¿Olvido su contraseña? Registrarse

Menu
Solución inyectable

Cada frasco ámpula para uso intravenoso contiene:

Ampolleta con diluyente:
Cada ampolleta con diluyente contiene:

El contenido de sodio es de 83 mg (3.6 mEq) por gramo de ceftriaxona.

Adultos y niños de más de 12 años: En general, 1-2 g de ceftriaxona una vez al día (cada 24 horas). En caso de infecciones graves u otras semejantes provocadas por gérmenes moderadamente sensibles, la dosis única diaria puede aumentar hasta 4 g. ...

Adultos y niños de más de 12 años: En general, 1-2 g de ceftriaxona una vez al día (cada 24 horas). En caso de infecciones graves u otras semejantes provocadas por gérmenes moderadamente sensibles, la dosis única diaria puede aumentar hasta 4 g. Recién nacidos (hasta 2 semanas): Una dosis diaria de 20 mg/kg a un máximo de 50 mg/kg de peso corporal (según gravedad de la infección). Bebés y niños (de 3 semanas a 12 meses): Una dosis diaria de 20 a 80 mg/kg (según gravedad de la infección). En niños con peso corporal de 50 kg o más: Se debe administrar la dosis habitual en adultos. Pacientes de edad avanzada: En los pacientes geriátricos no se requiere ninguna modificación de la posología recomendada para los adultos. Duración del tratamiento: La duración del tratamiento viene determinada por la evaluación de la enfermedad. Como es habitual en la terapia con antibióticos, ceftriaxona debe ser administrada por lo menos durante 48-72 horas después de que el paciente no presente fiebre o se hayan eliminado en forma demostrable las bacterias. Instrucciones especiales en dosificación: En los casos de meningitis bacteriana en bebés y niños, el tratamiento se inicia con dosis de 100 mg/kg (no más de 4 g) una vez al día. Tan pronto como haya sido identificado el gérmen y su sensibilidad, la dosificación puede reducirse de forma correspondiente. Con los siguientes tiempos de duración de la terapia se obtienen los mejores resultados: Neisseria meningitidis, 4 días. Haemophilus influenzae, 6 días. Streptococcus pneumoniae, 7 días. Enterobacteriaceae sensibles, 10-14 días. Gonorrea (cepas productoras y no productoras de penicilinasa): Administración única de 250 mg de cerftriaxona. Profilaxis perioperatoria: Para evitar las infecciones posoperatorias en una intervención contaminada, se recomienda la administración de una dosis única de 1 a 2 g de ceftriaxona, según el riesgo de infección, 30-90 minutos antes de la intervención. En intervenciones colorectales puede considerarse la administración concomitante (pero por separado) de ceftriaxona y un derivado metronidazólico. Borreliosis de Lyme: Si bien no han concluido todavía los correspondientes ensayos clínicos con base en los primeros resultados positivos, puede recomendarse de 1 a 2 g de ceftriaxona por día o cada 12 horas (hasta un máximo de 4 g/día) durante 10 días a 4 semanas. La dosis y la duración del tratamiento dependen del estado y la gravedad de la enfermedad. Función renal y hepática alterada: En pacientes con función renal alterada, no se requiere ninguna modificación de la dosis de ceftriaxona, siempre que la función hepática se mantenga intacta. Solamente en casos de insuficiencia preterminal (aclaramiento de creatinina 10 ml/min), no deberá sobrepasar la dosis diaria de ceftriaxona los 2 g. En los casos de función hepática alterada no es preciso modificar la posología de ceftriaxona mientras la función renal permanezca intacta. En los pacientes con insuficiencia renal y hépatica concomitante y grave, es necesario realizar controles periódicos de la concentración plasmática de ceftriaxona y eventualmente proceder a un ajuste de la dosis. En pacientes dializados no se requiere una administración adicional tras la diálisis. No obstante, deben ser controladas las concentraciones séricas, para determinar si se precisan modificaciones de las dosis, ya que en estos pacientes la velocidad de eliminación puede estar disminuida.

