicamentos que inhiben la síntesis de prostaglandina renal, después de la primera dosis de DOLAC® pueden ocurrir síntomas de insuficiencia renal y/o hipercalemia.

Trastornos cardiacos: Palpitaciones, bradicardia, insuficiencia cardiaca.

Trastornos vasculares: Hipertensión, hipotensión, hematoma, eritema facial, palidez, hemorragia postoperatoria de herida.

Trastornos de sistema reproductor femenino: Infertilidad.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales: Asma, disnea, edema pulmonar.

Trastornos hepatobiliares: Hepatitis, ictericia colestásica, insuficiencia hepática.

Trastornos en piel y tejido subcutáneo: Dermatitis exfoliativa, exantema maculopapular, prurito, urticaria, púrpura, angioedema, sudoración, reacciones bulosas incluyendo el síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis tóxica epidérmica (muy raro).

Trastornos musculoesqueléticos y tejido conectivo: Mialgia.

Trastornos generales y condición del sitio de aplicación: Polidipsia, astenia, edema, reacciones en el sitio de la inyección, fiebre, dolor de tórax.




RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: DOLAC® debe usarse durante el embarazo solamente si el beneficio potencial justifica el riesgo para el feto.

DOLAC® está contraindicado durante el trabajo de parto y alumbramiento debido a que su efecto inhibidor de la síntesis de prostaglandinas puede afectar negativamente la circulación fetal y las contracciones uterinas y con ello incrementar el riesgo de hemorragia uterina.

DOLAC® debe ser utilizado por madres que estén lactando sólo si el beneficio justifica el riesgo potencial al lactante.

No se han apreciado signos de teratogenia tras administrar dosis tóxicas de ketorolaco a ratas y conejas preñadas. En las ratas se observó una prolongación de la gestación y un retraso del parto. El ketorolaco atraviesa en un 10% la barrera placentaria. Se ha detectado también en pequeñas concentraciones en la leche humana.




FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Propiedades farmacodinámicas:

Mecanismo de acción: DOLAC® es un potente analgésico, perteneciente al grupo de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos que muestra actividad analgésica, antiinflamatoria, antipirética. Su mecanismo de acción consiste en la inhibición de la ciclooxigenasa y por consiguiente, de la síntesis de las prostaglandinas. DOLAC® es una mezcla racémica de los enantiómeros [-]S y [+]R, de los cuales el primero es el que posee actividad analgésica.

Además, no afecta de forma importante al SNC en los animales, y carece de propiedades sedantes o ansiolíticas.

DOLAC® no es un opiáceo ni se ha descrito ningún efecto suyo sobre los receptores centrales para los opioides. Carece de efectos intrínsecos sobre la respiración y no potencia la sedación ni la depresión respiratoria relacionada con los opioides.

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción:

Inyección intramuscular: El ketorolaco trometamina se absorbe rápida y completamente tras su administración I.M. en voluntarios jóvenes; la concentración plasmática máxima posterior a una dosis única de 30 mg es de 2.2-3.0 µg/ml a los 50 minutos en promedio.

Inyección intravenosa en bolo: Tras la administración I.V. en bolo de una dosis única de 30 mg de ketorolaco trometamina en voluntarios jóvenes, la concentración plasmática máxima de 2.4 µg/ml se alcanzó al cabo de 5.4 minutos en promedio.

Infusión intravenosa: En voluntarios jóvenes sanos, la concentración plasmática máxima se alcanza unos 5 minutos después de haber finalizado la dosis I.V. inicial de 30 mg; a continuación, la administración de 5 mg/h en infusión continua permite mantener concentraciones plasmáticas en el mismo rango a las conseguidas con la administración de una inyección de 30 mg cada 6 horas.

Distribución: En los voluntarios jóvenes sanos, la farmacocinética del ketorolaco trometamina es lineal tras la administración de DOLAC® por vía I.V. o I.M. en dosis únicas o múltiples o tras su ingestión en las dosis orales recomendadas.

El equilibrio de las concentraciones plasmáticas se alcanza después de la cuarta dosis cuando DOLAC® se administra en inyección en bolo I.V. cada 6 horas a voluntarios jóvenes sanos.

