¿Olvido su contraseña? Registrarse

Menu

HIGROTON BLOK

PRESENTACIONES: Cajas con 28, 30, 50 o 100 tabletas de 50 mg/12.5 mg o 100 mg/25 mg.

PRESENTACIONES: Cajas con 28, 30, 50 o 100 tabletas de 50 mg/12.5 mg o 100 mg/25 mg.

Agregar a interacciones medicamentosas

Rubros de la IPPA

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:

Atenolol

50 mg

100 mg

Clortalidona

12.5 mg

25 mg

Excipiente, c.b.p.

1 tableta

1 tableta

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Hipertensión.

HIGROTON BLOK® está indicado en pacientes cuya presión arterial no pudo reducirse de manera suficiente con atenolol o clortalidona solo.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacocinéticas:

Atenolol: Después de la aplicación oral, atenolol se reabsorbe en aproximadamente 50% del tracto gastroin­testinal. Debido a que atenolol no está sujeto a un metabolismo de primer paso, la disponibilidad sistémica es también de aproximadamente 50%. Los niveles máximos de plasma se alcanzan después de 2-4 horas. El enlace a la proteína plasmática es de aproximadamente 3%; el volumen de distribución relativo es de 0.7 L/kg.

Atenolol se metaboliza en un grado muy reducido. No se producen metabolitos activos con relevancia clínica.

Aproximadamente 90% del atenolol sistémicamente disponible se elimina a través de los riñones en el transcurso de 48 horas de forma inalterada. La vida media de eliminación de atenolol es, con una función renal normal, de 6-10 horas. Con una insuficiencia renal terminal, la vida media de eliminación puede incrementar hasta 140 horas.

Clortalidona: Clortalidona se absorbe relativamente despacio en el tracto gastrointestinal (t50 de absorción aproximadamente 2.6 h). La disponibilidad sistémica es de aproximadamente 64 ± 10% después de la ingestión oral. El enlace a la proteína plasmática es de 75%, el volumen de distribución es 4 L/kg.

Clortalidona es eliminada predominantemente a través de los riñones en forma de sustancia inalterada. La vida media de eliminación es de aproximadamente 50 horas.

Biodisponibilidad: HIGROTON BLOK®, en un estudio de biodisponibilidad comparativo realizado en 24 sujetos en 1992, mostró los siguientes resultados en comparación con la preparación de referencia:

Para atenolol:

Preparación

de prueba

Preparación

de referencia

Cmáx. [ng/ml] concentración plasmática máxima

563.3 ± 164.94

519.50 ± 193.30

Tmáx. [h] tiempo de concentración plasmática máxima

3.15 ± 0.98

3.02 ± 1.22

AUC (0-48 h) [ng/ml*h] área debajo de la curva de concentración- tiempo

5,512.24 ± 1,137.40

4,964.92 ± 1,448.28

AUC (0-8) [ng/ml*h] área debajo de la curva de concentración-tiempo

6,150.19 ± 1,057.91

5,477.43 ± 1,408.34

Los valores se indican como medias aritméticas y rango de dispersión (desviación estándar).

Para clortalidona:

Preparación

de prueba

Preparación

de referencia

Cmáx. [ng/ml] concentración plasmática máxima

1.85 ± 0.36

1.75 ± 0.37

Tmáx. [h] tiempo de concentración

plasmática máxima

11.62 ± 3.26

10.17 ± 2.71

AUC (0-240 h) [µg/ml*h] área debajo

de la curva de concentración-tiempo

159.41 ± 33.56

152.11 ± 25.36

AUC (0-8) [µg/ml*h] área bajo la curva de concentración-tiempo

169.00 ± 37.44

161.23 ± 28.63

Los valores se indican como medias aritméticas y rango de dispersión (desviación estándar).

La curva de la concentración plasmática media en comparación con la preparación de referencia en un diagrama de concentración contra tiempo:

Para atenolol:

Farmacodinámicas: HIGROTON BLOK® es una preparación combinada que contiene atenolol y clortalidona como constituyentes eficaces.

Atenolol: Atenolol es un bloqueador de receptores beta hidrófilo con relativa selectividad de beta1 (“cardioselectividad”), sin actividad simpatomimética intrínseca (ISA) y sin efecto estabilizador de membrana.

La sustancia reduce, en función del nivel del tono simpático, la frecuencia y la fuerza contractiva del corazón, la velocidad de conducción AV y la actividad de renina en la plasma. Atenolol puede originar un aumento del tono de la musculatura lisa a través de la inhibición de receptores de beta2.