Agregar a interacciones medicamentosas

Rubros de la IPPA

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Las infecciones debidas a gérmenes que son sensibles a ceftriaxona, como:

Sepsis.

Meningitis.

Infecciones abdominales (peritonitis, infecciones de los conductos biliares, así como el tracto gastrointestinal).

Infecciones óseas, articulares de partes blandas de la piel, así como heridas infectadas.

Profilaxis perioperatorias de las infecciones.

Infecciones en pacientes con sistema inmunológico deprimido.

Infecciones renales y de las vía urinarias.

Infecciones de los conductos respiratorios, en especial, neumonías, así como también infecciones de la garganta y oído.

Infecciones del aparato genital, incluida la gonorrea.

Borreliosis de Lime a partir del segundo estadio de la enfermedad.

Antes de iniciar el tratamiento con ceftriaxona es aconsejable practicar antibiograma previo, aislamiento e identificación del germen causal.

La ceftriaxona está indicada en el tratamiento de las infecciones moderadas, graves, simples o mixtas, causadas por cepas sensibles como:

Aerobios grampositivos: Staphylococcus aureus (incluyendo cepas productoras y no productoras de penicilinasa), Staphylococcus epidermidis, Streptococcus pneumoniae, Streptococcus del grupo A y del grupo B; Streptococcus viridans, Streptococcus bovis.

Aerobios gramnegativos: Aeromonas spp., Alcaligenes spp., Branhamella catarrhalis, Citrobacter spp., Enterobacter spp., E. coli, H. influenzae, H. parainfluenzae, Klebsiella spp., Moraxella spp., Morganella morganii, Neisseria gonorrhoeae, Neisseria meningitidis, Plesiomonas shigelloides, Proteus mirabilis, Proteus vulgaris, Providencia spp., Pseudomonas aeruginosa (algunas cepas son resistentes), Salmonella spp. (incluyendo Typhi), Serratia spp., Shigella spp., Vibrio spp., Yersinia spp. (incluyendo Y. enterocolitica).

Anaerobios: Bacteroides spp., Clostridium spp., Fusobacterium spp., Peptococcus spp., Peptostreptococcus spp.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Absorción: Las áreas bajo la curva de concentración plasmática/tiempo son idénticas tras la administración I.M. e I.V. esto significa que la biodisponibilidad de ceftriaxona administrada vía I.M. es de 100%.

Distribución: Mediante la administración intravenosa, la ceftriaxona alcanza rápidamente los fluidos orgánicos intersticiales, donde se mantiene en concentraciones bactericidas contra gérmenes sensibles durante 24 horas.

Fijación a proteínas: La ceftriaxona se fija de forma reversible a la albúmina. La fijación disminuye con el aumento de la concentración.

Transferencia al líquido cefalorraquídeo: La ceftriaxona penetra en las mininges inflamadas de bebés y niños 24 horas después de la inyección I.V. de ceftriaxona en dosis de 50 a 100 mg/kg de peso corporal, se determinaron en el líquido cefalorraquídeo concentraciones > 1.4 mg de ceftriaxona por litro.

En pacientes adultos con meningitis, la administración de 50 mg/kg de peso corporal produce al cabo de 2-24 horas concentraciones en líquido cefalorraquídeo que son múltiplo de las concentraciones inhibitorias necesarias contra los gérmenes productores de meningitis más frecuentes.

La ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria y es segregada en concentraciones bajas en la leche materna.

Metabolismo: La ceftriaxona no es metabolizada por el organismo.

Eliminación: La ceftriaxona es eliminada en adultos en 50-60% inalterada por vía renal y en 40-50% inalterada por la bilis. La vida media de eliminación es de unas 8 horas en adultos sanos.

Cinética clínica en situaciones especiales: En los recién nacidos, la eliminación renal es aproximadamente de 70% de la dosis. En bebés de menos de 8 días y en personas de edad superior a 75 años, la vida media de eliminación promedio es aproximadamente del doble que en adultos sanos.