Más del 99% del ketorolaco presente en el plasma se halla unido a las proteínas, con un volumen medio de distribución de 0.15 L/kg tras la administración de dosis únicas de 10 mg por vía I.V. e I.M. en voluntarios jóvenes sanos. El grado de fijación a proteínas plasmáticas es independiente de la concentración del fármaco. Dada la potencia de DOLAC® alcanza concentraciones bajas y por ello no es de esperar que desplace de forma importante a otros fármacos unidos a proteínas plasmáticas.

Prácticamente la totalidad del fármaco circulante en el plasma lo hace en forma de ketorolaco (96%) o su metabolito inactivo p-hidroxiketorolaco.

El ketorolaco atraviesa la placenta en un 10% aproximadamente. Se ha detectado también ketorolaco en concentraciones bajas en la leche humana (véase Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia).

Metabolismo: El ketorolaco se metaboliza en el hígado. La principal vía metabólica del ketorolaco en el ser humano es su conjugación con ácido glucurónico. La p-hidroxilación es otra vía metabólica de menor importancia.

Eliminación: El ketorolaco y sus metabolitos se eliminan principalmente por vía renal. Cerca del 92% de la dosis se recupera en la orina, aproximadamente un 40% en forma de metabolitos y el 60% restante en forma de ketorolaco inalterado. Con las heces se elimina alrededor del 6%.

En voluntarios jóvenes sanos, la vida media plasmática terminal es de 5.3 horas en promedio (intervalo: 2.4-9.2 h), y la depuración plasmática total, de 0.023 L/h/kg, también en promedio.

Farmacocinética en situaciones especiales:

Ancianos (³ 65 años): La vida media plasmática del ketorolaco es más prolongada y su depuración plasmática total es más reducida en los ancianos, hasta un valor medio de 7 horas intervalo: 4.3-8.6 h y 0.019 L/h/kg, respectivamente cuando comparan con voluntarios jóvenes sanos.

Insuficiencia renal: La eliminación del ketorolaco está disminuida en los pacientes con insuficiencia renal, lo cual se traduce en una prolongación de la vida media plasmática y una disminución de la depuración plasmática total, en comparación con los voluntarios jóvenes sanos. Esta disminución de la eliminación guarda una relación semiproporcional con el grado de deterioro de la función renal, excepto en los pacientes con insuficiencia renal grave, en los que la depuración plasmática del ketorolaco es mayor de lo calculado de acuerdo con el grado de deterioro de la función renal (véase Precauciones generales).

Insuficiencia hepática: En los pacientes con insuficiencia hepática, la farmacocinética del ketorolaco no se altera de forma importante aunque hay una prolongación estadísticamente significativa de la Tmáx. y la vida media en fase terminal en comparación con voluntarios jóvenes sanos.




FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada ml de SOLUCIÓN INYECTABLE contiene:

Ketorolaco Trometamina 30 mg

Vehículo, c.b.p. 1 ml.




INDICACIONES TERAPÉUTICAS: DOLAC® Solución inyectable, está indicado para el tratamiento a corto plazo del dolor agudo de intensidad moderada a severa. DOLAC® no está indicado en condiciones de dolor crónico, no obstante puede ser utilizado a corto plazo en episodios de dolor agudo en pacientes que sufren de dolor crónico.




INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Los AINE pueden potenciar los efectos de anticoagulantes, como la warfarina. DOLAC® inhibe la agregación plaquetaria, reduce concentraciones de tromboxano y prolonga el tiempo de sangrado. A diferencia del ácido acetilsalicílico, la función plaquetaria se normaliza entre las 24 a 48 horas posteriores a la suspensión de DOLAC®.

Cuando los agentes anti-plaquetarios y los inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina son combinados con AINE, hay un incremento de riesgo de sangrado gastrointestinal.

El riesgo de efectos secundarios graves relacionados con los AINE puede estar aumentado en caso de tratamiento simultáneo con ácido acetilsalicílico u otros AINE (véase Contraindicaciones).

El riesgo de hemorragia aumenta cuando DOLAC® se asocia a la pentoxifilina (véase Contraindicaciones).