Clortalidona: Clortalidona es un derivado de benzotiadiazina con eficacia de acción prolongada.

Las tiazidas actúan directamente en los riñones al aumentar el cloruro sódico y, por consiguiente, la excreción de fluidos relacionada. Su sitio objetivo principal clínicamente relevante es el túbulo distal. Allí, inhiben el cotransporte electroneutral de Na-Cl en la membrana celular luminar. Potasio y magnesio se excretan a un mayor grado, calcio en menor medida.

Debido a altas dosis de clortalidona, el bicarbonato puede excretarse cada vez más como consecuencia de la inhibición de anhidratasa carbónica, de modo que se alcalice la orina.

La acidosis o alcalosis no influye de manera sustancial en el efecto salurético o diurético de clortalidona.

Durante la terapia a largo plazo de clortalidona, se reduce la excreción de calcio a través de los riñones, de modo que se pueda originar una hipercalcemia.

El equilibrio de sodio alterado, la reducción del volumen de fluido y plasma extracelular, una alteración de la resistencia vascular renal, así como una menor respuesta a norepinefrina y angiotensina II se consideran mecanismos del efecto antihipertensivo de clortalidona.

Clortalidona no es eficaz en pacientes que sufren de insuficiencia renal crónica (aclaramiento de creatinina de menos de 30 ml/min y/o creatinina sérica de más de 1.8 mg/100 ml).

CONTRAINDICACIONES:

HIGROTON BLOK®:

No debe administrarse en pacientes con las siguientes condiciones:

• Hipersensibilidad conocida al atenolol y/o clortalidona, a medicamentos tiazídicos, derivados de las sulfonamidas o a cualquiera de los componentes de la fórmula.

• Bloqueo cardiaco de segundo o tercer grado.

• Síndrome del nodo enfermo.

• Bradicardia (pulso en reposo menor a 50 palpitaciones por minuto antes del inicio del tratamiento).

• Acidosis metabólica.

• Embarazo y lactancia.

• Insuficiencia cardiaca no controlada.

• Hipotensión.

• Trastornos arteriales periféricos severos.

• Choque cardiogénico.

• Insuficiencia renal no controlada (insuficiencia renal con oliguria o anuria; aclaramiento de creatinina de menos de 30 ml/min y/o creatinina sérica de más de 1.8 mg/100 ml).

• Feocromocitoma no tratado.

• Hipersensibilidad bronquial, por ejemplo, en el asma.

• Disfunción hepática severa.

• Trastornos de electrólitos clínicamente relevantes (hipocaliemia, hiponatremia, hipercalcemia).

• Gota.

• En niños, debido a la falta de experiencia.

La administración intravenosa de antagonistas del calcio de tipo verapamilo y diltiazem u otros antiarrítmicos (como disopiramida) está contraindicada en pacientes tratados con HIGROTON BLOK® (excepto en la medicina de cuidados intensivos).

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Embarazo y lactancia: HIGROTON BLOK® no debe administrarse durante el embarazo ni lactancia.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: En los estudios clínicos, las posibles reacciones adversas generalmente son atribuidas a los componentes de la fórmula.

Las siguientes reacciones adversas, que se enumeran por sistema corporal, se han comunicado con las siguientes frecuencias: Muy frecuentes (³ 1/10), frecuentes (³ 1/100 a < 1/10), poco frecuentes (³ 1/1,000, < 1/100), raras (³ 1/10,000 a < 1/1,000), muy raras (< 1/10,000), frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).

Trastornos de la sangre y del sistema linfático:

Raras: púrpura, trombocitopenia, leucopenia (relacionado con la clortalidona).

Trastornos psiquiátricos:

Poco frecuentes: alteraciones del sueño se observaron con otros beta-bloqueantes.

Raras: cambios de humor, pesadillas, confusión, psicosis y alucinaciones.

Trastornos del sistema nervioso:

Raras: mareo, cefalea, parestesia.

Trastornos oculares:

Raros: ojos secos, trastornos visuales.

Trastornos cardiovasculares:

Frecuentes: bradicardia.

Raras: insuficiencia cardiaca, precipitación de bloqueo cardiaco.

Trastornos vasculares:

Comunes: extremidades frías.

Raras: hipotensión postural que puede estar asociado con síncope, aumento de la claudicación intermitente pre-existente y en pacientes susceptibles, fenómeno de Raynaud.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos:

Raras: broncoespasmo, puede ocurrir en pacientes con asma bronquial o antecedentes de dolencias asmáticas.