Los pacientes con insuficiencia renal o alteraciones de la función hepática, la farmacocinética de ceftriaxona experimenta una alteración mínima y la vida media de eliminación aumenta levemente.

Farmacodinamia: La acción bactericida de la ceftriaxona se debe a la inhibición de la síntesis de la pared celular. La ceftriaxona presenta in vitro un amplio espectro de acción contra microorganismos gramnegativos y grampositivos. La ceftriaxona es altamente estable frente a la mayoría de las bacterias ß-lactamasas (tanto penicilinas como cefalosporinasas) gramnegativas y grampositivas. La ceftriaxona se muestra habitualmente activa conta los siguientes microorganismos:

Grampositivos aerobios: Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis, Streptococcus pneumoniae. Streptococcus grupo A (S. Pyogenes), Streptococcus grupo B (S. Agalactiae), Streptococcus viridans, Streptococcus bovis.

Advertencia: Los Staphylococcus spp resistentes a la meticilina son resistentes a las cefalosporinas, incluida la ceftriaxona. Igualmente son resistentes la mayoría de las cepas de Enterococci.

Gramnegativos aerobios: Aeromonas spp., Alcaligenes spp., Branhamella catarrhalis (ß-lactamasa negativos y positivos). Citrobacter spp. (algunas cepas son resistentes). Escherichia coli, Haemophilus ducreyi, Haemophilus influenzae (incluidas cepas productoras de penicilinasa). Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella spp. (incluida K. pneumoniae), Moraxella spp., Morganella morganii, Neisseria gonorrhoeae (incluidas cepas productoras de penicilinasa), Neisseria meningitidis. Plesiomonas shigelloides, Proteus mirabilis, Proteus vulgaris, Providencia spp., Salmonella spp. (incluida S. typhi). Serratia spp., Shigella spp., Vibrio spp., Yersinia spp.

El Treponema pallidum ha demostrado ser sensible in vitro y en experimentos con animales. Ensayos clínicos realizados indican que la sífilis primaria y secundaria responden bien al tratamiento con ceftriaxona.

Anaerobios: Clostridium spp. (excluido C. difficile), Fusobacterium spp. (excluido F. mortiferum), Peptococcus spp., Peptostreptococcus spp.

Advertencia: Muchas cepas de Bacteroides spp productoras de ß-lactamasa (en especial B. fragilis) son resistentes.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad a los antibióticos del grupo de las cefalosporinas. En pacientes con hipersensibilidad a la penicilina hay que considerar la posibilidad de una alergia cruzada.

Estudios in vitro han demostrado que la ceftriaxona, al igual que otras cefalosporinas, pueden desplazar a la bilirrubina en su unión con la albumina sérica, por ello, los recién nacidos y en especial los niños recién nacidos prematuramente con encefalopatia bilirrubínica, no deben ser tratados con ceftriaxona.

PRECAUCIONES GENERALES: No se deben preparar inyecciones o infusiones mezclando con otros medicamentos. La posibilidad de aparición de un choque anafiláctico no puede ser totalmente descartada.

En tales casos se deben aplicar inmediatamente las medidas necesarias, por ejemplo, la administración intravenosa de adrenalina seguida de glucocorticoides. Las sombras en la exploración ultrasónica de la vesícula biliar, que se observan habitualmente tras la administración de una dosis de ceftriaxona superior a la recomendada, pueden ser consideradas erróneamente cálculos biliares. Tales sombras son precipitaciones de la sal de calcio de ceftriaxona que desaparece tras la finalización o interrupción del tratamiento con ceftriaxona. Esas manifestaciones van raras veces acompañadas de sintomatología. En los casos en los que se aprecian síntomas se recomienda un tratamiento conservador no quirúrgico. El cese de la administración de ceftriaxona en los pacientes con sintomatología debe dejarse a criterio del médico. Durante el tratamiento se debe controlar periódicamente el hemograma. En los casos de la diarrea grave y persistente cabe pensar en una colitis seudomembranosa provocada por los antibióticos (diarrea sanguinolenta, acuosa, dolor abdominal sordo, de difuso a tipo cólico, fiebre y ocasionalmente tenesmo) que puede llegar a constituir un riesgo vital. Por ello, en tales casos se debe suspender inmediatamente la administración de ceftriaxona e instaurar una terapia adecuada al germen patógeno (por ejemplo, vancomicina oral 4 veces, 250 mg). Están contraindicados los preparados inhibidores del peristaltismo. Los pacientes con enfermedades que afecten a la síntesis de vitamina K o en pacientes con un deficiente estado nutricional pueden requerir eventualmente administración adicional de vitamina K (10 mg semanales).