Con la administración simultánea de probenecida se ha descrito una disminución de la depuración plasmática y el volumen de distribución del ketorolaco, así como un aumento de su concentración plasmática y su vida media.

Algunos inhibidores de la síntesis de prostaglandinas disminuyen la depuración del metotrexato y podrían potenciar su toxicidad.

Algunos inhibidores de la síntesis de prostaglandinas disminuyen la depuración renal del litio y aumentan su concentración plasmática. Se han descrito también elevación de concentraciones plasmáticas de litio en algunos pacientes tratados con DOLAC®.

El ketorolaco trometamina no altera la fijación de la digoxina a las proteínas plasmáticas. Estudios in vitro indican que la unión de ketorolaco se redujo de aproximadamente 99.2-97.5% a concentraciones terapéuticas de salicilato (300 µg/ml), lo que representa un incremento de dos veces la concentración plasmática de ketorolaco. Las concentraciones terapéuticas de digoxina, warfarina, ibuprofeno, naproxeno, piroxicam, paracetamol, fenitoína y tolbutamida no alteran la fijación del ketorolaco a las proteínas plasmáticas.

Aunque no se ha demostrado ninguna interacción importante entre DOLAC® y la warfarina o la heparina, es posible que el riesgo de hemorragia aumente si DOLAC® se asocia a otros fármacos que afectan a la hemostasia, como la warfarina en dosis terapéuticas, la heparina profiláctica en dosis bajas (2,500-5,000 unidades cada 12 horas) y los dextranos (véase Precauciones generales).

La formulación parenteral de DOLAC® disminuyó en un 20% la respuesta diurética a la furosemida en sujetos sanos con volumen normal por aproximadamente 20%, por lo que se debe tener cuidado especial en pacientes con descompensación cardiaca.

Los AINE pueden reducir el efecto de medicamentos diuréticos y antihipertensivos. El riesgo de una insuficiencia renal aguda, que usualmente es reversible, puede incrementarse en algunos pacientes con función renal comprometida (por ejemplo, pacientes deshidratados o ancianos) cuando se combinan un AINE, con algún Inhibidor de la Enzima Convertidora de Angiotensina (IECA) y/o antagonistas de receptores de la angiotensina II. Por lo tanto, la combinación de éstos debe realizarse con cuidado, especialmente en ancianos. La dosis de los pacientes debe ser ajustada adecuadamente y periódicamente y debe considerarse monitorear la función renal después de iniciar la terapia concomitante. Se ha demostrado que DOLAC® disminuye las necesidades de analgesia con opioides cuando se administra para aliviar el dolor postoperatorio.




LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Léase instructivo anexo. Su venta requiere receta médica.
No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva
para médicos. No se use en el embarazo,
lactancia, ni en menores de 3 años.

Hecho en Brasil por:

Productos Roche Químicos y Farmacéuticos, S. A.

Acondicionado y distribuido en México por:

SIEGFRIED RHEIN, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 420M90, SSA IV




PRECAUCIONES GENERALES:

General: El uso concomitante de DOLAC® con otros AINE e inhibidores de la ciclooxigenasa-2 debe ser evitado.

Los efectos indeseables pueden reducirse al emplear sólo la dosis efectiva necesaria por el tiempo suficiente para controlar los síntomas.

Úlcera gastroduodenal, hemorragia digestiva y perforación gastrointestinal: Con el uso de todos los AINE, incluyendo DOLAC®, se han reportados sangrados gastrointestinales, úlcera o perforación, incluso fatales, en cualquier momento durante el tratamiento, con o sin síntomas previos o antecedentes de eventos gastrointestinales serios.

Los ancianos tienen un incremento en la frecuencia de reacciones adversas a AINE, especialmente sangrado gastrointestinal y perforaciones lo cual puede ser fatal. Los pacientes debilitados toleran menos que los demás las úlceras o sangrados. En estos dos grupos de pacientes han ocurrido la mayoría de los eventos gastrointestinales fatales que son asociados con AINE. El riesgo de sangrado, úlcera o perforación es mayor cuando se incrementan las dosis de AINE, incluyendo DOLAC®, en pacientes con antecedente de úlcera péptica particularmente si ésta se complicó con hemorragia o perforación. El riesgo de sangrado gastrointestinal grave es dependiente de la dosis, por lo que en estos casos se deberá usar la dosis más baja posible.