Trastornos gastrointestinales:

Frecuentes: alteraciones gastrointestinales (como náuseas relacionadas con la clortalidona).

Raros: sequedad de la boca.

Frecuencia no conocida: estreñimiento.

Trastornos hepatobiliares:

Raros: toxicidad hepática, incluyendo colestasis intrahepática, pancreatitis (relacionadas con la clortalidona).

Piel y del tejido subcutáneo:

Raros: alopecia, reacciones psoriasiformes de la piel, exacerbación de la psoriasis, erupciones en la piel.

Trastornos del aparato reproductor y de la mama:

Raros: impotencia.

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración:

Frecuentes: fatiga.

En investigación:

Frecuentes: hiperuricemia, hiponatremia, hipopotasemia, intolerancia a la glucosa (relacionada con clortalidona).

Poco frecuentes: aumentos de las transaminasas.

Muy raras: se ha observado un aumento de los anticuerpos antinucleares (ANA), sin embargo, la relevancia clínica de esto no está claro.

Se debe considerar la suspensión de atenolol/clortalidona si, de acuerdo con el juicio clínico, el bienestar del paciente se ve afectado negativamente por cualquiera de las reacciones anteriores.


PRECAUCIONES Y RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: No existe información acerca de los efectos sobre la carcinogénesis, mutagénesis y teratogénesis.

Potencial mutagénico y tumorigénico: Clortalidona in vitro induce mutaciones cromosomales en células de mamíferos. Experimentos in vivo en ratones no produjeron esta evidencia en la médula ósea y en hepatocitos. La importancia de los resultados in vitro positivos no se ha aclarado de forma suficiente. No existen estudios a largo plazo en animales acerca de un potencial tumorigénico de la clortalidona.

Atenolol no se ha sometido a una prueba de mutagenicidad detallada. Hasta la fecha, las pruebas han producido resultados negativos. Estudios a largo plazo en ratas y ratones no revelaron ninguna evidencia de un potencial tumorigénico de atenolol.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Debido a su componente beta bloqueador (atenolol): El uso combinado de los beta bloqueadores y los antagonistas de los canales de calcio con efecto inotrópico negativo, por ejemplo, verapamilo, o diltiazem, puede exagerar sus efectos, particularmente en pacientes con función ventricular alterada. Esto puede resultar en hipotensión grave, bradicardia e insuficiencia cardiaca.

Los beta bloqueadores y los bloqueadores de los canales de calcio no deben administrarse por vía intravenosa dentro de las 48 horas de la suspensión de cualquiera de ellos.

Los medicamentos antiarrítmicos clase I como disopiramida y amiodarona pueden potencializar el efecto en el tiempo de conducción atrial e inducir negativamente el efecto inotrópico.

Los glucósidos digitálicos, en asociación con beta bloqueadores, pueden aumentar el tiempo de conducción atrio-ventricular.

Los beta bloqueadores pueden exacerbar la hipertensión de rebote que puede presentarse tras la suspensión de la clonidina. Si los dos principios activos se administran conjuntamente, el betabloqueador debe suspenderse varios días antes de suspender la clonidina. Si se reemplaza la clonidina por beta-bloqueantes, la introducción de los beta bloqueadores se debe retrasar por varios días después de que la administración de clonidina se ha suspendido.

El uso concomitante de agentes simpaticomiméticos, por ejemplo, adrenalina, puede contrarrestar el efecto de los beta bloqueadores.

El uso concomitante de sustancias activas inhibidoras de la prostaglandina sintetasa, (por ejemplo, ibuprofeno, indometacina) puede disminuir los efectos hipotensores de los beta bloqueantes.

Debido a su componente tiazídico (clortalidona): El componente de la clortalidona puede reducir el aclaramiento renal de litio que conduce a un aumento de su concentración sérica. Por lo tanto, pueden ser necesarios ajustes de dosis de litio.

Debido a la combinación de productos: La terapia concomitante con dihidropiridinas, por ejemplo nifedipino, puede aumentar el riesgo de hipotensión e insuficiencia cardiaca; puede ocurrir en pacientes con insuficiencia cardiaca latente.