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Dado que la ceftriaxona es eliminada en pequeñas cantidades a través de la leche materna, en caso de administración de ceftriaxona la leche materna debe ser desechada (véase precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre fertilidad).

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Ceftriaxona es generalmente bien tolerado. Durante el tratamiento con ceftriaxona se han observado con escasa frecuencia los siguientes efectos secundarios que se dieron de forma espontánea o tras cese del tratamiento.

Tolerabilidad local: En determinados casos, tras la administración I.V. se advierten reacciones inflamatorias de la pared venosa, que pueden ser evitadas mediante la inyección lenta (de 2 a 5 minutos).

Tolerabilidad sistemática:

Molestias gastrointestinales: Deposiciones blandas/diarreas, náuseas, vómitos, estomatitis, glositis.

Alteraciones hematológicas: Eosinofilia, leucopenia, granulocitopenia, anemia hemolítica, trombocitopenia.

Reacciones cutáneas: Exantema, dermatitis alérgica, prurito, urticaria, edema, eritema multiforme.

Otros: Cefaleas y mareo, elevación de las enzimas hepáticas, oscurecimiento de la ecografía de la vesícula biliar, oliguria, cristaluria, elevación de la creatinina sérica, micosis del tracto genital, escalofríos y reacciones anafilácticas o anafilactoides. Ocasionalmente: enterocolitis seudomembranosa, trastornos de la coagulación, alteración de los valores de protombina.

Al igual que sucede con todas las cefalosporinas, como consecuencia de un aumento de la proliferación de Candida albicans puede originarse una vaginitis.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: La ceftriaxona debe ser administrada con precaución en pacientes tratados con aminoglucósidos y diuréticos. Hasta ahora, no se ha advertido ningún deterioro de la función renal mediante la administración concomitante de altas dosis de ceftriaxona y diuréticos potentes como la furosemida. No se ha observado un efecto “disulfirámico” tras la administración de ceftriaxona y consumo simultáneo de alcohol. Ceftriaxona no contiene ningún elemento N-metiltiotetrazol, que pudiera determinar una intolerancia al etanol y problemas hemorrágicos como sucede con otras cefalosporinas.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Durante el tratamiento con ceftriaxona en casos aislados pueden obtenerse falsos resultados positivos del test de Coombs, igualmente métodos no enzimáticos de determinación de la glucosa en orina pueden arrojar un resultado positivo falso. Por ello durante la terapia con ceftriaxona se debe proceder a la determinación de la glucosa en orina de forma enzimática.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: Las concentraciones plasmáticas excesivas de ceftriaxona no pueden ser reducidas mediante hemodiálisis o diálisis peritoneal. En el tratamiento de la sobredosis se recomienda la aplicación de medidas sintomáticas.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Si bien en los estudios preclínicos realizados no se ha detectado propiedades mutagénicas durante el embarazo y en especial en los tres primeros meses, ceftriaxona debe ser administrada exclusivamente por estricta indicación médica. En los tratamientos prolongados es conveniente practicar en forma regular biometrías hemáticas.

PRESENTACIONES:

TRIXONA IV: Caja con 1 frasco ámpula con polvo con 500 mg y 1 g con 5 y 10 ml de diluyente, respectivamente.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos.

BRULUAGSA, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 240M2001, SSA

GEAR-05330020450322/RM2005