Debe considerarse el uso concomitante de medicamentos protectores (por ejemplo, inhibidores de la bomba de protones) en estos pacientes, así como en aquellos que empleen de forma concomitante, otros medicamentos que incrementen el riesgo gastrointestinal (véase Interacciones medicamentosas y de otro género).

Los AINE deben ser administrados con cuidado a pacientes con antecedentes de enfermedad inflamatoria del intestino (colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn), ya que su padecimiento puede exacerbarse. Cuando ocurre sangrado gastrointestinal o ulceración en pacientes que están recibiendo DOLAC®, éste debe suspenderse.

Efectos hematológicos: DOLAC® debe usarse cuidadosamente en pacientes que tienen trastornos de coagulación, y ésta debe ser estrechamente monitorizada. Aunque los estudios no han demostrado una interacción significativa entre DOLAC® y warfarina o heparina, el empleo concomitante de DOLAC® y medicamentos que modifiquen la hemostasia incluyendo dosis terapéuticas de anticoagulante (warfarina), dosis bajas profilácticas de heparina (2,500-5,000 unidades 12 horas) y dextranos, puede asociarse con un incremento del riesgo de sangrado. La administración de DOLAC® en este tipo de pacientes debe hacerse con extremo cuidado e incluir un estrecho monitoreo. En la experiencia posmarketing se han reportado, hematomas postoperatorios y otros signos de heridas sangrantes asociado al uso perioperatorios de DOLAC® Solución inyectable.

Los médicos deben estar enterados del riesgo potencial de sangrado cuando la hemostasis es crítica como en la resección de próstata, tonsilectomía o cirugía estética. La experiencia de casos de hematomas postoperatorios y sangrado de la herida no es limitativa a estas intervenciones quirúrgicas.

Reacciones cutáneas: En muy raras ocasiones, durante el tratamiento con AINE, se han reportado reacciones cutáneas graves, algunas de ellas fatales, incluyendo dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrosis tóxica epidérmica. El riesgo para este tipo de reacciones es aparentemente mayor al inicio del tratamiento. DOLAC® debe ser suspendido a la primera aparición de rash cutáneo, lesiones mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad.

Retención de sodio/líquidos con trastornos cardiovasculares y edema periférico: Se requiere precaución en pacientes con antecedentes de hipertensión, descompensación o insuficiencia cardiaca o condiciones similares, ya que se ha reportado retención de líquidos y edema en asociación con el tratamiento con AINE, incluyendo DOLAC®.

Efectos cardiovasculares y cerebrovasculares: Se ha reportado en asociación con terapia de AINE que se requiere de un apropiado monitoreo para pacientes con antecedentes de hipertensión y/o insuficiencia cardiaca congestiva de leve a moderada como retención de líquidos y edema. La información de investigación clínica y epidemiológica sugiere que el uso de inhibidores de la ciclooxigenasa y algunos AINE (particularmente a dosis altas) pueden asociarse con un pequeño incremento en el riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo infarto al miocardio o cerebral). Aunque el ketorolaco no ha mostrado incremento de eventos trombóticos como infarto al miocardio, hay información insuficiente para excluir este tipo de riesgo por ketorolaco. El empleo de DOLAC® debe ser cuidadosamente considerado en pacientes con hipertensión sin control, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedad isquémica cardiaca establecida, enfermedad arterial periférica y/o enfermedad cerebrovascular, así como en aquellos con factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares (por ejemplo, hiperlipidemias, diabetes mellitus y tabaquismo).

Al igual que sucede con otros AINE, la incidencia y la gravedad de las complicaciones digestivas aumentan conforme lo hacen la dosis y la duración del tratamiento con DOLAC®. El riesgo de hemorragia digestiva grave depende de la dosis. Esto es especialmente cierto en el caso de los ancianos tratados con dosis medias de DOLAC® superiores a 60 mg/día. La frecuencia de complicaciones gastrointestinales durante el tratamiento con DOLAC® es mayor en los pacientes con antecedentes de úlcera gastroduodenal.