El uso concomitante de baclofeno puede aumentar el efecto antihipertensivo, por lo que se hace necesario realizar ajustes de dosis.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Durante la administración continua, a largo plazo de HIGROTON BLOK®, frecuentemente pueden ocurrir trastornos del equilibrio de fluidos y electrólitos, especialmente hipocaliemia e hiponatremia, además, hipomagnesemia y hipocloremia, así como hipercalcemia.

Es posible que haya niveles elevados de transaminasa, en casos raros íctero colestático (ictericia), valores elevados de amilasa y pancreatitis durante el tratamiento con HIGROTON BLOK®.

PRECAUCIONES GENERALES:

Debido a su componente beta bloqueador (atenolol): Aunque está contraindicado en la insuficiencia cardiaca no controlada (véase Contraindicaciones), puede ser usado en pacientes cuyos signos de insuficiencia cardiaca hayan sido controlados. Se deberá tener cuidado especial en pacientes con pobre reserva cardiaca.

Pueden incrementar el número y duración de los ataques de angina de pecho en pacientes con angina de Prinzmetal, lo anterior debido a la falta de oposición del receptor alfa, mediador de la vasoconstricción arterial coronaria. Debido a su componente B1 bloqueador selectivo, puede considerase su uso con precaución.

Aunque contraindicado en trastornos arteriales periféricos severos (véase Contraindicaciones), también se pueden agravar los trastornos circulatorios arteriales periféricos menos graves.

Debido a su efecto negativo sobre el tiempo de conducción, se debe tener precaución si se administra a pacientes con bloqueo cardiaco de primer grado.

HIGROTON BLOK® puede modificar los signos clínicos de hipoglucemia, como la taquicardia, palpitaciones y sudoración.

Los beta bloqueadores pueden enmascarar los signos de tirotoxicosis.

Los beta bloqueadores gracias a su acción farmacológica reducen el ritmo y frecuencia cardiacas, presión arterial y contractilidad. En casos raros en que un paciente con este tratamiento desarrolle síntomas que pueden ser atribuibles a una frecuencia cardiaca baja, la dosis puede ser reducida.

No se debe interrumpir el tratamiento bruscamente en pacientes con cardiopatía isquémica.

Durante el tratamiento con atenolol, los pacientes con historia de reacción anafiláctica a diversos alergenos podrían tener una respuesta severa, por lo cual las dosis habituales de adrenalina serían insuficientes para tratar el episodio anafiláctico.

En pacientes con asma puede aumentar la resistencia de las vías aéreas; aun cuando el atenolol es un bloqueador selectivo beta-1, esta selectividad puede no ser absoluta. Por lo tanto, deberá administrarse la dosis más baja posible de atenolol/clortalidona y realizarlo con precaución. En caso de que se presente un aumento en la resistencia de la vía aérea, se debe interrumpir el tratamiento e iniciar una terapia con un broncodilatador como el salbutamol en primera instancia.

Los efectos sistémicos de los beta bloqueadores orales pueden ser sinérgicos si se utilizan de forma concomitante con otros administrados por vía oftálmica, debido a que estos últimos pueden tener acceso a la circulación por el sistema lagrimal, la mucosa nasal y vasos conjuntivales.

En pacientes que padecen feocromocitoma, pueden utilizar HIGROTON BLOK® sólo si se ha establecido un bloqueo de los receptores alfa. El atenolol nunca debe utilizarse en ausencia de un bloque alfa, ya que puede agravar la vasoconstricción inducida por la adrenalina.

El uso de HIGROTON BLOK® con agentes anestésicos debe manejarse con precaución. El anestesiólogo debe estar consciente de que el paciente está siendo tratado con atenolol. Se recomienda que al anestésico a utilizar deba tener una mínima acción inotrópica negativa tanto como sea posible. La combinación de beta bloqueadores con anestésicos puede conducir a atenuar la taquicardia refleja e incrementa el riesgo de hipotensión. Deben evitarse los agentes anestésicos que causan depresión miocárdica.

Debido a su componente tiazídico (clortalidona): Debido al efecto diurético de la clortalidona, se recomienda realizar mediciones periódicas de los electrólitos en suero, especialmente de los niveles de sodio y potasio, ya que se puede presentar hipocaliemia e hiponatremia, especialmente se debe tener cuidado en pacientes de edad avanzada que reciben fármacos digitálicos para tratar insuficiencia cardiaca ya que la hipocaliemia puede predisponer a arritmias cardiacas, y en aquellos que tienen una dieta anormal (baja en potasio) o que sufren de trastornos gastrointestinales.

La clortalidona puede alterar la tolerancia a la glucosa en pacientes diabéticos, quienes deben estar conscientes de la posibilidad de un aumento de los niveles de glucosa en sangre. Se recomienda un monitoreo frecuente de la glucosa sanguínea, principalmente en la fase inicial de la terapia. En terapias de largo plazo deben realizarse pruebas de glucosa en orina a intervalos regulares.

En pacientes con insuficiencia hepática o que padecen enfermedad hepática progresiva, debido al desequilibrio de los líquidos y electrólitos, puede producirse un coma hepático.

Puede presentarse hiperuricemia. Por lo general, existe un ligero aumento del ácido úrico en suero, pero en los casos de elevación prolongada, el uso de un agente uricosúrico revertirá la hiperuricemia

Control de dopaje: La clortalidona puede dar positivo en los controles de dopaje en los atletas que la consumen. Los deportistas deben estar informados de esta situación.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Vía de administración: Oral.

En principio, el tratamiento de la hipertensión debe iniciarse con un solo principio activo a bajas dosis (gradualmente).

La adición de la combinación fija de HIGROTON BLOK® sólo se recomienda después de un ajuste de dosis individual previo con los principios activos (es decir, atenolol y clortalidona). Si se justifica clínicamente, se puede considerar la conversión directa de la monoterapia a la combinación fija.

HIGROTON BLOK® 50/12.5 mg: La dosis usual es de 1 tableta recubierta una vez al día (equivalente a 50 de atenolol/12.5 mg de clortalidona) en pacientes para los que el tratamiento combinado está indicado.

HIGROTON BLOK® 100/25 mg: La dosis usual es de 1 tableta recubierta una vez al día (equivalente a 100 de atenolol/25 mg de clortalidona) en pacientes para los que el tratamiento combinado está indicado.

Duración de la administración: El medicamento debe tomarse sin masticar junto con abundante líquido antes de una comida.

La duración de la administración es determinada por el médico tratante.

El tratamiento puede interrumpirse o terminarse únicamente por orden del médico.

Especialmente en pacientes con enfermedades de las arterias coronarias, la terapia con HIGROTON BLOK® no debe descontinuarse de manera abrupta, sino de forma gradual.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Sobredosis: Los síntomas de sobredosis pueden incluir bradicardia, hipotensión, insuficiencia cardiaca aguda y broncoespasmo.

El tratamiento general debe incluir: Una supervisión frecuente, tratamiento en una sala de cuidados intensivos (terapia de choques), el uso de lavado gástrico, carbón activado y un laxante para prevenir la absorción de una sustancia activa todavía presente en el tracto gastrointestinal, la utilización de sustitutos del plasma o plasma para el tratamiento de la hipotensión y el choque. Puede ser considerado el uso de hemodiálisis o la hemoperfusión.

La bradicardia excesiva puede ser contrarrestada con atropina en dosis de 1 a 2 mg por vía intravenosa y/o un marcapasos cardiaco. Si es necesario, esto puede ser seguido por una dosis en bolo de 10 mg por vía intravenosa de glucagón. Si se requiere, se puede repetir o puede ser seguido de una infusión intravenosa de glucagón en dosis de 1 a 10 mg/hora dependiendo de la respuesta. Si no hay respuesta al glucagón o este no se encuentra disponible, se puede administrar un estimulante beta-adrenérgico como dobutamina en dosis de 2.5 a 10 mcg/kg/min mediante infusión intravenosa.

Se podría utilizar dobutamina para tratar la hipotensión y la insuficiencia cardiaca aguda, debido a sus efectos inotrópicos positivos. Es probable que estas dosis no sean suficientes para revertir los efectos cardiacos de los beta bloqueadores si se ha tomado una gran sobredosis. Por tanto, de ser necesario la dosis de la dobutamina, se debe aumentar para lograr la respuesta requerida de acuerdo con la condición clínica del paciente.

El broncoespasmo generalmente puede ser revertido por los broncodilatadores.

La diuresis excesiva debe ser contrarrestada manteniendo un balance normal de líquidos y electrólitos.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese o manténgase a no más de 30°C.

Consérvese la caja bien cerrada.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo ni lactancia. Literatura exclusiva para médicos.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx

SANDOZ, S. A. de C. V.

La Candelaria No. 186
Col. Atlántida, C.P. 04370
Deleg. Coyoacán
D.F. México

Reg. Núm. 386M2008, SSA IV

143300415D0107/23Jun14/IPPA_DRA-Sandoz

®Marca registrada