Efectos renales: Al igual que sucede con otros AINEs, DOLAC® debe utilizarse con precaución en los pacientes con insuficiencia renal o antecedentes de nefropatía, dado que se trata de un potente inhibidor de la síntesis de prostaglandinas. Se ha descrito toxicidad renal con DOLAC® y otros AINE en pacientes con enfermedades causantes de hipovolemia y reducción del flujo sanguíneo renal en que las prostaglandinas renales tienen un papel de apoyo en el mantenimiento de la perfusión renal.

En estos pacientes la administración de DOLAC® o de otros AINE puede ocasionar una reducción dependiente de la dosis en la formación de prostaglandinas renales y puede precipitar descompensación franca o falla renal. Los pacientes con mayor riesgo de padecer esta complicación son los que presentan ya un deterioro de la función renal, hipovolemia, insuficiencia cardiaca o disfunción hepática, así como los pacientes sometidos a tratamiento diurético y los ancianos (véase Contraindicaciones). El descontinuar el tratamiento con DOLAC® u otro AINE es usualmente seguido de una recuperación del estado pretratamiento.

Reacciones anafilácticas o anafilactoides: Pueden presentarse reacciones anafilácticas o anafilactoides (incluyendo, pero no limitado a anafilaxis, broncoespasmo, rubefacción, rash, hipotensión, edema laríngeo y angioedema) tanto en pacientes con antecedentes como sin antecedentes de hipersensibilidad a DOLAC®, ácido acetilsalicílico u otros AINE.

Estas reacciones adversas pueden presentarse también en personas con antecedentes de angioedema, hiperreactividad bronquial y pólipos nasales. Las reacciones anafilactoides, como la anafilaxia, pueden llegar a ser mortales en este tipo de pacientes.

Por lo tanto, DOLAC® debe ser usado con precaución en pacientes con historia de asma y en pacientes con síndrome de pólipos nasales parcial o completo, angioedema y broncoespasmo.

Precauciones relacionadas con la fertilidad: Como cualquier fármaco que inhibe la síntesis de prostaglanidas DOLAC®, puede causar trastornos de fertilidad. En mujeres con dificultades para lograr un embarazo o que estén en estudio por infertilidad, debe considerarse el retiro del ketorolaco.

Retención hídrica y edema: Se han descrito casos de retención hídrica, hipertensión arterial y edema en pacientes tratados con DOLAC®, por lo que debe administrarse con precaución a pacientes con insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial u otras enfermedades cardiovasculares.

DOLAC® no tiene un potencial adictivo. No se han observado síntomas de supresión después de una abrupta suspensión de DOLAC®.

Capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinaria. Algunos pacientes pueden experimentar letargo, mareo, vértigo, insomnio o depresión con el uso de DOLAC®. Si los pacientes experimentan éstos u otros efectos indeseables similares deben ejercer precaución al llevar a cabo actividades que requieran estar alerta.




PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: No hay evidencia de teratogenicidad en ratas o conejos estudiados con dosis tóxico-maternal de ketorolaco trometamina. En ratas se observó la prolongación del periodo de gestación y/o retraso del parto.




PRESENTACIONES: Cajas con 3 y 5 ampolletas con 30 mg/ml.




MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Síntomas y signos:

Con sobredosis de DOLAC® se han descrito los siguientes síntomas: Dolor abdominal, náuseas, vómitos, hiperventilación, úlcera gastroduodenal, gastritis erosiva y disfunción renal; todos ellos desaparecieron tras retirar el fármaco.

Puede ocurrir sangrado gastrointestinal, hipertensión, insuficiencia renal aguda, depresión respiratoria y coma después de la administración de AINE, pero es raro. Se han reportado reacciones anafilactoides con ingestión terapéutica de AINE y éstas pueden presentarse también después de una sobredosificación.

Tratamiento: Los pacientes deben manejarse con cuidado sintomático y de soporte después de la sobredosificación con AINE. No hay antídoto específico. La diálisis no permite eliminar significativamente el ketorolaco de la circulación sanguínea.